Archivo de la etiqueta: Agencia Europea de Seguridad Alimentaria

Avaaz apoya la prohibición de los neonicotinoides, responsables de la muerte de las abejas, también en Estados Unidos

Las abejas son unos insectos extremadamente laboriosos.  Fuente: lainformacion.com.

Las abejas son unos insectos extremadamente laboriosos. Fuente: lainformacion.com.

Las abejas no solo fabrican miel, sino que son también una fuerza de trabajo enorme, humilde y poderosa, que facilita la polinización de las tres cuartas partes de las plantas que cultivamos. Por esto son esenciales para la vida. Se calcula que cada año polinizan plantas y cosechas por un valor estimado de 40.000 millones de dólares. Sin embargo, en los últimos años han muerto misteriosamente millones de ellas. Un hecho trascendental que ha despertado gran inquietud, ya que su posible desaparición supondría un serio peligro para la vida en la Tierra.

En el pasado documenté abundantemente este hecho y, dentro de mis posibilidades, colaboré en la recogida de firmas para retirar del mercado ciertos plaguicidas, como los neonicotinoides, que los científicos relacionan con la desaparición de estos útiles insectos. Estos productos suelen utilizarse con frecuencia en la siembra del girasol, la colza, el algodón y el maíz.

El 29 de abril del año pasado la Comisión Europea (CE) prohibió, en base al principio de precaución y durante dos años, el uso de tres plaguicidas basándose en un informe de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés). Estos son: la clotianidina, el tiametoxam y el imidacloprid, comercializados por Bayer y Syngenta en Europa. Sin embargo, la aplicación de la medida se retrasó hasta el 1 de diciembre de 2013 para ofrecer a los agricultores un plazo de adaptación.

Por su parte, como no podía esperarse otra cosa, la Asociación de Empresas de la Industria Fitosanitaria (AEPLA) consideró “desproporcionada” la medida.

Gran ‘zumbido global’ contra la desaparición de las abejas.

Una abeja polinizando una planta. 2011. Avaaz.org.

Una abeja polinizando una planta. 2011. Avaaz.org.

Una vez más, vuelvo a pedir vuestra colaboración. Puedo aseguraros que realmente vale la pena. Y una buena prueba de esto es que, ante el aluvión de firmas recibido, la Unión Europea se vio obligada a prohibir estos pesticidas tóxicos. Sin duda fue una clamorosa victoria ciudadana.

En aquella campaña participaron Avaaz, Greenpeace, Change.org y también Ecobierzo, entre otros colectivos. Sin duda, es un tema que a Avaaz le importa mucho, porque siempre retorna la cuestión a cada vez que tiene la oportunidad. En estos momentos, Estados Unidos podría sumarse a la prohibición europea. Sin duda es algo de vital importancia, y no sólo porque protegeríamos nuestra seguridad alimentaria, sino porque el ejemplo norteamericano podría inspirar a otros gobiernos a hacer lo mismo.

Ahora mismo, las compañías químicas están presionando frenéticamente a las autoridades estadounidenses para que frenen esta prohibición, pero millones de firmas podrían conseguir que la balanza se incline en el buen sentido.

Desde luego, en ningún modo deberíamos permitir que la protección de nuestra delicada cadena alimenticia esté en manos de compañías químicas a las que sólo les interesa sus beneficios, o en las de legisladores corrompidos. Conseguir la erradicación de estos pesticidas significaría para todos lograr un mundo más seguro, así como para otras especies.

Únete y comparte este llamamiento urgente. Sólo disponemos de cinco días para actuar. Y no te olvides de firmar en este enlace.

Avaaz denuncia la supeditación del gobierno norteamericano a los intereses de las grandes compañías químicas.

Observación de una colmena con varias abejas muertas en su entrada. 2013. Adapas.com.

Observación de una colmena con varias abejas muertas en su entrada. 2013. Adapas.com.

En EE.UU. es la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) la que legisla sobre las toxinas. Sin embargo, -según denuncia Avaaz- bajo la influencia de las grandes compañías químicas el organismo creado para la proteción ciudadana ha conseguido esquivar esta ley durante años.

Personalmente tengo algunas referencias de la Agencia, y no precisamente buenas. Ahora el ‘Grupo de Trabajo sobre la Salud de los Polinizadores’ de la Casa Blanca está en condición de obligar a la EPA a cancelar el registro de pesticidas para que no se puedan comercializar en EE.UU.

En ese país un estudio de la Universidad Estatal de Pensilvania y la Universidad de Florida, hecho publico en enero de este año, concluyó que cuatro productos utilizados con frecuencia en la agricultura contra las plagas eran responsables de la muerte de las larvas de abeja. Se trata del Fluvalinato, el Cumafós, el Chlorothalonil y el Clorpirifos. Otro estudio, éste de la Universidad de Purdue (Indiana, EE.UU.), estableció que las abejas presentaban síntomas neurotóxicos.

En estos momentos Avaaz lleva recogidas tres millones de firmas, que pueden resultar de gran importancia a la hora de respaldar la independencia del grupo de trabajo que presentará su informe dentro de cinco días.

Un ecologista en El Bierzo.

Abeja mascota. Fuente: change.org.

Abeja mascota. Fuente: change.org.

Avaaz emprende una campaña internacional para salvar a las abejas de su extinción. 16/01/11. Ecobierzo.org.

La Coordinadora Europea de Apicultura denuncia que la UE deja su evaluación sobre riesgos de los pesticidas en manos de ‘expertos’ vinculados a empresas privadas. 07/02/11. Ecobierzo.org.

Cientos de miles de firmas piden la retirada del mercado de los plaguicidas neonicotinoides que diezman a las abejas. 30/01/13. Ecobierzo.org.

La Comisión europea prohíbe durante dos años la utilización de los plaguicidas tóxicos que amenazaban a las abejas. 02/05/13. Ecobierzo.org.

Más de 30 millones de abejas mueren en Canadá. 03/07/13. Actualidad.rt.com.

Pesticidas matan a las larvas de las abejas de la miel. 27/01/14. Elcomercio.pe.

¿Quién garantiza nuestra seguridad alimentaria?

El mercado agroecologico de Zaragoza. zaragozablogspot.com.

Un mercado agroecologico. Zaragozablogspot.com.

Nos dicen que nuestra alimentación nunca ha sido tan segura como ahora, que los alimentos no han pasado tantos controles como hasta el momento. Sin embargo, periódicamente, aparecen nuevos escándalos alimentarios, el último el de la carne de caballo.

La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria es la encargada de velar, teóricamente, para que aquello que comemos sea saludable. Pero, ¿quién hay detrás de esta agencia que tiene un papel clave en la autorización de miles de productos, como pesticidas, transgénicos y aditivos alimentarios, que acaban en nuestra mesa? Veámoslo.

La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria se presenta, como recoge en su página web, como “la piedra angular de la Unión Europea en la evaluación del riesgo sobre seguridad alimentaria”. La Agencia fue creada en 2002, después de una serie de escándalos, como el de las vacas locas, a finales de los años 90. Su objetivo: mejorar la seguridad alimentaria y restaurar y mantener la confianza en el suministro de alimentos. Según indica, su compromiso es el “de proporcionar asesoramiento científico independiente y objetivo”. ¿Seguro?

El Tribunal Europeo de Auditores parece no estar muy de acuerdo con dichas afirmaciones, como se desprende de su informe Management of conflict of interest in selected EU Agencies” (Gestión de conflicto de interés en Agencias de la UE seleccionadas), de septiembre 2012, en el que afirma que la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria, junto a otras tres agencias europeas auditadas, “no maneja adecuadamente las situaciones de conflicto de intereses”. Y añade que estos “riesgos de conflicto de intereses están incrustados en las estructuras de estas agencias (…) y en la dependencia de la investigación realizada por la industria”. Más claro el agua.

A modo de anécdota, las conclusiones del informe del Tribunal Europeo de Auditores contrastaban con las alabanzas de la evaluación, que poco tiempo antes, había realizado la auditoría privada de Ernst&Young, contratada, evidentemente, por la misma Agencia Europea de Seguridad Alimentaria.

¿Es realmente seguro lo que comemos Fuente: esthervivas.com.

¿Es realmente seguro lo que comemos? Esthervivas.com.

Las críticas a la falta de neutralidad de la Agencia, pero, no son nuevas. Las organizaciones Corporate European Observatory y Earth Open Source publicaron, en febrero 2012, coincidiendo con el décimo aniversario de la institución, un informe, “Conflicts on the menu: a decade of industry influence at the European Food Safety Authority” (Conflictos en el menú, una década de influencia de la industria en la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria), que levantó ampollas. En dicho trabajo cuestionaban la independencia de la Agencia y señalaban los vínculos estrechos de sus expertos con las empresas del sector.

Y, ¿qué consecuencias tiene esto para los consumidores? Un ejemplo lo encontramos en la regulación de los productos alimentarios. Cuando una compañía quiere introducir una nueva sustancia o producto en el mercado, tiene que presentar a la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria y a las instituciones de la Unión Europea un dossier sobre la valoración del riesgo de dichos productos. A petición de la Comisión, el panel científico de la Agencia examina este dossier y publica una opinión científica al respecto, a partir de la cual los representantes de los estados miembros toman una decisión. ¿El problema? La Agencia basa sus evaluaciones, básicamente, en estudios llevados a cabo por la industria, quien espera sacar jugosos beneficios con la comercialización de dichos productos. Los informes científicos independientes no son tenidos en cuenta. Y, en consecuencia, el mecanismo favorece, sin lugar a dudas, los intereses de las grandes industrias del sector en detrimento de los sociales.

Bisphenol A. Wikipedia.

Bisphenol A. Wikipedia.org.

De este modo, sustancias y productos que encontramos en el mercado, como el aspartamo, un edulcorante no calórico, o el bisfenol A (BPA), en el plástico del embalaje alimentario, según informes científicos independientes, afectarían negativamente nuestra salud. Estos estudios nunca han sido tenidos en cuenta por la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria. La situación no es nueva. Cuantos informes alabando las virtudes del tabaco financió la industria tabacalera y hoy, afortunadamente, han quedado en papel mojado.

Detrás del peso de la industria, está la dinámica de las “puertas giratorias”. Empleados y expertos de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria que al cabo de un tiempo entran a trabajar en empresas de la agroindustria o la biotecnología y viceversa, dando lugar a una situación evidente, excepto, parece, para ellos, de conflicto de intereses.

Los ejemplos son múltiples. Suzy Renckens, coordinadora científica del panel sobre transgénicos de la Agencia, en 2008 dejó su puesto para ocupar el cargo de directora del lobby de Syngenta para la Unión Europea. David Carlander, empleado de la Agencia, encargado de diseñar las directrices para el uso de nanotecnología en los alimentos, en 2011 pasó a ser el director del lobby de la Nanotechnology Industries Association en Bruselas. O Laura Smillie, contratada, en 2010, por la Agencia, para desarrollar nuevas líneas de comunicación sobre riesgos alimentarios y que provenía del European Food Information Council (EUFIC), think tank finaciado por empresas de la industria agroalimentaria como Coca-Cola, Danone, Kraft Foods, McDonald’s, Nestlé, Unilever.

Aquí, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición parece seguir el ejemplo de su “hermana mayor”. Sólo hace falta ver el currículum de su actual directora Ángela López de Sá y Fernández, anteriormente directora de asuntos científicos y normativos de Coca-Cola Iberia, y que para ocupar su nuevo cargo al frente de la Agencia Española, pidió la excedencia, no la baja voluntaria, de Coca-Cola. Una pata en cada sitio. Sobran los comentarios.

A partir de ahora, cuando nos digan que no nos preocupemos, que nuestra seguridad alimentaria está en buenas manos, preguntaremos ¿en buenas manos para quién? Porque, visto lo visto, buenas manos para nosotros, la mayoría, está claro que no lo son.

Esther Vivas. 19/03/13.

Hacer las previsiones necesarias nos evitará desperdiciar comida en casa.

La seguridad en la alimentación es fundamental.

¿Quién garantiza nuestra seguridad alimentaria? 19/3/13. Esther vivas.com.

La aparición de ADN equino en hamburguesas vacunas enciende todas las alarmas. 04/03/13. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Los europeos quieren conocer el origen de los alimentos que consumen. 29/01/13. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

¿Alimentos para comer o tirar? 01/01/13. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Esther Vivas: ‘El modelo de producción de alimentos antepone intereses empresariales a las necesidades alimentarias de las personas y su salud’. 14/04/11. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Cientos de miles de firmas piden la retirada del mercado de los plaguicidas neonicotinoides que diezman a las abejas

Una abeja colabora en la polinización de una planta. Fuente: elmundo.es.

Una abeja colabora en la polinización de una planta. Fuente: elmundo.es.

“Si las abejas llegaran a desaparecer, al hombre le quedarían unos años de vida“, profetizó en su día el científico Albert Einstein.

Hace algún tiempo que vengo alertando sobre una terrible y preocupante realidad: las abejas se mueren. Y no lo hacen sólo por nuestros lares sino por todo el mundo, lo que resulta muy preocupante, ya que su desaparición no sólo amenaza a nuestra biodiversidad sino que afecta también a la cadena alimentaria. Nadie duda que la desaparición definitiva de las abejas supondría un auténtico cataclismo ecológico, de un alcance y consecuencias dificiles de evaluar.

En la base de su lenta desaparición están –según señalan los expertos- algunos plaguicidas tóxicos. Pues bien, ahora por primera vez, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha publicado un informe que pone en evidencia los riesgos que estos suponen para las abejas y condenando su uso. Se trata, pues, de un documento oficial que confirma lo que los apicultores, ciudadanos y asociaciones relacionaban de manera empírica o intuitiva. A saber, que la desaparición de estos insectos guarda relación con la utilización de ciertos plaguicidas.

El 23 de mayo del 2012, informé en este blog que la Coordinadora Ecoloxista d’Asturies había solicitado a la Viceconsejería de Agroganadería y Recursos Autóctonos del Principado que no autorizara las fumigaciones masivas de eucaliptales solicitadas por la papelera Ence. Con un comunicado la Coordinadora se oponía a la utilización del flufenoxuron, un plaguicida registrado por Basf Española S. L. y considerado de naturaleza tóxica, cuya venta yo pensaba que la Unión Europea (UE) prohibiría este año. Un aspecto que no he podido confirmar.

Este producto se utiliza para acabar con el gorgojo del eucalipto y está catalogado por la UE como de pequeña peligrosidad para las abejas. Sin embargo, las recomendaciones de utilización no parecen tenerlo tan claro, ya que piden que se aplique “en las horas en que (las abejas) no estén presentes”. Es más, en otro lugar precisa que: “Sin embargo, todo indica que afectaría a las larvas de las abejas, lo que pone en peligro la existencia de las colmenas”.

Una actuación contundente la ciudadanía podría empujar a la UE a prohibir los plaguicidas responsables de la desaparición de las abejas.

Abejas muertas en la entrada a una colmena. 2013. Adapas.com.

Abejas muertas en la entrada a una colmena. 2013. Adapas.com.

En la actualidad, tras la publicación del informe, los lobbys de la industria de los plaguicidas están preocupados por el posible efecto quepueda tener sobre las autoridades europeas y las están presionando para que renuncien a adoptar medidas. Lo que quieren es que dejen de lado el estudio de la EFSA, que claramente propone la prohibición de estos peligrosos plaguicidas neurotóxicos.

Frente a estas presiones algunos consideramos que sería un momento adecuado para lanzar una gran movilización ciudadana capaz de hacer comprender a nuestros representantes políticos que no estamos dispuestos a esperar más para que actúen y salven a las abejas. Y quienes así pensamos creemos que ésta ha de hacerse con la mayor urgencia.

En Europa, cuatro países miembros de la UE ya han comenzado a abolir el uso de estos peligrosos pesticidas, lo que está permitiendo que algunas poblaciones de abejas estén comenzando a recuperarse. Pero Bayer, y otros gigantes productores de pesticidas, continúan presionando con todas para mantener sus productos en el mercado.

El año pasado, una petición de Avaaz firmada por más de 1,2 millones de personas contribuyó a que las autoridades de EE.UU. abriesen un proceso de consulta formal sobre los pesticidas. Ahora, si conseguimos millones de firmas podríamos persuadir a la UE para que se deshaga de estos peligrosísimos venenos y avance hacia una prohibición total en los países de su influencia.

Por el momento me han llegado dos propuestas de ciberacción distintas, de Avaaz.org y de Change.org. Personalmente os recomiendo que firméis ambas. No os tomará más tiempo que un par de minutos y vuestra signatura puede ser decisiva. También es importante que difundáis ambas peticiones.

Un ecologista en El Bierzo.

Una abeja polinizando una planta. 2011. Fuente: avaaz.org.

Una abeja polinizando una flor. 2011. Avaaz.org.

La UE relaciona los pesticidas con la muerte masiva de las abejas. 16/01/13. Esmateria.com. Javier Salas.

¡Salvemos a las abejas! Prohíban los plaguicidas neonicotinoides. 29/01/13. Change.org.

Avaaz emprende una campaña internacional para salvar a las abejas de su extinción. 10/01/11. Ecobierzo.wordpress.com.

La Coordinadora Europea de Apicultura denuncia que la UE deja su evaluación sobre riesgos de los pesticidas en manos de ‘expertos’ vinculados a empresas privadas. 07/02/11. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

La Coordinadora Ecoloxista d’Asturies contra la fumigación de los eucaliptales asturianos con flufenoxuron. 23/05/12. Ecobierzo.org.

El fracaso de BASF y de su transgénica patata ‘Amflora’

Las expectativas europeas depositadas en la patata transgénica, tanto por la empresa química alemana BASF como por la Unión Europea (UE), no parecen satisfacer ni al uno ni al otro.

Hace ahora más de tres años, que Amigos de la Tierra alertaba sobre la amenaza que para la agricultura tradicional suponía la introducción en nuestros campos de un nuevo transgénico, una patata conocida como ‘Amflora’ que venía a sumarse a otros productos anteriormente autorizados por la Unión Europea, como el maíz MON 810  y, quizá el arroz LL62. Y añado el ‘quizá’ porque ignoro si el cultivo de este último ha sido aprobado por la UE.

La patata ‘Amflora’ es el primer cultivo modificado genéticamente (OMG) que la UE autoriza, tras una acertada moratoria de diez años. Las presiones de Estados Unidos y de la industria europea han alcanzado finalmente su objetivo, quebrando las defensas de nuestros gobernantes, que harían bien en pensar más en su responsabilidad hacia nosotros que en las prebendas empresariales que puedan recibir. Y esto, en un momento en que las encuestas realizadas continúan poniendo en evidencia que la opinión pública europea está mayoritariamente en contra de los alimentos transgénicos, los cuales percibe como innecesarios, éticamente discutibles y peligrosos para la salud.

De hecho, en la votación en el Consejo Europeo de Agricultura en julio de 2007, la patata transgénica no obtuvo el visto bueno de todos los paí­ses miembros. Once estados miembros votaron en contra, seis se abstuvieron (entre ellos España) y el resto votó a favor. Sin embargo, la Comisión Europea anunció algunos meses después su intención de aprobar la patata transgénica para su cultivo en la UE, prescindiendo del rechazo generalizado de los ciudadanos hacia estos productos.

Entre los pocos ministros que en su momento apoyaron la aprobación se encontraba la anterior ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, Elena Espinosa. BASF llevaba intentando aprobar este cultivo desde 1996 y había llegado, incluso, a denunciar a la Comisión Europea ante los tribunales por no aprobar su producto. Información sobre estas acciones judiciales, que cuestionan la gestión del comisionado Stavros Dimas, pueden todavía encontrarse en Internet (en inglés) en algún documento de empresa. La nota de prensa de BASF suena particularmente amenazadora cuando afirma: “Los comisionados de la Unión Europea han aplazado la aprobación de Amflora a pesar de evaluaciones repetidas positivas de seguridad por EFSA, la Autoridad de Seguridad alimentaria europea. Aunque nosotros demos la bienvenida a algunos signos positivos por la Comisión y el Presidente Barroso, como su compromiso de basar sus decisiones sobre los productos genéticamente modificados puramente sobre la ciencia, no estamos preparados para aceptar más retrasos“, dijo el Doctor Stefan Marcinowski, miembro del Consejo de los Directores ejecutivos de BASF SE.

Desde hace más de una década el Estado español es el único estado miembro de la Unión Europea que cultiva transgénicos a gran escala. Y lo hace con una absoluta falta de transparencia y control. Nadie sabe dónde están las 76.000 hectáreas de maíz genéticamente modificado. Nadie evalúa sus daños, ni asume responsabilidades, mientras continúan contaminando nuestros campos y nuestros alimentos y ponen en peligro los modelos de la agricultura tradicional.

¿Patata para uso industrial en nuestros platos?

Bruderle y dos directivos de BASF sembrando patatas transgénicas en Zepkow (Alemania). 31 agosto 2010.  Fuente dw-world.de. Foto Picture-alliance.dpa.Es cierto que, inicialmente esta patata no estaba destinada a la alimentación humana. Modificada genéticamente por el gigante de la industria quí­mica BASF, para incrementar su contenido en amilopectina, su destino final había de ser la producción de almidón para fines industriales como la fabricación de papel. Pero sus intenciones no eran inocentes, porque en su solicitud de autorización también precisaba que “no se puede descartar que esta patata sea usada o termine apareciendo en la alimentación” (sic). Y buena prueba de que la empresa alemana albergaba intenciones de acabar introduciendo esta patata en la alimentación animal y humana es que tramitó al mismo tiempo esta autorización ante la UE. Lo que significaba que, visto lo visto, pronto la tendríamos en el plato.

Una nueva amenaza para el medio ambiente y nuestra salud.

La patata ‘Amflora’ tiene el visto bueno de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA en sus siglas en inglés). Aunque dado el historial de esta agencia, sobre cuyas conclusiones apoyó BASF su denuncia ante la UE, su aprobación no es precisamente una garantí­a de seguridad. ‘Amflora’ contiene genes de resistencia a antibióticos, que bajo la legislación europea, tendrí­an que haber sido eliminados antes de diciembre de 2004.

Organizaciones como la Organización Mundial del Salud (OMS) o la Agencia Europea del Medicamento han afirmado que los antibióticos para los que esta patata incluye genes de resistencia tienen un “importante papel” en medicina. La propia EFSA reconoce que el cultivo de esta patata puede provocar la aparición de resistencia a antibióticos, pero argumenta que no supone un riesgo “relevante” para la salud humana o el medio ambiente.

Por otro lado, la evaluación de riesgos de esta patata no cumple los requisitos marcados por la legislación europea. No se estudió el impacto de la patata transgénica sobre el medio ambiente, y solo se hizo sobre la fauna circundante. Además, falta información básica sobre su seguridad para la salud. La EFSA, aunque favorable a su introducción, reconoce que los datos ofrecidos por BASF muestran muchas irregularidades, incluyendo toxicológicas que podrí­an tener implicaciones serias en la seguridad alimentaria.

Pero además se ha ignorado el riesgo de contaminación. La patata se considera un cultivo de bajo riesgo en cuanto a contaminación por polen, pero es un cultivo de alto riesgo de contaminación debido a los tubérculos que quedan en el suelo tras la cosecha. Es prácticamente imposible recoger la totalidad de la producción, con lo que los tubérculos pueden crecer la temporada siguiente, contaminando la siguiente cosecha. Además, la experiencia con el maí­z transgénico nos muestra cómo en la práctica la separación de las cosechas en recogida, almacenaje, transporte o procesado es una utopí­a.

¿Qué sentido tiene seguir apostando por una agricultura transgénica?

Los cultivos transgénicos autorizados en Europa, como el del maíz, no han mostrado ventajas sustanciosas para los consumidores, ni tampoco han demostrado ser más productivos, además de haber generado multitud de casos de contaminación genética, y en especial en Cataluña. Continúan presentando riesgos imprevisibles para la salud y el medio ambiente. Ciertos estudios ya han demostrado que las prácticas agrí­colas sostenibles como la agricultura ecológica estimulan más la economí­a e incrementan la competitividad de la agricultura europea en mayor medida que la apuesta por los transgénicos. Además, no hay mercado para los OMG, ya que la opinión pública sigue mostrando un rechazo frontal, mientras crece la venta de productos ecológicos.

La patata transgénica fracasa.

Activistas alemanes protestan contra la patata Amflora ante directivos de BASF en Alemania. 19 oct. 2010.En marzo de 2010, la Comisión Europea terminó por aprobar el primer cultivo transgénico la patata ‘Amflora’ en la Unión Europea, tras doce años de moratoria general.

Asistimos pues, a partir de entonces, a su primera temporada de siembra. Pero su cosecha arroja un balance auténticamente desastroso. Rechazada por la opinión pública -y también por la industria-, gran parte de la recogida se ha visto contaminada o retenida. Además, su cultivo ha sido prohibido en Austria, Hungría y Luxemburgo, a lo que hay que añadir que cinco gobiernos europeos han emprendido acciones judiciales contra su aprobación.

Cultivadas 267 hectáreas repartidas por Suecia, Alemania y República Checa, los resultados de la plantación no han sido precisamente positivos. En concreto, en Suecia su cultivo se ha visto envuelto en un escándalo de contaminación por otra patata transgénica no autorizada, y por lo tanto ilegal, conocida como ‘Amadea’. Debido a esta contaminación, 16 de las 102 hectáreas cultivadas en Suecia tuvieron que ser destruidas.

Los campos donde se hallaron las 'Amadeas' son administrados por una empresa subsidiaria de BASF. Alemania. 2 marzo 2010. Fuente dw-world.de.No conocieron mejor suerte las quince hectáreas cultivadas en Alemania, que fueron retenidas por orden de las autoridades regionales hasta garantizar que estaban libres de contaminación por la patata transgénica ilegal. Hasta la fecha de hoy continúan retenidas en un almacén del Gobierno Federal a la espera de nueva orden.

Además, la patata ‘Amflora’ ha conseguido el rechazo frontal de Gobiernos como Austria, Luxemburgo y Hungría, que han prohibido el cultivo en su territorio  y que, junto a los Gobiernos de Francia y Polonia, han llevado al Tribunal Europeo de Justicia la denuncia contra la aprobación de esta patata transgénica.

La industria europea del almidón también ha rechazado esta patata, para evitar problemas de contaminación y el rechazo de los consumidores. Además, saben que existen patatas convencionales disponibles en el mercado con el mismo contenido de almidón, por lo que ‘Amflora’ resulta innecesaria.

Un millón de firmas: iniciativa ciudadana europea en contra de los alimentos transgénicos.

La aprobación de la patata transgénica ha generado amplias protestas por toda Europa. Y también supone la aparición de la primera “iniciativa ciudadana” europea, acogiéndose a un principio recogido en el Tratado de Lisboa de la Unión Europea (EU), en diciembre de 2009, en virtud del cual un millón de ciudadanos europeos tienen la posibilidad de pedir formalmente a la Comisión Europea que adopte medidas legislativas para satisfacer sus demandas. Una campaña montada por Avaaz.org y Greenpeace, en la que “Un ecologista en El Bierzo” también intervino, permitió entonces recoger más de un millón de firmas en unos meses. También se desarrollaron numerosas protestas, destacando por su importancia las producidas en España, en concreto en Zaragoza (2009) y  Madrid (2010).

David Sánchez, responsable de agricultura y alimentación de Amigos de la Tierra afirmó: “El balance del primer año de cultivo de Amflora ha sido claramente desastroso, y debería servir para que la Comisión Europea y Gobiernos como el español se replanteen su apuesta por los transgénicos. Son innecesarios, no aportan ninguna ventaja, plantean demasiados riesgos y su cultivo por unos pocos genera enormes problemas para el resto de agricultores, la industria alimentaria y los consumidores.”

Un ecologista en El Bierzo.

Miles de personas hacen oír su voz en Madrid contra los transgénicos.19/04/10. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Una campaña mundial exige a Bayer que detenga la comercialización de su arroz transgénico: LL62. 04/11/09. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

BASF lleva el caso de Amflora ante el Tribunal de la Unión Europea (Plant Science takes Amflora case to EU Court). En inglés. 24/07/08. Potatopro.com.

Descubren en Suecia cultivo ilegal de la papa transgénica ‘Amadea’. 10/09/10. Dw.de.

Pomme de terre OGM: Le ministre de la Santé fait usage de la clause de sauvegarde (en francés). La prohibición en Luxemburgo el 16 de junio de 2010. 16/06/10. Gouvernement.lu.

La prohibición en Austria, el 28 de Abril de 2010 (en alemán). Pdf. En nuestra última revisión enlaces, al reeditar este artículo hemos podido comprobar que éste no funciona, ya que nos reenvía a la página de una empresa.

“France and Poland join challenge against Commission decision to authorise antibiotic-resistance GM potato” (en inglés). 05/10/10.

Environmental associations: lawsuit against Amflora in the European Court of Justice. Más de 40 organizaciones sociales, incluyendo varios grupos de Amigos de la Tierra, han llevado a la Comisión Europea ante los tribunales (en inglés). gmo-compass.org.

Eliane™. Un ejemplo de patata con las mismas propiedades que Amflora de BASF, pero sin haber sido modificada genéticamente. 2010. Avebe.com.

La Commission de Bruxelles face à une pétition anti-OGM. 08/10/10. Lemonde.fr.

Manifestación contra los transgénicos. Madrid 17 abril 2010. Fuente senderodefeca1.blogspot.com.Los ecologistas denuncian las políticas de la Comisión Europea a favor de los cultivos transgénicos. 16/04/10. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Protestas contra el cultivo de la patata Amflora en Europa. 17/04/10. Wikipedia.org. http://commons.wikimedia.org

Comentario por Caperucita Lobera el 13 Noviembre 2010.

Me alegro de que no triunfen los transgénicos… Y es que yo no sé porqué se ha empezado a meter tanto maíz y tanta soja -y encima transgénicos- en los piensos de nuestros animales y en nuestra propia comida. El maíz transgénico lleva potentes sulfatos en su interior fabricados por la propia planta y otros sulfatos cancerígenos con los que se le ha rociado: el Roundup. La soja, sin ser transgénica, es ya mala de por sí: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=33641

“La soja es deficitaria en muchos nutrientes y por su alto contenido en fitatos interfiere en la absorción de hierro y del zinc además de no ser una fuente de calcio. Además, las isoflavonas que contiene la soja son inhibidoras de la peroxidasa tiroidea involucrada en la síntesis de la T3 y T4. Se puede esperar de esta inhibición que genere anormalidades tiroideas, incluyendo el bocio y tiroiditis autoinmune. Existe un importante cuerpo de datos científicos en modelos animales que demuestran efectos generadores de bocio y hasta efectos cancerígenos de productos de soja”…