España acoge dos terceras partes de los experimentos con cultivos transgénicos en Europa

‘Spain is different’. Muchas las veces hemos oído esa frase, elaborada por los norteamericanos para subrayar nuestras grandes peculiaridades, y en especial el toreo y el folclore. El gran escritor Ernest Hemingway así lo consideraba y fue gran amigo de toreros como Miguel Dominguín y Antonio Ordóñez. Por desgracia, con el paso del tiempo esa frase manida, que recogía la admiración de los amigos americanos por nuestro país, fue dando paso a una versión local, en la que el pesimismo se impuso. Hoy, más o menos, viene a significar que somos diferentes, aunque sobre todo para lo peor. Es decir, que nos hemos convertido en campeones, -y disculpen mi negatividad-, en el fracaso escolar, en el consumo de cocaína y en los salarios mínimos miserables. A lo que ahora además, habremos de añadir que también somos el número uno en experimentos con transgénicos.

En algunas ocasiones he mencionado que nuestro país es el que acoge a mayor número de este tipo de peligrosos experimentos. También informé, en su día, de las presiones ejercidas por el embajador americano sobre nuestros representantes en España y la Unión Europea para su mayor implantación. Son informaciones conocidas gracias a las revelaciones de Wikileaks. Lo cierto es que España  acoge el 67% de todos los experimentos realizados en Europa. Y que de ese porcentaje, también dos terceras partes del mismo se desarrollan en la comunidad de Castilla y León. España también ha sido el lugar elegido por la empresa británica Oxitec para sus experimentos y será, si el Gobierno español lo permite, el primer país en todo el mundo donde se liberen las primeras moscas transgénicas.

España se ha convertido en el campo de experimentación de las multinacionales del sector, y durante años nuestros gobiernos han ocultado su localización exacta. Amigos de la Tierra, Access Info Europe, COAG, Plataforma Rural y Red de Semillas acaban de publicar –anteayer lo hicieron- la lista completa de esos campos de experimentación con transgénicos en España. Tras años de negativas, el Gobierno ha cedido ante las demandas públicas y proporcionado la información requerida, facilitando la ubicación exacta de los mismos cuando la mayor parte de los experimentos ya ha finalizado.

Son numerosas las organizaciones vinculadas a la agricultura que consideran que los experimentos al aire libre con cultivos transgénicos presentan elevados riesgos ambientales y sanitarios y las que, por pura lógica, están preocupadas por la continuación de los experimentos en nuestro país y en otros. Una preocupación que se ve justificada por los numerosos casos de contaminación conocidos en todo el mundo, algunos de ellos realmente graves y sobre los cuales –como en el caso americano-  he tenido ocasión de hablar en algún anterior artículo. Por este motivo, no es de extrañar que las organizaciones lleven años solicitando al gobierno una mayor transparencia y rigor en torno a los cultivos transgénicos.

Castilla y León acoge dos terceras partes de los experimentos con transgénicos en España.

Si ceñimos nuestra información a Castilla y León, vemos que la comunidad acoge actualmente cuarenta de los sesenta y dos experimentos solicitados por empresas, de ellos catorce en Palencia, donde precisamente se encuentra el Banco de Semillas de Amayuelas de Abajo.

Carezco de información sobre la publicación que la Junta de CyL haya podido hacer de estos experimentos, y también –visto las dificultades que me he encontrado para encontrar otras- de la paciencia para buscarla ahora. Pero lo que sí sé es que mientras el resto de países europeos publican esos datos en páginas web oficiales, en el nuestro el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente la ha venido ocultándo durante muchos años. Según Victoria Anderica Caffarena, de Access-Info Europe, organización a la que representa en foros en países como Argentina, Brasil, Francia, Hungaría, Tajikistán, Uruguay y Reino Unido, esa “transparencia es imprescindible para que se produzca un debate serio sobre el uso de los transgénicos”. Para Anderica, al proporcionar la información tarde, “el Gobierno español ha incumplido con el Convenio de Aarhus y con la ley de acceso a la información ambiental”,

Según las organizaciones citadas, falta información por parte las Consejerías de Agricultura de las Comunidades Autónomas, pues son las que tienen la competencia de aprobar la realización de campos experimentales en sus territorios. Su gestión se caracteriza, al igual que la del gobierno central, por su opacidad. En este sentido, las organizaciones demandan que, en cumplimiento de la ley, la administración publique directamente esta información.

Publican la localización de los campos experimentales con transgénicos.

El 80% de las solicitudes de experimentación en España han sido realizadas por empresas multinacionales, con Bayer a la cabeza (con dieciséis solicitudes), seguida por Monsanto y KWS, con seis experimentos cada una. “Tanto Bayer como Monsanto tienen un conocido historial de escándalos de contaminación: en 2006 fue el arroz de Bayer que invadió la cadena alimentaria, y este año ha sido el turno de Monsanto, responsable del caso de la contaminación con trigo que puso patas arriba el mercado mundial de trigo el pasado verano”, añade Blanca Ruibal responsable de Agricultura y Almentación de Amigos de la Tierra.

La mayor parte de los experimentos solicitados en 2012 y 2013 por las empresas biotecnológicas han tenido lugar en ubicaciones desconocidas de Castilla y León, muchos de ellos con remolacha transgénica. “El cultivo de la remolacha es muy importante en la región. Los agricultores no queremos experimentos con remolacha transgénica, si se contaminan nuestros cultivos tendríamos serios problemas para comercializar nuestra producción”, afirma Prisciliano Losada, Secretario Técnico de COAG Castilla y León.

En el caso de la remolacha, el riesgo de contaminación es elevado debido a que es una planta cuyo polen alcanza grandes distancias. Y aunque no es una planta autóctona, existen poblaciones asilvestradas de remolacha en muchas zonas.

“Los transgénicos no benefician al campo. Un medio rural vivo solo es posible con una agricultura respetuosa con el medio ambiente, diversa y de pequeña escala. Los transgénicos representan el modelo opuesto, solo benefician a las grandes multinacionales mientras los campesinos y campesinas tienen que abandonar el campo”, denuncia Jerónimo Aguado de Plataforma Rural.

Un ecologista en El Bierzo.

Listado de organizaciones pertenecientes a Plataforma Rural. Plataformarural.org

Listado de los experimentos solicitados en 2012 y 2013 proporcionado por el MAGRAMA. Tierra.org.

Mapa con la localización exacta de las parcelas de experimentación.

El 67% de los experimentos con transgénicos al aire libre de la UE se realizan en España. Tierra.org.

Con la mosca (transgénica) detrás de la oreja: poca información y muchos riesgos. Tierra.org.

Nuevas evidencias científicas llaman la atención sobre la amenaza de los transgénicos para la biodiversidad y los cultivos. Redsemillas.info.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s