Archivo de la categoría: Un ecologista en El Bierzo

Jubilados de toda España reclaman medidas a favor de las pensiones

“Baja la pensión real”. Madrid, 9 oct. 2017.

Ayer estuve en Madrid atendiendo a la llamada de diversos sindicatos reclamando pensiones dignas tras años de trabajo. He de aclarar que no fue este el único asunto que movió a los sindicatos a organizar esta manifestación nacional sino que incluyó otros, como el mantenimiento del poder adquisitivo de los pensionistas, además de servir para alertar sobre el hecho preocupante de que la hucha de las pensiones esté disminuyendo a marchas forzadas, hasta el punto de que el Gobierno ha necesitado solicitar este año un préstamo para afrontar los pagos más inmediatos.

Hace un año que entré a formar parte de este colectivo de mayores, reconozco que sin gran entusiasmo, al contrario que tantos otros que esperan este momento como agua de mayo. Sin embargo he de reconocer que, desde entonces, mi vida me ha venido resultando bastante más gratificante que antes, sobre todo en lo que se refiere al tiempo libre, pero también a la mayor disposición de ingresos, ya que anteriormente recibía  un subsidio de 426 euros. Una cantidad que en España te sitúa por debajo del umbral de la pobreza.

Cabecera de la manifestación. ‘En marcha por pensiones dignas’. Madrid, 9 oct. 2017.

Despertada mi curiosidad por el asunto de la jubilación me he puesto a pensar sobre sus aciertos y limitaciones. Algo que me intuyo que me ocupará más tiempo en el futuro. Considero un gran logro de las sociedades avanzadas el establecimiento de la organización que facilita que las personas mayores puedan vivir sin sobresaltos sus últimos días. No obstante, temo su acotamiento en los próximos años. Todos los que tenemos hijos deseamos que estos puedan llevar sus vidas con menos penalidades que las que hemos tenido que enfrentar nosotros mismos, y sufrimos por ellos cuando se pone en duda la viabilidad futura de las pensiones.

He de decir que resulté agradablemente sorprendido por el entusiasmo de tantos “seniors”, aunque no tanto por la participación. Creo recordar que este colectivo asciende a unos nueve millones y medio de individuos y allí, en la manifestación, o después en la Plaza del Sol, estábamos muy lejos de tal cifra. Con buena voluntad yo diría que podríamos ser unos cinco mil. Eso sí, como ya dije antes, con mucha energía todavía. Jóvenes había menos, y eso que los posibles recortes, o nuevas condiciones para alcanzar una jubilación decente, les afectarán más a ellos que a nosotros.

Recuperación del poder adquisitivo de las pensiones. Madrid, 9 oct. 2017

Eché en falta eslóganes y cánticos a los que estoy acostumbrado en otras manifestaciones. En este sentido tuve la sensación de que faltó previsión y organización. También me resultó grato conocer, ni que fuera a distancia, al nuevo secretario general de las Comisiones Obreras, Joaquín Sordo, que sustituye al mítico “Toxo”. Esperemos que el señor Unai Sordo afine el oído y nos sorprenda con una buena gestión en su flamante cargo. He de decir que el tono de su intervención me agradó y que le deseo los mayores aciertos.

De  los discursos de los sindicalistas, a los que presté gran atención, deduje algunas reflexiones que os trasmito. No voy a resumir cada intervención habida sino aquellos asuntos que llamaron particularmente mi atención. El primero de ellos tiene que ver con la tan cacareada frase de que las nuevas generaciones no podrán disfrutar de una pensión. Según los intervinientes, tal situación no llegará a producirse porque es ante todo una decisión política, y los políticos pueden cambiarla simplemente dedicando a pagar las jubilaciones mayores fondos, que no es ni más ni menos lo que hacen los países vecinos.

Intervención sindical. Madrid, 9 oct. 2017.

Otro tema recurrente es el que insiste en que las pensiones podrían bajar su cuantía, incluso hasta en un treinta por ciento menos. Es esta una cuestión, yo diría, no descartable, ya que iría ligada a factores como la economía del país y el número de contribuyentes a los ingresos de la Seguridad Social. Pero, sobre todo al pacto que desvincula el aumento de las pensiones del Índice de Precios al Consumo (IPC).

También me inquieta ver como la hucha de las pensiones ha ido mermando de manera constante en los últimos años, pasando de 66.000 millones de euros solamente 11.000, en números redondos. O que el Gobierno necesite pedir préstamos para hacer frente al pago de las pensiones. El primero, y último hasta la fecha, de unos diez mil millones de euros. Y esto me escandaliza porque, como tantos españoles, hace años que vengo padeciendo el ver como se llevan el dinero los corruptos, o la misma banca, en una sangría que parece no tener final. Por otra parte, el fraude fiscal empresarial también resulta muy elevado y habría que ponerle freno.

Otro motivo que me ha llevado a Madrid es el disgusto que siento al ver aumentada mi pensión este año un miserable 0,25%,. Una actualización anual que, de hecho, se lleva aplicando desde el año 2014 y con la que el Gobierno pretende seguir durante bastantes años más, según las previsiones de organismos como el Fondo Mundial Internacional (FMI) o la Autoridad Fiscal. En su intervención los sindicalistas aseguraron que todos los años perdemos poder adquisitivo, dado que el IPC supera ampliamente cada año la miserable revaluación que nos aplican.

Líderes sindicales al inicio de la manifestación. Madrid, 9 oct. 2017

Es ésta una de las protestas de los sindicatos en las negociaciones para la reforma de pensiones que hay actualmente en marcha. Los sindicatos piden la derogación de la reforma del año 2013, en la que ancló la actualización anual de las prestaciones a la situación financiera de la Seguridad Social, desvinculándola de los precios. “Esto es una base al ataque del sistema público; hay que cambiarla o derogarla”, reclamó Sordo.

Y esto es lo que he pensado, más o menos, durante esta larga y, pese al cansancio, estimulante jornada, que supuso para mí y mis compañeros largas horas de viaje en bus. Esperemos que este duro y loable esfuerzo se vea recompensado, tanto para nosotros como para nuestros hijos.

Un ecologista en El Bierzo.

Llega a Madrid la marcha de las pensiones: “Estamos aquí para que la gente joven tenga pensión”. 09/10/17. Elpais.com.

Mantener el poder adquisitivo de las pensiones exigiría 25.000 millones al año. 02/10/17. Elpais.com.

El Gobierno tira de la hucha de las pensiones y de un préstamo de 6.000 millones para poder pagar las extras. 29/06/17. Heraldo.es.

Anuncios

Cataluña al borde del abismo

Una convivencia social quebrada. Joanferran.blogspot.com.es.

Llevo meses que me despierto con pesadillas y duermo mal ante el anuncio de la independencia de Cataluña, proclamada de forma unilateral por aquellos que consideran que se sentirían más felices, o vivirían económicamente mejor, si dispusieran de un estado propio. He de decir que a mí personalmente la idea no me embala mucho, ya que soy uno de esos catalanes pertenecientes a la que se ha acordado en llamar la “mayoría silenciosa”, aquella que no comparte ninguna de las dos ideas antes expresadas.

Confieso que no me he sentido cómodo en el nuevo escenario catalán que viene desarrollándose en esa región española desde la aprobación de la Constitución del 78 y la proclamación de las autonomías. La presión nacionalista provocó  al principio de los ochenta una oleada de abandonos del país, que algunos sitúan por encima de los cien mil afectados. Entre ellos cuatro familiares míos. Una de estas personas trabajaba como maestra y optó por trasladarse a Madrid ante las nuevas exigencias de los nacionalistas y el creciente rechazo a todo lo que oliera a español.

Unos doscientos ciudadanos piden diálogo político en Ponferrada. 7 oct. 2017

Yo mismo me vi gravemente perjudicado en mi trabajo, en donde pese a mis buenos servicios se me negó la oportunidad de continuar trabajando en TV3 a pesar de haber aprobado, hasta en dos ocasiones, unas pruebas de capacitación.  Aunque sí continuaron trabajando en la televisión catalana otros compañeros que quedaron bastante por detrás de mí en esas pruebas, y que –por cierto- nada hicieron para que se corrigiera el abuso. También he sido testigo de cómo personas que me eran familiarmente cercanas, aunque catalanistas, ocupaban puestos laborales de relevancia incluso antes de finalizar su carrera.

En estas circunstancias, resulta fácil comprender que no me sintiera especialmente cercano a los políticos de la nueva tendencia. Y menos aún después de que me viera obligado a cerrar el Festival Internacional de Cine y Video Profesionales que venía organizando desde hacía una docena de años, con un éxito que nadie negará. Toso ello debido a las presiones económicas -y telefónicas-, a mi entender totalmente fuera de lugar, que tuve que sufrír por parte de los nacionalistas.

Fue así como en pocos años se paso desde el aborrecible “hábleme usted en cristiano” exigido de manera altanera por los anteriores dueños del país a quienes hablaban en catalán, a la obligación, bajo pena de multa, de rotular todos los negocios en catalán. Y que todos los avisos corrientes se remitieran únicamente en ese idioma. Además, en la escuela se arrinconó la enseñanza de la historia común de España, desapareciendo este término de los nuevos libros de texto.

Ese fuerte adoctrinamiento es el que ha llevado a las nuevas generaciones a aquel mantra tan archiconocido y mil veces pronunciado: “España nos roba”. Resultado del mismo hoy tengo dos hijos, concebidos con una catalana, que están más por el independentismo que por seguir con España. Son personas que estudiaron el castellano el mismo número de horas que el inglés, ya que el primero pasó a ser considerado como una lengua extranjera. Y esto pese a su gran interés en cuanto a las relaciones con el resto del país o con otros del resto del mundo.

Esta es mi realidad, y aunque me encuentro en estos momentos fuera de Cataluña allí siguen viviendo mis hijos, y yo tengo allí la única propiedad de que dispongo.

En los últimos días hemos vivido un acrecentamiento de la tensión social en Cataluña debido, sobre todo, a la convocatoria unilateral por parte de los políticos independentistas de un referéndum en el cual, pese a su carácter ilegal y el esfuerzo del Gobierno de España por impedirlo, unos dos millones de catalanes se pronunciaron a favor de la “desconexión” con el resto de los españoles. Una convocatoria a las urnas que ha quebró hasta un punto nunca antes visto la paz social en Cataluña.

Antes de continuar he de decir que no estoy en modo alguno de acuerdo en cómo se ha intentado impedir por la fuerza tal votación, pese a que no esté de acuerdo con ella. Estimo que el Gobierno tenía argumentos y medios suficientes para que fuera declarado nulo sin necesidad de agredir a nadie.

Parlem? (¿Hablamos?). Ponferrada, 7 oct. 2017.

Esta mañana me he sumado a los casi doscientos ciudadanos que en Ponferrada nos hemos reunido para reclamar un diálogo entre las partes confrontadas. Pero entiendo también que resulta bien difícil dialogar con quien ya ha tomado la decisión de proclamar, caiga quien caiga, la independencia de Cataluña en base a un referéndum cuya valides jurídica nadie, salvo los independistas, reconoce.

Cuando las posiciones políticas se enrocan de tal modo que el diálogo se vuelve imposible, convirtiéndose en un diálogo de sordos, es cuando se precisa de un mediador. O incluso que sean otros que no los directamente afectados quienes negocien.

Ojala el movimiento ciudadano “¿Parlem? ¿Hablamos?”, por el momento sin líderes evidentes, contribuya a llevar a nuestros políticos a una reflexión más sosegada. Es mi deseo, y creo que el de miles de españoles, pero reconozco que no albergo demasiadas esperanzas.

Un ecologista en El Bierzo.

Cuando vivir en Cataluña ya no valdría la pena. 11/09/2015. unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Así se adoctrina a los cachorros nacionalistas catalanes. 05/10/17. Abc.es. 

 

La ONU fija un plazo de tres meses para que el Gobierno español adopte medidas que garanticen la reparación a las víctimas de desaparición forzada

Una exhumación de víctimas de la Guerra Civil Española. Fuente: Memoria historica.org.es.

La Organización de Naciones Unidas (ONU) ha dado a España un plazo concreto de 90 días para que presente un calendario de trabajo actualizado con las medidas concretas que propone para que se garanticen el derecho a la verdad, la justicia y la reparación para las víctimas de desaparición forzada de la Guerra Civil y el franquismo.

La ONU exige también que el Gobierno español indique las fechas previstas para aplicar cada una de estas medidas. Son medidas exigidas por el Grupo de Trabajo de Naciones Unidas sobre Desapariciones Forzadas, que en su último documento, presentado esta misma semana ante el Consejo de Derechos Humanos, lamenta que “hasta la fecha el Estado español no ha actuado con la debida urgencia y celeridad en materia de desapariciones forzadas ni ha asumido un rol de liderazgo para asegurar una política de Estado en este tema”,

Un ecologista en El Bierzo.

El desmantelamiento de la sanidad pública

Se vende sanidad. Ponferrada, 13 julio 2017. Foto: Enrique López Manzano.

Al titular podría haberle añadido en El Bierzo, pero seguramente mentiría, me quedaría demasiado corto, porque estamos ante un fenómeno  global que afecta a todo el Estado, a todas las comunidades autónomas del país, aunque en lo que respecta a nuestra comarca esté cogiendo tintes especialmente dramáticos y virulentos, como si hubieran decidido utilizar a ésta como cochinillo de indias para los experimentos gubernamentales de desmantelamiento de la sanidad pública y su privatización. Una sanidad de la que antaño, no hace tantas décadas, los españoles estuvimos orgullosos porque satisfacía nuestras expectativas de seguridad y bienestar. 

Lo más terrible de este vil experimento es que se está llevando a cabo con total conocimiento del mismo por parte de quienes lo intentan imponer a la mayoría silenciosa, a esa ciudadanía anestesiada que, quizás como respuesta al trauma de la crisis que tanto afecta a muchos, no acierta a reaccionar, a unirse en la defensa de uno de sus bienes más preciados, de uno de los pilares básicos de las sociedades contemporáneas: la salud.

Vigésimo primer día del encierro protagonizado por Usp Bierzo-Laciana. Ponferrada, 13 julio 2017. Facebook: Usp Bierzo-Laciana.

Las largas esperas en la consulta médica general, o la insoportable longitud de las  listas de espera para acceder a un especialista médico, se han convertido en moneda corriente, ya casi banal, cuando no lo son. Tenemos derecho a una sanidad de calidad, que antes del real decreto de Ley del año 2012 era universal, sin  que por serlo hundiera la economía del país. Nos han vendido el mantra de que no hay dinero, cuando lo que sucede es que sobran los ladrones y chorizos. En cuanto a los recortes, son la excusa que se nos vende para justificar esa pérdida constante de calidad de la sanidad pública, la excusa perfecta para su privatización.

Con la salud no se juega. Y tampoco debería hacerse negocio con ella. Porque se hace negocio con la salud, con las donaciones de sangre voluntarias, no ya con la sangre en sí misma, lo que está prohibido, pero sí con su extracción y conservación; se están infrautilizando casi todos los hospitales, obligándolos a trabajar a medio rendimiento, cuando con un aprovechamiento más extenso de esas instalaciones ciertamente se podrían reducir las listas de espera de manera considerable sin necesidad de recurrir a la empresa privada; se imponen las Unidades de Gestión Clínica como solución para rebajar el coste de la sanidad; se privatizan los comedores hospitalarios y sus servicios de mantenimiento; se cierran camas en los hospitales, a veces de manera descarada y en otras ocasiones de forma encubierta… Después, estas las carencias en las atenciones médicas, que ellos mismos provocan, son las que sirven para justificar la necesidad de su privatización, dejando a cargo de la sanidad pública los casos más costosos, mientras se deriva hacia lo privado aquellos que aportan un mayor beneficio económico a quienes los explotan.

Es inaceptable que los responsables hospitalarios, o los médicos, como está sucediendo, puedan cobrar primas relacionadas con el menor gasto por paciente que puedan ocasionar al servicio público. Las personas necesitan ser atendidas según sus necesidades reales y no en función de criterios economicistas. A este paso acabaremos con una sanidad limitada a quienes puedan pagársela de su bolsillo, como sucede por ejemplo en Estados Unidos, donde a la entrada de los hospitales desatienden a aquellos heridos o enfermos que no pueden presentar una cartilla del seguro privado, dejándoles incluso morir.

Podemos tener, y es uno de los derechos por los que cotizamos al trabajar, una salud pública de calidad. Se pueden reducir las listas de espera para que no tengamos que hacer antesala larguísimos meses para que un especialista nos atienda. La solución está en la respuesta que dé la sociedad civil. Es ésta la que debe ser consciente de los cantos de sirenas propagados por medios de comunicación afines al sistema, o incluso por sindicatos serviles que intentan convencernos de la inexorable pérdida de calidad o desaparición de un servicio tan básico para la sociedad.

Tal vez no lo sepa, pero desde hace tres semanas un grupo de personas, sin afiliación política declarada, protagoniza un encierro total en la entrada del Hospital del Bierzo para denunciar esta privatización encubierta de la sanidad y su progresivo desmantelamiento. Y para exigir un servicio público de calidad. Duermen allí y comen, como pueden, por las inmediaciones del encierro. Intentan llamar la atención sobre lo que aquí se denuncia y les anima la esperanza de mejorar la sanidad de todos y todas.

Estos son mis héroes particulares, los que están allí defendiendo el interés común y necesitan del apoyo general para que sus peticiones puedan salir adelante.

Un ecologista en El Bierzo.

Asamblea de Usuarios en el Hospital del Bierzo. Ponferrada, 13 julio 2017.Facebook: Usp Bierzo-Laciana.

Peticiones de la Asamblea de Usuarios de la Sanidad Pública de El Bierzo y Laciana al gerente del Hospital del Bierzo.

Después de la asamblea realizada hoy, día 26 de julio de 2017, hemos decidido seguir con el encierro indefinido hasta que se lleven a cabo nuestras peticiones. Hemos decidido exigir inmediatamente estos puntos por escrito y firmado como prueba de que es cierto que el señor Visedo (Gerente de este hospital) defiende la Sanidad Pública y poder llevar a cabo la finalización del encierro.

– Exigimos una entrevista con el Consejero de Sanidad regional.

-Exigimos que hagan público semanalmente todos los datos de lista de espera de pruebas diagnósticas y quirúrgicas en todo el Área, ya que de ellas depende el tratamiento final que debe aplicarse y de esta demora al igual que la demora en las primeras consultas no se habla.

– Que no vuelvan a existir más “peonadas” para contratar más personal.

– Que se contrate un turno de tarde para enfermer@s y médic@s.

– Que en las vacaciones se sustituyan a l@s médic@s y enfermer@s.

– Que se comprometa por escrito a ninguna derivación por Conciertos a la privada.

– Que la consulta privada esté fuera de un hospital público como la empresa UNDE de neumología.

– Apertura y uso continuado de las 36 camas sin utilización.

– Eliminar el importe de los informes clínicos ya que las personas están pagando estos informes clínicos. Entendemos que es una ley de Castilla y León, y por ello se debe comprometer a no seguir cobrando por estos informes.

Seguiremos luchando por la derogación de la ley 15/97 o la derogación del R. D. Ley 16/2012. Por ello seguiremos luchando para que se quiten estas leyes que permiten la privatización encubierta de nuestra Sanidad Pública, así como la eliminación de las dos unidades de Gestión Clínica.

Asamblea de Usuarios de la Sanidad Pública de El Bierzo y Laciana.

Encierro Hospital de El Bierzo y Laciana. Julio 2017. Change.org.

Las Mareas Blancas apoyan el encierro en el Hospital del Bierzo. 13/08/17. Lanuevacronica.com.

Facebook: @uspbierzoylaciana

Email: uspbierzoylaciana@gmail.com

Fallece el catedrático de Prehistoria de la Universidad de Valladolid, Julio Fernández Manzano

Exterior de la muralla del Castro de Borrenes. 21 febrero 2009. Foto: Enrique López Manzano

El pasado jueves -día 3- falleció mi primo carnal Julio Fernández Manzano, a la edad de 65 años. Hacía tiempo que seguía un tratamiento en un centro privado tras sufrir un ictus cerebral.

Comento esta noticia tanto por mi vinculación afectiva con él, ya que siendo niños compartimos unas cuantas aventuras, incluida la de participar, dentro de la misma escuadra, en uno de los campamentos de la Organización Juvenil Española (OJE). Pero también algunas salidas por El Bierzo, organizadas por mi tío, Ángel Manzano Casas. De ellas recuerdo con especial intensidad las efectuadas al Monasterio de Montes, entonces en ruinas (todavía en parte hoy), pero también otras durante cuyo trascurso nos dedicábamos a buscar fragmentos de tejas romanas que localizábamos en los campos bercianos. Un preludio de lo que luego sería la gran pasión de mi pariente cercano: el estudio arqueológico de la meseta norte ibérica.

En realidad, pese a mi gran afecto por mi primo, he de decir que por diversas circunstancias de la vida no llegamos a vernos con tanta frecuencia como hubiera sido de mi agrado. Siendo bastante joven, por consideraciones familiares y laborales, él fijó su residencia a Valladolid, la principal ciudad desde la que ejerció su reconocido magisterio. Sin embargo, pese a esta distancia, que un mayor alejamiento geográfico llegó a acentuar, siempre mantuvimos una cordial amistad.

He de destacar que la relación de mi primo con El Bierzo fue siempre muy relevante, tanto por la atracción que esta comarca ejercía sobre él como desde el punto de vista profesional, ya que Julio fue uno de los artífices del Plan Director de Las Médulas. Pero también por sus prospecciones arqueológicas en el Castro de Borrenes, y creo que también en el de San Juan de Paluezas (El Castrelín), así como los estudios que dedicó a diversos hallazgos arqueológicos realizados en la comarca. De sus investigaciones tuvo la ocasión de informar en alguna conferencia organizada por el Instituto de Estudios Bercianos (IEB) celebrada en la capital berciana.

“La cultura no se debe medir nunca por criterios meramente economicistas”.

Vista del Castro de Borrenes. 21 febrero 2009. Foto: Enrique López Manzano.

No fue hasta época reciente que me apercibí que mi primo también mantuvo una opinión personal sobre la cantera de Catisa, cuyo monstruoso desarrollo desluce todavía hoy día la vista panorámica de Las Médulas desde el Mirador de Orellán. Según publicó el ‘Diario de León’, mi primo preconizó el traslado de la mina de áridos a otra parte para no perjudicar los puestos de trabajo existentes. Sin embargo, por casualidades de la vida, acabaría siendo la asociación en la que yo aún milito la que acabaría por dar la puntilla a la cantera, cuando ésta se veía ya muy debilitada por la intervención de la Fiscalía de Medio Ambiente.

Carrera docente de Julio Fernández Manzano.

Julio Fernández Manzano. Elnortedecastilla.es

Aunque natural de Ponferrada (ambos nacimos en el mismo edificio de la Calle del Cristo), Fernández Manzano desarrolló la práctica totalidad de su carrera docente en la Universidad de Valladolid, donde se licenció en Filosofía y Letras y en 1983 se doctoró con la tesis ‘Armas y útiles metálicos del Bronce Final en la Meseta Norte’. Tras unos años como profesor ayudante en Valladolid, en 1987 obtuvo la plaza de profesor titular de Prehistoria en la Universidad de Cantabria, pero regresó tres cursos más tarde a la capital vallisoletana.

Especialista en la metalurgia de la Edad del Bronce, impulsó importantes proyectos y equipos de investigación en Las Médulas, junto a Francisco Javier Sánchez Palencia y María Dolores Fernández-Posse. En 2007 obtuvo la cátedra de Prehistoria de la Universidad vallisoletana, área adscrita al Departamento de Prehistoria, Arqueología, Antropología Social y Ciencias y Técnicas Historiográficas. Además, también desempeñó el cargo de vicedecano de Ordenación Académica de la Facultad de Filosofía y Letras.

Fernández Manzano impulsó relevantes investigaciones sobre la Edad del Bronce en Castilla y León, algunas en colaboración con Germán Delibes; y a partir de 2006 dirigió, junto al citado Delibes, José Ignacio Herrán y Manuel Crespo, la campaña de excavaciones arqueológicas en el pago ‘El Palomar’, en el Centro de Interpretación de la Naturaleza de Matallana.

Publicaciones científicas.

El Castrelín fue abandonado poco antes de la explotación romana de Las Médulas. 4 junio 2017. Foto: Enrique López Manzano

Entre las publicaciones de mi primo sobresalen el capítulo dedicado a la Prehistoria en el Valle del Duero, escrito junto a Germán Delibes en la famosa ‘Historia de Castilla y León’ de la editorial Ámbito (1984); ‘Armas útiles metálicos del Bronce final en la Meseta Norte’ (1984); o ‘Mineros y Fundidores en el inicio de la Edad de los Metales. El midi francés y el norte de la Península Ibérica’ (2003).

Hace unos pocos días estuve visitando el Museo Arqueológico de Cáceres. Allí pude ver expuestas diversas lápidas romanas con sus preceptivos epitafios, tal y como era frecuente en ese tipo de manifestaciones funerarias. Observé que en varias de ellas aparece escrita la frase: “Que la tierra le sea leve”, dedicada al difunto. Es lo que le deseo de todo corazón al amigo cuyo cálido abrazo me va a faltar.

Aquellos interesados en conocer más a fondo los escritos e investigaciones de Julio Fernández Manzano podrán consultarlas aquí. 

Un ecologista en El Bierzo.

Fallece el catedrático de Prehistoria Julio Fernández Manzano. 03/08/17. Elnortecastilla.es.

Un arqueólogo del plan director defiende el traslado de la explotación. 02/07/04. Diariodeleon.es.

Ecomarcha 2017: por la protección del río Tajo y el cierre de las nucleares

Cartel. Ecomarcha 2017. 14-29 julio 2017. Ecologistasenaccion.org.

El sábado 29 de julio llegamos por fin a Lisboa, tras quince días de pedaleo desde Navalmoral de la Mata (Cáceres) hasta la capital lisboeta. Por en medio dos semanas que pasaron, como quien dice, casi volando. En lo que a mí respecta participé durante una decena de días, algunos más que lo hiciera el año pasado.

Lo bueno de la experiencia adquirida, es que en esta ocasión vine mejor preparado, pues traje conmigo una colchoneta más gruesa que amortiguó, bastante mejor que la esterilla del año pasado, el duro impacto del suelo de los polideportivos españoles y de los parques de bomberos voluntarios portugueses. También, me preocupé de conseguir un par de termos en los que almacenar agua fresca durante el caluroso itinerario, lo que a la postre resultó ser una acertada ocurrencia. Por otra parte, el hecho de que este año yo pudiera frecuentar con mayor asiduidad los restaurantes situados en la ruta me facilitó enormemente la vida. Una situación que no impidió que, en ocasiones, compartiera comidas con los compañeros/as. También, he de destacar que en esta Ecomarcha la organización acordó con algunos restaurantes diversos ágapes que tuvieron una buena acogida.

El clima social de la Ecomarcha resultó, una vez más, muy agradable. Es decir, si consideramos superados los habituales incidentes personales que a veces provoca algún listillo. También he de decir que no siempre me resultó fácil conseguir que se me respetara el espacio que había elegido para descansar, del mismo modo que en ocasiones no le gustó a alguien el mundo el lugar que yo había elegido para colocar alguna pegatina. Pero puede decirse que  estos fueron incidentes menores y que en general el compañerismo dominó el encuentro.

Desfile por la Plaza del Comercio. Ecomarcha 2017. Lisboa, 29 julio 2017.

Para mí el momento más emocionante de la marcha fue el de la Bicicrítica que celebramos en Lisboa, al estilo de la realizada el año pasado en Gijón. Durante el recorrido ciclista pensé que era una pena que no hubiésemos hecho más bicicríticas en las poblaciones por donde pasamos anteriormente, pero la bicicrítica de Lisboa me satisfizo enormemente y, ella sola, me recompensó de todos los esfuerzos realizados durante la Ecomarcha. La maravillosa imagen de más de un centenar de ciclistas girando en torno al monumento central de la Plaza del Comercio en Lisboa, la mayoría de ellos portando la camiseta azul de Ecologistas (en contra de las nucleares y defendiendo el Río Tajo), me perseguirá probablemente durante mucho tiempo.

Desde estas líneas quiero agradecer a la organización su renovado esfuerzo para que todo salga bien, esta vez mayor aún si cabe debido a la internacionalización del evento, y esto pese a las múltiples dificultades que tuvo que superar cada día. Y también a la organización portuguesa Quercus, que nos facilitó enormemente todo. Así mismo, a los  ciclistas locales que nos acompañaron en el último trayecto del recorrido, algunos miembros de la Federación Portuguesa de Ciclismo. 

Protesta frente al Consulado de España. Ecomarcha 2017. Lisboa, 29 julio 2017. Foto: Enrique López Manzano.

Espero que la concentración frente al Consulado de España, que contó con animados cánticos de los presentes y con la lectura de un manifiesto pidiendo el cierre de las centrales nucleares de Trillo y Almaraz, tenga algún efecto. Desde luego llegamos hasta allí con mucha ilusión y alegría, después de un largo recorrido de más de medio millar de kilómetros que, sorprendentemente, en vez de cansarnos lo que consiguió fue acrecentar nuestras ganas de continuar luchando por un mundo más justo y sostenible. Confío en que para el año que viene podamos contar con compañeros/as bercianos dispuestos a sumarse a esta iniciativa.

Un ecologista en El Bierzo.

Ecomarcha por un Tajo vivo.

En defensa del Río Tajo. Ecomarcha 2017. Lisboa, 29 julio 2017.

La actividad humana en torno al río Tajo ha sido y es sumamente agresiva a lo largo de toda su cuenca. Las presiones que sufre el río son varias: la captación de agua en su cabecera para el trasvase Tajo-Segura, con objeto de transformar agua en dinero de forma insostenible en un territorio ajeno a su cuenca, y que deja al río sin apenas caudales; los vertidos contaminados procedentes del área metropolitana de Madrid, la mayor concentración humana e industrial de la Península, que convierte al Tajo en su curso medio en una cloaca a cielo abierto; la actividad de dos centrales nucleares, Trillo y Almaraz, que contaminan y calientan sus aguas poniendo en riesgo permanente toda la vida del río y la de las personas…

Los problemas del Tajo prosiguen cuando fluye cautivo de numerosos embalses en Extremadura y Portugal, donde se represa para surtir de agua a centrales hidroeléctricas, centrales térmicas e industrias papeleras, que se adueñan del río y terminan de dañarlo. De esta forma, el Tajo llega exhausto y moribundo a Lisboa.

Ecomarcha 2017. Lisboa, 29 julio 2017.

No podemos permitir que el Tajo continúe en esta situación. No podemos dejar un legado tan funesto a las futuras generaciones ni permitir que nuestra sociedad sea recordada como aquella que destruyó la vida en el Tajo, a cambio de un beneficio económico pasajero que además cayó en pocas manos.

Pero aún estamos a tiempo de conseguir que los ríos de la cuenca del Tajo sean ríos vivos con agua para la vida, recuperando sus funciones ambientales, culturales y sociales. Por ello exigimos las siguientes medidas:

Los gobiernos portugués y español deben establecer las medidas de gestión adecuadas que obliguen a cumplir los estados de calidad establecidos en la Directiva Marco del Agua.

El cierre y desmantelamiento de la Central Nuclear de Almaraz en 2020 y de la Central Nuclear de Trillo en 2024 (junto con las centrales de Vandellós en 2020 y Cofrentes y Ascó en 2021). ¡Queremos todas las nucleares cerradas y desmanteladas!

El establecimiento en el Tajo, y en todos los ríos de la cuenca, de un régimen obligatorio de caudales ecológicos real que permita recuperarlos como Ríos Vivos

El autor de este blog posando durante la Ecomarcha 2017. Lisboa, 29 julio 2017.

La finalización del trasvase Tajo-Segura cuya permanencia y nuevo régimen de explotación no permite la recuperación del río Tajo.

La mejora de la depuración de las aguas residuales en toda la cuenca del Tajo, y muy especialmente las de la Comunidad de Madrid cuyas aguas insuficientemente depuradas llegan al eje central del Tajo a través de los ríos Jarama y Guadarrama.

Una explotación hidroeléctrica en Extremadura que permita la llegada a Portugal de un régimen adecuado de caudales ambientales en Cedillo.

Un control efectivo en ambos Estados sobre la contaminación y sobreexplotación agrícolas, poniendo control efectivo a sus vertidos y captaciones abusivas.

Pedaleamos por el curso del río Tajo porque reivindicamos un río con futuro, un río conservado y un río con vida. Todas las gentes de los territorios del Tajo podemos conseguir un río vivo.

¡Vive o Tejo!

Por un Tajo vivo.

Ecomarcha 2017. 29/07/17. Ecologistasenaccion.org.

Tríptico de la Ecomarcha 2017. Ecologistasenaccion.org. Pdf.

Pedaleando por un Tajo vivo.  07/08/17. Eldiario.es. Raúl Urquiaga.