Archivo de la etiqueta: Consejería de Cultura y Turismo

Peñalba de Santiago, recóndita y mística

Santiago de Peñalba. Vista nevada. 16 dic. 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

Santiago de Peñalba. 16 dic. 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

Todavía conservo una fotografía en blanco y negro posando delante de un rótulo de población con la inscripción “Santiago de Peñalba”. Era yo un adolescente y el autor de la imagen un compañero del instituto Gil y Carrasco quien me había aventurado a recorrer a pie la distancia que separa esta recóndita aldea de Ponferrada (León), municipio al que actualmente pertenece.

Por entonces esta pedanía, perdida en los Montes Aquilianos, debía de pertenecer a San Esteban de Valdueza, el primero de los pueblos situado en la ruta de las cimas nevadas una vez superada la modesta barrera montañosa del Encinedo, secularmente cubierta de viñedos, que separa este espacio geográfico de la gran ciudad.

Hoy el antiguo topónimo, establecido en honor del santo que le dio nombre, al estar la pequeña población situada en un recodo y callejón sin salida del Camino de Santiago, se ha invertido para subrayar la sorprendente hermosura paisajística del lugar, con gigantescas moles calcáreas que lucen como un espejo cuando el sol las ilumina. De ahí su nueva denominación de Peñalba (Peña Alba) de Santiago.

Santiago de Peñalba bajo la nieve. 14 dic. 2008. Unecologistaenelbierzo. Foto: Enrique López Manzano.

Santiago de Peñalba bajo la nieve. 14 dic. 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

Esta antigua aldea, a la que en la comarca se cita con el nombre abreviado de “Peñalba”, se encuentra a unos 17,5 kilómetros del casco urbano de Ponferrada. Situada a más de 1.100 de altitud, formó parte de la comarca ancestral de Valdueza. Hoy es posible acceder al caserío a través de la carretera que conduce a San Cristóbal de Valdueza, desde donde se coge lo que primero fue una pista, convertida ahora es carretera asfaltada, hasta el pueblo. Sin embargo, antiguamente, -o al menos cuando yo era todavía un niño-, sólo era posible acceder al mismo por la carretera que siguiendo el río Oza recorre el fondo del valle y que atravesando poblaciones como Valdefrancos o San Clemente, deja un poco de lado la más apartada de Montes de Valdueza, donde se localiza un renombrado monasterio.

Pueblo de campesinos, hoy convertido en residencial, en Peñalba de Santiago apenas residen media docena de vecinos en invierno, aunque recupera su vitalidad durante los veranos, como sucede con la mayoría de los pueblos bercianos en esa época. Hoy, muchos de los propietarios de las cuidadas viviendas, que han sabido conservar su aspecto de antaño, residen en Madrid.

Vista de Peñalba desde la carretera al Morredero. 15 agosto 2008. Foto: Enrique López Manzano.

Vista de Peñalba desde la carretera al Morredero. 15 agosto 2008. Foto: Enrique L. Manzano

Geográficamente se sitúa cerca de la zona conocida como el Morredero, un espacio dominado por la altiva cima de la Cabeza de la Yegua y otras cumbres de nombres menos conocidos, pero no menos impresionantes. Desde la población se advierten dos valles siameses, tan parecidos que a veces se confunden, uno de ellos conocido como el del Silencio. La belleza agreste de este recóndito lugar es hechizante y el nombre del valle aporta ya algunas pistas sobre lo que fue, y en cierto modo sigue siendo: un lugar de profundo recogimiento espiritual.

De hecho, fue elegido hace mil años por los ascetas para apartarse del mundo y dedicarse a la meditación. Peñalba se sitúa en el área conocida como la Tebaida Berciana, un espacio rico en cenobios donde todavía se puede visitar la cueva donde vivió uno de estos anacoretas, el obispo de Astorga, San Genadio.

Hay extraordinarios castaños en la senda que nos acerca a la cueva del santo, pero también robles y nogales que convierten ese paseo en un ejercicio muy agradable, que presenta además el aliciente de un posible retorno por otra senda alternativa que bordea el cementerio antes de acabar desembocando cerca de en una fresca fuente.

No obstante, lo que convierte a este pequeño pueblecito de montaña en fundamental es la existencia de una joya rarísima, de la que sólo hay dos ejemplos en el país, su renombrada iglesia y puerta mozárabes.

El pueblo fue declarado bien de Interés Cultural en 2008, con categoría de Conjunto Etnológico. Sin embargo, pese a su interés, ha caído en el error de introducir algunos elementos arquitectónicos inadecuados que podrían ciertamente mejorarse.

Un paisaje extraordinario.

Vista general desde el parquin. Peñalba de Santiago, 3 oct. 2013. Foto: Enrique L. Manzano.

Vista general de Peñalba desde el parquin. 3 oct. 2013. Foto: Enrique L. Manzano.

La Peña Alba sigue siendo la referencia primordial para la localización de este bello caserío poblacional y la que permite situarlo desde la lejanía. Sus casas apiñadas forman un conjunto de singular armonía y belleza, al estar la mayoría de ellas cubiertas de lajas de pizarra y piedra. Son construcciones en pizarra situadas en la ladera más soleada de la montaña y dispuestas “en escalón descendente”, es decir, mirando hacia el fondo del valle. Representan un modelo de arquitectura rural que hoy resulta ya difícil de encontrar.

Así pues, el pueblo se conforma como un verdadero balcón natural, volcado hacia los valles del Silencio y Friguera. A la entrada del mismo se ha habilitado un parquin de visitantes desde el que es posible recrearse con el increíble paisaje que, en tiempos remotos sirvió de cobijo a decenas de monjes de vida contemplativa, entre cuyos miembros destacaron también san Valerio y san Fructuoso. Ambos valles conforman un anfiteatro gigantesco que sirve de cabecera al río Oza, de cristalinas aguas. Hoy éstas se utilizan para satisfacer la sed de los ponferradinos, desde su captación a la altura de San Clemente. Lamentablemente, con la reducción del caudal ha desaparecido la abundancia de truchas que antaño lo poblaban.

En invierno, las horas en las que el astro rey logra aportar calor a los balcones de madera siguen siendo limitadas, y tampoco es raro que la nieve cierre el paso, helándose la carretera y obligando a la quitanieves a asegurar el acceso a la población.

El 6 de junio de 1.965 Peñalba fue declarado “Paraje Pintoresco”. Y el 6 de agosto de 1976 la Dirección General de Patrimonio Artístico y Cultural del Ministerio de Educación y Ciencia acordó incoar procedimiento de declaración de Conjunto Histórico Artístico.

Para los excursionistas vale la pena informar de la existencia de una ruta de gran belleza, que pasa por debajo del Pico Tuerto, y que comunica a pie con Montes de Valdueza (antiguamente San Pedro de Montes). Sin embargo su relativa dificultad y duración no la hacen apta para todos los niveles

La iglesia mozárabe.

La iglesia de Peñalba. 12 dic. 08. Foto: Enrique L. Manzano.

La iglesia mozárabe de Peñalba. 12 dic. 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

En el pueblo de Peñalba destaca su iglesia, que puede llegar a sorprendernos por su modestia y que es el único vestigio actual del monasterio preexistente fundado por san Genadio, tal vez en el siglo X durante el reinado de Ramiro II. Los restos del ruinoso y abandonado cenobio fueron utilizados por los vecinos para construir sus viviendas, de ahí la uniformidad arquitectónica de sus edificios.

La iglesia es de planta de cruz latina, siendo sus muros de mampostería, con unos simples contrafuertes de refuerzo de sus paredes. Está dotada de una espadaña sólida, desgajada de la nave eclesial, aunque su gran interés arquitectónico reside su puerta geminada de estilo mozárabe, anterior al románico. En los laterales exteriores del templo también se pueden contemplar dos capillas de estilo románico.

Se cree que la iglesia fue construida por el abad Salomón, posiblemente en la primera mitad del siglo X (hacia 937), reinando Ramiro II. Es notable el gran número de regalías y donaciones que destinó este monarca a la iglesia y al monasterio de la localidad de Peñalba. Entre éstas podemos citar la renombrada Cruz de Peñalba, un referente identitario de la comarca de El Bierzo.

Se trata de una cruz regalada por el rey leonés Ramiro II a Genadio, abad del desaparecido monasterio de Santiago de Peñalba en agradecimiento al auxilio recibido del Apóstol Santiago en la batalla de Simancas (año 939) contra Abderraman III. En esta hermosa joya, considerada como la más antigua pieza del culto a Santiago del arte mozárabe, puede apreciarse la fuerte influencia de los orfebres visigodos sobre los diseños o modelos mozárabes.

Cruz de Peñalba. Wikipedia.org.  Foto: Linomarce.

Cruz de Peñalba. Wikipedia.org. Foto: Linomarce.

La Cruz de Peñalba fue donada en 1879 por Mariano Brezmes y Arredondo, obispo de Astorga (1875-1885), al Museo de León. En cuanto al cáliz y la patena, contemporáneos de la cruz, se sabe que acabaron siendo vendidos a un anticuario por los familiares de un arzobispo de Valladolid en 1886. En la actualidad los bercianos continúan reclamando su retorno.

La estructura y decoración de la iglesia presentan una singularidad especial al amalgamar elementos simbólicos celtas (lunares y astrales), románicos con su composición de cruz latina, árabes (una bóveda con cúpula cubre el ara principal) y visigóticos (nítidamente mostrados en los arcos de herradura).

En el interior del templo se pueden distinguir diversos restos decorativos pintados y grabados sobre cúpulas y paredes, Éstas fueron descubiertas en fecha aún reciente y todavía han de ser restauradas en profundidad.

La iglesia de Peñalba fue catalogada “Monumento Histórico-Artístico Nacional“ en junio de 1931 por la Consejería de Cultura y Turismo de entonces.

La portada mozárabe.

Puerta mozárabe de la iglesia de Peñalba. 16 dic. 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

Puerta mozárabe de la iglesia de Peñalba. 16 dic. 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

En el muro orientado al sur se sitúa la considerada como la más perfecta puerta del arte mozárabe peninsular. Se emplaza bajo un arco de descarga que parece proteger dos arcos geminados de herradura sustentados por tres columnas de basas áticas. Los capiteles lucen una decoración de hojas de acanto, del arte corintio esquematizado, poseyendo un ábaco escalonado de triple nacela.

Esta puerta armoniza la belleza de sus materiales hábilmente trabajados, a la vez que una perfección infrecuente en cuanto al tallado de las dovelas y capiteles. Su proporción, elegancia y distinción son notables, lo que la ha convertido en una de las más admiradas del país.

Un ecologista en el Bierzo.

Declaración de Peñalba de Santiago como Bien de Interés Cultural con la Categoría de Conjunto Etnológico. Bocyl.jcyl.es. BOCyL nº 116 de 18 de junio de 2008.

El valle del Oza y la Tebaida Berciana. 11/04/14. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Peñalba de Santiago en Ponferrada: 8 opiniones y 54 fotos. Minube.com.

Peñalba de Santiago, puerta al Valle del Silencio. Antena3.com.

Regreso al Valle del Silencio. El Bierzo. 30/06/11. Youtube.com. Freedo69.

La Junta invertirá diez millones de euros en el ‘Plan Estratégico del Castaño’

José Ángel Arranz, director general de Medio Natural de la Junta de CyL (Primero por la derecha). Ponferrada, 19 nov. 2010. Foto: Enrique L. Manzano.

José Ángel Arranz, director general de Medio Natural de la Junta de CyL (Primero por la derecha). Ponferrada, 19 nov. 2010. Foto: Enrique L. Manzano.

El sábado 19, las Jornadas de Transferencia Científica de ‘Biocastanea 2010’ continuaron en el Campus universitario ponferradino, aportando información de alto nivel técnico a los interesados en conocer la situación fitosanitaria actual del castaño.

Las intervenciones de la mañana se centraron en analizar las principales causas del lamentable estado de conservación en que se encuentran los sotos de la comunidad castellano-leonesa. En su orígenes cabe situar dos enfermedades distintas, causadas por hongos parásitos como el chancro y la tinta, y una tercera provocada por un animal alóctono, la avispilla del castaño, que también está contribuyendo a diezmar a nuestros sotos.

El chancro está producido por el hongo ‘Cryphonectria parasítica’, una plaga que en Estados Unidos, esta plaga produjo la casi extinción del castaño americano (‘Castanea dentata’) después de que los primeros síntomas aparecieran en Nueva York en 1904. El origen de la enfermedad procedía de un cargamento de castaños japoneses que portaban la enfermedad, pero resistentes a la misma.

La tinta del castaño está causada por otro hongo, el ‘Phytophthora cinnamomi’, que también ataca a otras especies arbóreas. Su embate afecta a las raíces del árbol y produce su marchitamiento del mismo, que en el caso del castaño impide la maduración de los frutos.

Avispilla del castaño. Fuente: asturias.es.

Avispilla del castaño. Asturias.es.

En cuanto a la avispilla, se trata de un pequeño himenóptero de origen asiático, que disminuye la fructificación a los castaños, pudiendo incluso llegar a provocar la muerte de los árboles afectados.

Las estrategias para vencer estas plagas son diversas, y aunque se investiga en la dirección adecuada y existe una voluntad firme tanto del mundo científico como del político para encontrar soluciones al problema, lo cierto es que todavía no hay remedios definitivos a éstas y que se sigue investigando y probando con diferentes acciones empíricas.

Paisaje, cultura y biodiversidad.

La sesión de tarde fue presentada por Ángel Gaspar García-Miranda, presidente de la Mesa del Castaño y director-conservador del Museo Natural de Las Médulas.

Miguel Lage Reis-Correia, de la Fundación Las Médulas, aportó datos curiosos sobre el castaño, afirmando que estos árboles ya existían antes de la época romana, según demuestran los análisis polímicos realizados. También recordó el proyecto de la Junta de Castilla y León de aprobar una nueva declaración de las Médulas como Espacio Cultural antes de que finalice el año, decisión que implicaría la creación de un órgano gestor único. Esta declaración del conferenciante se sitúa en la línea de las anteriormente ofrecidas por la consejera de Cultura y Turismo, María José Salgueiro, en el pleno de las Cortes Autonómicas en el mes de mayo pasado.

Faustino Meis Veiga, expuso la experiencia profesional de Ardogal 2007, S. L. en la zona recreativa del Chan de Arquiña, en Pontevedra (Galicia). La intervención consistió en podar un castañar centenario sito en las inmediaciones del conocido dolmen megalítico del mismo nombre. El castaño se encontraba afectado por el chancro y sujeto a un exceso de densidad de plantación que impedía la llegada del sol al suelo, lo que generaba una zona excesivamente fría para los turistas.

Santiago Castelao en 'Biocastanea 2010'. Ponferrada, 19 nov. 2010. Foto: Enrique L. Manzano.

Santiago Castelao en ‘Biocastanea 2010’. Ponferrada, 19 nov. 2010. Foto: Enrique L. Manzano.

La intervención de Santiago Castelao, naturalista y escritor de Villafranca del Bierzo (y al que ya he citado en estas páginas en algún escrito anterior), fue emotiva y, en algunos momentos diría que cautivadora. Su prosa lírica nos trasladó desde los gélidos días del invierno, momento en el que los leñadores procedían a cortar el castaño para el aprovechamiento de su madera “porque cuando la luna empieza a menguar no le ataca la polilla”, hasta los días finales de diciembre, cuando recogidas las castañas y celebrado el magosto, se ponían a secar éstas para que, una vez convertidas en pilongas, sirvieran de fuente familiar de alimento a lo largo del año. Pude conseguir de este autor el texto de su discurso, cedido amablemente, por lo que muy pronto podréis disfrutar de su lectura en este mismo blog.

Intervención de Fernando Bello en 'Biocastanea 2010'. Ponferrada, 19 nov. 2010. Foto Enrique L. Manzano.

Intervención de Fernando Bello en ‘Biocastanea 2010’. Ponferrada, 19 nov. 2010. Foto Enrique L. Manzano.

La conferencia del etnógrafo Fernando Bello, en representación del Instituto de Estudios Bercianos (IEB), fue especialmente interesante. Cargada de referencias culturales sobre el castaño, también nos envolvió en la magia de un discurso por momentos nostálgico. Así, citó curiosidades sobre la castaña, “el alimento del pobre”, y mencionó la utilización que hacían las mujeres del árbol, convertido eventualmente en “banco de las mujeres”, donde éstas escondían los ahorros de que podían disponer.

Bello recordó a los presentes costumbres ancestrales, como aquella que obligaba a cada vecino a plantar un árbol en la propiedad comunal, según un requerimiento establecido por el rey Felipe II en el siglo dieciséis.

Asimismo resaltó la importancia que entonces tenían para los pueblos los sotos de castaños, tanta que los vecinos tenían que vigilarlo por ley cada día uno diferente, alternándose en este encargo. Lamentablemente, esa cultura antigua y respetuosa con el medio ambiente, fue arrinconada por la “colonización cultural”, que propugnó la destrucción de lo viejo e humilló a sus protagonistas haciéndoles sentir que eran los representantes caducos de una “cultura inferior”.

Hoy sabemos que nada de esto es cierto y que, como el autor lo expuso sabiamente, se hizo así “porque la economía rural no tiene nada que ver con la capitalista, ya que no se basa en el libre mercado”. Era pues un peligro, y por lo tanto cabía hacerla desaparecer.

Roberto Arias, de A Morteira, presentó la ponencia “Un futuro para el castaño en El Bierzo”. Arias informó sobre el inventariado que, -de sotos y árboles monumentales-, ha estado llevando a término la asociación a la que pertenece, durante cinco años, gracias a un convenio con la Junta de Castilla y León. Fruto del mismo fue el libro “Un futuro para el castaño”, que actualmente se encuentra agotado.

Según datos del Tercer Inventario Forestal Nacional (1997-2007), del profesor universitario Juan Ángel Robles, existen en la comunidad castellano-leonesa unos 350 sotos, que ocupan una superficie de 15.257 ha. Esta cifra representa un 80% del espacio forestal de la provincia de León y un 40% de la totalidad de Castilla y León.

Arranz propone una financiación de diez millones de euros en diez años.

Mesa final de 'Biocastanea 2010', con Alfonso Fernández Manso (primero por la izquierda). 19 nov. 2010. Foto: Enrique López Manzano.

Mesa final de ‘Biocastanea 2010’, con Alfonso Fernández Manso (primero por la izquierda). 19 nov. 2010. Foto: Enrique López Manzano.

En la clausura del congreso participó el director general de Medio Natural de la Junta de Castilla y León, José Ángel Arranz, que defendió la necesidad de la unión de todos los agentes implicados en la salvaguardia de la castaña. “Es fundamental que vayamos todos a una”, dijo. A continuación propuso, por parte de la Junta, la creación de un “Plan Estratégico del Castaño” que fuese “asumido por todas las instituciones, ong’s, técnicos, universidades, etc., estimulando la participación de cada uno en la medida de sus posibilidades”.

Arranz, que una vez finalizadas las conferencias de ayer inauguró la “Feria Sectorial de la Castaña”, expuso ante los asistentes el Plan Estratégico, financiado con diez millones de euros, y que dividió en tres fases. La primera de ellas, dedicada a su puesta en marcha, abarcaría los dos años inmediatos (2011-12). Le seguiría una segunda etapa de aprobación de los proyectos seleccionados para, finalmente, alcanzar el periodo de concreción.

Feria Sectorial de la Castaña. 'Biocastanea 2010'. Ponferrada, 19 nov. 2010. Foto: Enrique L. Manzano.

Feria Sectorial de la Castaña. ‘Biocastanea 2010’. Ponferrada, 19 nov. 2010. Foto: Enrique L. Manzano.

Según Arranz, la Junta ha estado trabajando durante tres años en la elaboración de un estudio del sector de la castaña, con el fin de ver de qué manera podría dinamizarse integralmente. Para el director general, la primera de las medidas que debe abordar el plan es la cuestión de la propiedad, pues el minifundismo tradicional del noroeste perjudica la concentración parcelaria. Es también el caso en los sotos de castañas, lo que dificulta enormemente cualquier alternativa o solución. “Hay fincas de 10 m2”, dijo.

Pese a este grave problema, y la dificultad de conseguir la colaboración de los propietarios, el director general insistió en la necesidad de buscar soluciones, quizás más flexibles, y de “dinamizar la castañicultura, revalorizando la madera, la biomasa, los hongos, los pastos y la industria de transformación de la castaña”. “Los castañares, -continuó Arranz-, han de ser un referente de buena gestión medioambiental sostenible”.

Arranz tuvo que soportar las críticas de algunos de los intervinientes referidas al retraso en la respuesta y la falta de una intervención masiva de la Junta contra el chancro. A ello Arranz respondió que la tarea de la Junta se había visto limitada por la falta de corresponsabilidad de los implicados, ya que se trata de “un sector que está en manos privadas”. Asimismo achacó la culpa de la Junta a la limitación de los presupuestos. También pidió la corresponsabilización de los ayuntamientos antes de señalar, refiriéndose a la crisis económica, que “el año próximo va ser el peor en cuanto a inversiones”.

La intervención del flamante vicepresidente de la Diputación Provincial de León para El Bierzo, Raúl Valcarce, que sustituyó a Darío Martínez en el puesto el pasado 29 de septiembre, se centró en la exigencia de una acción inmediata de apoyo a la comercialización de la castaña. “Lo tenemos ya todo estudiado y todo sabido”, dijo. Y pidió a los empresarios su implicación en estos proyectos aportando recursos propios.

Esta postura oficial no fue compartida por el Director del Área de Sostenibilidad y Calidad Ambiental de la Universidad de León, Arsenio Terrón, que -con elegancia- defendió la necesidad de continuar investigando.

El poeta, ensayista, grabador y artista conceptual Juan Carlos Mestre.

El poeta, ensayista, grabador y artista conceptual Juan Carlos Mestre.

Por la noche, se celebró una cena de clausura de las Jornadas, a la que asistió el alcalde de Ponferrada, Carlos López Riesco, y el presidente del Consejo Comarcal, José Luis Ramón. Presentó el acto la locutora Yolanda Ordás, que procedió a la entrega de los permios de los concursos gastronómico y fotográfico convocados por ‘Biocastanea 2010’. Finalmente, el poeta Juan Carlos Mestre, premio nacional de Poesía, recitó un poema cargado de denuncia y sentimiento, acompañado de los suaves acordes de un violonchelo.

Y ahora, confío en que sepan disculparme una pequeña inmodestia. Valiéndome de un receso acudí a saludar al poeta en privado, momento en el que él, -que conoce mi trabajo desde hace tiempo- , aprovechó para decirme: “necesitamos a mucha gente como tú en El Bierzo”. Palabras laudatorias que suavizan el duro esfuerzo que llevo realizado desde hace años.

Además, Julián Rodríguez, fotógrafo de talento reconocido y premio ‘Biocastanea 2010’, accedió a mi ruego de prestar parte de su obra para ilustrar el próximo artículo de Santiago Castelao, lo que le agradezco desde estas líneas.

Un ecologista en El Bierzo.

I Premios ‘Biocastanea 2010′

Premios de fotografía.

1er premio: Ángel Vázquez Jáñez, por “Color de Otoño“
2º premio: Julián Rodríguez Asensio, por “Las Raíces del Tiempo“
3er premio: Jose Antonio Castellanos de la Rubia, por “El Castaño“

Premios gastronómicos profesional.

1er premio: SAPORI DI ITALIA, por “Souflé de Castañas“.
2º premio: RESTAURANTE CASA NOVAL, por “Hamburguesa con pan de harina de castañas del Bierzo”.
3er premio: RESTAURANTE LOS ALMENDROS, por “Saquito de castañas y espinacas con castañas escabechado y salsa de pera“.

Premios gastronómicos amateur.

1er premio: Mercé Arias, Gustavo Valcuende y Sara Vaamonde, por “Flan-Castaña rapona de Cornatel“.

Algunos de los galardonados por Biocastanea 2010.  19 nov. 2010. Foto: Enrique L. Manzano.

Algunos de los galardonados por Biocastanea 2010. 19 nov. 2010. Foto: Enrique L. Manzano.

Premios gastronómicos “Castaña en fresco”.

1er premio: Sociedad Cooperativa Gistredo.

Premios con el patrocinio de “Paradores”.

Programa Jornadas Técnicas. 2010. Intecca.uned.es. Pdf.

Conferencias ‘Biocastanea 2010′. 26/11/10. Uned (estas conferencias ya no se localizaban en el año 2015).