Archivo diario: 07/03/2010

Mujeres y jóvenes abanderan el rechazo a la mal llamada ‘Fiesta Nacional’

El origen de la palabra tauromaquia se encuentra en el idioma griego, de ταῦρος, toro, y μάχομαι, luchar, y se refiere a todo lo relativo a la práctica de lidiar toros, tanto a pie como a caballo. Su origen se remonta a la Edad del bronce y existen mitos como el del Minotauro que entroncan con ella. En la Creta minoica era habitual un tipo de juego en el que audaces malabaristas se exponían a la furia del toro saltando sobre su lomo en espectáculos públicos de gran popularidad. Así parecen acreditarlo las figuras representadas en vasos antiguos. Lo que en su día estudié, mientras escribía un ensayo sobre el mito de “La Atlántida” e investigaba sobre las culturas mediterráneas antiguas, no atestigua que el animal fuese sacrificado después.

En un sentido amplio, la tauromaquia incluye el desarrollo previo al espectáculo taurino, desde la cría del toro a la confección de la vestimenta de los participantes, además del diseño y publicación de carteles y otras manifestaciones artísticas o de carácter publicitario. Su expresión más moderna y elaborada es la corrida de toros, un espectáculo que empieza a configurarse en la España del siglo XII, y que se considera como el entretenimiento de masas más antiguo en nuestro país. Como espectáculo moderno realizado a pie, fija sus normas y adopta su orden actual a finales del siglo XVIII en España, en donde la corrida finaliza con la muerte del toro.

Las corridas de toros son consideradas como una de las expresiones de la cultura hispánica, aunque también se practiquen en Portugal (donde no se le da muerte al toro en la plaza), en el sur de Francia y en diversos países hispanoamericanos, como México, Colombia, Perú, Venezuela, Ecuador, Costa Rica, Panamá y Bolivia. Es también un espectáculo de exhibición en China, Filipinas, EE.UU. y Cuba. Pueden clasificarse, según la edad y el trapío del toro que se lidia, en becerradas, novilladas y corridas de toros propiamente dichas, y desarrollarse a pie o a caballo. Si se ejecutan las suertes a caballo, el festejo recibe el nombre de corrida de rejones o rejoneo. Cuando se combinan ambas disciplinas en un mismo festejo, se denominan corridas mixtas. Desde sus comienzos, las corridas de toros han despertado vivas polémicas entre partidarios y detractores.

La polémica.

Desde las páginas de  este blog tuve ocasión de abordar el tema taurino a raíz de la convocatoria de una corrida benéfica organizada en León por la Asociación Leonesa de lucha Contra el Cáncer, con ocasión de las últimas fiestas de San Froilán. Ya entonces dejé clara mi postura contraria al maltrato animal, declarando que era una auténtica barbaridad que a estas alturas de nuestra evolución humana continúen celebrándose actos que implican la tortura de animales para divertimiento del “respetable”. Un respetable que para mí, y siento lo que voy a decir porque sé que molestaré a alguien-, bien poco tiene de eso. Las corridas de toros me hacen pensar irremediablemente al circo romano y a la plebe inculta que disfrutaba viendo como las fieras despedazaban a los cristianos.

Dicen los entendidos que la “Fiesta Nacional” no tiene vuelta de hoja. Que gusta o no, que te enamoras de ella a primera vista o la aborreces para siempre. Y a mí me ocurrió lo último. Personalmente sólo recuerdo haber asistido a dos corridas en mi vida. La primera era muy joven cuando la vi, en compañía de mi padre, en España. Y, pese a la vistosidad del espectáculo y el colorido de la fiesta, que sí me agradó, me disgustó profundamente el maltrato animal. Volví a repetir por una segunda vez, en esta ocasión en Venezuela, y por aquello del que no se diga. Y recuerdo que salí aún más convencido de que aquello no era para mí. En mi memoria perduran los chorros de sangre del animal herido, lanzados por la presión sanguínea hasta varios palmos de altura por encima de su espinazo. Y prefiero evitar pensar en el descabello torpe aplicado sobre su cerviz rendida, repetido una y otra vez. Y es que para mí, con todo el respeto posible, las corridas de toros no me aportan los valores históricos, artísticos o de identidad que sus defensores encuentran en la “Fiesta Nacional”. Al contrario, me suponen una de las más evidentes demostraciones de la apología del sufrimiento, de la agresividad irracional del hombre sobre el animal y del desprecio por la vida. Algo, a todas luces, incompatible con la cultura.

Traeré aquí el recuerdo del cardenal Isidre Gomà y Tomàs (1869-1940), con quien creo compartir pocas cosas, aunque sí su especial cariño por poblaciones del campo de Tarragona como La Riba, Montbrió del Camp, Valls o Montblanc. El defensor de la “cruzada” nacional y de la Hispanidad, y que por tanto difícilmente podrá ser refutado por la derecha arcaica que acaba de salir en manada a defender la “Fiesta Nacional”,- con la presidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre a la cabeza-, es el autor de estas palabras: “El toreo es el último escollo de una humanidad sin civilizar”.

Las encuestas confirman el paulatino desinterés de los españoles por las corridas.

Los toreros han dejado de ser los ídolos que fueron y que encandilaran a actrices como Ava Gardner o escritores como Ernest Hemingway. Ya no despiertan el fervor de las multitudes, como lo hicieran Manuel Laureano Rodríguez Sánchez, más conocido como Manolete o, en época más reciente, Manuel Benítez El Cordobés”. Aunque continúen teniendo bastante gancho a nivel mediático. Según los datos del sondeo realizado por Gallup, y aportados por Ecologistas en Acción, que lleva tiempo luchando por la prohibición de las corridas de toros, en los últimos años el 72,1 por ciento de la población en España afirma no tener ningún interés por los espectáculos taurinos. Este desinterés lo muestran sobre todo las mujeres, con un 78,5 por ciento, y las personas con edades comprendidas entre 15 y 24 años, 81,7 por ciento.

”Sólo el 7,4 por ciento de los españoles siguen estando muy interesados en la injustamente llamada Fiesta Nacional“, subraya la asociación ecologista. Sin embargo, un 26,7 por ciento de las personas encuestadas afirman estar interesadas por las corridas de toros, de las cuales un 19,3 por ciento afirma estar “algo” interesada. Un 7,4 por ciento manifiestan que les interesa “mucho“.

Desde el punto de vista de la evolución histórica, la encuesta continuada de Gallup permite reflejar que el interés por las corridas de toros mantiene la tendencia a la baja, ya que, en 1993, el estudio reflejó un 38 por ciento de interés; en 1999, se situaba en el 32 por ciento; en el 2002, la afición era del 31 por ciento y, actualmente, es del 26,7 por ciento. Son datos que demuestran contundentemente el constante y generalizado incremento de los españoles que rechazan las corridas de toros.

Para mí existe una correlación entre aumento de nivel cultural y disminución del interés por las corridas de toros. Aunque reconozco que la locura del pueblo español por el espectáculo futbolístico continúa planteándome algunas dudas sobre esta opinión…

Un ecologista en El Bierzo.

Corrida de toros ‘benéfica’ en León: ni san Froilán, ni san Francisco de Asís, lo hubiesen permitido. 01/10/09. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Espontánea Esperanza Aguirre. 05/03/10. Elpais.es.

Ecologistas en Acción estudia recurrir las declaraciones de “Bien de interés cultural” de las corridas de toros. 06/03/10. EcoDiario.com.

Un ecologista en El Bierzo.

Comentario por Carrera el 14/04/2010.

Las personas que disfrutan viendo como un ser vivo muere sufriendo, no lo entiendo. Perdonad. Gracias.

La Asociación para el Desarrollo Sostenible del Valle del Oza luchará por la mejora de las condiciones de los pueblos

Un rebaño de ovejas en la carretera del valle del Oza, cerca de la herrería de San Juan del Tejo. San Clemente de Valdueza,  19 agosto 2008. Fuente: unecologistaenelbierzo.wordpress.com. Foto: Enrique L. Manzano.

Un rebaño de ovejas en la carretera del valle del Oza, cerca de la herrería de San Juan del Tejo. San Clemente de Valdueza, 19 agosto 2008. Fuente: unecologistaenelbierzo.wordpress.com. Foto: Enrique L. Manzano.

En estos días de efervescencia ecologista, con la refundación de nuevas entidades ecologistas como la Asociación Cultural Ecobierzo, o la propuesta de Bierzo Aire Limpio para legalizarse, me ha llegado la noticia del nacimiento de una nueva asociación. Su nombre es ‘Adesvo’, y se presenta como entidad para un desarrollo sostenible para el valle de Oza.

La noticia la publicó ‘Bierzo Diario’ el pasado día 5, y ayer la recogió el ‘Diario de León’. No oculto la alegría que me ha producido, ya que siempre me he sentido emocionalmente vinculado a este valle donde todavía viven algunos familiares míos y mis ancestros duermen el sueño eterno en el pequeño cementerio de Valdefrancos de Valdueza. Es, pues, el valle del cual proviene una parte de mi linaje.

Una consulta rápida con Internet me revela que la asociación no es tan reciente como puede parecer, puesto que el 11 de noviembre del año pasado se aprobaron los estatutos en la Casa del Pueblo de Toral de Merayo y se firmó su acta fundacional. Y en el registro de asociaciones de la Junta de Castilla y León figura como inscrita el pasado 19 de febrero.

En su página web (http://www.ruralbierzo.com/adesvo.htm) Adesvo se presenta como una asociación sin ánimo de lucro para un desarrollo sostenible del valle del Oza. Señala que está “constituida por personas de diferentes pueblos de este valle, cansados ya de ver el creciente abandono en el que se encuentra esta zona perteneciente al municipio de Ponferrada, capital de la comarca de El Bierzo, provincia de León, causado a nuestro parecer por la falta total de inversiones, por parte de las distintas administraciones y la absoluta ineficacia del ayuntamiento de Ponferrada, para garantizar el futuro de las pedanías que conforman este valle”.

Según su presidente y fugaz alcalde pedáneo de Valdefrancos de Valdueza, Juan Manuel García Calleja, el colectivo se define como apolítico, y sitúa su objetivo en conseguir que los pueblos de esta zona de Ponferrada dispongan de más inversiones. La asociación es crítica con la falta de atención de las administraciones y del ayuntamiento de Ponferrada a un valle al que pertenecen diversas poblaciones, o más bien aldeas, cargadas de ancestrales sabores bercianos.

Una vista del valle del Oza, cerca de Montes de Valdueza. 19 agosto 2008. Unecologistaenelbierzo. Foto: Enrique L. Manzano.

Una vista del valle del Oza, cerca de Montes de Valdueza.. 19 agosto 2008. Unecologistaenelbierzo. Foto: Enrique L. Manzano.

Por el momento ya cuenta con delegados en Montes, San Clemente, Valdefrancos, San Esteban de Valdueza y Toral de Merayo. Son socios fundadores: Juan Manuel García Calleja (Valdefrancos de Valdueza), Demetrio García Álvarez y Eva María Crespo Panizo (San Clemente de Valdueza), Alejandro Merayo López y César Recaman Merayo (Toral de Merayo), Manuel Gancedo Mateos y Vicente Vega García (Montes de Valdueza), Luis Díaz Rodríguez y María Victoria García Cortés (San Esteban de Valdueza).

“El propósito de la asociación –leo en su página virtual- es trabajar con las diferentes administraciones públicas, apoyándonos en la ley 45/2007 para el desarrollo sostenible del medio rural y el programa de desarrollo rural sostenible 2010 – 2014. También con el ayuntamiento y las pedanías del municipio de Ponferrada, al que pertenece este valle, para tratar de dotar a la zona de infraestructuras y servicios básicos para propiciar la inversión privada, orientada, hacia el turismo rural y cultural, única forma a nuestro entender de fijar población en estos pequeños núcleos rurales, y así poder garantizar el futuro del valle”.

”Las personas integrantes de Adesvo, estamos convencidos que dadas las características naturales e históricas del valle del Oza, seria una gran apuesta de futuro, poder ofrecer al visitante del bierzo, como a todos los bercianos, una zona natural cuidada y dotada de los servicios necesarios para hacerla un referente en turismo rural y cultural en la provincia de león, y de esta forma propiciar un desarrollo sostenible para garantizar el futuro de este precioso valle y de sus pueblos”, señala a ciontinuación la página web.

Los pueblos del valle del Oza.

Vista general de Montes de Valdueza. 19 agosto 2008.  Unecologistaenelbierzo. Foto: Enrique López Manzano.

Vista general de Montes de Valdueza. 19 agosto 2008. Ecologistaenelbierzo. Foto: Enrique López Manzano.

Para quienes no conozcan estos pueblos me cabe decir que están situados en las estribaciones septentrionales de los Montes Aquilianos, en una zona de enorme valor paisajístico y patrimonial de la comarca. Desde muy antiguo sus vecinos surtieron la ciudad de Ponferrada de productos agrícolas recogidos en sus tierras, que eran vendidos en el mercado de Abastos. Pero, sobre todo, le aportaron el agua cristalina del Oza.

En este río, en donde yo observaba con mi curiosidad infantil como algunas truchas se luchaban contra la corriente debajo del puente, hoy ya no hay truchas, ni tampoco demasiada agua en verano. La absorbe casi toda la gran ciudad, y con el cambio climático despareció el resto. El río se queda tan seco en verano que la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil ha tenido que amenazar al ayuntamiento de Ponferrada con ponerle una multa si no se respetaba el caudal ecológico.

Feliz iniciativa pues, la de estos vecinos del valle del Oza. Muy necesaria por otra parte. Que sepan que, desde ahora, cuentan con todo mi apoyo personal. Por el momento han empezado haciendo una llamada para conseguir socios. Estos pueden ponerse en contacto a través de su correo electrónico: adesvo@ruralbierzo.com.

Un ecologista en El Bierzo.

Manifestación vecinal para solicitar mejoras en el acceso por carretera a los pueblos del valle del Oza. 9 agosto 2009. Fuente: lacronicadeleon.com.

Manifestación vecinal para solicitar mejoras en el acceso por carretera a los pueblos del valle del Oza. 9 agosto 2009. Fuente: lacronicadeleon.com.

Nota: en el momento de la revisión de este artículo la página web de la asociación ya no enlaza, y también ha desaparecido ésta de Internet. La entidad desarrolló un trabajo de reivindicación de mejoras, encabezado por García Calleja, que finalizó en mayo de 2013, un poco antes del arreglo por la Diputación de la carretera del valle. Desapareció sin ofrecer ningún comunicado de disolución. En este blog puede encontrarse un amplio eco de sus diferentes comunicados hasta aquel momento.

Nace una asociación para luchar contra el “abandono” de los pueblos del valle del Oza. 05/03/10. Bierzocomarca.eu.

Nace un frente por el desarrollo sostenible del valle del Oza. 06/03/10. Diario de León.

ADESVO (Asociación para el Desarrollo Sostenible del Valle del Oza). 06/03/10. Labaniego.com.