Multados 29 activistas de Greenpeace por intentar forzar el cierre de la central nuclear de Garoña en 2008

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Nº 2 de Villarcayo (Burgos) ha sancionado a los activistas que protagonizaron un episodio de resistencia civil contra la central nuclear de Santa María de Garoña, el 20 de noviembre pasado.

Los 29 activistas antinucleares, detenidos por el G.R.S (Grupo de Reserva y Seguridad), han sido condenados a pagar una multa de 210 euros cada uno de ellos. Se les atribuye una falta de desobediencia a los agentes de la autoridad.

Esto es por oponerse pacíficamente a la continuidad de una planta nuclear obsoleta que no sólo pone en peligro la seguridad de los habitantes de su zona, sino la de todos y cada uno de nosotros en un amplio radio de acción de temibles consecuencias. Los procesados deberán pagar las costas procesales. La sentencia deja patente quiénes son los que mandan realmente en este país.

Greenpeace ha mostrado su disconformidad y ha anunciado que recurrirá la sentencia, alegando el derecho a la libertad de expresión y de manifestación por medios pacíficos.

Desde que el Gobierno tomó la decisión de mantener abierta Garoña hasta el año 2013, incumpliendo las promesas electorales del presidente socialista, José Luis Rodríguez Zapatero, se han producido varios incidentes técnicos en la central. Sobre uno de ellos ya ofrecí información en un anterior artículo. Confiemos en que no tengamos que salir por pies… porque, si sobrevives, ¡ponte a buscar a los responsables! Ejemplos tenemos unos cuantos en el pasado de lo que suele pasar.

Comunicado de Greenpeace.

“El pasado 20 de noviembre de 2008, a pocos meses vista de la decisión que el Gobierno debía tomar sobre el cierre de la central nuclear de Garoña, activistas de Greenpeace llevaron a cabo en la central una protesta pacífica. Con ella exigían al Gobierno socialista el cumplimiento de su compromiso de cierre de las centrales nucleares y la clausura inmediata de Garoña (cuyo permiso de explotación finalizaba el 6 de julio de 2009). En la madrugada de aquel día, 60 activistas lograron instalar un gran contenedor en la entrada principal de esta central. Tras más de 12 horas de resistencia pacífica, fueron desalojados por miembros del Grupo de Reserva y Seguridad nº 6 de la Guardia Civil, que detuvo a 29 de ellos”.

Miguel Sebastián pactó la contionuidad de la central con las eléctricas a espaldas de los españoles.

Precisamente, algunas semanas antes de la protesta ante las puertas de la central, Greenpeace supo – e hizo público – que el ministro de Industria, Turisno y Comercio, Miguel Sebastián, había pactado con el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) y con los propietarios de la empresa su futuro inmediato.. Ese pacto establecía que el CSN informaría favorablemente sobre la petición de Nuclenor de prorrogar la vida útil de Garoña durante 10 años más. Recordaré aquí que su permiso de explotación finalizaba el 5 de julio de 2009, 38 años después de que Franco la inaugurara.

A partir de este momento, Nuclenor (Endesa e Iberdrola), el Foro Nuclear y todos los defensores del lobby atómico (incluidos destacados políticos del Partido Popular, de UPyD (Rosa Díez) o del PSOE (el ex presidente Felipe González) repitieron miméticamente el mismo mensaje: la decisión final sobre el futuro de Garoña queda supeditada a lo que decida el CSN, y no dependerá de una decisión política basada en el cumplimiento de un compromiso electoral.

El pasado 5 de junio, como se esperaba, el máximo organismo de control nuclear emitió un dictamen favorable a este alargamiento de la vida útil de la planta nuclear, a pesar de que ésta incumplía varios de los requisitos exigidos previamente por el CSN para prorrogarle la licencia: la substitución del cableado eléctrico y solventar los reiterados problemas de la ventilación de emergencia de la contención. Además, – según los ecologistas – el Consejo minimizó el grave estado de agrietamiento múltiple por corrosión que afecta a elementos de la vasija del reactor y otros del circuito primario.

Finalmente, el 2 de julio, el Gobierno hizo pública su decisión sobre el futuro de la central: el cierre se produciría en el año 2013. Una decisión difícil de comprender, dado que el ministro de Industria, Miguel Sebastián, había reconocido anteriormente que, desde un punto de vista energético, la central nuclear de Garoña es perfectamente prescindible y que su cierre no afectaría a la garantía del suministro eléctrico.

Un regalo extra de 1.000 millones de euros para las eléctricas.

Conceder a Garoña esos cuatro años extra sólo se explica porque el Gobierno, que había anunciado que cerraría la central en 2011, se ha doblegado a las presiones de Endesa-Enel y de Iberdrola, las compañías propietarias de Garoña.

Esos cuatro años suponen un regalo extra de mil millones de euros para ambas empresas. Además, se las exime de realizar toda una serie de inversiones en materia de seguridad, lo que supondrá para nosotros el tener que pasar varios años más bajo el riesgo de sufrir un accidente nuclear.

El mismo 2 de julio Greenpeace condenó la decisión del Gobierno de prolongar durante cuatro años más el funcionamiento de la central nuclear del valle de Tobalina. Además, el colectivo que más se ha destacado en esta lucha antinuclear denunciaba que, con esta decisión, el presidente español faltaba a su palabra y cedía a la codicia de los propietarios de la central cuando ésta estaba ya totalmente amortizada.

José Luis Rodríguez Zapatero incumplió así su compromiso electoral, tanto el programático como el proclamado en su investidura, en la que afirmó que abandonaría la energía nuclear. Anunció entonces que nuestro país daría un gran paso hacia la consecución de un modelo energético sostenible, basado en las energías renovables y en la eficiencia energética. Pero las presiones han sido demasiado fuertes. Al final, ya se sabe, todo bla, bla, bla.

El precedente en Almaraz.

Activistas de Greenpeace denuncian la falta de seguridad de la central nuclear de Almaraz (Cáceres). 24 mayo 2007. Fuente: greenpeace.org.El 24 de mayo de 2007 Greenpeace sobrevoló las instalaciones de la central nuclear de Almaraz (Cáceres) con un paramotor, para destacar la escasa seguridad que ofrecían ante un posible ataque aéreo. Una decena de voluntarios cruzaron el embalse de Arrocampo en varias lanchas Zodiac y alcanzaron también su objetivo.

Mientras tanto, una veintena de activistas se encadenaron a las puertas del acceso de la central y desplegaron grandes pancartas con el texto “No a las nucleares, Sí a las renovables”.  El portavoz  de Greenpeace, Carlos Bravo, pidió entonces al Gobierno que  cumpliese con su compromiso de cerrar las centrales atómicas, incluidas las de Garoña (Burgos) y Ascó (Tarragona). 

Desde estas líneas apoyo incondicionalmente a Greenpeace y le agradezco su esfuerzo constante en la defensa de nuestros derechos y seguridad. Si deseáis hacer alguna aportación solidaria podéis poneros en contacto con su página web.

Un ecologista en El Bierzo.

El incendio de un transformador eléctrico en la central nuclear de Santa María de Garoña demuestra que prolongar su vida útil ha sido un error. 11/08/09. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Acción de Greenpeace en la central nuclear de Garoña, 20 nov. 2008.  20/11/08. Yoyutube.com. Greenpeacespain.

La Guardia Civil detiene a treinta activistas de Greenpeace. 20/11/08. Yoyutube.com. Greenpeacespain.

Acción de Greenpeace: las Imágenes desde el contenedor. 20/11/08. Yoyutube.com. Greenpeacespain.

Greenpeace sobrevuela la central nuclear de Almaraz para pedir su cierre. 24/05/07. 20minutos.es.

Informe sobre persecución a Ecologistas. Junio 2006. Ecologistasenaccion.org.

Comentario por Órdago13 el 16/09/09.

Además en España tenemos muchísimas energías renovables ¿no?

Me pierdo. Por un lado unos argumentan que las centrales nucleares contaminan mucho, otros que las térmicas más, los terceros que la energía solar es muy cara, etc., etc., etc.

Anuncios

Una respuesta a “Multados 29 activistas de Greenpeace por intentar forzar el cierre de la central nuclear de Garoña en 2008

  1. Pingback: Multados 29 activistas de Greenpeace por intentar forzar el cierre de la Central Nuclear de Garoña en 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s