Archivo de la etiqueta: Fundación Global Nature

Cuatrocientas organizaciones españolas se unen contra el calentamiento global

Un gran iceberg en Groenlandia. Efeverde.com.

Un gran iceberg en Groenlandia. Efeverde.com.

Como persona preocupada por el cambio climático y sus efectos adversos, que afectan a millones de personas en este planeta, vuelvo a dirigir mi atención hacia este tema tan vital para el planeta. Puede que parezca que en algún momento me repita, pero considero que estamos ante un problema global al que no se le dedica la atención que merece, especialmente los políticos, más preocupados –como ya he escrito otras veces- por sus resultados electorales cortoplacistas que por buscar una solución al asunto.

Así pues, no me extenderé demasiado en mis viejos discursos, que la mayoría ya conocéis, sino que me centraré en informar sobre la buena noticia que representa la unión de hasta cuatrocientas organizaciones dentro del panorama tan desolador, por la ausencia de propuestas de calado, relacionado con el calentamiento global.

Y la buena noticia es que ayer se celebró en el Jardín Botánico de Madrid una reunión en la que unas cuatrocientas organizaciones españolas presentaron un nuevo manifiesto, el enésimo por desgracia dada la escasa atención prestada a los anteriores, urgiendo al “despertar” social contra la desmesurada contaminación, y con ella la subida de las temperaturas, experimentada por el planeta en los últimos años. Se trata de la mayor alianza por el clima conocida hasta ahora en España.

Eché a faltar en ese listado a Ecobierzo, la asociación en la que soy vocal, por la gran atención que lleva prestando al tema desde hace años. En cierto sentido me pareció una injusticia, porque hemos sido partícipes en la organización de numerosas actividades y manifestaciones celebradas a nivel local. En ese sentido, creo que sería positivo que se pudiesen incluir en esa alianza climática también a las organizaciones más pequeñas.

El tiempo se agota ante la falta de iniciativas políticas que permitan palíar los adversos efectos del cambio climático. Cote Romero y Luis Miguel DomínguezMadrid, 27 mayo 2015. Eldiario.es.

El tiempo se agota ante la falta de políticas que palíen los adversos efectos del cambio climático. Cote Romero y Luis Miguel Domínguez. Madrid, 27 mayo 2015. Eldiario.es.

En el acto intervino el catedrático y vicepresidente del Grupo II del Panel Intergubernamental de Cambio Climático de las Naciones Unidas (IPCC), la mayor red mundial de científicos dedicada al estudio de este fenómeno global, quien enfatizó que hay “fundamentos suficientes” que acreditan la necesidad de una intervención urgente. Tras alertar del enorme coste que supone la inacción, José Manuel Moreno recordó que la temperatura media del planeta, situada en quince grados, podría aumentar hasta cuatro grados más debido a las emisiones contaminantes de dióxido de carbono (CO2). Para que el riesgo fuera mínimo o moderado no habrían de superar los dos grados.

Por su lado, la portavoz de la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético y directora general de Ecooo, Cote Romero, advirtió que nada va a cambiar si la ciudadanía “no empuja” y “despierta”.

Parapropiciar este “despertar” la nueva alianza ha programado una serie de acciones destinadas a despertar expectación ante la celebración de la cumbre sobre cambio climático de París, organizada por la Organización de Naciones Unidas y prevista para el próximo mes de diciembre. Resulta fundamental que ésta pueda desembocar en un acuerdo heredero del Protocolo de Kioto.

En la presentación intervino un agricultor murciano, Carlos Almarcha, quien relató sus vivencias campesinas y trasladó al auditorio su preocupación ante los cambios en las estaciones, con una menor frecuencia de las lluvias, floraciones prematuras o menos días fríos de los que precisa el ciclo natural de sus plantaciones. Almendros, en su caso.

A la derecha, situación de la capa de ozono sobre el Ártico en abril de 2011. A la izquierda, como sería sin el Protocolo de Montreal. La barra de la derecha mide la cantidad de ozono. Sandip Dehomse.

A la derecha, situación de la capa de ozono sobre el Ártico en abril de 2011. A la izquierda, como sería sin el Protocolo de Montreal. La barra de la derecha mide la cantidad de ozono. Sandip Dehomse.

Según Almarcha, los ciudadanos culpan y responsabilizan a las multinacionales y a los gobiernos de todo lo malo, pero también hace falta la conciencia de los consumidores. “Tenemos que mentalizarnos y cambiar esta cadena”, apostilló.

Otro participante fue el inmigrante maliense Tata Keita, quien centró su intervención en reclamar agua y alimentos para África. Un asunto prioritario, a su entender, y que cabe situar incluso por delante del debate sobre modelos energéticos. Entre otras razones porque “primero necesitamos comer, no tenemos siquiera luz en Mali”.

Tanto Cote Romero, como un representante de la Coordinadora de ONG para el Desarrollo (Congde), explicaron que el cambio climático representa además una enorme injusticia social, ya que sus víctimas son los países que menos responsabilidad han tenido en las emisiones de CO2. Además, son los que cuentan con menos recursos para adaptarse al fenómeno.

El manifiesto, leído por la escritora y periodista Mara Torres y el divulgador científico Luis Miguel Domínguez, reclama una transición justa que favorezca la capacidad de respuesta de las personas contra los temibles efectos del cambio climático.

Christiana Figueres, funcionara de la ONU para el clima. Barcelona, 26 mayo 2015. Elpais.com. Foto Albert García.

Christiana Figueres, funcionara de la ONU para el clima. Barcelona, 26 mayo 2015. Elpais.com. Foto Albert García.

Firman el manifiesto las plataformas Coalición Clima (30 organizaciones); la Coordinadora de ONGDs; la Cumbre Social; el Foro de Acción Rural; la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético (340 organizaciones); Plataforma Rural (25 organizaciones); la Plataforma Tercer Sector (7 organizaciones). También asociaciones como la Red Española de Desarrollo Rural, la Fundación Global Nature, Coalición Clima, Fundación Renovables; Acción en Red; ECooo; ATTAC; WWF; SEO/Birdlife; Greenpeace; Ecologistas en Acción y Amigos de la Tierra. Entre ellas hay algunas organizaciones que forman parte de una o varias plataformas, como Avaaz; Manos Unidas, Oxfam Intermon, Cáritas, ECODES; CCOO; UGT; USO; UPA; COAG; CECU; Asgeco; Hispacoop; InspirAction; ONGAWA; Alianza por la Solidaridad; REDR; REDER y Aproca.

La próxima cumbre de París está considerada por muchos ecologistas y científicos como trascendental. Es decir, que cabe situarla al mismo nivel que lo fue la de Copenhague hace seis años. En esta cumbre climática se espera alcanzar un acuerdo vinculante que rebaje las emisiones a partir del año 2020. Medidas que permitirían frenar los peores impactos ecológicos, económicos y sociales del este fenómeno.

Para los interesados en conocer más a fondo lo que sucederá en París les recomiendo la lectura del artículo, publicado ayer por ‘El País’. En él Christiana Figueres, la responsable de cambio climático de la ONU, reconoce que no se logrará el objetivo de limitar, a final de siglo, el aumento de la temperatura a dos grados centígrados con respecto a los niveles preindustriales.

“Hoy ya podemos saber que la suma [de los compromisos de mitigación de las emisiones] de todos los países no nos pone en la trayectoria de los dos grados”. Pero Figueres también aseguró que en “París habrá acuerdo” y que los Gobiernos están “bien encaminados”.

Un ecologista en El Bierzo.

Jardín Botánico de Madrid. 205. Tercerainformacion.es.

Jardín Botánico de Madrid. 205. Tercerainformacion.es.

La mayor alianza por el clima urge a la acción y al despertar de la sociedad. 27/05/15. Eldiario.es.

“Los subsidios a las energías fósiles no tienen ningún sentido”. 27/05/15. Elpais.com.

El agujero de la capa de ozono da una lección para el cambio climático. 26/05/15. Elpais.com.

¿Qué es el cambio climático y cómo nos afecta?  Magrama.gob.es.

Topillos: desastre ecológico en Tierra de Campos

Topo campesino o 'topillo' (Microtus arvalis asturianus).

Topo campesino o ‘topillo’ (Microtus arvalis asturianus).

Ayer enterraron en Villafranca del Bierzo a Antonio Pereira, reputado escritor berciano, gran cuentista y elocuente conversador, sobre cual hace pocos días el Instituto de Estudios Bercianos me entregó un estudio: “El Bierzo de Pereira”. Permítanme estas líneas expresar mi modesto homenaje a su persona.

Portada de la revista Interviú nº 2721, del 20 al 26 de 2009.

Portada de la revista Interviú nº 2721, del 20 al 26 de 2009.

Y hoy llegó a mi quiosco habitual la segunda parte de un artículo de Karin Cabrera, publicado en Interviú, que yo esperaba con alguna impaciencia. En él la periodista evidencia los graves errores cometidos por la Junta de Castilla y León (PP) intentando controlar una plaga de topillos (Microtus arvalis asturianus) que, durante el verano de 2007, diezmó gravemente a la Tierra de Campos. Por entonces, este azote se extendió imparablemente por estas tierras cerealistas de la Comunidad castellano-leonesa, provocando inquietudes entre los agricultores del inmemorialmente conocido como  ‘granero de Roma’.

Para evitar los graves perjuicios que para la cosecha suponía la presencia de miles de estos pequeños roedores en los campos, voraces comedores de grano, la Junta (PP) facilitó el acceso de los agricultores locales a toneladas de potentes rodencidas. Por desgracia, el veneno -inadecuadamente utilizado- no sólo no contribuyó a erradicar la plaga, sino que provocó la muerte indiscriminada de miles de otros pequeños animales: perdices, ánades azulones, calandrias, palomas, urracas, conejos, liebres y hasta zorros, dejando los sembrados de la Castilla señorial casi yermos de vida animal.

Catástrofe medioambiental sin precedentes.

Áreas afectadas por la plaga de topillos en Castilla y León. 2007. Wikipedia.org.

Áreas afectadas por la plaga de topillos en Castilla y León. 2007. Wikipedia.org.

La situación alcanzó unos tintes tan trágicos que Fernando Jubete, miembro de la Fundación Global Nature, un ecologista que vivió de cerca la situación, no dudó en afirmar que estábamos ante el mayor envenenamiento de animales que ha sufrido jamás España: “Estamos ante una catástrofe ambiental sin precedentes”, denunció.

Las propuestas ecologistas.

Los ecologistas, preocupados por atajar la plaga sin perjudicar el medio ambiente, propusieron a la Junta, en agosto de 2007, una serie de medidas para controlar las poblaciones de topillo, con cargo a fondos de desarrollo rural. Y un mes después, en septiembre, Ecologistas en Acción, junto con WWF, Seo/BirdLife, Plataforma para la Defensa de la Cordillera Ibérica, Fundación Global Nature y Ascel, solicitaron al Servicio para la Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) la apertura de una actuación que garantizara la legalidad de algunas prácticas agrarias -y también la de los rodencidas utilizados-, ya que habían descubierto que algunas asociaciones de agricultores estaban repartiendo por iniciativa propia importantes cantidades de distintos tóxicos. Llegados a este punto cabe recordar que el uso masivo de veneno es una actividad ilegal, puesto que es un método no selectivo que puede alcanzar un enorme impacto medioambiental. Además del riesgo evidente para la salud humana.

Turalemia.

El dedo pulgar de una mano infectada de turalemia.

El dedo pulgar de una mano infectada de turalemia.

La natural prudencia que debe presidir la actuación política en temas delicados, y que empuja a evitar dejarse arrastrar por las presiones del momento, habría evitado posiblemente la epidemia de turalemia que -coincidiendo con la aplicación del veneno- se cebó en cientos de vecinos de la Tierra de Campos, el corazón de Castilla y León.

Esta enfermedad, producida por la descomposición de los millares de cadáveres de topillos abandonados a su suerte en acequias y sembradíos, es el resultado de una infección bacteriana con efectos parecidos a la gripe. Sin embargo, ya por entonces, diversos médicos la relacionaron, en declaraciones privadas que pretendían evitar represalias laborales, con el brote epidémico padecido durante el verano del 2007, tras el uso masivo del veneno. Aseguraron entonces, ya públicamente en esta ocasión, que hacía doce años que no recordaban nada parecido.

La polémica entre el CSIC y la Junta de Castilla y León.

Hace algo más de un mes, un grupo de ocho investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y de la IE Universidad de Segovia, la Universidad de León y la Universidad Autónoma de Madrid, publicó un estudio que fue recogido en la revista científica norteamericana Environmental Conservation. En el que llegaba a la conclusión de que “la aplicación del rodencida había era innecesaria, ya que el veneno no acaba con la plaga, sino que ésta se colapsa de forma natural”. Esta apreciación fue, también por entonces, ratificada el investigador Javier Viñuela, del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC), dependiente del CSIC, la Universidad de Castilla-La Mancha y el Gobierno de esta comunidad. Ante tal declaración la Consejería de Agricultura de Castilla y León emitió, el 25 de marzo, una nota de prensa desautorizando la investigación de los científicos, al tiempo que intentaba desacreditarlos afirmando que consideraba “absolutamente falsa” la conclusión del informe elaborado “por un grupo de personas”.

Los topillos volverán.

Control poblacional de topillos mediante cebo envenenado.

Control poblacional de topillos mediante cebo envenenado.

Los expertos del CSIC vaticinan que el año que viene los topillos probablemente volverán en otra plaga cíclica. Mientras tanto Pablo Villar, el alcalde más joven de España (23 años) y que gobierna en Villalar de los Comuneros (Valladolid), ha elegido usar su sentido común para evitar el retorno de una posible plaga de topillos. Ha decidido colocar cajas nido en dónde criar lechuzas, que son sus mayores depredadores.

Frente al aserto de Fernando Jubete, de Global Nature, que asegura que la mortandad sufrida por el uso indiscriminado del veneno “alcanzó a 20 ó 30 especies, incluidos gatos y perros”, la viceconsejera de Desarrollo Rural de la Junta de Castilla y León, María Jesús Pascual, ha afirmado que “ninguna especie no diana ha fallecido por el uso del veneno”. Pero las estadísticas parecen empeñarse en llevar la contraria a la actuación oficial; porque si en 2006, en Castilla y León se produjeron 5,53 millones de toneladas de cereal, en 2007, en plena plaga de topillos, la cosecha casi se duplicó: 8,94 millones de toneladas. Con estos datos, no parece tan evidente la necesidad de aprobar unas medidas tan drásticas como las que tomó la Junta.

¿Sería posible establecer un veto de las entidades ecologistas a ciertas actuaciones medioambientales?

Una cigüeña comiendo topillos. 28 jun. 2007.

Una cigüeña comiendo topillos. 28 jun. 2007.

Ante los hechos consumados uno ya sólo puede preguntarse sobre la idoneidad de la actuación oficial. Y quizás pueda pensar si no hubiese sido preferible seguir los consejos que el ecologismo ofrecía gratuitamente. Porque, no olvidemos que además de casi quedarnos sin fauna -y con más de 500 afectados de turalemia-, la factura de los productos químicos facilitados por la Junta también ha debido resultar bastante salada.

No creo conveniente alargar más este artículo, aunque podría extendeme más. A aquellos interesados en obtener mayor información sobre el posicionamiento de otros protagonistas en esta historia (agricultores, ganaderos, ecologistas y administraciones) les remito a la consulta, en una buena hemeroteca, de la revista Interviú.

A mí sólo me queda decir que vería con buenos ojos que el movimiento ecologista contase  con una obligada atención de la Administración pública -a ser posible con opción de veto- cuando las decisiones a tomar sean tan importantes como en esta ocasión. ¡Porque la profesionalidad de los técnicos de la Junta ha quedado en entredicho! Han fallado dramáticamente, y los resultados saltan a a la vista. Personalmente vería con buenos ojos que esta propuesta personal, aquí formulada, se dejase querer por los partidos políticos hasta conseguir que la incluyesen en sus programas electorales. Una decisión que quizás evitaría sucesos tan lamentables como el aquí relatado.

Un policía de caza nacional sostiene una liebre encontrada muerta en Toro (Zamora).

Un policía de caza nacional sostiene una liebre encontrada muerta en Toro (Zamora).

Un ecologista en El Bierzo.

Interviú. Números 1.721 (del 20 al 26 de abril) y 1.722 (del 27 de abril al 3 de mayo. Interviu.es.

Plaga de topillos en Castilla y León en 2007. Wikipedia.org.