Archivo de la etiqueta: Esclavitud

¡Viva los toros!

¡No a la tortura animal! Davidhammerstein.com

¡No a la tortura animal! 2015. Davidhammerstein.com

Las corridas, los toros embolados y las vaquillas son una grosera costumbre de divertirse mediante la cruel tortura infringida a inocentes animales que corren asustados arriba y abajo ante el acoso humano que sufren. En realidad no comprenden lo que les ocurre y no tienen ganas de atacar a nadie, solo están atemorizados y quieren escapar y que los dejen en paz. Los toros son pacíficos herbívoros y con frecuencia ocurre que a pesar de los gritos y golpes que reciben se quedan quietos sin cumplir con las embestidas que el público espera de ellos.

Conviene hacer algo de memoria sobre estas abyectas tradiciones. La crueldad extrema ha sido aceptada en la mayoría de la historia humana, formas atroces de tortura de seres humanos y animales han sido rutinarias. Solo hace menos de un siglo que la tortura comenzó a parecernos una práctica repugnante e intolerable.

En los anfiteatros de la Roma antigua, gladiadores y animales salvajes se despedazaban mutuamente para el regocijo de una plebe complacida. La quema de herejes y las ejecuciones públicas eran un espectáculo aplaudido por las masas. La tortura era parte legítima de un sistema penal que buscaba que la agonía del condenado fuera lo más prolongada posible, descoyuntar miembros, despellejar o quemar viva a la víctima eran habituales.

En Madrid se celebraron ejecuciones públicas hasta que en 1890 fueron abolidas con gran decepción popular. También la tortura de osos, toros, gatos, perros y otros animales, ha tenido un público apasionado. Para el transporte y el trabajo se daba un trato inmisericorde a burros, mulos y caballos. El poder político se asentaba en la represión y los castigos corporales, con justificaciones basadas en la costumbre, la religión o el poder dinástico. La misma esclavitud no es cuestionada hasta el siglo XVIII.

Manifestación contra el Toro de la Vega. 'La tortura no es cultura'. Madrid, 13 sept. 2014. Fuente: Globopedia.com.

Manifestación contra el Toro de la Vega. ‘La tortura no es cultura’. Madrid, 13 sept. 2014. Globopedia.com.

Desde el siglo IV hasta el XVII poca o nula atención se prestaron a los animales y el trato humano que sufrían. En la España del XVII los nobles aburridos cazaban y se entretenían alanceando a los toros a caballo mientras el pueblo los torturaba a pie.

En el Alcázar de Madrid se lanceaba y acribillaba a los toros hasta que desesperados se lanzaban a un precipicio en el que caían destrozándose los miembros y haciendo saltar sus vísceras por el aire, con gran regocijo de una corte que miraba y aplaudía. Esta costumbre del despeño de toros que se desnucaban y rompían en pedazos se extendió a otros sitios. La actual fiesta de la tauromaquia es una variante de la misma. Los espectáculos de tortura de animales eran comunes en la Europa medieval.

Un relativo aprendizaje intelectual y moral ha favorecido el reconocimiento de las necesidades y las capacidades sintientes de “las bestias”, convirtiendo a los animales en preocupación ética y objeto de protección legal. Desde el siglo XVIII el pensamiento ilustrado de la razón y la libertad inició una reacción contra estas crueles y degradantes diversiones haciendo defensa de la consideración moral del trato humano que reciben los animales. Estas nuevas ideas fueron expandiéndose y emergieron las primeras organizaciones cívicas para la prevención de la crueldad hacia los animales. A fines del XIX muchos espectáculos de tortura pública de animales comenzaron a ser prohibidos en la mayoría de países.

Pero la España negra de inquisidores y toreros caricaturizada por Goya perdió el tren de la Ilustración y se impuso el absolutismo y el “vivan las cadenas”. Fernando VII, además de represor de las libertades liberales fue instaurador de las escuelas taurinas. En esta época cuajó la corrida de toros actual, surgida de la variedad plebeya de a pie de la tradicional tortura de toros.

Cartel. Cartel anunciador de una corrida de toros en la Plaza de las Arenas. Barcelona. 1900. Wikipedia.org.

Cartel anunciador de una corrida de toros en la Plaza de las Arenas. Barcelona. 1900. Wikipedia.org.

A finales del XIX progresistas y republicanos solicitaron a las Cortes la suspensión de las corridas de toros por considerarlas un espectáculo bárrbaro e indigno, propio de analfabetos y no de un pueblo civilizado. A principios del XX el público acudía a las plazas sediento de sangre y violencia, la bravura de las reses se valoraba por el número de caballos destripados. Durante la dictadura de Franco las corridas de toros fueron exaltadas como “fiesta nacional” y el mismo caudillo presidió muchas en Madrid. Después, con la democracia modernizante y los gobiernos de turno de socialistas y conservadores la clase política ha reavivado no solo el cutrerío taurino oficial sino incluso las tradiciones locales más embrutecedoras.

Nuestra condición de animales sociales y nuestro vivir juntos incorpora el interrogante moral sobre el trato que damos a los demás humanos, animales, seres vivos, ecosistemas y cosas, y sobre las consecuencias correctas y buenas en los otros. No todas las tradiciones valen si ponen en práctica los aspectos más siniestros de la humanidad y anestesian nuestros instintos y sentimientos morales más solidarios: la empatía emocional y cognitiva, la compasión y socorro ante el sufrimiento y dolor de seres indefensos, sean humanos o animales no humanos.

No hay razón de peso ni virtud alguna en reavivar cada año unas fiestas ancladas en buenas dosis de sufrimiento y tortura animal. El que existan otros horrores en el mundo no elimina el sentimiento moral de malestar visceral ante la crueldad infringida a animales inocentes e indefensos. Un mal no desaparece ni se puede disimular o legitimar recordando que también existen otros males similares o peores. No es justificable la “fiesta nacional” aludiendo a otras formas peores de maltrato, como la de las granjas ganaderas de producción de carne para alimento humano.

No es cierto que los toros no sienten dolor ya que tienen como nosotros un cerebro límbico sede de las emociones. Como mamíferos que son, los toros tienen una compleja experiencia subjetiva y una individualidad propia, con necesidades e intereses, como son los de vivir tranquilos en condiciones de bienestar, dignidad y respeto, acordes con las necesidades de su especie y la singularidad de cada individuo. Tampoco vale el cinismo político de gobernantes y autoridades cuando al tiempo que hacen defensa de los derechos de los animales permiten o subvencionan las horrendas diversiones con los toros dejándolas en manos de embrutecidas peñas taurinas o de “referéndums” populares.

Toro. Un animal herido agoniza en una plaza de toros. 2011. Fuente: ecobierzo.org.

Toro. Un animal herido agoniza en una plaza de toros. 2011.  Ecobierzo.org.

A pesar de que las programaciones de TVE intentan dar carta de normalidad y de aceptación social de los matadores de toros y los espectáculos taurinos, las encuestas sociológicas evidencian que la mayoría ciudadana es bien contraria a las corridas y a las diversiones populares con maltrato de animales. Desde hace décadas crecen en suelo español los sentimientos de repugnancia y rechazo contra la infame tauromaquia, que a su vez empujan el avance de la moral y los derechos en nuestras sociedades. Reivindicar con fuerza los derechos de los animales, como hoy lo hace la variopinta y sonora ciudadanía animalista, es desbloquear la represión de nuestras tendencias instintivas y sentimientos morales de solidaridad, empatía y compasión, es ampliar el circulo de lo colectivo y de la moral, es fomentar sociedades y gobiernos más buenos y justos.

Mara Cabrejas.

¡Viva los toros! 18/08/15. Levante-emv.com.

Declaraciones indignantes del diputado de UPyD, Toni Cantó, en la tramitación de la ILP sobre los toros. 13/02/13. Ecobierzo.org.

Cataluña deja atrás siglos de barbarie tras prohibir las corridas de toros. 29/07/10. Ecobierzo.org.

Corrida de toros ‘benéfica’ en León: ni san Froilán, ni san Francisco de Asís, lo hubiesen permitido. 01/10/09. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Mauritania, el último reducto de la esclavitud

Esclavos en el siglo XXI. 2015. Pulsoslp.com.mx.

Esclavos en el siglo XXI. 2015. Pulsoslp.com.mx.

Hace unos tres años, con motivo del Carnaval en Ponferrada (León), protagonicé con medio centenar de amigos una comparsa que llamamos Esclavas del siglo XXI’, que obtuvo gran aceptación del público. No me imaginé entonces que los esclavos laborales a los que nos referíamos, víctimas de los recortes salariales del gobierno de Mariano Rajoy (PP), todavía podían considerarse afortunados comparados con otros.

La esclavitud fue oficialmente abolida a finales del siglo XIX, pero continúa existiendo a nivel mundial, en especial bajo formas de explotación laboral extrema, y no es raro que los diarios hablen aún de intervenciones policiales poniendo fin a algunas de estas prácticas abusivas o ilegales.

Un niño trabaja en una fábrica de globos en Bangladesh. Octubre. 2014. Elpais.com. Munir uz zaman. Afp.

Un niño trabajo en una fábrica de globos en Bangladesh. Octubre. 2014. Elpais.com. Munir uz zaman. Afp.

También, en diferentes partes del globo, continñuan dándose prácticas de explotación laboral infantil que bordean la esclavitud, y que han sido objeto de denuncia en este blog, como el caso de los miles de niños esmeraldas, en Colombia, o de aquellos que siguen trabajando duramente en las minas de coltan, en la República Democrática del Congo.

Sin embargo, hoy el tema que me preocupa es el de Mauritania, que me ha acercado una petición de Avaaz. En ésta, organización norteamericana solicita el apoyo internacional para una de las personas que se dedican a poner un punto final definitivo a esa situación aborrecible del país africano, que fue colonia francesa hasta el 28 de noviembre de 1960.

Mauritania fue el último país del mundo en abolir la esclavitud en 1981, considerada legal durante siglos.. Ahora, el gobierno del actual presidente mauritano, Mohamed Ould Abdelaziz, se esfuerza porque ésta desaparezca por completo. 

Mauritania. Wikipedia.org.

Mauritania. Wikipedia.org.

Sin embargo, la esclavitud continúa siendo común en la oficialmente conocida como República Islámica de Mauritania. Un país que cuenta con una pequeña población de tan sólo unos tres millones y medio de habitantes, pero que en el aspecto político está bastante adelantado, ya que es miembro de la Liga Árabe, de la Unión del Magreb Árabe (UMA), de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y de la Unión Africana (UA).

Es más, con el objetivo de erradicar la esclavitud el gobierno mauritano promulgó, en septiembre de 2007, una ley criminalizándola, y que se esfuerza en aplicar. Y esto pese a que, históricamente, la práctica de la esclavitud ha predominado en la clase alta tradicional que, durante siglos, ha esclavizado a la más baja, en lo esencial compuesta por africanos campesinos y pobres. Llegados a este punto quizás sea bueno recordar que en Mauritania el 20% de la población vive con menos de $1,25 dólares por día.

En la actualidad la actitud social antes descrita se encuentra en  recesión entre la clase alta urbana, pero en las áreas rurales continúa observándose la antigua división de clases sociales. Pero, incluso con estos cambios de mentalidad la excolonia francesa sigue siendo el país donde, al menos oficialmente, el porcentaje de población esclava es el más elevado del mundo. Una cifra que se sitúa en torno al 4%, pero que algún periodista eleva hasta el diez.

Ciberacción de Avaaz.

¡No a la esclavitud!. Agosto 2015. Avaaz.

Campaña de Avaaz contra la esclavitud en Mauritania.  Agosto 2015. Avaaz.

Pese al esfuerzo realizado a la hora de terminar con la esclavitud todavía persisten fuerzas reaccionarias. Es lo que deduzco de la petición de Avaaz firmada por Haby mint Rabah, referida al encarcelamiento del activista antiesclavista, Biram Dah Abeid y otros compañeros suyos. Precisamente, según señala Avaaz, “dentro de tres días se va a presentar un recurso de apelación ante los tribunales y podrían liberarlo”.

En esta misma petición Avaaz exige a la Unión Europea “que revise y suspenda los pagos de los Fondos Europeos al Desarrollo a menos que se tomen estas medidas, y que todos los gobiernos del mundo emprendan acciones urgentes para acabar con la vergüenza de la esclavitud en el siglo XXI”.

Es pues el momento adecuado para apoyar esta petición, lo que se puede hacer, y os invito a hacerlo, a través de este enlace.

Esfuerzos gubernamentales para acabar con la esclavitud.

La bandera de Mauritania. Wikipedia.org.

La bandera de Mauritania. Wikipedia.org.

En materia de derechos humanos los poderes públicos mauritanos han emprendido en los últimos años distintas acciones para erradicar la esclavitud. Así, en 2011 se la declaró constitucionalmente “delito contra la humanidad”, ratificando Mauritania, en 2011 y 2012 respectivamente, la convención internacional contra las desapariciones forzosas y el protocolo facultativo a la convención internacional de lucha contra la tortura. Es más, en 2013 se constituyó la agencia pública ‘Tadamun’ encargada de apoyar la inserción económica de los antiguos esclavos y en 2014, aprovechando la visita de la Relatora Especial de Naciones Unidas para la esclavitud, el Gobierno publicó una hoja de ruta para la erradicación de dicha lacra y creó un tribunal especial encargado de las denuncias en la que ‘Tadamun’ es la única autorizada para ser parte civil.

Sin embargo, siguen dándose críticas ya que la tipificación del delito no se ha traducido en condenas efectivas.

Más información sobre Mauritania.

Países vecinos de Mauritania. 2015. Wikipedia.org.

Países vecinos de Mauritania. 2015. Wikipedia.org.

Mauritania es una república islamista gobernada bajo un régimen semipresidencial. En el país se encuentra muy extendido el francés, considerado como el idioma oficial de facto, aunque también se reconocen otros nacionales como el fula, el wolof y el soninké.

En la actualidad persiste un conflicto entre los que defienden el predominio del islamismo y la arabización de muchos aspectos de la vida mauritana, tales como la ley y el idioma, y los que prefieren fórmulas más laicas y pluralistas. Es decir, que allí se vice el mismo cisma que yo conocí en Túnez hace años, y que me creó algunos conflictos y quebraderos de cabeza con la población del sur.

La discordia entre estas dos visiones conflictivas de la sociedad  fue la causa de la violencia intercomunal que acabó estallando en abril de 1989. Superados los eventos volentos de ese año ésta se calmó, pero la tensión entre las dos visiones antagónicas sigue siendo una característica del diálogo político en Mauritania.

En la actualidad la presión yihadista es real y el Gobierno se enfrenta como puede a la misma. Sin duda se trata de una situación que aporta un elemento de inseguridad al país y que frena el desarrollo del sector turístico, que pese a todo disfruta de un crecimiento constante en los últimos años.

A destacar que hace un par de días, el día 15 del corriente, la Asamblea Nacional mauritana aprobó un proyecto de ley para crear una instancia encargada de prevenir la tortura, la primera de este tipo en el país. La instancia se encargará de vigilar los lugares sospechosos de practicar la tortura, como las prisiones, los centros de rehabilitación de menores, centros de detención, zonas de tránsito o puntos fronterizos, entre otros. Además, la nueva ley no solo protegerá a las víctimas de tortura, sino que también a los testigos, a las personas encargadas de la investigación y a las familias.

Un ecologista en El Bierzo.

Datos biográficos de Mohamed Ould Abdelaziz, presidente de la República Islámica de Mauritania.

El presidente mauritano Mohamed Ould Abdel Aziz. 5 agosto 2011. Wikipedia.org. Jemal Oumar.

El presidente mauritano Mohamed Ould Abdel Aziz. 5 agosto 2011. Wikipedia.org. Jemal Oumar.

Nació en 1956 en Akjoujt. Pertenece al influyente clan de los Oulad Bou Sbaa Chorfa. Está casado con una mujer de origen marroquí y tiene 6 hijos.

Entró en la carrera militar en 1977 y estudió en la Real Academia Militar de Meknes (Marruecos).

Creó la guardia de élite presidencial conocida como BASEP (Batallón de Seguridad Presidencial).

Fue figura clave en la contención del golpe de estado contra el coronel Taya en 2003, y la insurrección militar de agosto de 2004, por lo que recibió las más altas distinciones militares de Mauritania.

El 3 de agosto de 2005 derrocó el régimen del coronel Taya junto a Ely Ould Mohamed Vall, golpe que dio lugar a un periodo de transición política que desembocó en la celebración de las primeras elecciones democráticas en noviembre de 2006, en las que Sidi Ould Cheikh Abdallahi fue nombrado Presidente.

El 30 de agosto de 2007 el Presidente Abdallahi le nombró Jefe del Estado Mayor del Presidente de la República (Chef d’Etat-major particulier du Président de la République). Abdelaziz fue enviado personal de Abdallahi ante el Rey Mohamed VI y comandante de las fuerzas contra las células salafistas.

A pesar de trabajar estrechamente con el Presidente Abdallahi, crecieron las diferencias entre ambos. Abdelaziz, junto al general Gazouani, dio un nuevo golpe de estado el 6 de agosto de 2008. La comunidad internacional condenó firmemente el golpe, y en 2009 auspició las negociaciones entre los militares golpistas y la oposición democrática que dieron lugar al Acuerdo de Dakar de 2 de junio, por el que se convocaban elecciones presidenciales con la participación de todos los actores políticos mauritanos.

Abdelaziz ganó las elecciones en primera vuelta el 18 de julio de 2009 con una mayoría del 52,58% de los votos. El 21 de junio de 2014 volvió ser reelegido en primera vuelta en las elecciones presidenciales con un 81´89% de los votos.

Política exterior mauritana.

Moulkheir Mint Yarba logro liberarse de la esclavitud en 2010 y sigue pidiendo justicia para su hermana asesinada por sua amos. Cnn.com.

Moulkheir Mint Yarba logro liberarse de la esclavitud en 2010 y sigue pidiendo justicia para su hermana asesinada por sus amos. Cnn.com.

La política exterior mauritana tiene una doble proyección que corresponde a su pertenencia a dos ámbitos geográficos diferentes, el Magreb y el Sahel, que se enmarcan evidentemente en un contexto africano más amplio.

Mauritania ha sido tradicionalmente considerada como un país que privilegiaba las relaciones bilaterales y rehuía los foros multilaterales (sobre todo los africanos), pero en los últimos tiempos ha marcado un claro viraje hacia un mayor activismo internacional, tanto en el plano regional como en el multilateral. 2014 ha sido seguramente el punto de inflexión, al haber asumido la Presidencia de la UA (enero 2014/enero 2015), liderado sendas cumbres con la UE y EEUU, haber participado en laCumbre del G-20 en Brisbane (noviembre 2014), haber acogido en diciembre de 2014 la reunión del Proceso de Nouakchott; o ser la nueva sede del G-5 (foro de concertación de los cinco principales países sahe¬lianos: Mauritania, Mali, Níger, Burkina Faso y Chad).

El Gobierno del Presidente Abdelaziz ha mantenido una prudente postura distante con respecto a los acontecimientos que, desde comienzos de 2011, han sido calificados como Primaveras Árabes.

El activista Biram Dah Abeid, abolicionista de la esclavitud en Mauritania. Cnn.com.

Biram Dah Abeid, abolicionista de la esclavitud en Mauritania. Cnn.com.

Liberemos a Biram, acabemos con la esclavitud en Mauritania. 17/08/15. Avaaz.org.

República islámica de Mauritania. Exteriores.gob.es. Pdf.

Slavery’s last stronghold. 2012. Cnn.com (en inglés)

Casi 36 millones de personas viven aún en condiciones de esclavitud. 17/11/14. Elpais.com.

Mauritania aprueba ley que considera esclavitud “crimen contra la humanidad”. 13/08/15. Elperiodico.com.

Mauritania aprueba una ley para prevenir la tortura. 15/08/15. Abc.es.

Manifiesto por una salud pública y planetaria

Gente árbol. Fuente: davidhammerstein.com.

Gente árbol. Fuente: davidhammerstein.com.

Mientras el consejero de Fomento y Medio Ambiente en la Junta de Castilla y León, Antonio Silván, (sólo a alguien como a él se le puede ocurrir unificar ambos ministerios), se frota las manos por la aprobación de ‘su’ Plan Integral de Residuos en Castilla y León, el mismo que abre las puertas a la incineración de basura doméstica en las cementeras castellano-leonesas, en otros lugares alguna gente de más categoría que él piensa en conseguir que el derecho a la salud pública se considere como algo intrínseco a nuestra condición humana.

Es notable que hoy continúan cometiéndose atentados contra los derechos humanos, pero no es menos cierto que todo el mundo reconoce la importancia que han tenido, y que tienen, hechos históricos como la la abolición de la esclavitud, la consecución del derecho al voto femenino (arrancado gracias al esfuerzo de grandes luchadoras), o documentos como la Declaración Universal de los Derechos Humanos, (firmada en 1948 una vez finalizada la II Guerra Mundial.

Julio Anguita. Fuente: publico.es.

Julio Anguita. Fuente: publico.es.

El valor de este último documento es tal que hace pocos días, en una conferencia celebrada con ocasión de las ‘Marchas por la Dignidad’, las mismasque culminaron en Madrid el pasado 22 de marzo, el pensador Julio Anguita lo exhibía en un itin declarando que, para cambiar el mundo a mejor sólo necesitábamos que lo que allí estaba escrito se cumpliera.

Vivimos todos en un mismo planeta, y en él existen elementos que son absolutamente indispensables para asegurar la existencia humana. Uno de ellos es el agua dulce, que por encima de países y fronteras no debería tener más que un único propietario: la humanidad.

Una opinión personal que, desde luego, mo tiene nada en común con lo afirmado la pasada semana, en la conferencia organizada por la Fundación Botín y ‘El País’ y titulada “El agua nuestro mejor recurso”, por el catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad de Zaragoza, Antonio Embid Irujo, quien dijo que la administración del agua no tiene nada que ver “ni con la democracia ni los derechos humanos”.

Podrán poner todas las trabas que quieran, pero todas las luchas de la especie humana llevarán siempre hacia la consecución de estos objetivos, tanto las de los de ahora, como lo fueron las de ayer, como serán las que nazcan después. Y que a lo sumo  podrán ser frenadas, pero jamás aniquiladas.

Este manifiesto que hoy publico me ha llegado a través del ex-eurodiputado David Hammerstein, a quien he publicado numerosos comunicados y cuyas ilustraciones utilizo para embellecer este artículo.  Podéis encontrar el texto original en inglés y firmarlo, si os place, en el siguiente enlace.

Un ecologista en El Bierzo.

Manifiesto por la salud pública y planetaria, por Richard Horton, Robert Beaglehole, Ruth Bonita, John Raeburn, Martin McKee y Stig Wall.

Evolución humana. Fuente: davidhammerstein.com.

Evolución humana. Fuente: davidhammerstein.com.

Este manifiesto es una llamada en favor de la creación de un movimiento social que defienda apoyar la acción colectiva a favor de la salud pública en todos los ámbitos, personal, comunitaria, regional, nacional, global y planetario.

Nuestro objetivo es responder a las amenazas a las que nos enfrentamos, en defensa de la salud y el bienestar humano junto a la sostenibilidad ecológica de nuestra civilización, de los sistemas naturales y humanos que dan soporte a la vida. Nuestra visión es la de un planeta que alimenta y sostiene la diversidad de la vida, en la cual coexistimos y sobre la que dependemos. Nuestra meta es crear un movimiento a favor de la salud planetaria.

Nos dirigimos a la ciudadanía y grupos como son los profesionales de la salud y de la salud pública, políticos, funcionarios internacionales de la ONU y de agencias del desarrollo, y académicos que trabajan en favor de las comunidades. Sobre todo, es un llamamiento a cada persona que tiene un interés en su propia salud, en la salud de los seres humanos y la salud de las futuras generaciones.

La disciplina de salud pública es necesaria por sus valores de justicia y equidad social y por su orientación hacia las acciones de pueblos interdependientes y sus comunidades. Nuestros objetivos son proteger y promover la salud y el bienestar, evitar la enfermedad y la discapacidad, eliminar las condiciones que dañan la salud y el bienestar y fomentar las capacidades de resiliencia para la mejor adaptación, resistencia y flexibilidad. Para conseguir estos objetivos nuestras acciones deben responder a la fragilidad ecológica del planeta y partir de nuestra obligación para salvaguardar los entornos naturales y humanos en los cuales existimos.

La salud planetaria es un bien común y una actitud y filosofía hacia la vida. Se orienta hacia las personas en lugar de las enfermedades, hacia la equidad en lugar de las sociedades injustas. Intentamos minimizar las diferencias en salud por rentas, sexo, educación y lugar de nacimiento. Apoyamos el acceso al conocimiento como una fuente de transformación social y el derecho a realizar progresivamente el más alto nivel de salud y bienestar sin dañar los procesos biogenerativos del planeta.

Nuestros patrones de sobreconsumo pueden causar el colapso de nuestra civilización. Los múltiples daños que infligen a nuestros sistemas planetarios ponen en peligro nuestro futuro como especie. Las ganancias en salud y bienestar de los últimos siglos no son irreversibles, se pueden perder fácilmente, esta es una lección que no hemos aprendido de otras civilizaciones que se colapsaron por sobrepasamiento de los límites ambientales. Hemos creado un injusto orden económico global que favorece a una pequeña y rica élite por encima de la gran mayoría.

La idea de crecimiento y progreso ilimitados en un planeta finito es una peligrosa ilusión humana: su éxito trae cada vez más amenazas y daños potencialmente peligrosos. También nuestra tolerancia del neoliberalismo y de las empresas multinacionales que persiguen fines muy ajenos a las necesidades de la mayoría, especialmente las personas más vulnerables y marginadas, aumenta los peligros a que enfrentamos. Vivimos en un mundo donde la confianza que tenemos en nuestros líderes y en nuestras instituciones ha caído a niveles incompatibles con sociedades justas y pacíficas. Así se contribuye a la creciente desilusión ciudadana con las instituciones de la democracia y con los procesos políticos de regulación.

Nos urge una transformación tanto en nuestros valores como en nuestras prácticas basada en el reconocimiento de la interdependencia y la conexión de todos los riesgos sociales y ambientales a los que nos enfrentamos. Necesitamos una nueva visión democrática y cooperativa a todos los niveles de la sociedad además de un nuevo principio planetario de bienestar ecológico y de todas las personas, un principio de supervivencia que afirma que debemos conservar, sostener y aumentar la capacidad de resistencia y recuperación de los sistemas naturales y humanos de los que nuestra salud depende. A menudo los gobiernos incumplen sus compromisos; hace falta un control independiente para revisar estos compromisos y para proponer medidas compensatorias.

Las voces de la salud pública y de la medicina como las de la conciencia de la salud ambiental planetaria pueden desempeñar un papel importante para conseguir esta visión. Junto a la acción de comunidades activas podemos enfrentarnos a intereses y fuerzas que hipotecan nuestro futuro. Un movimiento social potente puede defender la salud planetaria y al mismo tiempo apoyar un desarrollo humano acorde con la sostenibilidad.

Planeta Tierra.The Lancet, London NW1 7BY, UK (RH); University of Auckland, Auckland, New Zealand (RBe, RBo); Department of Public Health, AUT University, Auckland, New Zealand (JR); Department of Health Services Research and Policy, London School of Hygiene and Tropical Medicine, London, UK (MM); Department of Public Health and Clinical Medicine, Umeå University, Umeå, Sweden (SW).

Julio Anguita (Presentación Marchas de la Dignidad). 07/02/14. Youtube.com. Acampada Mérida.

La consulta ciudadana se cierra con un 99% a favor de la gestión pública del agua. 25/03/14. Eldiario.es.

Brasil: los esclavos del etanol

El sábado 22 de agosto representantes de Salva la Selva y de Watch Indonesia se reunieron en Hamburgo con el padre Tiago Thorlby, de la ‘Comissao Pastoral da Terra’ (CPT), quien viajó desde Brasil para denunciar la explotación laboral en la que viven muchos trabajadores rurales. Salva la Selva (Rettet den Regenwald, en alemán) es una organización ambiental políticamente independiente, con su sede en Hamburgo (Alemania), que defiende tanto los bosques tropicales como a sus habitantes. Fue fundada en 1986 por Reinhard Behrend, quien sigue al frente de la misma.

Brasil es uno de los principales productores de etanol, con 18 mil millones de litros anuales. El etanol, mezclado con la gasolina da lugar a la alconafta o gasohol, un biocombustible que ha permitido reducir al país suramericano sus importaciones de petróleo hasta un en un 40 %. Pero, para obtenerlo los trabajadores de la caña de azúcar son sometidos a ritmos de trabajo extenuantes que consiguen que su promedio de vida sea incluso inferior al de los esclavos en el pasado. El avance de este cultivo sobre tierras agrícolas y ganaderas brasileñas está desplazando a otras actividades tradicionales, creando inseguridad alimentaria entre la población. Los sindicatos han denunciado esta situación y luchan por mejorar las condiciones de vida de los asalariados, así como por lograr una unión más amplia frente a unos lugartenientes que continúan reinando en el país como auténticos caciques. Pese a las reformas aportadas por el gobierno de Lula, Brasil continúa siendo un país de campesinos sin tierra.

El etanol, de héroe a villano.

La Unión Europea (UE) fijó una meta del 10% para el uso de los agrocombustibles hasta el 2020. Pero en Brasil, en los dos últimos años se ha producido un cambio negativo que desmiente la imagen edulcorada sobre los biocombustibles que desde la UE se nos ha vendido. Las repetidas denuncias de los problemas sociales y ambientales relacionadas con su explotación han conseguido que, en poco tiempo, los agrocombustibles hayan pasado de salvadores del clima y de la economía brasileña a pesadilla nacional en algunos países.

Para conocer más sobre este asunto he decidido traer hoy al lector una información publicada por Salva la Selva que ha servido para abrirme los ojos sobre una realidad mundial extendida pero poco conocida en nuestras latitudes.

La Comisión Pastoral de la Tierra (CPT).

La Comisión Pastoral de la Tierra (Comissao Pastoral da Terra, en portugués) comenzó su trabajo en 1975. El padre Tiago es un pastor católico, de origen escocés, que ha estado viajando e informando sobre la situación de la propiedad de la tierra en Brasil y defendiendo la dignidad y los derechos de de los campesinos que luchan contra los políticos y los latifundistas, que allí se conocen también como los barones de la caña y de la soja.

En esta ocasión, el pastor vino al Viejo Continente con la intención de cuestionar su política sobre la bioenergía y para denunciar las violaciones de los derechos humanos ligadas a su producción y expansión. Una situación que si bien se da también en otros países, como por ejemplo en Tailandia, encuentra su máxima expresión en el trabajo esclavo que se vive en las plantaciones de caña de azúcar en Brasil.

El monocultivo dificulta la ansiada reforma agraria.

La alianza de la industria automovilística, petrolera y agrícola, con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial y la Organización Mundial del Comercio, para desarrollar la bioenergía y facilitar el cumplimiento del Protocolo de Kyoto está pasando una pesada factura a los países del Sur, en el sentido de que está imposibilitando la tan largamente esperada, a la vez que necesaria, reforma agraria en Brasil. Es decir, una división más justa de la tierra. El monocultivo brasileño responde al mismo modelo que se da en Malasia, o Indonesia, y perpetúa el latifundio ancestral.

En Brasil, en la zona costera de Pernambuco, se encuentran las mejores tierras de cultivo y están invadidas por el monocultivo del azúcar. Desde la CPT, -explica el padre Tiago-, “no tenemos nada en contra de la caña de azúcar, ni en contra del azúcar. Ni siquiera tenemos algo en contra de la bioenergía. Pero la energía procedente del monocultivo del azúcar se genera dentro de este modelo de producción. Para que se entienda: no es posible controlar un latifundio de 25, 30 ó 40 mil hectáreas sin tener una milicia privada. Los dueños de estos latifundios utilizan sus milicias para matonear a la población y, en ocasiones, también a los miembros de la CPT. Se trata de personas privadas armadas, que ejercen la violencia sobre la población local. Los barones de la caña tienen además por lo general a su servicio al prefecto, a las autoridades y a la policía del lugar. No pueden contar con este pastor, pero sí tienen a otros a su lado. Con todo esto, quiero decir que el modelo de producción del Brasil es un cáncer que hay que extirpar del cuerpo de la sociedad brasilera”.

El presidente Lula fue elegido con 62 millones de votos, porque entre otras cosas prometió una reforma agraria. Durante los últimos años, miles de esclavos han sido liberados de las plantaciones de caña de azúcar. El mismo día, el presidente Lula declaraba que en Brasil no hay esclavitud. Y además, el gobierno tiene planes para sembrar más caña de azúcar, por ejemplo, en el norte de la Amazonía. Pero son muchos los padres y madres en Brasil que se acercan a mí y me dicen: “Yo trabajo en la caña de azúcar para que mi hijo o mi hija no tengan que hacerlo jamás”.

El Movimiento de los Sin Tierra (MST).

“El trabajo de la CPT se desarrolla en el ámbito de los derechos humanos. Consiste en ir, vivir en las ocupaciones de tierra, hacernos eco de lo cruel que es la vida allí. El hambre, la sed, la violencia, las amenazas, el desplazamiento: todo ello es muy duro. No es fácil tener que escuchar de parte de los latifundistas frases como: “salgan de mi tierra, la están robando; son unos vagabundos y unos borrachos”. Pero cada vez más, las personas que viven en las plantaciones conocen los motivos por los que no tienen tierra. Saben que es por la estructura de la sociedad, y por eso, ellos luchan por cambiar esa estructura. El modo de lucha es la ocupación de tierras. Por todo el país hay ocupaciones y asentamientos, que luchan por su reconocimiento”.

Desde países del norte, como los europeos, se habla de producción de bioenergía, de energía “limpia, sostenible y renovable”. Esto es imposible. Estos calificativos son mitos. El modelo que utilizamos en Brasil para producir etanol no sólo no es limpio, sino que también es inviable. Por eso, no puede ser tomado de modelo a copiar en otras partes. Se trata de un modelo no sólo económicamente inviable, sino además políticamente retrógrado, socialmente exclusivo, culturalmente genocida y ecológicamente devastador”.

Testimonios de operarios en las plantaciones de caña de azúcar.

El padre Tiago trae consigo, desde Pernambuco en el nordeste brasilero, las voces de personas que han sido esclavizadas por el monocultivo extensivo para la producción del etanol en Brasil:

Antonio Manoel (47 años): “Empecé trabajando en los campos de caña de azúcar cuando tenía 9 años. No se respetan nuestros derechos, no recibimos salarios justos. Las empresas azucareras nos dicen que busquemos nuestros derechos, pero nunca los encontramos. Los propietarios de las empresas destruyen nuestros derechos”.

Joao Raimundo (31 años): “¿Qué logré como cortador de caña? Perder un dedo. Hay un montón de accidentes graves: en las piernas, en los brazos. Los cortadores quedan incapacitados para trabajar durante mucho tiempo. El doctor de la empresa te da tres días de baja. Después de eso, estás obligado a trabajar. ¿Derechos? No son respetados. Los empresarios del azúcar son latifundistas que chupan la sangre de los trabajadores”.

Joao (55 años): “Yo trabajé y trabajé. ¿Y qué obtuve? Sólo vejez y cansancio. Los latifundistas son unos explotadores de esclavos”.

Albertina María (40 años): “No hay futuro en los campos de caña. Yo nunca he tenido nada. Sólo trabajo y ruina. Trabajo sin recibir nada a cambio. La poca salud que tenía se me ha acabado. El patrón es un corrupto”.

Ante todo lo expuesto, concluye el padre Tiago: “Realmente creyeron que sería posible que la devastación de los bosques, la destrucción de la vida silvestre, la polución de las aguas para plantar caña en los mortíferos monocultivos, bajo el violento modelo feudal y latifundista… realmente, ¿alguien puede seguir pensando que este modelo de producción es sostenible?”.

Un ecologista en El Bierzo.

Agrocombustibles para acelerar el hambre. 27/03/08. Hambrestop.blogspot.com.

Los ‘verdes’ se enfrentan a Lula. 27/05/08. Publico.es.

Esclavos del etanol. 05/09/08. Publico.es.

Iglesia condena el trabajo esclavo y degradante en la industria del etanol brasileño. 17/11/08. Soitu.es.

Los esclavos del etanol: no más soluciones baratas y desastrosas para el Sur. 24/08/09. Salvalaselva.org.