Ecobierzo apuesta por la puesta en marcha del ‘Ponfeblino’

El tren Ponferrada-Villablino a su paso por la cola del pantano de Bárcena. 2009. Foto: David Zamorano.

El tren Ponferrada-Villablino a su paso por la cola del pantano de Bárcena. 2009. Foto: David Zamorano.

En estos momentos estamos pendientes de que la Consejería de Turismo de Castilla y León saque a la luz pública el informe del ferrocarril de vía estrecha ‘Ponfeblino’. Un proyecto por el cual la Asociación Cultural Ecobierzo viene manifestando un marcado interés desde hace tiempo, después de analizar y sospesar los posibles beneficios, económicos y otros, incluidos los meramente lúdicos y de ocio, que pudiera significar el restablecimiento de este tren en la comarca.

Antes que nada he de resaltar que este tipo de ferrocarriles turísticos están en auge y han demostrado ser lo suficientemente productivos en las regiones o lugares de la geografía española que atraviesan y recorren. Como “producto estrella” de estos trenes se sitúa el ‘Transcantábrico’ que, con origen en Santiago (a pesar de que el traslado es en autobús hasta El Ferrol), realiza un itinerario con varias paradas importantes, entre ellas Bilbao y, luego León. Es más, la Red Española de Ferrocarriles de Vía Estrecha (F.E.V.E) está en el afán de extender esta línea para que pueda llegar hasta La Robla, y que la otra derivación comunique Gijón con Santiago por la costa.

Puede decirse que el principal atractivo de este tren de lujo está en que discurre sin prisas por el litoral cantábrico, empleando para ello más de una semana. Pero F.E.V.E. explota además otras líneas que, económica y socialmente, resultan rentables en autonomías como la asturiana, cántabra y vasca.

La red autonómica propia.

El tren Ponferrada-Villablino en Cuevas del Sil. 2009. Foto: David Zamorano.

Apeadero del tren Ponferrada-Villablino en Cuevas del Sil. 2009. Foto: David Zamorano.

Aunque Castilla y León no contemple el desarrollo de ningún servicio turístico ferroviario de vía estrecha con fines de entretenimiento y turísticos, como señalé anteriormente, podemos constatar que en otras regiones no sucede lo mismo, antes bien al contrario.

Como exponentes de lo dicho tenemos el trayecto de corto recorrido del “Tren del Ciment“, que une las bellas localidades pirenaicas de la Pobla de Lillet y Castellar de N´Hug en Cataluña, en un escaso trayecto de 3,5 kilómetros. Pero también en esa misma autonomía nos encontramos con un tren turístico a vapor que sigue teniendo éxito, y que yo he tenido la oportunidad de coger en más de una ocasión. Hablo del que va de Martorell a Monistrol de Montserrat.

Sin duda, tampoco puedo obviar al que fue pionero como tren de vía estrecha, destinado a viajes de ocio y placer, cubriendo el tramo entre Alicante y Denia en la Comunidad valenciana. Con un paisaje especialmente interesante en la parte comprendida entre Benidorm y Gata de Gorgos.

Pero si hay una comunidad más preocupada que el resto por la recuperación del ferrocarril de vía estrecha para los usos más adecuados esta es el País Vasco. No en vano se ha creado en esa autonomía un referente a nivel europeo: el Museo Vasco del Ferrocarril, en Azpeitia. Desde este museo sale un ferrocarril de vapor: “ Tren del valle de Urola”.

La Comunidad madrileña es otra de las que ha restaurado y puesto en valor antiguas locomotoras, que son las que ahora tiran del tren desde Arganda del Rey hasta la laguna de El Campillo. En un también corto recorrido de sólo cuatro kilómetros.

Incluso regiones menos evolucionadas en otros temas, como Andalucía, “miman” sus trenes a vapor. Como el de Riotinto, que cubre un recorrido de unos doce kilómetros.

Parada del tren Ponferrada-Villablino en Pradilla. Km. 3.850. Tercer túnel en dirección a Villablino. 2009.  Foto: David Zamorano.

Apeadero del tren Ponferrada-Villablino en Pradilla. Km. 3.850. 2009. Foto: David Zamorano.

Esta preocupación por conservar sus antiguos trenes de vapor contrasta con la dejadez de El Bierzo, donde no se están dando ni siquiera los pasos previos a la recuperación y puesta en marcha del ‘Ponfeblino’. Sin embargo, creo que hay motivos suficientemente serios y variados como para confiar en la capacidad de atracción turística de este tren.

Con un inicio en las inmediaciones del Museo de la Energía repercutiría positivamente, en muchos sentidos y no sólo en el económico, hasta en seis poblaciones que reúnen a más de 85.000 habitantes (Ponferrada incluida). Es decir, algo más de la mitad de la población berciana. Se daría además la circunstancia de que sería la infraestructura autonómica de ancho no europeo de mayor longitud, superando los 60 kilómetros. Finalmente, entiendo que sería uno de los viajes más placenteros y ecológicos en España. Yo conozco un tren semejante en Francia, que ya he cogido en varias oportunidades, y es el que va entre Anduze y Sant Jean du Gard, en el sur francés, atravesando ‘Les Cévennes’. Presenta unas características semejantes al Ponfeblino, especialmente en cuando al recorrido, aunque éste es menor (unos veinte kilómetros). Ya lleva muchos años en activo, siendo hoy una de las principales atracciones turísticas de ambas poblaciones y de la zona entera.

En este sentido cabe recordar a la Junta de Castilla y León que todo el Alto Sil (43.751,56 has.) es de una riqueza natural enorme, ya que atesora tres o más figuras de protección a nivel nacional o internacional: Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), Lugar de Interés Comunitario (LIC)y, desde el año 2003, Reserva de la Biosfera de la Unesco. Es decir, es con todo rigor un territorio fuertemente protegido y plenamente integrado dentro de la Red Natura 2000.

or de las Cévennes. 2010. Azurtour.com.

El tren a vapor de ‘Les Cévennes’, en el sur francés. 2010. Azurtour.com.

Por otra parte, está previsto que Laciana, cuyo valle pertenece a la Reserva de la Biosfera del valle del mismo nombre, pase a formar parte del proyecto de ampliación de la zona de afección del Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de todo el Espacio Natural de Sierra de Ancares, que trata de proteger de esa manera a dos especies en recesión y situadas en peligro de extinción: el urogallo y el oso.

Un ecologista en El Bierzo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s