Archivo de la categoría: Árboles singulares

III Jornadas Internacionales sobre el Tejo en Ponferrada

La extraordinaria belleza del tronco milenario de un tejo.

La extraordinaria belleza del tronco milenario de un tejo.

Ponferrada acogió, los días 25 y 26 de marzo, las “III Jornadas Internacionales sobre el Tejo”, organizadas por la Asociación de Amigos del Tejo y las Tejedas, A Morteira, la Universidad de León y el ayuntamiento de Ponferrada, en la colaboración de la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente. Precisamente hace pocos días se cumplieron treinta años del nefasto accidente en que perdió la vida el célebre naturalista y extraordinario defensor de los animales. En pocas ocasiones una noticia se difundió con tal celeridad, tal era la admiración y simpatía que su labor despertaba en todo el mundo.

En las Jornadas sobre el tejo estuvo presente su hija Odile, presidenta de la Fundación que lleva el nombre de su progenitor. Somos muchos los herederos del legado de Félix, pues él dejó una gran impronta en todos aquellos que le admirábamos. Yo mismo, que compartía este respeto por su obra con muchos más, tuve una época en que distribuía copias de su célebre serie “El Hombre y la Tierra” entre los socios del “Centro de Servicios Paso Estrecho”, una pequeña empresa que ofrecía en las décadas de los setenta y ochenta toda suerte de servicios al cineasta amateur.

Un ejemplar de la revista 'Agenda Viva', editada por la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente.

Un ejemplar de la revista ‘Agenda Viva’, editada por la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente.

La Fundación Félix Rodríguez de la Fuente ha continuado ampliando el trabajo del cineasta con múltiples actividades relacionadas con la protección de la biodiversidad. Este trabajo puede consultarse en su publicación trimestral “Agenda Viva”, que también cuenta con una versión digital, o a través de la página web de la asociación.

III Jornadas Internacionales sobre el Tejo.

Estas Jornadas reunieron en Ponferrada a un extraordinario elenco de especialistas del tejo, dedicados a su estudio y conocimiento. Decenas de conferenciantes, provenientes de numerosos países, ofrecieron conferencias de un elevado nivel a un público enamorado de esta maravilla de la naturaleza, considerada, en Europa como el árbol más longevo de cuantos se conocen.

El nombre científico del tejo europeo es Taxus baccata L. La palabra Taxus, según algunas fuentes, proviene del griego taxis, hilera, que haría referencia a sus hojas en formación de dos hileras. Según otras fuentes derivaría de toxikos, veneno, que haría referencia a la toxicidad que tiene todo el árbol con excepción de la pulpa de su fruto o arilo. Igualmente pudiera derivarse de toxon, nombre griego del arco, que es una de las principales aplicaciones que históricamente se dio a esta madera. Baccata proviene del latín bacca, es decir baya pues su fruto lo parece aunque sin serlo.

Unos turistas contemplan la majestuosidad del tejo milenario de San Cristóbal (El Bierzo). 15 agosto 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

Unos turistas contemplan la majestuosidad del tejo milenario de San Cristóbal (El Bierzo). 15 agosto 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

No detallaré aquí el contenido de las conferencias, porque sería excesivamente largo y de esto aspecto ya se encargarán los organizadores, cuyas páginas web facilito al lector, aunque puedo asegurarle que no me perdí ninguna, tal era el grado de interés por todas ellas. Estas Jornadas tuvieron además el acierto de ofrecer diversos puntos de vista, incluso antagónicos, sobre la conservación del tejo y las tejedas, todos ellos muy enriquecedores. Además se presentaron novedades interesantes, como el apoyo económico que recibirá el tejo de San Cristóbal de Valdueza para facilitar su conservación, puntualizaciones militares e históricas curiosas, y gratas sorpresas, como el reciente descubrimiento de tejos en las Islas Azores, en donde se creían extinguidos como consecuencia de su sobreexplotación en el pasado.

En los estudios también se hizo hincapié sobre la gran longevidad del tejo, su datación (dendrocronología), y sus prometedoras propiedades anti cancerígenas, descubiertas en la década de los ochenta y todavía en investigación. A más a más, se estrenó mundialmente el documental de Jean Luc Bouvrec: “El tejo: árbol de la vida, árbol de la muerte”, un rodaje que ha significado para su autor un largo periplo por medio planeta. En definitiva, unas Jornadas que realzan el prestigio de nuestra ciudad.

Entre los países participantes podemos citar, aparte del nuestro, Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, India, Italia, México, Polonia, Portugal y Reino Unido. Las conferencias, celebradas en el Campus universitario, contaron con el auxilio de una traducción simultánea, muy útil al presentarse numerosas intervenciones en inglés.

También se presentó una magnífica exposición fotográfica sobre el tejo, así como de diversos utensilios fabricados con su madera, una de las más duras que se conozcan. Todo ello acompañado de una muestra interesante de posters relacionados con el tema. Incluso hubo pequeños momentos para la relajación, a cargo de la actuación estelar del músico Santi Pinos, desgranado arpegios de hechizo con su arpa, o de la Escuela de Gaitas de Villafranca del Bierzo.

Así pues, Imposible citar a todos los conferenciantes, entre los que se encontraban Fernando Vasco y Óscar Prada, de la Asociación para la Recuperación de los Bosques Autóctonos (Arba); Ignacio Abella, Emilio Blanco (presidente de la Asociación Amigos del Tejo); y Bernabé Moya, director del Departamento de Árboles Monumentales de la Diputación de Valencia. También, y por la escasez de espacio, me resulta imposible ofrecer el resumen de cada intervención, a cual más interesante. Por esto, os invito a que consultéis las páginas de las entidades organizadoras. Yo, en nombre de todas ellas, y como aliciente para que les echéis un vistazo, os ofrezco un único texto, obra de Ignacio Abella, que presentó como introducción a su conferencia.

La cultura del Tejo, por Ignacio Abella.

El fruto del tejo es muy tóxico. San Cristóbal de Valdueza, 8 agosto 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

El fruto del tejo es muy tóxico. San Cristóbal de Valdueza, 8 agosto 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

Las manifestaciones culturales del tejo se remontan a tiempos muy remotos, cuando el hombre empieza a utilizar esta madera para hacer herramientas, con la clara conciencia de que se trata de un material inigualable para la confección de un gran número de armas y utensilios. Con el tiempo estas utilidades y especialmente su uso para la fabricación de arcos de gran potencia, determinaría una explotación intensiva de las tejedas hasta el punto de exterminarlas en muchas comarcas.

Con gran verosimilitud podemos identificar los trazos ramiformes del arte paleolítico en toda el área cantábrica con esta especie, que ha dejado su huella a lo largo de los siglos en otras muy diversas manifestaciones artísticas y cuyo culto habría continuado desde aquellos tiempos remotos hasta nuestros días.

Símbolo de la muerte y la vida eterna, por su carácter perenne, su longevidad asombrosa y su toxicidad, el tejo ha formado parte también de rituales, creencias y leyendas muy arraigadas en territorios distintos. La distribución geográfica de la cultura del tejo es muy amplia y prácticamente todos los pueblos que han convivido con las distintas especies lo han considerado un árbol sagrado. Desde Japón, en donde tiene la consideración de Ichi-i (árbol principal), hasta el tejo del Pacífico, en Norteamérica, considerado por algunas tribus como jefe de los árboles y matas.

Por toda Europa existen multitud de tradiciones y mitos y una cultura del tejo extraordinariamente arraigada aún hoy en todo el Arco Atlántico europeo. Al patrimonio inmaterial, que puede concretarse en los dichos, cuentos, canciones, rituales, creencias y costumbres en torno a este árbol, hay que sumar un patrimonio vivo y material de árboles centenarios que ocupan el mismo centro de los pueblos de todas estas regiones (en Irlanda, Reino Unido, Normandía, Bretaña, Asturias, Cantabria, y en El Bierzo principalmente).

Cartel. III Jornadas sobre el Tejo. Ponferrada, 25-26 marzo 2010.

Cartel. III Jornadas sobre el Tejo. Ponferrada, 25-26 marzo 2010.

La importancia de estos árboles fue crucial en la sociedad tradicional a niveles muy diferentes. A su alrededor se celebraban todos los acontecimientos y ceremonias importantes: juicios, pactos, reuniones de vecinos, fiestas… tenían lugar a su amparo, y estos árboles eran reverenciados como testigos y emblema de los propios pueblos, de la tribu o parroquia que se identificaba con ellos.

Gran parte de estas costumbres y creencias se han perdido con la consiguiente decadencia y el maltrato al que se ven sometidos estos tejos hasta ayer sagrados. Pero su función didáctica, paisajística y simbólica, permanece intacta. Es el momento de emprender una labor urgente de reconocimiento de la importancia que tuvo este legado en nuestra cultura y cuidar este patrimonio histórico, social, ecológico, simbólico, espiritual… de significados tan diversos como esenciales para nuestra identidad y nuestro futuro.

El tejo, un bello árbol, extraño, majestuoso y atrayente, que desde la antigüedad ha cautivado la atención del hombre. Uno de nuestros árboles más antiguos. Su utilidad para fabricar herramientas, la belleza de su madera, sus propiedades medicinales y la toxicidad de su follaje para el ganado, ha provocado casi su exterminio.

Un ecologista en El Bierzo.

III Jornadas Internacionales sobre el Tejo (Ponferrada, 2010). 28/03/10. Youtube.com. Fundación Félix Rodríguez de la Fuente.

https://www.youtube.com/watch?v=z2_7tfq_UpY&w=640&h=360%5D

La denuncia de la tala de una morera centenaria desencadena acusaciones sobre una supuesta irregularidad urbanística en Bouzas

La morera de Bouzas en el año 2007. Fuente: Bierzonatura.blogspot.com.

La morera de Bouzas en el año 2007. Fuente: Bierzonatura.blogspot.com.

A mediados de agosto el Partido del Bierzo (PB) denunció la tala ilegal de una morera en Bouzas, una testigo centenaria y muda del paso del tiempo que estaba situada en la plaza principal de esta aldea de  los Montes Aquilianos.

Bouzas es una muy pequeña población cercana a Ponferrada, de la que depende administrativamente. Tan sólo 15 kilómetros la separan de ella. Es un pueblo de arquitectura típicamente berciana, apreciado por esta condición, pero al que el abandono de sus vecinos parecía haber condenado a la ruina definitiva. Sin embargo, esto no ha sucedido porque los nietos de los lugareños, muchos de ellos residentes en Madrid, ha conseguido recuperar en parte esta aldea encerrada en el fondo de un magnífico valle.

En este pueblo conozco al acordeonista Luis Alonso, amigo de mi padre, o la señora Inocencia. Algunos de los vecinos que todavía residen en el pueblo todavía cultivan pequeños huertos familiares. Otros  también su casa en Ponferrada. O en los dos sitios. En invierno, el pueblo queda bajo la vigilancia de media decena de personas, de la veintena que están empadronadas. Pero en verano todo el mundo regresa al pueblo.

El panadero viene cuatro veces a la semana y existe en el pueblo una empresa ganadera que atiende a casi un centenar de vacas, lo que permite casi vivir  de ese negocio a una familia. No del todo, pues es preciso salir a buscar otros ingresos fuera del lugar para acabar de redondear la economía.

Una nueva pista de acceso al pueblo para el invierno.

La nueva pista de acceso a Bouzas. 7 agosto 2009. Foto: Enrique L. Manzano.

La nueva pista de acceso a Bouzas. 7 agosto 2009. Foto: Enrique L. Manzano.

Se accede al pueblo, después de pasado San Cristóbal de Valdueza, por una vertiginosa bajada. Sin embargo, he descubierto dos nuevas pistas de tierra que no existían antes. El pedáneo del lugar, Velarmino Panizo Panizo, me explica que el pueblo aprobó abrirlas porque, con el hielo recubriendo la vieja carretera asfaltada (a la que afecta la umbría en ciertos puntos), no se podía acceder a la aldea.

El Concejo –  según me informa mi interlocutor – fue el que tomó la decisión de construirla. En realidad son dos trozos de pista de un mismo bucle de unos mil ochocientos metros de longitud los que, extendiéndose por la solana, retornan a la calzada principal una vez sorteada la zona de heladas.

El Morredero y las eólicas.

Pese a la aparente pobreza del pueblo existen dos fuentes potenciales de ingresos económicos atípicos en sus inmediaciones. Uno sería la proyectada estación de esquí del Morredero, que de llegar a construirse podría aportarle unos ingresos por el alquiler de sus terrenos. Y el otro la posibilidad de cobrar del parque eólico  Cerro Becerril.

La entrada al pueblo de Bouzas. 7 agosto 2009. Foto: Enrique L. Manzano.

La entrada al pueblo de Bouzas. 7 agosto 2009. Foto: Enrique L. Manzano.

El proyecto del Morredero cuenta con el respaldo de la Asociación de Amigos del Morredero, del mismo Ayuntamiento de Ponferrada y de la Diputación Provincial de León, que lo están financiando de manera ilegal desde hace años. Sin embargo tiene en su contra, por considerarlo económicamente inviable, a Izquierda Unida, a los vecinos de San Cristóbal de Valdueza y a los ecologistas.

En cuanto al parque de aerogeneradores, el cobro del canon le corresponde a Pobladura de la Sierra, una población situada en la vertiente oeste de los Montes de León, ya en la comarca de La Maragatería. De este modo los beneficios de las eólicas van a parar a un municipio alejado de los molinos, mientras que  a Palacios de Compludo, a cuyos vecinos alcanza el ruido de las hélices al girar, sólo le afectan los inconvenientes.

De hecho, hasta siete de los aerogeneradores del parque eólico, supuestamente construidos en el municipio de Pobladura, parecen estarlo en terrenos de Bouzas. Lo que significa que a esta población le correspondería cobrar finalmente el canon correspondiente. Algo que, según declara su alcalde pedáneo local, aún no ha sucedido.

Bouzas y Peñalba comparten la utilidad de los montes comunales.

La misma casa pero ya sin la morera. 7 agosto 2009. Foto: Enrique L. Manzano.

La misma casa pero ya sin la morera. 7 agosto 2009. Foto: Enrique L. Manzano.

Velarmino es un pedáneo de ojos vivos y trato amable. Lleva el apellido más común en el pueblo y, desde hace años, asume su cargo con naturalidad. Es él quien convoca el Concejo del pueblo cuando es necesario.

Al hilo de la conversación me explica que el bosque que nos rodea es comunal con Peñalba de Santiago, con lo cual las decisiones que afectan a los montes de utilidad pública surgen de la decisión asamblearia que adoptan ambas pedanías.

En estos momentos el pedáneo se encuentra en el punto de mira de Iván Alonso, que le reprocha haber talado una centenaria morera de su propiedad, de la que sólo queda ya el testimonio gráfico. Esa foto se publicó – en el año 2007 – en ‘Panoramio’, en Internet. El PB reprocha al pedáneo la tala de la morera sólo porque le incomodaba a la hora de entrar en una vivienda que acaba de reformar. Además le recrimina la realización de obras sin el permiso urbanístico necesario. Según el partido bercianista, la morera figuraría en una lista de árboles centenarios que están elaborando conjuntamente la Universidad de León y el Consejo Comarcal del Bierzo (CCB). Algo que es cierto.

Acusaciones del Partido del Bierzo.

Iván Alonso, presidente del PB, ha declarado que denunciará la tala al Servicio de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, al CCB y al Ayuntamiento de Ponferrada. Y en su enfado ha comentado que la morera de marras pasará ahora “a figurar en el catálogo de la estupidez humana“.

Sin embargo, en este asunto, lo que parecen primar son más las malas relaciones entre el presidente del Partido Regionalista del Bierzo (PRB), Tarsicio Carballo, – colaborador del Partido Popular (PP) en el Ayuntamiento de Ponferrada y responsable de de la gestión administrativa de Bouzas -, que las preocupaciones medioambientales.

El pedáneo no se desmonta ante la acumulación de críticas.

Velarmino señala el tocón de la morera tallada. Bouzas, 7 agosto 2009. Foto: Enrique L. Manzano.

Velarmino señala el tocón de la morera tallada. Bouzas, 7 agosto 2009. Foto: Enrique L. Manzano.

Panizo argumenta en su favor que el moral (como lo llaman aquí) fue plantado por su abuelo hace sesenta y pico de años, que lo trajo de Palacios de Compludo. El caso es que la morera creció, sin mayores historias, hasta que como consecuencia del reparto de una herencia Panizo pasó a ser el propietario de la casa de su abuelo, quedando el árbol situado en el arranque de la escalera de acceso a su vivienda.

El pedáneo justifica que el vecino de la casa contigua decidió ensanchar un ventanuco para tener más luz. Y que habría atentado intencionalmente contra la morera, porque le robaba luminosidad. Además, Panizo señala que una rama del árbol afectaba a la seguridad de un cable eléctrico situado frente a la casa.

Por otra parte, informa que todos los años, coincidiendo con la festividad de San Roque, el 16 de agosto, se organiza una fiesta popular en la plaza del pueblo. Ésta sirve como reclamo para hacer volver, ni que sea por unos días, a la juventud que se ha ido lejos a trabajar. Y dice que la morera, que madura por estas fechas, volvía el suelo resbaladizo dificultando la celebración.

Detalle del tocón de la morera cortada. Bouzas, 7 agosto 2009. Foto: Enrique L. Manzano.

Detalle del tocón de la morera cortada. Bouzas, 7 agosto 2009. Foto: Enrique L. Manzano.

Estas son las consideraciones que justifica para que la morera pasara a mejor vida. No me atrevía a preguntarle si no se le pasó por la cabeza la posibilidad de replantar el árbol en otro lugar. Hubo algo que me hizo pensar que, probablemente, esta opción ni se la planteó.

La morera fue talada probablemente a principios del año 2008, durante el invierno. El aspecto del tocón avala esta versión, que una vecina confirma. Y no ahora como se ha difundido.

Acabo con una petición. Me gustaría que este asunto sirviera para que en el Ayuntamiento de Ponferrada, o en cualquier otra población berciana, se adoptaran medidas para que no vuelva a producirse una situación semejante.

Un ecologista en El Bierzo.

Nota: Al final, todo este asunto no tuvo consecuencias judiciales ni de ningún tipo que yo conozca. Como dicen, mucho ruido y pocas nueces.

Atentado ecológico en Bouzas. 14/08/09. Bierzonatura.blogspot.com.

En León se construirá un parque eólico de 102 megavatios. 12/03/07. Energiadiario.com.

Tarsicio Carballo, condenado por ‘injuriar’ a Iván Alonso. 07/04/09. Lacronicadeleon.es.

Plan General de Ordenación Urbana 2007 – PGOU. Ponferrada.org.

Árboles Singulares del municipio de Ponferrada. Catálogo de árboles protegidos por el Plan General de Ordenación Urbana de Ponferrada (BOCyL nº 103 de 29 de Mayo de 2007). Google.es.

Comentario por Valdueza el 27/08/2009.

Un rincón típico de Bouzas. 7 agosto 29009. Foto: Enrique L. Manzano.

Un rincón típico de Bouzas. 7 agosto 29009. Foto: Enrique L. Manzano.

La denuncia, sin entrar en más detalles, es una buena noticia dentro de una noticia pésima. Es una buena noticia porque muchos otros pedáneos y vecinos de muchos pueblos (entre ellos uno de Cobrana, que amenazaba en un medio de comunicación berciano con cortar la morera de su pueblo porque le “molestaba“) se lo pensarán dos veces ante el miedo a salir en los “papeles” y no precisamente con buena cara.

Conozco Bouzas y conozco el odio que hay entre dos bandos, que no se corresponde a ningún partido sino a odios ancestrales. La última vez que estuve en el pueblo pregunté por una persona que casualmente era del otro bando y lo único que obtuve fueron improperios hacia esa persona. Eso sí, a mí se me trató espléndidamente.

Consultado un amigo de la asociación A Morteira, me confirma que esa morera estaba en un registro que, junto a la Universidad, están concluyendo. Sobre la fecha del corte, no pudo precisarla, pero no la situó muy lejana.

La morera (en El Bierzo también se le llama moral), es un árbol singular en El Bierzo, “molesta” por sus frutos a ciertas personas, que no valoran – tal vez porque no han sido educados en esos valores -, no son capaces de comprender que no sólo todos tenemos derechos sobre ese ser vivo, sino ella misma tiene un derecho innato. Y que un pedáneo, o su supuesto propietario, no pueden sacrificarla por el simple hecho de que ya no le gusta.

Bien por la denuncia y un aplauso al Partido del Bierzo que, desde hace un tiempo, ha sabido comprender que El Bierzo no sólo es industria y vías de comunicación.