Fuerte acoso al juez Garzón para apartarlo de la carrera judicial

El juez Garzón es hoy la diana de empresarios corruptos que él ha denunciado por su implicación con la red Gürtel. 2009.

El juez Garzón es hoy la diana de empresarios corruptos implicados en la red Gürtel. 2009.

El pasado día 13 el catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad de Zaragoza, Julián Casanova, comentaba en el diario ‘El País’ cuan alargada es “la sombra de la dictadura franquista”. Y, desde luego, motivos no le faltan para tal aserto.

Este año se cumplirán 35 años de la muerte del “Caudillo”, un hombre de apariencia meliflua pero que logró sobrevivir a Hitler y a Mussolini y también quien más años consiguió dirigir un estado europeo con mano de hierro. Asimismo, aquel implicado en uno de los conflictos civiles de más infausto recuerdo y el que mayor cantidad de víctimas produjo jamás en nuestro país: en torno al millón de muertos. Miles de personas fueron despiadada y fríamente asesinadas una vez finalizada la llamada, por el escritor berciano Manuel Cuenya, “Guerra Incivil”. Y esos crímenes jamás fueron juzgados en una España mayormente más preocupada entonces por olvidar el pasado que por ofrecer justicia a las familias de las víctimas.

He de decir también que son éstas fechas que a mí me traen un recuerdo muy personal.  Porque en este año se cumplen treinta y cinco desde el momento en que yo atravesé la frontera que nos separaba del vecino país francés para unirme a otros jóvenes que, desde dentro, también soñaban con “otro” país. Es decir, con una España “libre”, aunque no en el sentido de “Una, Grande y Libre” que eligieron como lema de la nación los vencedores de la guerra fratricida (los mismos que casi cuatro décadas después siguen  manteniéndose en el poder), sino en el de aquel que servía para designar un país donde se pudiera opinar con libertad. Es decir, sin unecesidad de estar siempre pendiente de quién pudiera escuchar tus palabras pronunciadas durante una conversación de café, o de convivr con el temor permanente de que  no “vinieran a buscarte”. Para luego agredirte impúnemente, encarcelarte, o incluso torturarte o matarte.

Hace ya casi un año del día que asistí a la inauguración del ‘Monumento contra la Intolerancia’ en Ponferrada y, desde entonces, he tenido ocasión de volver a ver en varias ocasiones la “sombra alargada” a la que hacía referencia  Julián Casanova en su artículo . Recuerdo que durante aquella inauguración ésta volvió a proyectarse sobre los familiares, nietos en su mayoría, de los represaliados que rodeabamos en silencio a las autoridades durante la celebración del acto. Desde luego, hoy esa sombra es más sutil que en el pasado, pero incluso así pude reconocerla otra vez, horas más tarde, en el tratamiento que los informativos de Televisión de Ponferrada dieron a la noticia. Es decir, una información sesgada por su propietario, el empresario leonés José Luis Ulibarri, amigo del alcalde ponferradino, Carlos López Riesco (PP).

En el reportaje emitido sólo hubo espacio para los vencedores y  los nietos de los vencidos apenas si aparecimos en pantalla durante unos muy escasos segundos. Para esa televisión nuestra muda protesta no mereció atenció.

Esta es la sombra a la que cita Casanova, la que intenta ocultar un pasado ignominioso. Todos sabemos que hubo crímenes y torturas, en ambos bandos por cierto, que se dieron, que por lo tanto existieron, y que, como algunos dicen, quizás sería mejor olvidar. Pero si el bien del país exige este sacrificio, a quienes perdieron a sus familiares o amigos, al menos debería evitárseles estos insultantes desprecios mediáticos.

Baltasar Garzón Real, un juez valiente.

El juez español Baltasar Garzón. 2009. Fuente: Avaaz.org.

El juez español Baltasar Garzón. 2009. Avaaz.org.

Es también esa misma sombra  franquista la que proyectan hoy quienes intentan suspender de sus funciones al juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón. Un magistrado valiente que –aparte de cierto histrionismo que ha perjudicado su trabajo y figura- ha sido capaz de ofrecer a gente como yo auténticos momentos de ilusión y emoción profunda. Como cuando intentó procesar al dictador chileno Augusto Pinochet.

Para su gran mérito, Grazón es también el magistrado responsable de la instrucción de algunos de los casos más peliagudos de la España más reciente. Sin embargo, y pese a su valioso currículo, Garzón cuenta con pocos amigos en el Consejo General del Poder Judicial. Buena prueba de ello es que su Comisión Permanente acordó, por unanimidad, iniciar los trámites para su suspensión.

Todo comenzó, lo recordaré aquí, cuando en mayo del año pasado el Tribunal Supremo admitió a trámite una querella por prevaricación contra el juez Garzón por su investigación de los crímenes del franquismo.

No me podré ahora a defender lo que de positivo tuvo la Segunda República, parlamentaria y constitucional, ya que Julián Casanova lo  recuerda mejor que pudiera hacerlo yo en su artículo. Sólo diré que, por mucho que algunos me intenten convencer de la inevitabilidad de la Guerra Civil Española, hablándome de la violencia que precedió a aquel acontecimiento, nunca he podido aceptar el argumento de quienes señalan que la mejor solución para acabar con ella fue el desencadenamiento de un conflicto civil tan cruento. Un drama que desgarraró a familias enteras y dañó de manera inconmensurable, durante muchas décadas, a nuestro país.

Por otra parte, yo siempre tuve claro que, por más que algunos intenten maquillar esta realidad, la Guerra Civil Española fue, en realidad, un episodio más de la eterna lucha de clases. Con su victoria las clases dominantes consiguieron alargar el disfrute de sus extraordinarios privilegios, los cuales veían peligrar con el advenimiento de la segunda República.

El empresario José Luis Ulibarri se ha visto implicado por Garzón con la red Gürtel. Elconfidencial.es.

El empresario José Luis Ulibarri se ha visto implicado por Garzón con la red Gürtel. Elconfidencial.es.

Algunos no perdonan a Garzón que sacase a la luz los trapos sucios del caso Gürtel. Y entre ellos se encuentra José Luis Ulibarri, el ya anteriormente mencionado propietario del ‘Diario de León’, que también lo es de la Televisión de Ponferrada. Alguien imputado en ese caso y que no ha dudado en querellarse contra el juez Garzón por unas escuchas que considera ilegales.

Baltasar Garzón pidió investigar las circunstancias de la muerte y el paradero de decenas de miles de víctimas de la dictadura de Franco, muchas de ellas abandonadas por sus asesinos en las cunetas de las carreteras o junto a las tapias de los cementerios. Son personas que fueron, en muchos casos, ultimadas sin ningún tipo de juicio ni de garantías legales, para después ser enterradas, en tantas ocasiones, en fosas comunes. Como quiera que los poderes políticos nunca tomaron en serio el reconocimiento jurídico y político de estas víctimas fue el juez Garzón quien se atrevió a tomar esta iniciativa. Y es difícil negar su honradez  a la hora de denunciar y esclarecer  injusticias.

Ahora, amparándose en la Ley de Amnistía de 1977, que muchos tuvimos que tragar tal fueran sapos y culebras, este sector de jueces, de políticos y medios de comunicación que defienden el olvido, o aquellos cuyos intereses han sido denunciados por el juez, sueñan con conseguir sentarlo en el banquillo y de paso inhabilitarlo durante el tiempo suficiente para que,  alcanzada su edad de jubilación, ya no pueda molestarles más.

Parecen creer que la posible inhabilitación de Baltasar Garzón comportará el olvido de la dictadura asesina. Pero se equivocan. Nadie ha encontrado todavía la fórmula mágica capaz de  borrar de la memoria de cientos de miles de personas el recuerdo de un pasado de tortura y horror. Su actitud sólo sirve para demostrar el desprecio con el que algunos poderes siguen tratando, desde la supuesta democracia,  la causa de estas víctimas.

Cerca de medio millón de personas respaldan ya al juez Garzón.

Pancartas de apoyo al juez Garzón. 9 sept. 2009. Memoriaviva.wordpress.com.

Pancartas de apoyo al juez Garzón. 9 sept. 2009. Memoriaviva.wordpress.com.

Ciertamente los motivos de las querellas presentadas por Falange Española de las J.O.N.S y el sindicato ultraderechista ‘Manos Limpias’ contra Garzón no son la única explicación que justifica el asedio al que se está sometiendo al juez. Sinceramente, creo que nadie duda de que detrás de él se encuentran intereses políticos, económicos, y también arreglos de viejas cuentas que van bastante más allá de estos asuntos.

Pero, pese a los errores que haya podido cometer Garzón, -uno de los cuales podría invalidar como pruebas las escuchas que ha realizado para el ‘Caso Gürtel‘-, he de decir que eso no es un delito. Como tampoco lo son otros asuntos de los que se le acusa. No hay que buscar muy lejos para comprender que inhabilitarlo supone, además, alejarlo de otros casos. Como por ejemplo el Caso Pretoria‘, la trama de corrupción urbanística que salpicó no hace demasiado a diversos ayuntamientos de la provincia de Barcelona y a altos ex cargos del gobierno de CiU en Cataluña.

Somos muchos los que no olvidamos la exitosa lucha de Garzón contra el narcotráfico, contra el terrorismo islámico, contra la delincuencia económica y la corrupción política, y que compartimos su firme defensa de los derechos humanos. Esto podría explicar que el número de ciudadanos que le apoyan actualmente se sitúe ya en casi medio millón de firmas. Signaturas recogidas a través de plataformas en Internet como la de Congarzon.com (este enlace, en la revisión realizada cinco años después  ya no servía para este cometido), Avaaz.org (a nivel internacional), o las promovidas a  través de las redes sociales.

El respaldo al magistrado también está llegando desde numerosas instituciones, como por ejemplo las asociaciones de Memoria Histórica de todo el país, la Unidad Cívica Andaluza por la República, la Asociación de Abogados de Nueva York o aquel proveniente de determinados ámbitos sindicales, políticos y universitarios.

La organización internacional de defensa de los derechos humanos ‘Human Rights Watch’ (HRW) difundió anteayer un comunicado en el que solicita al Gobierno español que acepte la recomendación del Comité de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y anule la Ley de Amnistía de 1977, “en lugar de investigar a un magistrado que busca la rendición de cuentas por los abusos del pasado”.

Recordaré aquí que, en su momento, el juez Garzón argumentó que los crímenes del franquismo eran “crímenes de lesa humanidad” y que, como tales, eran “imprescriptibles”. En cualquier caso, la HRW recuerda que “el Tribunal Europeo de Derechos Humanos determinó en 2009, como principio general, que las leyes de amnistía son generalmente incompatibles con la obligación de los Estados de investigar actos de tortura o barbarie”.

Un ecologista en El Bierzo.

Nota: finalmente los enemigos de Garzón lograrían su propósito de apartarlo de la judicatura, aunque no así de la política. También, con la complicidad del PSOE y del PP lograrían retrasar la celebración del juicio contra los implicados en el caso Gürtel, el cual  en diciembre del año 2015, -momento de la revisión de este artículo-, seguía sin celebrarse. Las recomendaciones de derogación de la Ley de Amnistía de 1977 tampoco fueron atendidas.

Implicados en el caso 'Pretoria'. De izq a dcha., arriba Lluisa Mas, Emili Mas y Malfeito. Abajo, Prenafeta, Alavedra y Muñoz. 3 dic. 2009. Elmundo.es.

Implicados en el caso ‘Pretoria’. De izq a dcha., arriba Lluisa Mas, Emili Mas y Malfeito. Abajo, Prenafeta, Alavedra y Muñoz. 3 dic. 2009. Elmundo.es.

Human Rights Watch defiende a Garzón y pide anular la Ley de Amnistía. 20/03/10. Elpais.com.

Cerca de medio millón de firmas respalda ya el manifiesto a favor del juez, según la plataforma de apoyo. 18/03/10. Que.es.

Garzón ante sus jueces. 03/03/10. Elpais.com.

La defensa de Garzón. 15/02/10. Clasica.estrelladigital.es.

Jubilar a Garzón por investigar crímenes. 13/02/10. Elpais.com.

Quién es quién en el ‘caso Pretoria’. 21/12/09. Elmundo.es.

El abogado de Ulibarri se querella contra Garzón. 09/12/09. Levante-emv.com.

Anuncios

2 Respuestas a “Fuerte acoso al juez Garzón para apartarlo de la carrera judicial

  1. Pingback: Fuerte acoso al juez Garzón para apartarlo de la carrera judicial

  2. Pingback: Ulibarri garantiza a Martínez la presidencia de la Diputación, según el sumario de la ‘Púnica’ | Un ecologista en El Bierzo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s