Cuando vivir en Cataluña ya no valdría la pena

El nacionalismo está acabando con la convivencia social en Cataluña. Joanferran.blogspot.com.es.

El nacionalismo está acabando con la convivencia social en Cataluña. Joan-ferran.blogspot.com.es.

Joan Ferran nació en Barcelona en 1951. Es licenciado en Filosofía y Letras y diplomado en Historia Contemporánea por la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha trabajado en el sector de la enseñanza y ocupado cargos de dirección técnica en el ayuntamiento de Barcelona a lado de Antoni Santiburcio. Fue diputado del Partido Socialista de Cataluña (PSC) en el Parlamento de Cataluña y miembro de su Ejecutiva Nacional (2000-2011), así como ex primer secretario de ese partido en Barcelona. Es autor, entre otros de los libros, de “Els pamflets d’en Ferran”, “Entre Tiempos”, “Murmullos de apatrida” , “Maleïda crosta”,  “El quadrienni dels bàrbars”, “Destapando a Duran” y “Esperando a Noé entre el Diluvio y la Independencia”, además de colaborar como articulista en diferentes diarios y medios de comunicación.

He elegido el último artículo de este político publicado en su blog porque retrata, en justa medida, el sentimiento que siento en mi relación con Cataluña, esta región de España en la que residí entre los años 1975 y 2008. Es decir, durante treinta y tres años.

Estuve casado con una catalana y tengo dos hijos catalanes, que viven en Cataluña. Quiero tanto esa tierra que me gustaría volver a ella algún día, para residir allí durante el resto de mis días. Allí llegué para luchar contra la dictadura franquista en 1975, y he sido testigo privilegiado -y víctima también- del incremento del nacionalismo y de la represión contra aquellos que nos se manifestaban con entusiasmo en su quehacer diario a favor del mismo. También de sus mentiras y sucias maniobras para reactivar un sentimiento legítimo pero que cuando yo llegué estaba alejado del sectarismo que lo domina actualmente y que yo rechazo con firmeza.

Hoy, día 11 de septiembre, se celebra la Diada de Cataluña, una conmemoración que en su día fue la de todos los catalanes, y que fue la mía también mientras se trataba de luchar contra la dictadura. Hoy, cuarenta años después, España es una democracia consolidada, mejor o peor gobernada, pero aceptada como tal por la mayoría de los españoles. Por desgracia, algunos políticos corruptos vieron en la independencia de Cataluña una forma de lograr que sus latrocinios pudieran continuar sin tener que rendir cuentas de ellos. Y para conseguirlo no dudaron en romper las reglas de una convivencia que regían el país desde hacía muchos años. Otros, con indudable buena fe, se creyeron su discurso. Y el resto de los catalanes, charnegos o no, contribuyeron con su silencio a perpetuar la situación. Hoy, como dice bien Joan Ferran, de seguir las cosas así, podría ocurrir que “vivir aquí (en Cataluña) quizás no valga la pena”.

Un ecologista en El Bierzo.

Joan Ferran

Joan Ferran

Tras el 27S… qué?, por Joan Ferran.

¿Otra encuesta? Hasta el mismo día de las elecciones la batalla entre sondeos está garantizada, las susceptibilidades a flor de piel, las réplicas y contra réplicas entre los candidatos en liza también. No lo duden; la tensión irá en aumento y las palabras cada vez más cargadas de bilis, plomo y veneno. Nos dirán que esto suele ocurrir, que es lo habitual en toda contienda electoral, que no hay por qué preocuparse, que las aguas con el paso de los meses suelen volver a su cauce…

Pues bien en esta ocasión permítanme que discrepe al respecto. Hace ya un cierto tiempo que en Cataluña esas aguas se han salido de madre anegándolo absolutamente todo. Un buen día Artur Mas, y sus colegas, decidieron abrir compuertas sin ponderar el nivel que alcanzaría la avenida ni el cieno que arrastraría. Digámoslo claro. Cataluña hoy vive más estresada y confrontada que nunca desde la restauración de la democracia. Algunos bajo la apariencia de practicar una actitud tolerante y pacífica esconden, en realidad, un trágala injusto y despiadado. Quien discrepa es un traidor, quien no sigue la corriente un extranjero en potencia. Los que han jugado a mover multitudes -alimentando emociones con intereses mezquinos- sin reparar en lo que se agrieta y rompe, no merecen la confianza del ciudadano. No la merecen porque son conscientes, desde el primer instante, de que su huida hacia adelante era y es un engaño. La sociedad catalana está perdiendo, a marchas forzadas, aquel glamur que la hacía modelo de unidad civil y ejemplo de cohesión y tolerancia.

El 27S pasará, y más allá del resultado electoral, entidades, partidos , políticos y gente con sentido común van a tener ante sí la ingente tarea de recomponer lo averiado, de restañar heridas para dibujar de nuevo los parámetros de la convivencia.

De no ser así las cosas, amigos lectores, vivir aquí quizás no valga la pena.

Tras el 27S… ¿qué? 06/09/15. Joan-ferran.blogspot.com.es.

Joan Ferran: ‘Hoy, hablar del CAC es hablar de un filtro censor y sectario’. 19/04/14. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s