Archivo de la etiqueta: Fiscalía de Medio Ambiente

Fallece el catedrático de Prehistoria de la Universidad de Valladolid, Julio Fernández Manzano

Exterior de la muralla del Castro de Borrenes. 21 febrero 2009. Foto: Enrique López Manzano

El pasado jueves -día 3- falleció mi primo carnal Julio Fernández Manzano, a la edad de 65 años. Hacía tiempo que seguía un tratamiento en un centro privado tras sufrir un ictus cerebral.

Comento esta noticia tanto por mi vinculación afectiva con él, ya que siendo niños compartimos unas cuantas aventuras, incluida la de participar, dentro de la misma escuadra, en uno de los campamentos de la Organización Juvenil Española (OJE). Pero también algunas salidas por El Bierzo, organizadas por mi tío, Ángel Manzano Casas. De ellas recuerdo con especial intensidad las efectuadas al Monasterio de Montes, entonces en ruinas (todavía en parte hoy), pero también otras durante cuyo trascurso nos dedicábamos a buscar fragmentos de tejas romanas que localizábamos en los campos bercianos. Un preludio de lo que luego sería la gran pasión de mi pariente cercano: el estudio arqueológico de la meseta norte ibérica.

En realidad, pese a mi gran afecto por mi primo, he de decir que por diversas circunstancias de la vida no llegamos a vernos con tanta frecuencia como hubiera sido de mi agrado. Siendo bastante joven, por consideraciones familiares y laborales, él fijó su residencia a Valladolid, la principal ciudad desde la que ejerció su reconocido magisterio. Sin embargo, pese a esta distancia, que un mayor alejamiento geográfico llegó a acentuar, siempre mantuvimos una cordial amistad.

He de destacar que la relación de mi primo con El Bierzo fue siempre muy relevante, tanto por la atracción que esta comarca ejercía sobre él como desde el punto de vista profesional, ya que Julio fue uno de los artífices del Plan Director de Las Médulas. Pero también por sus prospecciones arqueológicas en el Castro de Borrenes, y creo que también en el de San Juan de Paluezas (El Castrelín), así como los estudios que dedicó a diversos hallazgos arqueológicos realizados en la comarca. De sus investigaciones tuvo la ocasión de informar en alguna conferencia organizada por el Instituto de Estudios Bercianos (IEB) celebrada en la capital berciana.

“La cultura no se debe medir nunca por criterios meramente economicistas”.

Vista del Castro de Borrenes. 21 febrero 2009. Foto: Enrique López Manzano.

No fue hasta época reciente que me apercibí que mi primo también mantuvo una opinión personal sobre la cantera de Catisa, cuyo monstruoso desarrollo desluce todavía hoy día la vista panorámica de Las Médulas desde el Mirador de Orellán. Según publicó el ‘Diario de León’, mi primo preconizó el traslado de la mina de áridos a otra parte para no perjudicar los puestos de trabajo existentes. Sin embargo, por casualidades de la vida, acabaría siendo la asociación en la que yo aún milito la que acabaría por dar la puntilla a la cantera, cuando ésta se veía ya muy debilitada por la intervención de la Fiscalía de Medio Ambiente.

Carrera docente de Julio Fernández Manzano.

Julio Fernández Manzano. Elnortedecastilla.es

Aunque natural de Ponferrada (ambos nacimos en el mismo edificio de la Calle del Cristo), Fernández Manzano desarrolló la práctica totalidad de su carrera docente en la Universidad de Valladolid, donde se licenció en Filosofía y Letras y en 1983 se doctoró con la tesis ‘Armas y útiles metálicos del Bronce Final en la Meseta Norte’. Tras unos años como profesor ayudante en Valladolid, en 1987 obtuvo la plaza de profesor titular de Prehistoria en la Universidad de Cantabria, pero regresó tres cursos más tarde a la capital vallisoletana.

Especialista en la metalurgia de la Edad del Bronce, impulsó importantes proyectos y equipos de investigación en Las Médulas, junto a Francisco Javier Sánchez Palencia y María Dolores Fernández-Posse. En 2007 obtuvo la cátedra de Prehistoria de la Universidad vallisoletana, área adscrita al Departamento de Prehistoria, Arqueología, Antropología Social y Ciencias y Técnicas Historiográficas. Además, también desempeñó el cargo de vicedecano de Ordenación Académica de la Facultad de Filosofía y Letras.

Fernández Manzano impulsó relevantes investigaciones sobre la Edad del Bronce en Castilla y León, algunas en colaboración con Germán Delibes; y a partir de 2006 dirigió, junto al citado Delibes, José Ignacio Herrán y Manuel Crespo, la campaña de excavaciones arqueológicas en el pago ‘El Palomar’, en el Centro de Interpretación de la Naturaleza de Matallana.

Publicaciones científicas.

El Castrelín fue abandonado poco antes de la explotación romana de Las Médulas. 4 junio 2017. Foto: Enrique López Manzano

Entre las publicaciones de mi primo sobresalen el capítulo dedicado a la Prehistoria en el Valle del Duero, escrito junto a Germán Delibes en la famosa ‘Historia de Castilla y León’ de la editorial Ámbito (1984); ‘Armas útiles metálicos del Bronce final en la Meseta Norte’ (1984); o ‘Mineros y Fundidores en el inicio de la Edad de los Metales. El midi francés y el norte de la Península Ibérica’ (2003).

Hace unos pocos días estuve visitando el Museo Arqueológico de Cáceres. Allí pude ver expuestas diversas lápidas romanas con sus preceptivos epitafios, tal y como era frecuente en ese tipo de manifestaciones funerarias. Observé que en varias de ellas aparece escrita la frase: “Que la tierra le sea leve”, dedicada al difunto. Es lo que le deseo de todo corazón al amigo cuyo cálido abrazo me va a faltar.

Aquellos interesados en conocer más a fondo los escritos e investigaciones de Julio Fernández Manzano podrán consultarlas aquí. 

Un ecologista en El Bierzo.

Fallece el catedrático de Prehistoria Julio Fernández Manzano. 03/08/17. Elnortecastilla.es.

Un arqueólogo del plan director defiende el traslado de la explotación. 02/07/04. Diariodeleon.es.

Anuncios

El Juzgado dictamina el cierre definitivo de la cantera Peña del Horno II en Paradela de Muces

Máquinas trabajando ilegalmente en la cantera de la Peñas del Horno. Paradela de Muces, 16 agosto 2009. Fuente: unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Máquinas trabajando ilegalmente en la cantera de la Peñas del Horno. Paradela de Muces, 16 agosto 2009. Fuente: unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

La suma de esfuerzos de hasta veinticuatro entidades, encabezadas por la Asociación Cultural Muces, más de dos mil firmas solicitando el cierre de la cantera Peña del Horno II en Paradela de Muces, en el municipio de Priaranza del Bierzo, -dentro de la Red Natura 2.000 y del espacio declarado Lugar de Interés Comunitario (LIC) y Zona de Especial Protección de las Aves (ZEPA)-, han catalizado finalmente en la sentencia del Juzgado nº 2 de lo Contencioso-administrativo de León que desestima el recurso presentado por los propietarios de la mina a cielo abierto y confirma su cierre definitivo.

Decreto municipal de paralización de la cantera (1/2). Priaranza del Bierzo, 12 dic. 2007.

Decreto municipal de paralización de la cantera (1/2). Priaranza del Bierzo, 12 dic. 2007.

La cantera está situada en una zona catalogada por la Junta de Castilla y León de como de gran valor natural, y que cuenta con las máximas figuras de protección  por albergar algunos de los endemismos más raros de la comarca berciana.

Pero, aun así, la empresa Canteras Peña del Horno, S. L., la ha estado explotando ilegalmente durante años, con la indispensable permisividad de la alcaldesa popular de Paradela de Muces y del alcalde de Priaranza del Bierzo, políticos pertenecientes ambos al Partido Popular que siempre han encontrado todo tipo de excusas e impedimentos para hacer cumplir su propio decreto de alcaldía, el cual ordena el cierre hasta que no se disponga de la correspondiente licencia urbanística.

Decreto municipal de paralización de la cantera Peña del Horno II (2/2). Priaranza del Bierzo, 12 dic. 2007. Unecologistaenelbierzo.

Decreto municipal de paralización de la cantera Peña del Horno II (2/2). Priaranza del Bierzo, 12 dic. 2007.

Según la Asociación Cultural Muces, durante estos últimos años, la pedanía de Paradela de Muces se ha estado beneficiando de la entrega regalada de piedras provenientes de la cantera que se han utilizado para realizar obras municipales de pavimentación. Y no resulta disparatado pensar que alguien en el ayuntamiento de Priaranza también ha recibido lo suyo, pues de otro modo resulta inexplicable que éste haya tardado más de dos años en hacer cumplir su propio decreto de paralización de la explotación, dictado el 12 de diciembre de 2007.

La intervención de la Guardia Civil precintando las obras en la cantera tuvo lugar dos días después de la visita de Marcelino B. Taboada y de este servidor al Ayuntamiento, en donde nos atendió el secretario, en ausencia del alcalde según nos dijo. En esa reunión le anunciamos la inmediata presentación una denuncia por prevaricación.

El alcalde de Fabero, Demetrio Alfonso. Fabero, febr. 2009. Lacronicadeleon. Foto: Gaztelu.

El alcalde de Fabero, Demetrio Alfonso. Fabero, febr. 2009. Cronicadeleon. Foto: Gaztelu.

Sin embargo no fue necesario llegar a este extremo porque el precintado de la cantera ordenado por la Fiscalía de Medio Ambiente, y ejecutado por la Guardia Civil, coincidió con una declaración ante el Juzgado ponferradino del alcalde de Fabero, Demetrio Alfonso Canedo (PSOE), a raíz de que éste fuera denunciado por IU-Los Verdes por autorizar obras realizadas por el empresario minero Victorino Alonso sin los permisos pertinentes.

Por lo visto, el proverbio aquel que dice que cuando veas las barbas de tu vecino afeitar pon las tuyas a remojar, surtió su efecto en esta ocasión.

Pero incluso en estas circunstancias, precintada la cantera por la Fiscalía y la Guardia Civil, el trabajo de explotación continuó después de que sus propietarios romperan los precintos. Quizá por aquello de que “yo en mi casa hago lo que me sale de las narices y que, después de todo, las leyes no están hechas para mí”. Vamos, al puro estilo de ‘Don Vito’.

A raíz de este nuevo incumplimiento la Asociación Cultural Muces denunció nuevamente, hasta en diez ocasiones aportando pruebas gráficas- el incumplimiento de la ley y la existencia de actividad minera en la zona sin que la Junta, ni nadie, intervinieran.

En este sentido, destaco que la permisividad del alcalde de Priaranza, José Manuel Blanco,  con la cantera de Muces contrasta fuertemente con el apoyo que desde hace años ofrece a grupos de música folk en el Festival de Música de Cornatel, al que han prestado su colaboración algunas personas respetuosas con los derechos humanos y el medio ambiente, y a las que sugeriría, conocida la actuación municipal en el asunto de la cantera, la posibilidad de que se replanteasen tal colaboración.

Sentencia firme.

Vestigios del canal romano sobre la Peña del Horno. 2011. Acmuces.blogspot.com.

Vestigios del canal romano sobre la Peña del Horno. 2011. Acmuces.blogspot.com.

La sentencia del Juzgado nº 2 de lo Contencioso-administrativo de León es ya definitiva, una vez agotado el plazo para su recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, según la Asociación Cultural Muces. Lo subrayo para desmentir una información interesada publicada en otro importante medio de comunicación local berciano. Para el juez, que se ratifica ante los propietarios mineros en la necesidad que estos cumplan con los requerimientos administrativos necesarios, “no son suficientes en modo alguno” los planes de labores argumentados por los propietarios para mantener la actividad minera.

Historia de la reapertura de la cantera.

Aspecto de la cantera la Peña del Hombre II en el verano de 2007. Paradela de Muces. Unecologistaenelbierzo.

Aspecto de la cantera la Peña del Hombre II en el verano de 2007. Paradela de Muces. Unecologistaenelbierzo.

Tras numerosos años de inactividad, la cantera Peña del Horno II reinició su historia en 2007, cuando la pedánea del Paradela de Muces,  María del Rosario Raimúndez Fernándz, adjudicó los derechos de explotación de la mina a sus actuales propietarios. Pero al carecer ésta de permisos el ayuntamiento de Priaranza se vio obligado a paralizar su explotación, mediante el decreto antes mencionado, del 12 de diciembre de aquel mismo año.

Imagen de la cantera Peña del Horno II realizada en 2009 se aprecia el avance de la excavación pese al decreto de paralización cautelar. Agost 2009. Fuente: unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

En ests foto de la cantera Peña del Horno II, de agosto de 2009, puede apreciarse el avance de la excavación pese al decreto de paralización. Unecologistaenelbierzo.

Debido a la aplicación de las nuevas figuras de protección impuestas por Europa, los propietarios de la mina estaban obligados a renovar las autorizaciones medioambientales. Sin embargo, estos argumentaban que la actividad extractiva no había cambiado con respecto a la desarrollada en las décadas anteriores, por lo que proclamaban que no necesitaban tramitar de nuevo estas autorizaciones. Afirmaciones ciertamente contradictorias, puesto que la propia empresa reconoció en una rueda de una prensa celebrada en 2009, celebrada en respuesta a las denuncias vecinales y ecologistas, que el objeto de la nueva explotación era la extracción de grandes bloques de piedra ornamental. Una actividad para la que la gravera no tenía autorización.

Un ecologista en El Bierzo.

Ruta botánica por las Peñas de Ferradillo con el Instituto de Estudios Bercianos. 30/05/09. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

La Asociación Cultural de Muces alerta de que la cantera de Paradela sigue funcionando y exige su cierre. 07/01/09. Diariodeleon.es.

La Guardia Civil y el Ayuntamiento de Priaranza proceden al cierre de la cantera Peña del Horno. 16/11/09. Unecologistaenelbierzo. wordpress.com.

Comentario por Un ecologista en El Bierzo el 17 Marzo 2012.

Logo. 'Salvemos el entorno de Las Médulas'. 2007. Acm.blospot.com.

Logo. ‘Salvemos el entorno de Las Médulas’. 2007. Acm.blospot.com.

Este autor ha tenido muchos contactos personales relacionados con la cantera, aunque no sólo él. En cierta ocasión miembros de la Junta de la Asociación Cultural Ecobierzo se pusieron en contacto con uno de los propietarios de la misma.

No nos ha sido mencionado su nombre por ninguna de las personas vinculadas a la denuncia, y que son las que nos transmitían información actualizada sobre la situación de la mina casi a diario. Aún así, me alegro que haya participado usted de algún modo en la protesta, y lamento que no se pusiera en contacto con nosotros cuando le necesitábamos.

Por otra parte, si considera que conoce una historia diferente de la publicada aquí sobre la cantera y desea escribir un artículo sobre la misma, le animo a hacerlo. También debería tener en consideración que los periodistas escribimos a veces de manera excesivamente sintetizada, por falta de espacio, antes de faltar al respeto (comentario borrado).

Por lo demás, si todavía desea usted colaborar en actuaciones relacionadas con la protección del medio ambiente le recomiendo que se ponga en contacto con la Asociación Cultural Ecobierzo. Gracias.

Ecologistas

Tengo conectada una alerta de “Google” para no perderme ningún artículo de José Álvarez de Paz en el Diario de León. Considero su opinión particularmente acertada, y siempre estoy atento a cualquier cosa que escriba relacionada con el medio ambiente y el ecologismo.

Hace cosa de dos semanas sacó una columna que me aportó personalmente, en un momento de muchas zozobras, – y supongo que a otros compañeros que viven situaciones parecidas a la mía al frente de alguna entidad medioambiental -, un bálsamo del que estaba necesitado.

No niego que puedan existir personas que hayan visto en el ecologismo un nuevo filón para, digámoslo bastamente, “vivir del cuento”. Pero yo soy ya mayor, llevo muchos años en estos temas y no he conocido todavía a nadie que pueda cualificar de esta manera. A lo sumo conozco algún caso de obtención de pequeños beneficios.

Así es, en cambio, como les gusta  referirse a nosotros a una parte de quienes, con frecuencia, sólo nos ven como un escollo a sus planes de beneficio particular. También los hay que no se cortan un pelo y que declaran, a voz en grito, que no hay nada más despreciable – o que odien más – que a un ecologista. Y no son siempre gente con poco discernimiento, o descerebrados, como podríamos pensar, sino que también nos encontramos en esta línea a personas cualificadas, con frecuencia situados en una buena posición económica. Y en esa lista esuelen aparecer los empresarios, los capitalistas, las transnacionales, y los hijos de todos los anteriores, que ven en el control ecologista y en su defensa del patrimonio natural un peligro para sus ambiciones mercantiles.

A estos enemigos naturales de los ecologistas hay que añadirles, a veces, los radicales, anticapitalistas, okupas y otros con ideas parecidas, cuyo pensamiento llego incluso a compartir a veces, pero que cuando se ven afectados por intervenciones ecologistas son los que los atacan con más saña, en un intento de desprestigiarlos.

Estos son los que más daño provocan, por provenir sus críticas de las filas de gente que el movimiento ecologista mira con simpatía. Y, cuando esto sucede, los enemigos del ecologismo se frotan las manos o incluso aprovechan para añadir leña al fuego, con gran regocijo,. Es lo que pude comprobar hace pocos días a raíz de un artículo publicado en ‘Kaos en la Red’ por alguien que ni siquiera fue capaz de leer, y menos aún comprender correctamente, el comunicado que una entidad ecologista publicó sobre ‘La Cañada Real’.

Algunos nos tildan de “ecojetas”. Y en sus grupos, a veces dudosamente democráticos, se regodean de nuestras ideas, que tildan de idealistas. Muchos de los que así actúan viven, muchas veces, de espaldas a la realidad del planeta, apurando hasta la extenuación sus recursos materiales. A esos hay que añadir, sin ánimo de ofender, a las personas que viven en la burbuja hedonista de un consumismo desenfrenado y alejadas de los valores solidarios. Para esa gente le resulta difícil comprender que haya quienes están dispuestos a consagrar su tiempo libre a la consecución de un bien común, incluso para personas que aún no existen, en alguna organización altruista.

Un ecologista en El Bierzo.

Ecologistas, por José Álvarez de Paz.

Algunos tiburones expertos en navegar por mercados emergentes y a ser posible desregulados, criminalizan a los ecologistas precisamente porque tienen la rareza de solidarizarse con los problemas ajenos y les señalan diciendo que sólo se representan a sí mismos, cuando lo que hacen es representar a todos los demás.

Viene esto a propósito de la cascada de acusaciones contra ellos a raíz de las sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León que demuestran que todos los parques eólicos de León incurren en fraude de ley y acumulan irregularidades que han llevado a la fiscalía provincial de Medio Ambiente a denunciar su posible relevancia penal, por prevaricación ambiental.

Sorprende la corte de insumisos de toda condición y militancia que, lejos de exigir a los promotores eólicos que respeten la ley y el orden, responsabilizan a los ecologistas y al Ministerio de Industria de las consecuencias de aquellos desmanes recogidos en sede judicial. También les responsabilizan de que, haciendo uso del libre mercado, algunos prefieran comprar sus componentes lejos de nuestras fronteras.

Los colectivos ecologistas no militan contra las energías renovables, entre ellas la energía eólica, todo lo contrario. Lo que hacen precisamente es recordarnos que existe un Plan Ambiental Eólico Regional que todos debemos respetar, como también es de obligado cumplimiento la legislación Europea para la preservación de las especies y hábitats, así como la legislación de nuestra autonomía sobre la protección de flora y fauna.

Cuando más arriba empleamos la palabra insumisos nos referimos tanto a emprendedores como a sindicalistas y cargos públicos que deberían saber que un sector estratégico como lo es el de la energía, no se puede entregar a intereses privados y mantenerlo al margen de la ley, ni en la convocatoria, ni en la adjudicación, ni en el desarrollo de los proyectos, porque eso no hay estado de derecho que pueda soportarlo.

Bienvenidas sean las palas eólicas, siempre que sus promotores, lejos de maquillar informes medioambientales, se sometan a la ley como cualquier hijo de vecino que sabe que toda conducta humana, también la empresarial, tiene sus límites, que no todo el monte es orégano.

Publicado en ”Silla baja”, por José Álvarez de Paz. 04/10/09.

Comentario por José el 16/04/2010.

Hola amigo, soy José Álvarez de Paz. También tus palabras son un estímulo para mí. No olvidemos que son muy poderosos los intereses que chocan contra la corriente ecologista, lo poco que queda de alcance planetario con un aliento de solidaridad. Les pone nerviosos, a los depredadores de mercados que alguien se pueda encargar de defender intereses de otros a quienes ni siquiera conocen porque pertenecen a generaciones venideras. Los ecologistas, dicen, son un peligro.