Archivo de la etiqueta: Agencia Internacional de Energía

Ayuda al clima: boicot a las empresas relacionadas con los combustibles fósiles

Hemos 'comercializado' la naturaleza en un producto más. David Hammerstein.com.

Hemos ‘comercializado’ la naturaleza en un producto más. David Hammerstein.com.

“Hemos permitido que los intereses del capital se sobrepongan sobre los intereses de los humanos y la Tierra”. (Desmond Tutu, Premio Nobel de la Paz).

Está claro que por las buenas no lo vamos a conseguir.

Ha sido necesario que aparezca ‘Podemos’ con su revolucionario mensaje, asambleario y anticasta, para que otros partidos tradicionales empiecen a adaptar sus programas a las metas y necesidades reales de los ciudadanos. Y también será necesario que tomemos medidas drásticas si queremos impedir el desastre del calentamiento global.

Hace años que expuse que no podíamos contar con que los políticos adoptaran medidas eficaces contra el cambio climático. Ellos mismos dependen de quienes viven de la industria del petróleo, y si seguimos esperando lo podemos acabar pagando muy caro. Aunque claro está, unos más que otros.

Yo sugerí que las decisiones sobre el clima, al ser prioritarias, no se dejasen en manos de los políticos, sino en las de expertos. Los políticos son reacios a moverse, por varios motivos, pero el principal de todos es que ellos mismos son piezas en una tabla de ajedrez con la que juegan otros.

El arzobispo Desmond Tutu. 11 febr. 2004. Wikipedia.org. Benny Gool.

El arzobispo Desmond Tutu. 11 febr. 2004. Wikipedia.org. Benny Gool.

El pasado más de abril el arzobispo anglicano Desmond Tutu, que parece haber llegado a conclusiones si no iguales parecidas, como mínimo sobre la capacidad de reacción de los políticos,  propuso iniciar un boicot a cualquier empresa que por sus características contribuya al calentamiento global. Puede parecer algo excesivo, pero no lo es. Ya hace cinco años que los expertos dijeron que el tiempo se agotaba, y desde entonces bien poco se ha hecho. Eso sí, hemos sumado varias decenas de millones de exiliados climáticos.

No puedo asegurar que fuese Tutu quien encendió la mecha, pero su idea está cuajando, y en estos momentos –David Hammerstein me lo recuerda-, existe ya un movimiento favorable a retirar cualquier inversión, ahorros o acciones, directas o indirectas, que puedan contribuir a fortalecer las empresas relacionadas con los combustibles fósiles.

Según estas informaciones, esta “desinversión” en productos bancarios anticlima ya habrían conseguido la retirada de hasta 50 mil millones de dólares de negocios dañinos para las dinámicas climáticas.

Ya volveremos a hablar más adelante sobre este tema, ciertamente apasionante, pero hoy prefiero dejaros con la visión particular de Tutu y Hammerstein sobre el mismo.

El artículo original de Tutu salió publicado en inglés, pero he encontrado una versión en castellano.

Un ecologista en El Bierzo.

Cañete, el cambio climático y nuestros conflictos de interés, por David Hammerstein.

El eurodiputado de Los Verdes, David Hammerstein. 2009. Davidhamerstein.com.

El ex eurodiputado de Los Verdes, David Hammerstein. 2009. Davidhamerstein.com

“Luchamos contra el Apartheid. Ahora nuestro enemigo global es el Cambio Climático. Necesitamos un boicot para salvar el planeta”. (Desmond Tutu).

Desde el punto de vista de las mínimas exigencias de salud democrática y ética no resulta aceptable el que finalmente haya sido ratificado Arias Cañete como nuevo comisario europeo de Energía y Clima gracias al pacto de la casta fósil entre socialistas y populares europeos.

Es bien sabida la evidente falta de idoneidad e independencia de Cañete para un cargo que ha de exigir poner frenos de emergencia a la combustión de las energías fósiles por ser una primera causa en la contaminación y caos climático. Cañete tiene intereses económicos directos en empresas dedicadas a la extracción de petróleo, pero a pesar del palpable conflicto de intereses y las incompatibilidades políticas derivadas del mismo, tristemente ha sido ratificado como comisario por el Parlamento Europeo.

Pero contrariamente, a los responsables políticos de la gobernanza institucional europea se les debería exigir el cumplimiento estricto de protocolos de “buenas prácticas” y ejemplaridad. Al igual que conviene no olvidar que la responsabilidad ética ante la extrema nocividad de los negocios del petróleo, gas y carbón, no solo empieza y acaba en los ministerios de los gobiernos nacionales ni en la Comisión Europea que decide las prioridades políticas de la Unión Europea (UE) y compromete a los estados miembros. No es evidente la respuesta a la pregunta sobre quienes son los responsables y sobre quienes son los que han de impulsar estos cambios necesarios.

¿Quienes han de actuar ante el temible cambio climático?. ¿Han de ser las políticas de gobierno y la legislación, o han de ser las empresas de producción?. ¿Ha de ser la ciudadanía consumidora que también es ahorradora e inversora?. No hay un único actor responsable sino que son muchos los que pueden empujar para salir cuanto antes de la era fósilística que amenaza la vida humana y los sistemas vivientes de la biosfera en su conjunto.

Ocurre también que muchas de las iniciativas colectivas e individuales del variado tejido social y económico incurren diariamente en dramáticos conflictos de interés. En la era del cambio climático en la que estamos atrapados resultan anacrónicas y peligrosas la metas cortoplacistas puestas en la simple obtención de ganancias mercantiles extraídas de producción y el consumo fósil, vengan de los individuos, de los colectivos y organizaciones ciudadanas o de las instituciones públicas. Las prioridades economicistas puestas en el crecimiento económico, y tan propias de la época que vivimos, ya no pueden ser bandera del bienestar ni de la justicia por haberse convertido en la enfermedad que agranda los problemas más graves que padecemos, como son las amenazas a la supervivencia y la habitabilidad del planeta a causa de la desestabilización climática causada por el industrialismo fósil.

Para todas las personas que afirmamos estar preocupadas por las crecientes emisiones tóxicas a la atmósfera y el cambio climático, resulta difícil huir del dilema moral y político que se expresa bajo la forma del conflicto de intereses incompatibles. Nos conviene no olvidar que las carteras de inversiones de nuestras Cajas de Ahorro, los Planes de Pensiones de trabajadores, funcionarios, universidades, sindicatos y otros colectivos y organizaciones ciudadanas, a menudo incluyen la inversión del ahorro en la compra de acciones en las empresas que más están acelerando la desestabilización del clima y la destrucción de la biodiversidad de la Tierra.

Davidhammerstein.com.

Davidhammerstein.com.

En respuesta a esta irresponsabilidad colectiva que pone más gasolina a la mecha climática, en Estados Unidos, Gran Bretaña, Suecia y en muchos otros paises del mundo, ya existe un fuerte movimiento que tiene actores muy diversos, como son las universidades, los sindicatos, las iglesias y los ciudadanos individuales, con acciones estratégicas en favor de quitar las inversiones, ahorros o acciones, directos o indirectos, en todas las empresas relacionadas con los combustibles fósiles (fossilfuelfree.org). Las petrolíferas, la industria de gas y la empresas mineras del carbón son los principales blancos de la campañas de “divestment” (“desinversión”).

Estas alianzas contra el cambio climático ya han conseguido la retirada de más de 50 mil millones de dólares de inversiones en los negocios que más dañan las dinámicas climáticas, y en el proceso se ha ampliado la conciencia y el debate social sobre nuestra responsabilidad individual y colectiva ante el infierno climático que se nos avecina. Somos víctimas pero también somos responsables, colectiva e individualmente. Este nuevo movimiento social emergente está ensayando imaginativas formas prácticas de resistencia y oposición social, participativas, concretas y eficaces, que buscan debilitar los oligopolios energéticos más destructivos para forzar el giro hacia otras fuentes renovables y sostenibles de energía.

Muchos municipios, el último ha sido Oxford en el Reino Unido, instituciones académicas de reconocido prestigio como es la Universidad de Harvard, iglesias como es la Iglesia de Suecia o el Consejo Mundial de Iglesias, diversos sindicatos estadounidenses, ya han decidido o están en el proceso de hacerlo, la retirada de sus dineros de entidades financieras que directa o indirectamente contribuyen a la crisis climática común mediante las inversiones en las fuentes energéticas más contaminantes de la atmósfera terrestre.

En cambio en nuestro país la casi totalidad de la clase política de cualquier tinte ideológico, de derechas y de izquierdas, universitaria, sindical y religiosa, pertenece a la casta fosilísta que empuja el descarrilamiento colectivo. Ciertamente se oyen algunas voces críticas que mal hablan de las empresas eléctricas por sus prácticas monopolísticas y por los precios que imponen socialmente injustos y abusivos para el ciudadano de a pie, pero estas críticas sociales no suelen acompañarse de propuestas alternativas realizables y eficaces. Las prácticas de resistencia a las grandes empresas de la mortal economía fósil brillan por su ausencia a pesar de la oportunidad que tenemos de retirar nuestras inversiones directas o indirectas en empresas como Repsol, Endesa y Iberdrola, entre otras empresas fósiles multinacionales. Pero ni los líderes políticos ni el tejido ciudadano combatiente de la izquierda nos animan a ello.

Pero conviene que salgamos cuanto antes de esta anestesia colectiva dado que inevitablemente son muy “democráticas” las infames consecuencias de la economía fósil, que por todos los lados disemina peligros y dantescos daños al los tramas ecológicas que son fuente de la vida en el planeta.

Las Cajas de Ahorro y las tarjetas de crédito de la casta fósil de partidos y sindicatos.

Tarjeta negra Bankia. Soberaniaylibertad.es.

Tarjeta negra Bankia. Soberaniaylibertad.es.

El actual escándalo de las tarjetas de crédito de Caja Madrid/Bankia ha sacado a la luz las corruptelas de los regalos y los ostentosos gastos personalizados de las políticas de la Cajas de ahorro españolas. Especialmente sangrante ha sido y es la gestión escasamente moral de unas Cajas de ahorros, aunque sus fines fundacionales afirmen tener una vocación social y a pesar de que han sido gobernadas con una significativa participación de representantes de partidos y sindicatos (PSOE, IU, CCOO y UGT) en los consejos de dirección.

La atención mediática se orienta sobre todo hacia los cómputos del dinero gastados por cada consejero con la tarjeta de la entidad bancaria, pero en cambio no se presta atención alguna al análisis del impacto ambiental de la gestión financiera de las Cajas de ahorro. Si rascamos un poco la superficie de las políticas financieras y de inversiones de las Cajas de ahorro, encontramos importantes inversiones dinerarias en las fuentes energéticas más contaminantes y peligrosas para el planeta. Resulta inquietante que ninguna de estas decisiones haya sido objeto de debate público, y más vergonzante resulta el que no emerja crítica alguna por parte de los consejeros de los partidos de la izquierda y los sindicatos. Por desgracia, este silencio cómplice no afecta solamente a la posible corrupción de determinadas personas sino a una escandalosa política de inversiones que hace copartícipes a todos los actores implicados. Este particular “negacionismo ambiental” carece de compromisos con los dramas ecológicos que globalmente nos acechan por nuestro persistente maltrato hacia los ecosistemas vivos que languidecen y desaparecen aceleradamente ante nuestros pies.

No se puede echar toda la culpa a los Cañetes de turno, ni a las multinacionales que dominan los flujos mundiales de la economía, ni a las políticas neoliberales que colonizan las prioridades políticas. No hay ya demasiado tiempo por delante para despertar de las ensoñaciones dormitivas puestas en la economías de los sucios combustibles fósiles, incapacitadas como están para hacer realidad el bienestar colectivo que tanto prometen.

La práctica responsable de ser más consecuentes contra el cambio climático, personal y colectivamente, puede comenzar con poner nuestro dinero al servicio de nuestra única y común casa planetaria diciendo NO a la casta fósil.
¡Ni con nuestros votos, ni en nuestro nombre ni con nuestros euros!.

Campaña de Avaaz contra el nombramiento de Cañete como comisario del Clima.  1 oct. 2014. Avaaz.org

Campaña de Avaaz contra el nombramiento de Cañete como comisario del Clima. 1 oct. 2014. Avaaz.org

We need an apartheid-style boycott to save the planet. 10/04/14. Theguardian.com (en inglés).

Desmond Tutu: Necesitamos un boicot para salvar el planeta. 11/04/14. Grupoperucop20.org.pe.

Cañete, el cambio climático y nuestros conflictos de interés. 09/10/14. Davidhammerstein.com.

El fracaso de la Cumbre de Copenhague evidencia el error de dejar en manos políticas nuestro futuro climático. 20/12/09. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Nueva movilización internacional contra el cambio climático. 08/09/14. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

El IPCC propone reforestar y más renovables contra el cambio climático

Políticos discutiendo sobre el cambio climático. 2014. Facebook.com.

Políticos discutiendo sobre el cambio climático. 2014. Facebook.com.

Últimamente tengo la sensación, no sé si fundada o no, de que se habla menos del temible calentamiento global. Sin embargo, la comunidad científica internacional advirtió taxativa, el domingo pasado día 12, de que la contención del cambio climático pasa por un giro copernicano de implicación planetaria inmediata y grandes inversiones económicas.

El nuevo informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de Naciones Unidas (IPCC, por sus siglas en inglés)  subraya que “sólo un gran cambio institucional y tecnológico proporcionará una buena oportunidad de que el calentamiento global no supere los dos grados centígrados”. Un límite sugerido por los expertos a partir del cual las consecuencias serían imprevisibles.

“El tren de alta velocidad de la mitigación debe salir de la estación pronto y toda la comunidad global debe estar en él. Este es el mensaje”, resumió en rueda de prensa el presidente del IPCC, Rajendra Pachauri.

Cuatro años después de Copenhague.

Klimaforum09. Fuente: Chientai of tau.

Klimaforum09. Fuente: Chientai of tau.

Han pasado más de cuatro años desde la celebración de la Cumbre del Clima de Copenhague, que despertó grandes esperanzas y protagonizó movimientos mundiales de una envergadura desconocida hasta entonces, centradas en pedir la intervención decidida de los políticos. Recordaré aquí ciberacciones como la de Avaaz, capaz de reunir catorce millones de firmas en pocos días, o el ‘Dia Global de Acción Climática’ organizado por 350.org.

En octubre de 2007 Al Gore recibió el Premio Nobel de la Paz por  el documental Una verdad Incómoda’, compartido con los expertos del IPCC. En aquel film, de gran trascendencia mundial, se afirmaba que el calentamiento global era real y producido por la actividad humana acumulada durante muchos años.

En el año 2009, Home’, otro documental de enorme valor, el primero en ser rodado íntegra y únicamente con imágenes aéreas, alertó también a nivel mundial sobre los riesgos del calentamiento global, poniendo fecha límite a la intervención humana para mitigarlo: una década.

Ya ha transcurrido la mitad de ese plazo y los políticos siguen sin meterle mano al asunto, o al menos como se debiera. Entre gritos de alerta seguimos avanzando, como zombis, hacia un abismo de profundidades desconocidas, sin que nadie parezca hacer caso. Que mal vamos lo sabemos todos, y sin embargo, como yo lo dije en su día, nadie es capaz de ponerle el cascabel al gato. O lo que es aún peor, de ponerse de acuerdo sobre tal necesidad.

Intervención de Noami Klein en el Klimaforum09. Copenhague, 7-18 dic. 2009.

Intervención de Noami Klein en el Klimaforum09. Copenhague, 7-18 dic. 2009.

Durante la celebración oficial de la Cumbre de Copenhague se produjo otra alternativa, el ‘Klimaforum09’, que el día 18 de diciembre de 2009 presentó un documento muy interesante, surgido de la ‘Asamblea de los Pueblos’, del que apenas si se habló en su momento. En él, entre otras cosas muy interesantes, se decía que la solución no era preocuparse tanto por inventar cómo capturar el CO2, sino en producir menos. Y también, de preocuparse más de plantar árboles y luchar contra la desforestación.

Viene al caso este comentario porque me ha llegado información acerca de la presentación, el domingo día 13, del nuevo informe, de treinta y tres páginas, del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, reunido la semana pasada en Berlín en su doceava sesión, entre los días 7 y 12 de abril.

Informe. 'Climate Change 2014'. Ipcc.ch.

Informe. ‘Climate Change 2014’. Ipcc.ch.

Un informe que no hace más que confirmar las sospechas de quienes pensamos que el tiempo para reaccionar se está agotando. En efecto, los expertos, que recuerdo aquí realizan para esa organización un trabajo voluntario y no retribuido, han concluido que las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero han aumentado a niveles sin precedentes entre los años 2000 y 2010. Más que en cada uno de los tres decenios anteriores. Y esto, a pesar del número creciente de políticas para reducir el cambio climático.

El informe, titulado ‘Cambio climático 2014. Mitigación del cambio climático’, es el tercero de los tres de los Grupos de trabajo que, junto con un Informe de síntesis que se publicará en octubre de 2014, constituyen el Quinto Informe de Evaluación del IPCC sobre el cambio climático.

Para la elaboración del mencionado informe los expertos han analizado unos 1.200 escenarios de estudios científicos, generados por 31 equipos de modelización de todo el mundo, a fin de examinar los requisitos previos económicos, tecnológicos e institucionales y las consecuencias de las trayectorias de mitigación con distintos grados de ambición.

Los escenarios muestran que limitar a 2 grados Celsius el aumento de la temperatura media global implica rebajar las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero con respecto al año 2010 “entre un 40% y un 70% para mediados de siglo”, y hacerlas casi desaparecer para finales del mismo. Es más, una mitigación ambiciosa de los efectos de estos gases podría incluso exigir que la eliminación de dióxido de carbono de la atmósfera.

De hecho, todos los análisis conducen a una conclusión final. Que cualquiera que sea el camino que se elija para reducir el calentamiento global será necesario realizar grandes esfuerzos económicos. Es decir, inversiones importantes. “No podemos seguir con la situación actual”, comentó el alemán Ottmar Edenhofer, uno de los tres expertos encargados de la coordinación del informe, junto con Ramón Pichs-Madruga (Cuba) y Youba Sokona (Malí).

Sin embargo, el grupo de trabajo III del organismo de Naciones Unidas considera que la humanidad tiene en sus manos respuestas tecnológicas y comportamientos humanos capaces de enfrentarse al problema, o por lo menos de mitigarlo “utilizando energías renovables, eficiencia energética, incremento de los bosques, captura o secuestro de gases como el CO2, abandono de los combustibles fósiles, etc.” Pero son soluciones que requieren no sólo un esfuerzo común en inversión económica, sino también “decisión política”.

Coste económico de las medidas

Los miembros del Grupo de trabajo III, Youba Sokona, Ramon Pichs Madruga, Ottmar Edenhofer y Rajendra Pachauri. Berlin, 12 abril 2014. Ultimahora.com. Efe/Epa/Joerg Carstensen.

Los miembros del Grupo de trabajo III, Youba Sokona, Ramon Pichs Madruga, Ottmar Edenhofer y Rajendra Pachauri. Berlin, 12 abril 2014. Ultimahora.com. Efe/Epa/Joerg Carstensen.

En los últimos años han aumentado muchísimo los conocimientos sobre el cambio climático. De este modo, las estimaciones de los costos económicos de la mitigación, abordando la tarea desde la utilización de “una amplia variedad de tecnologías”, -según el IPCC-, varían mucho según los escenarios observados.

Todos parecen tener claro que la estabilización de las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera exigirá reducir las emisiones en la producción y utilización de la energía, el transporte, la edificación, la industria, el uso de la tierra y los asentamientos humanos.

En los escenarios de statu quo (evolución actual), en los que el consumo aumenta entre un 1,6% y un 3% anuales, una mitigación ambiciosa podría reducir ese crecimiento alrededor de 0,06 puntos porcentuales.

La reducción casi a cero de las emisiones en la producción de electricidad es una característica común de los escenarios de mitigación ambiciosos. Y utilizar la energía eficientemente es también otra de las consideraciones. “Reducir el uso de energía nos daría más flexibilidad para elegir tecnologías energéticas que emitan bajos niveles de carbono, en el presente y en el futuro”, ha subrayado el comité de sabios.

Pero no todas las propuestas del Grupo Intergubernamental tienen que ver con la utilización de tecnologías avanzadas para frenar el calentamiento global. Por ejemplo, algunas -como la captura de CO2- fueron rechazadas por la ‘Asamblea de los Pueblos’ en el Klimaforum09, en beneficio de otras más sencillas, tales como la plantación de árboles y la lucha contra la desforestación. Pues bien, éstas son algunas de las principales propuesta realizadas por el Grupo Intergubernamental: plantar bosques y frenar la desforestación.

Según el grupo de expertos la reforestación permitiría extraer dióxido de carbono de la atmósfera. Sin embargo, propone combinar “la producción de electricidad a partir de la biomasa con la captura y el secuestro del dióxido de carbono”, postura con la que discrepo, situándome en la misma línea que los participantes en el Klimaforum09 de rechazo a tal tecnología. Y no porque no pueda resultar efectiva, sino porque la solución pasa por reducir las emisiones, y no por transformarlas en un nuevo elemento que, según reconoce el mismo Grupo Intergubernamental “presenta problemas”.

Emisiones de gases de efecto invernadero.15 abril 2014. IPCC WGIII AR5. Summary for Policymakers.

Emisiones de gases de efecto invernadero.15 abril 2014. IPCC WGIII AR5. Summary for Policymakers.

El grupo de expertos también ha insistido en la necesidad de una cooperación de todos los países para afrontar el problema. “La cooperación internacional es decisiva para alcanzar los objetivos de mitigación. Establecer las instituciones internacionales que se necesitan para la cooperación es un reto en sí mismo”, ha comentado Edenhofer.

Un ecologista en El Bierzo.

Climate Change 2014: Mitigation of Climate Change. 15/04/14. Mitigation2014.org (en inglés).

Climate Change 2014: Mitigation of Climate Change. 15/04/14. Ipcc.ch.

IPCC WGIII AR5 . Summary for Policymakers. 15/04/14. Report.mitigation2014.org. Pdf. (en inglés).

Más renovables y más bosques, propuesta del IPCC contra el cambio climático. 13/04/14. Lavanguardia.com.

La ciencia advierte de que «sólo un gran cambio» frenará el calentamiento global. 13/04/14. Ultimahora.es.

Una Verdad Incómoda – Al Gore. 2006. Vimeo. Ascención Nueva Tierra (versión completa en español).

HOME (ES). 19/05/09. HomeprojectES. (Versión completa en español). 10.294.212 visitas en fecha 15/05/2014.

Cartel del film ‘Home’, de Yahnn Arthus-Bertrand. 2009. Fuente: thetravelersway.com.

Cartel del film ‘Home’, de Yahnn Arthus-Bertrand. 2009. Fuente: thetravelersway.com.

HOME (FR). Youtube.com. 12/05/09. HomeprojectFR. (Versión completa en francés). 11.706.750 visitas en fecha 15/05/2014.

Home. 12/05/09. Youtube.com. Homeproject. (En inglés, con subtítulos en el mismo idioma).

Klimaforum09: la Declaración de los Pueblos propugna ‘cambiar el sistema, no el clima’. 22/12/2009. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

El fracaso de la Cumbre de Copenhague evidencia el error de dejar en manos políticas nuestro futuro climático. 20/12/09. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com

El Real Decreto español de ayudas al carbón contribuye a acelerar el cambio climático mundial

Manifestación en el Día Global contra el Cambio Climático. 29 nov. 2008.

Manifestación en el Día Global contra el Cambio Climático. 29 nov. 2008.

A raíz de la presentación del proyecto de Real Decreto de ayudas a la producción y quema de carbón, defendido por el ministro Miguel Sebastián, el eurodiputado de Los Verdes, David Hammerstein, ha publicado una opinión que me ha parecido conveniente trasladar a mis lectores.

Destaco que en El Bierzo el tema del carbón continúa siendo tabú, dado los enormes intereses empresariales ligados a este sector industrial en esta comarca históricamente minera. Por este motivo, -subrayo esto-, cualquier opinión vertida sobre el mismo coloca a quien la emite de inmediato bajo sospecha y, lo que puede ser aún peor, bajo los cascos de los caballos, convirtiendo su vida en un auténtico suplicio.

Aún así, creo importante y conveniente recordar que el nuevo decreto del ministerio de Industria llega respaldado, -y es el resultado-, por las presiones de los mismos empresarios que, hace una década descabezaron al incipiente movimiento ecologista berciano. Ocurrió cuando llevaron ante los tribunales a Aedenat (el grupo precursor de Ecologistas en Acción) por paralizar una mina a cielo abierto situada en el Alto Bierzo, la cual estaba causando notables destrozos medioambientales.

Las otras presiones sobre el Gobierno socialista de José Luis Zapatero son las de los dos principales sindicatos (UGT y CCOO), como Hammersteim nos lo recuerda en su artículo.

Tito Martínez, el actual coordinador comarcal de Izquierda Unida y por entonces cabeza visible de Aedenat, fue condenado a pagar una multa de 750.000 pesetas. Una cantidad enorme para la época, que tuvo que asumir personalmente al no conseguir el apoyo económico de sus compañeros de entonces.

Un ecologista en El Bierzo.

Diez razones contra el real decreto de ayudas a la producción y quema de carbón, por David Hammerstein.

El eurodiputado de Los Verdes, David Hammerstein. 2009.

El eurodiputado de Los Verdes, David Hammerstein. 2009.

El Consejo de Ministros está a punto de aprobar un Real Decreto de ayudas económicas para la quema de carbón. El mundo parece estar al revés para el Gobierno español, ya que prefiere que las empresas españolas de producción eléctrica dependan más del consumo del sucio carbón español y menos de las energías renovables.

La defensa numantina de un particular sector industrial altamente contaminante y en declive económico es la respuesta del Gobierno a las presiones de empresas mineras y sindicatos privilegiados que históricamente subsisten gracias a ingentes cantidades de dinero público.

Con este alargamiento artificial y ruinoso de la minería del carbón en España, no solo se impide el crecimiento de las energías renovables, también se tiran por la borda los compromisos de reducción de las emisiones contaminantes a la atmósfera, la real liberalización del mercado energético y el cumplimiento de la legislación europea ambiental.

Se trata en definitiva de toda una irracional política energética basada en el proteccionismo estatal del carbón contra los intereses colectivos del medio ambiente, los consumidores y la ciudadanía.

1. El empleo debe salir del “nuevo modelo económico” sostenible y no de la vieja y contaminante economía.

Los dineros públicos han de dirigirse a los trabajadores y familias que sufren el cierre del anacrónico, contaminante y no rentable sector del carbón, y no servir para llenar de beneficios a los empresarios mineros y a las compañías eléctricas.

Las gigantescas ayudas públicas al sucio sector del carbón, que actualmente salen a una media de 200.000 euros por cada minero empleado, deben separarse de las ayudas a las empresas, y han de dirigirse exclusivamente a destinos sociales y a nuevas alternativas económicas para las cuencas mineras.

Solo trabajan unas 5.000 personas en el sector del carbón, mientras que en el pujante sector de las energías renovables se generan unos 180.000 empleos, que pueden ser los grandes perjudicados por la obligación de quemar más carbón.

2. Si cada vez hay más energía limpia, mejor dejar el carbón en el suelo.

Resultan alarmantes las cuentas kafkianas del Gobierno español, que convierten en un “problema” el hecho de tener demasiada energía producida y que por esto se queme menos carbón. La capacidad de generación eléctrica del Estado español supera por cuatro la demanda media del 2009, y como la producción de energía renovable, sobretodo la eólica, ha crecido mucho no hace falta carbón para quemar en las centrales térmicas.

El Real Decreto propuesto por Zapatero obligará a la quema del carbón español por parte de las centrales térmicas y aumentará la emisiones contaminantes de CO2 del sector eléctrico español en alrededor de un 20%.

No es verdad que simplemente se sustituya el más barato carbón de fuera por el “carbón nacional”, ya que se aumentará globalmente la quema de carbón en más del 20%.

Carece de todo sentido el querer subvencionar con masivos fondos públicos la extracción de un carbón caro y altamente destructor del medio ambiente. En términos puramente ambientales resulta altamente irracional el mantener el consumo de carbón mediante subvenciones cuando el actual mercado económico de la electricidad está expulsando al carbón del mix eléctrico por ser la fuente más contaminante de la atmósfera.

3. Es falso y deshonesto querer vender el muy incierto “carbón limpio” del futuro para justificar el carbón sucio en el presente.

El llamado “carbón limpio” no existe, es solo una optimista promesa tecnocientífica para el futuro que hoy carece de viabilidad económica y técnica. No existe ni una sola planta comercial de secuestro y almacenamiento de carbón en el mundo. Solo existen plantas experimentales que ensayan unas técnicas discutibles a nivel ambiental, energético y económico. Hasta por lo menos el año 2020 no se sabrá los resultados de estos inciertos ensayos científicos.

4. Es una burda mentira afirmar que “el carbón sea la única fuente de energía autóctona”.

¿Acaso no son autóctonas otras fuentes energéticas como la eólica, la solar, la biomasa, la geotermia, la hidroelectricidad y la mareomotriz? ¿Acaso no son autóctonos la eficiencia, el ahorro, el reciclaje y la reutilización?

La autosuficiencia energética solo se conseguirá mediante una fuerte gestión de la demanda eléctrica hacia abajo, con medidas institucionales y de mejora técnica para reducir el consumo energético, con una revolución en la eficiencia (hacer más con menos) y con una máxima expansión de las energías renovables.

Para reducir la dependencia energética española se debería prescindir por completo del contaminante carbón, tanto del nacional como del importado. Es importante apuntar que el carbón español no sustituye la dependencia del petróleo, se podría reducir drásticamente la importación de petróleo mediante grandes cambios en el actual modelo de transporte, que sigue favoreciendo al contaminante motor de combustión.

Montaña de carbón autóctono apilada a la entrada de la Central Térmica Compostilla II. Ponferrada, 15 sept. 2009. Fuente: unecologistaenelbierzo. Foto: Enrique L. Manzano.

Montaña de carbón autóctono apilada a la entrada de la Central Térmica Compostilla II. Ponferrada, 15 sept. 2009. Fuente: unecologistaenelbierzo. Foto: Enrique L. Manzano.

5. Las subvenciones al carbón vulneran el Derecho Comunitario europeo sobre el mercado único.

Se violan las reglas del libre mercado interno y la competencia que prohíben a los estados miembros las medidas proteccionistas que no hayan sido específicamente aprobadas por la Comisión Europea.

Las subvenciones estatales a la extracción y quema del carbón propuestas para el periodo 2010-2012 incumplen las leyes y reglamentos europeos que prohíben el apuntalamiento de sectores económicos en declive y carentes de rentabilidad.

Las leyes de la Unión Europea para la liberalización del mercado energético no permiten distorsiones del mercado, salvo excepciones con una importante motivación social como es la lucha contra el cambio climático (caso de las ayudas públicas a las energías renovables).

Además, organismos como son la Comisión Nacional de la Competencia y la Comisión Nacional de Energía, han realizado fuertes críticas sobre la distorsión del mercado y la “incongruencia” de subvencionar la quema del carbón.

6. Las subvenciones al carbón vulneran el Derecho Comunitario sobre las leyes ambientales europeas.

Una parte muy importante del carbón español subvencionado proviene de las minas a cielo abierto que destrozan ecosistemas, montañas y una valiosa biodiversidad.

Es algo que ocurre a pesar de las numerosas denuncias ciudadanas y sentencias judiciales españolas contra estas actividades mineras. Hasta la misma Comisión Europea ha llevado ante el Tribunal Europeo de Justicia al Gobierno español por vulnerar la Directiva Hábitat con la minería de cielo abierto en zonas de altísimo valor ambiental, reconocidas internacionalmente y situadas dentro de la Red Natura 2000, como el Valle de Laciana en la provincia de León.

¿Cómo se puede entonces otorgar masivas ayudas públicas al carbón extraído con actividades mineras de muy dudosa legalidad y con dictámenes judiciales de paralización?

7. No se pueden justificar unas primas económicas para la quema del carbón nacional a partir del inexistente problema de “seguridad de suministro eléctrico”.

La retórica empleada por el Gobierno español de “garantizar la seguridad de suministro” constituye una burda manipulación que oculta la sobreproducción eléctrica existente. La capacidad de generación eléctrica en España roza los 90 millones de kilowatios, mientras que la demanda media en noviembre de 2009 es de aproximadamente 20 millones de kilowatios.

Cada mes entra en funcionamiento más capacidad eólica y solar, además del gas natural, lo que elimina la necesidad de seguir quemando carbón, y con la actual crisis económica la demanda eléctrica se reduce más (un 5.6% en el último año).

España sigue siendo un exportador neto de energía eléctrica al mandar mucha más energía a Portugal y Marruecos que la cantidad importada que entra desde Francia.

8. Subirá el recibo de la luz por las nuevas ayudas al carbón.

Las leyes europeas obligan reflejar en los precios finales las ayudas estatales recibidas. Como España ya ha sido objeto de fuertes críticas y amenazas judiciales por no internalizar en los precios el total de los costes de producción de energía (el ”déficit tarifario”) tendrá que pasar al consumidor final cada euro de subvención que el Gobierno otorgue al sector minero.

Esta subida de las tarifas eléctricas (hasta el 6%) será la forma de ‘socializar’ las pérdidas de beneficios que sufrirán las empresas eléctricas obligadas a comprar el caro carbón nacional. Es decir, se trata de que paguemos toda la ciudadanía tres veces por el carbón: una vez en la subida de nuestro recibo de la luz, otra vez en nuestros impuestos desviados a los empresarios mineros y, finalmente, en los gastos sanitarios por respirar un aire más contaminado y por nuestra mayor contribución al cambio climático.

A cada contribuyente español le tocará pagar bastante más por comprar los derechos de emisión de CO2 marcados por el Tratado de Kioto, puesto que con las primas al carbón serán cada vez más gravosos.

9. Poca luz y mucho humo.

El carbón en España produce menos del 15% del total de la luz eléctrica (según algunos cálculos recientes menos del 10%), pero este mortecino combustible fósil multiplica su capacidad destructiva porque escupe hasta el 27% de las emisiones globales de CO2. En esta dantesca carrera ambiental al carbón solo le supera el sector de transporte motorizado, que es el responsable del 33% de las emisiones contaminantes a la atmósfera.

10. El Gobierno Español serán la “oveja negra” en la próxima Cumbre de Copenhague contra el Cambio Climático.

Al subvencionar masivamente el carbón, España gana en irresponsabilidad lo que pierde en credibilidad en la lucha contra el cambio climático, y queda desacreditada para pedir a los países del Sur que se esfuercen en reducir su dependencia del carbón.

Tanto los países integrantes del G-20, así como la OCDE y la Agencia Internacional de Energía, están en contra de estas ayudas estatales al carbón.

Balsa ilegal destinada a la decantación de guas residuales del carbón de Uminsa, situada a la entrada de Fabero. Oct. 2009. Fuente: unecologistaenelbierzo.wordpress.com. Foto: Enrique L. Manzano.

Balsa ilegal de decantación de aguas residuales del carbón de Uminsa, en la entrada a Fabero. Oct. 2009. Unecologistaenelbierzo. Foto: Enrique L. Manzano.

El Decreto propuesto por Sebastián promueve la emisión innecesaria de 25 millones de toneladas de CO. 31/10/09. Energelia.com.

Comentario por Paco el 04/12/2009.

Al hilo de las ayudas al carbón, nuevas noticias sobre el atentado ecológico de Laciana:

Minería contra Natura. 04/12/09. Publico.es.

Atentado ecológico y escándalo político. 04/12/09. Dbnews.blogspot.com.

Comentario por Un ecologista en El Bierzo el 09/12/2009.

Hace unos meses publicamos en estas mismas páginas un reportaje titulado “Laciana, territorio comanche”. En ese artículo se denunciaba la situación de inaudita ilegalidad en la que se mueve la minería lacianense, ahora y durante los últimos años, con episodios de auténtica vergüenza que no podrían darse en ningún otro país europeo.

Las connivencias políticas alcanzan tal sangrante corrupción que sólo la creación de un supermagistrado encargado de desvelar las irregularidades, con un equipo de incorruptibles juristas a su cargo, debidamente protegidos además, podría devolver la normalidad jurídica a una zona en la que todos los partidos políticos que han gobernado Villablino, con la disculpa del empleo y en colaboración con políticos de todo pelaje, han participado voluntariamente en el expolio de una tierra que no se merecía tan bárbaro menoscabo.

A los lectores les recomiendo que dediquen un tiempo a la lectura de los enlaces de correo remitidos en el comentario anterior. Podrán comprobar que no tienen desperdicio.

Desde aquí animo a David Bollero a continuar con su valiente denuncia de una situación aberrante y sobre la cual pesa una ‘omerta’ informativa no declarada. Sólo unos pocos, entre ellos el diario “Público”, han tenido el coraje de romper esta prohibición.

¡Confiemos en que algún día se haga justicia y que todos estos personajes corruptos, intervinientes en corruptelas sin nombre, puedan acabar en la cárcel!

Comentario por Teresa González el 29/01/2010.

De lo que se está hablando es de sustituir la quema del carbón importado (negociete de las eléctricas por su menor precio) por el poco carbón autóctono que queda (que emite la misma cantidad de CO2 que el de importación). Y hacerlo sólo durante unos pocos años más, para facilitar que las miles de familias que todavía subsisten gracias a él puedan acomodarse al cambio.