La subida del I.V.A… ¡insolidaria!

Le escasez de crédito está llevando muchas empresas al cierre. 2008.

Le escasez de crédito está llevando muchas empresas al cierre. 2008.

A partir del 1 de julio de este año, del cual ya han transcurrido dos meses “en recesión”, los tipos de I.V.A. (impuesto indirecto sobre el valor añadido) remontarán en uno o dos puntos, lo cual no dejará de tener una desagradable repercusión económica sobre los consumidores y usuarios, sobre todo en los menos pudientes.

El compañero Marcelino B. Taboada, atento a esta situación, la analiza y critica al considerar que el I.V.A. “es un impuesto que no tiene en consideración ni la renta ni en la capacidad adquisitiva del consumidor individual” y que su subida afectará negativamente sobre todo a las economías más débiles.

Un ecologista en El Bierzo.

La subida del I.V.A.… ¡insolidaria!

Crisis. Debacle del sector inmobiliario. 2008.

Crisis. Debacle del sector inmobiliario. 2008.

Esta deducción viene dada por la misma definición y misión del I.V.A., que es gravar al usuario o consumidor final de la cadena productiva. Es un impuesto que no tiene en consideración ni la renta ni en la capacidad adquisitiva del consumidor individual. Por otra parte, impone un mayor precio a los productos más básicos y que no son prescindibles para la inmensa mayoría de los ciudadanos. Y, aunque se den dos tipos del impuesto -normal y reducido-, les resulta más fácil esquivarlos los más pudientes, mientras que la clase trabajadora lo ha de sufrir resignadamente.

Siempre se dijo, y por la experiencia histórica viene avalado, que la izquierda nunca debe incrementar ni primar los impuestos indirectos sobre los directos, al ser una política económica que beneficia a los poderosos y crea un agravio comparativo entre los diferentes grupos de consumidores o clientes finales, que padecen desprotección ante los acuerdos encubiertos de precios entre las grandes compañías, principalmente las prestadoras de servicios (energía, telefonía, gas…).

La cuestión es contestada con un razonamiento lógico, desde variadas esferas, tanto a nivel nacional como internacional, por motivos microeconómicos, macroeconómicos y comerciales.

“En época de postración, no hacer mudanza”, dice el refrán. Porque, al cambiar la carga impositiva desde la fabricación al consumo (pasando por varias fases o etapas) se distorsiona el mercado: no todos los sectores tendrán la misma posibilidad de trasladar el aumento de costes impositivo al destinatario de sus productos, se creará una falsa impresión de “no deflación” con una caída de la actividad económica en ciertas áreas de producción que son las más afectadas por la crisis, la balanza comercial de pagos será aún más negativa por la aceleración artificial de los precios finales, el poder de ahorro y el tirón del consumo privado se frenará al fijarse unos niveles de precios plenamente europeos con salarios inferiores en un 40% a la media de la Unión Europea, se pasarán ciertas actividades complementarias del proceso productivo a la economía sumergida, aumentará el fraude fiscal…

Aún así, el Gobierno indica su pretensión de reducir el tipo de I.V.A. para la restauración de viviendas en determinados casos. Y, no siendo mala idea, ello no va a variar apenas la situación de estancamiento por la que está atravesando la construcción.

A mi entender, se debe proceder a practicar “pedagogía política” generando confianza. No se solventará el grado de déficit público intolerable pero se irá enseñando a las ya exhaustas clases populares que es posible superar no sólo la crisis, sino todos los retos que aparezcan.

Y, como medidas de honradez y rearme moral, se habrían de insinuar algunas: adelgazamiento del número de altos cargos y burocracia gubernamental en todos los ámbitos territoriales; se ha de tecnificar la administración para que actúe según criterios económicos y de rentabilidad y no políticos y erráticos; se han de fomentar valores sociales de solidaridad y palabras como “esfuerzo, dedicación, mérito, capacidad, responsabilidad, honradez…” han de figurar como inexcusables en el “argot político”.

Marcelino B. Taboada.

Anuncios

Una respuesta a “La subida del I.V.A… ¡insolidaria!

  1. Pingback: ¡Indecente! | Un ecologista en El Bierzo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s