Archivo de la etiqueta: Árboles

Discreta celebración del ‘Día Mundial del Agua’ en El Bierzo

Logo del Día Mundial del Agua, 2012. ONU.

Logo del Día Mundial del Agua, 2012. Fuente: ONU.

Ayer se celebró el Día Mundial del Agua, solamente un día después del establecido por la Organización de las Naciones Unidas para homenajear al Árbol o los Bosques, que de esas dos maneras se refieren al último. Es una coincidencia temporal que me agrada, ya que el árbol necesita del agua para existir. Le resulta del todo indispensable para asegurar su supervivencia. Pero, la naturaleza es sabia, y consigue que los árboles produzcan agua. ¿Cómo? Atrayendo la lluvia. Cuántos más árboles haya, más agua recibirán.

Publicidad en el Día Mundial del Agua.

Algunos ejemplos de huella hídrica que tienen algunos productos de consumo. Concienciaeco.com.

Algunos ejemplos de huella hídrica que tienen algunos productos de consumo. Concienciaeco.com.

Lee mi padre un diario conocido por ser portavoz del conservadurismo español: ‘Abc’. Un periódico que satisface sus expectativas informativas. Aunque no las mías. Hago este comentario porque hace un par de días ese cotidiano monárquico disparaba toda su artillería contra los ‘indignados’ del 15M. Lo mismo que mi padre. En cambio, a mí me apena que un medio informativo como éste, con una historia y solera como la suya, se rebaje tanto a la hora de defender los ciertos intereses clasistas. Llega a convertirse en un deleznable libelo.

Ayer el ‘Abc’ iba por otros derroteros. Coincidiendo con la celebración del Día Mundial del Agua, hábilmente, el diario rebosaba de anuncios relacionados con el mismo. Eso no me sorprendió, pero lo que llamó mi atención fue ver anunciadas, a toda plana, precisamente a las empresas que se más se han apropiado de ella. Yo diría que en perjuicio del bolsillo de la gran mayoría de los consumidores.

Porque el agua, siendo un bien público indispensable para la vida, al final está en manos de muy pocos. Y la venta de esas concesiones que permiten su explotación es una tónica en todas partes. Desafortunadamente algunos de nuestros insignes prebostes, cuando necesitan dinero, suelen acudir a privatizar el agua.

Entre tantos anuncios, a cuales más hipócritas, citaré algunos. Por ejemplo, el de ‘Agbar’, que lucha en un rincón el logotipo del ‘Día Mundial del Agua 2012’ (ignoro quién autoriza tal colocación y si se ha de pagar a alguien para poder colocarlo). En éste, sobre un fondo azul, se ve una enorme gota de agua a punto de descolgarse. En su interior contiene el globo terráqueo. Y en él, la parte que más destaca es el Continente Sudamericano, mostrando su masa amazónica con elevado colorido verde. Debajo de puede leerse: “El agua, nuestra razón de ser”. Y más abajo aparece un recordatorio de la efeméride y algunas líneas de autoalabanza. También, publicado en letra más menuda algo importantísimo: “Naciones Unidas declaró en 2010 derecho universal el acceso al agua y al saneamiento”.

Otros anuncios, como por ejemplo el de ‘Acciona’, me resultan más inquietantes. Así, en éste último puede leerse un “H2O” que se superpone sobre un suelo resquebrajado por la sequía mientras una línea destacada nos recuerda que “Las soluciones no siempre llueven del cielo”. Antes de dedicar otras líneas más a la consabida autoalabanza.

Sigue el anuncio de ‘FCC’, empresa “pirata” donde la haya (y lo digo con argumentos, porque yo trabajé para ella). Dicen así: “Somos agua de principio a fin”. Y en el mismo anuncio también publican el logo de ‘Aqualia’, lo que me lleva a pensar que ambas empresas tienen un mismo dueño. Curiosamente en ese mismo anuncio también hay una pestaña con el logotipo de ‘Acción Contra el Hambre’ y una cita a la colaboración prestada por Aqualia a esta ONG para el desarrollo de no sé bien qué acción “en países en desarrollo”.

Puestos a hablar sobre ‘Acción Contra el Hambre’ diré que nada más supe de la denuncia de Ecobierzo sobre un intento de estafa a través de una carta en la que aparecía la firma de esa Asociación. Ecobierzo publicó este caso en su web y no hubo comentarios. Pero un lector sintió curiosidad por saber más de esa historia y escribió, confirmando  que la cuenta corriente donde se pedía ingresar un dinero era realmente la de esa ONG. ¿Iniciativa desafortunada e individual de un espontáneo? Misterio.

‘Coca Cola’, como no, también se suma a la fiesta del agua. Y lo hace asegurando que su compromiso es “devolver a la naturaleza y a las comunidades cada gota de agua que utiliza” (sic). ¡No, si al final, vamos a tener que darles las gracias! El anuncio incluye el logotipo del Día Mundial que, por alguna razón que se me escapa, no figura en los dos anteriores.

Respiro aliviado con el anuncio de ‘El Corte Inglés’, porque al menos no va sobre lo mucho que hace esa empresa española para la preservación del agua. En este caso se limita a anunciar un crucero marítimo. ¡Uf! Un mar que, por un encadenamiento involuntario de ideas, consigue hacerme pensar que en estos momentos tenemos al Príncipe luchando, al lado de las tropas españolas desplegadas contra la piratería somalí. Paso de comentar lo que pienso de todo eso, y del indecente papel de Occidente en ese litigio.

Llega después la publicidad institucional, la más turbia. Esa que algunos personajes utilizan de la manera más indigna y descarada. Como, por ejemplo, la presidenta de nuestra Diputación, para asegurarse, disparando con pólvora real, las voluntades mediáticas. Adhesiones que, además consigue a un precio de saldo. Porque, ¡Qué pena de profesión! ¿Cómo ha podido llegar a devaluarse tanto?

Aunque, en este caso, el anuncio no es de la Diputación leonesa. Pertenece al ‘Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente’. Ese mismo que dirige el ministro Arias Cañete, empeñado como está en ponernos de transgénicos hasta las cejas.

Y tampoco falta un anuncio de la Confederación Hidrográfica del Duero. “Un compromiso con el agua”, señala el anuncio.

Sobre montes y deforestación.

Palacios de Compludo en otoño. 23 nov. 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

Palacios de Compludo en otoño. 23 nov. 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

Sin embargo, tanto “compromiso” a mí no me convence. Y la causa se encuentra precisamente en esa colorida mancha verde amazónica antes mencionada. Porque en estos días, precisamente, ‘Salva la Selva’ ha vuelto a difundir nuevas e inquietantes noticias sobre la veloz deforestación del lugar. Y sobre cómo algunas tribus, hasta ahora desconocidas por nosotros, se están viendo obligadas a abandonar sus territorios ancestrales para huir del hombre blanco y la muerte.

Defiende el consejero de Medio Ambiente de Castilla y León, Antonio Silván, en esa misma edición del diario, el orgullo que le supone que nuestra comunidad tenga una tasa de bosque por habitante que dobla la media mundial. O triplica la nacional. Entiendo que lo de la media mundial no tiene demasiado mérito, teniendo en consideración los millones de kilómetros cuadrados de desierto que hay en el mundo, pero que disfrutemos del cuádruple de masa arbórea que el resto de los europeos me parece una excelente noticia. Felicitará a nuestro consejero mantiene esa cuota, o mejor aún, si la amplía. A seguir.

Sobre incendios y el Día Mundial Forestal en Ponferrada.

Uno de los numerosos e intensos incendios que conoció El Bierzo el año pasado. Tecnicaarca.com.

Uno de los numerosos e intensos incendios que conoció El Bierzo el año pasado. Tecnicaarca.com.

A ese encuentro, organizado por el ayuntamiento de Ponferrada, no asistí. Y no por desinterés, ya que he publicado bastante sobre ello, sino porque llevo algunos años diciéndole a su técnico de Medio Ambiente que me envíe información.. O, al menos, a Ecobierzo. Después de todo somos los interesados, junto con las  tres o cuatro asociaciones ecologistas más. que hay Pues nada, esperanzas vanas, porque estos sólo parecen estar interesados en invitar a los de su cuerda. ¡Así nos va en esta comarca!

Publicaba un digital berciano (que ha sido el primero en aplicar la recién aprobada Ley Sinde a nuestra asociación, puesto que lleva ya dos años censurando todas sus actividades) que otra de las asociaciones presentes en ese encuentro, la misma que siempre invita el Ayuntamiento (a esa sí), estaba dispuesta a organizar equipos contra el fuego, y que iniciaría una colecta para recaudar fondos. Lo comento, más que nada, porque me sirve para recordar aquí mi petición para que que trasladen al Bierzo el ‘Centro del Fuego’, actualmente en León.  Sencillamente porque somos la comarca que cada año sufre –y eso es estadística- el mayor número de incendios. Sin duda eso nos ahorraría combustible y masa forestal preservada.

Campos denuncia la grave carencia de Parques de Bomberos en León.

Centro del Fuego. 2012. Soyleon.es.

Centro del Fuego. 2012. Soyleon.es.

Ahora voy a referirme a la información ofrecida por el procurador socialista Javier Campos, puesto que ahonda en la herida de los incendios. Me refiero a sus declaraciones sobre la comparecencia en las Cortes regionales del director general de Protección Civil, Fernando Salguero, y a la decepción del procurador berciano ante el desequilibrado presupuesto que se dedica a la protección de las masas arbóreas en la provincia. Se lamentó Campos de que en esa comparecencia no se mencionara El Bierzo. Con mayor motivo aún cuando suele ser una de las comarcas que, como comenté antes, más sufre de ese flagelo. En este sentido resulta difícil comprender que la provincia leonesa esté tan discriminada en cuanto a parques de bomberos, ya que sólo cuenta con dos, cuando hay seis en Zamora y siete Valladolid.

Acabo con esto mi particular comentario sobre el ‘Día Mundial del Agua’. Poco más que añadir, salvo quizás recordarle al Ayuntamiento ponferradino que se aplique parches de transparencia. Porque su conducta discriminatoria está demostrando que esos premios, de los que tiende tanto a vanagloriarse, son más falsos que un billete de tres dólares.

Este ha sido un año casi sin nieves en El Bierz. El Morredero, enero 2012.

Este ha sido un año casi sin nieves en El Bierz. El Morredero, enero 2012.

Un ecologista en El Bierzo.

Los leoneses celebran el Día Mundial del Agua. 23/03/12. Diariodeleon.es.

El mundo tiene sed porque tenemos hambre. 22/03/12. Unwater.org.

Día Mundial del Agua 2012. Unwater.org.

Día Mundial del Agua 2012 – Español – El mundo tiene sed porque tenemos hambre. 14/03/12. Youtube.com. UNWaterWorldWaterDay. (en inglés con subtítulos).

Dia Mundial del Agua 2012: Agua y Alimentacion. 22/02/12. Youtube.com. ArchivodelAgua.

Los hombres que no amaban a los árboles

El viejo roble de San Lázaro en San Roque del Acebal (Llanes – Asturias). 2010.

El viejo roble de San Lázaro en San Roque del Acebal (Llanes – Asturias). 2010.

En la biografía de Ignacio Abella se dice que pasó su temprana infancia en los viejos hayedos de la Sierra de Urbasa, y que quizás fue allí donde empezó a amar los árboles. Desde entonces, este naturalista ha recorrido diversas y casi siempre apartadas regiones del País Vasco y Asturias, entregándose al estudio y vivencia de la naturaleza y a un mundo rural en el que se halla plenamente integrado. Autodidacta, se ha aplicado a recoger las  tradiciones artesanales, agrícolas y forestales. Realiza así una labor de investigación creativa en la plantación, el mantenimiento y los cuidados de árboles, huertos y jardines, así como en el trabajo artesanal de la madera, la cerámica y otros materiales. También es autor de la obra ‘El hombre y la madera’, publicada por Integral, y de otros libros, y ha dirigido varios cursos de artesanía con la madera y didáctica de la naturaleza.

En Ponferrada estuvo coincidiendo con la celebración de las ‘III Jornadas Internacionales sobre el Tejo’. Recuerdo que entre todas las conferencias que escuché, de gran nivel, la suya fue la que elegí para mis lectores. Versaba sobre ‘La Cultura del Tejo’, que responde al título de un libro del mismo autor. El parlamento podéis reencontrarlo en el enlace que os facilito al pie de este artículo.

Asimismo, a través del boletín digital de  la Asociación ‘A Morteira’, tuve noticia de otro artículo publicado recientemente por este autor. En él lamentaba la desaparición de un centenario roble en San Roque del Acebal (Llanes – Asturias). Entre líneas pude sentir que esta desaparición, probablemente relacionada con un cuidado negligente del árbol, le procuró un gran dolor. Le comprendo muy bien, pues yo he sentido exactamente lo mismo en casos similares. Hace décadas que estos venerables ancianos de cientos de años despiertan mi admiración, y en ocasiones he recorrido grandes distancias sólo por el placer de verlos y fotografiarlos.

Ojalá la difusión de este texto pueda contribuir a despertar en otros el sentimiento necesario para que estos monumentos de la naturaleza se vean mejor protegidos por nuestras administraciones.

Un ecologista en El Bierzo.

Los hombres que no amaban a los árboles, por Ignacio Abella.

Ignacio Abella, con el centenario tejo de la iglesia de Santiago Apóstol en Caravia Baja al fondo.

Ignacio Abella, con el centenario tejo de la iglesia de Santiago Apóstol en Caravia Baja al fondo.

Cuando el 24 de agosto, cayó el viejo roble de San Lázaro en San Roque del Acebal (Llanes – Asturias), cayeron siglos de historia de un robledal del que éste ejemplar era el último testigo. Se ha especulado desde entonces si fue ayudado a caer porque pudiera estorbar en los trabajos de la Autopista del Cantábrico que se desarrollan a 50 metros del árbol.

No me atrevo a dar un diagnóstico concluyente, pero después de ver cómo van cayendo los viejos, uno tras otro, siempre antes de tiempo, víctimas de todo tipo de maltratos y barbaries de quienes no pueden entender estos gigantescos ejemplares más que como un estorbo para sus planes y proyectos, es difícil no pensar de nuevo en el género humano como verdugo de esa mole de madera y ramas que hoy yace desparramada en un prado.

Recientemente se había incluido en un catálogo de “Árboles singulares del concejo de Llanes”, sin duda por méritos propios. Pero en vista de lo que sucede con este y otros árboles, como los declarados Monumento Natural en Asturias, se diría que estos inventarios se hacen para ir tachando poco a poco los que caen, como digo “antes de tiempo”, pues aunque siempre haya quien encuentre causas naturales como el viento o la lluvia, casi siempre podemos encontrar las verdaderas causas, a poco que indaguemos en la historia reciente de cada ejemplar.

Lo primero que llama la atención a quien quiera visitar los restos, es que justo en la base, las raíces tienen restos de madera y corteza carbonizados y aún huele a chamusquina como si se tratara de un fuego reciente. En el lado norte, pueden verse unos ladrillos macizos semienterrados justo al lado del tronco, cuya finalidad no conocemos pero que en todo caso debieron cercenar hace ya años importantes raíces, como las que pueden verse podridas en el sistema radicular, bastante escaso para un árbol de éste tamaño.

El viejo roble de San Lázaro en San Roque del Acebal (Llanes - Asturias) abatido. 2011.

El viejo roble de San Lázaro en San Roque del Acebal (Llanes – Asturias) abatido. 2011.

Pero lo que es difícil de entender es que a 50 metros una máquina pilotadora esté excavando los profundos cimientos que servirán de base a las columnas de autopista que se están construyendo allí mismo y que las obras discurran a tan nimia distancia con todo el trasiego de monstruosas maquinarias: apisonadoras, camiones, excavadoras… que sin duda han contribuido en gran medida a acelerar el fin de este auténtico gigante.

Quienes lo conocimos y visitamos en vida, no podemos dejar de sentir, a través del árbol, el fin de toda una era. Fernando Fueyo, el mejor pintor de árboles que conozco, me confesó desolado que durante décadas contempló y fue presentando el roblón a sus amigos con el orgullo de quien ha descubierto un nuevo mundo.

Desgraciadamente abundan los hombres que no aman a los árboles y siempre encuentran alguna justificación para su caída. “Llovió toda la tarde”, escuché decir a un paisano como explicación del fin de un árbol que vivió decenas de miles de lluvias.

No sé si hay un culpable que haya procurado el derrumbe del coloso con malas artes, pero lo que sí está claro es el absurdo de todo lo que ha ido sucediendo alrededor de este roble hasta llegar al punto de construirle una autopista adosada. Quizá, pensarán de nuevo los hombres que no aman a los árboles, ha decidido tirarse.

El hayedo de Urbasa. 2011. Webjoseantonio.es.

El hayedo de Urbasa. 2011. Webjoseantonio.es.

Pero en la cultura de los lacandones, gente que sí quiere a sus árboles, se cuenta que cuando el dios Hach Akyum hizo el cielo y la tierra, sembró al mismo tiempo estrellas y árboles. Y desde entonces cuando cae un árbol, una estrella cae en el cielo.

Todo está unido en la tradición lacandona, según contaba el líder Chankin Viejo y cuando caiga el último árbol los dioses no tendrán más alimento.

Ignacio Abella.

Los hombres que no amaban a los árboles. 13/09/11. Memoriadelbosque.blogspot.com.

 III Jornadas Internacionales sobre el Tejo en Ponferrada. 01/04/10. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Tremor de Arriba celebra el Día Forestal Mundial con alumnos del colegio público

Una plantación de árboles en Tremor de Arriba (El Bierzo). Día Mundial Forestal.21 marzo 2011. Foto: Ciuden.

Una plantación de árboles en Tremor de Arriba (El Bierzo). Día Mundial Forestal. 21 marzo 2011. Foto: Ciuden.

Coincidiendo con la celebración del Día Forestal Mundial un grupo de escolares del colegio público de Tremor de Arriba (León) plantaron cincuenta árboles en un área de las escombreras que la Fundación de la Ciudad de la Energía (Ciuden) ha restaurado en esa localidad.

Las escombreras ocupan actualmente una importante superficie de la comarca del Bierzo, que la Ciuden ha situado en un 5 por ciento de la misma, como consecuencia de una terrible y descontrolada explotación empresarial del carbón y la pizarra, que contó -y cuenta todavía- con complicidades administrativas poco respetuosas con el medio ambiente.

Los escolares plantaron robles, castaños y cerezos silvestres, coincidiendo con el primer día de primavera en el hemisferio norte, estando en todo momento respaldados por trabajadores de ‘La Escuela Taller’ y del ‘Taller de Empleo de Ciuden Vivero’.

Alegoría infantil al Día Forestal Mundial. Fuente: Franciscoponce.com.

Alegoría infantil al Día Forestal Mundial. Franciscoponce.com.

El 21 de marzo es el primer día de primavera en el hemisferio norte y el primero del otoño en el sur. Es también el día elegido por la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) para celebrar el Día Mundial Forestal (1971).

Hoy los bosques cubren más de la cuarta parte de las tierras emergidas, si excluimos a la Antártida y Groenlandia. La mitad de los bosques están en los trópicos y el resto en las zonas templadas y boreales. Siete países son los que albergan más del 60 por ciento de la superficie forestal mundial: Rusia, Brasil, Canadá, Estados Unidos, China, Indonesia y Congo (el antiguo Zaire).

La mitad de los bosques que una vez cubrieron la Tierra, unos 29 millones de kilómetros cuadrados, ya han desaparecido. Y lo que es más importante en términos de biodiversidad, cerca del 78 por ciento de los bosques primarios ya han sido ya destruidos y un 22 por ciento restante están amenazados por la extracción de madera, la conversión a otros usos como la agricultura y la ganadería, la especulación económica, la minería, los grandes embalses, las carreteras, las pistas forestales, el crecimiento demográfico y el cambio climático. Un total de 76 países han perdido ya todos sus bosques primarios y otros once podrían perderlos en los próximos años.

Los bosques nos proveen de bienes y servicios fundamentales y contribuyen a asegurar la alimentación, el agua y el aire limpio. Además, protegen el suelo contra la erosión y son fundamentales para lograr un desarrollo sostenible. Por desgracia, a pesar de lo importantes que son para la humanidad no siempre los protegemos como deberíamos.

Una plantación de eucaliptus cerca de Vivero (Galicia.. Wikipedia.org.

Una plantación de eucaliptus cerca de Vivero (Galicia.. Wikipedia.org.

Durante el Día Forestal Mundial se realizan jornadas en muchas partes del mundo sobre la importancia de los bosques, su utilidad, su cuidado, o sobre el peligro que para ellos representa el fuego. También se muestran las herramientas y procedimientos que se emplean en los incendios y se motiva a los participantes a que planten un árbol.

El Día Forestal Mundial se celebra desde 1998 a raíz de un incendio ocurrido en diciembre de aquel año en Linton (Canadá) en que perdieron la vida cinco voluntarios de una brigada forestal.

Adega denuncia el exceso de plantaciones de eucaliptus en Galicia.

Galicia, con 396.000 hectáreas de eucalipto –un tercio de la superficie arbolada–, concentra más del 50 por ciento de la superficie española ocupada por esta especie. Por este motivo, la Asociación para la Defensa Ecológica de Galicia (Adega), coincidiendo con la celebración de este día, hizo público un manifiesto la semana pasada en el que ”sin ánimo de demonizar a nadie” el colectivo conservacionista solicita al sector maderero que “tengan en cuenta que no se puede seguir como hasta ahora“. Y es que los ecologistas consideran que la excesiva presencia del eucaliptus en los bosques gallegos está actuando “en detrimento de las masas autóctonas y de las tierras agrarias de cultivo“.

ONU. Efemérides. Logo. Año Internacional de los Bosques. 2011. Fuente Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Logo. Año Internacional de los Bosques. 2011.

Un ecologista en El Bierzo.

Sindicatos agrarios y ecologistas piden actualizar el plan forestal y reconocer la función social de los bosques. 21/03/11. Europapres.es.

La Diputación de Zamora reparte 2.000 madroños con motivo del Día Forestal Mundial. 21/03/11. Europapres.es.

‘Remembranza del castaño’, por Santiago Castelao

'Las raíces del tiempo'. 2º Premio 'Biocastanea 2010'. Villarrubín, 2010. Foto: Julián Rodríguez Asensio.

‘Las raíces del tiempo’. 2º Premio ‘Biocastanea 2010’. Villarrubín, 2010. Foto: Julián Rodríguez Asensio.

Este escritor y naturalista villafranquino Santiago Castelao Diñeiro es el autor de los libros “Castaños monumentales del Bierzo: tradición y cultura” y “Árboles singulares del Bierzo“. El mes pasado presentó en su última obra “El tejo en El Bierzo” en la Caja de España de Ponferrada.

Autor de culto, dado la pequeña tirada de estas abundantemente ilustradas publicaciones, su obra es difícil de encontrar pese al indudable interés que presenta.

Un ecologista en El Bierzo.

Remenbranza del castaño, por Santiago Castelao.

Santiago Castelao tomando notas de campo. Fuente: cafeavenida.spaces.live.com.

Santiago Castelao tomando notas de campo. Fuente: cafeavenida.spaces.live.com

Mi memoria permanece inevitablemente unida desde mi más tierna infancia a la naturaleza. De este primer contacto, surgió un idilio con este árbol mítico que es el castaño; fue con mi abuela Generosa, con quien di mis primeros pasos por los sotos de Fumbutilla, Travesa do polin y Peizais, donde habitan esos seres inmensos que suben con sus ramas hacia el cielo, y sus troncos retorcidos besaban el suelo… No tarde en aprender, a distinguir, la castaña de presa de la marela y de la de pared; y a desorizar con la tala los erizos. Así es como fue surgiendo en mi un entusiasmado fervor hacía los árboles, y un deseo cada vez más enraizado de respeto y defensa de la naturaleza.

El castaño tiene un verdadero ciclo anual. En la oscuridad del invierno el castaño se desnuda y cuando la luna empieza a menguar en el mes de enero es cuando se aprovecha para cortar la madera y como bien dice el refrán: “Si quieres ter bon madeiro, cortao, no menguante de xaneiro”. La influencia de la luna es vital para la posterior conservación de la madera, y al estar la savia en ese duerme vela del invierno tampoco será atacada por la polilla en tiempos venideros.

Cuando marzo acerca su sombra, ya los moucadores, que es como se denomina por estas tierras a los podadores, sacan el filo al hacha, y al despertar de la savia empieza la poda y como verdaderos equilibristas sin red se mueven como rigiletes entre las ramas, desafiando a las verticales o a las horizontales, según el destino del árbol sea para la producción de fruto o de madera. La savia circula con más rapidez por las ramas verticales, por ello estas ramas suelen ser vigorosas y producen sobre todo madera; mientras las horizontales, reciben menos savia y tienden a producir fruto.

De las cañas que se cortan en la poda se hacen estelas que se apilaran para quitar el frio en el largo invierno. A veces la barriga de algún castaño sirve para apilar los troncos recién cortados.

Marzo es también el mes en el que el castaño presta sus ramas a las aves para que puedan hacer sus nidos…

Febrero buscadeiro
Marzo nidarzo
Abril güeberil
Mayo paxarallo
Y en San Juan volarán.

Entre abril y mayo se preparan los injertos y era también la época en la que los pastores fabricaban con destreza las gaitas y rombones, y tejían sobre los montes conciertos y canciones que se disolvían lentamente por el aire.

Entre mayo y junio el castaño estalla de un color amarillo y los ejércitos de abejas libran su batalla entre sus flores.

Dice el refrán: “las castañas quieren en agosto arder y en septiembre beber”. En estos meses de agosto y septiembre, se empiezan a limpiar los sotos, decapitando los fieitos y comienzan a construirse las debasas, que son una especie de zanjas construidas en los sotos, para que cuando se produzca la caída de las castañas no pasen al terreno de los vecinos.

Alguna vez podemos encontrarnos con algún castaño convertido en bodega, en la que su propietario coge otro tipo de castañas.

En la casa en estos meses se limpian las rendijas del canizo… “Monxe que estas no canizo tira castañas para abaixo, tira das mas grandiñas que polas pequeñas no me baixo”.

Entre octubre y noviembre se recoge la castaña. Antiguamente se vareaban, en la actualidad se van recogiendo a medida que van cayendo del árbol. A la castaña que sale del erizo al caer y está fuera del mismo se le llama ”devagada“, y ”cagalla” a la que queda dentro del erizo sin crecer. Para sacar las que están dentro del erizo se utiliza la “tala”, que es como una pinza hecha de castaño bravo, y que en las puntas tiene una especie de hendidura que ayuda a la apertura de los erizos.

'Desde el castañal'. Minas de oro de la Leitosa. Paradaseca, 2010. Foto: Julián Rodríguez Asensio.

‘Desde el castañal’. Minas de oro de la Leitosa. Paradaseca, 2010. Foto: Julián Rodríguez Asensio.

Después se van depositando las castañas en el mego, y según la variedad se secan o se venden en verde para el consumo. El secado de la castaña se realiza en el canizo, que estaba situado generalmente encima de la lareira. Las castañas tardan en secarse de diez a doce días aproximadamente. El fuego se mantenía lento y con poca llama. La castaña tenía que ir revolviéndose cada poco tiempo. Después de secas, viene la operación del pisado, que consiste en la separación de la cáscara. El pisado se realizaba de diferentes formas en la comarca del Bierzo, a saqueta, con pisón o piote o en el trobo. Después se limpiaban bien con el “bandoxo“, que es una especie de cajón de madera de 80 por 20 cm, de forma semicircular, que se cuelga del cuello por unas correas, y por ambos lados tiene dos asas que sirven de agarradera y con un movimiento rítmico se va separando por gravedad la ligera cáscara de las castañas secas. La otra forma de limpiarlas es con una criba, por donde iban cayendo la “puxa” y los “picanzos”.

Posteriormente se escogían en una mesa, separándose las buenas para vender,de las cocosas y las blandas que se utilizaban para el alimento de los animales domésticos. También en estos meses era cuando se llenaban las “oriceiras”, que consistía en una pequeña construcción más o menos circular de piedra y de un metro aproximadamente de altura en donde se depositaban los erizos para que fuesen madurando poco a poco las castañas y así se conservaban verdes durante los siguientes meses del año. Había que tapar la oriceira con fieitos para que no entrase la luz y no se estropeasen las castañas.

Una vez finalizada la recolección de las castañas comenzaba el “rebusco”, que consistía en autorizar a todo el mundo para que apañen libremente por los sotos. Hoy día, quien realmente se encarga de rebuscar es el jabalí.

A lo largo de estas líneas he ido desgranando una serie de palabras creadas por la gente sencilla, para poner nombres a las cosas. Están libres de aditamentos y por supuesto no las recogen las cátedras. Son palabras sembradas de naturalidad y espontaneidad, y condenada al olvido por la inminente desaparición del mundo rural.

Y entramos de lleno en el magosto, ese ritual que en sus orígenes era pagano y mágico en el que nuestros antepasados rendían homenaje a los que ya no estaban presentes y se manifestaban cuando los “bullos” estallaban en el fuego.

Recuerdo de mi niñez los domingos de finales de octubre, nos reuníamos los rapaces de la Cábila y subíamos hasta la rapiña donde recogíamos en el soto unas castañas, mientras otros encendían una pequeña hoguera a la que añadiríamos posteriormente las castañas después de realizarles una pequeña hendidura con la navaja para que no explotasen en el fuego. Se tiznaban las yemas de los dedos con las primeras castañas salidas del fuego y como dice el refrán: “o quen non ten mañas, non come castañas“.

En la actualidad, los ayuntamientos promocionan, dirigen y organizan los magostos perdiéndose cada vez más el carácter festivo y desinteresado de las antiguas celebraciones colectivas; ya nos mezclan cada vez más el chorizo con la castaña, con el corre y apaña. Desde aquí levanto mi bandera para reivindicar el carácter desenfadado y desinteresado que tenía esta festividad en tiempos pretéritos.

Creo que ya vamos por diciembre y estamos ya en el tiempo de las “mamucas” y el “papabello“. Damos así por terminado el ciclo anual.

Deciros que el castaño existe sobre la tierra desde hace cuarenta millones de años. El hombre desde hace dos millones de años. Es el árbol de Europa que más años puede vivir. Gran número de animales de nuestra fauna silvestre tienen en la castaña un elemento básico para su alimentación, de tal forma que forman parte de su cadena trófica.

'Color de otoño'. Primer Premio 'Biocastanea 2010'. Foto: Ángel Vázquez Jáñez.

‘Color de otoño’. Primer Premio ‘Biocastanea 2010’. Foto: Ángel Vázquez Jáñez.

La castaña fue alimento de la humanidad desde el período paleolítico. Acompañó al hombre europeo en las migraciones del período glaciar. El castaño fue venerado por las religiones antiguas. Las tribus prerromanas consideraban a la castaña como su pan. Los legionarios romanos llevaban en su morral el “bullote”, hecho con harina de castaña, que les servía de alimento en los grandes recorridos.

En “Las Bucólicas” de Virgilio se habla de las castañas y de su consumo por la gente. En “De Honesta Voluptate Veletudine” se describen las que pudieran ser las primeras tortas de castañas. Trituradas con un mortero se mezclaban con trozos de tocino y queso, a lo que se agregaban huevos, azúcar y azafrán, para darle color. Finalmente se cocían en el horno.

La castaña fue desde siempre un alimento básico de los pueblos más desfavorecidos. Las consumían crudas, secas o en forma de harina, con lo que hacían una especie de pan. El consumo de la castaña en la alimentación humana continuó hasta las primeras décadas del siglo XX.

La mejora del nivel de vida, el éxodo de la población rural, la regresión de los castaños diezmados por las enfermedades de la tinta y el chancro, fueron factores determinantes para que disminuyese el consumo de la castaña por el hombre.

De básica en la alimentación humana, de ser consumida en cantidad, pasó a ser utilizada de forma selectiva, su consumo se centró en una población de nivel alto. Así se pasó de un consumo de la castaña en cantidad a ser consumida en calidad.

En cuanto a la madera de castaño, su alto contenido en taninos le confiere una gran resistencia a la podredumbre exterior y a la picadura de la polilla en el interior. Es una madera flexible y fácil de trabajar a la que hay que unir la belleza de sus vetas. La madera de castaño se utilizó por el hombre a lo largo de la historia de una forma amplia y variada para todo tipo de fines, tanto agrícolas, como domésticos, industriales o artísticos.

La cestería de castaño tuvo sus años de prosperidad, hasta que poco a poco fue cayendo en el olvido absoluto.

En el pueblo de las Médulas, la junta vecinal se encargaba de subastar la madera de castaño, que como un ritual sería sacrificada en el menguante de enero, para que luego las manos artesanas, dieran forma a los cestos, carrales, banastras, cestos, nasas…

Hoy día, con tantas leyes protectoras, se ha ido destruyendo la corta de retoños que se talaban cuando llegaban a la edad de 5 años, y que han dado al conjunto de las Médulas ese contraste entre vegetación y arcilla, donde el castaño acaricia los picachos, mientras estos se ponen rojos, viendo como la cultura de un pueblo desaparece, junto a una administración que la empuja con múltiples normativas y enredos, mientras los habitantes permanecen callados…

El castaño era como de la familia. En la vivienda tradicional solía dividirse la casa en una parte baja y otra alta. En la baja tenemos dos estancias fundamentales: la cuadra y la bodega.

El castaño está presente en todo. Así, los maseiros, los cortellos, el carro con los estadullos. Abrimos la puerta de la bodega, los puíles, los cubetos, la paneira, la cambeira, las cestas, el cuartal, el rodo, el bandoxo, el trobo…

Subiendo a la casa, las escaleras, los corredores, las puertas, las ventanas, las vigas. Entramos en la cocina, el escano, la vasal, la lacena, la espeteira, las bancas, la mesa; levantamos la vista y encontramos el canizo. El suelo de la casa, las camas, y el techo.

El castaño en el arte.

Castañar en Orellán. 19 nov. 2010. Foto: Enrique L. Manzano.

Castañar en Orellán. 19 nov. 2010. Foto: Enrique L. Manzano.

En el arte religioso durante siglos la madera de castaño fue la más utilizada en los lugares donde abundaba este árbol, por su belleza, por su larga duración, así como por la facilidad de ser trabajada. Algún ejemplo reciente y que nada tiene que ver con el arte religioso lo encontramos en la “Venus dos carocos”.

Sin lugar a dudas la madera de castaño fue fundamental a lo largo de los siglos para la construcción de las pallozas. Se utilizaba para colocar los pies, sobre los cuales se asentaba la “viga madre”, y sobre ésta arrancaban las “teixeiras”, que se entrecruzaban para sujetar la “cumpia” o “cumbrela”, que es la viga que se coloca en la cumbre. Posteriormente se colocan las “tercias”, y de una tercia a otra van unos palos más pequeños llamados “ripias”, que van atados a las tercias con “vrincallos”.

Junto a la palloza es el hórreo la otra construcción en el que el castaño adquiere todo su poderío. Se empieza construyendo sobre cuatro basas de piedra, en las que se asienta el “orcón” de castaño (o pie). Sobre el orcón se coloca una laja de piedra circular llamada “tornarratos”, precisamente para dificultar la subida de los roedores a esa inmensa despensa que eran los hórreos. Sobre el tornarratos van las vigas que se denominan “cuadral” o “pontón”, construyéndose sobre ellos los “esquinales”, y sobre estos los “canteaos”, pasándose a cerrar con las “tablas acantriladas” sobre la “caja”. Los hórreos se construyeron para guardar los productos de las matanzas y las cosechas.

La cubierta es de paja o de pizarra, siendo la de paja mucho mejor por ser un aislante térmico y contribuir a mantener una temperatura más homogénea, lo que favorece la conservación de los alimentos que se guardan en su interior.
Al mismo tiempo el hórreo servía de garaje para los carros sin que hubiese que pagar el vado permanente.

No quisiera olvidarme de una costumbre que se vino realizando desde tiempos inmemoriales en el pueblo de Murias, en la parroquia de Rao, en los Ancares de Lugo, donde existe un castaño llamado “O castañeiro das cruces”, que cuando una persona fallecía en el pueblo de Murias, al trasladarse el cortejo fúnebre hacia la parroquia, se realizaba una pausa delante de este castaño, clavándose en el tronco una cruz de pequeñas proporciones, junto a las de otros difuntos anteriores, y rezándose una oración.

Un horreo en Teixeira (El Bierzo).

Un horreo en Teixeira (El Bierzo).

Para ir terminando, desearía hacer una reflexión acerca de cómo el hombre ha intentado desde siempre reproducir en sus obras la belleza y la perfección que le llegaban a través de los sentidos. Así, podemos observar como en los troncos de castaños, esas carochas y carocos, son arte en estado puro, atormentados por el paso del tiempo y esculpidos por el viento y la lluvia, e incluso a veces condenada su silueta por el fuego; es el arte recreado a sí mismo por la naturaleza. Por último, presentaros a los siete abuelos del Bierzo, que llevan siglos danzando con el viento y que son monumentos vivos. Todos ellos pasan de 12 metros de perímetro y encierran una eternidad, y los secretos de muchas generaciones.

Catañeiro de Catín, 14,50 metros.
Castaño de Fontexan, casi 16 metros.
Castaño do Regañón, 12 metros.
Campano, 14,40 metros.
Castaño da Pena do Subeiro, 12 metros.
Cataño de Valdeloso, 13 metros.

Todos ellos merecen un reconocimiento y un abrazo, aunque sólo sea con él de vuestra mirada.

El castaño es para el Bierzo, un tesoro sumergido, en una cultura que tiende a desaparecer en esa memoria colectiva que todo lo diluye.

Los océanos de sotos que rodean nuestros pueblos gritan para que alguien extienda su mano y los rescate de esa condena al olvido que sacude y devora a todo el mundo rural.

Santiago Castelao. 18/11/2010.