La Rosaleda: un barrio con muchas deficiencias aún por subsanar

Un solar degradado en el barrio de la Rosaleda. Ponferrada, 1 jun. 2012. Foto: Enrique L. Manzano.

Un solar degradado en el barrio de la Rosaleda. Ponferrada, 1 jun. 2012. Foto: Enrique L. Manzano.

Se ve bastante limpio, pero no he visto más que un único parque infantil en todo el barrio. Años después de finalizado el ambicioso proyecto de urbanización de la Rosaleda, para mí por su volumen el más importante jamás acometido en nuestra ciudad después del de las Huertas del Sacramento, entre las anchas avenidas todavía despobladas a primeras horas de la mañana, por todas partes afloran, aunque sólo para quien lo quiere ver o aún no ha perdido la capacidad de hacerlo, los espacios baldíos y los restos de la montaña de carbón que durante décadas ocupó aquel espacio de Ponferrada.

El grado de abandono de algunos espacios es notable en la Rosaleda. Ponferrada, 1 jun. 2012. Foto: Enrique L. Manzano.

El grado de abandono de algunos espacios es notable en la Rosaleda. Ponferrada, 1 jun. 2012. Foto: Enrique L. Manzano.

Jugosas son las historias que se cuentan sobre el retiro de esta colina de residuos del carbón procedentes de la ahora decaída industria berciana, y que durante años fue la pesadilla de las amas de casa, ya que su polvillo se infiltraba por todas las ventanas de la ciudad cubriéndolo todo de una costra negruzca que irritaba a las amas de casa, al manchar sus coladas y que las obligaba a limpiar balcones e interiores cada día.

Se dice que quién retiró aquello, convertido hoy en un formidable y temido empresario de la minería, cobró dos veces por esta operación. Una por hacerlo desaparecer, y otra por revender los escombros del carbón para la construcción de carreteras y otras necesidades de relleno similares. ¡Listo el chico! Y si no, miren donde se encuentra ahora.

Fantasmagóricas oficinas inmobiliarias surgen a la vuela de cada esquina en la Rosaleda. Ponferrda, 1 jun. 2012. Foto: Enrique L. Manzano.

Fantasmagóricas oficinas inmobiliarias surgen a la vuela de cada esquina en la Rosaleda. Ponferrda, 1 jun. 2012. Foto: Enrique L. Manzano.

Y si ese señor, pesadilla de los conservacionistas, se sitúa hoy en lo más alto de la escala empresarial, los principales responsables del negocio de La Rosaleda, -pues hay coincidencia en considerarlo como tal -, hoy se encuentran situados en el escalafón más elevado del poder político. No citaré nombres, porque algunos bercianos defienden que eso no es políticamente correcto y que se puede citar el pecado pero no al autor.

Ciertamente discrepo con tal pensamiento, porque lo considero cobarde y porque a esos individuos, tan poco escrupulosos en sus negocios, les beneficia. Sin embargo, tampoco me quiero exponer a encontrarme, más pronto que tarde, frente a un juez para responder sobre alguna supuesta afrenta al honor con mis escasos bienes. Debería existir una corriente de apoyo y solidaridad para quienes, como hago yo, denuncian tales irregularidades. Pero, por desgracia, no es así.

Algunos de los primeros constructores mantienen todavía la propiedad de espacios edificables junto al centro comercial. Ponferrada, 1 jun. 2012. Foto: Enrique L. Manzano.

Algunos de los primeros constructores mantienen todavía la propiedad de espacios edificables junto al centro comercial. Ponferrada, 1 jun. 2012. Foto: Enrique L. Manzano.

Entre las paredes de los enormes y elevados edificios todavía se pueden encontrar huellas de alguna de las empresas que, en su origen, urbanizaron el lugar, así como otras muchas promotoras con nombres diversos. Ofertando pisos que, en demasiados casos, continúan todavía vacíos. Aunque tampoco piensen que, pese a lo duro que hoy resulta venderlos, estas empresas perdieron dinero.

Todavía se mantiene primorosamente cuidado el rosal que da nombre a la urbanización, y un operario se ocupa de ello con regularidad, incluso esta mañana todavía. Pero muchas fuentes que antes refrescaban el lugar actuamente están calladas y el descuido aflora en muchas partes.

Anuncio de uno de los numerosos bajos en alquiler. Ponferrada, 1 jun. 2012. Foto: Enrique L. Manzano.

Anuncio de uno de los numerosos bajos en alquiler. Ponferrada, 1 jun. 2012. Foto: Enrique L. Manzano.

El centro comercial absorbió todo el negocio en la zona y una farmacia, una óptica, un banco, una tienda de ropa para niños, un pub y algunos bares, son los pocos comercios abiertos al margen del abrigo que les ofrece ‘El Rosal’, el gran centro comercial del barrio, donde se ubica el supermercado ‘Carrefour’. La mayoría de ellos están situados frente al mismo, del otro lado de la calle. Encuentro que el barrio ofrece una sensación un tanto fantasmagórica, incluso soleado a primeras horas del día.

Ignoro cuál es la parte de responsabilidad del Ayuntamiento en todo este desaguisado, pero salta a la vista que la urbanización está inacabada, y uno se imagina difícilmente esos espacios libres, hoy llenos de hierba y escombros, convertidos en nuevos bloques de pisos, por falta de nuevos compradores. Sería mejor adecuar estos espacios vistiéndolos de verde. Quizás así se reduciría un poco la sensación de colmena, un tanto deslavazada, que ofrece la urbanización. Faltan espacios verdes cuidados, algún pequeño parque y centros sociales en este barrio sin alma.

La estructura abandonada de una grúa de construcción en la Rosaleda. Ponferrada, 1 jun. 2012. Foto: Enrique L. Manzano.

La estructura abandonada de una grúa de construcción en la Rosaleda. Ponferrada, 1 jun. 2012. Foto: Enrique L. Manzano.

Me ha inspirado la realización de este artículo un artículo de Fernando de la Torre, un político berciano serio y honesto. Su título: ‘Qué esconde Pongesur’. Fue publicado hace casi un año, pero encontré que –curiosamente- no era necesario retocar ni una coma en él incluso medio año después.

Todo sigue igual que lo cuenta De la Torres, salvo que es posible que a estas alturas ya no figure en el Consejo de Administración de Pongesur el portavoz del Partido Regionalista del Bierzo (PRB), Tarsicio Carballo. Sin duda un buen amigo de los populares y dicen que de los bercianos. Aunque no son pocos los que opinan que, ante todo, lo es de sí mismo. Carballo formó parte del Consejo de Pongesur, cuyas dietas percibió como los demás asesores.

Un ecologista en El Bierzo.

Cebecera del blog 'Cartas desde Santa Elena', de. Fernando de la Torre. 2012. Infobierzo.com.

Cebecera del blog ‘Cartas desde Santa Elena’, de. Fernando de la Torre. 2012. Infobierzo.com.

Qué esconde Pongesur, por Fernando de la Torre.

En los últimos seis meses, desde que tomó posesión la Corporación Municipal resultante de las últimas elecciones municipales, estamos asistiendo reiteradamente, nada menos que tres veces, al anuncio de la defunción de la empresa municipal Pongesur aunque aún no hemos podido asistir al sepelio.

El penúltimo acto ha sido la ampliación de su Consejo de Administración, de lo que cabe presumir que no solo no está muerta sino que está muy viva, más bien, como aquella canción de Peret, cabría afirmar que “no estaba muerta, estaba de parranda” porque a pesar de que no tiene ninguna actividad desde mediados de 2008 nos está costando mucho dinero a los ciudadanos. Así, en el año 2009 nos costó 294.754 euros y en el año 2010 185.128 euros. Suponemos que en el 2011 nos costará tanto como en 2010, o sea en total nos ha costado hasta el momento unos 665.000 euros.

El abandono en que se encuentran ciertos espacios de la Rosaleda traslada la sensación de incuria por parte de sus promotores. Ponferrada, 1 jun. 2012. Foto: Enrique L. Manzano.

El abandono en que se encuentran ciertos espacios de la Rosaleda traslada la sensación de incuria por parte de sus promotores. Ponferrada, 1 jun. 2012. Foto: Enrique L. Manzano.

Las pérdidas no quedan aquí sino que a ellas hay que sumarle las de otra empresa municipal que se llama ALTURA, de la que participa Pongesur en el 75,5% de su capital. Esta empresa fue creada en el año 2009 y no ha desarrollado actividad alguna hasta la fecha, pero sí ha reportado pérdidas. En el año 2009 unos 18.888 euros y 49.542 en el año 2010. Y suponemos que en el 2011 serán otros 50.000 euros. En total este nuevo juguetito de Riesco nos ha costado hasta ahora la friolera de 118.000 euros.

La situación es tan grave que hasta la intervención municipal aconseja que “debería estudiarse la conveniencia de mantener en el tiempo una situación empresarial que financieramente no es viable.”

Fantasmagóricas oficinas inmobiliarias surgen a la vuela de cada esquina en la Rosaleda. Ponferrada, 1 jun. 2012. Foto: Enrique L. Manzano.

Fantasmagóricas oficinas inmobiliarias surgen a la vuela de cada esquina en la Rosaleda. Ponferrada, 1 jun. 2012. Foto: Enrique L. Manzano.

Visto lo anterior, hay que preguntarse por qué con la crisis que nos atenaza, el señor Riesco y compañía, tienen tanto interés en mantener vivas unas empresas que no tienen trabajadores y sólo reportan pérdidas al Ayuntamiento, nada menos que 783.000 euros en total. La respuesta probablemente la encontremos analizando de dónde provienen las cuantiosas pérdidas, porque sus gastos se limitan a los de elaboración de cuentas, auditorías y pago de dietas a los miembros del Consejo de Administración que ahora, en el caso de Pongesur, se ha ampliado en dos miembros más. De lo que, sin temor a equivocarnos, podemos concluir que solo sirve para completar los ingresos de unos cuantos que multiplicados por el sinfín de empresas, mancomunidades y demás inventos suponen sobresueldos que ya quisieran para sí la mayoría de los sufridos contribuyentes.

Llegado a este punto comprenderán la tremenda similitud con la canción arriba citada, porque si no tiene actividad y solo sirve para pagar sobresueldos es que nos están tomando el pelo porque están “de parranda”.

Un descampado cerca del centro comercial. Ponferrada, 1 jun. 2012. Foto: Enrique L. Manzano.

Un descampado cerca del centro comercial. Ponferrada, 1 jun. 2012. Foto: Enrique L. Manzano.

Si a todo lo dicho unimos las múltiples sentencias que, ahora sí, certifican las innumerables ilegalidades cometidas por Pongesur, o sea por su Consejo de Administración, que siembran innumerables indicios de actuaciones nada ejemplares, concluiremos cuál es el objetivo perseguido por un gobierno municipal que es especialista en crear instrumentos para sustraer información y cuantiosos recursos a los ciudadanos. Señor Alcalde, y compañía, dejen de certificar defunciones que no son tales y disuelvan de una vez Pongesur y ALTURA, que para ello no necesitan ampliar Consejos de Administración. De lo contrario están deslegitimados para subir impuestos, “actualizaciones” para ustedes, y culpar a la crisis de todos los males que su nefasta gestión ha provocado. La ciudadanía no tiene la culpa de su carencia de escrúpulos y notoria incapacidad.

Fernado de la Torre, exconcejal y portavoz del Grupo Municipal Socialista de Ponferrada. Diciembre 2011.

El Grupo Municipal Socialista de Ponferrada insiste en la necesidad de cerrar Pongesur. 31/05/12. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Anuncios

Una respuesta a “La Rosaleda: un barrio con muchas deficiencias aún por subsanar

  1. Pingback: Ecobierzo lamenta la ambigüedad de las declaraciones de Folgueral sobre el futuro del Morredero | Un ecologista en El Bierzo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s