Ecologistas en Acción pide que se intensifiquen los esfuerzos contra el cambio climático

Las fábricas recibieron una asignación gratuita de CO2. Elpais.com. Foto: Alejandro Ruesga.

Las fábricas recibieron una asignación gratuita de CO2. Elpais.com. Foto: Alejandro Ruesga.

Tras las declaraciones efectuadas en el Senado por la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, y el senador socialista Miguel Fidalgo, el pasado 1 de septiembre, Ecologistas en Acción ha remitido a los medios un comunicado en el que subraya que, a lo largo de los últimos años los sucesivos Gobiernos que hemos tenido han promocionando un modelo económico basado en el derroche, muy alejado del compromiso asumido en Kioto para la reducción de los gases de efecto invernadero.

Para la organización ecologista, “a pesar del acuerdo de aumentar no más del 15% de emisiones sobre el año 1990 pactado en el Protocolo de Kioto, alcanzamos el triste récord del 53% de incremento de las emisiones”.

Es cierto que ese 53% hace referencia al 2004, pero incluso así no es menos verdad que seguimos haciéndolo fatal. De este modo,  nos situamos actualmente en un 15% por encima de lo que nos correspondería. Un dato muy negativo que contrasta enormemente con los resultados logrados por la mayor parte de los estados miembros de  la Unión Europea (UE).

Gráfico. Emisiones de CO2 2008-12. 2013. Elpais.com.

Gráfico. Emisiones de CO2 2008-12. 2013. Elpais.com.

Por ejemplo, un estudio de la Agencia Europa de Medio Ambiente (AEMA), publicado en 2014 y referido al periodo 2012 – 2013, señala que las emisiones de gases de efecto invernadero descendieron, de media, en casi un 2 % en la eurozona. Es más, según el análisis que la AEMA ha realizado sobre las previsiones de cada estado miembro, se espera que de aquí a 2020 se reduzcan estas emisiones de gases al menos en un 21 %, en comparación con los niveles de 1990 (superando así su objetivo del 20 %).

Buenos planes, que probablemente se cumplirán, y que nos invitan a reflexionar sobre lo que estamos haciendo mal aquí. Pero los técnicos europeos saben que necesitamos ir aún más lejos si queremos poner freno al calentamiento global y  es por esto que, en octubre de 2014, acordaron ampliar esos objetivos a a reducir para el 2030 al menos en un 40 % las emisiones de gases de efecto invernadero con respecto a los niveles de 1990. En este plan, las energías renovables representarían al menos el 27 % del gasto final de energía y se espera poder rebajar en otro tanto, como mínimo, el consumo energético.

Así mismo, en un informe publicado el año pasado, la EEMA alertó sobre la brecha existente entre lo que España tendría que haber reducido sus emisiones y las emisiones reales, considerándola comparativamente muy grande. Cierto es que nuestro país no es el único en esta situación, ya que Italia, Dinamarca y Austria también tienen que recurrir a la compra de derechos para cumplir con su parte del protocolo. Sin embargo, eso no es una buena disculpa, ya que el coste del incumplimiento del Estado español es enorme. Baste con decir que sólo entre los años 2008 y 2012 hemos  pagado más de 800 millones de euros en la compra de derechos de emisión (770 durante el gobierno socialista y 42 más en época del Partido Popular). Está claro que estamos situados frente a un auténtico despilfarro económico y que debieramos tomar medidas para atajarlo.

Para Ecologistas en Acción el desfase español con respecto a Europa se habría visto acentuado “por el enorme freno a las energías renovables con medidas como la eliminación de ayudas a las energías renovables, el real decreto contra el autoconsumo, el apoyo al fracking y a la quema de carbón nacional”.

Matar moscas a cañonazos.

La ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina. 2014. Eldiario.es.

La ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina. 2014. Eldiario.es.

El pasado noviembre la ministra anunció dos nuevos planes para reducir las emisiones de CO2, el PIMA Aire 4, dotado con 10 millones de euros para la adquisición de vehículos comerciales; y el PIMA Transporte, con un presupuesto de casi cinco millones de euros para renovar una flota de cerca de 2.000 camiones y autobuses, alegando que se hace necesario buscar soluciones para contar con vehículos más eficientes.

La medida de Tejerina desarrolla el Plan de Impulso al Medio Ambiente Aire (PIMA Aire), englobado en el Plan Nacional de Calidad del Aire y Protección de la Atmósfera 2013-2016 (Plan AIRE), y dirigido a estimular el uso de vehículos menos contaminantes.

La ministra hizo este anuncio en la clausura del Foro de Movilidad Sostenible, organizado por el diario ‘Abc’, y para “impulsar un modelo más eficiente, competitivo, respetuoso con el medio ambiente y saludable”. Pero en la noticia no aparece ni una línea dedicada al fomento del transporte más menos contaminante de todos: la bicicleta. La contaminación atmosférica procedente del transporte realizado por vehículos alimentados por combustibles fósiles supera en cantidad a cualquier otra, incluida la industrial. Y si la ministra quiere de verdad conseguir que nuestras ciudades “sean cada vez más habitables y más saludables ” quizás debería pensar, como medida más eficaz, sencilla y barata, en su promoción.

Un ecologista en El Bierzo.

Ante las declaraciones de la ministra Tejerina sobre cambio climático, por Ecologistas en Acción.

Logo. Ecologistas en Acción.

Logo. Ecologistas en Acción.

“Los distintos Ejecutivos no han mostrado interés real alguno en desarrollar un modelo productivo con un bajo consumo de fuentes fósiles y de recursos, limitándose en muchas ocasiones a una simple incorporación de la legislación europea.

En palabras del propio exministro de Medio Ambiente Arias Cañete “Es verdad que tanto el Gobierno socialista anterior, como el actual, han utilizado la compra de derechos de emisión para cumplir con Kioto en lugar de hacer políticas internas.”

De hecho, a pesar del acuerdo de aumentar no más del 15% de emisiones sobre el año 1990 pactado en el Protocolo de Kioto, alcanzamos el triste récord del 53% de incremento de las emisiones. Solamente los efectos de la crisis económica -y no de unas buenas políticas de reducción- consiguieron descender esta cifra hasta el 22,4% en 2012, cuando hubo que recurrir para cumplir los acuerdos a la compra de emisiones por un valor superior a 800 millones de euros a países del este que nunca llegaron a usar sus cupos de emisión debido al desmoronamiento de la industria comunista.

Una política de lucha contra el cambio climático debería basarse en el desarrollo de las energías renovables y no, como ocurre en nuestro Estado, en un incremento de las emisiones debido al aumento de la demanda y la quema de carbón y gas natural, la construcción de grandes infraestructuras de transporte y un modelo basado en la construcción. A lo que hay que sumar el enorme freno a las energías renovables de este gobierno con medidas como la eliminación de ayudas a las energías renovables, el real decreto contra el autoconsumo, el apoyo al fracking y a la quema de carbón nacional. Esta parece ser la auténtica “hoja de ruta” de los Gobiernos hasta la fecha, muy lejos de estar a la altura del gran reto del siglo XXI que es el cambio climático.

Es difícil entender cuál es el significado de esa “política efectiva y presente” a la que se refiere la ministra sobre los presupuestos generales del año que viene, ya que si bien la Secretaría de Estado de Medio Ambiente aumentará su presupuesto en 26 millones de euros, estos se quedan pequeños frente a los 33,2 millones que ha recibido el carbón nacional durante el pasado año.

Ecologistas en Acción insta a los representantes del Estado español a publicar la posición que su equipo negociador defenderá en la cumbre del clima de París del próximo diciembre y a que sea lo suficientemente ambiciosa como para limitar el calentamiento global a 1,5ºC. Urge un fuerte compromiso que garantice un punto de inflexión en las políticas contra el cambio climático, con un horizonte de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero a prácticamente cero en 2050, y no en 2100, como manifestó Arias Cañete contraviniendo las recomendaciones realizadas por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) .

Todo esto nos situaría en el punto de partida para evitar el colapso ambiental al que nos dirigimos de seguir con nuestro actual modo de producción y consumo”.

Eólicas en el mar. Consilium.europa.

Eólicas en el mar. Consilium.europa.

España, entre los países que más pagan por cumplir Kioto. 03/11/13. Elpais.com.

Europa cumple la reducción de emisiones del protocolo de Kioto. 03/06/14. Elpais.com.

Gracias a sus políticas, la Unión Europea está en vías de alcanzar los objetivos que se marcó para 2020 en materia de clima y energía pero se necesitan más esfuerzos de cara a 2030. 28/10/14. Europa.eu/es.

2030 Climate ad Energy Policy Framework. 23/10/14. Consilium.europa.eu (en inglés). Pdf.

García Tejerina anuncia la inminente aprobación de dos nuevos Planes de Impulso al Medio Ambiente (PIMA Aire y PIMA Transporte) dotados con cerca de 15 millones de euros. 13/11/14. Magrama.gob.es.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s