Archivo de la etiqueta: Derechos Genéticos

El Senado italiano acuerda prohibir el cultivo de transgénicos

Italia cultiva en vía experimental una única hectárea de cultivo transgénico, contra las más de 100.000 que hay en España. Sin embargo en Italia, al igual que otros países, se enfrentan a la dificultad de impedir la contaminación de sus cultivos por los Organismos Modificados Genéticamente (OMG) que llegan a través de las importaciones. La vigilancia de este aspecto ha sido resaltada por el Senado italiano, que  este miércoles ha aprobado por unanimidad una orden del día que obliga a los ministerios de Agricultura, Ambiente y Sanidad, a adoptar la “cláusula de salvaguardia” respecto a los cultivos transgénicos. Esta norma, prevista en 2001 por la Unión Europea (UE), aunque discutida, permite que un país miembro pueda prohibir este tipo de labranzas, aún cuando la normativa comunitaria los haya autorizado.

Semillas y plantas transgénicas se empezaron a producir y comercializar en la segunda mitad del siglo XX. Hoy su uso y mercantilización está ya extendido a varios países y regiones, sobre todo por la mayor productividad y resistencia a plagas que presentan. Sin embargo, como es sabido, existe un amplio movimiento ciudadano contrario a su aceptación, el cual alega que éstas podrían ser inconvenientes para la alimentación de los seres vivos. La legislación sobre la producción y venta de alimentos derivados de OMG varía enormemente de un país a otro, desde la legalización de su producción (tras presentar estudios sobre su seguridad) a regiones o municipios que se declaran libres de transgénicos.

La discusión sobre los OGM continúa despertando encarnizados debates en Europa, que al contrario de los EEUU ha adoptado normas jurídicas mucho más rígidas. Aún así, las variedades transgénicas autorizadas en el ámbito europeo son pocas y, a excepción de España, algunos países, -como Alemania y Francia-, tienden a reducir o prohibir su cultivo. Es lo que ha sucedido con un tipo de maíz en Alemania, Francia, Hungría, Grecia, Luxemburgo, Austria y Bulgaria. La República Checa, segundo país europeo después de España en producción, cultiva menos de mil hectáreas. Y Francia recurrió a la misma cláusula de salvaguardia que ha utilizado ahora Italia, aunque para hacerlo tuvo que enfrentarse con recursos ante la corte de Estrasburgo.

En marzo de 2012  los ministros europeos consideraron que aprobar o vetar un alimento transgénico por la Unión Europea no sería una decisión que obligase a los países miembros a su cumplimiento. De este modo, cada país miembro de la comunidad quedó libre  para aprobar o vetar según sus principios y convicciones, lo que le parecía. Como está sucediendo. Así, a principios de año Polonia se apuntó a  la prohibición de cultivar maíz transgénico MON810, siendo el octavo país europeo que así lo hacía. Los italianos consideran que  la biodiversidad es económicamente importante para su país y que hay que preservarla a toda costa, por esto aplican el principio de precaución, lo que de rebote representa un nuevo varapalo para Monsanto.

Unión sin fisuras contra los transgénicos.

“No necesitamos productos transgénicos”, ha rebatido la Confederación Italiana de Agricultores (CIA), que considera que “la cláusula de salvaguardia contra los OGM es esencial para tutelar nuestra agricultura diversificada y de calidad”. La ministra de Agricultura, Nunzia De Girolamo, ha añadido que “la agricultura italiana necesita apoyarse sobre sus aspectos de mayor fuerza y por lo tanto el cultivo de OGM no puede ser de ayuda a nuestro sistema, que se basa en primer lugar sobre la calidad y no la cantidad”.

Como sabemos, OMG u OGM son la misma abreviatura que se utiliza para designar a un organismo genéticamente modificado (en inglés, GMO, este último de Genetically Modified Organism). Es decir, a un ser vivo cuyo material genético ha sido alterado usando técnicas de ingeniería genética.

Mario Capanna, presidente de la fundación Derechos Genéticos, responsable formal de la petición, ha comentado que “el voto favorable de todos los partidos, acoge la voluntad ya expresada por todas las regiones italianas, los productores y consumidores del país”.

El texto aprobado compromete al Gobierno “a potenciar la investigación científica pública y a reforzar la actividad de supervisión y control para evitar la contaminación entre cultivos genéticamente modificados y no, y para controlar la eventual presencia de simientes transgénicas no autorizadas”.

Italia aprueba excluir los transgénicos. 22/05/13. Elperiodico.com.