Archivo de la etiqueta: Central nuclear de Garoña

Juan Manuel Soria, ministro de las eléctricas y petroleras, dimite por los papeles de Panamá

El ministro de Industria Juan Manuel Soria. 2012. Publico.es.

El ministro de Industria Juan Manuel Soria. 2012. Publico.es.

Fue el ministro de Industria, Energía y Turismo, más aborrecido por los ecologistas Así se han apresurado a comunicarlo los grupos que se mueven en ese ámbito en nuestro país.

En su agenda de reproches se acumulan sobretodo tres: 1) el haber paralizado el proyecto de energías renovables iniciado por los socialistas con José Luis Rodríguez Zapatero, que por tan buen camino iba; 2) el respaldar la reapertura de la central térmica de Garoña; y 3)  el haber permitido las prospecciones de hidrocarburos en Canarias, recurriendo a una peligrosa violencia contra los activistas medioambientales.

No son estos ciertamente todos los motivos que alejaron a Juan Manuel Soria de los conservacionistas, pues también está el apoyo del Gobierno popular al ‘fracking’, aunque sí algunos de los principales. En el haber del ya ex ministro desde ayer, afectado por la polémica actual en torno al caso conocido como de los “Papeles de Panamá”, ligado a las cuentas abiertas en paraísos fiscales para eludir el pago al fisco, yo pondría su frenazo al carbón, un combustible que favorece el calentamiento global, y también al despilfarro y descontrol de los fondos Miner, que sólo favorecían a los grandes empresarios mineros.

El presidente de la Junta de Castilla y Leon, Juan Vicente Herrera. 2011. Voxpopuli.com.

El presidente de la Junta de Castilla y Leon, Juan Vicente Herrera. 2011. Voxpopuli.com.

Lo cierto es que me ha sorprendido esta dimisión en un país escásamente acostumbrado a éstas, y en el que la mayoría de los políticos se agarran a la teta que les alimenta aunque los maten. Ignoro si realmente es una decisión honesta, orientada a no perjudicar más a su propio partido ante la repetición de unas elecciones que parece evidente, o si lo ha hecho para evitarse un calvario de reproches cuando, de hecho, ya estaba con un pie fuera del convento.  Porque, de todos modos, su cargo actual lo era en funciones, y ciertas animosidades en su contra, como la de los presidentes de Castilla y León y de Canarias, no juegan a su favor. Y menos aún, después de perder, con sus ocultaciones, la confianza del presidente Rajoy.

Paulino Rivero, de Coalición Canaria. 2009. Fuente: Wikipedia.org. Foto: 20minutos.es.

Paulino Rivero, de Coalición Canaria. 2009. Wikipedia.org.

Al presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, del mismo partido que Soria (PP), le enfrentó la cerrazón del último a la hora de negar el apoyo al sector del  carbón, en grave crisis en esa comunidad. Y al canario, Paulino Rivero, de Coalición Canaria (CC), le distanció el apoyo que el ya ex ministro ofreció a las prospecciones petroleras en el archipiélago canario, cuando el gobierno de las islas ya se había posicionado en contra. Todo esto sin contar a los más de ciento cincuenta mil empresarios y accionistas de las renovables, afectados directamente en sus ingresos por las medidas ministeriales tomadas por el ministro dimisionario.en favor de las eléctricas.

La marcha de Soria debilita, a nivel político, al Gobierno en funciones que preside Rajoy en un momento delicado para él y su Gobierno, en especial si se producen nuevas elecciones si no llegaran a un acuerdo los otros tres grandes partidos mejor situados en las últimas.

A notar que durante su mandato, Rajoy ha tenido que asumir las salidas de cuatro ministros (Miguel Arias Cañete, Alberto Ruiz Gallardón, Ana Mato y José Ignacio Wert) antes de aceptar hoy la de Soria. El caso de Cañete fue para su inclusión en la lista de las elecciones europeas y luego por su nombramiento como comisario. Gallardón dimitió por discrepancias ideológicas, especialmente tras la paralización de la ley del aborto. Mato cesó tras ser afectada por el caso Gürtel, y Wert dejó el puesto para ser nombrado embajador de España en París ante la OCDE.

Protesta de Anpier en Ponferrada. 24 sept. 2015. Foto: Enrique L. Manzano.

Protesta de Anpier contra el decreto sobre autoconsumo eléctrico.  Ponferrada. 24 sept. 2015. Foto: Enrique L. Manzano.

Sobre los papeles de Panamá tengo la intención de volver a hablar más adelante. Siempre he defendido la tesis de que mientras existan paraísos fiscales no podrá haber justicia social en este planeta. Aunque teniendo en cuenta que, históricamente, creo que nunca la ha habido me parece bastante difícil su erradicación. Por otra parte, sólo quiero decir que me parece lamentable el espectáculo que está ofreciendo nuestro país con tantos y cuantos personajes de la política, los negocios y la cultura, dispuestos a evadir insolidariamente impuestos. Alguno, para más Inri, como el actor Imanol Arias, incluso después de haber sido protagonista de una campaña mediática para promover lo contrario.

Como dije antes no me extenderé en esta ocasión demasiado sobre ese tema, prefiriendo hablar de los puntos en común que encuentran  las organizaciones ecologistas para reprobar el ministerio de Soria, que son bastantes, aunque no fuera el de Medio Ambiente. Por el momento, en sustitución de Soria en el Gobierno en funciones actuará el ministro Economía, Luis de Guindos.

Una lancha de la Armada española embiste a la tripulación de Greenpeace en Canarias. 15 nov. 2014. Greenpeace.org.

Una lancha de la Armada española embiste a la tripulación de Greenpeace en Canarias. 15 nov. 2014. Greenpeace.org.

Pare empezar diré que Greenpeace califica de “nefasta” la gestión del ex ministro, al que califica como “el peor de Industria de la democracia por su negativa gestión para el medio ambiente”, subrayando el apoyo del canario, también presidente del Partido Popular en las islas,  del que también acaba de dimitir, al mantenimiento de la central nuclear de Garoña. Anoto  que sobre tal continuidad yo también he expresado en este blog, por activa y por pasiva, mi oposición.

“El ministro Soria deja un legado envenenado a la persona que le suceda y solamente en el campo de la energía, su gestión ha sido contraria a los intereses generales y favorecedora de intereses empresariales”, ha declarado ayer Mario Rodríguez, director de Greenpeace España. “Ayer mismo conocíamos cómo su Ministerio -no olvidemos que en funciones- ha autorizado en Cantabria ampliar el plazo a dos proyectos de ‘fracking’ en los que participan Gas Natural y Repsol a pesar de contar con la oposición mayoritaria y manifiesta del Parlamento“, ha añadido.

Entre las peticiones de Greenpeace al próximo ministro de Industria, ya sea en funciones o en el próximo Gobierno, destaco las siguientes.

  • Establecer objetivos claros para alcanzar un sistema 100% renovable, eficiente e inteligente para 2050, alineado con los compromisos asumidos en el Acuerdo de París.
  •  Ejecutar la orden ministerial de cierre definitivo de la central nuclear de Garoña.
  • No dar más licencias a las centrales nucleares, para que no sobrepasen los 40 años.
  • Restablecer la seguridad jurídica para las energías renovables en España.
  • Prohibir las prospecciones y explotación de hidrocarburos en todo el territorio.
  • Prohibir la técnica de fracturación hidráulica, conocida como fracking.
  • Rehacer la normativa más restrictiva del mundo en materia de autoconsumo, para que sea realmente favorable al autoconsumo eliminando el impuesto al sol así como la imposibilidad de crear instalaciones compartidas.
  • Cancelar el proyecto de cementerio nuclear en Villar de Cañas (Cuenca).
  • Actualizar el Plan General de Residuos Radiactivos, que está caducado desde 2010.
  • Concretar un plan con fecha de cierre para el año 2025 de las térmicas de carbón en España que incluya un plan de cierre justo para la minería de carbón garantizando empleos sostenibles.
  • Transponer urgentemente la Directiva Europea de Eficiencia Energética.
  • Atajar los crecientes niveles de pobreza energética.

“Todo ello es imprescindible para corregir los errores a los que nos ha llevado su política energética, que junto con su secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, han apostado firmemente por los combustibles fósiles y la nuclear y han llevado a cabo un boicot sin precedentes tanto en las energías renovables como en la eficiencia energética. Su gestión ha estado condicionada por los intereses de las grandes energéticas como Repsol, Iberdrola, Endesa o Gas Natural, y el resultado no es otro que: a) Cero nuevas renovables instaladas en los últimos dos años, sacando a España del TOP10 de los mejores países para invertir en renovables; (b) Las emisiones de CO2 en España han vuelto a subir, debido a que en 2015 el uso de carbón aumentó en un 23%; c) Una subida de la tarifa eléctrica del 25% durante la legislatura; d) Miles de pequeños inversores en renovables al borde de la ruina; e) Los fabricantes de automóviles tienen permiso para fabricar coches aún más contaminantes, como “premio” tras el escándalo Volkswagen”, añade.

Ecologistas también califica de nefasta la gestión de Soria.

11 oct. 14. Día Internacional contra el Fracking. Ecologistas en Acción.

11 oct. 14. Día Internacional contra el Fracking. Ecologistas en Acción.

En lo que respecta a Ecologistas en Acción, en los últimos tiempos esta organización ha estado muy activa denunciando el apoyo ministerial a la reapertura de la planta nuclear burgalesa, o que el Centro Nacional de Seguridad (CNS)  haya dado su visto bueno al Almacén Transitorio Centralizado (ATC) de residuos nucleares. En este sentido,  el portavoz de Ecologistas en Acción para temas nucleares, Francisco Castejón, ha declarado que la votación de la proposición no de ley para exigir el cierre de Garoña, el pasado día 12 en el Congreso de los diputados,  ha demostrado que el PP “ha tomado Garoña como un asunto personal pese al perjuicio para la sociedad”.

Castejón ha observado que el PP se ha quedado solo apoyando la reapertura de Garoña porque “fue su buque insignia en la campaña electoral en materia energética” y están dispuestos a “todo tipo de cesiones” para evitar el cierre definitivo, incluso en contra del criterio de la propietaria.

Por su parte, el coordinador estatal de Ecologistas en Acción, Paco Segura, ha comunicado que la dimisión de Soria estaba “cantada” por las continuas contradicciones en que ha incurrido en sus explicaciones, y también calificó de “nefasta” su tarea. En su opinión, el ministro generó una “inseguridad jurídica completa con sus continuos recortes a las renovables” y, sobre todo, con el decreto que penalizaba el autoconsumo. El representante de Ecologistas en Acción calificó de “hachazo a las renovables” las medidas aprobadas por el ministerio de Industria durante el mandato de Soria, al que acusó de haber ha “apostado por energías peligrosas y caras como la nuclear”.

Un ecologista en El Bierzo.

'Garona cierre ya'. Protesta de Greenpeace para exigir el cierre definitivo de Garoña. Greenpeace.org.

‘Garona cierre ya’. Protesta de Greenpeace para exigir el cierre definitivo de Garoña. Greenpeace.org.

José Manuel Soria dimite como ministro de Industria en funciones. 15/04/16. Elpais.com.

ONG ambientales creen que Soria ha sido “un elefante en una cacharrería” contra renovables al apostar por las fósiles. 15/04/16. Lavanguardia.com.

La Armada Española hiere a una activista de Greenpeace que protestaba contra las prospecciones petroleras en Canarias. 16/11/14. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Doscientos productores autónomos de energía eléctrica protestan en Ponferrada contra el Decreto de autoconsumo del Gobierno.  24/09/15. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Garoña: ¿el siguiente Fukushima o Chernóbil?

'No más fukushima'. Protesta en Garoña de Greenpeace. Greenpeace.org.

‘No más fukushima’. Protesta en Garoña de Greenpeace. Greenpeace.org.

He citado en el titular a estos dos últimos desastres nucleares por ser los de más reciente memoria y lamentablemente de los más graves acaecidos. Pero la lista de accidentes que no estaba previsto que ocurriesen, y que en teoría no podían ocurrir, es muy, muy, larga.

En diversas ocasiones he tratando el tema y el caso de Garoña en particular, sobre cuya central he escrito que no debería alargarse su vida útil más allá de los cuarenta años de servicio, ni tampoco improvisar experimentos que puedan acabar trágicamente. En este sentido recuerdo la célebre recomendación realizada por el filósofo y escritor Miguel de Unamuno, quien fuera tres veces rector de la Universidad de Salamanca, en cierta ocasión: “Mire usted, los experimentos hágalos con gaseosa y en su casa”.

Quiero decir con esto que hay experimentos no sólo prohibidos, sino prohibidísimos, y que ciertos asuntos no dejan espacio para ensayos de aprendiz de brujo, porque lo que está en juego es demasiado importante para correr riesgo alguno.

El radio de acción de un posible accidente nuclear en Garoña. 2009. Fuente: inigoortizdeguzman.wordpress.com.

El radio de acción de un posible accidente nuclear en Garoña. 2009: Inigoortizdeguzman.com.

Un posible accidente nuclear en Garoña (Burgos), que tiene la misma tecnología nuclear que Fukoshima pero mucho más antigua, tendría efectos en La Rioja y Vizcaya, con su capital Vitoria incluida, además de contaminar el agua del Ebro y del embalse de Ulibarri-Gamboa, del que bebe una buena parte del País Vasco (Bilbao). La contaminación llegaría incluso hasta Aragón.

Viene este comentario a cuento del titular publicado ayer enEl País’, anunciando que el Centro de Seguridad Nuclear (CSN) vuelve a la carga con la propuesta de reapertura de la central nuclear de Garoña, por más que ésta corresponda a un modelo anticuado y esté debidamente amortizada.

Para mí, detrás de la noticia se ocultauna vez más la codicia. En este caso la de  Nuclenor, que es la titular de la planta, una empresa integrada a partes iguales por las eléctricas Endesa e Iberdrola. Éstas no quieren desistir en el empeño de sacarle aún mayor tajada a lo que ya está sobradamente amortizado. Algo que, por supuesto, no se debería permitir.

Alegarán algunos que estoy hablando a la ligera de quienes tienen la responsabilidad de velar por nuestra seguridad, como es el caso de los trabajadores del Centro de Seguridad Nuclear (CSN), o los mismos ingenieros de Endesa e Iberdrola. Que conste que sobre su preparación y profesionalidad no me caben dudas, pero sí las albergo en lo que se refiere a su ética, condicionada como se encuentra ésta, -como suele suceder en cuanto abordamos el tema de lo humano-, a los intereses económicos. En este sentido citaré uno de los principios del escritor estadounidense y ganador del Premio Pulitzer (1943), Upton Sinclair: “Es difícil lograr que alguien comprenda algo cuando su sueldo depende de que no lo comprenda”.

Recordaré aquí también que cuando se produjeron graves hechos en la central nuclear de Ascó (2007), propiedad al 100% de Endesa, los vecinos no fueron inmediatamente alertados de ellos y que la dirección de la planta atómica retardó el aviso de los problemas al CSN. Quiero decir con esto que hoy, como ayer, no tenemos seguridad alguna de que los inmediatamente afectados por un posible escape nuclear sean avisados a tiempo.

Los intereses de las eléctricas por delante de los ciudadanos.

Protesta contra la reapertura de Garoña el pasado diciembre en Vitoria. Elpais.com. Foto: L. Rico.

Protesta contra la reapertura de Garoña el pasado diciembre en Vitoria. Elpais.com. Foto: L. Rico.

Reconozco que, detrás de estos movimientos en torno a la reapertura de la central, sólo veo intereses económicos que muy poco tienen que ver con el beneficio general. Estamos frente a una central que es la más antigua de España, que fue inaugurada hace 44 años y que tiene una producción eléctrica bastante limitada (500 megawatios). De hecho,  su cierre, -hace tres años-, no significó ningún desarreglo en el sistema eléctrico español, que se encuentra sobredimensionado.

La importancia del tema, a nivel social es relevante. Y eso parece haberlo comprendido muy bien el Partido Popular, y sus asesores populares y socialistas en las grandes eléctricas (las conocidas como puertas giratorias), como para que se obviara el debate social hasta superadas las elecciones generales. Metidos como se encuentran actualmente los partidos políticos en el embrollo de la constitución de un nuevo gobierno, por lo visto a alguien le ha parecido que ahora era un buen momento para sacar adelante este asunto.

Otro elemento importante a tener en consideración es que de reabrirse la central se marcaría un precedente que veo como muy peligroso. De hecho, tal vez esté ahí la clave de la petición de esta continuidad. Los expertos consideran que una aprobación podría actuar como punta de lanza para las otras cinco centrales que conforman el sector nuclear en España. Y todo ello sin abrir un pertinente debate público.

Nuclenor lo tiuene claro: quiere que el Ministerio de Industria le conceda 17 años más de funcionamiento. Una ampliación a la que Industria ha respondido dando varios pasos para permitirla. Aunque entes será necesario que el CSN dé su visto bueno.

El pleno del Consejo nuclear aprobó, en noviembre pasado, una modificación sobre las curvas de presión de la vasija del reactor de Garoña, uno de los requisitos exigidos para la continuidad de la planta. En cuanto a los demás (modificaciones del sistema eléctrico de la central y del edificio de almacenamiento de material usado, además de una revisión de las especificaciones técnicas de funcionamiento) serán aprobados probablemente hoy miércoles, gracias a los votos del Partido Popular, que tiene el control.

De hecho, este mismo partido es el que el 21 de febrero de 2014 aprobó un real decreto que establece que el cierre de las centrales solo será definitivo cuando se produzca por motivos de seguridad. Una reforma cuyo objetivo no era otro que permitir una ulterior reapertura de la central de Garoña y que fue catalogada como “muy positiva” por Nuclenor.

Tanto el PSOE, como Izquierda Unida y Podemos, ya se han manifestado partidarios de que la vida útil de las centrales nucleares no se prolongue más allá de los 40 años.  Sin embargo, recordaré aquí que los socialistas estando José Luis Zapatero al frente del país, y siendo Miguel Sebastián ministro de Industria, ya se aprobó y produjo un alargo de la vida útil de la central. Para Francisco Castejón, de Ecologistas en Acción, lo que quiere conseguir el Partido Popular es “atar las manos del Gobierno que entrará”.

En este contexto, tal y como dije, esal ministerio de Industria  al que le corresponde conceder la autorización final. Lo que de hecho significa que el proceso de reapertura tendría que concluir con una decisión política. De ahí que el nuevo mapa electoral resulte determinante en este caso.

En este asunto el portavoz de Equo y diputado por Podemos en el Congreso, Juan López de Uralde, ha manifestado una opinión muy clara sobre el mismo: “Es indecente que un Gobierno en funciones esté actuando así en el proceso para reabrir”.

En cuanto a Ciudadanos, el partido naranja ha preferido mostrarse prudente y ambiguo. David López, su coordinador de Medio Ambiente y Energía, ha planteado así la cuestión:“Lo más lógico sería no reabrir Garoña por criterios de seguridad, económicos y de sensibilidad social, pero no seremos dogmáticos y esperaremos al dictamen del CSN y analizaremos otros factores asociados”.

El rechazo a la reapertura de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos) ha acercado al PSOE y Podemos en el Congreso de los Diputados. Ambos partidos, aunque por separado, presentarán proposiciones no de ley a la Mesa del Congreso en las que instan a que no se reabra esta central.

Por su parte, Greenpeace publicó ayer un artículo en su página oficial en la que se reafirma en su oposición a la apertura de la central.

Un ecologista en El Bierzo.

'Garona cierre ya'. Protesta de greenpeace para exigir el cierre definitivo de Garoña. Greenpeace.org.

‘Garona cierre ya’. Protesta de greenpeace para exigir el cierre definitivo de Garoña. Greenpeace.org.

El CSN impulsa la reapertura de la central nuclear de Garoña. 19/01/16. Elpais.com.

Nuclenor solicita alargar la vida de la central de Garoña 17 años más. 27/05/14. Elpais.com.

Tras tres años parada Garoña ha demostrado que es innecesaria para el sistema eléctrico. 18/12/15. Greenpeace.org.

La central de Garoña ya tiene una ley a medida para reabrir. 22/02/14. Elpais.com.

El rechazo a reabrir la central nuclear de Garoña une a PSOE y Podemos. 20/01/16. Elpais.com.

Garoña: ¿una jugada maestra del PP, Iberdrola y Endesa?
19/01/16. Greenpeace.org.

Nuclenor quiere reabrir la central nuclear de Garoña

Vista aérea de la central nuclear de Garoña. 2009. Fuente: ondavasca.com.

Vista aérea de la central nuclear de Garoña. 2009. Fuente: ondavasca.com.

Dice el dicho popular que “tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe”. Es lo que pensé de manera irreflexiva cuando fue tiroteada el mes pasado Isabel Carrasco, la presidenta del Partido Popular de León, pero también de la Diputación y de una docena más de entes variopintos, en una evidente y desmedida afición por cargos y dietas que ha sido muy criticada.

Viene a cuento la cita porque yo ya he repetido demasiadas veces que con la energía nuclear pocas bromas. La historia de esta poderosa energía, pero al tiempo temible o incluso terrorífica, está marcada por un rosario de accidentes, a cual más grave. Precisamente hace muy pocos días he vuelto a ver imágenes aéreas de la abandonada ciudad de Chernóbil, en el documental ‘Home’, y no hay semana en que no me llegue alguna noticia nueva sobre la contaminación que está esparciendo por todo el planeta lo que queda de la central nuclear de Fukushima I.

Dramáticos efectos de la radiación sobre los seres humanos. Chernóbil, 1992. Taringa.net.

Dramáticos efectos de la radiación sobre los seres humanos. Chernóbil, 1992. Taringa.net.

No se tratan pues de cuentos chinos, ni de historias para asustar niños. Ya sabemos que el hambre es mala consejera (lo digo por quienes aspiran a volver a trabajar en la nuclear y por sus familias), y que la codicia también lo es (lo digo por los accionistas y directivos de Iberdrola y Endesa), pero estoy convencido de que no necesitamos para nada jugar con fuego. Seguro que hay soluciones al hambre, o a la necesidad de producir energía, que no pasan por una apuesta tan arriesgada. Una partida que, puede acarrear graves consecuencias, incluso mortales, a personas que son ajenas a ella.

Sin duda sólo por esta última consideración yo declararía a la energía nuclear anticonstitucional. O la prohibiría definitivamente dado que afecta a poblaciones que no han participado para nada en tal decisión, ni nada tienen que ver con ella. Son casos que ilustran con meridiana evidencian los desastres de Chernóbil (1986) o Fukushima I (2011). En este último lugar, ante la magnitud del desastre actual, el primer ministro japonés, favorable a la energía nuclear antes del siniestro, llegó a declarar luego que, después de lo sucedido, no la habría autorizado. Ya veremos en qué quedan estas declaraciones de arrepentimiento, y lo que duran, ante la presión del lobby nuclear internacional.

En España también tenemos nuestro propio lobby, y no pequeño precisamente. Y sus intereses, -ya va siendo hora de que los españoles abran los ojos-, están muy lejos de los de la mayoría de las personas. El becerro de oro lo domina todo, y así nos va a la mayoría. Pero cuando las desgracias ocurren, ellos pueden trasladarse a vivir a otro lugar, descontaminado, mientras que los demás nos morimos envenenados y nuestras mujeres engendran hijos enfermos o monstruosos.

El Gobierno favorece la reapertura de Garoña.

Convocatoria de una marcha contra Garoña. 5 agosto 2006. Celtiberia.net.

Convocatoria de una marcha contra Garoña. 5 agosto 2006. Celtiberia.net.

Garoña echó el candado el 6 de julio del pasado verano, un cierre que en teoría suponía el final de la central nuclear más antigua del país, inaugurada en el año 1971, y que en sus últimos días ya no producía electricidad. Sucedió tras cuarenta y dos años de vida útil, dos más de lo considerado prudente.

Mucho se había especulado en los últimos meses con una reapertura de la central nuclear de Garoña, la más veterana de todas las nucleares españolas que lleva cerrada desde el 6 de julio, aunque en sus últimos tiempos no producía electricidad. Nuclenor, la empresa participada a partes iguales por Iberdrola y Endesa, ha dado el paso definitivo y ha solicitado oficialmente la reapertura de Garoña hasta el 2 de marzo de 2031, cuando la nuclear cumpla 60 años, y no hasta 2024 como se había dicho en un primer momento.

Pero las presiones de las eléctricas sobre un gobierno que les resulta favorable están haciendo mella. El pasado mes de febrero el Gobierno (PP) aprobó un Real Decreto que permite a las instalaciones que cerraron por temas económicos y no de seguridad solicitar la reapertura menos de un año después de su cierre. En la práctica, la nueva norma ha servido para conceder a la central burgalesa un plazo que expira el próximo 6 de julio para decidir si solicitaba o no la ampliación de la explotación.

La reapertura se ve apoyada también por el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera (PP), pero se ha visto deslegitimada por el Parlamento vasco (incluido el PP regional), que se opone a la misma, ya que aunque situada fuera de su competencia los posible efectos de una fuga radioactiva le alcanzarían de pleno. Ya en 2008 las Juntas Generales de Álava aprobaron una moción manifestando su “contundente y rotundo” rechazo a la posibilidad de prorrogar el funcionamiento de la central nuclear. Y el 12 de junio de 2009 el Parlamento vasco aprobó una iniciativa (a la que se sumo el Partido Socialista de Euskadi (PSE) y que contó con el voto contrario del PP) en la que se instaba al cierre de de la central.

Hace pocos días el Partido Popular en el País vasco se ha votado en su parlamente el cierre definitivo de la nuclear. Postura que el portavoz del mismo partido en Castilla y León, Carlos Fernández Carriedo, ha criticado alegando la necesidad de mantener los puestos de trabajo. Carriedo ha dicho que considera “incomprensible” la postura de su homólogo vasco y que no entiende que “dude” del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), que sería el encargado de elaborar un informe técnico para determinar si la instalación está en condiciones de funcionar y que incluiría las mejoras a realizar por Nuclenor.

Pero el problema al que se enfrenta la protesta del político castellano-leonés es que somos muchos los que no confiamos en tal organismo, que hemos visto en el pasado engañado por los intereses empresariales en detrimento de la seguridad de las personas (consultar lo ocurrido con las fugas radioactivas ocurridas en las centrales nucleares de Vandellós I y II).

‘Puertas giratorias’.

Representantes de asociaciones, partidos políticos y sindicatos contrarios a la construcción del tendido eléctrico Sama-Velilla. León, 30 enero 2010. Foto: Peio García.

Grupo de opositores a la construcción del tendido eléctrico Sama-Velilla. León, 30 enero 2010. Foto: Peio García.

La situación de impotencia e indefensión que siento ante las decisiones del gobierno central me hacen pensar que resulta imperativo que la ciudadanía retome el poder y legisle en contra de las llamadas ‘puertas giratorias’, este paso por la política que acaban situando a los políticos en los consejos de las grandes empresas del Ibex 35 español. Resultado de esas combinaciones perversas son proyectos como la reapertura de Garoña, la construcción de la línea de alta tensión eléctrica Sama-Velilla o, también del AVE. Todos ellos innecesarios e injustificables desde el punto de vista económico, social o medioambiental.

Las eléctricas no se andan por las ramas, se sienten fuertes con este gobierno afín y exigen alargar la vida útil de las centrales nucleares hasta en un 50% más de lo considerado prudencial, es decir, hasta los sesenta años. Y así lo han propuesto a Industria, que busca la forma de complacerlas. En especial Iberdrola, dueña de seis de los siete reactores que hay en España.

Según el Foro de la Energía Nuclear, “en el caso español, si se aplicara la Joperación hasta 60 años, la energía eléctrica producida generada en 20 años por las actuales centrales nucleares en funcionamiento equivaldría al consumo en España durante casi 5 años”.

En su día el gobierno socialista, menos favorable a la industria nuclear (Zapatero prometió cerrar las centrales nucleares aunque luego incumplió su promesa), ya prologó en cinco años la existencia de Garoña. Y si Nuclenor decidió cerrar la planta de forma abrupta fue debido al elevado coste de las medidas de seguridad impuestas por el CSN tras el accidente de Fukushima. Y es que la central de Garoña cuenta con el mismo modelo de reactor y contención (aunque su diseño fue mejorado una vez la central fue puesta en servicio). Y también por el establecimiento de nuevos impuestos sobre la energía nuclear.

En España el periodo de funcionamiento de una nuclear no tiene plazo. El PSOE fijó un tope de vida útil de 40 años en el borrador de la Ley de Sostenibilidad Económica, pero pactó con CiU eliminarlo. Ahora, el Consejo de Seguridad Nuclear es el que evalúa las centrales y el que renueva periódicamente las autorizaciones.

Una opción barajada es que el Gobierno apruebe una legislación que permitiera alargar la vida útil de de las nucleares en diez o veinte años más. Ésta vendría acompañada, para aportar seguridad económica a las eléctricas, de cláusulas indemnizatorias, por lucro cesante, inasumibles para algún otro partido o coalición antinuclear que decidiera, a posteriori, cerrar las plantas.

Nuclenor basa su petición en el argumento que en Estados Unidos las plantas funcionan seis décadas. Y otra de las razones esgrimidas para pedir la licencia de actividad hasta 2031, y no hasta 2024, es que solo así serían rentables las importantes inversiones económicas que habría de acometer. Éstas se avalúan en unos 150 millones de euros.

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria. Eldiario.es.

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria. Eldiario.es.

Nuclenor asegura que en la solicitud de reapertura enviada al gobierno incluye toda la documentación necesaria sobre el complimiento de los requisitos impuestos a Garoña para el retorno de la actividad y su compromiso de realizar todas las reformas necesarias. Ahora, la pelota está en el tejado del ministerio de Industria. El ministro Soria ha confirmado que su departamento había recibido la solicitud, aunque calcula que deberá pasar un año hasta que el CSN dicte su veredicto final sobre la central.

Apostar por las renovables.

Ante un sector del mercado eléctrico sobredimensionado, lo que repercute en un recibo más caro, los ecologistas no vemos la necesidad de este alargamiento. De hecho, los expertos señalan que lo lógico sería tratar de reducir este sobredimensionamiento, ya que las nucleares impiden el desarrollo de las plantas de gas de ciclo combinado, de las que el 90% están paradas pese a que siguen cobrando la compensación del peaje de respaldo.

El pasado 27 de mayo Ecologistas en Acción publicó su postura oficial sobre la petición de Nuclenor declarándola “delirante”. Justifica que la central,”idéntica al reactor número 1 de Fukushima, está en pésimas condiciones y su hipotética puesta en marcha supone un riesgo inasumible”. Para el colectivo “la pretensión de Nuclenor de que Garoña funcione hasta 2031 no tiene precedentes en España ni en Europa”.

Más recientemente, el 4 de junio pasado, los ecologistas han denunciado que las centrales nucleares de Doel 3 y Tihange 2 en Bélgica, cuyas vasijas de los reactores fueron construidas por la misma empresa que la de Garoña, se han visto obligadas a cerrar por fallos en su construcción.

Por otro lado, Jaume Morrón, asesor energético, apuesta “por la tecnología eólica y fotovoltaica, que ofrecen costes inferiores a la nuclear”, y sostiene que “lo lógico sería sustituir estas centrales cuando lleguen al final de su vida, dadas las fuertes inversiones que precisan en seguridad y sus problemas no resueltos con los residuos”.

Una opinión que comparte el experto en regulación eléctrica, Jorge Morales de Labra, para quien ampliar la vida de la nucleares “no tiene sentido”. Morales afirma que “la energía nuclear es rentable para los promotores, que la cobran a precio del gas, la fuente más cara. Si las nucleares fueran obligadas a asumir los costes de los residuos, cerrarían”, agrega. Y critica que la negociación entre gobierno y eléctricas “se están haciendo sin contraprestaciones” para los consumidores.

Mientras tanto, en el ámbito mundial, las plantas viven un cierto estancamiento. En la actualidad producen el 11% de la energía que se consume, cuando llegó a alcanzar un 17%. Y de los 70 reactores que se están construyendo en el mundo, 53 están en China, Rusia, EE.UU. y la India.

Un ecologista en El Bierzo.

La central nuclear de Garoña. 5 jun. 2014. Infolibre.es.

La central nuclear de Garoña. 5 jun. 2014. infolibre.es.

Fernández Carriedo ve “incomprensible” que el PP vasco dude del Consejo de Seguridad Nuclear y apoye ahora el cierre de Garoña. 05/06/14. Icalnews.com.

El PP vasco rechaza por primera vez reabrir Garoña. 05/06/14. Infolibre.es.

Garoña podría tener los mismos problemas que nucleares belgas cerradas. 04/06/14. Ecologistasenaccion.org.

Las nucleares quieren prolongar su funcionamiento hasta 60 años y el Gobierno busca cómo complacerlas. 02/02/14. Lavanguardia.com.

Nuclenor delira al pedir autorización para Garoña hasta 2031. 27/05/14. Ecologistasenaccion.es.

Las Juntas de Álava rechazan prorrogar la vida de la central de Garoña más allá de 2009. 09/02/08. Celtiberia.net.

La fuga radiactiva en Ascó fue cien veces mayor de lo declarado. 15/04/08. Elpais.com.

Ecologistas en Acción de León entrega el Premio Atila al consejero de la Junta, Antonio Silván, por su Plan Integral de Residuos

El consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, Antonio Silván. Fuente: babia.net.

El consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, Antonio Silván. Fuente: babia.net.

Con ocasión del Día Mundial del Medio Ambiente, que se celebra mañana 5 de junio, Ecologistas en Acción ha hecho pública la concesión del Premio Atila “para distinguir a quienes a lo largo de un año han destacado por su contribución a la destrucción del medio ambiente de la provincia de León”.

El Día Mundial del Medio Ambiente fue establecido por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1972, coincidiendo con la primera cumbre mundial sobre medio ambiente: la Conferencia de Estocolmo sobre el Medio Ambiente Humano. La finalidad de este evento anual es aumentar la conciencia medioambiental, y fomentar la acción global en la protección del medio ambiente.

Ecologistas en Acción concede los Premios Atila anualmente. Estos ‘reconocimientos al mérito’ se empezaron a entregar por primera vez en 1992, y tienen dos categorías denominadas “Atila” y “Caballo de Atila”. Desde el año pasado, Ecologistas en Acción de León otorga además el premio “Hordas de Atila” al peor currículo medioambiental.

Vistas las nominaciones remitidas al colectivo, el jurado ha elegido:

Logo. Premios Atila. Ecologistasenaccion.org.

Logo. Premios Atila. Ecologistasenaccion

• Premio Atila 2014: Consejero de Fomento y Medio Ambiente, Antonio Silván Rodríguez.

• Premio Caballo de Atila 2014: Jefe del Servicio de Control de la Gestión de los Residuos de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, Agustín Barahona Martín.

• Premio Hordas de Atila 2014: Canteras Industriales del Bierzo, S. A. (CATISA).

Creo que sobran motivos para galardonar al leonés Antonio Silván, quién ha sido además recientemente declarado ‘persona non grata’ por la asociación a la que pertenezco. Silván aprobó el pasado mes de marzo la Ley Integral de Residuos que permite a las cementeras quemar residuos en sus hornos. Pero no es su único ‘mérito’. Ecologistas le recrimina además “el impulso a la reapertura de la central nuclear de Garoña; a la minería de uranio en Salamanca; al fracking (afectando especialmente a las provincias de Burgos y Palencia); los continuos recortes en materia de incendios; la aprobación del Plan de Conservación del Lobo (pensado para facilitar la caza de esta especie protegida), etc.,”.

Volveré a recordar aquí que el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha condenado como ilegal tal propuesta en las tres fábricas de cemento de la Comunidad: Tudela Veguín, Cementos Cosmos y Cementos Hontoria.

El ‘Caballo de Atila’ ha recaído en el máximo responsable técnico del referido plan, Agustín Barahona Martín, encargado de la gestión de los residuos en Castilla y León, quien “además, adorna su cargo público con el mérito de estar procesado por delito ecológico en los tribunales de Valladolid”, ha subrayado el colectivo ecologista.

El Premio ‘Hordas de Atila’, dedicado a toda una trayectoria en detrimento del medio ambiente, “pocas veces ha ofrecido menos discusión” según los ecologistas. Ha recaído en Canteras Indistriales del Bierzo S.A. (Catisa), la empresa titular de la cantera Peña del Rego “que desde 1968 hasta nuestros días, y a pesar de dos sentencias y múltiples resoluciones judiciales que determinan su ilegalidad, sigue explotando esta cantera en el entorno del Monumento Natural de Las Médulas, declarado Patrimonio de la Humanidad desde 1997”.

Ecobierzo entierra urna simbólica exigiendo el cierre decretado en los tribunales de Catisa. Diariodeleon.es. Foto: I de la Mata.

Ecobierzo entierra urna simbólica exigiendo el cierre, decretado en los tribunales, de Catisa. Diariodeleon.es. Foto: I de la Mata.

Precisamente el pasado fin de semana el colectivo Ecobierzo protagonizó una protesta contra el incumplimiento de las sentencias judiciales en la mencionada explotación de áridos. En este sentido, el colectivo leonés “expresa su esperanza en que la concesión de estos premios llame a la reflexión al conjunto de la sociedad sobre los riesgos innecesarios de la incineración de residuos y que, en la caso de la cantera Catisa, sirva para agilizar su clausura definitiva y el inicio de la restauración paisajística de Las Médulas”.

Un ecologista en El Bierzo.

EA acusa a la Junta de aprobar un Plan Integral de Residuos para justificar así la incineración de residuos. 25/04/14. 20minutos.es.

La Junta aprueba el Plan Integral de Residuos de Castilla y León que permite incinerar residuos en las cementeras. 25/03/14. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Ecobierzo presenta alegaciones al Plan Integral de Residuos de Castilla y León. 26/08/2013. Ecobierzo.org

Movilizaciones en Castilla y León a un año vista del accidente nuclear de Fukushima

Cabeza de maniquí abandonada tras el tsunami en Fukushima. 11 marzo 2011.

Cabeza de maniquí abandonada tras el tsunami en Fukushima. 11 marzo 2011.

El próximo 11 de marzo se cumplirá un año del accidente de Fukushima I, ocurrido tras el pavoroso tsunami que asoló la costa noreste de Japón después de que un terremoto magnitud 9,0 en la escala sismológica de magnitud de momento sacudiera el fondo del mar. El grave accidente sufrido en los reactores nucleares 1, 2 y 3 de la central nuclear, que implicó la fusión del núcleo, mostró la imposibilidad de garantizar plenamente la seguridad de este tipo de instalaciones.

En diversas ocasiones me he manifestado contra de la energía nuclear, debido principalmente a sus riesgos imponderables, pero también a la contaminación radioactiva que produce. Ésta puede prolongarse durante siglos y añade un coste económico y medioambiental enorme a su explotación, algo que normalmente no se tiene en cuenta a la hora de valorarlo y que se oculta al contribuyente. Los costes suplementarios proceden del necesario desmantelamiento de las centrales, una vez finalizada su vida útil (que actualmente se calcula en cuarenta años) y también de la necesidad de almacenar y proteger durante siglos los residuos radioactivos.

En este sentido, me he sumado a la petición de los principales grupos ecologistas en el país (Greenpeace, Ecologistas en Acción, etc.) y solicitado que proceda a un cierre escalonado de sus centrales nucleares, empezando por la de Garoña (Burgos), que cuenta con una tecnología gemela a la del reactor más dañado en la central japonesa.

El accidente de Fukushima-Daiichi: el segundo más grave de la historia.

Incendio en la central nuclear de Fukushima-Daiichi. 11 marzo 2011. Larepublica.pe.

Incendio en la central nuclear de Fukushima-Daiichi. 11 marzo 2011. Larepublica.pe.

El accidente sufrido por la central nuclear japonesa está ya considerado como el segundo más grave de la historia, tras el de Chernóbil. Según cálculos realizados por diversos investigadores, en Fukushima I se escapó aproximadamente una quinta parte de la radiactividad liberada en Chernóbil. En este sentido, el Departamento de Energía de Estados Unidos ha estimado que la contaminación radiactiva desplazada por efecto de los vientos afectará gravemente a personas situadas a más de 50 kilómetros de la central.

Esta contaminación ya se ha podido detectar en alimentos como el arroz, las espinacas, el ganado vacuno, así como en las algas y el pescado. En los dos últimos casos la contaminación se produjo por el vertido controlado de miles de toneladas de agua radiactiva al océano. Nunca antes se había producido una contaminación del mar tan intensa y sus efectos sobre la fauna marina no serán probablemente conocidos del todo hasta pasados muchos años.

Por otra parte, se considera que las catastróficas consecuencias del accidente nuclear podrían haber sido peores si en los primeros días los vientos hubieran soplado hacia el interior de la isla en vez de hacia el mar. O si un sacrificado grupo de trabajadores no hubiesen puesto su vida en peligro para evitar el descontrol total en los reactores accidentados. En los primeros momentos de la catástrofe se llegó incluso a baraja la posibilidad de desalojar Tokio, ciudad situada a 270 kilómetros de la central.

En contra de lo que proclamaron los “expertos” ha sido necesario casi un año para llevar los reactores a parada fría, algo que no parece haberse conseguido del todo aún. Lo cierto es que, como en otros estrepitosos accidentes nucleares, los sistemas de seguridad de los reactores accidentados fallaron estrepitosamente debido a la inundación producida por el tsunami, empezando por los de la refrigeración.

Foto satélite de los reactores I al 4 (de izq. a dcha) de Fukushima I tras el tsunami y posterior incendio.16 marzo 20011. Wikipedia.org. Foto: Digital Globe.

Foto satélite de los reactores I al 4 (de izq. a dcha) de Fukushima I tras el tsunami y posterior incendio.16 marzo 20011. Wikipedia.org. Foto: Digital Globe.

También, como ha sucedido ya otras ocasiones, las autoridades niponas rebajaron inicialmente la gravedad del accidente. Algo que, por resultar desgraciadamente habitual, el ciudadano habría de tener siempre presente si vive a corta distancia de alguna instalación nuclear. En Fukushima se permitió que miles de personas recibieran grandes dosis radiactivas al retrasar su evacuación de zonas radioactivamente muy contaminadas.

En cuanto al coste económico del desastre, los cálculos estimativos lo sitúan en cerca de 60.000 millones de euros, sólo entre indemnizaciones y el costo del desmantelamiento de la central.

A destacar que tras el grave accidente de Fukushima I, la primera ministra alemana Angela Merkel decidió dar marcha atrás a la política nuclear de su gobierno, adelantada unos meses antes. En este sentido destacaré que, tras la catástrofe nipona, Bélgica, Suiza e Italia también tomaron decisiones orientadas a reducir sus programas nucleares.

Ecologistas en Acción convoca concentraciones en Castilla y León para pedir el cierre de la central nuclear de Garoña.

Cadena humana contra centrales nucleares. Hamburgo, 24 abril 2010. Dw.world.de. Foto: AP.

Cadena humana contra centrales nucleares. Hamburgo, 24 abril 2010. Dw.world.de. Foto: AP.

Ecologistas en Acción ha programado para el próximo domingo concentraciones en las ciudades de Salamanca, Valladolid, y ante la propia central nuclear de Garoña, para exigir el cierre inmediato de esta planta, cuyo alargamiento de la vida útil defiende el Gobierno popular.

En su convocatoria los ecologistas recuerdan los accidentes de Fukushima I y Chernóbil, y advierten que en el caso de un accidente grave se verían afectados “de manera inmediata” unos 56 municipios burgaleses situados en un radio de 30 kilómetros, incluida la ciudad de Miranda de Ebro, más otros 10.000 habitantes del País Vasco y de La Rioja. Calculan que torno a la central viven millón y medio de personas, en ciudades como Bilbao, Burgos, Santander o Vitoria, que también podrían verse afectadas por un posible escape radioactivo.

Para más información ponerse en contacto con:

– Burgos: Luis Oviedo, 617 251 678.
– Salamanca: Javier Andaluz, 645 518 104.
– Valladolid: Javier Gutiérrez, 606372 529.

Un ecologista en El Bierzo.

Fukushima I antes del tsunami. 5 sept. 2007. Wikipedia.org.

Fukushima I antes del tsunami. 5 sept. 2007. Wikipedia.org.

El futuro de la energía nuclear en base a sus riesgos. 18/03/11. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

El espectro de Hiroshima planea de nuevo sobre Japón. 18/03/11. Ecobierzo.org.

Greenpeace exige el fin de la era nuclear para evitar otro Fukushima. 23/03/11. Nuevatribuna.es. 

El futuro de la energía nuclear en base a sus riesgos

Barcos japoneses Intentan apagar el incendio del reactor nuclear de Fukushima I. Marzo 2011. Adnpressonline.blogspot.com.es.

Barcos japoneses Intentan apagar el incendio del reactor nuclear de Fukushima I. Marzo 2011. Adnpressonline.blogspot.com.es.

El día 11 de marzo de 2011 se produjo uno de los accidentes nucleares más graves de la historia después del de Chernóbil. Un terremoto de 8,9 grados, con epicentro cercano a la costa noroeste de Japón provocó un enorme tsunami que afectó gravemente a la central nuclear de Fukushima Daiichi, situada en la costa noreste de Japón.

La catástrofe produjo una gran conmoción internacional y continúa generando multitud de artículos en los medios de comunicación, tanto españoles como extranjeros.

José Luis Lamana, el vicepresidente de la Asociación Cultural Ecobierzo, también ha querido compartir con nosotros su particular visión sobre este asunto.

Un ecologista en El Bierzo.

Incendio en la central nuclear de Fukushima-Daichii. 11 marzo 2011. Larepublica.pe.

Incendio en la central nuclear de Fukushima-Daichii. 11 marzo 2011. Larepublica.pe.

Más de medio millar de accidentes jalonan la andadura de la energía nuclear. En Fukushima  se ha producido el que podría convertirse en el segundo accidente más grave conocido de la historia nuclear mundial, después del de Chernóbil y a la altura del de Three Mile Island (Pensilvania, Estados Unidos).

Básicamente se trata de un accidente de nivel 4, pero que podría ganar puntos en la escala INES de sucesos nucleares (que alcanza 7 puntos), con una avería grave, muy concretamente en el reactor número 2 y un muy importante escape de sustancias radioactivas. Actualmente, y por lo que se conoce, se encuentran dañados los cuatro reactores en funcionamiento en la central nuclear Fukushima I.

El reactor número 2 ha sufrido una explosión que ha producido el desborde de la contención del combustible nuclear, quedando éste al descubierto. No existen cubiertas externas de los reactores 5 y 6, lo que conlleva la difusión de la radioactividad ambiental. También se desconoce el nivel de contaminación radioactiva del agua y los demás productos en las piscinas donde están los residuos de alta actividad de la central, que continúan estando altamente contaminadas.

Evidentemente las centrales japonesas no están preparadas para aguantar un terremoto y un tsunami. ¿Qué habría pasado en Europa, o en España, en idéntica situación? Ésta es una pregunta de interés clave.

El uso de la energía nuclear conlleva un innegable riesgo inherente a la misma y es aconsejable a todas luces regular seriamente su uso ante la problemática creciente del cambio climático con todas sus consecuencias, las cuales en la actualidad son notorias y palpables en todos los lugares del planeta.

A nivel de probabilidades de catástrofes, en cualquier punto del globo terráqueo, hemos pasado de lo lejano a lo cercano en términos objetivos cuantificables. ¿Cuál es la situación real de las centrales nucleares españolas y su probabilidad de catástrofe?

La situación actual de las centrales nucleares en España.

Vista aérea de la central nuclear de Garoña. 2009.

Vista aérea de la central nuclear de Garoña. 2009.

La central nuclear de Garoña (Burgos), -sobre la que se ha publicado mucho en estas páginas-, es muy similar al reactor número 1 de Fukushima I, pero con más problemas de seguridad. Lo más sensato sería cerrarla ya.

La central nuclear de Cofrentes, al igual que la de Garoña de agua en ebullición, presenta los mismos inconvenientes que implican, a priori, una alta vulnerabilidad ante sucesos externos a la central. Si ocurriera una rotura de tuberías se produciría una debacle igual a la de la central nuclear japonesa. El embalse de Tarancón es poco probable que pueda resistir un terremoto de nivel máximo en la escala sismológica Richter en la zona, lo que generaría una sinergia negativa que produciría la inundación de la central y la inutilización de todos los sistemas del Plan B y posteriores para solucionar la problemática que se pudiera presentar.

La central nuclear de Almaraz I y II (Cáceres) a nivel de refrigeración depende del embalse de Acrocampo, el cual no presenta una excesiva resistencia a los seísmos.

La central nuclear de Ascó I y II (Tarragona) está asentada en una zona de arcillas expansivas.

La central nuclear de Trillo (Guadalajara) tiene demasiado cerca la localidad de Escopete, lugar donde hubo de manera imprevista un fenómeno sísmico del grado 4,2 en el año 2007.

Con todos estos datos podemos inferir que existe un alto riesgo potencial en las centrales nucleares españolas, y lo más lógico sería el cierre escalonado de las mismas.

¿Qué niveles de radiación están sufriendo cerca de la planta afectada en la costa noroeste de Japón los ciudadanos residentes en la zona? Se estima que son del orden de los 400 mSv/hora, lo que significa que están recibiendo una dosis 20 veces superior a la exposición anual de un empleado de la central nuclear. Para reubicar a la población de Chernóbil se consideraron 350 mSv/hora.

La población de la zona noroeste del Japón está expuesta a nivel natural a unos 2mSv/año. Y hay que tener en cuenta que en Japón funcionan 55 reactores nucleares.

Incendio en la central nuclear de Fukushima-Daiichi. 11 marzo 2011. Taringa.net.

Incendio en la central nuclear de Fukushima-Daiichi. 11 marzo 2011. Taringa.net.

Una única dosis de 1.000 m/Sv causa dolencias pero no la muerte instantánea de la persona. La dosis letal (DL50) es de 5.000 m/Sv/mes.

Con todo este grave panorama yo pregunto: ¿cuándo acometeremos seriamente el problema de las centrales nucleares a nivel mundial? Primero fue Three Mile Island, después Chernóbil, ahora Fukushima-Daiichi… No debemos bajar la guardia, pues la catástrofe puede ser apocalíptica.

José Luis Lamana.