Archivo de la etiqueta: Cancún

La Cumbre de la Tierra ‘Río+20’ no aporta las soluciones esperadas a los graves problemas medioambientales y sociales actuales

Logo. Cumbre de la Tierra 'Río + 20'. Río de Janeiro, 20 - 22 jun. 2012.

Logo. Cumbre de la Tierra ‘Río + 20’. Río de Janeiro, 20 – 22 jun. 2012.

Sin pena ni gloria. Así es como creo que pasará a la historia la Cumbre de la Tierra ‘Río + 20’, celebrada veinte años después de la que en 1992 significó un aldabonazo mundial de atención sobre el problema de la contaminación atmosférica producida por los gases con efecto invernadero. Entonces la Guerra Fría acababa de terminar y Europa estaba en proceso de firmar el Tratado de Maastricht, el cual sirvió de base para la creación de una nueva Unión Europea. En aquella cumbre de la Tierra, también celebrada en Río de Janeiro, se establecieron las bases para el protocolo de Kioto y también se puso sobre la mesa la preocupante cuestión del calentamiento global planetario.

Uno de los principales problemas de la edición de este año ha sido la ausencia de algunos representantes de alto nivel, como el presidente norteamericano Barack Obama. De hecho, Greenpeace criticó, por boca de su director político Daniel Mittler, que “en realidad los gobiernos están aquí para no hacer nada y no comprometerse a nada”. La prensa también destaca el escaso consenso alcanzado en el encuentro. Lo que refuerza mi opinión, ya manifestada hace años, que las cuestiones técnicas esenciales para garantizar la supervivencia humana no deberían dejarse en manos de los políticos. De lo contrario, el mundo va directo a su destrucción planetaria.

Cumbre de la Tierra. Río de Janeiro, 2012. Listindiario.com.do

Cumbre de la Tierra. Río de Janeiro, 2012. Listindiario.com.do

De hecho, temas de debate esenciales como la superpoblación humana, o la emisión de CO2, que batió récords en 2011, fueron eclipsados por la discusión sobre la crisis económica en Europa o la violencia en Oriente Próximo. Y la misma anfitriona del encuentro, la presidenta brasileña Dilma Rousseff, en una rueda de prensa celebrada previamente a la clausura, indicó que apenas se lograron unos acuerdos mínimos para construir un modelo que permita que se hagan realidad los pilares del desarrollo sostenible.

Finalmente, 191 países aprobaron el texto ‘El futuro que queremos’ sobre desarrollo sostenible global. Documento que no son pocos quienes lo consideran pobre, o llanamente decepcionante. Y en especial los ecologistas. Incluso la comisaria europea de Cambio Climático, Connie Hedegaard declaró que se trataba de un compromiso débil. Por otra parte, metas de desarrollo sostenible en áreas claves como seguridad alimentaria, agua o energía, no fueron definidas correctamente, ni tampoco se marcaron plazos claros para su establecimiento.

La opinión de Federico Mayor Zaragoza.

Federico Mayor Zaragoza. Wikipedia.org.

Federico Mayor Zaragoza. Wikipedia.org.

En su blog, el ex director general de la Uneso, Federico Mayor Zaragoza, señala como “inadmisible” el resultado de la Cumbre, y manifiesta su consternación “ ante la ausencia de una reacción mundial de total disconformidad de la juventud actual con quienes no hacen frente a los grandes desafíos presentes y, además, mantienen una inmensa presión mediática sobre la ciudadanía, reduciéndola a simple espectadora”.

Mayor Zaragoza apela a la responsabilidad de los movimientos sociales, y del 15M en particular, porque -según afirma- “tenemos que mirar a los ojos de nuestros hijos y nietos y no aceptar que unos cuantos irresponsables impidan encarar debidamente los grandes retos sobre una vida digna para todos sin exclusión y la sostenibilidad de la naturaleza”.

Aún así, y compartiendo la llamada de “solidaridad intergeneracional” del gran hombre que es Mayor Zaragoza, deseo resaltar la interesante declaración de buenos propósitos de los participantes en la Cumbre para acabar con el hambre en el planeta. Sin duda deberían ponerse las pilas para solucionar lo antes posible esta vergüenza humana, por otra parte fácilmente solucionable si para ello se destinase tan sólo una pequeña parte de los recursos armamentísticos mundiales. Conviene no olvidar que cada día continúan muriendo, por hambre o desnutrición, más de 5.000 infantes, según datos de la Unesco.

La opinión de Evo Morales.

El presidente boliviano Evo Morales. Prensa.latina.cu.

El presidente boliviano Evo Morales. Prensa.latina.cu.

Así mismo, el documento firmado en Río de Janeiro incluye, por primera vez, el término propuesto por el presidente boliviano, Evo Morales, de “Madre Tierra” referido a nuestro planeta. En declaraciones realizadas el 1 de julio del corriente Morales ha destacado que, además, el texto aprobado reconoce explícitamente los derechos del los pueblos indígenas, así como el del acceso al agua potable y a la alimentación de todos los pueblos. Durante su intervención en ‘Río + 20’, Morales fustigó la denominada “economía verde”, -duramente criticada por los ecologistas-, a la que denunció como un nuevo mecanismo de sometimiento de los pueblos a los gobiernos capitalistas. Para el líder boliviano, gran defensor de una vida en armonía con la naturaleza, el sistema neoliberal mercantiliza esta economía supuestamente ‘verde’, convirtiendo a cada árbol, a cada gota de agua, y a cada ser en una mercancía sometida a la dictadura del mercado. “Privatiza la riqueza y socializa la pobreza”, dijo el mandatario cerrando su discurso.

En esa misma línea cabe situar el discurso del presidente de la República Dominicana, Lionel Fernández, quien argumentó que el mundo necesita cambiar aceleradamente su modelo de desarrollo, que ha venido aplicando desde la Revolución Industrial, y fomentar uno nuevo que sitúe a los seres humanos “en capacidad de producir riqueza, distribuirla equitativamente, generar un espíritu de justicia, un sentimiento de dignidad y una cultura de respeto y valoración hacia el planeta”.

Un resumen del documento final.

En el documento final de la Cumbre se reconoce la pérdida global de biodiversidad y la degradación de los ecosistemas; se expresa la preocupación por la contaminación marina y se recogen avances en las negociaciones para desarrollar un instrumento de protección de ésta.

Además, se expone la inquietud que despierta los impactos adversos del cambio climático y el distanciamiento existente entre los compromisos adquiridos por los países para reducir sus emisiones de gases invernadero (contenidos en los acuerdos de Copenhague, Cancún y Durban), y el camino que queda aún por recorrer para conseguir que el incremento de la temperatura media del planeta se mantenga por debajo de 1.5 grados.

La presidenta brasileña Dilma Rousseff en la presentación de la Cumbre Tierra 'Río + 20'. 20 jun. 2012. Periodistas.org.

La presidenta brasileña Dilma Rousseff en la presentación de la Cumbre Tierra ‘Río + 20’. 20 jun. 2012. Periodistas.org.

En el ámbito energético los países se comprometen a facilitar el acceso a la energía a 1.400 millones de personas que carecen de ella; asimismo reafirman los compromisos asumidos para eliminar los subsidios a los combustibles fósiles como el carbón, el petróleo y el gas.

En ‘Río + 20’ participaron 86 jefes de Estado y de Gobierno, entre ellos el ruso Vladimir Putin, el francés François Hollande, el español Mariano Rajoy, el cubano Raúl Castro, el dominicano Leonel Fernández, el ecuatoriano Rafael Correa y la anfitriona y presidenta de Brasil, Dilma Rousseff. Por su parte, la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, participó en el encuentro representación del presidente Barack Obama.

Un ecologista en El Bierzo.

El presidente ecuatoriano Rafael Correa cogiendo un vuelo rumbo a Brasil. 19 jun. 2012. Ecuadoruniversitario.com.

El presidente ecuatoriano Rafael Correa cogiendo un vuelo rumbo a Brasil. 19 jun. 2012. Ecuadoruniversitario.com.

El fracaso de la Cumbre de Copenhague evidencia el error de dejar en manos políticas nuestro futuro climático. 20/12/09. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

El futuro que queremos: documento final de la conferencia Río+20. 25/06/12. Rio20.net.

Solidaridad intergeneracional – el resultado de Río + 20 es inadmisible. 29/06/12. Federicomayor.blogspot.com.

Presidente destaca reconocimiento de la Madre Tierra en documento final de Cumbre Río más 20. 02/07/12. Fmbolivia.com.

Río+20 y las decepciones. 02/07/12. Listindiario.com.do.

Declaración de Rio sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo. 1992. Un.org.

La Unesco elige a Río de Janeiro Patrimonio Mundial como Paisaje Cultural. 02/07/12. Elmundo.es.

La Cumbre de la Tierra se celebra en Río de Janeiro. 21/06/12. Youtube.com. Europapress.

Canadá y Rusia rechazan el protocolo de Kioto contra el cambio climático

El ministro de Medio Ambiente canadienese, Peter Kent. 5 dic. 2011. Fuente:otromundomejoresposible.net.

El ministro de Medio Ambiente canadienese, Peter Kent. 5 dic. 2011. Fuente:otromundomejoresposible.net.

La secretaria ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas para el Cambio Climático (CMNUCC), Cristiana Figueres, lamentó el martes pasado la decisión de Canadá de abandonar el Protocolo de Kioto, manifestada al concluir la Conferencia de las Partes de la CMNUCC, también conocida como COP 17.

Con esta medida el país norteamericano, que fue uno de los pioneros en suscribir el Protocolo de Kioto (firmándolo el 29 de abril de 1998 y ratificándolo –tras un ácido debate nacional interno- el 17 de diciembre de 2002), es el primero que lo abandona, lo que ha acentuado la sensación de fracaso ofrecida por la cumbre del clima en Durban (Sudáfrica).

En su comparecencia pública, el lunes pasado, el ministro de Medio Ambiente canadiense, Peter Kent, reconoció la necesidad de un tratado global para recortar la emisión de gases contaminantes a la atmósfera y justificó la retirada de su país señalando que se debería incluir a todos los demás. Esa era la justificación oficial, pero la realidad es que en Canadá los intereses de las grandes compañías petroleras influyen de manera determinante en la política del país. Por otra parte, el gobierno conservador teme recibir fuertes multas en caso de seguir como parte firmante del Protocolo.

Efectos del cambio climático en los glaciares. 1928 - 2004. Fuente: Vaxtuxpan.blogspot.com.

Efectos del cambio climático en los glaciares. 1928 – 2004. Fuente: Vaxtuxpan.blogspot.com.

Ahora se especula con la posibilidad de que otras naciones, descontentas con la falta de compromiso climático de EE.UU. y China, -que entre ambos producen el 40% de las emisiones de gases de efecto invernadero-, puedan añadirse a la lista. Entre ellas, las aún dudosas Rusia y Japón. De hecho, ayer el Ministerio del Exterior ruso comunicó que su país respalda la decisión de Canadá y no asumirá nuevos compromisos en materia de emisiones de carbono.

En España, el responsable de energía de Greenpeace, Carlos Bravo, ha instado públicamente al resto de los 195 países participantes en la cumbre internacional del clima a que rechacen el ejemplo canadiense y aceleren sus contactos para intentar alcanzar un acuerdo vinculante antes del 2015, fecha elegida por la Conferencia para el reinicio de un nuevo turno de conversaciones climáticas.

De este modo las esperanzas depositadas por los ecologistas en Cancún (2010), con sus tímidos avances tras el fracaso que representó la cumbre de Copenhague (2009), han quedado truncadas, dando paso a un denso pesimismo.

Los expertos señalan que la temperatura media terrestre se incrementará en 2ºC de aquí al 2020, con respecto a la media del siglo XX. Subida que podría alcanzar los 3,5ºC para finales del siglo. Y esto pese a que ya empieza a admitirse como cierto, en todos los ámbitos, que un aumento superior a 2ºC en la temperatura planetaria tendrá repercusiones catastróficas sobre el mismo, su economía y biodiversidad.

Volviendo a los precarios acuerdos alcanzados en Durban, y que han significado un retroceso en comparación con los encuentros anteriores, puedo citar el alargamiento del periodo previsto para el cumplimiento de los compromisos del Protocolo de Kioto. Se abre así un segundo plazo, cuya conclusión se fijará a finales del 2015. En este sentido cabe recordar que actualmente han firmado el Protocolo de Kioto únicamente los estados integrados en la Unión Europea, conjuntamente con Nueva Zelanda, Noruega, Suiza y Australia.

El glaciar Ameghino: 1931-2010.

El glaciar Ameghino: 1931 – 2010.

Otro acuerdo interesante fue la aprobación, en un consenso de última hora, de la denominada “Hoja de ruta”, a la que se sumaron Estados Unidos y China. El problema es que esta “hoja de ruta” no se ratificará antes del 2015 y no entraría en vigor antes del año 2020. Con lo cual, salvo los países que mantienen su compromiso con Kioto, los demás se abrogan el derecho de contaminar todo lo que quieran.

Es sólo a partir de entonces cuando podría volverse a hablar del fondo económico comprometido en Cancún, calculado en 100.000 millones de dólares anuales para ayudar a los países “en vías de desarrollo” a reducir las emisiones de CO2. Aunque sigue sin aclararse qué países serán los que participarán con sus aportaciones.

Los ecologistas atribuyen la pobreza de los resultados alcanzados en la cumbre sudafricana a las influencias de los “lobbys” energéticos, más preocupados por preservar sus intereses propios que por lograr un desarrollo sostenible del planeta.

Un ecologista en El Bierzo.

La Convención Marco de las Naciones Unidas (UNFCCC).

Campaña de Greenpeace contra el cambio climático con imágenes de glaciares en franco retroceso. 2009. Fuente: greenpeace.org.

Campaña de Greenpeace contra el cambio climático. 2009. Greenpeace.org.

Esta Convención se suscribió en el año 1992, en Río de Janeiro (Brasil), durante la Cumbre de la Tierra. Tres años después, en Berlín, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) encabezó la primera reunión o COP 1.

El mayor logro de la Convención se alcanzó en su tercera sesión (COP 3), cuando se adoptó el Protocolo de Kioto (Japón) en diciembre de 1997 (aunque no entró en vigor hasta 2005). Este documento incluye acuerdos jurídicamente vinculantes sobre la reducción de emisiones contaminantes para 39 países desarrollados, entre ellos España. Sin embargo, EE.UU. y Alaska no lo han ratificado después.

En la COP 7 se adoptaron los Acuerdos de Marrakech para garantizar el logro de los objetivos del Protocolo. Se agregaron las reglas del ‘Mecanismo de Desarrollo Limpio’ (MDL), que permite que naciones industrializadas inviertan en países pobres en procesos de reducción de emisiones.

En Nueva Delhi, un año después, la COP 8 refrendó la necesidad de erradicar la pobreza e impulsar el desarrollo económico y social. Si bien surgieron las primeras negociaciones para crear fondos de financiamiento para apoyar a países en vías de desarrollo, éstas no se concretarían hasta la COP 9, celebrada en Milán.

En la COP 13, el Plan de Acción de Bali (Indonesia) planteó la necesidad de tener compromisos que trascendieran al Protocolo de Kioto y al primer periodo (2008-2012) de metas de reducción de emisiones.

Protocolo de Kioto. Los países en azul no han ratificado su firma. En gris los no posicionados. En verde los firmantes. 2009.

Protocolo de Kioto. Los países en azul no han ratificado su firma. En gris los no posicionados. En verde los firmantes. 2009.

Marcha atrás para el planeta: Canadá se retira de Kyoto. 13/12/11. Otromundoesposible.net.

China: “Es lamentable que Canadá deje el protocolo de Kioto”. 13/12/11. Elcomercio.pe.

Francia considera “mala noticia” retirada de Canadá del protocolo de Kioto. Eom.com.mx/elsoldemexico. 13/12/11. Oem.com.mx.

Rusia rechaza el Protocolo de Kioto. 16/12/11. Informador.com.

¿Por qué Canadá se retira del protocolo de Kioto? 14/12/11. Etcetera.com. 

 

Durban: los intereses nacionales posponen nuevamente la toma de decisiones sobre el cambio climático

COP 17. Durban (Sudáfrica). Cumbre de la ONU sobre Cambio Climático. 28 nov. - 9 dic. 2011.

COP 17. Durban (Sudáfrica). Cumbre de la ONU sobre Cambio Climático. 28 nov. – 9 dic. 2011.

No voy a negarlo, estoy disgustado. Y también cabreado. Porque ya cumplen muchos años desde que se despertó mi interés por el clima y con él también la preocupación por conocer a fondo lo que sucede. Y todo sigue igual. Me pregunto, en momentos de quietud, ¿por qué los veranos de mi infancia ya no son como los de antes? Por ejemplo, cuando mi abuela nos obligaba, a mí y a mis hermanas, a hacer la siesta (o algo parecido a tal) porque en la calle podíamos freír un huevo en las aceras. O, también, ¿dónde se fueron aquellas maravillosas primaveras de mi infancia, llenas de arcoíris, en las que tan pronto llovía como lucía el sol?

Recuerdo que, cuando me hice adulto, el asunto del clima empezó a ser una preocupación para mí. Pero no del mismo modo que lo era anteriormente, en que me limitaba a comentar que hacía un frío que pelaba, o que, por el contrario, se fundía hasta el asfalto. No, ahora hablábamos de CO2, de efecto invernadero y del desastroso futuro que nos espera si todo eso no se solucionaba pronto.

COP 17. Durban, 28 nov. - 9 dic. 2011. Copenhagen2009.blogspot.com.

Protesta civil durante la COP 17. Durban, 28 nov. – 9 dic. 2011. Copenhagen2009.blogspot.com.

Después vino Kioto, que sonaba a japonés, como así era, aunque no lo supe hasta más tarde, después de muchas marchas y protestas de los grupos ecologistas. Esto ocurrió cuando ya se comenzaba a hablar de los costes económicos que la subida de las temperaturas globales tendría para nuestras ricas economías. Y después de que el espectro de una posible avalancha de millones de seres venidos del sur, o del este, imposible de contener, se fuera adentrando en nuestro subconsciente colectivo robándonos el sueño. Aunque, he de reconocerlo, el hecho de que en la otra punta del mundo trescientos millones de personas pudiesen quedarse sin tierra en donde aposentar sus pies no nos importaba tanto. Porque, después de todo, eran hindúes, maoríes, o algo así… Vivían en países de Oriente, por la zona del Pacífico y, después de todo, ya estaban acostumbrados a los monzones. Así, por qué preocuparse?

En cuanto a los daneses, que viven a ras de mar, esos ya están tecnológicamente muy avanzados, y seguro que ya sabrían apañárselas para evitar que el océano les comiese medio territorio.

Además, en España, nosotros disfrutábamos de un país privilegiado, con una altitud media muy elevada, y por lo tanto por mucho que subiese el mar, o se fundiesen los polos y glaciares, con tanta costa y acantilado como tenemos, nuestro país nunca iba a quedar sumergido baja las aguas.

Eso era lo que algunos pensaban, o pensábamos. Antes de que viésemos como algunos iconos de nuestra civilización occidental, tales como Venecia, empezaban a correr un gravísimo riesgo de desaparición. Y eso ya no nos hizo gracia. Ni tampoco nos la hace esas fotos de glaciares de hace cincuenta años con lo poco que queda hoy de ellos. O pensar que, si esto sigue así, pronto desaparecerán hasta los osos polares, por falta de territorios de caza.

Los desastres ligados a la subida de las temperaturas ya los estamos viviendo. Son, sobre todo, de tipo medioambiental y parecen guardar alguna relación con los desastres naturales, más frecuentes que nunca, que estamos sufriendo con especial virulencia en los últimos tiempos. Por otro lado, también hay quien asegura que lo del cambio climático es un camelo, que es algo cíclico y que poco o nada tiene que ver con la contaminación.

Efectos del cambio climático sobre las cosechas y la alimentación.

Protesta contra el colonialismo occidental en África. COP 17. Durban, 28 nov - 9 dic. 2011. Copenhagen2009.blogspot.com.

Protesta contra el colonialismo occidental en África. COP 17. Durban, 28 nov – 9 dic. 2011. Copenhagen2009.blogspot.com.

Lo que sí resulta más comprobable es que los cambios climáticos afectan enormemente a la alimentación, y por ende al hambre en el mundo. En la década de los sesenta, concretamente a mediados de la misma, Europa pasó una época de sequía que afectó gravemente a nuestras cosechas. Y en India, por culpa de la escasez de lluvias, en los años 1965 -1966 la producción de cereales cayó de 88 a 75 millones de toneladas. Cuando a finales del siglo XIX exportaba más de un millón de toneladas anuales. Ni que decir tiene, que la diferencia tuvo que ser cubierta con importaciones masivas, mayormente provenientes de Estados Unidos.

En 1969 empezó un periodo de sequedad que afectó gravemente la zona saheliana al sur del Sahara. Los países más afectados fueron Senegal, Mali, Nigeria, Alto Volta, Chad, Mauritania y Etiopía. Y a partir de 1973 el hambre alcanzó duramente a millones de nómadas, provocando una gran mortandad entre ellos a pesar de la ayuda internacional. Y si bien el crecimiento poblacional en esta zona fue pequeño en la época, pasando del 2% al 3%, la producción de cereales de base apenas se movió (de 0,5% a 1%). En comparación, en América del Norte, entre 1940 y 1965 el rendimiento agrícola mejoró en un 100%. Y en Europa, entre 1945 y 1965, lo hizo en un 50%.

Con esto quiero decir que los efectos del cambio climático se dejan sentir con mayor virulencia en los países pobres, aquellos que pertenecen al que llamado por Occidente ‘Tercer Mundo’ (por más que a ellos tanto les desagrade que le digamos así).

En estos momentos, y como denuncian muchas oenegés, entre ellas Médicos sin Fronteras, una sequía como nunca vista en sesenta años, está haciendo auténticos estragos entre la población del llamado cuerno de África, creando una crisis alimentaria que está llevando a la agonía y muerte a miles de personas.

Decía pues, al empezar, que estoy cabreado y no creo que haya para menos. Porque después de la firma del protocolo de Kioto, que interpreto como algo positivo (aunque no vinculante para países como EE.UU), las cumbres de la ONU sobre cambio climático me han llevado ya a pasear por medio mundo. Aunque sólo sea en la imaginación. Y total, para nada, o poco menos. Fue el caso en Bali (COP13/2007), Copenhague COP15/2009), Cancún (COP16/2010) y, ahora, Durban (COP17/ 28 noviembre – 9 diciembre 2011).

Y también, porque entre tanto, en el Viejo Continente, la Comisión Europea (CE) está poniendo a caldo a nuestro país, y otros con minas de carbón, por el supuesto riesgo que supone su utilización para el calentamiento global (no se meten tanto con el petróleo).

De este modo, y aunque reconozco la necesidad de tomar medidas urgentes, entiendo que mientras a unos nos piden ser más papistas que el papa, otros países parece que apuesten por ver cuál es el que contamina más. Lo que no deja de ser una injusticia. Y los principales contaminadores del mundo, como EE.UU., China o India, son encima los más reacios a que les coloquen ningún control sobre sus emisiones.

No a los políticos: demos paso a los científicos en la toma de decisiones sobre el clima.

La presidenta de la COP 17, Maite Nkoana-Mashabane. Durban, 28 nov. - 9 dic. 2011. Cmp7durban.com.

La presidenta de la COP 17, Maite Nkoana-Mashabane. Durban, 28 nov. – 9 dic. 2011. Cmp7durban.com.

Una de las conclusiones que saco de este último encuentro internacional sobre cambio climático ya la hice pública cuando lo de Copenhague. Y es que mientras este tipo de decisiones esté en manos de los políticos mal lo tendremos. Ellos no están dispuestos a que la economía de sus países sufra la menor quiebra, aunque tengamos que pasear todos, de aquí a pocos años, con máscara de gas por nuestras ciudades. Ningún gobernante quiere asumir el coste político que le supondría colocarle el cascabel al gato. Y, además, tienen detrás de ellos a los empresarios, esos mismos que sufragan sus campañas y que les aguijonean para que no cedan ni un ápice en la defensa de sus intereses.

Por esto, entiendo que los científicos tendrían que ser los que acabaran decidiendo en este asunto, para poner fin a esta locura a la que la crisis económica parece aportar renovados argumentos para que no se adopten los acuerdos pertinentes.

Conclusión: en Durban (Sudáfrica) no se ha tomado ninguna medida inmediata para luchar contra el cambio climático, más allá de lo asumido en Copenhague (COP15). Se aplazan las decisiones para casi una década más tarde, lo que más o menos viene a significar que se hipoteca el futuro medioambiental del planeta hasta el año 2020. Luego, ya se verá… Esto sucede cuando todos reconocen que si no se adoptan medidas inmediatas tendremos 2 ó 3ºC más de temperatura global a finales del siglo. Parece poco, pero no es ninguna tontería, como ya lo estamos ya comprobando.

La Agencia Internacional de la Energía (AIE), un organismo dependiente de la OCDE encargado de supervisar las políticas energéticas de los países miembros, en su informe anual sobre el panorama energético mundial presentado en Londres el mes pasado, aporta una advertencia más. La IAE alerta sobre la posibilidad de que el calentamiento global pueda descontrolarse causando “daños irreversibles” al planeta. Con los datos en la mano, asegura que para el año 2017 los mayores productores de CO2 ya estarán expulsando la misma cantidad de dióxido de carbono que estaba prevista, si se continúa al ritmo actual, para el 2035.

Un ecologista en El Bierzo.

COP 17. Durban (Sudáfrica). 28 nov. - 9 dic. 2011. Cmp7durban.com.

COP 17. Durban (Sudáfrica). 28 nov. – 9 dic. 2011. Cmp7durban.com.

Durban: segunda prórroga de un partido que nadie va a ganar. 11/12/11. Copenhaguen299.blogspot.com.

Protesta de mayoría de países hace cambiar borrador final de COP 17. 09/12/11. Lavozdelsandinismo.com.

Copenhague: los integristas del capital ponen en jaque a la seguridad del planeta. 13/12/11. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

COP 17:CMOP 7 Opening Remarks. 29/11/11. Youtube.com. COP17CMP7durbanZA.

Esther Vivas: ‘El modelo de producción de alimentos antepone intereses empresariales a las necesidades alimentarias de las personas y su salud’

Marcha de la Vía Campesina en Brasil. 15 jul. 2010. Argentina.indymedia.org.

Marcha de la Vía Campesina en Brasil. 15 jul. 2010. Argentina.indymedia.org.

En 1996, a raíz de la masacre en Carajas-Brasil contra el Movimiento de los Trabajadores  Rurales Sin Tierra (MST), la Vía Campesina decretó el 17 de abril como Día Internacional de la Lucha Campesina. Durante estos últimos años, la Vía Campesina y sus organizaciones, junto con otros movimientos, han organizado movilizaciones y acciones contra las políticas imperantes en materia de alimentación y para defender los derechos de los campesinos y campesinas.

Con motivo del Día Internacional, cuya celebración está prevista el próximo domingo, me ha parecido interesante reproducir una entrevista reciente con Esther Vivas, activista social por la soberanía alimentaria y militante del movimiento antiglobalización. En ella Esther Vivas, que ha publicado con Xavier Montagut los libros ‘Del Campo al Plato’, ‘¿Adónde va el comercio justo?’ y ‘Supermercados, no gracias’, alerta sobre la primacía del capital privado a la hora de imponernos gustos, marcas y productos.

Un ecologista en El Bierzo.

Eres coautora del libro “Del Campo al Plato” (Ed. Icaria, 2009). ¿Opinas que nos están envenenando?

Esther Vivas. Comunidadebasecoia.org.

Esther Vivas. Comunidadebasecoia.org.

El modelo de producción de alimentos antepone intereses privados y empresariales a las necesidades alimentarias de las personas, a su salud y al respeto al medio ambiente. Comemos lo que las grandes empresas del sector quieren.

Hoy hay el mismo número de personas en el mundo que pasan hambre que personas con problemas de sobrepeso, afectando, en ambos casos, a los sectores más pobres de la población tanto en los países del norte como del sur. Los problemas agrícolas y alimentarios son globales y son el resultado de convertir los alimentos en una mercancía.

925 millones de personas en el mundo padecen hambre. ¿Constituye ello una prueba del fracaso del capitalismo agroindustrial?

Sí. La agricultura industrial, kilométrica, intensiva y petrodependiente se ha demostrado incapaz de alimentar a la población, a la vez que ha tenido un fuerte impacto medioambiental reduciendo la agrodiversidad, generando cambio climático y destruyendo tierras fértiles. Para acabar con el hambre en el mundo no se trata de producir más, como afirman los gobiernos y las instituciones internacionales. Por el contrario, hace falta democratizar los procesos productivos y propiciar que los alimentos estén disponibles para el conjunto de la población.

Las empresas multinacionales, la ONU y el FMI proponen una nueva “revolución verde”, alimentos transgénicos y libre comercio. ¿Qué alternativa puede plantearse desde los movimientos sociales?

Hace falta recuperar el control social de la agricultura y la alimentación. No puede ser que unas pocas multinacionales, que monopolizan cada uno de los tramos de la cadena agroalimentaria, acaben decidiendo lo que comemos. La tierra, el agua y las semillas han de estar en manos de los campesinos, de aquéllos que trabajan la tierra. Estos bienes naturales no han de servir para hacer negocio, para especular. Los consumidores hemos de poder decidir qué comemos, si queremos consumir productos libres de transgénicos. En definitiva, hay que apostar por la soberanía alimentaria.

Protesta campesina indígena por la tierra. 15 jul. 2010. Argentina. indymedia.org.

Protesta campesina indígena por la tierra. 15 jul. 2010. Argentina. indymedia.org.

¿Podrías definir el concepto de “soberanía alimentaria”?

Consiste en tener la capacidad de decidir sobre todo aquello que haga referencia a la producción, distribución y consumo de alimentos. Apostar por el cultivo de variedades autóctonas, de temporada, saludables. Promover los circuitos cortos de comercialización, los mercados locales. Combatir la competencia desleal, los mecanismos de dumping, las ayudas a la exportación. Conseguir este objetivo implica una estrategia de ruptura con las políticas de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Pero reivindicar la soberanía alimentaria no implica un retorno romántico al pasado, sino que, por el contrario, se trata de recuperar el conocimiento de las prácticas tradicionales y combinarlas con las nuevas tecnologías y saberes. Asimismo, no consiste en un planteamiento localista sino de promover la producción y el comercio local, en la que el comercio internacional funcione como un complemento del anterior.

Afirma La Vía Campesina que hoy comer se ha convertido en un “acto político”. ¿Estás de acuerdo?

Completamente. Lo que comemos es resultado de la mercantilización del sistema alimentario y de los intereses del agrobusiness. La mercantilización que se está llevando a cabo en la producción agroalimentaria es la misma que afecta a otros muchos ámbitos de nuestra vida: privatización de los servicios públicos, precarización de los derechos laborales, especulación con la vivienda y el territorio. Es necesario anteponer otra lógica y organizarse contra el modelo agroalimentario actual en el marco del combate más general contra el capitalismo global.

¿Estamos en manos de las grandes cadenas de distribución? ¿Qué implica y qué efectos tiene este modelo de consumo?

Hoy, siete empresas en el estado español controlan el 75% de la distribución de los alimentos. Y esta tendencia va a más. De tal manera que el consumidor cada vez tiene menos puertas de acceso a la comida y lo mismo le pasa al productor a la hora de acceder al consumidor. Este monopolio otorga un control total a los supermercados a la hora de decidir sobre nuestra alimentación, el precio que pagamos por lo que comemos y cómo ha sido elaborado.

¿Sirven las soluciones individualistas para romper con estas pautas de consumo?

Logo. La Via campesina.

Logo. La Via campesina.

La acción individual tiene un valor demostrativo y aporta coherencia, pero no genera cambios estructurales. Hace falta una acción política colectiva, organizarnos en el ámbito del consumo, por ejemplo, a partir de grupos y cooperativas de consumo agroecológico; crear alternativas y promover alianzas amplias a partir de la participación en campañas contra la crisis, en defensa del territorio, foros sociales, etcétera.

También es necesario salir a la calle y actuar políticamente, como en su momento se hizo con la campaña de la Iniciativa Legislativa Popular contra los transgénicos impulsada por “Som lo que Sembrem”, porque, como se ha visto en múltiples ocasiones, aquellos que están en las instituciones no representan nuestros intereses sino los privados.

Kyoto, Copenhague, Cancún. ¿Qué balance general puede hacerse sobre las diferentes cumbres acerca del cambio climático?

El balance es muy negativo. En todas estas cumbres han pesado mucho más los intereses privados y el corto plazo que no la voluntad política real para acabar con el cambio climático. No se han tomado acuerdos vinculantes que permitan una reducción efectiva de los gases de efecto invernadero. Al contrario, los criterios mercantiles han sido una vez más la moneda de cambio, y el mecanismo de comercio de emisiones es, en este sentido, el máximo exponente.

En Cancún ha hecho fortuna la idea de “adaptación” al cambio climático. ¿Se esconden detrás los intereses de las compañías multinacionales y de un supuesto “capitalismo verde”?

Así es. En lugar de dar soluciones reales, se opta por falsas soluciones como la energía nuclear, la captación de carbón de la atmósfera para su almacenamiento o los agrocombustibles. Se trata de medidas que lo único que hacen es agudizar aún más la actual crisis social y ecológica y, eso sí, proporcionar cuantiosos beneficios a unas pocas empresas.

El Movimiento por la Justicia Climática trata de ofrecer alternativas. ¿Cómo nace y cuáles son sus principios?

Las semillas del campesino son dignidad, cultura y vida. Rencooks.wordpress.com.

Las semillas del campesino son dignidad, cultura y vida. Rencooks.wordpress.com.

El Movimiento por la Justicia Climática hace una crítica a las causas de fondo del cambio climático, cuestionando el sistema capitalista y, como muy bien dice su lema, trata de “cambiar el sistema, no el clima”. De este modo expresa esta relación difusa que existe entre justicia social y climática, entre crisis social y ecológica.

El movimiento ha tenido un fuerte impacto internacional, sobre todo a raíz de las protestas en la cumbre del clima de Copenhague y, más recientemente, en las movilizaciones de Cancún. Ello ha contribuido a visualizar la urgencia de actuar contra el cambio climático. El reto es ampliar su base social, vincularlo a las luchas cotidianas y buscar alianzas con el sindicalismo alternativo.

¿La solución es cambiar el clima o cambiar el sistema capitalista?

Hace falta un cambio radical de modelo. El capitalismo no puede solucionar una crisis ecológica que el sistema mismo ha creado. La crisis actual plantea la necesidad urgente de cambiar el mundo de base y hacerlo desde una perspectiva anticapitalista y ecologista radical. Anticapitalismo y justicia climática son dos combates que han de ir estrechamente unidos.

Entrevista realizada a Esther Vivas por Enric Llopis para Rebelión. 05/02/11.

Esther Vivas, por un consumo solidario. 17/10/08. Youtube.com.

Cambio climático: Cancún endereza parcialmente los errores de Copenhague

Mensaje en una botella.: Salvar vidas en Cancún. Playa de Cancún, 28 nov. 2010.Fuente Oxfam International.

Mensaje en una botella: Salvar vidas en Cancún. Playa de Cancún, 28 nov. 2010. Fuente: Oxfam International.

Durante trece días Cancún ha sido el foco mundial que reunió la XVI Conferencia de las Partes de la Convención de Cambio Climático (COP 16). Una cumbre que plantea todavía algunas dudas sobre el futuro de las decisiones que los más de 190 países asistentes tomaron allí contra el calentamiento global, pero que parece señalar un giro en la concienciación general sobre la necesidad de cuidar de nuestro planeta.

Mientras se desarrollaba la reunión de las Naciones Unidas, más de medio millón de personas han pedido en la calle medidas urgentes para luchar contra el cambio climático. Y quizás sea esta presión popular la que ha permitido que ésta acabase con un acuerdo consensuado sobre algunas medidas a tomar.

Dos de ellas son las más significativas. La primera, la creación de un fondo para que los países más afectados por el cambio climático puedan luchar contra sus consecuencias. Y la segunda, el compromiso de prolongar la vida útil del Protocolo de Kioto para reducir las emisiones de los gases de efecto invernadero. Nadie quería volver a casa con las manos vacías y esta vez se consiguió.

Prolongación del acuerdo de Kyoto.

'Salvar vidas en Cancún'. Playa de Cancún, 28 nov. 2010. Fuente: Oxfam International.

‘Salvar vidas en Cancún’. Playa de Cancún, 28 nov. 2010. Oxfam International.

Las expectativas iníciales eran tan bajas que el acuerdo final ha supuesto una buena noticia. Como señalé antes, el acuerdo alcanzado prolonga la vida del protocolo de Kioto, el único jurídicamente vinculante para reducir las emisiones de los gases responsables del calentamiento global. Sin embargo, han quedado algunos temas pendientes, como por ejemplo la identificación de las fuentes de financiación para el fondo climático.

También se ha perdido en Cancún la oportunidad de establecer gravámenes sobre la aviación internacional y el transporte marítimo, que podrían haber sido nuevos recursos eficaces para luchar contra el cambio climático en los países pobres. A pesar de ello, los avances han sido significativos.

Nuevas esperanzas tras la cumbre

El mayor mérito de esta cumbre es que ha vuelto a encarrilar el proceso para conseguir un acuerdo global sobre cambio climático. Jeremy Hobbs, el director ejecutivo de ‘Oxfam Internacional’, se declaró satisfecho y dijo que: “Los negociadores han resucitado las conversaciones de las Naciones Unidas y las han puesto en camino hacia la recuperación. Ahora hay esperanza para ayudar a los millones de personas que ya están luchando para sobrevivir a los efectos del cambio climático”.

El compromiso español.

La ministra española de Medio ambiente, Rosa Aguilar. 2010. Fuente: elmundo.es.

La ministra española de Medio ambiente, Rosa Aguilar. 2010. Elmundo.es.

España se ha comprometido a reducir en un 30 % las emisiones de dióxido de carbono (CO2). Con este anuncio de la ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, Rosa Aguilar, presente en la cumbre de Cancún, España ha anunciado su disposición a sumarse a la lucha contra el cambio climático. Una posición que ‘Un ecologista en El Bierzo’ ya había anunciado en estas mismas páginas hace algunos días.

En el mismo sentido se expresaron Francia, Alemania, Gran Bretaña y Dinamarca. Algo que Coalición Clima’, alianza de organizaciones de la sociedad civil españolas, también promueve para reconducir el calentamiento global a niveles ecológica y socialmente sostenibles.

Por su parte, Coalición Clima ha considerado positivo el anuncio de la ministra y un gran avance en una de las peticiones específicas que reclaman miles de organizaciones en todo el mundo: “Esperamos que el nivel de ambición del gobierno español no decaiga y que en estos días se logren avances en algunos aspectos que todavía consideramos muy relevantes”, declaró un portavoz.

Creación de un Fondo Verde.

Una mojiganga (marioneta tradicional mexicana) pide en la reunión de Cancún un fondo climático justo. Fuente: Oxfam. Foto: Ainhoa Gomà.

Una mojiganga pide en la reunión de Cancún un fondo climático justo. Oxfam Internacional. Foto: Ainhoa Gomà.

La creación de un Fondo Verde de la ONU, transparente, accesible y directo, así como la puesta en marcha de fuentes de financiación para el año 2013 por un valor mínimo de 100.000 millones de dólares americanos anuales, es otro de los grandes avances de esta cumbre. Este fondo estaría destinado a facilitar a las naciones empobrecidas un enfrentamiento mejor contra el cambio climático.

Se trata de una cantidad que debería aumentar para el año 2020 hasta 200.000 millones de dólares anuales (100.000 para adaptación y 100.000 para mitigación). Además, estos importes habrán de ser adicionales a los compromisos de ayuda al desarrollo provenientes de fondos públicos mayoritariamente y de donaciones (100% en ayudas a la adaptación y al menos dos tercios de las ayudas para mitigación).

Fuera del marco de la cumbre, el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y los gobiernos de Dinamarca y Alemania anunciaron una vía rápida de financiamiento para las comunidades de montaña vulnerables al cambio climático, y para el desarrollo de estrategias que reduzcan las emisiones del dióxido de carbono (CO2). Los proyectos piloto encaminados a lograr estos objetivos tendrán lugar en Uganda, Nepal y Perú, y contarán con fondos por más de 13 millones de dólares.

Existe un compromiso de la ONU para promover un enfoque integral del desarrollo, sostenible y perdurable, a través de una transición justa en la que el progreso social, la protección del medio ambiente y las necesidades económicas se integren en un marco de gobernanza democrática, donde los derechos de los trabajadores y otros derechos humanos sean respetados y se alcance la igualdad de género.

La próxima cita.

'Salvar vidas en Cancún'. Playa de Cancún, 28 nov. 2010. Fuente: Oxfam International.

‘Salvar vidas en Cancún’. Playa de Cancún, 28 nov. 2010.Oxfam International.

La próxima cita climática será en Durban (Sudáfrica), en noviembre de 2011. Y de esa cumbre, la COP 17, se espera que surja un pacto global que sustituya al actual Protocolo de Kioto (vigente hasta el 2012), y cuyos acuerdos vinculantes se ha decidido prolongar hasta ese próximo encuentro. En Cancún se han puesto los compromisos en una lista, pero todavía hay que dar pasos más ambiciosos para recortar las emisiones de manera severa y urgente. Algo imprescindible para el planeta y que requerirá una fuerte voluntad política.

Un ecologista en El Bierzo.

Cumbre de Cancún: los objetivos paralelos. 18/12/10. Elreservado.es. Francisco Felipe Guzmán.

Intermón Oxfam – La cumbre de Cancún consigue medidas concretas. 15/12/10. Oxfam Intermón.

La cumbre de la COP 16 debate sobre el ‘negocio’ del CO2 en Cancún

Exterior de la COP16. Cancún, 2010. Fuente: rpp.com.pe.

Exterior de la COP16. Cancún, 2010. Fuente: rpp.com.pe.

Ando en estos días dedicado a las Jornadas de Solidaridad y Cooperación Internacional en Ponferrada, hasta el punto que he descuidado informar sobre noticias importantes como la cumbre del clima de Cancún.

Lo cierto es que pienso que la cumbre de Cancún no parece que pueda aportar grandes cambios a la situación actual de lucha contra la subida global de las temperaturas. Y, ¿por qué pienso así? Pues, porque sólo veintidós presidentes de Estado están anunciados en esta cumbre, frente a los casi doscientos que se dieron cita en Copenhague en 2009. Incluso, el presidente español José Luis Rodríguez Zapatero, pese a su comprometida intervención en la reunión climática danesa, no parece que vaya a estar presente en una reunión a la que acaba de llegar la ministra española Rosa Aguilar en su representación. Y aunque saludé con cierta dosis de buena voluntad, y también una pizca de reticencia, la llegada de la nueva ministra, algunas declaraciones suyas realizadas a posteriori ya empiezan a señalarme por donde irán los tiros de su gestión. Y, como dicen, nada mejor para prueba que un botón. Así que al pie de este artículo os facilito la última entrevista que ha concedido, que no augura nada bueno.

Estaba en esto cuando un artículo escrito por Gustavo Guillot, ahondando en temas tan interesantes como el comercio de carbono y la cumbre del clima de Cancún, me ha llegado como anillo al dedo. Con este texto doy hoy inicio a su anunciada presencia en las páginas de “Un ecologista en El Bierzo”.

Un comercio caliente, por Gustavo Duch Guillot.

Gustavo Duch. Ara.cat.

Gustavo Duch. Ara.cat.

Ya estamos en Cancún. Después del fracaso de la Cumbre del Cambio Climático en Copenhague, las posibilidades de enfrentar debidamente esta situación pasan, en buena medida, por los resultados que se den en esta ciudad del sur de México. Hasta que finalice la cita estaremos bien informados de lo que allá suceda, aunque será común leer y escuchar términos que probablemente a muchos de nosotros y nosotras se nos escapan.

Entre ellos, y de capital importancia, se aludirá a los llamados mercados de carbono o comercio de emisiones, uno de los mecanismos para combatir el calentamiento global prioritario para muchos países y sus gobernantes, a la vez que está en el centro de las críticas para muchos movimientos sociales y campesinos presentes en la cumbre.

¿Cómo funciona este comercio? La idea, como explica Larry Lohmann en La Jornada, es simple: “Si según las leyes europeas o japonesas se tienen que reducir las emisiones de gases, y si los países industrializados no quieren pagar los costos que ello implica, ¿por qué no hacer reducciones donde es más barato, en países como China o México? Entonces las industrias de esos países pueden ganar dinero vendiendo las reducciones al norte”. Efectivamente, la idea es simple pero perversa, porque el resultado final de esta operación aritmética es, la mayoría de las veces, cero y no se deja de contaminar. Es decir, la contaminación que se ahorra en un país del sur se genera en un país industrializado. Y cuando no es cero, es peor, porque no resta emisiones sino que las suma. El hecho de poder tener acceso a cuotas de emisión (que se compran y venden baratas) hace posible que muchas industrias contaminantes amplíen sus negocios sin adoptar las transformaciones medioambientales adecuadas.

Desde que la ONU pusiera en marcha este mecanismo en 1997, muchos son los ejemplos para constatar esta realidad. Como explica Lohmann, y sin salirnos de México, entre las exportaciones más importantes de este país podemos hablar de camarones, petróleo y manufacturas textiles; o el comercio ilegal de droga que tanto daño está haciendo a las comunidades del norte de México; o los millones de migrantes que salen vendiéndose como mano de obra barata; o –y esta es la novedad– el más sutil mercado de derechos de contaminación. Empresas hidroeléctricas o cementeras de Suiza, España, Francia, Japón y Holanda han adquirido en México derechos de contaminación que las exime de la obligación legal de reducir sus emisiones de CO² que les imponen las leyes referentes al clima, pudiendo retrasar las medidas estructurales, y tan necesarias, contra el calentamiento global.

Logo de la COP16. Cancún 2010.

Logo de la COP16. Cancún 2010.

Como hemos visto, este mecanismo no parece ayudar a los objetivos para el que fue diseñado, pero como suele ser habitual, la utilización del mismo tiene unos beneficios insospechados para mentes teñidas de verde -–del tono verde billete–. Por un lado, los mercados financieros, a los que no se les escapa un solo negocio, han desembarcado vestidos con un parche en los ojos y pata de palo, especulando con la compra y venta de derechos de emisión. Como si fuera el tradicional juego del teléfono, por aquí los compro baratos, y por acá los vendo caros.

Por otro lado, y en países como México que pueden vender emisiones de carbono, aquellas empresas que de por sí son muy contaminantes han visto que vender parte de su contaminación es muy rentable. Casi más que su propia actividad. Por lo tanto –deducen–: “Si somos capaces de contaminar más o contaminar peor tendremos más mercancía para vender”. Parece muy miserable, pero –informa Lohmann– así lo están haciendo empresas del sector porcino, como la conocida multinacional Smithfield relacionada con el brote de gripe A del año pasado. O Quimobásicos de Nuevo León, el mayor exportador mexicano de derechos de contaminación, a base de ampliar su actividad. Cuanto más trabaja, más aumenta la generación de un gas contaminante y más le pagarán por destruirlo debidamente. El costo de esta destrucción se calcula en tres pesos por tonelada equivalentes de CO² (una forma de tasar), que se vende en el mercado de carbono por encima de los 200 pesos por tonelada equivalentes de CO².

Por último, aunque me temo que la imaginación mercantilista no se agota aquí, también se da el caso de empresas europeas que han comprado terrenos a precios muy bajos a comunidades indígenas para la instalación de parques eólicos. Lo que no sospechaban los pueblos indígenas desplazados es que estas empresas ganarán con sus tierras por partida doble: por la generación de electricidad y por la venta de derechos de contaminación.

Queda claro, desde mi opinión, que este no es el buen camino para una efectiva y real lucha contra el cambio climático. Entender la alimentación como mercancía ya hemos visto que genera hambre. Entender la descontaminación como mercancía puede ampliar la emisión de gases de efecto invernadero. Que la Cumbre de Cancún sea un paso a favor de la vida futura y sostenible no depende de mecanismos parciales como el analizado, sino de potenciar decididamente la regulación e intervencionismo político para reducir la contaminación en origen y en sus focos principales. Aunque algunos de estos focos no parecen muy presentes, como denuncian desde las caravanas de La Vía Campesina en su viaje a Cancún, señalando las responsabilidades de la agroindustria alimentaria como actividad que calienta el planeta.

Artículo de Gustavo Duch Guillot. 06/12/10.

Un ecologista en El Bierzo.

enuncia del C02. Imagelib.sussex.ac.uk.

Denuncia del C02. Imagelib.sussex.ac.uk.

Rosa Aguilar se suma a las conversaciones en Cancún para reducir CO2. 07/12/10. Lavozlibre.com.

La nueva ministra, Rosa Aguilar, se compromete a luchar contra el cambio climático. 04/11/10. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

“Yo como alimentos transgénicos sin problemas”. 05/12/10. Publico.es.