Archivo de la etiqueta: Edificio minero

Los ecologistas denuncian la inoperancia del servicio de préstamo de bicicletas durante las fiestas de la Encina

Las tradicionales fiestas de la Encina han transcurrido sin incidentes, salvo el hecho reseñable de que no funcionase el servicio de préstamo municipal de bicicletas, o al menos una buena parte del mismo.

En concreto, el punto de préstamo inmediato a la Estación de autobuses (y lindando con la caseta de Andalucía durante las fiestas de la Encina) ha permanecido inoperante durante toda la duración de éstas, aunque llevaba tiempo estropeado.

En la bancada de la calle Ancha, en un control que efectué conjuntamente con otro miembro de Bierzo Natura, pudimos comprobar que la mitad de los puntos de anclaje estaban fuera de servicio, una situación que se prolongó pasadas las fiestas.

En ese momento también se encontraban fuera de servicio los puntos de préstamo del Edificio minero y el de la Estación de autobuses. Con lo cual, de los siete puntos existentes, solo cuatro funcionaban a pleno rendimiento. Y durante el mes de agosto la empresa concesionaria no se ocupó del servicio.

El servicio de préstamo de bicicletas nos cuesta anualmente 90.000 euros. Y no sólo es por tanto por lo que nos sale, sino porque con su desidia este Ejecutivo ha estropeado, no sabemos si expresamente o por incompetencia, una iniciativa que nos ilusionaba y que aportaba el germen  de un cambio positivo a la ciudad.

Un ecologista en El Bierzo.

Comunicado conjunto de Ecologistas en Acción del Bierzo, Bierzo Natura y Bierzo Aire Limpio.

“Los grupos ecologistas bercianos no comprendemos cómo un servicio público y turístico de las características del préstamo de bicicletas ha permanecido prácticamente inoperante durante las fiestas de La Encina y también durante la celebración del Festival ‘Ciudad Mágica’ (CIMA). Ambas celebraciones atraen a la ciudad a miles de personas, mayoritariamente jóvenes en el último caso, que no han podido disponer del servicio de préstamo de bicicletas.

En concreto, el punto de préstamo del Edificio minero, en la avenida Valdés, retomó su funcionamiento ayer, aunque aún quedan rastros del abandono al que ha sido sometido durante todo el mes de agosto en el que ha permanecido averiado.

Este punto de préstamo llevaba solamente dos semanas funcionando, después de permanecer en parada técnica casi todo el mes de agosto, una situación que Ecologistas en Acción denunció verbalmente al Servicio de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Ponferrada, sin que se solucionase el problema. En la parada continúa roto el cristal de la repisa que quizás algún usuario cabreado rompió.

También hemos enviado una carta de denuncia de la situación al director del CIMA, al ver que tres participantes en el Festival, que habían cogida bicicletas en otros lugares, no podían anclarlas en el punto más cercano al Parque del Temple, ya que todos los anclajes estaban tapados con un grueso celo negro.

Entendemos que la empresa encargada del mantenimiento del servicio procedió de este modo al comprobar que algunos usuarios, desesperados ante la situación de no poder deshacerse de la bicicleta, forzaron los precintos iníciales en papel.

Una situación que ha vuelto a repetirse con los nuevos precintos en grueso plástico, puesto que la pérdida o extravío de la bici está penada con una multa equivalente a su coste. Además, hemos podido constatar que no hay en el punto de alquiler averiado información sobre la situación geográfica de otros puntos de préstamo.

Por todo lo reseñado, denunciamos públicamente la ineficacia del servicio y responsabilizamos directamente del fracaso a sus gestores.

Del mismo modo manifestamos nuestro apoyo a la I Marcha Ciclista Reivindicativa que se celebrará en Ponferrada el sábado, día 19 a las 12 horas, con salida de la plaza Julio Lazúrtegui, convocada por la Federación de Asociaciones de Vecinos de la Comarca del Bierzo, Bierzo Aire Limpio y Ecologistas en Acción del Bierzo, para exigir carriles bici y una movilidad urbana más sostenible”.

Comentario por Marta el 29/09/2009.

Me gustaría dejar una opinión personal sobre el servicio de bicicletas que ofrece el Ayuntamiento de Ponferrada. Me gustaría saber donde están los carriles bici…

Sombras y luces del servicio municipal de préstamo de bicicletas de Ponferrada

La primera vez que vi en Ponferrada las bicicletas de préstamo municipal me quedé prendado de ellas. Después de años de ausencia de mi ciudad me pareció un gran progreso, en una ciudad que ha sido siempre más pueblo que lo primero, por más que haya celebrado su primer centenario. Entonces me pareció descubrír una ciudad nueva, que había dejado de lado sus complejos para modernizarse y abandonar el aldeanismo que siempre ha respirado.

Por desgracia, mi entusiasmo inicial pronto se estrelló con la realidad. Ese servicio, inaugurado en junio de 2007 no funcionaba como debiera, los índices de utilización eran -y son- bajísimos, y yo tengo la sensación de que alguien ha vuelto a desperdiciar una buena oportunidad.

¿Es del concejal de Transportes y Educación, Severino Alonso, la responsabilidad del fracaso? Eso es lo que asegura hoy, en un comunicado, Marcelino B. Taboada, desde el Partido del Bierzo. Y puede que tenga razón Quizás lo sea, en tanto que responsable más directo del servicio. Pero la realidad es que ese señor no hace más que responder a la política general de un partido que siempre ha apostado por el automóvil, incrementando continuamente el número de plazas de aparcamiento en la ciudad, tanto en superficie como debajo de la misma, lo que evidentemente no contribuye a lograr una ciuidad y  transporte más sostenibles.

Después, hay algo que forma parte de la idiosincrasia pueblerina de aquí. Y es que todo lo que huele a vanguardia nos hace gracia, sólo por serlo, aunque luego no sepamos muy bien qué hacer con ello. Y es así como, demasiadas veces, después de haberlo alcanzado ciertos objetivos, lo hemos echado todo a perder.

Con el servicio de préstamo municipal de bicicletas ha pasado así. El alcalde ha posado encantado para la foto de rigor, dándose luego un garbeo por la ciudad en compañía del director del Ente Regional de la Energía de Castilla y León (EREN), que es el organismo que financia el proyecto, para luego despreocuparse. ¿O no era aún el momento propicio para implantar un servicio como éste en nuestra ciudad? Porque para que funcione se precisa gente que crea en la bicicleta, y este Ejecutivo, como ya dije antes, en lo único que ha creído siempre es en el automóvil. La bicicleta nunca le interesó realmente. Y eso es algo que se nota por el retraso que, en este ámbito, lleva acumulado la ciudad.

Según un informe municipal, presentado el pasado mes de abril, la media de utilización del servicio durante el año 2008 fue de ¡4,8 bicicletas diarias! Un 19% menos que  en 2007. Con esas cifras, ¿cómo puede hablarse de “buenos resultados”?

No lo son, y contrastan crudamente con los éxitos alcanzados en otras ciudades. Sin embargo las inversiones no han faltado. La puesta en marcha del servicio costó 144.000 euros, y las cifras que leo en la prensa (que son las únicas que me son permitidas) señalan que, en 2007, el Ayuntamiento pagó 12.500 euros a una empresa privada por el mantenimiento del servicio, más otros 63.000 durante el 2008. Lo que supone un gasto anual de 630 euros por bicicleta. Más de lo que cuesta nueva.

Los motivos de la privatización del servicio han sido calificados de “peregrinos” por el portavoz del Movimiento Alternativo y Social (MASS), Ángel Escuredo, quien ha denunciado unos meses después de presentado el citado informe que la compra de 50 nuevas bicicletas, – para un servicio tan deficitario en usuarios -, suponía un coste de 1.800 euros por cada una de ellas. No importa… El EREN aportaba el 90% de los 90.000 euros globales de esa compra, y el hecho de que el Partido Popular tenga la mayoría absoluta en el consistorio hizo el resto.

Probando el servicio de préstamo de bicicletas de Ponferrada.

Agradablemente sorprendido por la existencia de este servicio no quise desaprovechar la oportunidad de conocerlo de primera mano. Así es que enseguida solicité mi tarjeta de préstamo. Mi intención era utilizarlo habitualmente para mis desplazamientos por la ciudad. Sin embargo, pronto me di cuenta de mi error.

Mi primera sorpresa fue descubrir la gran escasez de los puntos de préstamo. Cinco, si no me equivoco: uno en la avenida de la Martina (en Flores del Sil), otro en el Edificio Minero (en la avenida Valdés), otro más en la céntrica plaza de Julio Lazúrtegui, el de la Estación de autobuses (en la avenida de Asturias) y el de la calle Ancha, frente al INEM.

La segunda fue darme cuenta de que no disponemos de carriles-bici, o al menos en el centro urbano. Algo que me obligó a circular entre coches y camiones, con el alma en vilo y soportando algún que otro maleducado motorizado, empeñado en adelantarme y sin espacio seguro para poder hacerlo.

Mi tercera y desagradable sorpresa fue encontrarme sin bicicletas en la parada del Edificio minero, el más cercano a mi casa. Y así día tras día, durante casi un mes. Puesto al habla con el técnico municipal éste me alegó una avería informática de reparación imprevisible.

La cuarta sorpresa fue que, después de tener que caminar hasta la plaza Luzúrtegui (porque no había ninguna bicicleta en el Edificio minero), me encontré con que la única que había en el lugar estaba pinchada.

La quinta sorpresa fue descubrir que no sólo no había bicicletas en el Edifico minero, sino que no las había tampoco en la avenida de la Martina. Me costó tiempo e insistencia el poder enterarme de que el encargado del mantenimiento se había ¡ido de vacaciones ¡y que nadie se ocupaba del servicio durante su ausencia!

La sexta decepción fue comprobar la excesiva separación entre los diferentes puntos de préstamo. Por ejemplo, entre los dos inmediatos de la avenida de la Martina y el del Edificio minero, o entre cualquiera de los situados en la Puebla con el único que hay en la parte alta de la ciudad.

La séptima fue constatar que son contadas las bicicletas están equipadas de cambios. Además, son bastante pesadas. Debido a estas circunstancias no pude culminar la cuesta del puente García Ojeda para llegar a la parte alta de la ciudad sin desmontarme de la bici.

Un octavo estupor fue descubrir, precisamente, que en esa parte alta de la ciudad solo hay un punto de préstamo. Es decir, que cuando se llena, o no funciona, no hay dónde dejar la bici. Lo que me sucedió.

La novena sorpresa fue descubrir la escasa capacidad de las bancadas de préstamo, con sólo cinco bicicletas operativas por puesto. Necesitaríamos un diseño que permitiese acoger mayor cantidad de bicicletas (o más puestos y menos alejados). No hay que olvidar que la mitad de los anclajes de las bicis han de permanecer libres.

La décima fue encontrarme con que necesito subir hasta el Ayuntamiento cada vez que mi tarjeta se ve deshabilitada, y que es el único lugar en donde  pueden  solucionarte el problema.

En fin, entiendo que hay que dar un margen de confianza al proyecto. Pero es obvio que necesita mejoras. Por otra parte, me parece que lo reseñado es suficiente para explicar por qué no funciona el servicio y apenas lo utilizan los ponferradinos.

‘Servicio turístico’ de préstamo de bicicletas.

Después de esta experiencia he decidido utilizar mi propia bicicleta, llegando a la conclusión de que, en realidad, estoy situado frente a un servicio “turístico”, puesto que no puede considerarse seriamente de otro modo.

Sería muy interesante, y se lo recomiendo a nuestras autoridades, que se plantearan utilizarlo como alternativa a su transporte habitual durante una temporada. Así podrían juzgar por ellos mismos sobre lo que yo digo aquí.

Pero pese a estos aspectos negativos me gustaría resaltar que también veo algunos aciertos. Por ejemplo, la cuota de inscripción muy baja (3 euros al hacer la tarjeta y para siempre); hay pocas formalidades a la hora de facilitarte el carnet; se puede obtener en 3 ó 4 lugares diferentes; el servicio es automatizado y funcional; y hay un horario de disposición bastante amplio.

Sin duda aciertos llamados a convertir el préstamo de bicis en una alternativa de movilidad interesante para ciudadanos ‘no estresados’. Y añado lo de “no estresados”, porque, al menos por ahora, no hay gran certeza de encontrar una bici disponible cuando se necesita. Y eso no solo es estresante, sino que vuelve el servicio casi inútil.

Por otra parte, he constatado que pese a la ausencia de carriles bici por el centro de la ciudad hay gente que usa su propia bicicleta con asiduidad. Pronto uno de apercibe de que son siempre las mismas personas. También he de comentar, en el apartado de los aspectos positivos, que el técnico medioambiental ha desarrollado una política de implantación de parquin-bici (bancadas para bicicletas) bastante atinada, con numerosos lugares en donde dejarla atada. La estética de estas bancadas, consistentes unas barras de acero inoxidable, es acertada también. Solo les falta un recubrimiento, ya que aquí llueve mucho.

No me gustaría que mis críticas desanimaran al Consistorio. Sigo pensando que si el servicio ganase en funcionalidad y eficiencia, multiplicando los puntos de préstamo y prestaciones de las bicis, conseguiríamos una mayor utilización. Algo que, desde luego, ayudaría a ocupar un espacio ahora vacío dentro del espectro de la movilidad urbana. Seríamos de esta manera, realmente, ser una ciudad más moderna. Al tiempo que disfrutaríamos de un transporte más humano y menos contaminante.

Un ecologista en El Bierzo.

El MASS recomienda un estudio de viabilidad para evitar que el servicio de préstamo de bicicletas se convierta en un nuevo TUP. 09/04/2009. Bierzotv.com.

Fracasa el préstamo de bicicletas de Ponferrada. 16/03/09. Lacronicadeleon.es.

De la euforia de agosto de 2007 a la decepción del mismo mes del año 2008. 16/03/09. Lacronicadeleon.es.

El Ayuntamiento invierte otros 90.000 euros financiados por el Eren para 50 bicicletas más.  16/03/09. Lacronicadeleon.es.

Servicio de préstamo de bicicletas. Ponferrada.org.