Archivo de la categoría: Árboles singulares

Los hombres que no amaban a los árboles

El viejo roble de San Lázaro en San Roque del Acebal (Llanes – Asturias). 2010.

El viejo roble de San Lázaro en San Roque del Acebal (Llanes – Asturias). 2010.

En la biografía de Ignacio Abella se dice que pasó su temprana infancia en los viejos hayedos de la Sierra de Urbasa, y que quizás fue allí donde empezó a amar los árboles. Desde entonces, este naturalista ha recorrido diversas y casi siempre apartadas regiones del País Vasco y Asturias, entregándose al estudio y vivencia de la naturaleza y a un mundo rural en el que se halla plenamente integrado. Autodidacta, se ha aplicado a recoger las  tradiciones artesanales, agrícolas y forestales. Realiza así una labor de investigación creativa en la plantación, el mantenimiento y los cuidados de árboles, huertos y jardines, así como en el trabajo artesanal de la madera, la cerámica y otros materiales. También es autor de la obra ‘El hombre y la madera’, publicada por Integral, y de otros libros, y ha dirigido varios cursos de artesanía con la madera y didáctica de la naturaleza.

En Ponferrada estuvo coincidiendo con la celebración de las ‘III Jornadas Internacionales sobre el Tejo’. Recuerdo que entre todas las conferencias que escuché, de gran nivel, la suya fue la que elegí para mis lectores. Versaba sobre ‘La Cultura del Tejo’, que responde al título de un libro del mismo autor. El parlamento podéis reencontrarlo en el enlace que os facilito al pie de este artículo.

Asimismo, a través del boletín digital de  la Asociación ‘A Morteira’, tuve noticia de otro artículo publicado recientemente por este autor. En él lamentaba la desaparición de un centenario roble en San Roque del Acebal (Llanes – Asturias). Entre líneas pude sentir que esta desaparición, probablemente relacionada con un cuidado negligente del árbol, le procuró un gran dolor. Le comprendo muy bien, pues yo he sentido exactamente lo mismo en casos similares. Hace décadas que estos venerables ancianos de cientos de años despiertan mi admiración, y en ocasiones he recorrido grandes distancias sólo por el placer de verlos y fotografiarlos.

Ojalá la difusión de este texto pueda contribuir a despertar en otros el sentimiento necesario para que estos monumentos de la naturaleza se vean mejor protegidos por nuestras administraciones.

Un ecologista en El Bierzo.

Los hombres que no amaban a los árboles, por Ignacio Abella.

Ignacio Abella, con el centenario tejo de la iglesia de Santiago Apóstol en Caravia Baja al fondo.

Ignacio Abella, con el centenario tejo de la iglesia de Santiago Apóstol en Caravia Baja al fondo.

Cuando el 24 de agosto, cayó el viejo roble de San Lázaro en San Roque del Acebal (Llanes – Asturias), cayeron siglos de historia de un robledal del que éste ejemplar era el último testigo. Se ha especulado desde entonces si fue ayudado a caer porque pudiera estorbar en los trabajos de la Autopista del Cantábrico que se desarrollan a 50 metros del árbol.

No me atrevo a dar un diagnóstico concluyente, pero después de ver cómo van cayendo los viejos, uno tras otro, siempre antes de tiempo, víctimas de todo tipo de maltratos y barbaries de quienes no pueden entender estos gigantescos ejemplares más que como un estorbo para sus planes y proyectos, es difícil no pensar de nuevo en el género humano como verdugo de esa mole de madera y ramas que hoy yace desparramada en un prado.

Recientemente se había incluido en un catálogo de “Árboles singulares del concejo de Llanes”, sin duda por méritos propios. Pero en vista de lo que sucede con este y otros árboles, como los declarados Monumento Natural en Asturias, se diría que estos inventarios se hacen para ir tachando poco a poco los que caen, como digo “antes de tiempo”, pues aunque siempre haya quien encuentre causas naturales como el viento o la lluvia, casi siempre podemos encontrar las verdaderas causas, a poco que indaguemos en la historia reciente de cada ejemplar.

Lo primero que llama la atención a quien quiera visitar los restos, es que justo en la base, las raíces tienen restos de madera y corteza carbonizados y aún huele a chamusquina como si se tratara de un fuego reciente. En el lado norte, pueden verse unos ladrillos macizos semienterrados justo al lado del tronco, cuya finalidad no conocemos pero que en todo caso debieron cercenar hace ya años importantes raíces, como las que pueden verse podridas en el sistema radicular, bastante escaso para un árbol de éste tamaño.

El viejo roble de San Lázaro en San Roque del Acebal (Llanes - Asturias) abatido. 2011.

El viejo roble de San Lázaro en San Roque del Acebal (Llanes – Asturias) abatido. 2011.

Pero lo que es difícil de entender es que a 50 metros una máquina pilotadora esté excavando los profundos cimientos que servirán de base a las columnas de autopista que se están construyendo allí mismo y que las obras discurran a tan nimia distancia con todo el trasiego de monstruosas maquinarias: apisonadoras, camiones, excavadoras… que sin duda han contribuido en gran medida a acelerar el fin de este auténtico gigante.

Quienes lo conocimos y visitamos en vida, no podemos dejar de sentir, a través del árbol, el fin de toda una era. Fernando Fueyo, el mejor pintor de árboles que conozco, me confesó desolado que durante décadas contempló y fue presentando el roblón a sus amigos con el orgullo de quien ha descubierto un nuevo mundo.

Desgraciadamente abundan los hombres que no aman a los árboles y siempre encuentran alguna justificación para su caída. “Llovió toda la tarde”, escuché decir a un paisano como explicación del fin de un árbol que vivió decenas de miles de lluvias.

No sé si hay un culpable que haya procurado el derrumbe del coloso con malas artes, pero lo que sí está claro es el absurdo de todo lo que ha ido sucediendo alrededor de este roble hasta llegar al punto de construirle una autopista adosada. Quizá, pensarán de nuevo los hombres que no aman a los árboles, ha decidido tirarse.

El hayedo de Urbasa. 2011. Webjoseantonio.es.

El hayedo de Urbasa. 2011. Webjoseantonio.es.

Pero en la cultura de los lacandones, gente que sí quiere a sus árboles, se cuenta que cuando el dios Hach Akyum hizo el cielo y la tierra, sembró al mismo tiempo estrellas y árboles. Y desde entonces cuando cae un árbol, una estrella cae en el cielo.

Todo está unido en la tradición lacandona, según contaba el líder Chankin Viejo y cuando caiga el último árbol los dioses no tendrán más alimento.

Ignacio Abella.

Los hombres que no amaban a los árboles. 13/09/11. Memoriadelbosque.blogspot.com.

 III Jornadas Internacionales sobre el Tejo en Ponferrada. 01/04/10. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Anuncios

Campaña de la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente para salvar los árboles singulares en el Año Internacional de los Bosques

'Las raíces del tiempo'. 2º Premio 'Biocastanea 2010'. Villarrubín, 2010. Foto: Julián Rodríguez Asensio. Castaño.

‘Las raíces del tiempo’. 2º Premio ‘Biocastanea 2010’. Villarrubín, 2010. Foto: Julián Rodríguez Asensio. Castaño.

¿Quieres ayudar a salvar los árboles singulares de tu municipio en menos de cuatro minutos?

Si te gusta la naturaleza y en tu municipio hay un árbol singular que por su edad, su porte, su historia, etc., crees que debería ser protegido, la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente (FFRF) ha dispuesto la manera de conseguirlo en escasos minutos. La Fundación, con la que sigo en contacto desde que conocí personalmente a la hija del insigne naturalista en Ponferrada, lo pone muy fácil a través de una campaña bien ordenada que facilitará tu trabajo.

Esta iniciativa coincide con la conmemoración del “Año Internacional de los Bosques”, del cual ya os hablé en su momento. Ahora se trata de pasar a la acción para que no quede sin proteger ni uno solo de estos seres extraordinarios que son los árboles, los más grandes seres vivos del planeta, aquellos que alegran con su hermosura y compañía nuestras vidas.

FFRF. Campaña de buenas prácticas con los árboles singulares. Fundación Féñix Rodríguez de la Fuente. Oct. 2010.

Campaña de buenas prácticas con los árboles singulares. Fundación Féñix Rodríguez de la Fuente. Oct. 2010.

Los pasos a seguir son bastante sencillos. Podéis hacerlo individualmente en poco tiempo. Pero yo os propongo que busquéis una asociación o un grupo de personas que sientan el mismo interés que vosotros por proteger este patrimonio de nuestra naturaleza. Verás que de ese modo todo resulta más  agradable. Aunque, si lo ves complicado, te recomiendo que tires adelante por tu cuenta. Acuérdate de ese estupendo poema de Antonio Machado: “Caminante no hay camino, se hace camino al andar”. Ya verás cómo, más pronto que tarde, alguien se unirá a tu caminar.

Lo primero que has de hacer es escribir una carta a tu alcalde o alcaldesa solicitando la aprobación  de una Ordenanza  Municipal de Protección de Arbolado de Interés Local. Pero no te asustes, porque la Fundación ha dispuesto una plantilla que sólo necesitarás completar con tus datos personales y que facilitará tu esfuerzo.  A esta carta le añadirás el archivo con el modelo de Ordenanza Municipal de Protección de Arbolado de Interés Local que la Fundación te adjunta.

La dirección postal o el correo electrónico del Ayuntamiento adonde deberás entregar tu escrito figura en un listado completo de municipios que facilita la Fundación. Pudiera darse el caso que tu ayuntamiento ya tenga establecida la Ordenanza Municipal de Protección de Arbolado de Interés Local. En ese caso ya te lo harán saber.

Y es todo. Una vez enviado tu correo ya habrás hecho algo importante para proteger los árboles singulares de tu municipio, sumándote a la campaña de la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente y que he tenido el gusto de difundir.

FFRF. Portada del manual de buenas prácticas con los árboles singulares. Fundación Félix Rodríguez de la Fuente. 2010 (2)

Portada del manual de buenas prácticas con los árboles singulares. Fundación Félix Rodríguez de la Fuente.

En El Bierzo esta iniciativa está secundada por la Asociación Cultural Ecobierzo, de la que soy su presidente, y con la que puedes ponerte en contacto a través de su correo electrónico: ecobierzo.org@gmail.com

Si quieres contar cómo te ha ido tu experiencia también podrás hacerlo escribiendo en la página Facebook de la Fundación.  Pero además, si lo deseas, puedes consultar aquí las “Once propuestas clave para salvar nuestros árboles singulares” (este enlace ya no funcionaba en el momento de la revisión de este artículo en abril de 2016).  

Un ecologista en El Bierzo.

Fundación Félix Rodríguez de la Fuente lanza una campaña de acción ciudadana para salvar a los árboles singulares españoles. 2011. Oei.es.

Naciones Unidas declara 2011 ‘Año Internacional de los Bosques’. 12/01/11. Uecologistaenelbierzo.wordpress.com.

III Jornadas Internacionales sobre el Tejo en Ponferrada

La extraordinaria belleza del tronco milenario de un tejo.

La extraordinaria belleza del tronco milenario de un tejo.

Ponferrada acogió, los días 25 y 26 de marzo, las “III Jornadas Internacionales sobre el Tejo”, organizadas por la Asociación de Amigos del Tejo y las Tejedas, A Morteira, la Universidad de León y el ayuntamiento de Ponferrada, en la colaboración de la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente. Precisamente hace pocos días se cumplieron treinta años del nefasto accidente en que perdió la vida el célebre naturalista y extraordinario defensor de los animales. En pocas ocasiones una noticia se difundió con tal celeridad, tal era la admiración y simpatía que su labor despertaba en todo el mundo.

En las Jornadas sobre el tejo estuvo presente su hija Odile, presidenta de la Fundación que lleva el nombre de su progenitor. Somos muchos los herederos del legado de Félix, pues él dejó una gran impronta en todos aquellos que le admirábamos. Yo mismo, que compartía este respeto por su obra con muchos más, tuve una época en que distribuía copias de su célebre serie “El Hombre y la Tierra” entre los socios del “Centro de Servicios Paso Estrecho”, una pequeña empresa que ofrecía en las décadas de los setenta y ochenta toda suerte de servicios al cineasta amateur.

Un ejemplar de la revista 'Agenda Viva', editada por la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente.

Un ejemplar de la revista ‘Agenda Viva’, editada por la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente.

La Fundación Félix Rodríguez de la Fuente ha continuado ampliando el trabajo del cineasta con múltiples actividades relacionadas con la protección de la biodiversidad. Este trabajo puede consultarse en su publicación trimestral “Agenda Viva”, que también cuenta con una versión digital, o a través de la página web de la asociación.

III Jornadas Internacionales sobre el Tejo.

Estas Jornadas reunieron en Ponferrada a un extraordinario elenco de especialistas del tejo, dedicados a su estudio y conocimiento. Decenas de conferenciantes, provenientes de numerosos países, ofrecieron conferencias de un elevado nivel a un público enamorado de esta maravilla de la naturaleza, considerada, en Europa como el árbol más longevo de cuantos se conocen.

El nombre científico del tejo europeo es Taxus baccata L. La palabra Taxus, según algunas fuentes, proviene del griego taxis, hilera, que haría referencia a sus hojas en formación de dos hileras. Según otras fuentes derivaría de toxikos, veneno, que haría referencia a la toxicidad que tiene todo el árbol con excepción de la pulpa de su fruto o arilo. Igualmente pudiera derivarse de toxon, nombre griego del arco, que es una de las principales aplicaciones que históricamente se dio a esta madera. Baccata proviene del latín bacca, es decir baya pues su fruto lo parece aunque sin serlo.

Unos turistas contemplan la majestuosidad del tejo milenario de San Cristóbal (El Bierzo). 15 agosto 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

Unos turistas contemplan la majestuosidad del tejo milenario de San Cristóbal (El Bierzo). 15 agosto 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

No detallaré aquí el contenido de las conferencias, porque sería excesivamente largo y de esto aspecto ya se encargarán los organizadores, cuyas páginas web facilito al lector, aunque puedo asegurarle que no me perdí ninguna, tal era el grado de interés por todas ellas. Estas Jornadas tuvieron además el acierto de ofrecer diversos puntos de vista, incluso antagónicos, sobre la conservación del tejo y las tejedas, todos ellos muy enriquecedores. Además se presentaron novedades interesantes, como el apoyo económico que recibirá el tejo de San Cristóbal de Valdueza para facilitar su conservación, puntualizaciones militares e históricas curiosas, y gratas sorpresas, como el reciente descubrimiento de tejos en las Islas Azores, en donde se creían extinguidos como consecuencia de su sobreexplotación en el pasado.

En los estudios también se hizo hincapié sobre la gran longevidad del tejo, su datación (dendrocronología), y sus prometedoras propiedades anti cancerígenas, descubiertas en la década de los ochenta y todavía en investigación. A más a más, se estrenó mundialmente el documental de Jean Luc Bouvrec: “El tejo: árbol de la vida, árbol de la muerte”, un rodaje que ha significado para su autor un largo periplo por medio planeta. En definitiva, unas Jornadas que realzan el prestigio de nuestra ciudad.

Entre los países participantes podemos citar, aparte del nuestro, Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, India, Italia, México, Polonia, Portugal y Reino Unido. Las conferencias, celebradas en el Campus universitario, contaron con el auxilio de una traducción simultánea, muy útil al presentarse numerosas intervenciones en inglés.

También se presentó una magnífica exposición fotográfica sobre el tejo, así como de diversos utensilios fabricados con su madera, una de las más duras que se conozcan. Todo ello acompañado de una muestra interesante de posters relacionados con el tema. Incluso hubo pequeños momentos para la relajación, a cargo de la actuación estelar del músico Santi Pinos, desgranado arpegios de hechizo con su arpa, o de la Escuela de Gaitas de Villafranca del Bierzo.

Así pues, Imposible citar a todos los conferenciantes, entre los que se encontraban Fernando Vasco y Óscar Prada, de la Asociación para la Recuperación de los Bosques Autóctonos (Arba); Ignacio Abella, Emilio Blanco (presidente de la Asociación Amigos del Tejo); y Bernabé Moya, director del Departamento de Árboles Monumentales de la Diputación de Valencia. También, y por la escasez de espacio, me resulta imposible ofrecer el resumen de cada intervención, a cual más interesante. Por esto, os invito a que consultéis las páginas de las entidades organizadoras. Yo, en nombre de todas ellas, y como aliciente para que les echéis un vistazo, os ofrezco un único texto, obra de Ignacio Abella, que presentó como introducción a su conferencia.

La cultura del Tejo, por Ignacio Abella.

El fruto del tejo es muy tóxico. San Cristóbal de Valdueza, 8 agosto 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

El fruto del tejo es muy tóxico. San Cristóbal de Valdueza, 8 agosto 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

Las manifestaciones culturales del tejo se remontan a tiempos muy remotos, cuando el hombre empieza a utilizar esta madera para hacer herramientas, con la clara conciencia de que se trata de un material inigualable para la confección de un gran número de armas y utensilios. Con el tiempo estas utilidades y especialmente su uso para la fabricación de arcos de gran potencia, determinaría una explotación intensiva de las tejedas hasta el punto de exterminarlas en muchas comarcas.

Con gran verosimilitud podemos identificar los trazos ramiformes del arte paleolítico en toda el área cantábrica con esta especie, que ha dejado su huella a lo largo de los siglos en otras muy diversas manifestaciones artísticas y cuyo culto habría continuado desde aquellos tiempos remotos hasta nuestros días.

Símbolo de la muerte y la vida eterna, por su carácter perenne, su longevidad asombrosa y su toxicidad, el tejo ha formado parte también de rituales, creencias y leyendas muy arraigadas en territorios distintos. La distribución geográfica de la cultura del tejo es muy amplia y prácticamente todos los pueblos que han convivido con las distintas especies lo han considerado un árbol sagrado. Desde Japón, en donde tiene la consideración de Ichi-i (árbol principal), hasta el tejo del Pacífico, en Norteamérica, considerado por algunas tribus como jefe de los árboles y matas.

Por toda Europa existen multitud de tradiciones y mitos y una cultura del tejo extraordinariamente arraigada aún hoy en todo el Arco Atlántico europeo. Al patrimonio inmaterial, que puede concretarse en los dichos, cuentos, canciones, rituales, creencias y costumbres en torno a este árbol, hay que sumar un patrimonio vivo y material de árboles centenarios que ocupan el mismo centro de los pueblos de todas estas regiones (en Irlanda, Reino Unido, Normandía, Bretaña, Asturias, Cantabria, y en El Bierzo principalmente).

Cartel. III Jornadas sobre el Tejo. Ponferrada, 25-26 marzo 2010.

Cartel. III Jornadas sobre el Tejo. Ponferrada, 25-26 marzo 2010.

La importancia de estos árboles fue crucial en la sociedad tradicional a niveles muy diferentes. A su alrededor se celebraban todos los acontecimientos y ceremonias importantes: juicios, pactos, reuniones de vecinos, fiestas… tenían lugar a su amparo, y estos árboles eran reverenciados como testigos y emblema de los propios pueblos, de la tribu o parroquia que se identificaba con ellos.

Gran parte de estas costumbres y creencias se han perdido con la consiguiente decadencia y el maltrato al que se ven sometidos estos tejos hasta ayer sagrados. Pero su función didáctica, paisajística y simbólica, permanece intacta. Es el momento de emprender una labor urgente de reconocimiento de la importancia que tuvo este legado en nuestra cultura y cuidar este patrimonio histórico, social, ecológico, simbólico, espiritual… de significados tan diversos como esenciales para nuestra identidad y nuestro futuro.

El tejo, un bello árbol, extraño, majestuoso y atrayente, que desde la antigüedad ha cautivado la atención del hombre. Uno de nuestros árboles más antiguos. Su utilidad para fabricar herramientas, la belleza de su madera, sus propiedades medicinales y la toxicidad de su follaje para el ganado, ha provocado casi su exterminio.

Un ecologista en El Bierzo.

III Jornadas Internacionales sobre el Tejo (Ponferrada, 2010). 28/03/10. Youtube.com. Fundación Félix Rodríguez de la Fuente.

https://www.youtube.com/watch?v=z2_7tfq_UpY&w=640&h=360%5D