Archivo de la etiqueta: Eremita

El valle del Oza y la Tebaida Berciana

Peñalba de Santiago. Fuente:unecologistaenelbierzo.wordpress.com. Foto: Enrique López Manzano.

Vista general de Peñalba de Santiago desde el parquin. Foto: Enrique L. Manzano.

Una buena opción para pasar unos días de agradable asueto es visitar El Bierzo, en León. En compañía de amigos, pareja o familia, podéis adentraros en los Montes Aquilianos, situados a escasos kilómetros de la capital comarcal, Ponferrada. Las altivas crestas de estos montes son visibles desde la ciudad del botillo y del pimiento, conocida por su reputada gastronomía. En invierno las cumbres se suelen cubrir de un manto blanco que las hace, si cabe, más mágicas aún, nieve que suele ir desapareciendo a medida que avanza la primavera.

La ruta que da acceso a estas montañas, con cumbres que rozan los dos mil metros, pasa por el puente medieval sobre el río Boeza, situado en una variante del Camino de Santiago, la llamada de invierno. Por este camino alternativo todavía cada día pasan numerosos peregrinos provenientes de Molinaseca y Campo.

Descripción de los pueblos en la ruta de los Montes Aquilianos. 2010. Fuente: ccb.com.

Descripción de los pueblos situados en la ruta de los Montes Aquilianos. Ccb.com.

Nosotros no cogeremos esa dirección después de pasar el puente Boeza, sino que seguiremos rectos por la carretera que lleva al pueblo vinícola de San Lorenzo, situado en las faldas del monte Pajariel. Dejaremos así atrás, y a nuestra izquierda, la Cooperativa Cepas del Bierzo.

Pasado San Lorenzo la carretera asciende, con algunas curvas, por un entorno plácido sembrado de viñas que culmina en un alto, el  del Encinedo, desde donde ya podremos vislumbrar los Montes Aquilianos en toda su expléndida magnitud. Es lo que haremos, parados al borde de la ruta, antes de inicar un descenso que nos acerca rápidamente al pueblo de San Esteban de Valdueza, hoy pedanía de Ponferrada.

Nuestra bajada nos llevará a un primer cruce, situado justo antes del puente sobre el río Oza. Sin cruzarlo y cogiendo a la derecha en dirección al pueblo de San Esteban tenemos la posibilidad de visitarlo. Está rodeado de huertos y conserva todavía una parte de su antiguo carácter señorial. Cuenta también con algunas casas típicamente bercianas y un magnífico y estrecho puente medieval, situado cerca del cementerio, que sirve para unir las dos orillas del Oza. Por él discurre la llamada ‘Senda de los Monjes’, el camino que comunicaba antiguamente, y aún lo permite hoy, con la Tebaida Berciana: el refugio de los históricos anacoretas y eremitas.

En el pueblo de San Esteban hay un restaurante que abre todo el año (‘La Nogaleda’). Sirve para tomar una bebida o permite reservar una mesa para la vuelta. Una posibilidad que también existente en Montes de Valdueza o en Peñalba de Santiago, aunque conviene asegurarse antes de que esté abierta.

Regresando de nuevo al cruce, seguiremos rectos esta vez por la carretera asfaltada que se adentra por el valle del Oza en dirección a Valdefrancos , San Clemente, Montes de Valdueza y Peñalba. Hay un rótulo de carretera que nos lo indica.

Siguiendo el cauce del río, y a poca distancia de San Esteban de Valdueza, a nuestra derecha veremos un gran caserío, hoy en venta, rodeado de una gran pradería bañada por el río Oza, que sirvió como monasterio en su día. Y unos dos kilómetros después nos toparemos con la aldea de Valdefrancos de Valdueza, con su iglesia situada cerca de la carretera, aunque del otro lado del río, y lo que queda del cementerio en la plaza donde se celebran, cada año, las fiestas de San Bartolo: el patrón del pueblo. A poca distancia, y sin dejar la ruta, podremos ver también otro llamativo puente medieval sobre el curso fluvial, dotado de un arco de medio punto.

Superado este lugar proseguiremos nuestra ruta hasta San Clemente de Valdueza que, al igual que los otros pueblos de este entorno, presenta un desordenado trazado de calles que sólo permite el paso de autobuses pequeños, una característica que conviene tener presente. En la aldea, como en el caso anterior, las viviendas están íntegramente construidas con pizarra y madera de castaño, destacando algunos hermosos corredores.

Un par de kilómetros aguas arriba encontraremos, a nuestra izquierda, la antigua “ferrería” de los monjes, perteneciente a San Clemente. Está situada en el inicio de una pista de tierra, sólo apta para veh ículos todoterreno, que comunica con Manzanedo de Valdueza, otra pequeña aldea que puede ser el objetivo de una excursión que incluya a San Cristóbal (población conocida por su tejo milenario y desde la cual también se puede acceder a Manzanedo por una carretera asfaltada).

La Herrería de San Juan del Tejo fue erigida por orden del abad Benito Monteagudo en torno al año 1.730. En este conjunto etnográfico se nos muestra la “casa-habitación” del religioso encargado de la administración y lo que queda del “banzadillo” de la fragua, en un estado de conservación lamentable.

Todo está debidamente señalizado, pero nosotros seguiremos nuestra ruta, la cual tiende a estrecharse a medida que avanzamos.

Montes de Valdueza.

Sigiiendo la ruta dejaremos a nuestra izquierda, perfectamente visible, la estación depuradora de aguas de Ponferrada, situada cerca del cauce del río. Más lejos llegaremos a un nuevo cruce que, si lo cogemos abandonando la carretera principal por nuestra derecha, nos llevará por una escarpada cuesta, con un par de curvas muy cerradas, hasta Montes de Valdueza.

El acceso principal al monasterio de Montes de Valdueza luce una belleza austera y magnífica. 19 agosto 2008. Fuente: unecologistaenelbierzo.wordpress.com. Foto: Enrique L. Manzano.

El acceso principal al monasterio de Montes de Valdueza luce una belleza austera y magnífica. 19 agosto 2008.  Foto: Enrique L. Manzano.

A destacar que, a escasa distancia de la estación depuradora de aguas, existe un camino de herradura a la derecha (poco visible y no señalado) que  lleva por una senda  hasta Montes, desembocando en la ermita de la Santa Cruz. Es una excursión alternativa que puede incluso convertirse en circular, y que quienes dispongan de tiempo pueden plantearse realizar en alguna otra ocasión,  ya que vale la pena.

Montes de Valdueza, también llamado anteriormente San Pedro de Montes, es una aldea situada en una verde y agreste ladera, en un entorno de naturaleza idílico. Con una altitud de 1.093 metros, los parajes que rodean el pequeño núcleo habitacional, escasamente habitado, son de una belleza exquisita.

Las casas, como en el resto de las poblaciones de la zona, están mayormente construidas con piedra pizarrera. Conforma un conjunto armonioso en el que destaca el Monasterio de Montes, con traza románica observable en una de las dos fachadas que tiene, la más antigua. Cuenta además con un magnífico claustro que, por desgracia ya lleva desmantelado dos siglos. En las inmediaciones hay espesos bosques de castaños y robles que parece que quieran invadir el pueblo.

Desde Montes es posible organizar una excursión a pie hasta los llamados “Doce Apóstoles”, una interesante y espectacular barrera calcárea situada en la base del Pico de la Aquiana. Esta excursión puede prolongarse hasta la cima de la airosa cresta , emblema del Bierzo, donde se conservan todavía las ruinas de una antigua ermita. Sin embargo, no existe una señalización adecuada para llevar a cabo esta ruta con facilidad.

También hay la posibilidad de realizar otra posible ruta a pie, muy espectacular y que requiere un mayor esfuerzo, cuyo inicio se sitúa frente a la puerta del monasterio. Lleva hasta Santiago de Peñalba por un antiguo trazado de herradura que serpentea por la ladera del monte en dirección al valle del Pico Tuerto, un espacio cerrado y de difícil acceso en el que en ocasiones pastan las vacas.

El arroyo Pico Tuerto en Montes de Valdueza (Montes Aquilianos). 19 agosto 2008. Unecologistaenelbierzo. Foto: Enrique L. Manzano.

Arroyo del Pico Tuerto en Montes de Valdueza. 19 agosto 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

En la entrada al circo glaciar la fuerza del agua ha horadado el farallón calcáreo que obstruía la entrada. Es un camino en el que abundan los castaños, algunos centenarios y, según algunos también habría algunos tejos encaramados a los riscos pedregosos.

Desde este camino las vistas son extraordinarias. Luego,  cruzado el arroyo de frías aguas, se inicia una larga y penosa subida que flanqueando la montaña lleva hasta Peñalba.

Mientras se asciende, entre los farallones, alguno creerá descubrir el Arca de Noé por su silueta recortada contra el cielo. Se trata de un trayecto que, aunque no muy largo, exige una buena preparación física. Culmina en un espacio despejado y con excelentes vistas del Bierzo, que una vez dejado  atrás nos permitirá acercarnos, tras  una zigzagueante bajada entre escobas, hasta las proximidades de la cueva de san Genadio. Y desde allí, una vez visitada, hasta el pueblo de Peñalba.

A esta excursión, como a la anterior, conviene dedicarle una jornada entera.

Más sobre Montes de Valdueza.

En el pueblo de Montes, en el inicio del antiguo camino carretero que comunicaba con la Herrería de San Juan, existe una humilde edificación sagrada: la ermita de la Santa Cruz. Fue Erigida en el año 1.723, y en su fachada se podía contemplar, incrustado en el muro, un relieve visigótico y mozárabe con una serie de inscripciones y una cruz de procedencia hispano-goda del siglo X, procedente de otra ermita edificada anteriormente en el mismo enclave.

Lamentablemente, este relieve, que aparece todavía en las guías turísticas, fue robado por los amigos de lo ajeno hace unos cuantos años ya, y no ha podido ser recuperado todavía.

Si volvemos a nuestro aparcamiento, desde allí podremos continuar la ruta que habíamos abandonado y que nos conducirá, en pocos minutos, hasta el celebrado conjunto arquitectónico de Peñalba de Santiago, una población que se enraíza de forma apacible sobre las suaves laderas de una montaña.

Santiago de Peñalba bajo la nieve. 14 dic. 2008. Unecologistaenelbierzo. Foto: Enrique López Manzano.

Santiago de Peñalba bajo la nieve. 14 dic. 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

Peñalba de Santiago.

Declarada Conjunto Histórico Artístico Nacional, esta aldea cuenta con un gran parquin de visitantes relativamente amplio donde tendremos que dejar nuestro vehículo antes de emprender un agradable paseo por sus calles empedradas. Son admirables los tejados de pizarra de las casas, sus corredores y la geometría irregular de sus calles. Y, por supuesto, el paisaje majestuoso que rodea el pueblo, así como su iglesia de Santiago, adornada con una admirable puerta mozárabe de dos arcos geminados de herradura. Una de las pocas en su estilo y época que se han conservado en este país.

Desde el mismo parquin es posible admirar la belleza del valle del Silencio, donde vivió por temporadas san Genadio, en una cueva miserable hasta la que podemos acercarnos a pie en un corto paseo. Un camino no demasiado complicado y bordeado de castaños magníficos nos acercará hasta allí.

El retorno de la cueva puede hacerse por otra senda, también señalizada, que nos devuelve al pueblo bordeando el cementerio de la población. Al llegar una refrescante fuente compensará nuestro esfuerzo.

Otra posibilidad abierta para visitar los Montes Aquilianos, estableciendo como inicio San Esteban de Valdueza, es la llamada “Ruta del Campo de las Danzas”. Es posible llegar en vehículo, por una carretera en mal estado, hast el lugar donde las brujas celebraban sus aquelarres, para desde allí continuar  a pie hasta Ferradillo, una aldea casi abandonada situada en un entorno de belleza excepcional, comparable al de Peñalba de Santiago. Pero esa excursión ya la explicaré en otra entrada.

 Un ecologista en El Bierzo.

Un peregrino atraviesa la puerta mozárabe de la iglesia de Santiago. 15 agosto 2008. Unecologistaenelbierzo. Enrique L. Manzano.

Un peregrino atraviesa la puerta mozárabe de la iglesia de Santiago. 15 agosto 2008. Enrique L. Manzano.

Valle del Silencio (ruta circular) – Sendero de la Tebaida Berciana. Planetaazul.es.

En el Valle del Río Oza. 02/11/12. Mayodel68-diaadia.blogspot.com.

Ruta Peñalba de Santiago – valle del Silencio – Montes de Valdueza. 18/06/12. Leonesesderuta.blogspot.com.es.

Sendero circular de la Tebaida Berciana. Revistaiberica.com.

Dos rutas para el verano: el Valle del Silencio y el Bierzo. 17/08/12. Diariodeleon.es.

 

Los vecinos del valle del Oza exigen a la Diputación la mejora de la carretera a Peñalba y Montes

Manifestación vecinal para exigir mejoras en el acceso a los pueblos del valle del Oza. 9 agosto 2009. Fuente: lacronicadeleon.es.

Manifestación vecinal para exigir mejoras en el acceso a los pueblos del valle del Oza. 9 agosto 2009. Fuente: lacronicadeleon.es.

Ayer la tranquilidad dominical de los habitantes de San Esteban de Valdueza, en los Montes Aquilianos, se vio algo trastocada por la presencia de medio centenar de vecinos de la cuenca del río Oza, convocados para exigir a la presidenta de la Diputación Provincial de León, Isabel Carrasco (PP), mejoras en el acceso vial a sus pueblos desde Ponferrada. Una reivindicación que asumieron vecinos de todos los  pueblos del valle: Valdefrancos, San Clemente, Manzanedo, Montes de Valdueza y Peñalba de Santiago.

Con su participación éstos dejaron clara su intención de continuar ejerciendo una presión continuada para conseguir mejoras en unos viales que, en opinión de la mayoritaria de los presentes, están “dejados de la mano de Dios” -y sobre todo del ayuntamiento de Ponferrada-, en un lugar excepcionalmente emblemático para El Bierzo como son la Tebaida Berciana y su valle del Silencio.

agosto 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

Una vista del valle del Oza cerca de Montes de Valdueza. en la que se distingue el trazado de la carretera actual. 19 agosto 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

La polémica no estuvo ausente en la manifestación. ¿La causa? El nuevo enfrentamiento, -entre las decenas de ellos habidos anteriormente-, entre las dos únicas formaciones bercianistas, el Partido Regionalista del Bierzo (PRB) dirigido por Tarsicio Carballo, y el Partido del Bierzo (PB), Iván Alonso, por establecer su influencia en la zona, que han valorado de manera diferente el proyecto de acceso a Peñalba que la Diputación sacó a información pública la semana pasada.

En la marcha participaron, además de los vecinos, los alcaldes de Montes, San Clemente y Valdefrancos, acompañados por sus respectivas juntas vecinales. Antes de disolverse la manifestación, se acordó presentar alegaciones al estudio presentado por la Diputación, un proyecto que prioriza el acceso a Peñalba y Montes pasando por San Cristóbal de Valdueza, y que evitan así el paso por el valle del Oza.

Personalmente no veo por qué la propuesta de la Diputación ha de ser incompatible con la mejora de la carretera del Oza. Incluso, por ciertas consideraciones, la encuentro peor por la elevada altitud a la que se sitúa, pues estará más sujeta a los riesgos de heladas y nieve que suelen producirse en época invernal. Para mí que la elección de la carretera por San Cristóbal se sitúa en la órbita de intereses municipales del Partido Popular (que gobierna en estos momentos la alcaldía ponferradina). Éstos están ligados a la construcción de una estación de esquí en El Morredero, por encima del pueblo de San Cristóbal, en un proyecto que Isabel Carrasco ha alentado y subvencionado desde el organismo que preside. Es conocido que los ecologistas se han manifestado en contra de este último proyecto, que se desarrolla sobre un espacio protegido de la Red Natura 2000, y han criticado que se esté financiando irregularmente y sin contar con la autorización comunitaria que precisa para poder llevarse a cabo. Sin embargo, no tengo noticia alguna de que estos permisos hayan sido solicitados.

Tarsicio Carballo calificó la manifestación de “éxito rotundo”. El portavoz del PRB, un partido sin representación política en el Consistorio ponferradino, -aunque políticamente vinculado a los intereses del actual alcalde Carlos López Riesco-, añadió que “las alegaciones que vamos a presentar van a ir enfocadas a demostrar a la Diputación que el único acceso viable a Montes y Peñalba es el de San Esteban, tanto sociablemente como ecológicamente“.

Los participantes aprobaron la creación de una “Comisión de seguimiento“, compuesta por vecinos, los alcaldes pedáneos de Valdefrancos y San Clemente, y miembros del PRB, a la cual se acordó invitar a sumarse al resto de los pedáneos del valle que quieran participar en ella. Así mismo se acordó que la primera reunión de esta comisión tendría lugar el próximo jueves en la Casa-escuela de Valdefrancos.

Breves antecedentes históricos.

El abandono de las casas es patente en Montes de Valdueza, aunque algunos vecinos hayan arreglado la suya. 19 agosto 2008. Fuente: unecologistaenelbierzo.wordpress.com. Foto: Enrique L. Manzano.

El abandono de las casas es patente en Montes de Valdueza, aunque algunos vecinos hayan arreglado la suya. 19 agosto 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

En las últimas semanas se ha hablado mucho sobre la posibilidad de que el acceso a Peñalba y Montes de Valdueza se realice por la carretera del Morredero. Una opción a la que se oponen los vecinos del valle del Oza.

Como quiera que algunos de mis antepasados nacieron y vivieron en estos pueblecitos, -en donde todavía perdura su recuerdo en la memoria de los mayores-, me siento lo suficientemente acreditado como para ofrecer mi opinión personal sobre el tema, pues son muchísimos los años los que llevo visitándolos.

Mi opinión es que, en lo posible, debe evitarse hacer ‘una ‘autopista’ por el valle del Oza, pero sí que han de suprimirse, o mejorarse, todos los puntos faltos de visibilidad. Estos impiden, a día de hoy, avanzar por la vía con una seguridad mínimamente aceptable. Y también, seríaconveniente exigir que el ancho de la futura vía sea suficiente para admitar dos carriles suficientemente amplios.

Visito estos lugares desde que era niño. Acudía allí con otros familiares, en bus o en taxi. Aún recuerdo que el chófer pedía que nos bajásemos del vehículo al cruzar un estrecho puente que unía San Esteban con Valdefrancos de Valdueza (que aún perdura pero está inutilizado) salvando un arroyo estacional. Era una medida de precaución sensata, por si una rueda del vehículo se salía de la ruta se precipitaría irremediablemente al torrente. El puente carecía de barandillas y su anchura era tan exigua que hasta los carros de bueyes tenían que andarse con cuidado. Mi padre aún relata cómo, en una ocasión, un camión se precipitó desde el puente al vacío.

Hoy ese puente ha sido remplazado por otro no mucho más ancho, que aún intranquiliza el espíritu de algún conductor poco ducho. En cuanto al puente de San Clemente sobre el río Oza, recuerdo que era igual de precario, siendo ampliado a posteriori con un pequeño añadido de pocos centímetros por cada lado, para el paso de los peatones.

Hoy la carretera está asfaltada, pero fue de tierra en su día. ¡Y para de contar! Esto es todo lo que se ha hecho en esa ruta. No recuerdo que se haya hecho nada más desde hace años, salvo el aparcamiento turístico del monasterio de Montes y el de Peñalba. Pero, ¿a ver qué autobús se atreve a aventurarse por esta carretera? ¿Con esas subidas y curvas tan cerradas? Desde luego, hoy todavía resulta una aventura francamente peligrosa.

De todas las poblaciones del valle sólo Peñalba ha experimentado un crecimiento notable y una recuperación urbanística digna de encomio. Los demás pueblos, faltos de ayudas, han visto como iban perdiendo a sus habitantes y sus casas se caían en ruinas.

El Servicio Municipal de Aguas de Ponferrada en San Clemente de Valdueza. 16 dic. 2008. Fuente: unecologistaenelbierzo.wordpress.com. Foto: Enrique L. Manzano.

El Servicio Municipal de Aguas de Ponferrada en San Clemente de Valdueza. 16 dic. 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

Por esto reprocho a las Administraciones el olvido al que han sometido a estos pueblos pequeños, durante tantas décadas. A un abandono ciertamente injusto. Algunos ‘justificarán’  ese olvido (aunque sólo en privado) pretextando que su escasa población no hace electoralmente rentables las inversiones que éstos precisan.

Pero no deberían de olvidar que, durante años fueron precisamente estos pueblos los que contribuyeron a enriquecer a la villa con sus productos agrícolas y ganaderos, además aportar el pago de los arbitrios que se les imponía despóticamente para venderlos en Ponferrada. Y no olvidemos tampoco que de allí, de ese río, proviene una la mejor parte de nuestra agua de boca. Toda, de hecho, antes de que se proyectase hacerla llegar una parte desde el embalse de Bárcena.

Decía, pues, que este valle continúa siendo el que aporta la mejor agua potable a Ponferrada. Y ésta, también ha de decirlo, no ha tenido empacho alguno en apropiarse descaradamente de ella, dejándo a sus pueblos casi a seco. El ‘pobre’ río Oza -en donde se lavaba la cara mi padre cuando era niño, como antes lo hizo el suyo, y en donde yo descubrí mis primeras truchas (que veía nadar contra corriente bajo el puente medieval de Valdefrancos)- hoy baja  a mínimos en verano. Y ya no hay peces. ¡Todo esto ¡a cambio de nada!

Por eso reivindico, por justicia social, la carretera por el fondo del valle. Porque es la que necesitan estos pueblos. Y esto, sin merma de que también se mejore la necesaria conexión con San Cristóbal y su acceso a Peñalba y Montes de Valdueza por esa otra vía.

Un peregrino atraviesa la puerta mozárabe de la iglesia de Santiago. 15 agosto 2008. Enrique L. Manzano.

Un peregrino atraviesa la puerta mozárabe de la iglesia de Santiago. 15 agosto 2008. Enrique L. Manzano.

No hay que olvidar que estos pueblos del Oza, perdidos en la inmensidad de los Montes Aquilianos, contienen una riqueza cultural impresionante. Buen ejemplo de ello son la excepcional iglesia mozárabe de Peñalba de Santiago, o el monasterio de San Pedro de Montes, de singular importancia religiosa y que he visto como iba cayéndose en ruinas durante décadas.

El abandono ha sido tan manifiesto que los amigos de lo ajeno han podido llevarse con total desfachatez piezas de singular valor, aquellas que formaban parte de nuestra historia más antigua. Como sucedió en Montes. Y tampoco debemos olvidar que, por el valle del Oza, pasó durante siglos la senda que acercaba los monjes, en un alejamiento voluntario del Camino Jacobeo, a la Tebaida berciana, cuna de importantes anacoretas.

Aunque sólo fuera por estas razones, impróvidamente sintetizadas en estas líneas, creo que la Diputación debería acceder a la demanda de estos vecinos, tan injustamente ignorados durante tanto tiempo. Y todo ello, sin menospreciar los derechos de otros pueblos bercianos, como los de Los Barrios, que aún contando con mejor comunicación que los del valle del Oza, también presentan puntos viales muy conflictivos. Como los que afectan a la travesía de Salas de los Barrios.

Un ecologista en El Bierzo.

Comentario por Fernando Merayo el 31/08/2009.

El acceso principal del monasterio de Montes de Valdueza, con su torre lateral cuadrada, luce una belleza austera y magnífica. 19 agosto 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

El acceso principal del monasterio de Montes de Valdueza luce una belleza austera y magnífica. 19 agosto 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

No pertenezco a ningún credo político ni a ninguna asociación ecologista, pero tengo mi opinión sobre el tema. Conozco menos de lo que quisiera ese valle maravilloso y bastante más de la historia que se ha forjado en el mismo. Sería un acierto mejorar las comunicaciones por el fondo del valle para poder devolver al mismo la riqueza que todavía puede generar desde el punto de vista paisajístico y cultural. Promocionar lo que tenemos con seriedad e inteligencia creo que sería una buena forma de servir a nuestra tierra. Se trata de un escenario histórico que todos nuestros estudiantes debieran conocer a través de actividades adecuadas en las escuelas. Así lo piensa un berciano que vive fuera de su lugar de origen.