Remembranza infantil del Pajariel

Visita a la Exposición sobre el Pajariel organizada por el Ayuntamiento con el propósito de convertir el monte en una zona de ocio y actividades deportivas ciudadanas.

Esta mañana he decidido caminar hasta el Museo del Ferrocarril, en donde han instalado la exposición sobre el Pajariel. Está a pocas manzanas de mi casa, de modo que no he tardado mucho en llegar allí. En la caseta que algún día debió ser la del jefe de estación una señora de cabellos grises me ha facilitado una entrada gratuita mientras me preguntaba de dónde venía. Obviamente se trata de un tema de control y estadística. La mujer, de carácter vital y afable, me ha recordado que hoy celebraban el Día Internacional de los Museos y que, por lo tanto, yo podía darme una vuelta por las instalaciones libremente una vez finalizada mi visita.

La exposición está en la primera planta y una azafata atiende a los visitantes. Me ha entregado un tríptico, colorido e ilustrado, sobre el proyecto que promete transformar nuestro Pajariel en una zona de ocio y naturaleza abierta al disfrute de todos. Desde luego falta hace,  porque hasta el día de hoy podríamos decir sin temor a equivocarnos que Ponferrada ha vivido de espaldas a su monte, dejándolo de la mano de Dios. Pero, quizás haya sido eso nuestra gran suerte, pues ha permitido asegurar su conservación. Con todo, un día (no recuerdo ya cuando fue) le dieron una cuchillada trapera en su ladera, una especie de marca del Zorro. Por esta pista en zigzag algunos vecinos de Otero transitan hoy hasta Toral de Merayo  y viceversa. Pero la herida era ciertamente innecesaria. Ya antes se podía realizar el mismo recorrido y la nueva pista apenas acorta el recorrido. Jamás entendí por qué la hicieron, ni para qué, ni tampoco quién. ¿Tuvo alguna vez utilidad?

Dentro del  local de la exposición, destacan un par de ordenadores interactivos y las paredes están cubiertas de paneles de todos los tamaños, ilustrados con croquis, mapas, textos y fotografías. Desde luego, la primera impresión es excelente.

La mayoría de las fotos están tomadas en el Pajariel, pero también las hay que corresponden a otros lugares. Como un cervatillo -muy majo él- que no se sabe demasiado bien que pinta aquí, el pobre. ¿O es que piensan repoblar el monte con rebecos o animales de parecidos? Complicado lo veo, teniendo a los seres humanos tan cerca.

Tampoco coincide la foto de las casetas de madera del área proyectada de cabañas con las chozas dibujadas en otro lugar. Pero bueno, supongo que si  la han puesto allí será por algo. Sin duda, para que nos hagamos una idea de cómo puede llegar a quedar el sitio. También hay otros asuntos que no me acaban de convencer, aunque imagino que ya tendré ocasión de hablar de ellos más adelante.

Rememorando el Pajariel.

Ahora me gustaría explicar lo que representa para mí el Pajariel, y esto es algo que no se puede resumir en dos líneas. Porque son muchos los recuerdos de este párvulo los que están indeleblemente ligados a él. Y no dudo que son muchos los ponferradinos que conserven recuerdos parecidos a los míos.

Ahora que lo evoco, a mi memoria acuden prestos algunos recuerdos de antaño. Como por ejemplo, el de la franja horizontal que como una faja dividía en los años sesenta todavía, al monte en dos mitades. Si no me equivoco, la parte superior pertenecía al Estado, a ICONA supongo. Y por lo visto éste había decidido poner un límite a nuestras correrías infantiles trazando aquel cortafuego. O al menos, así lo interpretábamos nosotros, impúberes muchachuelos. Debido a esta prohibición nuestro territorio era el correspondiente a la parte de abajo, la más inmediata al río Sil. Arriba, era el reino del guardabosque, armado de su fusil con cartuchos de  sal. Él era el guardián del ‘territorio comanche’.

Obvio decir que alguna vez nuestro atrevimiento nos llevó, a mí y a algún fiel amigo a lo Huckleberry Finn a atravesar aquel límite real. Ni que decir que el estremecimiento del miedo nos llegaba hasta sus tuétanos. Nos sentíamos entonces como auténticos exploradores en espacio indio, arriesgando todo al traspasar las líneas enemigas.

El paso de los años no ha logrado borrar el recuerdo de aquellos excitantes momentos. Aunque la aventura no estaba exenta de riesgos… Y así, si yo salí sin rasguño, alguno de mis amigos no tuvo tanta suerte. Fue el caso de mi amigo José Jiménez, cuyas posaderas fueron gloriosamente alcanzadas, en al menos una  ocasión que yo recuerde, por el traicionero fuego enemigo del temible cancerbero.

Pero los recuerdos que me unen al Pajariel son muchos, muchísimos más… Y se haría largo contarlos todos. Sirva esta pequeña pincelada para transmitir al lector la sensación que yo siempre tuve. Y que creo que tenemos muchos más. La de que el Pajariel es nuestro, nos pertenece. ¿Será por  eso que no nos vale cualquier cosa para él?

Precios abusivos de la conexión a Internet.

Después de visitar la exposición redacté un artículo en casa y me desplacé a continuación hasta la biblioteca pública para subirlo a esta web. Es todo lo que tengo, ando de prestado, pero allí el servicio de Internet se encontraba colapsado, con colas insufribles.

Sigo negándome a pagar lo que considero un precio abusivo por la conexión a la red. Según tengo entendido, ésta resulta mucho más barata en Francia. Me niego a pagar tan caro un servicio que debería ser casi público. En cualquier caso, nada que tenga que ver con el latrocinio al que nos están sometiendo las grandes compañías con el beneplácito de los diferentes gobiernos de turno.

Un ecologista en El Bierzo.

Anuncios

7 Respuestas a “Remembranza infantil del Pajariel

  1. Pingback: Primera visita a la exposición sobre el Pajariel

  2. Pingback: ¿El Pajariel Parque Forestal? Segunda visita a la exposición | Un ecologista en El Bierzo

  3. Pingback: ¿El Pajariel Parque Forestal? Segunda visita a la exposición | Un ecologista en El Bierzo

  4. Pingback: Matizando el anteproyecto del Pajariel | Un ecologista en El Bierzo

  5. Pingback: Matizando el anteproyecto del Pajariel | Un ecologista en El Bierzo

  6. Pingback: Algunas reflexiones sobre el ‘Plan E’ y sobre el Pajariel | Un ecologista en El Bierzo

  7. Pingback: Empiezan las reuniones de la Agenda Local 21 para el monte Pajariel en Ponferrada | Un ecologista en El Bierzo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s