Archivo de la etiqueta: Arctic Sunrise

El ‘Arctic Sunrise’, pronto dos décadas al servicio del medio ambiente

Arctic Sunrise durante una de sus campaña en el Ártico. Eldiario.es.

Arctic Sunrise durante una de sus campaña en el Ártico. Eldiario.es.

Anteayer publiqué un artículo sobre Greenpeace con el Arctic Sunrise, uno de los cuatro buques que conforman la ‘armada’ de la ONG, como gran protagonista. Se trata de una embarcación que empieza a disfrutar de un respetable currículo activista desde que, en 1995, la adquiriera la ONG conservacionista.

El Arctic Sunrise (Amanecer ártico) ya ha sido protagonista en este blog en alguna ocasión, en relación con las operaciones que, desde su adquisición por Greenpeace, viene desarrollando en el Ártico. Dispongo de menos información sobre aquellas otras desplegadas por los barcos propiedad de la ONG, como el MV Esperanza (El Esperanza), el Rainbow Warrior III (El guerrero del Arco Iris) y el MV Argus (Argus), siendo este último buque el más pequeño de los cuatro. Greenpeace dispone, además, de varias lanchas neumáticas tipo Zodiac.

El Arctic Sunrise es un barco acondicionado para navegar por zonas heladas y para llevar a cabo tareas de investigación científica en mares y océanos. Es decir, que corresponde al tipo rompehielos y oceanográfico.

Fue construido en los astilleros noruegos Vaagen Verft Shipyards, en Kyrksaeterora (Noruega) y botado el 18 de enero de 1975 como el ‘Polarbjorn’ (Oso polar). De hecho, operó como buque foquero hasta su compra por Greenpeace veinte años después. Se da la circunstancia curiosa de que Greenpeace realizó una acción contra el rompehielos en la Antártida, cuando el buque noruego procedía a entregar al gobierno francés equipamiento para la construcción de una pista de aterrizaje en una zona poblada por pingüinos.

A pesar de esto, Greenpeace adquirió el barco en 1995, usando como pantalla una compañía llamada Arctic Sunrise Ventures Ltd., puesto que, de otro modo, sus anteriores dueños noruegos probablemente se habrían negado a venderle la nave. La ONG la readaptó para nuevas tareas de investigación y la rebautizó con el nombre de Arctic Sunrise. 

Según información de la Wikipedia, el Arctic Sunrise tiene una eslora de 49,62 metros, una manga de 11,5 metros y un calado de 5,3 metros. Cuenta con un potente motor diesel de 2495 CV y con otros dos auxiliares menos potentes, y con una sola hélice. Tonelaje: 949 toneladas.

Son datos que me parecía interesante conocer, aunque los motivos que me han llevado a buscar más información sobre el barco tienen sobre todo que ver con sus intervenciones al servicio de la defensa de la naturaleza.

El 'Artic Sunrise'. Histarmar.com.ar.

El ‘Artic Sunrise’. Histarmar.com.ar.

Tras su nueva botadura en junio de 1996, ahora bajo bandera holandesa, la primera acción llevada a cabo por el Arctic Sunrise estuvo relacionada con una protesta destinada a evitar la construcción de la plataforma Brent Spar de la petrolera Shell en el Mar del Norte. Después, la nave de Greenpeace se incorporó a la campaña en defensa del Mediterráneo, diez años después de que el Sirius la iniciara en estas costas.

El buque ha trabajado en la Antártida, Alaska, Groenlandia, República del Congo y en los ríos Amazonas (contra la deforestación en la Amazonia) y el Paraná en Argentina. En este último contra las centrales nucleares de Atucha y las papeleras Celulosa de Capitán Bermúdez y Papel Prensa de San Pedro.

Sin embargo, la prioridad del Arctic Sunrise siempre ha sido la de actuar en aguas árticas, llevando a cabo estudios sobre los efectos del calentamiento global en Groenlandia y acciones contra la actividad petrolera contaminante desarrollada, en esas latitudes, principalmente por Royal Dutch Shell y la BP plc.

La BP es una de las mayores compañías del mundo, la octava según la revista estadounidense Forbes, y la tercera empresa privada más importante dedicada al petróleo y gas después de ExxonMobil y Royal Dutch Shell.

En el verano austral de 1994/1995 realizó su primer campaña antártica, haciendo escala en Ushuaia, operó en las Islas Shetland del Sur y península antártica, En un estudio realizado en el golfo de Erebus y Terror fue el primer buque en circunnavegar la isla James Ross al observar el retraimiento del glaciar que cerraba el canal, denunciando el cambio climático global.

En 1999/2000 el Arctic Sunrise regresó a aguas antárticas para protestar contra la caza de ballenas por parte de Japón, colisionando con el buque factoría Nisshin Marú, aunque sin mayores consecuencias.

En el 2000, maniobrando directamente en el paso de un misil, evitó que EE.UU. probara su sistema de defensa antimisil “Star Wars”, que podía llevar a una nueva carrera nuclear armamentista.

En 2002 regresó a aguas antárticas para denunciar la pesca descontrolada de la merluza negra (Patagonian toothfish), también conocida, entre otros muchos nombres, como bacalao austral. Asimismo, para protestar por la construcción de una pista de aterrizaje por parte de Francia sobre una pista de aterrizaje en una zona de cría de pingüinos.

En 2008 regresó a la Argentina para denunciar el uso de agrotóxicos.

El Arctic Sunrise en en el canal de Robeson. 29 jun. 2009. Greenpeace.org.

El Arctic Sunrise en en el canal de Robeson. 29 jun. 2009. Greenpeace.org.

El 29 de junio de 2009 el Arctic Sunrise llegaba al glaciar Petermann, en Groenlandia, para medir los impactos del cambio climático en Groenlandia.

En 2011 realizó una fuerte protesta en EE.UU. contra la instación de una nueva planta termoeléctrica a base de carbón mineral.

El agosto de 2013 el Arctic Sunrise volvió al Ártico para llevar a cabo una protesta pacífica contra su colonización por parte de las compañías petroleras. El 19 de septiembre su tripulación fue detenida en el mar de Pechora cuando intentaba subir a la plataforma ‘Prirazomnaya’ del gigante gasístico ruso Gazprom. El Arctic Sunrise fue retenido en Murmansk durante ocho meses por la supuesta violación de la legislación en la zona económica exclusiva de la Federación de Rusia. Finalmente, el buque pudo regresar a Holanda el 9 de agosto de 2014.

Acciones del Arctic Sunrise en España.

Una lancha de la Armada española embiste a la tripulación de Greenpeace en Canarias. 15 nov. 2014. Greenpeace.org.

Una lancha de la Armada española embiste a la tripulación de Greenpeace en Canarias. 15 nov. 2014. Greenpeace.org.

El Arctic Sunrise ha estado en España en numerosas ocasiones, donde ha participado en algunas campañas.

Defendiendo el litoral español contra la especulación: Greenpeace desembarcó en Isla Canela (Ayamonte, Huelva) para exigir la paralización de las obras ilegales realizadas por ISCASA-PRYCONSA.

Documentando la pesca de inmaduros: miembros de Greenpeace recorrieron en lancha el litoral gaditano para investigar y denunciar la pesca ilegal de inmaduros. Dicha pesca se realiza con artes de cerco y arrastre a escasos metros de la playa y a muy poca profundidad.

Impidiendo la pesca con redes de deriva ilegales: Greenpeace localizó al sur del Archipiélago de Cabrera (Baleares) a cinco pesqueros italianos que utilizaban redes de deriva ilegales. A la acción de protesta de Greenpeace se unieron veinte palangreros andaluces y levantinos.

En febrero de 2005, el barco de Greenpeace estuvo en Tenerife, donde denunció el proyecto del puerto de Granadilla, y luego en Fuerteventura, donde solicitó la creación de un Parque Nacional en el norte de la isla. Ese mismo año, en los meses siguientes, estuvo presente en Huelva (donde puso de manifiesto la peligrosa contaminación que sufre su ría), en Cádiz (en apoyo de los activistas juzgados por oponerse a la guerra de Irak), y en Almería (donde dio cobertura a la acción contra la Central Térmica de Endesa en Carboneras). Más tarde, viajó a Barcelona y Tarragona, donde participó en la acción realizada contra la Central Nuclear de Vandellós.

El 10 de noviembre de 2007 el Artic Sunrise se encontraba atracado en el puerto de Valencia, en una jornada de puertas abiertas.

El 17 de noviembre de 2014 el Arctic Sunrise es recibido al grito de ‘Sí se puede’ en Lanzarote, adónde ha acudido para oponerse a las prospecciones petroleras de Repsol, también rechazadas por el Gobierno canario. La detención por parte del Ministerio de Fomento del barco y la apertura de un expediente administrativo supone el pago de una fianza de 50.000 euros a la organización ecologista para que el barco pueda seguir navegando.

En junio de 2015 Arctic Sunrise regresó a España con una campaña de defensa del medio ambiente, que le llevó a Huelva, Sevilla y Barcelona. En el estuario de Huelva Greenpeace volvió a denunciar su elevada contaminación por los fosfoyesos arrojados a las marismas por la empresa Fertiberia

Un ecologista en El Bierzo.

Activistas de Greenpeace intentan subir a la 'Prirazlomnaya', plataforma petrolera de Gazprom. Greenpeace.org. Foto: Denis Sinyakov

Activistas de Greenpeace intentan subir a la ‘Prirazlomnaya’, plataforma petrolera de Gazprom. Greenpeace.org. Foto: Denis Sinyakov

Rusia cierra la causa contra los activistas del Arc Sunrise de Greenpeace. 01/10/14. Eldigitaldeasturias.com.

El rompehielos de Greenpeace, el Arctic Sunrise, llega al glaciar Petermann para documentar el cambio climático. 29/06/09. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Guerra en el frío por la merluza negra. 18/01/15. Lavozdegalicia.es.

Cuatro décadas de Arctic Sunrise: de cazador de focas a pesadilla de las grandes petroleras. 23/08/15. Eldiario.es.

No a las prospecciones petrolíferas en Canarias. 13/11/14. Youtube.org. Greenpeacespain.

El barco Arctic Sunrise llega al puerto de Lanzarote. 17/11/14. Youtube.com. Greenpeacespain.

Denunciamos la contaminación del estuario de Huelva a bordo del Arctic Sunrise. 19/06/15. Youtube.com. Greenpeace.org.

El Tribunal Permanente de Arbitraje condena a Rusia por la retención ilegal del rompehielos de Greenpeace en el Ártico

Acto para pedir la liberación de los Artic30. 2014. Greenpeace.org.

Acto para pedir la liberación de los Artic30. 2014. Greenpeace.org.

Dos años después del abordaje del ‘Arctic Sunrise’, el buque insignia de Greenpeace, y de la detención de veintiocho activistas y dos periodistas por los rusos en una acción de auténtico terrorismo marítimo que sorprendió y escandaslizó al mundo, el Tribunal Permanente de Arbitraje, con sede en La Haya (Países Bajos), ha dictaminado sobre la ilegalidad de tal actuación.

El presidente ruso Vladimir Putin. 2015. Intoleranciadiario.com.

El presidente ruso Vladimir Putin. 2015. Intoleranciadiario.com.

El Tribunal Permanente de Arbitraje, que resuelve disputas entre Estados, ha concluído en una decisión tomada por unanimidad el 14 de agosto, pero publicada anteayer lunes, que el gobierno ruso es responsable de haber quebrantado la ley internacional al detener al rompehielos de la ONG mientras éste realizaba una protesta “pacífica” contra la extracción de petróleo en el Ártico. El Tribunal, también conocido como Corte Permanente de Arbitraje (CPA),  ha considerado la actuación rusa como una violación a varios artículos de la Convención de la ONU sobre el derecho del mar, y ha establecido el pago de una indemnización al estado holandés, bajo cuya bandera navegaba el navío de Greenpeace. Por lo tanto, Rusia deberá indemnizar a los afectados por los perjuicios causados, tanto morales como materiales, con una cantidad que la CPA fijará en otra audiencia.

El Tribunal Permanente de Arbitraje,  ha concluido que las tres millas náuticas declaradas por Rusia como ‘zona de seguridad’ alrededor de su plataforma son un argumento válido o exigible, y que por lo tanto no tenía fundamento jurídico para apoderarse del buque.

La CPA surgió de la primera Conferencia de la Paz de La Haya y es la más antigua institución dedicada a la resolución de controversias internacionales. Fue creada en 1899 y depende de la Organización de las Naciones Unidas. Sus arbitrajes se llevan a cabo principalmente bajo el Reglamento de Arbitraje de la Comisión de las Naciones Unidas sobre Derecho Mercantil Internacional (CNUDMI) y su fallo viene a confirmar lo que Greenpeace siempre defendió, que los 30 miembros del Arc Sunrise detenidos por los rusos no eran ni  piratas ni tampoco traficantes de droga. Y que no se produjo ningún acto de terrorismo.

Una larga historia.

El Arctic Sunrise en en el canal de Robeson. 29 jun. 2009. Greenpeace.org.

El Arctic Sunrise en en el canal de Robeson. 29 jun. 2009. Greenpeace.org.

La historia comenzó en las aguas árticas del mar de Barents el 19 de septiembre de 2013 cuando el barco rompehielos de Greenpeace intervino pacíficamente contra la empresa Gazprom, que a través de su plataforma petrolífera Prirazlomnaya lidera la extracción comercial de petróleo en el Ártico. Por lo que respecta al resto de la historia,  ésta es de dominio público. Es conocido que  a pesar de que el Gobierno holandés denunció la detención ilegal del buque, que enarbolaba su bandera, Rusia retuvo a sus tripulantes y viajeros durante tres meses. Y un año más al Arctic Sunrise.

Durante los meses que duró esa detención ilegal, los medios de comunicación rusos acusaron a los detenidos de piratería, vandalismo e incluso de tráfico de drogas. Acusaciones que comportaban penas mínimas de siete años de prisión. Aunque, finalmente, una amnistía del Gobierno de Vladimir Putin previa a los Juegos Olímpicos de Invierno permitió la liberación de los encarcelados. Pero sin retirarles los cargos.

Greenpeace ha agradecido públicamente al gobierno de Holanda la defensa de su actividad ante la alta instancia judicial y destaca entre sus resoluciones la siguiente: “El Tribunal observa que la protesta en el mar es una actividad lícita en relación con la libertad de navegación”.

Una lancha de la Armada española embiste a la tripulación de Greenpeace en Canarias. 15 nov. 2014. Greenpeace.org.

Una lancha de la Armada española embiste a la tripulación de Greenpeace en Canarias. 15 nov. 2014. Greenpeace.org.

Para la ONG este dato es de una importancia capital, porque entiende que hace referencia a la protesta pacífica contra las prospecciones petrolíferas en cualquier mar del mundo, incluyendo el  circundante a las Islas Canarias. Es en este archipiélago donde el pasado otoño la organización conservacionista sufrió un agresivo ataque por parte de embarcaciones militares españolas, entre ellas el barco de guerra ‘Relámpago’. Todo ello por oponerse a las prospecciones petroleras de Repsol frente a las costas de Lanzarote y Fuerteventura. Me parece importante recordar que en esta agresión resultó herida de cierta gravedad una activista. Yo he visto las imágenes grabadas por Greenpeace y puedo asegurar que las embestidas militares fueron de una extremada violencia, pudiéndose haber producido un desenlace trágico.

Por el momento resulta imposible adivinar si Rusia cumplirá con la sentencia. El Gobierno ruso se ha limitado a declarar que no reconoce al Tribunal, lo que no da pie a demasiadas esperanzas. Una portavoz del Ministerio de Exteriores ruso dijo que Moscú no reconocía la autoridad de la corte, y agregó que el fallo “fomenta la actividad de protesta no pacífica en el mar”.

No cabe duda de que este caso ha añadido nuevas tensiones a las ya tensas relaciones diplomáticas entre Rusia y Holanda, que alcanzaron a su punto máximo con el derribo, el 17 de julio 2014, del vuelo Malaysia Airlines MH17 en el este de Ucrania.

Por otra parte, me parece del todo lamentable que un país miembro de la ONU pueda incumplir las sentencias dictaminadas por organismos pertenecientes a dicha organización, y considero que se debiera intentar por todos los medios que se cumpla la sentencia.

Pero, al margen de lo positivo de la misma, hay algo que resulta incluso más esperanzador aún. Y es que este fallo siente un precedente para la protesta pacífica en alta mar creando jurisprudencia. En este sentido, Greenpeace defiende que, tras esta sentencia, el derecho internacional avala la protesta pacífica en mar.

Sería interesante que alguien  pudiera explicarle esto al ministro de Interior español, Jorge Fernández, empeñado en prohibir y juzgar cualquier protesta pacífica en nuestro país.

Palacio de la Paz en La Haya,  sede de la CPA. Wikipedia.org.

Palacio de la Paz en La Haya, sede de la CPA. Wikipedia.org.

Hoy el el Arctic Sunrise vuelve a estar nuevamente en el Círculo Polar Ártico, al noreste de Groenlandia, siendo testigo privilegiado de las prospecciones sísmicas que una compañía noruega está llevando a cabo para elaborar un mapa del lecho marino y de sus bolsas de petróleo, entre las latitudes de 70º y 80º norte del Círculo Polar Ártico.  La ONG ha denunciado que estas prospecciones generan ruidos ocho veces más altos que un motor a reacción y que podrían lesionar a ballenas, narvales y otras especies marinas, según un informe elaborado por la institución científica Marine Conservation Research Ltd.

Greenpeace ha señalado que petroleras como Shell, BP y Chevron, tienen concedidos derechos de perforación petrolífera en el mar de Groenlandia y que son “posibles clientes” de los datos sísmicos de la compañía que está realizando las prospecciones sísmicas, TGS Nopec.

Un ecologista en El Bierzo.

Una multitud recibe al barco de Greenpeace contra las prospecciones de Repsol. Lanzarote, 15 nov. 2014. Greenpeace.org.

Una multitud recibe al barco de Greenpeace contra las prospecciones de Repsol. Lanzarote, 15 nov. 2014. Greenpeace.org.

Tribunal Internacional del Derecho del Mar. Itlos.org. Pdf.

No somos piratas, ni en Rusia ni en Canarias. 25/08/15. Greenpeace.org.

Greenpeace dice que el fallo de la ONU sobre el ‘Artic Sunrise’ sienta “precedente”. 25/08/15. Europapress.es.

Un tribunal ordena a Rusia a compensar a Greenpeace por apresarle un barco. 25/08/15. Eleconomista.es.

Greenpeace denuncia que las prospecciones en el Ártico generan ruidos ocho veces más altos que un motor a reacción. 24/08/15. Infolibre.es.

La Armada Española hiere a una activista de Greenpeace que protestaba contra las prospecciones petroleras en Canarias. 16/11/14. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.