Chile y Argentina declaran la guerra al castor americano

Castor canadensis. Wikipedia.org. Foto: Laszlo Ilyes.

Castor canadensis. Wikipedia.org. Foto: Laszlo Ilyes.

El amigo Gustavo Carrasquel, acaba de publicar en la agencia ANCA24 un interesante artículo en el que hace un repaso de la situación del castor americano (Castor canadensis) en el cono austral sudamericano y los esfuerzos realizados por las administraciones chilena y argentina para erradicar esta especie invasora.

Sin duda la supresión de las especies alóctonas es, casi siempre, de una gran relevancia, ya que éstas logran introducir modificaciones de gran alcance en los hábitats autóctonos. Para que nos hagamos una idea de la importancia del problema que representan sólo diré que, actualmente, se las considera como la segunda causa de pérdida de biodiversidad a nivel mundial.

Un castor derribando un árbol. Anca24latam.wordpress.com.

Un castor derribando un árbol. Anca24latam.wordpress.

Introducidas por diferentes razones en ecosistemas no preparados para soportarlas las consecuencias de su introducción resultan a veces desastrosas: devastación de bosques, extinción de especies nativas, alerta roja para la agricultura y ganadería local y pérdida de recursos naturales. Algo así es lo que está sucediendo con el castor americano, admirado como gran ingeniero biológico que es debido a la modificación de ecosistemas que produce, pero que amenaza con invadir todos los ríos y lagos de la Patagonia.

El Castor canadensis se encuentra ampliamente distribuido en Norteamérica, desde los bosques de Alaska y Canadá hasta el norte de México, pero además ha sido introducido en países como Chile, Argentina, Finlandia y Rusia, donde también es posible situarlo en zonas próximas a lagos, lagunas y arroyos con acceso a recursos de construcción y alimento.

Entendimiento chileno-argentino para la erradicación de los castores.

Dique construido por los castores. Anca24latam.wordpress.com.

Dique construido por los castores. Anca24latam.wordpress.

En la reserva Huilo Huilo, en el sur chileno, se reunieron recientemente, en el primer Encuentro Nacional de Especies Invasoras en las Áreas Protegidas, algunas decenas de expertos. Según Adrian Schiavini, especialista en un centro regional de investigación, Chile y Argentina quieren erradicar por completo de su territorio la presencia de este animal.

Hasta hace unas décadas no había castores en la Patagonia, pero en 1946 la Marina Argentina, durante el gobierno de Juan Domingo Perón, introdujo veinte o veinticinco parejas de estas criaturas en el Lago Fagnano, en el lado argentino de la Isla Grande de Tierra del Fuego, con la esperanza de crear una industria peletera internacional. El gobierno argentino prohibió entonces su caza durante treinta y cinco años, a fin de que proliferaran, pero lo hicieron tan bien que se extendieron a las islas más importantes situadas al sur del estrecho de Magallanes, e incluso a la península chilena de Brunswick, ocupando unos 27.000 kilómetros de cursos de agua y una superficie total de aproximadamente 70.000 km2.

El lago Fagnano Hualo, donde fueron introducidos los primeros castores. Wikipedia.org. Foto: Diego Alarcón.

El lago Fagnano Hualo, donde fueron introducidos los primeros castores. Wikipedia.org. Foto: Diego Alarcón.

Hoy se cree que son más de cien mil (algunos dicen que 200.000), una plaga que ha alterado seriamente los ecosistemas fueguinos, causando incalculables pérdidas sociales, económicas y biológicas. Es por esta razón que, con el apoyo de la ONG Wildlife Conservation Society, ya a partir del año 2001 Argentina y Chile acordaron iniciar una estrategia conjunta, firmada en 2006, y un tratado (2007) para restaurar los ecosistemas de la Patagonia austral.

En América del Norte y Europa, los castores viven en equilibrio en su hábitat natural, pero los castores argentinos sin depredadores naturales, como osos o lobos, se han reproducido sin control. Pero en la Patagonia los bosques nativos han demostrado ser particularmente vulnerables, ya que los árboles no logran regenerarse con una rapidez suficiente para oponerse a ritmo destructivo de los castores. A diferencia de los de América del Norte, como el álamo, el abedul y el sauce, ninguna de las especies de árboles endémicos de la región logra crecer lo suficientemente rápido.

Bosque ribereño de Nothofagus spp. destruido por los castores. 2008. Aambiente.gov.ar.

Bosque ribereño de Nothofagus spp. destruido por los castores. 2008. Aambiente.gov.ar.

Por otro lado, con los árboles roídos los castores construyen grandes diques, de hasta tres metros de altura, que modifican los cursos de agua. Según Christopher Anderson, investigador del Centro Austral de Investigaciones Científicas (CADIC), en la actualidad la mitad de los bosques de ribera en Tierra del Fuego se encuentran dañados por los roedores. “Los castores, son responsables de la mayor transformación de los bosques patagónicos desde la última edad de hielo. Han rediseñado el ecosistema aún más que los seres humanos”, ha declarado. Y entre otros efectos negativos ha destacado que los estanques construidos alteran gravemente el ciclo del carbono de las cuencas al retener la materia orgánica.

Las autoridades de Argentina y Chile han autorizado la caza de estos animales, pero estos esfuerzos no han logrado detener al gran roedor. Como tampoco lo han conseguido las trampas de acero que utiliza la administración ni las recompensas ofrecidas a particulares.

Dique construido por los castores. 2008. Ambiente.gov.ar.

Dique construido por los castores. 2008. Ambiente.gov.ar.

En Internet he encontrado un interesante informe sobre todo esto, firmado en Buenos Aires en el año 2008 y preparado por Fundación InnovaT en cumplimiento del contrato celebrado con la Secretaría de Desarrollo Sustentable y Ambiente de la Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur de la Argentina.

A destacar también la existencia de un documental sobre esta “invasión” basado en la firma sin precedentes de un tratado binacional de cooperación entre Argentina y Chile para la erradicación de esta plaga devastadora.

Mapa de la zona afectada. Wikipedia.org.

Mapa de situación la zona afectada. Wikipedia.org.

Un ecologista en El Bierzo.

Por casi 70 años especie invasora ha amenazado la biodiversidad de la Patagonia. 15/01/15. Anca24latam.wordpress.com.

Castores. La invasión del filn del mundo. Castoreslainvasion.com.ar.

Zonas de actuación contra los castores en el cono sur americano. 2008. Ambiente.gov.ar.

Zonas de actuación de los castores. 2008. Ambiente.gov.ar.

Estudio de factibilidad de erradicar el castor americano (Castor canadensis) en la Patagonia. Marzo 2008. Ambiente.gov.ar. Pdf.

Castores: un grave problema ecológico en Tierra del Fuego. 03/10/12. Elchileno.cl.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s