Topillos: desastre ecológico en Tierra de Campos

Topo campesino o 'topillo' (Microtus arvalis asturianus).

Topo campesino o ‘topillo’ (Microtus arvalis asturianus).

Ayer enterraron en Villafranca del Bierzo a Antonio Pereira, reputado escritor berciano, gran cuentista y elocuente conversador, sobre cual hace pocos días el Instituto de Estudios Bercianos me entregó un estudio: “El Bierzo de Pereira”. Permítanme estas líneas expresar mi modesto homenaje a su persona.

Portada de la revista Interviú nº 2721, del 20 al 26 de 2009.

Portada de la revista Interviú nº 2721, del 20 al 26 de 2009.

Y hoy llegó a mi quiosco habitual la segunda parte de un artículo de Karin Cabrera, publicado en Interviú, que yo esperaba con alguna impaciencia. En él la periodista evidencia los graves errores cometidos por la Junta de Castilla y León (PP) intentando controlar una plaga de topillos (Microtus arvalis asturianus) que, durante el verano de 2007, diezmó gravemente a la Tierra de Campos. Por entonces, este azote se extendió imparablemente por estas tierras cerealistas de la Comunidad castellano-leonesa, provocando inquietudes entre los agricultores del inmemorialmente conocido como  ‘granero de Roma’.

Para evitar los graves perjuicios que para la cosecha suponía la presencia de miles de estos pequeños roedores en los campos, voraces comedores de grano, la Junta (PP) facilitó el acceso de los agricultores locales a toneladas de potentes rodencidas. Por desgracia, el veneno -inadecuadamente utilizado- no sólo no contribuyó a erradicar la plaga, sino que provocó la muerte indiscriminada de miles de otros pequeños animales: perdices, ánades azulones, calandrias, palomas, urracas, conejos, liebres y hasta zorros, dejando los sembrados de la Castilla señorial casi yermos de vida animal.

Catástrofe medioambiental sin precedentes.

Áreas afectadas por la plaga de topillos en Castilla y León. 2007. Wikipedia.org.

Áreas afectadas por la plaga de topillos en Castilla y León. 2007. Wikipedia.org.

La situación alcanzó unos tintes tan trágicos que Fernando Jubete, miembro de la Fundación Global Nature, un ecologista que vivió de cerca la situación, no dudó en afirmar que estábamos ante el mayor envenenamiento de animales que ha sufrido jamás España: “Estamos ante una catástrofe ambiental sin precedentes”, denunció.

Las propuestas ecologistas.

Los ecologistas, preocupados por atajar la plaga sin perjudicar el medio ambiente, propusieron a la Junta, en agosto de 2007, una serie de medidas para controlar las poblaciones de topillo, con cargo a fondos de desarrollo rural. Y un mes después, en septiembre, Ecologistas en Acción, junto con WWF, Seo/BirdLife, Plataforma para la Defensa de la Cordillera Ibérica, Fundación Global Nature y Ascel, solicitaron al Servicio para la Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) la apertura de una actuación que garantizara la legalidad de algunas prácticas agrarias -y también la de los rodencidas utilizados-, ya que habían descubierto que algunas asociaciones de agricultores estaban repartiendo por iniciativa propia importantes cantidades de distintos tóxicos. Llegados a este punto cabe recordar que el uso masivo de veneno es una actividad ilegal, puesto que es un método no selectivo que puede alcanzar un enorme impacto medioambiental. Además del riesgo evidente para la salud humana.

Turalemia.

El dedo pulgar de una mano infectada de turalemia.

El dedo pulgar de una mano infectada de turalemia.

La natural prudencia que debe presidir la actuación política en temas delicados, y que empuja a evitar dejarse arrastrar por las presiones del momento, habría evitado posiblemente la epidemia de turalemia que -coincidiendo con la aplicación del veneno- se cebó en cientos de vecinos de la Tierra de Campos, el corazón de Castilla y León.

Esta enfermedad, producida por la descomposición de los millares de cadáveres de topillos abandonados a su suerte en acequias y sembradíos, es el resultado de una infección bacteriana con efectos parecidos a la gripe. Sin embargo, ya por entonces, diversos médicos la relacionaron, en declaraciones privadas que pretendían evitar represalias laborales, con el brote epidémico padecido durante el verano del 2007, tras el uso masivo del veneno. Aseguraron entonces, ya públicamente en esta ocasión, que hacía doce años que no recordaban nada parecido.

La polémica entre el CSIC y la Junta de Castilla y León.

Hace algo más de un mes, un grupo de ocho investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y de la IE Universidad de Segovia, la Universidad de León y la Universidad Autónoma de Madrid, publicó un estudio que fue recogido en la revista científica norteamericana Environmental Conservation. En el que llegaba a la conclusión de que “la aplicación del rodencida había era innecesaria, ya que el veneno no acaba con la plaga, sino que ésta se colapsa de forma natural”. Esta apreciación fue, también por entonces, ratificada el investigador Javier Viñuela, del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC), dependiente del CSIC, la Universidad de Castilla-La Mancha y el Gobierno de esta comunidad. Ante tal declaración la Consejería de Agricultura de Castilla y León emitió, el 25 de marzo, una nota de prensa desautorizando la investigación de los científicos, al tiempo que intentaba desacreditarlos afirmando que consideraba “absolutamente falsa” la conclusión del informe elaborado “por un grupo de personas”.

Los topillos volverán.

Control poblacional de topillos mediante cebo envenenado.

Control poblacional de topillos mediante cebo envenenado.

Los expertos del CSIC vaticinan que el año que viene los topillos probablemente volverán en otra plaga cíclica. Mientras tanto Pablo Villar, el alcalde más joven de España (23 años) y que gobierna en Villalar de los Comuneros (Valladolid), ha elegido usar su sentido común para evitar el retorno de una posible plaga de topillos. Ha decidido colocar cajas nido en dónde criar lechuzas, que son sus mayores depredadores.

Frente al aserto de Fernando Jubete, de Global Nature, que asegura que la mortandad sufrida por el uso indiscriminado del veneno “alcanzó a 20 ó 30 especies, incluidos gatos y perros”, la viceconsejera de Desarrollo Rural de la Junta de Castilla y León, María Jesús Pascual, ha afirmado que “ninguna especie no diana ha fallecido por el uso del veneno”. Pero las estadísticas parecen empeñarse en llevar la contraria a la actuación oficial; porque si en 2006, en Castilla y León se produjeron 5,53 millones de toneladas de cereal, en 2007, en plena plaga de topillos, la cosecha casi se duplicó: 8,94 millones de toneladas. Con estos datos, no parece tan evidente la necesidad de aprobar unas medidas tan drásticas como las que tomó la Junta.

¿Sería posible establecer un veto de las entidades ecologistas a ciertas actuaciones medioambientales?

Una cigüeña comiendo topillos. 28 jun. 2007.

Una cigüeña comiendo topillos. 28 jun. 2007.

Ante los hechos consumados uno ya sólo puede preguntarse sobre la idoneidad de la actuación oficial. Y quizás pueda pensar si no hubiese sido preferible seguir los consejos que el ecologismo ofrecía gratuitamente. Porque, no olvidemos que además de casi quedarnos sin fauna -y con más de 500 afectados de turalemia-, la factura de los productos químicos facilitados por la Junta también ha debido resultar bastante salada.

No creo conveniente alargar más este artículo, aunque podría extendeme más. A aquellos interesados en obtener mayor información sobre el posicionamiento de otros protagonistas en esta historia (agricultores, ganaderos, ecologistas y administraciones) les remito a la consulta, en una buena hemeroteca, de la revista Interviú.

A mí sólo me queda decir que vería con buenos ojos que el movimiento ecologista contase  con una obligada atención de la Administración pública -a ser posible con opción de veto- cuando las decisiones a tomar sean tan importantes como en esta ocasión. ¡Porque la profesionalidad de los técnicos de la Junta ha quedado en entredicho! Han fallado dramáticamente, y los resultados saltan a a la vista. Personalmente vería con buenos ojos que esta propuesta personal, aquí formulada, se dejase querer por los partidos políticos hasta conseguir que la incluyesen en sus programas electorales. Una decisión que quizás evitaría sucesos tan lamentables como el aquí relatado.

Un policía de caza nacional sostiene una liebre encontrada muerta en Toro (Zamora).

Un policía de caza nacional sostiene una liebre encontrada muerta en Toro (Zamora).

Un ecologista en El Bierzo.

Interviú. Números 1.721 (del 20 al 26 de abril) y 1.722 (del 27 de abril al 3 de mayo. Interviu.es.

Plaga de topillos en Castilla y León en 2007. Wikipedia.org.

Anuncios

2 Respuestas a “Topillos: desastre ecológico en Tierra de Campos

  1. Pingback: Topillos: desastre ecológico en Tierra de Campos.

  2. Pingback: Ecologistas en Acción de Castilla y León concede los premios Atila 2014 a la multinacional minera Berkeley y a la consejería de Agricultura de la Junta | Un ecologista en El Bierzo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s