Archivo de la etiqueta: Colza

Campaña de Greenpeace contra el glifosato tras las medidas adoptadas contra el herbicida en Francia

Representación de la química del glisofato. Wikipedia.org.

Representación de la química del glifosato. Wikipedia.org.

¿Qué es el glifosato? Sobre él se han escrito ríos de tinta, pero sigue siendo un desconocido para una gran mayoría. Para abreviar diré que el glifosato es el principal componente del herbicida más vendido del mundo. Ni más, ni menos. Desde hace años su utilización en la agricultura es tan masiva que se ha convertido en omnímodo en nuestros parques, huertos, cultivos y… alimentos. ¿Y por qué ahora se vuelve a hablar tanto de él? Pues, simplemente porque en marzo pasado la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo clasificó como “probablemente cancerígeno para el ser humano”.

El glifosato es el principal componente del herbicida ‘Roundup’. La multinacional norteamericana Monsanto se ocupó de su desarrollo, y aunque ya no tiene una patente de exclusividad sobre el mismo (puesto que ésta expiró en el año 2000) continúa siendo uno de los productos que mayores beneficios le genera. Millones de hectáreas de tierras de cultivo, parques, e incluso aceras, en todo el mundo se rocían cada año con este herbicida que permite eliminar las llamadas “malas hierbas”. A nadie podrá sorprenderle, pues, que termine por llegar a nuestra mesa.

Uso del glifosato como alternativa de control de la cobertura vegetal en la línea de cultivo en un monte frutal de manzanos en Ciardes, Italia, 19 abril 2009. Wikipedia.org.

Uso del glifosato en un monte frutal de manzanos. Ciardes (Italia), 19 abril 2009. Wikipedia.org.

Ante el anuncio de la OMS, Monsanto está intentando por todos los medios de desacreditar el estudio citado, según denuncia Greenpeace. En el otro extremo, para  esta y otras organizaciones ecologistas, los gobiernos y autoridades europeas deberían prestar más atención a las evaluaciones de este organismo internacional, vinculado a la Organización de las Naciones Unidas, y definir una hoja de ruta de actuaciones inmediatas. En este sentido, Greenpeace ha decidido emprender una campaña para exigir a la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente Isabel Tejerina, la retirada del glifosato, aludiendo a la necesidad de preservar la salud humana y el medio ambiente.

Greenpeace considera que el glifosato es una sustancia que conviene erradicar de la agricultura y propone que se establezca un modelo agrícola más respetuoso con la naturaleza, orientado a prevernos únicamente de alimentos sanos. Es por lo que la organización ambientalista quiere presionar a las instituciones españolas para que éstas adopten medidas precautorias. Así, en una misiva dirigida a a la ministra, Greenpeace explica que “no podemos esperar indefinidamente la reevaluación del glifosato, cuando puede estar afectando directamente a nuestra salud”.

Las medidas del gobierno francés contra el glifosato.

La ministra de la ecología francesa, Ségolène Royal, retira simból herbicida RoundUp. París, 16 jun. 2015. Reuters. Foto: Charles Platiau.

La ministra de la ecología francesa, Ségolène Royal, retira simból herbicida RoundUp. París, 16 jun. 2015. Reuters. Foto: Charles Platiau.

Hace tan sólo tres meses que el gobierno francés prohibió la venta de los herbicidas a base de glifosato destinados a erradicar las malas hierbas en parques y jardines. Una medida que que algunos  interpretaron, quizás demasiado alegremente, como una prueba de la toxicidad del producto.

Lo comento porque también hay estudios que consideran su toxicidad muy escasa y, pese al rebomborio de la noticia francesa, lo cierto es que el sector restringido por la ministra de Ecología gala Ségolène Royale, no  alcanza ni el 20% del producto global facturado en Francia. Además, el gobierno francés ha decidido que el glifosato podrá continuar utilizándose en las fumigaciones agrícolas, como sucedía antes de la prohibición parcial.

El glifosato en el ojo del huracán.

Como escribí antes, el glifosato es el principio activo del producto que Monsanto desarrolló. Es importante destacar que la multinacional ha patentado en algunos países la soja transgénica resistente a glifosato, conocida como soja RR (Roundup Ready) o soja 40-3-2. Un producto tecnológico que permite la aplicación del herbicida en cobertura total sin que afecte al cultivo. Más aún, en la actualidad existen en el mercado cultivos de varias especies resistentes al glifosato, tales como maíz, algodón, canola (colza), etc. Sin embargo, el uso masivo del herbicida ha sido, desde sus inicios, objeto de una gran controversia, tanto desde el punto de vista toxicológico como el ambiental.

Marcha en Toulouse (Francia) contra Monsanto. 2015. Hipertextual.com.

Marcha en Toulouse (Francia) contra Monsanto. 2015. Hipertextual.com. .

En marzo pasado la OMS decidió categorizar al glisofato dentro del grupo 2A en el catálogo del IARC, la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer, catalogándolo como un producto con “probables consecuencias carcinogénicas” para los humanos. Lo que, en cierto modo, también equivale  a decir que puede tener consecuencias adversas, pero sólo en ciertas circunstancias concretas. Y el riesgo real no parece excesivo si se considera que la OMS cataloga a una hierba como el mate, típica de algunos países latinoamericanos, dentro del mismo grupo.

Por ejemplo, el café se cataloga dentro del grupo 2B (sólo un nivel menos de seguridad), y para que podamos hacernos una idea mejor sobre este tema diré que los gases procedentes de la quema del diesel en los motores de los coches están catalogados dentro de la categoría 1. Es decir, como probadamente cancerígeno. Algo que, tal vez debido a las presiones económicas existentes, no impide que se sigan vendiendo millones de coches de este tipo.

Con esto no estoy diciendo que esté a favor de la utilización de los combustibles fósiles, sino que intento situar al herbicida en el contexto más objetivo posible sobre su supuesta toxicidad. Quizás convenga recordar aquí que las malas hierbas son la pesadilla de los agricultores y lo difícil que resulta controlarlas. también veo importante considerar que el IARC sólo hace una serie de recomendaciones, basadas en estudios, pero que no toma decisiones legislativas. Y que todavía está pendiente la presentación de un informe completo sobre el glifosato.

Francia continuará rociando sus cultivos con glisofato. 2015. Glisofato. Shuterstock.

Francia continuará rociando sus cultivos con glisofato. 2015. Glisofato. Shuterstock.

Mientras tanto Greenpeace, -como antes dije-, ha lanzado una campaña contra el glifosato atendiendo al principio de precaución, que es el mismo que han invocado los ecologistas franceses ante  el gobierno de François Hollande para alcanzar la prohibición del producto en Francia. Podéis consultar la petición de Greenpeace en el siguiente enlace.

Para los/las más inquietos/as he seleccionado algunos enlaces con posturas encontradas sobre el glifosato. En uno de esos artículos se aporta una reflexión particularmente interesante sobre los motivos de la medida aprobada por el gobierno francés.

Un ecologista en El Bierzo.

Un herbicida probablemente cancerígeno en nuestros parques y alimentos. 14/06/15. Greenpeace.org.

¿Por qué Francia quiere prohibir el glifosato? 15/06/15. Hipertextual.com.

Prohibirán la venta de herbicidas con glifosato. 17/06/15. Español.rfi.fr.

Anuncios

Avaaz apoya la prohibición de los neonicotinoides, responsables de la muerte de las abejas, también en Estados Unidos

Las abejas son unos insectos extremadamente laboriosos.  Fuente: lainformacion.com.

Las abejas son unos insectos extremadamente laboriosos. Fuente: lainformacion.com.

Las abejas no solo fabrican miel, sino que son también una fuerza de trabajo enorme, humilde y poderosa, que facilita la polinización de las tres cuartas partes de las plantas que cultivamos. Por esto son esenciales para la vida. Se calcula que cada año polinizan plantas y cosechas por un valor estimado de 40.000 millones de dólares. Sin embargo, en los últimos años han muerto misteriosamente millones de ellas. Un hecho trascendental que ha despertado gran inquietud, ya que su posible desaparición supondría un serio peligro para la vida en la Tierra.

En el pasado documenté abundantemente este hecho y, dentro de mis posibilidades, colaboré en la recogida de firmas para retirar del mercado ciertos plaguicidas, como los neonicotinoides, que los científicos relacionan con la desaparición de estos útiles insectos. Estos productos suelen utilizarse con frecuencia en la siembra del girasol, la colza, el algodón y el maíz.

El 29 de abril del año pasado la Comisión Europea (CE) prohibió, en base al principio de precaución y durante dos años, el uso de tres plaguicidas basándose en un informe de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés). Estos son: la clotianidina, el tiametoxam y el imidacloprid, comercializados por Bayer y Syngenta en Europa. Sin embargo, la aplicación de la medida se retrasó hasta el 1 de diciembre de 2013 para ofrecer a los agricultores un plazo de adaptación.

Por su parte, como no podía esperarse otra cosa, la Asociación de Empresas de la Industria Fitosanitaria (AEPLA) consideró “desproporcionada” la medida.

Gran ‘zumbido global’ contra la desaparición de las abejas.

Una abeja polinizando una planta. 2011. Avaaz.org.

Una abeja polinizando una planta. 2011. Avaaz.org.

Una vez más, vuelvo a pedir vuestra colaboración. Puedo aseguraros que realmente vale la pena. Y una buena prueba de esto es que, ante el aluvión de firmas recibido, la Unión Europea se vio obligada a prohibir estos pesticidas tóxicos. Sin duda fue una clamorosa victoria ciudadana.

En aquella campaña participaron Avaaz, Greenpeace, Change.org y también Ecobierzo, entre otros colectivos. Sin duda, es un tema que a Avaaz le importa mucho, porque siempre retorna la cuestión a cada vez que tiene la oportunidad. En estos momentos, Estados Unidos podría sumarse a la prohibición europea. Sin duda es algo de vital importancia, y no sólo porque protegeríamos nuestra seguridad alimentaria, sino porque el ejemplo norteamericano podría inspirar a otros gobiernos a hacer lo mismo.

Ahora mismo, las compañías químicas están presionando frenéticamente a las autoridades estadounidenses para que frenen esta prohibición, pero millones de firmas podrían conseguir que la balanza se incline en el buen sentido.

Desde luego, en ningún modo deberíamos permitir que la protección de nuestra delicada cadena alimenticia esté en manos de compañías químicas a las que sólo les interesa sus beneficios, o en las de legisladores corrompidos. Conseguir la erradicación de estos pesticidas significaría para todos lograr un mundo más seguro, así como para otras especies.

Únete y comparte este llamamiento urgente. Sólo disponemos de cinco días para actuar. Y no te olvides de firmar en este enlace.

Avaaz denuncia la supeditación del gobierno norteamericano a los intereses de las grandes compañías químicas.

Observación de una colmena con varias abejas muertas en su entrada. 2013. Adapas.com.

Observación de una colmena con varias abejas muertas en su entrada. 2013. Adapas.com.

En EE.UU. es la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) la que legisla sobre las toxinas. Sin embargo, -según denuncia Avaaz- bajo la influencia de las grandes compañías químicas el organismo creado para la proteción ciudadana ha conseguido esquivar esta ley durante años.

Personalmente tengo algunas referencias de la Agencia, y no precisamente buenas. Ahora el ‘Grupo de Trabajo sobre la Salud de los Polinizadores’ de la Casa Blanca está en condición de obligar a la EPA a cancelar el registro de pesticidas para que no se puedan comercializar en EE.UU.

En ese país un estudio de la Universidad Estatal de Pensilvania y la Universidad de Florida, hecho publico en enero de este año, concluyó que cuatro productos utilizados con frecuencia en la agricultura contra las plagas eran responsables de la muerte de las larvas de abeja. Se trata del Fluvalinato, el Cumafós, el Chlorothalonil y el Clorpirifos. Otro estudio, éste de la Universidad de Purdue (Indiana, EE.UU.), estableció que las abejas presentaban síntomas neurotóxicos.

En estos momentos Avaaz lleva recogidas tres millones de firmas, que pueden resultar de gran importancia a la hora de respaldar la independencia del grupo de trabajo que presentará su informe dentro de cinco días.

Un ecologista en El Bierzo.

Abeja mascota. Fuente: change.org.

Abeja mascota. Fuente: change.org.

Avaaz emprende una campaña internacional para salvar a las abejas de su extinción. 16/01/11. Ecobierzo.org.

La Coordinadora Europea de Apicultura denuncia que la UE deja su evaluación sobre riesgos de los pesticidas en manos de ‘expertos’ vinculados a empresas privadas. 07/02/11. Ecobierzo.org.

Cientos de miles de firmas piden la retirada del mercado de los plaguicidas neonicotinoides que diezman a las abejas. 30/01/13. Ecobierzo.org.

La Comisión europea prohíbe durante dos años la utilización de los plaguicidas tóxicos que amenazaban a las abejas. 02/05/13. Ecobierzo.org.

Más de 30 millones de abejas mueren en Canadá. 03/07/13. Actualidad.rt.com.

Pesticidas matan a las larvas de las abejas de la miel. 27/01/14. Elcomercio.pe.

La Comisión europea prohíbe durante dos años la utilización de los plaguicidas tóxicos que amenazaban a las abejas

Una abeja polinizando una flor. 2011. Fuente: avaaz.org.

Una abeja polinizando una flor. 2011. Fuente: avaaz.org.

¡Lo hemos conseguido! Una vez más la unión, en este caso de ecologistas, apicultores, agricultores y miles de ciudadanos anónimos que han firmado diversas ciberacciones, ha logrado convencer a una mayoría de los estados miembros de la Unión Europea de la necesidad de apoyar a la Comisión en la prohibición de tres plaguicidas que los estudios de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) señalan como tóxicos para las abejas.

Gracias a la enorme presión popular ejercida, quince países -entre ellos España, y esto a pesar de sus reticencias iníciales- respaldaron la propuesta presentada por la Comisión Europea el pasado  29 de abril. La medida ahora aprobada prohíbe, durante dos años, el uso de los tres neonicotinoides de uso más frecuente como plaguicidas en la siembra del girasol, la colza, el algodón y el maíz, por sus supuestos riesgos para las abejas.

El órgano europeo había propuesto que la medida entrara en vigor a principios de julio, aunque finalmente se ha aceptado retrasarla unos meses, hasta el 1 de diciembre, para permitir a los agricultores que puedan adaptarse a ella con más comodidad. Por su parte, como podía esperarse, la Asociación de Empresas de la Industria Fitosanitaria (AEPLA) ha dicho que considera “desproporcionada” la medida.

Éxito de las ciberacciones emprendidas.

La cabecera de la página web de Ecobierzo.

La cabecera de la página web de Ecobierzo.

Ecobierzo (asociación a la que pertenezco) se ha congratulado del éxito de las ciberacciones promovidas por Avaaz.org y Change.org, que generosamente potenció desde su web y Facebook.

Desde sus páginas en Internet el colectivo berciano ha agradecido a sus seguidores su contribución y se ha manifestado dispuesto a continuar defendiendo la maravillosa biodiversidad de la naturaleza. También ha dado efusivas gracias a los colectivos promotores de esta campaña, para los que ha pedido ayuda económica de las administraciones. La campaña de Avaaz.org ha permitido recoger, -hasta ahora-, más de dos millones seiscientas treinta mil firmas. Y la de Change.org unas trescientas sesenta mil más. 

Como he podido comprobar aún no se ha parado el contador de estas entidades y cientos de nuevos recién llegados continúan sumándose a la petición inícial, que sigue activa, por lo que vuelvo a incluir sus enlaces al pie de este artículo.

Un ecologista en El Bierzo.

Una abeja recogiendo polen y-néctar. Cookingideas.es.

Una abeja recogiendo polen y-néctar. Cookingideas.es.

Cientos de miles de firmas piden la retirada del mercado de los plaguicidas neonicotinoides que diezman a las abejas. 30/01/13. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

¡Salvemos a las abejas! Prohíban los plaguicidas neonicotinoides. 29/01/13. Change.org.

Avaaz emprende una campaña internacional para salvar a las abejas de su extinción. 16/01/11. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

3 million to Save the Bees (Tres millones para salvar las abejas). 2011. Avaaz.org (el día 4 de febrero de 206, fecha en la que se revisó este artículo, la campaña sumaba 3.366. 683 firmas).

La industria fitosanitaria considera “desproporcionado” prohibir los neonicotinoides para proteger a las abejas. 29/04/13. Europapress.es.

Una campaña mundial exige a Bayer que detenga la comercialización de su arroz transgénico: LL62

Más de la mitad de la población del planeta se alimenta de arroz cada día. El arroz es el alimento básico más importante a nivel mundial. Se lleva cultivando desde hace más de 10.000 años y actualmente se produce en 113 países. El arroz es un ingrediente clave en una amplia gama de alimentos procesados, como desde alimentación infantil a los fideos de arroz.

En España se cultiva a gran escala el maíz MON 810, producido por Monsanto. Sin embargo, hoy es el arroz convencional y ecológico el que corre un grave riesgo de verse contaminado por una nueva variedad transgénica. El gigante químico alemán Bayer está intentando comercializar una variedad de arroz resistente al glufosinato de amonio, un herbicida tóxico. Este pesticida causa daños a insectos en las zonas circundantes, representa un considerable riesgo para los agricultores y puede ser peligroso para los consumidores si quedan residuos de él en los alimentos.

LL62: un nuevo arroz transgénico.

El nuevo arroz creado por Bayer ha sido modificado genéticamente para soportar altas dosis de glufosinato, un herbicida que se echa en los campos de arroz y que se utiliza para el control de una amplia variedad de malas hierbas. A nadie sorprende ya que, curiosamente, sea también Bayer el que fabrica el glufosinato. Como consecuencia, el empleo del arroz transgénico ocasionará un gran incremento en las ventas de sus químicos, lo que para Bayer significa, sin duda, un negocio redondo. Pero para los agricultores, consumidores y el medio ambiente, no es más que una nueva amenaza.

El glufosinato es un pesticida considerado peligroso para la salud humana. 2009. Geenpeace.org.

El glufosinato es un pesticida considerado peligroso para la salud humana. 2009. Geenpeace.org.

El glufosinato se considera tan peligroso para los humanos y  el medio ambiente que pronto será prohibido en Europa, de acuerdo con la legislación recientemente aprobada en la Unión Europea. Al transferir su gen a especies silvestres emparentadas presenta un elevado riesgo de producir malas hierbas superresistentes. Los productores y comerciantes de arroz de todo el mundo rechazan el arroz transgénico por los elevados riesgos económicos que supone para la infección de otros cultivos.

En el 2006 ya se produjo un gran escándalo que provocó pérdidas económicas millonarias en Estados Unidos.

En el 2006, tuvo lugar un gran escándalo al descubrirse que las reservas mundiales de arroz se habían contaminado con una variedad no aprobada de arroz transgénico de Bayer CropScience. Este arroz transgénico entró a formar parte de la cadena global de distribución alimentaria a través de ensayos de campo realizados en EE.UU. Se tuvieron que localizar y retirar de los supermercados de todo el mundo las partidas contaminadas y se activaron prohibiciones contra el arroz producido en Estados Unidos. Como resultado, agricultores y comerciantes de todo el mundo se enfrentaron a un coste financiero inmenso, que incluyó gastos para análisis y retirada de productos, cancelación de pedidos, embargos en las importaciones y daños de imagen, además de mengua de confianza en los consumidores. El coste global de este episodio de contaminación está estimado en 1.285 millones de dólares. En estos momentos, Bayer CropScience intenta evadir toda responsabilidad por los daños causados alegando que la contaminación se produjo por una “causa de fuerza mayor”.

¡Tenemos que parar el arroz transgénico en España!

Campaña 'No compres transgénicos'. Greenpeace. 2009. Greenpeace.org.

Campaña ‘No compres transgénicos’. Greenpeace. 2009. Greenpeace.org.

Actualmente, el arroz modificado genéticamente (OMG) sólo se cultiva en campos experimentales. Aunque esto podría cambiar de un día para otro, debido a la presión comercial de las compañías agroquímicas que no dudan en compran hasta gobiernos sin empacho alguno. Pero la presión de la industria biotecnológica nos trae, además, una amenaza añadida: un combinado de arroz transgénico y un herbicida de alta toxicidad. Un nuevo “avance” que  aproxima un poco más a nuestra mesa la manipulación genética.

Mantener el arroz libre de estas modificaciones genéticas no es sólo una cuestión ambiental o de libre elección de los consumidores, es mucho más que eso. Es una cuestión de seguridad y de soberanía alimentarias, de derechos humanos y de supervivencia. Y frente a los esfuerzos por acaparar el mercado de los alimentos y de sus semillas, que encabezan firmas como Monsanto o Bayer, continúo viendo la producción ecológica como la solución más segura contra la crisis alimentaria.

Cultivos experimentales en España.

Los principales cultivos transgénicos aprobados son el maíz, la soja, el algodón y la colza, pero existen otros transgénicos que se cultivan de forma experimental, como el arroz. En España tenemos noticias de campos experimentales en las provincias de Tarragona y Barcelona, aunque su localización exacta se le oculta a los ciudadanos. De esta manera, la contaminación genética ocasionada a cultivos vecinos es casi imposible de evitar.

En Estados Unidos está autorizado el cultivo comercial de arroz transgénico pero no se cultiva. Después del escándalo mencionado, en el 2006, año en que se contaminó el arroz de grano largo, esta contaminación se ha encontrado en cerca del 30% de todo el arroz de estas características plantado a lo largo de Norteamérica, con resultados muy negativos para la comercialización de este grano en los mercados internacionales.

Puedes contribuir a que no se comercialice el arroz transgénico de Bayer.

Canpo de maíz transgénico en Cataluiña marcado con una enorme señal de prohibición por activistas de Greenpeace. 2009. Fuente greenpeace.org.

Campo de maíz transgénico en Cataluña marcado con una enorme señal de prohibición por activistas de Greenpeace. 2009. Greenpeace.org.

Por suerte, este arroz transgénico aún no ha sido aprobado para el consumo humano, ni animal, en ningún país salvo en Estados Unidos. Así que, por el momento aún estamos a tiempo de parar su cultivo comercial. Desde Greenpeace alertan que quedan cuatro días para que la Unión Europea decida sobre la autorización del arroz transgénico. Serán precisas muchas firmas para convencer a las autoridades europeas de que la ciudadanía debe situarse por delante de los intereses de las grandes multinacionales. Tu puedes colaborar: infórmate, firma, y ¡difunde esta campaña! (Este enlace ya no llevaba a la campaña en la revisión del artículo en 2014).

Las exigencias de Greenpeace.

  • Greenpeace exige que Bayer detenga la comercialización mundial de su arroz transgénico.
  • Solicita a los gobiernos de Brasil, Sudáfrica, Filipinas y la Unión Europea, y a todos los demás países, que protejan sus cultivos y sus campos, rechazando el arroz transgénico de Bayer, y que cancelen todos los ensayos de campo con arroz transgénico.
  • Solicita a todos los agricultores que protejan sus cultivos y sus campos del arroz transgénico, ya que su uso sólo puede significar pérdidas económicas y amenazas al medio ambiente.
  • Solicita a todas las partes interesadas, desde comerciantes y fabricantes a empresas alimentarias y supermercados, que expresen un contundente “¡No al arroz transgénico!”.

Un ecologista en El Bierzo.

Bayer nos quiere vender su arroz transgénico LL62. 31/05/09. Eco13.net .

La guía roja y verde de los alimentos transgénicos. 03/08/12. Greenpeace.org. Pdf. (Este enlace fue actualizado en 2014).

Arroz transgénico: la nueva amenaza. 06/07/09. Youtube.com. Greenpeacespain. (En inglés, con subtítulos en castellano).

Comentario por Almudena el 14/11/09.

Qué gran poder están consiguiendo las agroquímicas. Su estrategia está clara. Quieren ser dueñas de la mayor parte del alimento que se produzca en el planeta. Qué gran idea fabricar plantas con copyright y estériles, resistentes a los pesticidas que las mismas empresas producen.

De los cuatro cereales esenciales para la alimentación humana, dos ya están bajo su control: la soja y el maíz. El siguiente es ahora el arroz, y sólo les quedaría el trigo. Yo sólo veo una forma de pararles: estar informados y unidos.