El abatimiento del león ‘Cecil’ en Zimbabue se vuelve un revulsivo contra la caza de animales salvajes

'Cecil', el león abatido, Agosto 2015. Change.org.

‘Cecil’, el león abatido, Agosto 2015. Change.org.

La muerte del león ‘Cecil’ en Zimbabue, por Walter James Palmer, un dentista millonario, ha levantado una fuerte polémica que, en los primeros días del mes de agosto, ha ocupado nasivamente las portadas de los periódicos de medio mundo. Incluso nuestra televisión se hizo eco de la noticia, como pude comprobar yo mismo mientras me tomaba una refrescante bebida en un bar de A Rúa (Galicia), y las redes sociales se han visto invadidas por las protestas de los conservacionistas. Además, también me ha llegado información sobre un par de ciberacciones, tanto en Avaaz.org como en Change .org, relacionadas con el tema, que llevan recogidas cientos de miles de firmas.

El revuelo que se ha montado ha sido de tal magnitud que hasta el dentista en cuestión, un gran aficionado a los trofeos de caza de animales salvajes y al que gusta coleccionar las fotografías de sus “hazañas”, ha considerado más prudente desparecer durante algún tiempo, encontrándose en paradero desconocido en estos momentos, por aquello del mal vale prevenir que curar.

Por el momento, el Gobierno de Zimbabue, ya ha solicitado formalmente a Estados Unidos, el pasado 31 de julio, la extradición de Palmer por la caza de Cecil y el Ejecutivo estadounidense tendrá que pronunciarse al respecto. Mientras tanto,  el estadounidense acusado ha afirmado que actuó convencido de que la cacería en la que participó era legal. Una opinión que no comparte Cheryl Cemser, la promotora de una de las ciberacciones anteriormente citadas, que exige justicia para el icónico león de trece años y atribuye un pasado de cazador furtivo al dentista.

Los cachorros de 'Cecil' están fuera de peligro tras ser adoptados por el 'Jericho', el hermano del león abatido. 6 agosto 2015.  Excelsior.com.mx. Ap.

Los cachorros de ‘Cecil’ están fuera de peligro tras ser adoptados por el el hermano del león abatido. 6 agosto 2015. Excelsior.com.mx. Ap.

En su petición, Samper exige que el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos (USFWS por sus siglas en inglés) incluya al león africano en la Ley de Especies en Peligro de Extinción para prevenir importaciones de trofeos animales, y que investigue las violaciones a la Ley Lacey (Lacey Act, una ley publicada desde 1900 en los Estados Unidos, que prohíbe el tráfico ilegal de vida silvestre).

En España, el conocimiento de este tipo de caza deportiva se vio ampliamente difundido, y popularmente rechazado, a raíz de un accidente sufrido por el entonces rey de los españoles, Juan Carlos I, cuando cazaba elefantes en Botsuana y la difusión de una fotografía suya, al lado de un cazador profesional, ante de un gran paquidermo abatido. Pero, según publicó Avaaz recientemente, España continúa siendo el segundo importador mundial de cabezas de león.

Hace muy pocos días, casualmente, escribí un artículo sobre Zimbabue, país donde ocurrió la muerte del león, aunque por otros motivos bien diferentes. Y confieso que, al comentar sobre el otrora libertador nacional y hoy enorme dictador, Robert Mugabe, no pensé en considerar los enormes ingresos que para este país surafricano representan los permisos de la caza practicada en sus reservas de animales salvajes. Un negocio tan enorme que, una vez localizada la información, me ha dejado boquiabierto ante su magnitud. También, de paso, me ha servido para entrever la gran injusticia que significa que mientras en Zimbabue unos pocos se benefician de esos extraordinarios ingresos miles de niños zimbabuenses mueren de hambre.

El caso es que el abatimiento del león más famoso de Zimbabue, valorado en 50.000 dólares, se ha visto seguido de una fuerte discusión sobre la legalidad o ilegalidad del mismo, y se está comportando como un boomerang contra esta actividad tan lucrativa para tantos gobiernos africanos, al situar ante los ojos del mundo el oscuro mundo de la caza de la fauna salvaje.

Por otra parte, el hecho que el león ‘Cecil’ dejara una importante descendencia en gran peligro de muerte (debido a las costumbres propias de los leones, que acaban con aquellas crías que no son suyas para que la leona madre vuelva a estar en celo y poder así aparearse con ella), ha multiplicado el impacto del asesinato del veterano felino. Por suerte, el hermano del difunto, ‘Jericho’, ha venido a convertirse en el nuevo protector de la camada, asegurando momentáneamente su futuro. Brent Staplekamp, quien trabaja para el Proyecto de Investigación de Leones Hwange y la última persona en estudiar a Cecil en noviembre pasado, confirmó a NBC News que los cachorros se encuentran bien y fuera de peligro.

El gran negocio de la caza legal de la fauna salvaje.

Avaaz exige mayor protección para los grandes felinos. Agosto 2015. Avaaz.org.

Avaaz exige mayor protección para los grandes felinos. Agosto 2015. Avaaz.org.

Puede decirse que la caza mayor en Zimbabue es una práctica que tiene sus orígenes en el siglo XIX, coincidiendo con la llegada de los primeros colonos europeos a África. Desde entonces, los cazadores profesionales no han dejado de llegar a este país desde todo el mundo, organizados en costosas expediciones cuya la finalidad es conseguir trofeos de caza espectaculares que se puedan exhibir posteriormente ante las amistades.

Hoy, según he podido leer, la compañía estadounidense Georgia Safaris: ofrece una cacería de catorce días, cuyo único objetivo es encontrar y abatir a un leopardo, por unos 23.000 euros. Pero, atención, este precio no incluye las tasas de abate (cantidad que se paga cuando se hiere o se mata al animal designado), ni tampoco los impuestos establecidos por el Gobierno zimbabuense, ni los costes de preparar y embalar la presa para llevarla de vuelta al país de donde es originario el cazador. Lo que, evidentemente, hace subir considerablemente el montante final de la expedición. Son estos precios elevados, especialmente si se atiende a que la caza del leopardo en la vecina Sudáfrica asciende a sólo 410 euros, más otros 13.700 de la tasa de abate, en la oferta de una operadora local, la African Sky Hunting.

Sin embargo, la caza legal de animales salvajes no es un entretenimiento trata reservado únicamente para extranjeros, sino que se trata, por lo visto, de un pasatiempo bastante corriente en esos países. Así, en Zimbabue, la clase alta y con buenas conexiones también suele participar en cacerías (como sucede en España también), que pueden incluir las realizadas con arco y flecha, como la que acabó con Cecil. Así, en la reserva de Save Valley, un recinto privado situado al sureste de Zimbabue, el abatimiento de un impala, un tipo de antílope pequeño considerado caza de llanura que se puede matar sin restricciones, puede costar unos 135 euros.

Las autoridades de los países surafricanos establecen cada año cuotas y tasas para cada tipo de animal, que se calculan en base a la población existente, en un intento de controlar la caza y, al mismo tiempo, sacar un rendimiento económico a la abundante fauna salvaje. En este sentido no se diferencian mayormente de nosotros, pues en la comarca del Bierzo (León), y creo que muchos otros rincones de nuestro país, es una práctica habitual y establecida con cuyos ingresos cuentan en su presupuesto municipal los pueblos de montaña.

Pintada en la puerta del garaje del dentista Walter Palmer, en Florida. Agosto 2015.

Pintada en la puerta del garaje del dentista Walter Palmer, en Florida. Agosto 2015.

La mayoría de los países del África meridional permiten la caza deportiva, con la única excepción de Botsuana, que decidió prohibirla hace unos días, aunque Zimbabue ha puesto en marcha restricciones muy duras para la caza de leones, leopardos o elefantes fuera de los parques naturales. De hecho, el director general de la Autoridad de los Parques y Vida Salvaje de Zimbabue, Edison Chidziya, declaró hace unos días que este año sólo permitirán cazar setenta leones de una población global de dos mil. En 2013, el parque nacional de Hwange, donde solía vivir Cecil, tenía censados ciento doce leones.

El año pasado, Zimbabue ingresó alrededor de 63 millones de euros ( sí, 63 millones de euros) gracias a la caza deportiva, según cifras oficiales, mientras que este año se espera que en esta temporada la recaudación ascienda a 68,4 millones, aunque se cree que la reciente prohibición de importar marfil a Estados Unidos afecte al volumen de negocio.

Theo Bronkhorst, el cazador profesional que ayudó a Walter Palmer a cazar a Cecil, ha recibido numerosas críticas por su comportamiento, ya que todo apunta a que atrajo al animal fuera de los dominios del parque para que, técnicamente, no fuera ilegal abatirlo.

Por el momento, tras las fuertes campañas contra la caza de animales salvajes, tres aerolíneas de Estados Unidos, American Airlines, Delta Airlines United Airlines, pero también  Air Canada y Air Europa, han aprobado negarse a fletar en sus aviones cuerpos de leones, leopardos, elefantes, rinocerontes o búfalos matados por cazadores en la sabana africana. Air Canada, sin embargo, ha asegurado que esta prohibición no afectará a los osos polares y osos grizzly, dos especies demandadas por los cazadores canadienses.

Un ecologista en El Bierzo.

Europa y EE.UU — Salvad los leones africanos. Agosto 2015. Avaaz.org.

Justicia por Cecil, el icónico león asesinado por cazadores de trofeos en Zimbabwe. Agosto 2015. Change.org.

‘Cecil’ dispara al cazador. 06/08/15. Eldiariodeleon.es.

Air Canada se suma a las tres aerolíneas que prohíben transportar trofeos de caza. 04/08/15.20minutos.es.

Cachorros de león Cecil son adoptados por su hermano, Jericho. 06/08/15. Excelsior.com.mx.

Vandalizan una casa del dentista que mató al león Cecil. 05/08/15. Excelsior.com.mx.

Personas indignadas vandalizan la casa de Walter Palmer, asesino del león Cecil/ Vianey Esquinca. Youtube.com. Excelsior TV.

Anuncios

Una respuesta a “El abatimiento del león ‘Cecil’ en Zimbabue se vuelve un revulsivo contra la caza de animales salvajes

  1. Me parece que todo lo que se ha montado en rechazo al asesinato del león pronto será olvidado y ese señor volverá a arrancar dientes y vidas animales.

    En principio bueno será el escarnio, pero la sanción que pueden meterle será de risa. Al granjero que le ayudó en su finca y donde atrajeron al león le citaron en el juzgado y le impusieron 200 euros de fianza, una cifra verdaderamente ridícula.

    Cosas como estas o peores pasan cada día en las reservas o fuera de ellas, hay 55.000 cazadores registrados donde lo estaba este individuo, cosa que me hace temer asesinatos de animales a lo bestia.

    Tal y como tu comentas el dinero de las cacerías va a bolsillos y personajes que se aprovechan de ello mientras la gente continua igual de pobre y muriendo de hambre. Y muy sospechosa me parece la persona de Johnny Rodrígues, el presidente de la Fuerza de Intervención para la Preservación de Zimbabue por esto que comenta él y por lo que opino yo…

    Las autoridades medioambientales de Zimbabue han informado este sábado de que Jericó, el hermano del león Cecil, muerto de un disparo por un dentista estadounidense en un acto que ha causado consternación en las redes sociales, ha sido también abatido por cazadores ilegales mientras protegía a los cachorros de su allegado.

    “Con gran tristeza y lamento, informamos de que Jericó falleció a las 16.00 de esta tarde”, ha hecho saber el presidente de la Fuerza de Intervención para la Preservación de Zimbabue, Johnny Rodrígues, según un comunicado recogido por el ‘Daily Mail’.

    No obstante, Brent Stapelkamp, investigador del parque Hwange, contradice esta versión y asegura que el GPS del animal muestra que sigue vivo y en buen estado.

    Tras la muerte de Cecil a manos del dentista Walter Palmer, los expertos se mostraban preocupados ante la posibilidad de que Jericó no pudiera proteger solo su territorio. Según Rodrígues, Jericó, se había convertido en la última línea de defensa para proteger a los cachorros.

    Bueno este Johnny Rodrígues es un inútil de cabo a rabo, y me explico. Primero dice que el asesino de Cecil es español, y añade ahora que el león hermano ha sido también asesinado por un cazador furtivo, cosa que por otro lado se desmiente por los movimientos del gps.

    Yo me pregunto: ¿quería este tío despistar a alguien, con lo de español? ¿Dar pistas falsas? ¿Cuando vieron durante 2 días que Cecil habia salido de la reserva nadie fué a verificarlo? ¿Nadie siguió el tema? ¿Para que cobra esta gente?

    ¿No se podían coger las crías de Cecil y protegerlas de otro león intruso si esto hubiera pasado? ¿Se habrían dejado matar por un nuevo león macho?

    ¿Y ahora creen que el hermano de Cecil ha sido también asesinado y nadie se presenta para verificarlo?, ¿Ha ido alguien a la reserva en persona encargado de vigilar a los leones o de protegerlos?

    Demasiadas preguntas, creo que aquí hay muchos más culpables que el asesino Palmer y sus dos cómplices. Este Johnny Rodrígues solo puede ser bueno para cobrar comisiones y preparar cacerías en la sombra me temo. Deberían echarlo, porque no sirve para nada, es un facineroso o un verdadero inútil.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s