22M: las Marchas por la Dignidad muestran su rechazo a la política gubernamental del PP

Estuve en Madrid con las Marchas de la Dignidad y celebro haberlo hecho. Porque, tras la manifestación, impresionante por su magnitud, mientras esperaba el autobús de regreso a casa he vivido escenas que pensé que ya formaban parte de un pasado olvidado. Me estoy refiriendo a la actuación policial en una zona tranquila, en la que no ocurría absolutamente nada, y en la que su presencia masiva parecía más una provocación que otra cosa.

Yo, en todo caso, forzado a esperar allí por la fuerza de las circunstancias, no sentí inseguro con su presencia. En ningún momento, ni a mí ni a mis compañeros, se nos pasó por la cabeza de hacer ninguna acción violencia contra nadie ni contra nada. Aún así, tuvimos que asistir a la detención de varios jóvenes que rechazaban verbalmente la presencia masiva de tantos antidisturbios.

Una mujer que se nos acercó nos explicó sus problemas para pagar la hipoteca de su piso, comprado durante el boom inmobiliario y que ahora devaluado hasta la mitad del préstamo hipotecario que solicitó en su día. También nos señaló a un joven embozado en las cercanías del que dijo era un policía secreta. Personados ante él le exigimos que retirase su camuflaje, a lo que se vio obligado a acceder, dejando al descubierto los ’pinganillos’ por los que se mantiene en contacto con la Policía. Luego, se fue.

No hacía mucho, en el mismo lugar, otros jóvenes con su mismo aspecto, se habían llevado hacia los furgones policiales a otras personas que ocupaban la plaza, tranquilamente, como lo hacíamos nosotros.

Decía que había valido la pena ir a Madrid porque me ha permitido ver con mayor claridad lo que creo está sucediendo. Algunos ya lo están llamando la Tercera Guerra Mundial, la de los ricos contra los pobres, la de los poderosos contra los humildes. Un conflicto que no se resuelve a cañonazos, sino con la eliminación por el hambre y la desesperación de los considerados como innecesarios o molestos. Tengo entendido que, aunque se oculta, las tasas de suicidio se han multiplicado con la crisis de manera alarmante.

Yo no sé contar multitudes de tal magnitud como las de ayer, pero sí se contar las horas. Y en la plaza de Atocha estuvimos una hora esperando nuestro turno antes de poder incorporarnos al grueso de la manifestación. Cuando llegamos a Colón todavía había grupos que no habían podido arrancar a caminar en la plaza de inicio. Y mientras retornábamos a ésta, desde un pequeño altozano, pude ver la imagen impactante de un río apretadísimo de gente que seguía subiendo hacia Colón.

Según la organización de las marchas fueron 3.700 los autobuses fletados para venir a apoyar las ocho columnas que, provenientes de todos los puntos del país, confluyeron ayer en Madrid. Nuestro bus tenía 60 plazas. También hubo algún tren, más las propias marchas que llegaron a pie y las mareas y asambleas madrileñas, de todo tipo, incluidos los bomberos de Madrid que también se incorporaron a la manifestación.

Mientras el Gobierno dice que el país enfila la salida de la crisis, millones de personas seguimos padeciendo penurias de todo tipo por la falta de trabajo, la subida de los impuestos y los recortes en servicios que ahora hay que pagar. Por poner un ejemplo, en dos años me han subido en un 50% la cuota que pago en concepto de seguridad social. Y lo mismo con todo.

Mientras esto ocurre asistimos perplejos a la corrupción millonaria de algunos políticos y a la entrega de miles de millones de euros a los banqueros que, además, han robado a cientos de miles de ahorradores con la estafa de las preferentes, en una orgía de la iniquidad que no tiene parangón con nada conocido antes en este país.

Intentar solucionar los problemas sociales a base de represión no me parece una buena solución. Y aunque la gente es lo último que desea es meterse en revueltas, lo cierto es que de seguir las cosas así, y esa es la impresión que tuve ayer, “Se va a acabar, se va a acabar la paz social”. Uno de los lemas ayer coreados por miles de manifestantes.

Un ecologista en El Bierzo.

Madrid se llena de ‘Dignidad’ y anochece con cargas policiales. 23/03/14. Publico.es.

Gigantesque manifestation à Madrid pour dénoncer « l’urgence sociale». 22/03/14. Lemonde.fr. (en francés).

La prensa extranjera destaca la “gigantesca” manifestación en el centro de Madrid. 22/03/14. 20minutos.es.

22M: la Policía dispara directamente a los manifestantes con pelotas de goma. 23/04/14. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Sin ‘dignidad’ en las portadas de los periódicos de papel. 23/04/14. Publico.es.

Anuncios

Una respuesta a “22M: las Marchas por la Dignidad muestran su rechazo a la política gubernamental del PP

  1. Pingback: Protesta en Ponferrada contra la detención de los diecinueve activistas antidesahucio de Moratalaz | Un ecologista en El Bierzo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s