Archivo mensual: agosto 2017

El desmantelamiento de la sanidad pública

Se vende sanidad. Ponferrada, 13 julio 2017. Foto: Enrique López Manzano.

Al titular podría haberle añadido en El Bierzo, pero seguramente mentiría, me quedaría demasiado corto, porque estamos ante un fenómeno  global que afecta a todo el Estado, a todas las comunidades autónomas del país, aunque en lo que respecta a nuestra comarca esté cogiendo tintes especialmente dramáticos y virulentos, como si hubieran decidido utilizar a ésta como cochinillo de indias para los experimentos gubernamentales de desmantelamiento de la sanidad pública y su privatización. Una sanidad de la que antaño, no hace tantas décadas, los españoles estuvimos orgullosos porque satisfacía nuestras expectativas de seguridad y bienestar. 

Lo más terrible de este vil experimento es que se está llevando a cabo con total conocimiento del mismo por parte de quienes lo intentan imponer a la mayoría silenciosa, a esa ciudadanía anestesiada que, quizás como respuesta al trauma de la crisis que tanto afecta a muchos, no acierta a reaccionar, a unirse en la defensa de uno de sus bienes más preciados, de uno de los pilares básicos de las sociedades contemporáneas: la salud.

Vigésimo primer día del encierro protagonizado por Usp Bierzo-Laciana. Ponferrada, 13 julio 2017. Facebook: Usp Bierzo-Laciana.

Las largas esperas en la consulta médica general, o la insoportable longitud de las  listas de espera para acceder a un especialista médico, se han convertido en moneda corriente, ya casi banal, cuando no lo son. Tenemos derecho a una sanidad de calidad, que antes del real decreto de Ley del año 2012 era universal, sin  que por serlo hundiera la economía del país. Nos han vendido el mantra de que no hay dinero, cuando lo que sucede es que sobran los ladrones y chorizos. En cuanto a los recortes, son la excusa que se nos vende para justificar esa pérdida constante de calidad de la sanidad pública, la excusa perfecta para su privatización.

Con la salud no se juega. Y tampoco debería hacerse negocio con ella. Porque se hace negocio con la salud, con las donaciones de sangre voluntarias, no ya con la sangre en sí misma, lo que está prohibido, pero sí con su extracción y conservación; se están infrautilizando casi todos los hospitales, obligándolos a trabajar a medio rendimiento, cuando con un aprovechamiento más extenso de esas instalaciones ciertamente se podrían reducir las listas de espera de manera considerable sin necesidad de recurrir a la empresa privada; se imponen las Unidades de Gestión Clínica como solución para rebajar el coste de la sanidad; se privatizan los comedores hospitalarios y sus servicios de mantenimiento; se cierran camas en los hospitales, a veces de manera descarada y en otras ocasiones de forma encubierta… Después, estas las carencias en las atenciones médicas, que ellos mismos provocan, son las que sirven para justificar la necesidad de su privatización, dejando a cargo de la sanidad pública los casos más costosos, mientras se deriva hacia lo privado aquellos que aportan un mayor beneficio económico a quienes los explotan.

Es inaceptable que los responsables hospitalarios, o los médicos, como está sucediendo, puedan cobrar primas relacionadas con el menor gasto por paciente que puedan ocasionar al servicio público. Las personas necesitan ser atendidas según sus necesidades reales y no en función de criterios economicistas. A este paso acabaremos con una sanidad limitada a quienes puedan pagársela de su bolsillo, como sucede por ejemplo en Estados Unidos, donde a la entrada de los hospitales desatienden a aquellos heridos o enfermos que no pueden presentar una cartilla del seguro privado, dejándoles incluso morir.

Podemos tener, y es uno de los derechos por los que cotizamos al trabajar, una salud pública de calidad. Se pueden reducir las listas de espera para que no tengamos que hacer antesala larguísimos meses para que un especialista nos atienda. La solución está en la respuesta que dé la sociedad civil. Es ésta la que debe ser consciente de los cantos de sirenas propagados por medios de comunicación afines al sistema, o incluso por sindicatos serviles que intentan convencernos de la inexorable pérdida de calidad o desaparición de un servicio tan básico para la sociedad.

Tal vez no lo sepa, pero desde hace tres semanas un grupo de personas, sin afiliación política declarada, protagoniza un encierro total en la entrada del Hospital del Bierzo para denunciar esta privatización encubierta de la sanidad y su progresivo desmantelamiento. Y para exigir un servicio público de calidad. Duermen allí y comen, como pueden, por las inmediaciones del encierro. Intentan llamar la atención sobre lo que aquí se denuncia y les anima la esperanza de mejorar la sanidad de todos y todas.

Estos son mis héroes particulares, los que están allí defendiendo el interés común y necesitan del apoyo general para que sus peticiones puedan salir adelante.

Un ecologista en El Bierzo.

Asamblea de Usuarios en el Hospital del Bierzo. Ponferrada, 13 julio 2017.Facebook: Usp Bierzo-Laciana.

Peticiones de la Asamblea de Usuarios de la Sanidad Pública de El Bierzo y Laciana al gerente del Hospital del Bierzo.

Después de la asamblea realizada hoy, día 26 de julio de 2017, hemos decidido seguir con el encierro indefinido hasta que se lleven a cabo nuestras peticiones. Hemos decidido exigir inmediatamente estos puntos por escrito y firmado como prueba de que es cierto que el señor Visedo (Gerente de este hospital) defiende la Sanidad Pública y poder llevar a cabo la finalización del encierro.

– Exigimos una entrevista con el Consejero de Sanidad regional.

-Exigimos que hagan público semanalmente todos los datos de lista de espera de pruebas diagnósticas y quirúrgicas en todo el Área, ya que de ellas depende el tratamiento final que debe aplicarse y de esta demora al igual que la demora en las primeras consultas no se habla.

– Que no vuelvan a existir más “peonadas” para contratar más personal.

– Que se contrate un turno de tarde para enfermer@s y médic@s.

– Que en las vacaciones se sustituyan a l@s médic@s y enfermer@s.

– Que se comprometa por escrito a ninguna derivación por Conciertos a la privada.

– Que la consulta privada esté fuera de un hospital público como la empresa UNDE de neumología.

– Apertura y uso continuado de las 36 camas sin utilización.

– Eliminar el importe de los informes clínicos ya que las personas están pagando estos informes clínicos. Entendemos que es una ley de Castilla y León, y por ello se debe comprometer a no seguir cobrando por estos informes.

Seguiremos luchando por la derogación de la ley 15/97 o la derogación del R. D. Ley 16/2012. Por ello seguiremos luchando para que se quiten estas leyes que permiten la privatización encubierta de nuestra Sanidad Pública, así como la eliminación de las dos unidades de Gestión Clínica.

Asamblea de Usuarios de la Sanidad Pública de El Bierzo y Laciana.

Encierro Hospital de El Bierzo y Laciana. Julio 2017. Change.org.

Las Mareas Blancas apoyan el encierro en el Hospital del Bierzo. 13/08/17. Lanuevacronica.com.

Facebook: @uspbierzoylaciana

Email: uspbierzoylaciana@gmail.com

Anuncios

Fallece el catedrático de Prehistoria de la Universidad de Valladolid, Julio Fernández Manzano

Exterior de la muralla del Castro de Borrenes. 21 febrero 2009. Foto: Enrique López Manzano

El pasado jueves -día 3- falleció mi primo carnal Julio Fernández Manzano, a la edad de 65 años. Hacía tiempo que seguía un tratamiento en un centro privado tras sufrir un ictus cerebral.

Comento esta noticia tanto por mi vinculación afectiva con él, ya que siendo niños compartimos unas cuantas aventuras, incluida la de participar, dentro de la misma escuadra, en uno de los campamentos de la Organización Juvenil Española (OJE). Pero también algunas salidas por El Bierzo, organizadas por mi tío, Ángel Manzano Casas. De ellas recuerdo con especial intensidad las efectuadas al Monasterio de Montes, entonces en ruinas (todavía en parte hoy), pero también otras durante cuyo trascurso nos dedicábamos a buscar fragmentos de tejas romanas que localizábamos en los campos bercianos. Un preludio de lo que luego sería la gran pasión de mi pariente cercano: el estudio arqueológico de la meseta norte ibérica.

En realidad, pese a mi gran afecto por mi primo, he de decir que por diversas circunstancias de la vida no llegamos a vernos con tanta frecuencia como hubiera sido de mi agrado. Siendo bastante joven, por consideraciones familiares y laborales, él fijó su residencia a Valladolid, la principal ciudad desde la que ejerció su reconocido magisterio. Sin embargo, pese a esta distancia, que un mayor alejamiento geográfico llegó a acentuar, siempre mantuvimos una cordial amistad.

He de destacar que la relación de mi primo con El Bierzo fue siempre muy relevante, tanto por la atracción que esta comarca ejercía sobre él como desde el punto de vista profesional, ya que Julio fue uno de los artífices del Plan Director de Las Médulas. Pero también por sus prospecciones arqueológicas en el Castro de Borrenes, y creo que también en el de San Juan de Paluezas (El Castrelín), así como los estudios que dedicó a diversos hallazgos arqueológicos realizados en la comarca. De sus investigaciones tuvo la ocasión de informar en alguna conferencia organizada por el Instituto de Estudios Bercianos (IEB) celebrada en la capital berciana.

“La cultura no se debe medir nunca por criterios meramente economicistas”.

Vista del Castro de Borrenes. 21 febrero 2009. Foto: Enrique López Manzano.

No fue hasta época reciente que me apercibí que mi primo también mantuvo una opinión personal sobre la cantera de Catisa, cuyo monstruoso desarrollo desluce todavía hoy día la vista panorámica de Las Médulas desde el Mirador de Orellán. Según publicó el ‘Diario de León’, mi primo preconizó el traslado de la mina de áridos a otra parte para no perjudicar los puestos de trabajo existentes. Sin embargo, por casualidades de la vida, acabaría siendo la asociación en la que yo aún milito la que acabaría por dar la puntilla a la cantera, cuando ésta se veía ya muy debilitada por la intervención de la Fiscalía de Medio Ambiente.

Carrera docente de Julio Fernández Manzano.

Julio Fernández Manzano. Elnortedecastilla.es

Aunque natural de Ponferrada (ambos nacimos en el mismo edificio de la Calle del Cristo), Fernández Manzano desarrolló la práctica totalidad de su carrera docente en la Universidad de Valladolid, donde se licenció en Filosofía y Letras y en 1983 se doctoró con la tesis ‘Armas y útiles metálicos del Bronce Final en la Meseta Norte’. Tras unos años como profesor ayudante en Valladolid, en 1987 obtuvo la plaza de profesor titular de Prehistoria en la Universidad de Cantabria, pero regresó tres cursos más tarde a la capital vallisoletana.

Especialista en la metalurgia de la Edad del Bronce, impulsó importantes proyectos y equipos de investigación en Las Médulas, junto a Francisco Javier Sánchez Palencia y María Dolores Fernández-Posse. En 2007 obtuvo la cátedra de Prehistoria de la Universidad vallisoletana, área adscrita al Departamento de Prehistoria, Arqueología, Antropología Social y Ciencias y Técnicas Historiográficas. Además, también desempeñó el cargo de vicedecano de Ordenación Académica de la Facultad de Filosofía y Letras.

Fernández Manzano impulsó relevantes investigaciones sobre la Edad del Bronce en Castilla y León, algunas en colaboración con Germán Delibes; y a partir de 2006 dirigió, junto al citado Delibes, José Ignacio Herrán y Manuel Crespo, la campaña de excavaciones arqueológicas en el pago ‘El Palomar’, en el Centro de Interpretación de la Naturaleza de Matallana.

Publicaciones científicas.

El Castrelín fue abandonado poco antes de la explotación romana de Las Médulas. 4 junio 2017. Foto: Enrique López Manzano

Entre las publicaciones de mi primo sobresalen el capítulo dedicado a la Prehistoria en el Valle del Duero, escrito junto a Germán Delibes en la famosa ‘Historia de Castilla y León’ de la editorial Ámbito (1984); ‘Armas útiles metálicos del Bronce final en la Meseta Norte’ (1984); o ‘Mineros y Fundidores en el inicio de la Edad de los Metales. El midi francés y el norte de la Península Ibérica’ (2003).

Hace unos pocos días estuve visitando el Museo Arqueológico de Cáceres. Allí pude ver expuestas diversas lápidas romanas con sus preceptivos epitafios, tal y como era frecuente en ese tipo de manifestaciones funerarias. Observé que en varias de ellas aparece escrita la frase: “Que la tierra le sea leve”, dedicada al difunto. Es lo que le deseo de todo corazón al amigo cuyo cálido abrazo me va a faltar.

Aquellos interesados en conocer más a fondo los escritos e investigaciones de Julio Fernández Manzano podrán consultarlas aquí. 

Un ecologista en El Bierzo.

Fallece el catedrático de Prehistoria Julio Fernández Manzano. 03/08/17. Elnortecastilla.es.

Un arqueólogo del plan director defiende el traslado de la explotación. 02/07/04. Diariodeleon.es.