El Morredero, despropósito transparente

El cuello del Morredero, con su escasa altitud, (1.792 m.) está situado por encima del nivel de la proyectada estación de esqui. 22 nov. 2008.Foto: Enrique L. Manzano.

El cuello del Morredero, con su escasa altitud, (1.792 m.) está situado por encima del nivel de la proyectada estación de esqui. 22 nov. 2008.Foto: Enrique L. Manzano.

Ayer, la Asociación Cultural Ecobierzo publicó un artículo en el que ponía en tela de juicio la pregonada, -en este caso por Transparencia Internacional España-, claridad del Ayuntamiento de Ponferrada. Por desgracia no es la primera vez que esta asociación tiene que intervenir para poner los puntos sobre las íes, utilizando el más racional de los sentidos, el conocido como ‘sentido común’.

Desde luego no resulta creíble que, de la noche a la mañana, -o lo que podría ser e equivalente de un año cuando si nos referimos al ‘tempus’ de un ayuntamiento, que el nuestro pase, aunque sea por el arte de Birlibirloque, de ser uno de los menos tranparentes del país a situarse, de golpe, en la cabeza de la transparencia.

Para que ocurriese algo así hubiésemos necesitado un cambio de dirección política, o la aparición de un superdotado capaz de aplicar el emplaste milagroso que todo lo cura, para lograr así transformar a nuestro Ayuntamiento. Y eso, como se dice, sólo ocurre en las películas. En lo que nos concierne, nosotros seguimos teniendo el mismo alcalde, los mismos ediles populares y los mismos técnicos, y lo que es realmente más grave, algunos de ellos contratados “a dedazo”. Es decir, para que lo entendamos mejor, del mismo modo que los 104 funcionarios contratados por el ya, -felizmente para la ciudadanía de este país-, expresidente de la Diputación Provincial de Orense, José Luis Baltar.

Hasta ahora he cerrado la boca sobre algunos de estos trapos sucios, pero si este ayuntamiento, el mío, persiste en tocar a los Montes Aquilianos y a sus zonas protegidas, me temo que se acabaran las cortesías. Es un aviso, y ya se sabe: el que avisa no es traidor.

La verdad es que cuando me enteré de que el baremo para clasificar los municipios según su transparencia se realiza utilizando cuestionarios que los mismos ayuntamientos rellenan casi me da un patatús. Ahora comprendo cómo el consitorio de Sabadell, absolutamente corrompido, algo que hoy ya es conocido de todos, pudo colocarse en la cabeza de la transparencia. Desde luego, dicho sea de paso, es una situación que ha servido para desacreditar gravemente a la organización que lo encumbró. En lo que me concierne, yo también aprendí la lección, y así me resultó más fácil comprender cómo nuestro ayuntamiento pudo pasar, de la noche a la mañana, de ser el farolillo rojo de la transparencia a convertirse en el adalid de la misma. Sencillamente, porque antes no respondía al cuestionario y ahora, está claro, se inventa las respuestas.

Para los que piensen que estas reflexiones son el producto de la mala baba de este articulista, sólo les recuerdo que el edil en la oposición Ángel Escudero, del Movimiento Alternativo y Social (MASS), hizo exactamente las mismas reflexiones que este servidor, aunque en su caso se publicaron en los medios. En la hemeroteca las encontraréis.

Antonio Garigues Walker, de Transparencia Internacional España. Garrigues.com.

Antonio Garigues Walker, de Transparencia Internacional España. Garrigues.com.

En cuanto al señor Antonio Garrigues Walker, hijo de abogados y abogado el mismo, persona reputada donde la haya (pues pocas pueden lucir un palmarés como el suyo: abogado Mundial por el Centro de la Paz a través del Derecho y patrono vitalicio de la Fundación José Ortega y Gasset, asesor especial del Alto Comisionado de Naciones Unidas para refugiados (ACNUR) y actualmente presidente de Honor de España con ACNUR, fundador del Capítulo Español de Transparencia Internacional (TI), organismo para la lucha contra la corrupción), le recomendaría ser más escrupuloso con los criterios que utiliza su empresa a la hora de evaluar un ayuntamiento. Es muy obvio que faltan los trabajos de campo en esa evaluación. Y también que ésta debiera tener en consideración las opiniones de las entidades sociales, partidos y sindicatos locales. Además, como no, de la de los propios ciudadanos.

No al ‘Plan Especial del Morredero’.

La semana pasada, el Ayuntamiento de Ponferrada anunció el ‘Plan Especial del Morredero’, que pretende la construcción de una macroestación de esquí en un espacio protegido de la Red Natura 2000, invirtiendo 33 millones de euros (¡sí 33, ha leído usted bien!, por eso hablo de “macroestación” y no de estación).

En lo que me concierne ya he manifestado mi postura totalmente contraria a este proyecto, sin que por suerte nadie pueda atribuirme ningún interés personal en ello, salvo si acaso que algunos de mis antepasados son oriundos de esa zona. Pero, evidentemente, ese es un apremio sentimental y que no presenta demasiado interés si se considera desde un punto de vista crematístico. Y, además, no poseo propiedad alguna en el lugar.

Germán Valcárcel es el alcalde pedáneo de San Cristóbal de Valdueza desde hace bastantes años y en las últimas elecciones se presentó como candidato en una lista de independientes. Habiéndonos conocido hace poco, a alguien le podría sorprender que su visión sobre el asunto del Morredero coincida en lo sustancial con la mía. Además, al ser la población que se sitúa en una de las zonas más inmediatas a la futurible macroestación de esquí, -y por lo tanto una de las más directamente beneficiadas desde el punto de vista hostelero y de un posible aumento del valor catastral de las viviendas-, su oposición a esta proyecto tiene aún más valor que la mía.

Es posible que hoy me haya excedido de lo habitual en este blog presentando a Germán Valcárcel, pero dada la presencia que probablemente tendrá en el mismo en los próximos meses, y mientras esté vigente este proyecto tan poco serio, me pareció conveniente.

Que estamos ante un proyecto poco serio pocos lo dudan, y para confirmar tal afirmación basta con un botón de muestra. Por ejemplo, el que nos ofrece el alcalde de Ponferrada. Un señor que un día habla de la creación de 1.000 puestos de trabajo indirectos y que al siguiente son 500. Es decir, que medio millar de empleos desaparecen de un plumazo en tan solo unos meses. Vamos, que de seguir a este ritmo, y aunque las comparaciones sean odiosas, si se mantienen las proporciones, Rajoy -o su ministro Soria- pronto se quedarán cortos en destrucción de empleo al lado del señor López Riesco.

El Morredero, despropósito transparente, por Germán Valcárcel.

Germán Valcárcel, alcalde pedáneo de San Cristóbal de Valdueza. 2012. Bierzocomarca.eu.

Germán Valcárcel, alcalde pedáneo de San Cristóbal de Valdueza. 2012. Bierzocomarca.eu.

El alcalde de Ponferrada anunció, el pasado mes de diciembre, que sometería a información pública el Plan Especial del Morredero durante el próximo mes de febrero.

El proyecto, según parece, presentado en la Comisión de Urbanismo y sobre el que no consta que la oposición haya expresado, públicamente, ninguna valoración, opinión ni (por supuesto) aclarado su posicionamiento, ha sido aprobado inicialmente (hoy viernes día 25) por la Junta de Gobierno del ayuntamiento de Ponferrada para su publicación en el BOCYL y el BOP.

En palabras del señor López Riesco, la Oficina de Desarrollo Local ha puesto en valor la estación de esquí a la hora de crear empleo. Vamos, le ha hecho un traje absolutamente transparente y a medida, similar a los invisibles beneficios que reportará a El Bierzo el Mundial de Ciclismo de 2014.

A la vista de estos hechos podemos deducir que lo de la estación de esquí en el Morredero va en despropósitos, diga sin vergüenza alguna que este proyecto, a mayor gloria del despilfarro y la gilipollez, precisa de una inversión pública de treinta y tres millones de euros (cinco mil quinientos millones de las antiguas pesetas). Si el capricho del alcalde -y de algún amiguete hostelero- fuera una broma, no tendría puta gracia y menos en los tiempos que corren, además de por lo ocurrido con otras “inversiones” municipales como el auditorio, el rocódromo, la infrautilizada ampliación para usos educativos del Museo del Ferrocarril y Estación Arte, y teniendo como ejemplo las ruinosas experiencias, ya contrastadas, de otras estaciones cercanas -Manzaneda, Béjar (el destructivo y especulativo modelo según doña Susana Tellez), Leitariegos y San Isidro-; pero, como encima no lo es, la cosa es aún mucho más grave.

Con unos recortes sociales brutales; subida de tasas y de precios de servicios municipales sangrantes; ampliación de la zona azul; biblioteca municipal sin wifi y compras para libros congeladas; farolas apagadas por toda la ciudad; reducción generalizada en todos los servicios municipales, excepto en las dedicaciones exclusivas; simplemente por ética y estética esa aspiración ofende, y mucho. Sin entrar, ni siquiera, a valorar la legalidad de la propuesta.

El Morredero, el valle del Oza, los Aquilanos en general, son parajes repletos de una importante flora endémica y de veredas recorridas por los corzos, el jabalí y los lobos, y últimamente, afirman, también por osos, plantígrados que intentan esconderse de los humanos y, en el silencio de sus profundos valles, seguir danzando con el tiempo, lejos de los curiosos. Estos parajes siempre fueron una obsesión para este regidor, transmutado en feroz depredador medioambiental, incapaz de ver en ellos otra cosa que no sea una caja registradora detrás de cada árbol, de cada roca, de cada planta y en el rumor de sus cristalinos ríos y arroyos escuchar otro sonido que el tintineo de monedas, y al que el silencio, la belleza, la armonía de este territorio y la autenticidad del mundo rural parecen irritarle y molestarle.

Carlos López Riesco e Isabel Carrasco firman un acuerdo 'ilegal' de financiación del Morredero. 20 dic. 2010. Diariodeleon.es.

López Riesco e Isabel Carrasco firman un acuerdo de financiación del Morredero. 20 dic. 2010. Diariodeleon.es.

A este ecocida, las múltiples y restrictivas protecciones medioambientales -tanto europeas, como nacionales o autonómicas- parecen incapaces de frenarle. Todos los proyectos diseñados -Morredero y Pajariel- para esa parte del municipio están basados en la destrucción del mejor patrimonio que posee: su riqueza medioambiental y paisajística.

Mientras, pueblos de la zona tan emblemáticos como San Pedro de Montes, carecen de calles dignas de ese nombre y el resto, repletos de ancianos, adolecen de los más mínimos servicios sociales o de asistencia sanitaria. Aldeas casi sin vida que derraman lentamente el paso del tiempo y llevan veinte años con la infundada esperanza de que alguna administración haga algo por ellas.

Tampoco se puede, ni se debe, esperar otra cosa de un alcalde que pasará a la historia de Ponferrada por haber transformado la ciudad en un enorme y engañoso decorado de cartón piedra y laminado plástico, tras el que se esconde la especulación y el enriquecimiento fraudulento de una minoría afín. También lo hará por ser el más eficaz incumplidor de las leyes, el más transparente y eficiente a la hora de vaciar las arcas municipales y dejar las finanzas con una deuda que deberán pagar las futuras generaciones de ponferradinos y especialmente como el que más, ha emponzoñado la vida política del municipio. Otra de las hazañas por las que será recordado es por haber conseguido que, a base de transparencia, las sentencias condenatorias por delitos urbanísticos y de gestión de personal terminen siendo invisibles.

El regidor ponferradino se ha ganado a pulso, hace ya mucho tiempo, que la democracia le baje los humos; más que su ideología, con independencia de compartirse o no, le pierde ese aire de perdonavidas que gasta. Ni siquiera se puede llamar arrogancia, sino simple y llanamente chulería; esa actitud de señorito cortijero rodeado de palmeros le procura esa indiferencia, impostada o no, a la que recurre. López Riesco, por otra parte, quedará como reflejo de un tiempo en que la honradez y el respeto a las leyes no cotizaban en la bolsa del mercado electoral de una ciudad que padecía el cáncer de la ludopatía, ante la indiferencia suicida de unos habitantes idiotizados y encanallados con las baratijas multicolores de una falsa y provinciana modernidad.

Germán Valcárcel. Alcalde pedáneo de San Cristóbal de Valdueza. 25/01/13.

Germán Valcárcel, 'Fito' Vázquez (IU), Jose Luis Lamana y Enrique López Manzano (Ecobierzo). Ponferrada, 10 febrero 2012. Bierzocomarca.eu. Foto: Ricardo L. Témez

Mesa opositora a la macroestación de esquí del Morredero.  Valcárcel, Vázquez, Lamana y López Manzano . Ponferrada, 10 febrero 2012. Bierzocomarca.eu. Foto: Ricardo L. Témez

Nota: en marzo de 2013, Ecologistas en Acción se manifestó también públicamente en contra del proyecto de macroestación, que finalmente quedó ‘congelado’.

Una estación de esquí alpino en El Morredero es ambiental y económicamente insostenible. Ecologistasenaccion.es. Marzo 2013.

El Morredero, despropósito transparente. 25/01/13. Bierzocomarca.eu.

El desaconsejado ‘Plan Especial del Morredero’. 26/01/13. Uecologistaenelbierzo.wordpress.com.

El PSOE critica que se entreguen subvenciones a algo que ‘está fuera de ordenamiento’ en El Morredero. 11/02/12. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s