Archivo de la etiqueta: Descarbonización

Un informe de Monitor Deloitte defiende no prescindir “prematuramente” de la energía nuclear y de la fósil

La central térmoeléctrica de Compostilla II. Cubillos del Sil, 1 oct. 2014. Foto: Enrique L. Manzano.

La central térmoeléctrica de Compostilla II. Cubillos del Sil, 1 oct. 2014. Foto: Enrique L. Manzano.

Prescindir “prematuramente” de ciertos combustibles -nuclear, carbón o gas- podría poner en riesgo la eficiencia económica durante el periodo de transición hacia un modelo energético sostenible, así como la seguridad del suministro, según el informe ‘La energía y la ingeniería al servicio de la sociedad’ de Monitor Deloitte. Se trata de una consultoría integrada por más de dos mil profesionales en 30 países. 

El informe, presentado en la Real Academia de Ingeniería (RAI) y defendido por expertos como Alberto Amores, socio consultor de Monitor Deloitte, señala que cerrar las plantas nucleares una vez transcurridos los cuarenta años de vida útil contribuiría a elevar la emisiones contaminantes responsables del cambio climático y la factura eléctrica.

En ese sentido, fuentes de la RAI explicaron que el informe señala que para lograr el compromiso de reducir las emisiones de CO2 en España, entre el 80 y el 95 por ciento para el año 2050, se deberían poner en marcha medidas que requieren una inversión total de entre 325.000 y 385.000 millones de euros. Es decir, de unos 10.000 millones de euros al año. Ésta sería –según Amores- la cantidad media que ya estaría invirtiendo el sector eléctrico durante la última década para asegurar la descarbonización de la economía nacional.

El estudio recomienda contar con todas las tecnologías y energías disponibles durante el periodo de transición hacia una producción de energía menos contaminante. “No se debe cerrar prematuramente durante la transición las centrales térmicas convencionales de gas natural y de carbón, dado que, en caso de hacerlo, a partir de 2020 tendremos que volver a construir nuevas centrales de gas, emisoras de CO2, condenadas a funcionar muy pocas horas para dar el respaldo necesario al sistema eléctrico, porque las nuevas tecnologías de almacenamiento no estarán disponibles tan pronto”, afirmó Amores.

En cuanto a cerrar las plantas nucleares al cumplir los cuarenta años de vida útil, o incluso antes, Amores consideró que tal medida supondría aumentar las emisiones de CO2, ya que –según su criterio- se deberían sustituir por plantas productoras de energía térmica convencional a partir de gas natural. Una medida que, a su juicio, podría suponer un incremento del precio del mercado diario de hasta ocho o diez euros por MWh en el corto plazo. Es decir, un incremento de la factura eléctrica para los consumidores finales de 11.000 millones de euros.

Excesiva contaminación producida por la térmica berciana Compostilla II.

Piquetes mineros impiden la entrada a la central térmiva de Compostilla II. 15 sept. 2010. Fuente: unecologistaenelbierzo.wordpress.com. Foto: Enrique L. Manzano.

Piquetes mineros impiden la entrada a la central térmica de Compostilla II, durante una de las protestas mineras. 15 sept. 2010.  Foto: Enrique L. Manzano.

Hasta aquí, resumido, lo que he podido leer sobre la mencionada conferencia, que me ha parecido interesante reseñar. Sin embargo, me parece importante destacar que ésta se produce justo en el momento en el que se debate sobre la continuidad, más allá de los cuarenta años de vida útil recomendados, de la central nuclear de Garoña. También cuando en El Bierzo se especula acerca de la posibilidad de cerrar el grupo II que aún funciona de la central de Compostilla II, debido al envejecimiento y a la elevada inversión que supondría “rejuvenecer” una planta termoeléctrica considerada como la quinta más contaminante de España.

Este grupo tiene una potencia de 148 megavatios (MW) y es el más antiguo de los cuatro que conforman actualmente la central, cuya potencia total asciende a 1.199 MW. Su puesta en servicio se produjo en 1965 y quema una mezcla de hulla y antracita de origen tanto nacional como de importación.

Según un informe elaborado por la Oficina del Cambio Climático, desde la central de Cubillos del Sil, propiedad de Endesa, se expulsaron unas 4.215.702 toneladas de gases contaminantes en 2014. Eso sí, la eléctrica renovó su inscripción en el Registro del Sistema Comunitario de Gestión y Auditoría Medioambientales (Emas), con carácter voluntario, lo que confirmaría sus compromisos ambientales.

Ecologistas y  Podemos contra la reapertura de la central nuclear de Garoña.

Protesta de Greenpeace por un CSN independiente. 2016. Greenpeace.org.

Protesta de Greenpeace por un CSN independiente. 2016. Greenpeace.org.

En cuanto a la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos), también propiedad de Endesa al cincuenta por ciento con Iberdrola, en los últimos días ha sido polémico el anuncio del Gobierno popular de su intención de prolongar la actividad de una central que se inauguró en el año 1978, y que el movimiento ecologista logró clausurar, tras dura batalla, cuando ésta ya había superado el plazo de vida útil recomendado.

A notar que el pacto establecido recientemente entre el PSOE y Ciudadanos contiene, entre otras medidas, el cierre de las centrales nucleares al cumplir los cuarenta años de vida útil. O que Iberdrola haya perdido, también en fecha muy reciente, los contratos del suministro eléctrico con dos ayuntamientos vascos, Zalduondo y Zuya, por su intención de reabrir la nuclear.

Para quienes no estén de acuerdo con la reapertura de Garoña he buscado un enlace con Greenpeace en el que podéis manifestar vuestra disconformidad. También he encontrado un artículo, firmado por Marta González, que resume ampliamente las diversas iniciativas políticas que se están celebrando para impedir la reapertura de la central.

Un ecologista en El Bierzo.

Zalduondo es el segundo ayuntamiento alavés que rompe con Iberdrola. 2016. Eldiario.es.

Zalduondo es el segundo ayuntamiento alavés que rompe con Iberdrola. 2016. Eldiario.es.

Claves de la descarbonización del modelo energético en España. 2016. Deloitte.com.

Prescindir del carbón antes de 2030 pondría en riesgo el suministro, según los expertos. 17/03/16. Ileon.com.

Las dos térmicas de León, entre las 20 industrias más contaminantes del país. 03/01/16. Lanuevacronica.com.

Luz verde para el cierre del grupo II de Compostilla. 06/10/15. Leonoticias.com.

Greenpeace y Podemos contra la reapertura de Garoña. 21/01/16. Periodistas-es.com.

Iberdrola pierde el suministro de dos ayuntamientos vascos por su intención de reabrir Garoña. 15/03/16. Eldiario.es.

Del Congreso a la gente: estas son las iniciativas para parar Garoña. 16/03/16. Greenpeace.org.

No quiero energía peligrosa en mi factura de la luz. 2016. Greenpeace.org. Ciberacción.

Cumbre del Clima de París: los países que no pueden estar, aquellos con los que no se puede contar y los que están por fastidiarla

El compromiso con el clima ha de ser cosa de todos. Compromisarse.com. Capitalradio.com.

El compromiso con el clima ha de ser cosa de todos. Compromisarse.com. Capitalradio.com.

No resulta fácil hurgar en los entresijos de una cumbre en la que participan casi doscientos países, entre los cuales se forjan a medida que pasan los días distintas coaliciones de intereses, algunas –es cierto- con algo más de antigüedad, y cuando uno se encuentra a más de mil kilómetros de donde se reúnen.

Sin embargo, en este mundo globalizado, convertido ya en la aldea global Mcluhaniana ya anunciada cuando yo me esforzaba en progresar en mi formación como periodista en la Universidad Autónoma de Bellaterra, no resulta nada difícil hoy obtener todo tipo de informaciones, tanto de periodistas como de blogueros, y de los últimos conozco al menos una docena que están cubriendo a pie del cañón esa información.

Aún así, como no, podría equivocarme en mis apreciaciones, y de hecho hay matices susceptibles de ser pulidos, lo que en cualquier caso intento hacer siempre que puedo, porque la ventaja que tiene la información virtual sobre la escrita en papel es que siempre puedes corregirla. sin embargo, confieso no haber tenido que hacerlo jamás, o al menos en lo esencial.

Dicho esto, voy a pasar al motivo principal de mi escrito de hoy. Y que tiene que ver mucho con mi percepción, siempre a distancia (lo que también tiene su parte de interés por la visión globalizadora que ofrece), de que no se va a producir un acuerdo vinculante en la Cumbre del Clima en París. Y sí llegara darse, sería en un términos tan ‘descafeinados’ que no significarán ese giro radical en la organización energética global que algunos anhelamos.

Participantes de la cumbre del clima COP21, en Le Bourget. 10 dic. 2015. Vivelohoy.com. AP Foto: Christophe Ena.

Participantes de la cumbre del clima COP21, en Le Bourget. 10 dic. 2015. Vivelohoy.com. AP Foto: Christophe Ena.

Para empezar, tendría que haberme dado cuenta antes, de que pese a su buena voluntad y el mea culpa realizado por el presidente norteamericano Barack Obama, en el primer día de inicio del foro mundial, sobre la gran responsabilidad de su país en el calentamiento global, tendría que haber considerado que lo que él pueda aprobar tendrá primero que pasar por la Cámara senatorial de su país. Y que ésta está gobernada por los republicanos, muchos de los cuales son feroces “negacionistas” ligados a las grandes compañías petroleras. El también demócrata Bill Clinton fue uno de los firmantes en 1997 del protocolo Kioto, jurídicamente vinculante en algunos aspectos, pero de nada sirvió su firma frente a un Senado que se negó a ratificarla.

Por lo tanto, Estados Unidos es un gigante con pies de barro en esta negociación. En ese sentido, pese a sus reticencias, estarían mejor situados otros pesos pesados como China, India o Brasil, países entonces considerados como sin desarrollar, pero que lo han hecho desde entonces a la brava, es decir sin miramientos medioambientales, y que se encuentran aún en ese tránsito. Y que se niegan a pagar la factura junto a los más desarrollados para que el resto de países emergentes puedan beneficiarse de una tecnología que les permita llegar adonde los demás, aunque contaminando menos, y por lo tanto sumándose a la lucha contra el calentamiento global.

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), de los 195 países presentes en París 184 se han comprometido a hacer su parte en la reducción de emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero, como por ejemplo el dióxido de nitrógeno (NO2). Lo que equivale a una buena parte de las emisiones de esos gases. Y esto, como dije antes, pese a que supone un esfuerzo y un coste adicional para sus economías. Algo que resulta muy esperanzador. Quedan once países para llegar a los ciento noventa y cinco. ¿Cuáles son estos y por qué actúan así? He de decir que Naciones Unidas considera a la Unión Europea como una entidad separada de sus 28 miembros, así que la cifra total de participantes es de 196.

El lider norcoreano Kim Jong-un. Periodistadigital.com.

El lider norcoreano Kim Jong-un. Periodistadigital.com.

Entre los once países díscolos, que por motivos distintos han decidido abstenerse, está Corea del Norte, un país autocrático aislado del mundo que niega que exista ningún tipo de cambio climático.

Algún país, como Nepal, que normalmente colabora, aún se está recuperando del enorme terremoto que asoló la región hace unos meses. Siria se encuentra en guerra actualmente. Y Libia, un país rico en petrolero, actualmente se encuentra políticamente muy inestable tras la guerra que acabó con el gobierno de Gadafi en 2011.

Diversas agencias de Naciones Unidas han ayudado a decenas de países en desarrollo a preparar sus planes de acción climática. De hecho, ciento cincuenta países presentaron en Rabat, a mediados del mes de octubre pasado, en un foro coordinado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), sus compromisos medioambientales de cara a la Cumbre Mundial sobre el Cambio Climático ( COP21). De los más de cuarenta países que reciben ayuda de la PNUD sólo Timor Oriental no pudo presentar su compromiso a tiempo, dijo Yamil Bonduki, miembro del programa de desarrollo.

Anotar que el subsecretario general del PNUD es un español, Magdy Martínez-Solimán, que en unas declaraciones realizadas en ese foro dijo que los planes de los países colaboradores “deben ser realistas, homogéneos y cuantificables y poder incorporarse de inmediato a las iniciativas de desarrollo”.

Según Janosz Pastor, asistente del secretario general de la ONU, en declaraciones realizadas en París, algunos países no han podido participar en la cumbre Parisina porque están en situaciones de guerra. “Otros, por diferentes motivos nacionales, no han podido completar su trabajo”, precisó.

El ministro y secretario privado para Políticas Nacionales de Nicaragua, Paul Oquist Kelley. París, 3 dic. 2015. Vivelohoy.com.

El ministro y secretario privado para Políticas Nacionales de Nicaragua, Paul Oquist Kelley. París, 3 dic. 2015. Vivelohoy.com.

Sorprendentemente, varios países latinoamericanos, como Nicaragua, Venezuela o Panamá, tampoco se han sumado a la “descarbonización”, un término novedoso y que se repetirá mucho en el futuro.  Estos países se pueden enmarcar bajo una misma tónica que resumió brevemente en París Paul Oquist, el enviado de Nicaragua: “Los que causaron el problema tienen que resolver el problema “. Otros países que no han presentado sus compromisos son San Cristóbal y Nieves y Tonga, según funcionarios de la ONU.

Nicaragua, aunque expande con rapidez el uso de energía renovable en su país, se niega a presentar un objetivo en las conversaciones internacionales alegando también que la estrategia actual de permitir que los países decidan por sí mismos cuánto recortan sus emisiones de gases de efecto invernadero no funcionará.

“La estrategia que funcionará es la responsabilidad histórica”, ha dicho Oquist en París a Associated Press (AP), pidiendo un sistema que obligue a las naciones ricas a hacer recortes mucho más considerables de lo que han prometido.

Por otro lado están posturas de países como Uzbekistán y Venezuela, que rechazan unirse al compromiso. Ambas naciones son grandes productores de petróleo, pero también son conocidas por sus críticas a otros países occidentales por no hacer más contra el cambio climático.

El ministro venezolano del Poder Popular para Ecosocialismo y Aguas, Guillermo Barreto. 2015. Runrun.es.

El ministro venezolano del Poder Popular para Ecosocialismo y Aguas, Guillermo Barreto. 2015. Runrun.es.

El ministro venezolano del Poder Popular para Ecosocialismo y Aguas, Guillermo Barreto, ha dicho que su país no se pronunciará sobre su compromiso hasta qué no conozca las propuestas de los países ricos para el acuerdo.

Como contrapunto, es muy interesante apreciar la participación, contra todo pronóstico, de una nación castigada por un conflicto interno como es Afganistán, que han decidido unirse a la lucha a pesar de la endeblez política.

Otra de las últimas propuestas llegó de Niue, una empobrecida nación insular del Pacífico con tan sólo unos 1.000 habitantes. El país prometió impulsar la energía renovable para que produzca el 80% de su electricidad para 2025, si recibe asistencia internacional.

Ejemplos a seguir son Noruega y Qatar, países ricos en petróleo que han comprendido que la su dependencia del crudo es un camino de corto recorrido y buscan potenciar las energías renovables.

Otros, como Bolivia y Ecuador, vienen reclamando, ya desde la Cumbre de Copenhague, hace seis años, el pago de una “deuda ecológica” a aquellos que se situaron en la cabeza del pelotón de la industrialización, que son básicamente todos los conocidos como “occidentales”, aunque en realidad se encuentren repartidos por todo el hemisferio (algunos estados europeos, norteamericanos, asiáticos, australianos, “medioorientales”, etc.).

Hace algunos meses, en la capital boliviana, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, planteó que la tecnología y el conocimiento para luchar contra el cambio climático fueran declarados “bienes públicos globales” a fin de que “se garantice su libre acceso” a todos los países.

Pero India no está por la labor, porque todavía tiene al carbón como una de sus fuentes energéticas principales. Como tampoco lo está tampoco Arabia Saudita, que vive sobre un lago de petróleo tapado por la arena del desierto, cuya electricidad tiene su origen, casi de manera exclusiva, en la quema del crudo. Aunque, se ha de decir, esté país esté orientado actualmente en una positiva transición hacia las fuentes energéticas solares.

La deforestación en la reserva Bosawas, en Nicaragua, es fuente de preocupción del gobierno nicaragüense. Dialogochino.net. Foto: Alam Ramírez Zelaya.

La deforestación en la reserva Bosawas, en Nicaragua, es fuente de preocupción del gobierno nicaragüense. Dialogochino.net. Foto: Alam Ramírez Zelaya.

Para satisfacer esta deuda ecológica, no reconocida de manera oficial por las potencias en cabeza, se creó en Copenhague el Fondo Verde de la ONU contra el cambio climático, destinado a ayudar a todos los países firmantes del compromiso para impulsar sus medidas de reducción de gases de efecto invernadero. El Fondo Verde para el Clima es un mecanismo financiero de la Convención Marco de Naciones Unidas contra el Cambio Climático del que se espera que contribuya a que países en desarrollo alcancen los objetivos de reducción o limitación de emisiones y de adaptación a los impactos del cambio climático.

La buena disposición de Barack Obama a que la cumbre de París finalice con un acuerdo que suponga la adopción de medidas prácticas que contribuyan de una manera real a esa reducción se ha hecho patente en París bajo la forma de la ampliación económica de Estados Unidos a ese fondo. Éste empezó con sólo buenas palabras, pero ha ido concretándose con aportaciones crecientes que hoy ya le confieren unos visos de credibilidad de los que carecía hasta hace poco.

No podemos evitar involucrarnos en buscar soluciones a un problema absolutamente dramático para millones de exiliados climáticos que se verían obligadas a abandonar sus tierras durante este siglo si las temperaturas continúan subiendo a lo largo del mismo hasta tres o cuatro grados centígrados más, como sucedería de no tomar medidas preventivas. Algunos hablan de 600 millones de desplazados por falta de suelo seco donde apoyar sus pies en el caso de que esa temperatura aumentase tan sólo 4ºC más. Habría pequeños países que desaparecerían por completo, y algunas de las grandes ciudades del mundo, como Nueva York, Buenos Aires, Sao Paolo, Sidney, Londres, Lisboa, u otras arquitecturalmente tan valoradas como Venecia y otras, se verían afectadas. Y ocurriría lo mismo con millares de otras ciudades costeras más pequeñas, lo que económicamente supondría un dispendio colosal.

Viñeta humorística sobre los efectos planetarios del cambio climático. Jennydemalaga.es.

Viñeta humorística sobre los efectos planetarios del cambio climático. Jennydemalaga.es.

Opino que, por mucho que le pese a alguno, no podemos escudarnos en decir que quienes crearon el problema lo resuelvan. La complicación es que todos viajamos en el mismo barco, y si cuando se produce una vía de agua no acudimos todos a achicarla lo que nos puede suceder es que acabemos todos hundidos.
Naciones Unidas ha vuelto a reiterar su ofrecimiento de ayuda a los países con menos disposición económica, y de cumplir todos los países con sus deberes en la reducción de gases de efecto invernadero no dudo que ésta sería notoria. Con todo, los científicos siguen bastante escépticos en cuanto a que esa merma sea lo suficientemente cuantiosa para impedir que el calentamiento global no vaya más allá de los 2ºC durante este siglo. Incluso renunciando por completo a la utilización de las energías fósiles en la industria, calefacción y transporte. Hace falta más concienciación, más sensibilización, más información, más conciencia del problema y, posiblemente, un cambio de mentalidad global.

También de un control sobre la natalidad. Creo que somos ya demasiados, lamayoría –sobre todo en Occidente- con malos hábitos alimentarios y otros, responsables de una marcada huella ecológica, y el planeta no lo soportar ya. Por suerte, a medida que el nivel económico aumenta, y sobre todo el cultural, la natalidad tiende a disminuir, al contrario de lo que sucedió en otros tiempos.

Se pospone a mañana la presentación del acuerdo de la COP21.

Un grupo de representantes de las ONGs permanece en la entrada de la sesión plenaria para denunciar el primer proyecto d acuerdo de la COP21. Lasprovincias.es. Efe.

Representantes de las ONGs denuncian el primer proyecto de acuerdo de la COP21. 9 dic. 2015. Lasprovincias.es. Efe.

A la hora de cerrar este artículo me llega la noticia, de esta mañana, que el responsable principal de la cumbre, el francés Laurent Fabius, acaba de declarar a la televisora BFM que bo se presentará el texto del acuerdo alcanzado –porque acuerdo habrá, aunque sea ‘descafeinado’- esta noche sino el sábado 12 por la mañana. Fabius se mostró esperanzado los negociadores seguían regateando sobre cómo compartir la carga sobre la lucha del cambio climático y los billones de dólares de inversión que supondrá la transición a escala global hacia una energía limpia.

Un ecologista en El Bierzo.

Los 11 países que no han hecho compromisos climáticos. 04/12/15. Vivelohoy.com.

La cumbre climática de París se ampliará un día. 11/12/15. Vivelohoy.com.

150 países presentan sus compromisos de cara a París. 13/10/15. Eltiempo.com.

España aportará 120 millones al Fondo Verde de la ONU contra el cambio climático. 28/11/14. Compromisorse.com.

Crecimiento económico vs. cambio climático. 30/11/15. Capitalradio.es.

Los intereses petroleros de Arabia Saudita ‘descafeinan’ la Cumbre del Clima en París

Participantes en la cumbre de París en una de las sesiones de debate. Lavanguardia.com. Michel Euler. AP.

Participantes en la cumbre de París en una de las sesiones de debate. Lavanguardia.com. Michel Euler. AP.

Dicen que lo que es imposible no puede ser. O, si lo prefieren, que lo que no puede ser resulta imposible. Es lo que he pensado después de leer unos cuantos artículos sobre las rollan dificultades que están apareciendo a medida que avanzan las conversaciones sobre el clima en París.

Hace un par de días, cuando escribí mi último artículo sobre la cumbre, informando acerca de las exigencias de India, eché de menos entre la profusa información publicada sobre la cimera noticias relacionadas con países cuya economía depende mayormente de los combustibles fósiles. Para estos, el cambio a una economía basada en las renovables no es una opción, puede decirse incluso que representa una ruina, y por lo tanto no es difícil adivinar que no estarán demasiado por esa labor.

El ministro de Petróleo de Arabia Saudita, Ali al-Naimi, durante la Cumbre del Clima de París. Elmundo.es. Jacky Naegelen.

El ministro de Petróleo de Arabia Saudita, Ali al-Naimi, durante la Cumbre del Clima de París. Elmundo.es. Jacky Naegelen.

Uno de esos países es Arabia Saudíta, considerado por unos como el primer productor mundial de petróleo, aunque algunos lo sitúan ya como próximamente por detrás de Estados Unidos, gracias a la aportación extra de petróleo de arenas bituminosas o de esquisto propiciada por el fracking a ese país. Rusia se situaría en tercer lugar, con una producción ligeramente inferior. Y ya bastante más lejos situaríamos a China.

Puede decirse que los ingresos totales del reino wahabita dependen, en sus tres cuartas partes, de la venta del petróleo. Así pues, se entiende con facilidad que quieran seguir vendiéndolo. Lo que resultará más difícil con los planes de reducción de CO2.

Por estas circunstancias este país de la península arábiga, ya desde un principio, estaba llamada a ser un gran problema para lograr un acuerdo vinculante en la cumbre. Y, por desgracia, así ha sido. El país árabe se ha convertido esta semana en la ‘bestia negra’ del primer ministro francés Laurent Fabius, empeñado en alcanzar un acuerdo histórico. De modo que, tras el primer ministro hindú, ha sido el ministro de Petróleo saudí, Ali al-Naimi, el encargado de aportarle su segundo gran disgusto en la cumbre.

“El mundo está cambiando y eso les está poniendo nerviosos”, comentó en París el libanés Wael Hmaidan, situado al frente de Climate Action Network (CAN), un conglomerado de oenegés. “Cualquier intento de acelerar la transición energética está siendo bloqueado por Arabia Saudita”, advirtió.

No obstante, las reticencias de Arabia Saudita resultan comprensibles, ya que es un que depende casi totalmente del petróleo para la producción de electricidad e impulsar su flota de automóviles. Además, cuenta con las segundas mayores reservas mundiales de petróleo después de Venezuela (267.000 millones de barriles), otro de los países que puede resultar perjudicado por una reducción de sus ventas de crudo. Arabia Saudita fue uno de los últimos países en “hacer los deberes”. Es decir, en remitir su plan de reducción de emisiones para la cumbre COP21. Una propuesta vaga que fue criticada por su imprecisión y falta de transparencia.

Aun así, el también conocido como Reino de Arabia Saudita se ha propuesto la “ambiciosa” meta de instalar hasta 41 gigavatios de energía solar para el año 2032, según su último plan energético. Como ministro de Petróleo, Ali al-Naimi, se ha limitado a indicar que la economía global de su país se está “alejando de los combustibles fósiles” y que “posiblemente en el 2040 y 2050” dispongan de otras fuentes de energía.

Los propios países árabes en la Cumbre del Clima en París han acusado a Arabia Saudita de sabotear propuestas como la de rebajar el punto crítico del calentamiento de planeta de 2 a 1,5 grados, solicitado por algunos países, y de manera especial por aquellos que se ven condenados a desaparecer por la subida previsible del nivel del mar. También por oponerse a la de creación de un mecanismo de revisión periódica de las emisiones cada cinco años, que iba por buen camino y arecía que iba a prosperar. “Es inaceptable que a países en desarrollo como el nuestro se les pida participar en un mecanismo de revisión cada cinco años”, argumentó un representante de la delegación saudí durante las negociaciones.

La situación se ha complicado aún más porque este país de Oriente Medio, con unos treinta millones de habitantes, ha llegado incluso a insinuar que del mismo modo que a unos países se les quiere compensar por el impacto que el cambio climático tendrá sobre sus economías, a otros se les debería compensar por las pérdidas económicas que se derivarán del abandono progresivo de los combustibles fósiles. Algo que, bien pensado, tiene cierta lógica. Sin embargo, uno se pregunta quién va querer pagar eso.

Sirva lo antes dicho para resaltar que la monarquía saudí, que representa a una de las economías más poderosas del planeta, se ha convertido en un serio obstáculo, prácticamente insalvable, para el buen curso de las negociaciones. “Somos un país pobre y tenemos muchas otra prioridades”, justificó un delegado saudí.

La realidad es que Arabia Saudí es un país bastante rico, pues se sitúa en el número 26 del ranking mundial por renta per cápita, a tan solo tres puestos de España. Aparte de que es un país clave dentro de la OPEP y miembro del G20.
Con todos estos escollos, el clima de entusiasmo y confianza que iluminó el primer día de la cumbre se ha ido transformado en un pesimismo negro que augura lo peor. Tanto es así que ya no parece tan claro que vaya a salir de ella un acuerdo vinculante, que es lo que exigían las organizaciones medioambientalistas.

China, India y Arabia Saudí ponen en vilo el acuerdo sobre cambio climático.

Vista general del plenario durante la presentación del primer borrador de acuerdo del clima elaborado por el Comité de París en la COP2 Efe. Ian Langsdon.

Vista general del plenario durante la presentación del primer borrador de acuerdo del clima elaborado por el Comité de París en la COP2. Efe. Ian Langsdon.

No se acaban aquí los motivos de desvelo del responsable de la cumbre,  Laurent Fabius, debidos a su preocupación por lograr un tratado internacional que permita combatir el calentamiento lobal con contribuciones por parte de todos los países a partir del 2020 y bajo control de la ONU. Las discrepancias se han hecho más evidentes en el momento actual debido a que la negociación con los países emergentes, reunidos en el denominado Grupo Basic (China, India, Brasil y Sudáfrica) se ha complicado desde el mismo momento en que (como ocurriera con India) han vuelto a insistir en que se les mantenga la consideración de países en vías de desarrollo. Una categoría que limitaría sus compromisos económicos en el nuevo pacto.

Hoy, según he podido leer, se cerró un nuevo borrador, totalmente descafeinado. Los ambientalistas critican que se haya sacado del acuerdo el compromiso de la descarbonización, que pretendía un compromiso para lograr un planeta con cero emisiones de carbono por la acción humana después de 2050.

Sin embargo, la negociación continúa y debería cerrarse el viernes, algo difícil de conseguir porque todos los frentes están abiertos en las discusiones de los diferentes grupos de trabajo y de negociación.

Un ecologista en El Bierzo.

Arabia Saudí ‘protege’ su petróleo y bloquea la Cumbre del Clima de París. 09/12/15. Ecodiario.eleconomista.es.

Arabia Saudí, la ‘bestia negra’ en las negociaciones de la Cumbre del Clima. 09/12/15. Elmundo.es.

La COP21 rebaja la ambición contra el cambio climático a pocas horas del pacto final. 09/11/15. Publico.es.

China, India y Arabia ponen en vilo el acuerdo mundial sobre el clima. 09/12/15. Lavanguardia.com.

La Cumbre de París ultima el borrador definitivo del acuerdo contra el cambio climático. 09/12/15. 20minutos.es.

La Cumbre del Clima de París y la necesidad de renovar el protocolo de Kioto

Barack Obama pronuncia un discurso en la inauguración de la cumbre del Clima (COP 21). París. 30 nov. 2015. blogs.20minutos.es.

Barack Obama pronuncia un discurso en la inauguración de la cumbre del Clima (COP 21). París. 30 nov. 2015. Blogs.20minutos.es.

El lunes pasado arrancó la Cumbre del Clima en París con un llamamiento de los principales líderes mundiales a actuar para evitar el calentamiento global. Los más de 150 jefes de Estado y de Gobierno que inauguraron la vigésimo primera Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP21) coinciden en que hay que actuar ya para detener el calentamiento global.

Previamente, el sábado 28, tuvo lugar una rueda de prensa en la que intervinieron el responsable de comunicación de UNFCC (United Nations Framework Convention on Climate Change), el británico Nick Nuttall, el ministro de Exteriores de Francia y presidente de la cumbre, Laurent Fabius, y la secretaria ejecutiva del encuentro, la costarricense Christiana Figueres. La costarricense es asesora principal de Cambio Climático para Endesa Latinoamérica y vicepresidente del Comité Superior de la Agencia de Evaluación de Riesgo en proyectos de carbono.

Laurent Fabius, durante su intervención en la rueda de prenss. 28 nov. 2015. unfccc.int-

Laurent Fabius, durante su intervención en la rueda de prensa. París, 28 nov. 2015. unfccc.int.

En este primer encuentro oficial con los medios Fabius destacó la relevancia que el gobierno francés ha querido dar a esta cumbre. “París debe de ser el acelerados de este movimiento”, dijo, en referencia clara al “movimiento de toda una sociedad” contra el cambio climático. El político francés se mostró optimista sobre el resultado final al destacar que las propuestas escritas aportadas por 183 de los diferentes países que participan en la cumbre “cubren 95 por ciento de las emisiones de CO2″, cuando el Protocolo de Kioto de 1997 sólo abarcaba ”al 15 por ciento” de éstas. También porque China en esta ocasión, hoy ya catalogada como primera contaminadora mundial desbancando en ese puesto a Estados Unidos, se está mostrando partidaria de colaborar.

China es hoy además, como puntualizó el ministro, el primer productor mundial de paneles solares. Está previsto que el presidente chino, Xi Jinping,  llegado a París el domingo, participe personalmente en el encuentro. Como también lo harán empresarios privados de ese país, que aportarán iniciativas privadas contra el cambio climático. Para Fabius estos hechos son indicadores de que “existe una voluntad común de llegar a un éxito”.

La confianza del primer ministro no le impidió realizar en su intervención una referencia al problema que supone para alcanzar este triunfo que existan diferentes grados de compromiso de los países en función de su situación. Dramática en algunos casos, como en el de las Islas Maldivas, que corren el riesgo de desparecer bajo el agua, según señaló. Preguntado al respecto, Fabius se mostró también partidario de fijar un precio al carbono, que empezaría a aplicarse a partir del 2017. “Es necesario que el carbono tenga un precio y que las energías renovables resulten más baratas”, subrayó. Aunque la tarificación del precio no será uniforme en todos los lugares.

Otro elemento destacable de su intervención fue el referido al papel que deben jugar las grandes metrópolis en la lucha contra el cambio climático. En este sentido indicó que el próximo vieres 4 de diciembre se reunirán en París un millar de dirigentes de ciudades, que aprobarán una carta “con compromisos muy precisos” sobre la lucha contra el cambio climático, en la que se atenderán temas como el transporte público, el modo de cómo tratar los residuos, la incentivación de la economía circular, y el control de la emisión de gases de efectos invernadero. “Queremos llegar a un acuerdo universal que incluya a actores no gubernamentales, como por ejemplo las ciudades, cuyos representantes nos explicarán lo que ya están haciendo actualmente”, afirmó.

Laurent Fabius, fue también el encargado de inaugurar el lunes 30 el esperanzador encuentro internacional, que se alargará hasta el próximo día 11. Todo indica que en el pensamiento de los mandatarios de los 195 países participantes está el propósito de alcanzar un acuerdo vinculante que permita reducir las emisiones de los gases de efecto invernadero, responsables del cambio climático.

Marcha Global por el Clima. Londres., 29 nov. 2015. Avaaz.org.

Marcha Global por el Clima. Londres., 29 nov. 2015. Avaaz.org.

En la primera sesión, además de Hollande y Ban Ki-moon, también intervinieron los presidentes de EE.UU., Barack Obama, y el de China, Xi Jinping, en representación de los dos países más contaminantes del planeta. Tanto Obama como el presidente chino coincidieron en afirmar que aún no es tarde para actuar, pero que hay que hacerlo ya. “Pongámonos a trabajar”, sentenció el estadounidense.

El presidente francés François Hollande identificó terrorismo y cambio climático como los dos grandes retos del futuro, mientras que el Secretario de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, desde hace años claramente comprometido con el clima, enfatizó que “París debe marcar un giro decisivo”. Asimismo advirtió que la comunidad mundial debe ir “más rápido” si quiere impedir el aumento de temperatura más allá de 2ºC durante este siglo. Éste es el límite que los científicos consideran que no se debería rebasar para evitar desgracias mayores.

La primera semana de la COP21 se dedicará a las negociaciones técnicas, mientras que en la segunda los ministros del área climática intentarán rematar los flecos que permitan alcanzar un acuerdo sobre el que todavía flotan dudas tan relevantes como si será vinculante o no. Por otro lado, habida cuenta de los antecedentes, pocos son quienes confían en que el día 11 se acabe todo. Muy probablemente las negociaciones deberán continuar para alcanzar un acuerdo que muchos esperan que resulte histórico.

“Última oportunidad” para la Tierra.

Bandera de la ONU. Dw.com.

Bandera de la ONU. Dw.com.

Planteada por muchos como “la última oportunidad” para la Tierra, después del agrio fracaso de la Cumbre del Clima celebrada an Copenhague en 2009, la COP21 cuenta con un apoyo gubernamental sin precedentes. París alardea de que nunca antes se habían concentrado tantos líderes mundiales  “en el mismo lugar al mismo tiempo”, lo que da una idea de la trascendencia de la Conferencia. La meta propuesta es lograr que de ella surja un acuerdo que, aplicado a partir de 2020, inicie el proceso mundial de progresiva descarbonización.

Clima. La policía de Dinamarca procede a realizar detenciones masivas de activistas climáticos. Copenhague, 12 nov. 2009. Lajornada.com.

Clima. La policía de Dinamarca procede a realizar detenciones masivas de activistas climáticos. Copenhague, 12 nov. 2009. Lajornada.com.

Tras el acuerdo de mínimos alcanzado por los pelos en la ciudad danesa parece que en esta ocasión los políticos acuden a la capital gala dispuestos a encontrar las fórmulas que eviten que la temperatura del planeta continúe aumentando al ritmo alocado que lleva en los últimos años.Y, también, a atender a las recomendaciones del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPPC). Además, está previsto que se aborden procesos de colaboración entre países y también de adaptación a los impactos que ya se están produciendo como consecuencia del cambio climático.

Para África la cuestiónes capital, podría decirse que de vida o muerte. Por esto sus cincuenta y cuatro líderes han acudido a la capital francesa pidiendo a las naciones más industrializadas, con una sola voz, que no sólo reduzcan sus emisiones de CO2 sino que  les ayuden además a cambiar el modelo de crecimiento en sus propios países. En esa línea Francia e India han aprobado una alianza internacional para trasferir tecnología e información en proyectos de energía solar.

En la cumbre también se están barajando términos como responsabilidad histórica o deuda ecológica, que algunos países más ricos empiezan a reconocen, pero aún quedaría por concretar la aportación de estos al Fondo Verde de apoyo internacional. Por su parte, Ecuador y Bolivia han propuesto la creación de una corte de justicia ambiental y han apuntado al sistema capitalista como responsable principal del problema global.

“Misión Innovación”: 20 países doblarán sus inversiones en energías limpias.

Presentación del programa 'Misión Innovación. 30 nov. 2015. Milenio.com. AP.

Presentación del programa ‘Misión Innovación. 30 nov. 2015. Milenio.com. AP.

La Cumbre del Clima arrancó con optimismo, después de que la Casa Blanca anunciase que veinte países, entre ellos los cinco más poblados y más contaminantes (China, EE.UU., India, Indonesia y Brasil), acordaran duplicar sus inversiones en energías limpias. Este compromiso, denominado “Misión Innovación”, atiende a una propuesta del multimillonario Bill Gates y se hizo público el lunes.

El hombre más rico del mundo, que se ha distinguido hasta ahora por su apoyo a la energía nuclear, pondrá 2.000 millones de dólares (1.880 millones de euros) de su propio bolsillo para impulsar es el que está ya considerada como la mayor iniciativa corporativa ante el cambio climático.

Orbitando en torno a Bill Gates estarán estos días el fundador de Facebook Mark Zuckerberg (últimamente y desde que se convirtió en papá en vena filantrópica y uno de los grandes patrocinadores de la cumbre); la emprendedora noteamericana Meg Whitman; el empresario alemán Hasson Plattner; el financiero George Soros; el empresario indio Ratan Tata y el también filántropo chino Jack Ma, en una suerte de sorprendente alianza de los más ricos para doblegar al cambio climático.

Conviene destacar que el conjunto de estos veinte países representa el 75% de las emisiones mundiales de CO2, el principal gas causante del efecto invernadero. Estos se han comprometido a duplicar su respectiva investigación de la energía limpia y el desarrollo de la inversión (I+D) para los próximos cinco años.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, rindió tributo a las víctimas del yihadismo en el teatro Le Bataclan. 30 nov. 2011. Bbc.com.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, rindió tributo a las víctimas del yihadismo en el teatro Le Bataclan. 30 nov. 2011. Bbc.com.

Algunos de estas naciones son los mayores productores de petróleo y gas (Estados Unidos, Canadá, Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos, México, Noruega e Indonesia), pero también los hay con una alta penetración de las energías renovables, como es el caso de Canadá, Noruega, Dinamarca, Brasil y Chile.

La cumbre llega –como ya destaqué ayer- en un momento de gran incertidumbre política, a causa de los recientes atentados yihadistas en París, aunque en ningún momento el Eliseo haya planteado la posibilidad de cancelar el evento. Han pasado tres años desde que François Hollande, entonces en los albores de su mandato, propusiera acoger una cita cuyo objetivo es la renovación de los acuerdos recogidos en el Protocolo de Kioto.

Un ecologIsta en El Bierzo.

Cumbre del Clima de París: Obama reconoce el papel de EEUU en el cambio climático y asume su responsabilidad. 30/11/15. Elpais.com.

‘Misión Innovación’, la propuesta de los países ricos en la COP21. 30/11/15. Larazón.com.

COP21: 6 preguntas para entender por qué es tan importante la cumbre del cambio climático en París. 30/11/15. Bbc.com.

Presentación de la COP21. 28/11/15. Unfccc6.meta-fusion.com.