Durban: los intereses nacionales posponen nuevamente la toma de decisiones sobre el cambio climático

COP 17. Durban (Sudáfrica). Cumbre de la ONU sobre Cambio Climático. 28 nov. - 9 dic. 2011.

COP 17. Durban (Sudáfrica). Cumbre de la ONU sobre Cambio Climático. 28 nov. – 9 dic. 2011.

No voy a negarlo, estoy disgustado. Y también cabreado. Porque ya cumplen muchos años desde que se despertó mi interés por el clima y con él también la preocupación por conocer a fondo lo que sucede. Y todo sigue igual. Me pregunto, en momentos de quietud, ¿por qué los veranos de mi infancia ya no son como los de antes? Por ejemplo, cuando mi abuela nos obligaba, a mí y a mis hermanas, a hacer la siesta (o algo parecido a tal) porque en la calle podíamos freír un huevo en las aceras. O, también, ¿dónde se fueron aquellas maravillosas primaveras de mi infancia, llenas de arcoíris, en las que tan pronto llovía como lucía el sol?

Recuerdo que, cuando me hice adulto, el asunto del clima empezó a ser una preocupación para mí. Pero no del mismo modo que lo era anteriormente, en que me limitaba a comentar que hacía un frío que pelaba, o que, por el contrario, se fundía hasta el asfalto. No, ahora hablábamos de CO2, de efecto invernadero y del desastroso futuro que nos espera si todo eso no se solucionaba pronto.

COP 17. Durban, 28 nov. - 9 dic. 2011. Copenhagen2009.blogspot.com.

Protesta civil durante la COP 17. Durban, 28 nov. – 9 dic. 2011. Copenhagen2009.blogspot.com.

Después vino Kioto, que sonaba a japonés, como así era, aunque no lo supe hasta más tarde, después de muchas marchas y protestas de los grupos ecologistas. Esto ocurrió cuando ya se comenzaba a hablar de los costes económicos que la subida de las temperaturas globales tendría para nuestras ricas economías. Y después de que el espectro de una posible avalancha de millones de seres venidos del sur, o del este, imposible de contener, se fuera adentrando en nuestro subconsciente colectivo robándonos el sueño. Aunque, he de reconocerlo, el hecho de que en la otra punta del mundo trescientos millones de personas pudiesen quedarse sin tierra en donde aposentar sus pies no nos importaba tanto. Porque, después de todo, eran hindúes, maoríes, o algo así… Vivían en países de Oriente, por la zona del Pacífico y, después de todo, ya estaban acostumbrados a los monzones. Así, por qué preocuparse?

En cuanto a los daneses, que viven a ras de mar, esos ya están tecnológicamente muy avanzados, y seguro que ya sabrían apañárselas para evitar que el océano les comiese medio territorio.

Además, en España, nosotros disfrutábamos de un país privilegiado, con una altitud media muy elevada, y por lo tanto por mucho que subiese el mar, o se fundiesen los polos y glaciares, con tanta costa y acantilado como tenemos, nuestro país nunca iba a quedar sumergido baja las aguas.

Eso era lo que algunos pensaban, o pensábamos. Antes de que viésemos como algunos iconos de nuestra civilización occidental, tales como Venecia, empezaban a correr un gravísimo riesgo de desaparición. Y eso ya no nos hizo gracia. Ni tampoco nos la hace esas fotos de glaciares de hace cincuenta años con lo poco que queda hoy de ellos. O pensar que, si esto sigue así, pronto desaparecerán hasta los osos polares, por falta de territorios de caza.

Los desastres ligados a la subida de las temperaturas ya los estamos viviendo. Son, sobre todo, de tipo medioambiental y parecen guardar alguna relación con los desastres naturales, más frecuentes que nunca, que estamos sufriendo con especial virulencia en los últimos tiempos. Por otro lado, también hay quien asegura que lo del cambio climático es un camelo, que es algo cíclico y que poco o nada tiene que ver con la contaminación.

Efectos del cambio climático sobre las cosechas y la alimentación.

Protesta contra el colonialismo occidental en África. COP 17. Durban, 28 nov - 9 dic. 2011. Copenhagen2009.blogspot.com.

Protesta contra el colonialismo occidental en África. COP 17. Durban, 28 nov – 9 dic. 2011. Copenhagen2009.blogspot.com.

Lo que sí resulta más comprobable es que los cambios climáticos afectan enormemente a la alimentación, y por ende al hambre en el mundo. En la década de los sesenta, concretamente a mediados de la misma, Europa pasó una época de sequía que afectó gravemente a nuestras cosechas. Y en India, por culpa de la escasez de lluvias, en los años 1965 -1966 la producción de cereales cayó de 88 a 75 millones de toneladas. Cuando a finales del siglo XIX exportaba más de un millón de toneladas anuales. Ni que decir tiene, que la diferencia tuvo que ser cubierta con importaciones masivas, mayormente provenientes de Estados Unidos.

En 1969 empezó un periodo de sequedad que afectó gravemente la zona saheliana al sur del Sahara. Los países más afectados fueron Senegal, Mali, Nigeria, Alto Volta, Chad, Mauritania y Etiopía. Y a partir de 1973 el hambre alcanzó duramente a millones de nómadas, provocando una gran mortandad entre ellos a pesar de la ayuda internacional. Y si bien el crecimiento poblacional en esta zona fue pequeño en la época, pasando del 2% al 3%, la producción de cereales de base apenas se movió (de 0,5% a 1%). En comparación, en América del Norte, entre 1940 y 1965 el rendimiento agrícola mejoró en un 100%. Y en Europa, entre 1945 y 1965, lo hizo en un 50%.

Con esto quiero decir que los efectos del cambio climático se dejan sentir con mayor virulencia en los países pobres, aquellos que pertenecen al que llamado por Occidente ‘Tercer Mundo’ (por más que a ellos tanto les desagrade que le digamos así).

En estos momentos, y como denuncian muchas oenegés, entre ellas Médicos sin Fronteras, una sequía como nunca vista en sesenta años, está haciendo auténticos estragos entre la población del llamado cuerno de África, creando una crisis alimentaria que está llevando a la agonía y muerte a miles de personas.

Decía pues, al empezar, que estoy cabreado y no creo que haya para menos. Porque después de la firma del protocolo de Kioto, que interpreto como algo positivo (aunque no vinculante para países como EE.UU), las cumbres de la ONU sobre cambio climático me han llevado ya a pasear por medio mundo. Aunque sólo sea en la imaginación. Y total, para nada, o poco menos. Fue el caso en Bali (COP13/2007), Copenhague COP15/2009), Cancún (COP16/2010) y, ahora, Durban (COP17/ 28 noviembre – 9 diciembre 2011).

Y también, porque entre tanto, en el Viejo Continente, la Comisión Europea (CE) está poniendo a caldo a nuestro país, y otros con minas de carbón, por el supuesto riesgo que supone su utilización para el calentamiento global (no se meten tanto con el petróleo).

De este modo, y aunque reconozco la necesidad de tomar medidas urgentes, entiendo que mientras a unos nos piden ser más papistas que el papa, otros países parece que apuesten por ver cuál es el que contamina más. Lo que no deja de ser una injusticia. Y los principales contaminadores del mundo, como EE.UU., China o India, son encima los más reacios a que les coloquen ningún control sobre sus emisiones.

No a los políticos: demos paso a los científicos en la toma de decisiones sobre el clima.

La presidenta de la COP 17, Maite Nkoana-Mashabane. Durban, 28 nov. - 9 dic. 2011. Cmp7durban.com.

La presidenta de la COP 17, Maite Nkoana-Mashabane. Durban, 28 nov. – 9 dic. 2011. Cmp7durban.com.

Una de las conclusiones que saco de este último encuentro internacional sobre cambio climático ya la hice pública cuando lo de Copenhague. Y es que mientras este tipo de decisiones esté en manos de los políticos mal lo tendremos. Ellos no están dispuestos a que la economía de sus países sufra la menor quiebra, aunque tengamos que pasear todos, de aquí a pocos años, con máscara de gas por nuestras ciudades. Ningún gobernante quiere asumir el coste político que le supondría colocarle el cascabel al gato. Y, además, tienen detrás de ellos a los empresarios, esos mismos que sufragan sus campañas y que les aguijonean para que no cedan ni un ápice en la defensa de sus intereses.

Por esto, entiendo que los científicos tendrían que ser los que acabaran decidiendo en este asunto, para poner fin a esta locura a la que la crisis económica parece aportar renovados argumentos para que no se adopten los acuerdos pertinentes.

Conclusión: en Durban (Sudáfrica) no se ha tomado ninguna medida inmediata para luchar contra el cambio climático, más allá de lo asumido en Copenhague (COP15). Se aplazan las decisiones para casi una década más tarde, lo que más o menos viene a significar que se hipoteca el futuro medioambiental del planeta hasta el año 2020. Luego, ya se verá… Esto sucede cuando todos reconocen que si no se adoptan medidas inmediatas tendremos 2 ó 3ºC más de temperatura global a finales del siglo. Parece poco, pero no es ninguna tontería, como ya lo estamos ya comprobando.

La Agencia Internacional de la Energía (AIE), un organismo dependiente de la OCDE encargado de supervisar las políticas energéticas de los países miembros, en su informe anual sobre el panorama energético mundial presentado en Londres el mes pasado, aporta una advertencia más. La IAE alerta sobre la posibilidad de que el calentamiento global pueda descontrolarse causando “daños irreversibles” al planeta. Con los datos en la mano, asegura que para el año 2017 los mayores productores de CO2 ya estarán expulsando la misma cantidad de dióxido de carbono que estaba prevista, si se continúa al ritmo actual, para el 2035.

Un ecologista en El Bierzo.

COP 17. Durban (Sudáfrica). 28 nov. - 9 dic. 2011. Cmp7durban.com.

COP 17. Durban (Sudáfrica). 28 nov. – 9 dic. 2011. Cmp7durban.com.

Durban: segunda prórroga de un partido que nadie va a ganar. 11/12/11. Copenhaguen299.blogspot.com.

Protesta de mayoría de países hace cambiar borrador final de COP 17. 09/12/11. Lavozdelsandinismo.com.

Copenhague: los integristas del capital ponen en jaque a la seguridad del planeta. 13/12/11. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

COP 17:CMOP 7 Opening Remarks. 29/11/11. Youtube.com. COP17CMP7durbanZA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s