Archivo de la etiqueta: Fukushima I

¿Un pez mutante en Fukushima?

Hirasaka Hiroshi con el supuesto mez mutante. Agosto 2015. Publimetro.com.mx.

Hirasaka Hiroshi con el supuesto mez mutante. Agosto 2015. Publimetro.com.mx.

Cualquiera que sea aficionado a la búsqueda de información en Internet sabe muy bien que esta red nos depara, a veces, grandes sorpresas. Una de ellas es esta noticia que encontré por casualidad y que despertó mi curiosidad, tanto por el sorprendente y terrorífico aspecto del pez fotografiado, como por la duda que deja planear sobre la posibilidad de que la radiación nuclear escapada de Fukushima I haya podido producir algún tipo de mutación sorprendente en la zona afectada.

Señala el artículo al cual he tenido acceso que la fotografía de un supuesto “pez mutante”, relacionado con la planta nuclear de Fukushima I en Japón, se ha vuelto viral en redes sociales durante las últimas semanas. No lo niego, pero lo cierto es que yo no la había visto hasta hoy.

La instantánea fue tomada por el pescador Hirasaka Hiroshi, que la compartió en su cuenta de Twitter. Hiroshi asegura que su asombrosa pesca se produjo entre la isla japonesa de Hokkaido, situada al norte de Japón, y la frontera con Rusia. Una zona emplazada a mil ciento cuatro kilómetros de la nuclear.

Otra instantánea del suuesto pez lobo mutante pescado por Hiroshi. Agosto 2015. Twitter.com.

Otra instantánea del suuesto pez lobo mutante pescado por Hiroshi. Agosto 2015. Twitter.com.

Según Hiroshi, el pez lobo “mutante” medía casi dos metros, cuando el tamaño promedio de este animal es de un metro. Hirasaka Hiroshi es conocido en las redes sociales por su afición a pescar animales exóticos. Él mismo ha escrito en su perfil en Twitter: “Vivo para perseguir criaturas interesantes”. De hecho, ha publicado un libro titulado “Especies exóticas de peces: Los atrapé, juzgué e intenté comerlos”, según una información publicada por el periódico irlandés “The Independent”.

Este extraño y peculiar ejemplar de pez lobo fue capturado a finales del mes de agosto. Sus grandes dimensiones (pesaba 15 kilos y medía 1,12 metros), han vuelto a poner sobre el tapete el alcance de los posibles fugas radioactivas resultantes de la triple fusión nuclear ocurrida en Fukushima en 2011.

El 11 de marzo de 2011 la planta nuclear de Fukushima I sufrió severos daños tras producirse un terremoto que sacudió al país nipón, seguido de un violento tsunami que dejó un saldo de quince mil ochocientos noventa y un muertos, seis mil ciento cincuenta y dos heridos y dos mil quinientos ochenta y cuatro desaparecidos.

Espero que, en los próximos días, algunos expertos se pronuncien sobre el tema. Sirva este artículo para llamar la atención sobre los dramáticos efectos de la radioactividad en los seres vivos.

Un ecologista en El Bierzo.

¿Un pez “mutante” de Fukushima? Conozca la historia detrás de esta foto. 17/09/15. Publimetro.com.mx.

Captura un pez lobo gigante en las aguas afectadas por el desastre de Fukushima. 17/09/15. Elconfidencial.com.

Nuclenor quiere reabrir la central nuclear de Garoña

Vista aérea de la central nuclear de Garoña. 2009. Fuente: ondavasca.com.

Vista aérea de la central nuclear de Garoña. 2009. Fuente: ondavasca.com.

Dice el dicho popular que “tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe”. Es lo que pensé de manera irreflexiva cuando fue tiroteada el mes pasado Isabel Carrasco, la presidenta del Partido Popular de León, pero también de la Diputación y de una docena más de entes variopintos, en una evidente y desmedida afición por cargos y dietas que ha sido muy criticada.

Viene a cuento la cita porque yo ya he repetido demasiadas veces que con la energía nuclear pocas bromas. La historia de esta poderosa energía, pero al tiempo temible o incluso terrorífica, está marcada por un rosario de accidentes, a cual más grave. Precisamente hace muy pocos días he vuelto a ver imágenes aéreas de la abandonada ciudad de Chernóbil, en el documental ‘Home’, y no hay semana en que no me llegue alguna noticia nueva sobre la contaminación que está esparciendo por todo el planeta lo que queda de la central nuclear de Fukushima I.

Dramáticos efectos de la radiación sobre los seres humanos. Chernóbil, 1992. Taringa.net.

Dramáticos efectos de la radiación sobre los seres humanos. Chernóbil, 1992. Taringa.net.

No se tratan pues de cuentos chinos, ni de historias para asustar niños. Ya sabemos que el hambre es mala consejera (lo digo por quienes aspiran a volver a trabajar en la nuclear y por sus familias), y que la codicia también lo es (lo digo por los accionistas y directivos de Iberdrola y Endesa), pero estoy convencido de que no necesitamos para nada jugar con fuego. Seguro que hay soluciones al hambre, o a la necesidad de producir energía, que no pasan por una apuesta tan arriesgada. Una partida que, puede acarrear graves consecuencias, incluso mortales, a personas que son ajenas a ella.

Sin duda sólo por esta última consideración yo declararía a la energía nuclear anticonstitucional. O la prohibiría definitivamente dado que afecta a poblaciones que no han participado para nada en tal decisión, ni nada tienen que ver con ella. Son casos que ilustran con meridiana evidencian los desastres de Chernóbil (1986) o Fukushima I (2011). En este último lugar, ante la magnitud del desastre actual, el primer ministro japonés, favorable a la energía nuclear antes del siniestro, llegó a declarar luego que, después de lo sucedido, no la habría autorizado. Ya veremos en qué quedan estas declaraciones de arrepentimiento, y lo que duran, ante la presión del lobby nuclear internacional.

En España también tenemos nuestro propio lobby, y no pequeño precisamente. Y sus intereses, -ya va siendo hora de que los españoles abran los ojos-, están muy lejos de los de la mayoría de las personas. El becerro de oro lo domina todo, y así nos va a la mayoría. Pero cuando las desgracias ocurren, ellos pueden trasladarse a vivir a otro lugar, descontaminado, mientras que los demás nos morimos envenenados y nuestras mujeres engendran hijos enfermos o monstruosos.

El Gobierno favorece la reapertura de Garoña.

Convocatoria de una marcha contra Garoña. 5 agosto 2006. Celtiberia.net.

Convocatoria de una marcha contra Garoña. 5 agosto 2006. Celtiberia.net.

Garoña echó el candado el 6 de julio del pasado verano, un cierre que en teoría suponía el final de la central nuclear más antigua del país, inaugurada en el año 1971, y que en sus últimos días ya no producía electricidad. Sucedió tras cuarenta y dos años de vida útil, dos más de lo considerado prudente.

Mucho se había especulado en los últimos meses con una reapertura de la central nuclear de Garoña, la más veterana de todas las nucleares españolas que lleva cerrada desde el 6 de julio, aunque en sus últimos tiempos no producía electricidad. Nuclenor, la empresa participada a partes iguales por Iberdrola y Endesa, ha dado el paso definitivo y ha solicitado oficialmente la reapertura de Garoña hasta el 2 de marzo de 2031, cuando la nuclear cumpla 60 años, y no hasta 2024 como se había dicho en un primer momento.

Pero las presiones de las eléctricas sobre un gobierno que les resulta favorable están haciendo mella. El pasado mes de febrero el Gobierno (PP) aprobó un Real Decreto que permite a las instalaciones que cerraron por temas económicos y no de seguridad solicitar la reapertura menos de un año después de su cierre. En la práctica, la nueva norma ha servido para conceder a la central burgalesa un plazo que expira el próximo 6 de julio para decidir si solicitaba o no la ampliación de la explotación.

La reapertura se ve apoyada también por el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera (PP), pero se ha visto deslegitimada por el Parlamento vasco (incluido el PP regional), que se opone a la misma, ya que aunque situada fuera de su competencia los posible efectos de una fuga radioactiva le alcanzarían de pleno. Ya en 2008 las Juntas Generales de Álava aprobaron una moción manifestando su “contundente y rotundo” rechazo a la posibilidad de prorrogar el funcionamiento de la central nuclear. Y el 12 de junio de 2009 el Parlamento vasco aprobó una iniciativa (a la que se sumo el Partido Socialista de Euskadi (PSE) y que contó con el voto contrario del PP) en la que se instaba al cierre de de la central.

Hace pocos días el Partido Popular en el País vasco se ha votado en su parlamente el cierre definitivo de la nuclear. Postura que el portavoz del mismo partido en Castilla y León, Carlos Fernández Carriedo, ha criticado alegando la necesidad de mantener los puestos de trabajo. Carriedo ha dicho que considera “incomprensible” la postura de su homólogo vasco y que no entiende que “dude” del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), que sería el encargado de elaborar un informe técnico para determinar si la instalación está en condiciones de funcionar y que incluiría las mejoras a realizar por Nuclenor.

Pero el problema al que se enfrenta la protesta del político castellano-leonés es que somos muchos los que no confiamos en tal organismo, que hemos visto en el pasado engañado por los intereses empresariales en detrimento de la seguridad de las personas (consultar lo ocurrido con las fugas radioactivas ocurridas en las centrales nucleares de Vandellós I y II).

‘Puertas giratorias’.

Representantes de asociaciones, partidos políticos y sindicatos contrarios a la construcción del tendido eléctrico Sama-Velilla. León, 30 enero 2010. Foto: Peio García.

Grupo de opositores a la construcción del tendido eléctrico Sama-Velilla. León, 30 enero 2010. Foto: Peio García.

La situación de impotencia e indefensión que siento ante las decisiones del gobierno central me hacen pensar que resulta imperativo que la ciudadanía retome el poder y legisle en contra de las llamadas ‘puertas giratorias’, este paso por la política que acaban situando a los políticos en los consejos de las grandes empresas del Ibex 35 español. Resultado de esas combinaciones perversas son proyectos como la reapertura de Garoña, la construcción de la línea de alta tensión eléctrica Sama-Velilla o, también del AVE. Todos ellos innecesarios e injustificables desde el punto de vista económico, social o medioambiental.

Las eléctricas no se andan por las ramas, se sienten fuertes con este gobierno afín y exigen alargar la vida útil de las centrales nucleares hasta en un 50% más de lo considerado prudencial, es decir, hasta los sesenta años. Y así lo han propuesto a Industria, que busca la forma de complacerlas. En especial Iberdrola, dueña de seis de los siete reactores que hay en España.

Según el Foro de la Energía Nuclear, “en el caso español, si se aplicara la Joperación hasta 60 años, la energía eléctrica producida generada en 20 años por las actuales centrales nucleares en funcionamiento equivaldría al consumo en España durante casi 5 años”.

En su día el gobierno socialista, menos favorable a la industria nuclear (Zapatero prometió cerrar las centrales nucleares aunque luego incumplió su promesa), ya prologó en cinco años la existencia de Garoña. Y si Nuclenor decidió cerrar la planta de forma abrupta fue debido al elevado coste de las medidas de seguridad impuestas por el CSN tras el accidente de Fukushima. Y es que la central de Garoña cuenta con el mismo modelo de reactor y contención (aunque su diseño fue mejorado una vez la central fue puesta en servicio). Y también por el establecimiento de nuevos impuestos sobre la energía nuclear.

En España el periodo de funcionamiento de una nuclear no tiene plazo. El PSOE fijó un tope de vida útil de 40 años en el borrador de la Ley de Sostenibilidad Económica, pero pactó con CiU eliminarlo. Ahora, el Consejo de Seguridad Nuclear es el que evalúa las centrales y el que renueva periódicamente las autorizaciones.

Una opción barajada es que el Gobierno apruebe una legislación que permitiera alargar la vida útil de de las nucleares en diez o veinte años más. Ésta vendría acompañada, para aportar seguridad económica a las eléctricas, de cláusulas indemnizatorias, por lucro cesante, inasumibles para algún otro partido o coalición antinuclear que decidiera, a posteriori, cerrar las plantas.

Nuclenor basa su petición en el argumento que en Estados Unidos las plantas funcionan seis décadas. Y otra de las razones esgrimidas para pedir la licencia de actividad hasta 2031, y no hasta 2024, es que solo así serían rentables las importantes inversiones económicas que habría de acometer. Éstas se avalúan en unos 150 millones de euros.

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria. Eldiario.es.

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria. Eldiario.es.

Nuclenor asegura que en la solicitud de reapertura enviada al gobierno incluye toda la documentación necesaria sobre el complimiento de los requisitos impuestos a Garoña para el retorno de la actividad y su compromiso de realizar todas las reformas necesarias. Ahora, la pelota está en el tejado del ministerio de Industria. El ministro Soria ha confirmado que su departamento había recibido la solicitud, aunque calcula que deberá pasar un año hasta que el CSN dicte su veredicto final sobre la central.

Apostar por las renovables.

Ante un sector del mercado eléctrico sobredimensionado, lo que repercute en un recibo más caro, los ecologistas no vemos la necesidad de este alargamiento. De hecho, los expertos señalan que lo lógico sería tratar de reducir este sobredimensionamiento, ya que las nucleares impiden el desarrollo de las plantas de gas de ciclo combinado, de las que el 90% están paradas pese a que siguen cobrando la compensación del peaje de respaldo.

El pasado 27 de mayo Ecologistas en Acción publicó su postura oficial sobre la petición de Nuclenor declarándola “delirante”. Justifica que la central,”idéntica al reactor número 1 de Fukushima, está en pésimas condiciones y su hipotética puesta en marcha supone un riesgo inasumible”. Para el colectivo “la pretensión de Nuclenor de que Garoña funcione hasta 2031 no tiene precedentes en España ni en Europa”.

Más recientemente, el 4 de junio pasado, los ecologistas han denunciado que las centrales nucleares de Doel 3 y Tihange 2 en Bélgica, cuyas vasijas de los reactores fueron construidas por la misma empresa que la de Garoña, se han visto obligadas a cerrar por fallos en su construcción.

Por otro lado, Jaume Morrón, asesor energético, apuesta “por la tecnología eólica y fotovoltaica, que ofrecen costes inferiores a la nuclear”, y sostiene que “lo lógico sería sustituir estas centrales cuando lleguen al final de su vida, dadas las fuertes inversiones que precisan en seguridad y sus problemas no resueltos con los residuos”.

Una opinión que comparte el experto en regulación eléctrica, Jorge Morales de Labra, para quien ampliar la vida de la nucleares “no tiene sentido”. Morales afirma que “la energía nuclear es rentable para los promotores, que la cobran a precio del gas, la fuente más cara. Si las nucleares fueran obligadas a asumir los costes de los residuos, cerrarían”, agrega. Y critica que la negociación entre gobierno y eléctricas “se están haciendo sin contraprestaciones” para los consumidores.

Mientras tanto, en el ámbito mundial, las plantas viven un cierto estancamiento. En la actualidad producen el 11% de la energía que se consume, cuando llegó a alcanzar un 17%. Y de los 70 reactores que se están construyendo en el mundo, 53 están en China, Rusia, EE.UU. y la India.

Un ecologista en El Bierzo.

La central nuclear de Garoña. 5 jun. 2014. Infolibre.es.

La central nuclear de Garoña. 5 jun. 2014. infolibre.es.

Fernández Carriedo ve “incomprensible” que el PP vasco dude del Consejo de Seguridad Nuclear y apoye ahora el cierre de Garoña. 05/06/14. Icalnews.com.

El PP vasco rechaza por primera vez reabrir Garoña. 05/06/14. Infolibre.es.

Garoña podría tener los mismos problemas que nucleares belgas cerradas. 04/06/14. Ecologistasenaccion.org.

Las nucleares quieren prolongar su funcionamiento hasta 60 años y el Gobierno busca cómo complacerlas. 02/02/14. Lavanguardia.com.

Nuclenor delira al pedir autorización para Garoña hasta 2031. 27/05/14. Ecologistasenaccion.es.

Las Juntas de Álava rechazan prorrogar la vida de la central de Garoña más allá de 2009. 09/02/08. Celtiberia.net.

La fuga radiactiva en Ascó fue cien veces mayor de lo declarado. 15/04/08. Elpais.com.

Se cumplen 28 años del accidente nuclear de Chernóbil

Dramáticos efectos de la radiación sobre los seres humanos. Chernóbil, 1992. Taringa.net.

Dramáticos efectos de la radiación sobre los seres humanos. Chernóbil, 1992. Taringa.net.

Hace veintiocho años, un día como hoy, se produjo el accidente atómico de consecuencias más devastadoras conocidas hasta la fecha. Sucedió en la central nuclear de Chernóbil, en Ucrania, -ahora de nuevo  en el candelero- y sus efectos son perfectamente visibles casi treinta años después, con pueblos como Pripyat abandonados y amplias zonas deshabitadas en torno a la planta. Las secuelas del accidente también se leen en los cuerpos tullidos y deformes de aquellos que sobrevivieron a la radiación.

El siniestro produjo una enorme conmoción social en el Viejo Continente, ampliamente afectado por la radiación inmediata, que el viento se encargó de transportar de una parte a otra de una manera absolutamente imprevisible y caprichosa. Millones de personas vivieron entonces momentos de gran angustia. Han pasado setenta años desde el inicio de la historia de amor imposible entre el hombre y la energía nuclear y no aprendemos de las lecciones recibidas. Son numerosos los accidentes nucleares habidos, de diferente importancia, pero la experiencia nos señala que no hay ninguna central nuclear segura al cien por cien.

El Titánic inició su primer y último viaje en Southampton, el 10 de abril de 1912. Wikipedia.org. Foto: F. G. O. Stuart.

El Titánic inició su primer y último viaje en Southampton, el 10 de abril de 1912. Wikipedia.org. F. G. O. Stuart.

Es conocido el relato sobre el Titánic’, el mayor barco del mundo en el momento de su botadura en 1912, y sobre su pretendida invulnerabilidad. De él me contó mi abuela, que vivió aquella época, que se decía que “ni Dios era capaz de hundirlo”. Aunque ya sabemos luego lo que pasó en la madrugada del 14 al 15 de abril. Puede decirse que algo parecido sucedió con Chernóbil, citada como ejemplo de seguridad por sus constructores. En 1983, B. Semonov, el director del Departamento de Seguridad de la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA), escribió que “un accidente serio con pérdida de refrigerante es prácticamente imposible en las centrales del tipo BRMK”. Pero, una vez más, lo imposible sucedió, el 26 de abril de 1986.

Hoy ya sabemos que la energía nuclear es sucia, cara y peligrosa, aunque haya todavía países que continúan apostando por ella. Es sucia, porque origina residuos altamente peligrosos cuya eliminación –o neutralización- resulta casi imposible. Además, son residuos que se mantienen radioactivos durante miles de años; es cara, porque la construcción, mantenimiento y vida útil con garantías de cierta seguridad, significan un desembolso económico enorme. Y porque en ese cálculo no se nos suele comunicar los gastos subsidiarios de desmontaje de las instalaciones, transporte y almacenamiento de los residuos generados que incrementan su coste; es peligrosa, porque los efectos ligados a errores humanos, o imponderables de la naturaleza, la convierten en vulnerable. Y también porque sus efectos sobre todo los humanos son horripilantes, como lo demuestran los cuerpos deformes y enfermos de aquellos que se ven afectados por la radiación.

El accidente de Chernóbil, cuya nube radioactiva alcanzó nuestras fronteras, sirvió para alertar al mundo sobre la peligrosidad de esta fuente de energía indomable. Peligrosidad que el último grave accidente nuclear de Fukushima Daiichi, en 2011, volvió a confirmar. Hoy se sabe que la radiación, esta vez transportada por las aguas marinas, ha llegado incluso hasta las costas de Norteamérica.

Juguetes infantiles abandonados en Prypyat. 1986. Taringa.net.

Juguetes infantiles abandonados en Prypyat. 1986. Taringa.net.

Hoy, casi treinta años más tarde, la central de Chernóbil sigue siendo una amenaza real para quienes viven en sus inmediaciones. Y lo es, sobre todo, debido al mal estado en que se encuentra el sarcófago que se construyó para sepultar el reactor y que amenaza con permitir alguna nueva fuga de radiactividad. Es cierto que está previsto la construcción de un nuevo sarcófago sobre el anterior, pero su elevado costo (unos mil millones de euros) dificulta tal empeño, por lo que es probable que no se aborde hasta dentro de algunos años más.

Tanto Chernóbil como Fukushima I son hoy fuente argumental para quienes denuncian la inseguridad de estas plantas, por más que el hombre se esfuerce en volverlas invulnerables.

Hoy no quedan santuarios en el mundo capaces de ofrecer una seguridad total. Como ningún lugar está hoy excluido de la posibilidad de sufrir un cataclismo, un ataque terrorista o incluso de una enfrentamiento nuclear. Y la energía atómica requiere unas garantías totales. Por esta consideración, y las antes comentadas, considero que deberíamos apostar por fuentes de energía más seguras y limpias.

Un ecologista en El Bierzo.

Cartel. Chernóbil, no olvidamos. Nucleares No.26 abril 2014. Ecologistasenaccion.org.

Cartel. Chernóbil, no olvidamos. Nucleares No. 26 abril 2014. Ecologistasaccion.

Veinticinco años después Chernóbil continúa siendo un foco de contaminación radioactiva. 26/04/11. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Movilizaciones en Castilla y León a un año vista del accidente nuclear de Fukushima. 09/03/12. Ecobierzo.org.

Accidente de Chernóbil (Ucrania 1986). 24/04/14. Ecologistasenaccion.org.

Pripyat, la ciudad fantasma envenenada. 2013. Taringa.net.

Chernóbil, las imágenes más impactantes. 2012. Taringa.net.

El Ministerio de Industria argumenta ‘razones económicas’ para el cierre de Garoña

Desde estas páginas he llevado, durante los últimos años, mi propia campaña para conseguir el cierre de la central nuclear de Santa María de Garoña dentro de los plazos recomendados por los expertos. Sin embargo, no quisiera que alguien pensara que soy insensible a la desgracia que significa para alguien la posibilidad de quedarse sin trabajo. Ciertamente esa idea me afecta, pero soy de la opinión que no todo vale en esta vida y que a veces la elección es obligada cuando la salud – o incluso la vida – de otras personas pueden estar en juego.

Y es que cuando se trata de fugas nucleares cualquier distancia se vuelve pequeña. Y entonces, por desgracia, suele ocurrir que los planes de emergencia tan cuidadosamente estudiados -o incluso practicados en simulaciones casi reales de las cuales he tenido noticia cercana cuando vivía en Cataluña-, se vuelven de repente inservibles. Es entonces, y sólo entonces, cuando la gente descubre sorprendida cuáles son los auténticos intereses que motivan la existencia de esa planta nuclear en la cercanía de su población. De repente se entiende, en toda su magnitud, cuáles son los riesgos que conllevan este tipo de instalaciones.

No me parece sensato mantener abierta una central que ya ha superado en varios años los límites de vida útil recomendados por la experiencia y la sensatez. Que no se debe jugar con el fuego nos lo recuerdan demasiados ejemplos: Chelliabnsk-40, Chernóbil, Fukushima I, etcétera.

Lo lamentable es que este cierre se produzca sin atender a ese sentido común al que me referí antes, sino debido a unos fríos cálculos de rentabilidad económica de los propietarios de la empresa. Así lo han demostrado las palabras del ministro de Industria, José Manuel Soria (PP), el sucesor de Miguel Sebastián (PSOE) en el cargo. Una postura que han criticadp tanto Ecologistas en Acción como Greenpeace, dos de los colectivos que más han guerreado para conseguir el cierre de esta planta nuclear dentro de unos límites razonables.

Así pues, todo parece indicar que Garoña cerrará, tal como estaba previsto desde diciembre del año pasado, el próximo día 6 de julio. Lo lamentable es que lo haga alegando “razones económicas” y no de seguridad nuclear. Una estratagema del Gobierno que permite dejar abierta la puerta a un posible cambio ulterior de la situación.

Un ecologista en El Bierzo.

Garoña cierra por la incertidumbre técnica y la falta de acuerdo entre Nuclenor y el ministerio, por Ecologistas en Acción.

Ante el anuncio del ministro Soria de que la central de Garoña (Burgos) se va a cerrar por motivos económicos, Ecologistas en Acción manifiesta que en realidad Garoña está acuciada por serios problemas técnicos que arrojan una enorme incertidumbre sobre la rentabilidad de los gastos que las reparaciones le suponen.

Para Ecologistas en Acción, el cierre se debe a las enormes incertidumbres técnicas que existen por el estado degradado de la central. A los 130 millones de euros a gastar para introducir las reparaciones propuestas por el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) en 2009, más las que se deducen de las pruebas de estrés, habría que añadir la posible construcción de una torre de refrigeración y las largas y costosas inspecciones necesarias en la vasija para comprobar si está sometida a los mismos problemas que la de la central de Döel 3 en Bélgica, que presentaba casi 2.000 fisuras.

A pesar de todas estas acciones, no se garantiza que no aparezcan nuevos problemas en Garoña, dado el lamentable estado en que se encuentra la central. Se sabe que el circuito primario está aquejado de problemas de corrosión, que las penetraciones de las barras de control también lo están… Cualquiera de estos elementos podría fallar en el futuro motivando, en el mejor de los casos, largas paradas y nuevos gastos en reparaciones. En el peor podrían dar lugar a un accidente.

Todavía le quedarían al Ministerio de Industria algunos días para emitir una nueva Orden Ministerial para prorrogar el cierre de Garoña, pero si la descarta es porque no ha llegado a un acuerdo con Nuclenor. Claramente, en estas condiciones de inseguridad técnica, las demandas económicas de Nuclenor para que le resultara ventajosa la explotación de Garoña son imposibles de satisfacer.

Ecologistas en Acción considera, no obstante, que el anuncio de Soria es una excelente noticia. El cierre de Garoña despejará la inseguridad de la comarca y de varias comunidades autónomas. Ahora es necesario que todos los agentes sociales piensen en el desarrollo de los pueblos y se pongan a trabajar para reducir el impacto económico del cierre en la comarca y entre los trabajadores. El tiempo de desmantelamiento de la central permitirá ir tomando iniciativas que permitan un desarrollo local.

Ecologistas en Acción celebra que las exigencias de seguridad de la sociedad española conduzcan al final al cierre, aunque lamenta el extraño y opaco proceso al que hemos asistido. Tras el cierre de Garoña, se debe ir pensando ya en el cierre escalonado del resto de las centrales nucleares, puesto que son perfectamente prescindibles dado el exceso de potencia instalada en nuestro sistema eléctrico”.

Comunicado de Ecologistas en Acción. Madrid, 19 de junio de 2013.

Garoña: la central nuclear de las mil y una grietas. 02/06/09. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Bianca Jagger y Greenpeace se muestran favorables al cierre de Garoña. 12/06/09. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

La Junta perjudica los intereses de Castilla y León con su apoyo a la nuclear de Garoña. 15/06/09. Ecobierzo.org.

Los ecologistas reivindican el cierre de Garoña, mientras el Gobierno encarga al CNS informes para una posible prolongación de la vida útil de la central nuclear. 22/06/09. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Más de 200 personalidades firman un manifiesto a favor del cierre de Garoña. 24/06/09. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Una decisión salomónica prolonga dos años más la vida útil de Garoña. 02/07/09. Ecobierzo.org.

El incendio de un transformador eléctrico en la central nuclear de Garoña demuestra que prolongar su vida útil ha sido un error. 11/08/09.  Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Multados 29 activistas de Greenpeace por intentar forzar el cierre de la Central Nuclear de Garoña en 2008. 13/09/09. Ecobierzo.org.

Movilizaciones en Castilla y León a un año vista del accidente nuclear de Fukushima

Cabeza de maniquí abandonada tras el tsunami en Fukushima. 11 marzo 2011.

Cabeza de maniquí abandonada tras el tsunami en Fukushima. 11 marzo 2011.

El próximo 11 de marzo se cumplirá un año del accidente de Fukushima I, ocurrido tras el pavoroso tsunami que asoló la costa noreste de Japón después de que un terremoto magnitud 9,0 en la escala sismológica de magnitud de momento sacudiera el fondo del mar. El grave accidente sufrido en los reactores nucleares 1, 2 y 3 de la central nuclear, que implicó la fusión del núcleo, mostró la imposibilidad de garantizar plenamente la seguridad de este tipo de instalaciones.

En diversas ocasiones me he manifestado contra de la energía nuclear, debido principalmente a sus riesgos imponderables, pero también a la contaminación radioactiva que produce. Ésta puede prolongarse durante siglos y añade un coste económico y medioambiental enorme a su explotación, algo que normalmente no se tiene en cuenta a la hora de valorarlo y que se oculta al contribuyente. Los costes suplementarios proceden del necesario desmantelamiento de las centrales, una vez finalizada su vida útil (que actualmente se calcula en cuarenta años) y también de la necesidad de almacenar y proteger durante siglos los residuos radioactivos.

En este sentido, me he sumado a la petición de los principales grupos ecologistas en el país (Greenpeace, Ecologistas en Acción, etc.) y solicitado que proceda a un cierre escalonado de sus centrales nucleares, empezando por la de Garoña (Burgos), que cuenta con una tecnología gemela a la del reactor más dañado en la central japonesa.

El accidente de Fukushima-Daiichi: el segundo más grave de la historia.

Incendio en la central nuclear de Fukushima-Daiichi. 11 marzo 2011. Larepublica.pe.

Incendio en la central nuclear de Fukushima-Daiichi. 11 marzo 2011. Larepublica.pe.

El accidente sufrido por la central nuclear japonesa está ya considerado como el segundo más grave de la historia, tras el de Chernóbil. Según cálculos realizados por diversos investigadores, en Fukushima I se escapó aproximadamente una quinta parte de la radiactividad liberada en Chernóbil. En este sentido, el Departamento de Energía de Estados Unidos ha estimado que la contaminación radiactiva desplazada por efecto de los vientos afectará gravemente a personas situadas a más de 50 kilómetros de la central.

Esta contaminación ya se ha podido detectar en alimentos como el arroz, las espinacas, el ganado vacuno, así como en las algas y el pescado. En los dos últimos casos la contaminación se produjo por el vertido controlado de miles de toneladas de agua radiactiva al océano. Nunca antes se había producido una contaminación del mar tan intensa y sus efectos sobre la fauna marina no serán probablemente conocidos del todo hasta pasados muchos años.

Por otra parte, se considera que las catastróficas consecuencias del accidente nuclear podrían haber sido peores si en los primeros días los vientos hubieran soplado hacia el interior de la isla en vez de hacia el mar. O si un sacrificado grupo de trabajadores no hubiesen puesto su vida en peligro para evitar el descontrol total en los reactores accidentados. En los primeros momentos de la catástrofe se llegó incluso a baraja la posibilidad de desalojar Tokio, ciudad situada a 270 kilómetros de la central.

En contra de lo que proclamaron los “expertos” ha sido necesario casi un año para llevar los reactores a parada fría, algo que no parece haberse conseguido del todo aún. Lo cierto es que, como en otros estrepitosos accidentes nucleares, los sistemas de seguridad de los reactores accidentados fallaron estrepitosamente debido a la inundación producida por el tsunami, empezando por los de la refrigeración.

Foto satélite de los reactores I al 4 (de izq. a dcha) de Fukushima I tras el tsunami y posterior incendio.16 marzo 20011. Wikipedia.org. Foto: Digital Globe.

Foto satélite de los reactores I al 4 (de izq. a dcha) de Fukushima I tras el tsunami y posterior incendio.16 marzo 20011. Wikipedia.org. Foto: Digital Globe.

También, como ha sucedido ya otras ocasiones, las autoridades niponas rebajaron inicialmente la gravedad del accidente. Algo que, por resultar desgraciadamente habitual, el ciudadano habría de tener siempre presente si vive a corta distancia de alguna instalación nuclear. En Fukushima se permitió que miles de personas recibieran grandes dosis radiactivas al retrasar su evacuación de zonas radioactivamente muy contaminadas.

En cuanto al coste económico del desastre, los cálculos estimativos lo sitúan en cerca de 60.000 millones de euros, sólo entre indemnizaciones y el costo del desmantelamiento de la central.

A destacar que tras el grave accidente de Fukushima I, la primera ministra alemana Angela Merkel decidió dar marcha atrás a la política nuclear de su gobierno, adelantada unos meses antes. En este sentido destacaré que, tras la catástrofe nipona, Bélgica, Suiza e Italia también tomaron decisiones orientadas a reducir sus programas nucleares.

Ecologistas en Acción convoca concentraciones en Castilla y León para pedir el cierre de la central nuclear de Garoña.

Cadena humana contra centrales nucleares. Hamburgo, 24 abril 2010. Dw.world.de. Foto: AP.

Cadena humana contra centrales nucleares. Hamburgo, 24 abril 2010. Dw.world.de. Foto: AP.

Ecologistas en Acción ha programado para el próximo domingo concentraciones en las ciudades de Salamanca, Valladolid, y ante la propia central nuclear de Garoña, para exigir el cierre inmediato de esta planta, cuyo alargamiento de la vida útil defiende el Gobierno popular.

En su convocatoria los ecologistas recuerdan los accidentes de Fukushima I y Chernóbil, y advierten que en el caso de un accidente grave se verían afectados “de manera inmediata” unos 56 municipios burgaleses situados en un radio de 30 kilómetros, incluida la ciudad de Miranda de Ebro, más otros 10.000 habitantes del País Vasco y de La Rioja. Calculan que torno a la central viven millón y medio de personas, en ciudades como Bilbao, Burgos, Santander o Vitoria, que también podrían verse afectadas por un posible escape radioactivo.

Para más información ponerse en contacto con:

– Burgos: Luis Oviedo, 617 251 678.
– Salamanca: Javier Andaluz, 645 518 104.
– Valladolid: Javier Gutiérrez, 606372 529.

Un ecologista en El Bierzo.

Fukushima I antes del tsunami. 5 sept. 2007. Wikipedia.org.

Fukushima I antes del tsunami. 5 sept. 2007. Wikipedia.org.

El futuro de la energía nuclear en base a sus riesgos. 18/03/11. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

El espectro de Hiroshima planea de nuevo sobre Japón. 18/03/11. Ecobierzo.org.

Greenpeace exige el fin de la era nuclear para evitar otro Fukushima. 23/03/11. Nuevatribuna.es.