Archivo de la etiqueta: Gallaecia

El monte Medulio, símbolo de la resistencia celtibérica contra los invasores romanos

Castillo de Carbedo, en la sierra del Caurell, próximo a Esperante, con el monte Cido detrás. Manuelgago.org.

Castillo de Carbedo, en la sierra del Caurel, próximo a Esperante, con el monte Cido detrás. Fuente: Manuelgago.org.

La trágica gesta del monte Medulio es representativa del espíritu indómito de los pobladores celtíberos, en justa comparación con otras como la de Numancia, ya que en ambos casos las tribus vencidas por la fuerza avasalladora del Imperio romano prefirieron darse muerte antes que convertirse en esclavos y renunciar así a su libertad.

Más de un siglo separan ambos hechos, acaecidos antes del inicio cronológico de nuestra época, pero algo parece unirlos de una manera única e innegable, y es ese amor por la tierra y la independencia individual, sentimientos de los que también hizo demostración otro líder carismático de la lucha contra la opresión romana: Viriato.

Estatua de Viriato en la plaza homónima de Zamora. Wikipedisa.org. 25 agosto 2008. Autor: Eduardo Barrón.

Estatua de Viriato en Zamora. Wikipedia.org. Autor: Eduardo Barrón.

Viriato pertenecía a la tribu de los lusitanos (en un momento en que aún no existían ni España ni Portugal, tal y como los conocemos en la actualidad, y cuando los romanos llamaban Hispania al vasto territorio peninsular celtibérico). La polémica sobre si era español o portugués se ha demostrado carente de sentido, ya que el territorio de nacimiento y actuación militar del caudillo, en el sureste peninsular, no se puede situar con precisión.

Más claro parece estar el origen de los numantinos, aunque todavía subsista la duda sobre si este pueblo, también celtíbero, pertenecía a la tribu de los pelendones o a los arévacos. Plinio el Viejo afirma que la ciudad era pelendona, mientras que otros autores, como Estrabón y Ptolomeo, la sitúan entre los arévacos. Sobre el origen etimológico de Numancia parece, sin embargo, haber menos discusión, considerándose como una palabra celta de origen indoeuropeo que significaría pastos extensos y amplios. Lo que coincide con la descripción física del lugar.

Representación pictórica del asedio a Numancia. Fuente: terraeantiqvae.blogia.com.

Representación pictórica del asedio a Numancia. Terraeantiqvae.blogia.com.

Cuentan las crónicas romanas que, tras más de veinte años repeliendo los insistentes ataques romanos, Numancia terminó por sucumbir ante las legiones romanas comandadas por Publio Cornelio Escipión Emiliano después de un largo asedio. Y que, tras agotarse sus víveres, los numantinos decidieron poner fin a la situación entregándose algunos a Roma en condición de esclavos mientras que la mayoría prefirió suicidarse. Un hecho que sucedió en el año 133 a. C.

El monte Medulio.

Hace ya muchos años que el monte Medulio (Mons Medullius, en latín) aparece ligado a la mitología gallega y berciana, en relación con la resistencia indómita de los pueblos del noroeste ibérico contra las cohortes romanas. Esto es así porque, según las fuentes clásicas, fue en este enclave, a día de hoy todavía indeterminado, que se produjo la última batalla entre las legiones imperiales comandadas por los tribunos Cayo Furnio y Publio Carisio, y los bravos guerreros galaicos, astures y cántabros.

Sobre la importancia que los romanos concedieron a estos combates, conocidos como Guerras Astur-cántabras (29 a. C.-19 a. C.), baste decir que fue la única operación militar que el emperador Cayo Julio César Augusto dirigió personalmente.

El monte Cido.

El monte Cido.

Como dije antes, la situación geográfica del monte Medulio continúa siendo todavía controvertida, siendo múltiples localizaciones y montes de la geografía norpeninsular, candidatos a haber albergado el histórico monte, convertido en un icono de tintes mitológicos por la tradición popular de las gentes de Galicia y el Bierzo.

En contraposición, hay una clara constancia escrita de que estos hechos dramáticos acontecieron en el año 22 a. C. La victoria romana, sin embargo, no aportó a Roma más que un montón de cadáveres como resultado del suicidio colectivo de los defensores de su tierra, ya que las tribus en liza acostumbraban a vivir austeramente y no solían acumular metales preciosos ni joyas.

Estatua del emperador romano Cayo Julio César Augusto. Wikipedia.org. Till Niermann.

Estatua del emperador Cayo Julio César Augusto. Wikipedia.org. Till Niermann.

Los galaicos fueron un conjunto de pueblos celtas y preceltas afincados en Gallaecia, en el noroeste de la península ibérica. Ocuparon la práctica totalidad de lo que hoy es Galicia, exceptuando las comarcas de Valdeorras y Trives en Orense, habitadas por astures gigurros y tiburos, respectivamente, y la parte de los Ancares lucenses, que estaban ocupados por los astures lougeos.

Al este se extendían por la actual autonomía asturiana, marcando su frontera con los astures en el río Navia. Hacia el sur ocupaban el norte de Portugal hasta el río Duero, donde tenían establecida su frontera con los Turduli veteres y los lusitanos.

Sobre la ubicación del monte Medulio.

El castro de Vilar, en la sierra del Caurel. Galicia. Wikipedia.org. Víctor González.

El castro de Vilar, en la sierra del Caurel. Galicia. Wikipedia.org. Foto Víctor González.

Ante la inconcreción de los datos documentales disponibles ciertos autores han ubicado el monte Medulio en la zona montañosa del concejo de Lena, en Asturias, mientras que otros han defendido que se encontraría en el Picu Cervera, en el Castro Meduales, situado en Belmonte de Miranda (Asturias).

Otras hipótesis sobre la situación de este monte, símbolo de la bravura de las tribus autóctonas, lo emplazan en una franja situada en el límite del Bierzo (León) con Galicia, en concreto en la sierra de la Encina de la Lastra, que se encuentra situada a caballo entre la comarca berciana y la orensana de Valdeorras. De hecho, todo parece indicar la existencia de un parentesco toponímico entre el monte Medulio y Las Médulas, las gigantescas explotaciones auríferas romanas hoy convertidas en Patrimonio de la Humanidad y situadas en un espacio cercano.

Algunas investigaciones ulteriores han concluido en situar esta misteriosa montaña en los Ancares, en concreto en la sierra del Courel, en la inmediaciones fronterizas entre El Bierzo y la provincia lucense.

Pueblos autóctonos de Iberia en el año 300 antes de Jesucristo. Wikipedia.org.

Pueblos autóctonos de Iberia en el año 300 a. C.. Wikipedia.org.

Pero éstas no son las únicas interpretaciones, debido a que el cronista romano Paulo Orosio situó el monte en las inmediaciones del río “Minio” o Miño. Una opción que ha sido rebatida por Vicente Risco y también por el Padre Sarmiento. Estos estudiosos argumentan que en realidad, la mención “Minio” hace alusión al río Sil, que habría sido confundido por el cronista romano con el Miño. Parece incuestionable que el Sil hasta la Edad Media era el ‘Minnio’, ya que existen testimonios escritos que así afirman.

Otra reciente teoría especula con su ubicación en Pereiro de Aguiar, (Orense), en un monte que lleva por nombre “O Castelo”, y en el que, al pie de un antiguo camino real llamado “Portocarro” se puede leer, grabada en una gran roca, la inscripción “Sicenata Pacata” (quietos y pacificados), en caracteres latinos e indígenas. Además, sirve de sustento a esta teoría la frase del historiador Orosio “Ulteriores Gallaeciae Partes”, que identificaría, según los autores, la parte oriental de la Gallaecia romana,que era algo mayor a la Galicia actual.

Moneda emitida por Moneda emitida por Publio Carisio durante las Guerras Cántabras para pagar a las tropas con moneda fiduciaria. Siglo I a. J. Wikipedia.org.

Moneda emitida por Moneda emitida por Publio Carisio durante las Guerras Cántabras para pagar a las tropas con moneda fiduciaria. Siglo I a. J. Wikipedia.org.

A favor de otro sitio que pudiera responder a la descripción de la cruenta batalla hay también defensores, aunque cada vez menos, hay quién afirma que el mítico monte se correspondería con el monte Medelo, en Santa Cruz de Arrabaldo (en Orense), que cuenta con el argumento de la toponimia a su favor, o incluso con Cabeza de Meda (en Baja Limia), los montes Aloia (en Tuy) o Santa Tegra de La Guardia (en Pontevedra), este último defendido por Shulten.

Aunque modernos estudios establecen una premisa aparentemente más razonable según la cual el “Medulio” sería uno de los montes de la sierra del Caurel, exactamente el monte Cido. Argumentan los defensores de esta opción que el orónimo del monte derivaría de la voz latina “Occidio”, en su significado más horrendo de matanza o carnicería. Además, todavía hoy se pueden apreciar en la zona restos ostensibles de un foso o zanja como la que los romanos pudieron excavaron para sitiar o cercar el monte. Por otra parte, se han descubierto vestigios romanos en este entorno, como por ejemplo un águila imperial de bronce procedente de un estandarte romano. Esta localización se ve respaldada la situación de difícil acceso del Caurel y su situación entre varios campamentos romanos de la época, Lugo, Astorga y Braga, además de la profusión en los alrededores de tejos, árboles del cual supuestamente tomaron el veneno mortal, en los alrededores del monte.

La información clásica.

Situación de los astures. Siglo I a. J. Wikipedia.org.

Situación de los astures en el siglo I a. J. Wikipedia.org.

Le corresponde al historiador romano Lucio Anneo Floro la narración de la batalla del monte Medulio: “…Por último tuvo lugar el asedio del Monte Medulio, sobre el cual, después de haberlo cercado con un foso continuo de quince millas, avanzaron a un tiempo los romanos por todas partes. Cuando los bárbaros se ven reducidos a extrema necesidad, a porfía, en medio de un festín, se dieron la muerte con el fuego, la espada y el veneno que allí acostumbran a extraer de los tejos. Así la mayor parte se libró de la cautividad que a una gente hasta entonces indómita parecía más intolerable que la muerte…”.

En opinión del Padre Sarmiento y de Vicente Risco, unos ingirieron el veneno procedente del tejo, mientras que otros se habrían arrojado al fuego de una inmensa hoguera o se habrían dado muerte con sus espadas, tras un gran banquete y bajo los efectos de la embriaguez.

Retrato en relieve de Ramón Cabanillas al pie de una estatua en Cambados. Wikipedia.org. Autor Luis Miguel Bugallo Sánchez.

Retrato en relieve de Ramón Cabanillas al pie de una estatua en Cambados. Wikipedia.org. Autor: Luis Miguel Bugallo Sánchez.

El poeta español en lengua gallega Ramón Cabanillas Enríquez (Cambados, 3 de junio de 1876 – ibídem, 9 de noviembre de 1959), miembro de la Real Academia Gallega, escribió un poema titulado ‘Canto á bandeira galega’ (Canto a la bandera gallega), en su colección-poemario de 1917, denominado “Da terra asoballada”:

“O día do Medulio
con sangue quente e roxa
mercámo-lo dereito
á libre honrada chouza!”

Un ecologista en El Bierzo.

Las guerras cántabras. Viapraetoria.wordpress.com.

Las Guerras Cántabras III – El monte Medulio y el abrazo del tejo. 2012. Haraldwartooth.es .

O monte Cido. 12/07/04. Manuelgago.org.

El Bierzo histórico

Historia del Bierzo.

Es posible certificar un poblamiento prehistórico de El Bierzo. Se han encontrado numerosas piezas en las terrazas del río Cúa, catalogadas entre el 300.000 y el 100.000 a. C.  Además existen varios hallazgos correspondientes al neolítico, sobre todo hachas pulimentadas descubiertas en diversos lugares del Bierzo.

Se ha localizado cerámica precampaniforme en la Cueva de las Tres Ventanas, en Toral de los Vados, y cabe destacar las pinturas rupestres halladas en las cercanías de Sésamo y también en Librán, posiblemente pertenecientes a esta época. 

También existen variados hallazgos correspondientes a la Edad del Bronce (puntas de lanza, herramientas, cerámica…), correspondientes a todas sus etapas intermedias.

En El Bierzo, como en el resto del norte peninsular, también se desarrolló la cultura castreña. Son muchos los yacimientos y hallazgos correspondientes a esta época. Ejemplos de castros son Castro Bergidum (cerca de Cacabelos), y el Castro del Chano, en Fornela. 

Tras su conquista, los romanos integraron al Bierzo dentro del pueblo astur, como así recogen la mayoría de investigadores y crónicas de la época.  La inserción del Bierzo en el mundo romano se hizo rápidamente, auspiciada por las riquezas auríferas de la zona (Las Médulas y La Leitosa,  entre otras explotaciones auríferas), lo que produjo multitud de cambios tanto en la organización social de la zona, como en la económica y en la geográfica, desplazándose algunos núcleos de población y creándose nuevas ciudades. De esta época quedan numerosos yacimientos arqueológicos.

La Alta Edad Media en El Bierzo.

Tras la entrada de los pueblos germanos en la península, los suevos y los vándalos asdingos (que posteriormente se trasladarían a la Bética) se instalaron en la provincia de Gallaecia, en la que se incluye entonces al Bierzo.

Del dominio visigodo del Bierzo existe mayor información. A destacar el surgimiento de la denominada Tebaida Berciana, un florecimiento monástico en El Bierzo que llevo a edificar numerosas fundaciones en la cabecera del río Oza, en el valle del mismo nombre.

De la dominación musulmana, tras la invasión de la península ibérica en el 711, hay poca información, aunque se supone que tras la rápida ocupación peninsular por parte musulmana se establecerían guarniciones encargadas de cobrar los tributos.

Tras la Batalla de Covadonga los reyes asturianos, una vez controlada gran parte de Galicia, intentan hacer lo mismo en territorio berciano. Sin embargo, los monarcas asturianos no conseguirán un dominio sobre El Bierzo hasta los reinados de Alfonso II y de Ramiro I, pasando antes el territorio berciano de manos musulmanas a cristianas, alternativamente. Es en esta época, durante el reinado de Ramiro I (842-850), cuando El Bierzo comienza a estar bajo dominio de diversos condes, siendo el primero de ellos Don Lorenzo y el más conocido el Conde Gatón, que repuebla el este berciano.

El Bierzo feudal.

Entre el periodo Alto medieval y el Bajo medieval del Bierzo, los historiadores vienen distinguiendo, habitualmente, una etapa denominada el Bierzo Feudal. Es un periodo de transición que abarca desde finales del  siglo IX hasta el siglo XIII inclusive.

En este periodo, inicialmente, la economía se basa en la explotación agraria y ganadera. Solo a partir del siglo XII se produce una progresiva diversificación de esta economía, que se amplía a la minería y transformación de los recursos minerales, a la pesca y el comercio a través de ferias y mercados.

La propiedad se concentra en pocas manos realizándose una distinción entre propiedades de carácter eclesiástico -cuyos principales exponentes son los monasterios de San Pedro de Montes, de San Andrés de Vega de Espinareda (benedictinos), de Santa María de Carracedo y de San Miguel de las Dueñas (cistercienses)-, y propiedades de realengo y nobiliar, sin olvidar el papel desempeñado por las órdenes militares de Santiago, el Hospital y el Temple.

Administrativamente, el Bierzo, , se integra hasta el año 910 en el Reino de Asturias, y en el de León entre el 910 y el 1230. A partir de ese año se incluye en la Corona de Castilla. En  1187 El Bierzo pasa a ser señorío, y tiene por tal a D. Velasco Fernández, pasando, a principios del siglo XII a tener gobernadores. Uno de los más conocidos fue D.  Gonzalo Peláez, y en el año 1243 aparece, como merino de El Bierzo, D. García Carnota. El Bierzo en este periodo se articula en tenencias como Ancares, Ulver, Boeza, Aguiar, Valcarce, y tenencias de un ámbito territorial más reducido en las que podemos incluir las villas, dentro de otra mayor (Tenencia mayor). A partir de mediados del siglo XIII estas tenencias dan paso a las merindades mayores que terminaran convirtiéndose, posteriormente, en Adelantamientos.

La Baja Edad Media en El Bierzo.

La Baja Edad Media en El Bierzo se caracteriza, principalmente, por la crisis de los señoríos monásticos y el auge, muchas veces a costa de éstos, de los laicos, personificados en la figura de ciertos nobles que utilizan la encomienda como instrumento para usurpar muchos de los bienes de los señoríos monásticos.

La guerra de las comunidades que asola toda todo el territorio de la Corona de Castilla en el siglo XVI tiene escasa incidencia en El Bierzo.

Ponferrada fue comprada por los Reyes Católicos en 1486, constituyéndose en Corregimiento en 1494 hasta el año 1780.

Como expresión de la singularidad de El Bierzo, y su fuerte identidad desde antiguo, vale la pena reseñar la carta enviada al ayuntamiento de la ciudad de León, en 1567, y que continua una correspondencia de diciembre de 1563 de similar intención, solicitando que la provincia del Bierzo se separe del Adelantamiento de León, argumentando tal pretensión en la lejanía geográfica, y pidiendo que la audiencia (de los negocios de El Bierzo) se atiendan en la persona del Corregidor de Ponferrada. Sin embargo, dicha formulación fue rechazada porque Ponferrada no era una ciudad con voto en Cortes.

El Antiguo Régimen.

El Antiguo Régimen  abarca desde el siglo XVI hasta principios del  XIX. Se le ha dado en llamar, también, feudalismo desarrollado ya que conserva muchas de las características medievales.

El Bierzo sigue siendo principalmente agrario, siendo la vid su principal producto, y en las zonas montañosas ganadero, heredando del periodo medieval el minifundismo (que aún persiste) y la gran cantidad de tierras en manos de eclesiásticos. Destacar la introducción en este periodo (siglo XVII) de uno de los productos que tendrá mayor fama y calidad, el pimiento.

Ferias y mercados marcan la actividad comercial en las principales villas (Ponferrada, Bembibre, Villafranca del Bierzo y Cacabelos) en las existen tenderos y algún mercader, desarrollándose el comercio ambulante gracias a ancareses y fornelos a pesar de la precariedad de las vías de comunicación y los impuestos al atravesar las fronteras internas, llamados pontazgos, portazgos y algún otro de distinta naturaleza.

En el sector industrial destaca la industria textil, aunque numerosas veces no cubre más que el autoabastecimiento. En Bembibre y en la merindad de Cornatel se elaboraban unos paños de lienzo blanco llamados ‘bierzos’ que alcanzaron gran éxito y reconocimiento, comercializándose fuera del Bierzo con gran demanda. También destacan las numerosas ferrerías (herrerías), algunas con una producción significativa que llevo a intentar producir acero e incluso una fábrica de armas, en el año 1779, en Villafranca del Bierzo.

La sociedad se organiza en tres estamentos: clero, nobleza, y el pueblo llano o Estado llano. El primero, aparte de su gran influencia ideológica y cultural, acentuada por su riqueza patrimonial, está exento de pagar impuestos y su gran cantidad proporcional refuerza su poder e influencia.

El caso de la nobleza es distinto, ya que en este estamento caben desde los Grandes de España hasta los hidalgos. Es especialmente significativo el gran número de personas que formaban parte del estamento de la nobleza en esta región a finales del siglo XVIII. Se estima que en El Bierzo el 50% de las personas se incluían en dicho estamento, aunque de ellos la mayoría eran simples hidalgos. La mayor parte de ellos malvivía de pequeñas explotaciones agrarias de casi subsistencia, ocultando esa situación bajo ese título de “baja” nobleza.

El Estado llano, el tercer estamento, lo formaban, aproximadamente, a finales del siglo XVIII, el 38% de la sociedad. Eran labradores, artesanos y comerciantes, que lograban sobrevivir con dificultad debido a las mayores cargas impositivas.

El Partido de Ponferrada.

Durante los siglos modernos y hasta las reformas del siglo XIX, El Bierzo formó parte de la Intendencia de León, que agrupaba al Principado de Asturias y a los Partidos de León y Ponferrada. En lo que concierne al Bierzo actual, se incluía dentro del Partido de Ponferrada, el cual a su vez incluía a otras zonas que hoy ya no pertenecen al Bierzo. Este Partido era gobernado desde Ponferrada, villa realenga, por un corregidor de nombramiento real, subdividiéndose El Bierzo en merindades, cotos, concejos y jurisdicciones.

La Provincia del Vierzo.

Tras la jura de la Constitución de 1812 por el Rey, el 9 de marzo de 1820, se inicia en la Cortes un nuevo proceso, con carácter de urgencia, de organización administrativa del Reino, para lo que se nombra a una comisión.

La creación de la Provincia del Vierzo suscita varios problemas, entre los que destaca la rivalidad entre las dos principales ciudades de la región: Ponferrada (468 vecinos) y Villafranca del Bierzo (690 vecinos), ya enfrentadas desde la guerra, puesto que la primera represneta a los nuevos poderes económicos, la nueva burguesía (comerciantes e industriales), y la segunda a los poderes tradicionales del Antiguo Régimen (pequeña nobleza, terratenientes, clericatura).

En el proyecto de división provincial del cartógrafo mallorquín Bauzá y del ingeniero Larramendi de 1821 se contemplaba la creación de la Provincia de Ponferrada, que quedaría posteriormente descartada en favor de la Provincia del Vierzo con capital en Villafranca del Bierzo.

El 16 de Octubre de 1821 se publica en la Gaceta de Madrid la aprobación realizada en Cortes Extraordinarias de la nueva provincia, que pasa a denominarse “Provincia del Vierzo” con capital en Villafranca del Vierzo.

El 27 de enero de 1822 se publica el Decreto por el que El Bierzo se convierte en provincia y en él que se fijan sus límites. Cuenta entonces con 86.365 habitantes y ejerce su jurisdicción sobre los Partidos Judiciales de Villafranca del Vierzo, Ponferrada, Toreno, y Valdeorras, limitando al norte con Asturias (hasta el puerto de Leitariegos), al este con León (la línea divisoria será la cuenca hidrográfica), al sur con Zamora (el límite será la Sierra de Cabrera) y al oeste con Lugo y Orense (la frontera será el antiguo límite de Galicia).

Tras un breve periodo en el que El Bierzo forma parte de la provincia de Lugo y de Orense, el 30 de noviembre de 1833 se designa una nueva división territorial, creada por Javier de Burgos, en la que El Bierzo queda integrado en la provincia de León.

Un ecologista en El Bierzo.

 Fuente informativa principal: Wikipedia.org.

La Asociación Cultural Ecobierzo contra el expolio del patrimonio berciano

La Cruz de Peñalba. 2010. Ecobierzo.org.

La Cruz de Peñalba. 2010. Ecobierzo.org.

Actualmente están inventariadas más de 60 piezas de nuestro patrimonio que han sido apropiadas, muchas veces injustificadamente, por museos o centros de arte allende el Manzanal. Esto es grave pues, parafraseando la admonición del bercianismo, “un pueblo que no respeta el pasado, su futuro tiene perdido”.

Vamos, pues, con unos ejemplos significativos para reforzar lo que se ha antedicho:

La Cruz de Peñalba.

Se trata de una cruz votiva donada por el Rey leonés Ramiro II, en el siglo X, al ya inexistente Monasterio de Peñalba, del cual aún se mantiene su espléndida iglesia mozárabe (Iglesia Peñalba de Santiago).

Más allá de su simbología religiosa, se ha de destacar su valor sentimental puesto que se halla ocupando la zona central del escudo de El Bierzo y, por consiguiente, de nuestra bandera como señal identitaria.

La Cruz de Peñalba no es, en absoluto, diferente a otras de su misma época, si bien su característica más notoria -al contrario de otras, como la cruz de los Ángeles, custodiada en la Cámara Santa de Oviedo y observable en el escudo de este Concejo- reside en no haberse trabajado en oro, sino en azófar (latón).

En su anverso se ha resaltado a buril, con grafía mozárabe, la siguiente leyenda: “IN NOMINE DOMINI NSI/IHU XPI OB ONOREM/SANCTI IACOBI/APLOSTOLI RANEMIRUS REX OFRT”.

El desprecio por esta reivindicación de retorno ha sido continuado, a pesar de las múltiples reclamaciones efectuadas por parte de los organismos competentes. Todavía queda en la memoria la aportación de 5.000 firmas en demanda del traslado de la Cruz de Peñalba a un Museo de El Bierzo.

El Edicto de Augusto o Bronce de Bembibre.

Edicto de Augusto o Bronce de Bembibre. Ecobierzo.org.

Edicto de Augusto o Bronce de Bembibre. Ecobierzo.org.

Su aparición fue divulgada por P. R. Lago, el cual realizó una primera interpretación y traducción del texto epigráfico.

a) Caracteres:

Nos encontramos ante una tabla o plancha en bronce de forma rectangular, con una pátina de oxidación verdosa, en relativo buen estado de conservación. En su parte superior dispone de una anilla, con un adorno de círculos concéntricos. El campo de escritura epigráfica está comprendido entre dos líneas paralelas. Su hallazgo se produjo en un castro en las inmediaciones de Bembibre, producto de una cata en San Román.

b) Contenido.

Bronce de Bembibre. Tuopinion.com.

Bronce de Bembibre. Tuopinion.com.

Transcrito correctamente, su textualidad es así:

Imp(erator). Caesar. Divi. fil(ius). Aug(ustus). trib(unicia). pot(estate). / VIII. et proco(n)s(ule). dicit/Castellanos-Paemiobrigenses. ex/gente. Susarrorum. descinscentibus./ ceteris. permansisse. in officio. cog/novi. ex ómnibus. legatis. meis. qui/ Transdurianae. provinciae. prae/ fuerunt. itaque. eos. universos. im/munitate. perpetua. dono. quos(que)/ agros. et quipus finibus. possede/ ruic. Lucio.

Sestio. Quirinale leg(ato)./ meo. eam. provinciam. optinente(m)./ eos. agros. sine. controversia. possi/dere. iubeo/ Castellanis. Paemobrigensibus. ex/gente. Susarrorum. quibus. ante. ea/ immunitatem. omnium. rerum. dede/ram. eorum.loco. restituo castellanos/ Aliobrigiaecinos. ex/gente. Gigurro/rum. volente. ipsa. civitate. eosque/ castellanos. Aliobrigiaecinos. om/ni. numere. fungi. iubeo.cum./ Actum. Narbone. Martio/ XVI. et. XV./ c(alendas)/ Martias. M(arco). Druso. Li/bone. Lucio. Calpurnio. Pisone co(n)s(ulibus).

El sentido analítico de este texto es esencial para acabar con varias discusiones doctrinales que se venían enfrentando en relación a la organización de los pueblos del Norte-Noroeste de Hispania. Una primera conclusión va en el sentido de confirmar plenamente que la organización en castella/castellani no fue un fenómeno restringido al territorio de la Gallaecia, sino que fue común del mismo modo y manera en amplias zonas del área astur, estando por dilucidar si este modelo socio-organizativo se extendió o no a otras zonas del territorio hispano.

La segunda confirmación se basa en que el Edicto clarificaría indirectamente que no se produjo ninguna contradicción entre la organización según “gentes” y la otra “en castella”, fundamentalmente en el área de los astures desde el punto de vista que se especifican unos castellani Paemobrigenses ex gente Susarrorum y, a la vez, otros castellani Aliobrigaecini ex gente Gigorrorum, siendo en ambos casos todos astures.

Finalmente, del documento epigráfico se extrae esta lección: no nos consta que, en realidad, esas gentes mencionadas aparezcan en otras fuentes documentales como “civitates” romanas.

El cáliz y la patena del Abad Pelagio.

Caliz y patena de Peñalba. 2010. Ecobierzo.org.

Caliz y patena de Peñalba. 2010. Ecobierzo.org.

El material con que fue hecha es plata con un leve baño dorado. Es perteneciente al arte románico en El Bierzo, del siglo XII. En su dedicatoria esculpida puede leerse “Pelagius abbas me fecit…”, o sea, “Pelagio abad me hizo”. La patena muestra la figura de un cordero vexilífero. Se encuentran expuestos ambos en el Museo del Louvre, en París.

La Patena del Abad Pelayo (en conjunto, nombrada también como Cáliz y Patena de Peñalba) fue objeto de un acto expresivo y reivindicativo hace unas cuantas semanas, al ser adherido un cartel-rótulo en la vitrina que le corresponde, alusivo a su necesaria y justa devolución a su lugar de origen: El Bierzo.

La estela funeraria de Almázcara y las desaparecidas en San Román de Bembibre.

Ara de Noceda. Ecobierzo.org.

Ara de Noceda. Ecobierzo.org.

En 1999, se produjo el descubrimiento en la zona de Almázcara (Congosto) de una estela funeraria de granito, no íntegra, de un tamaño importante. De hecho, se correspondía únicamente con la parte inferior de la pieza entera. Lógicamente, este elemento funerario fue requerido desde fuera de El Bierzo para su examen y posterior restauración, con la promesa firme y formal de tornarla a nuestra tierra, a ruegos de su descubridor, tan pronto como existieran instalaciones para acogerla. El lugar previsto para su exposición era el municipio de Congosto o el de Bembibre, el primero que contara con un Museo adecuado. La verdad es que todas las garantías y características idóneas las reúne la “Casa de las Culturas” de Bembibre, sin que se haya cumplido el compromiso.

Este acontecimiento es la práctica habitual y reiterada: cuando salió a luz el Edicto de Augusto (Bronce de Bembibre), asimismo, se utilizaron los mismos argumentos, siendo trasladado para su análisis y consiguiente limpieza y adecentamiento, pero aún se aguarda su llegada a El Bierzo superadas todas las fases del trabajo propuesto.

Es de general repulsa la actuación acometida en Bembibre durante la construcción de la N-VI. Fueron desenterradas más de una docena de inscripciones como la de Almázcara y, sigilosamente, fueron nuevamente tapadas cuidadosamente con escombros antes de que se ordenara la paralización de las obras.

El Calvario de Corullón.

El calvario de la iglesia de San Miguel en Corullón. Ecobierzo.org.

El calvario de la iglesia de San Miguel en Corullón. Ecobierzo.org.

Ubicado, antiguamente, en el interior de la Iglesia de San Miguel de esta localidad. Se recuerda, de bastante antiguo, que se almacenó en un trastero, semiolvidado. El Calvario era de gran belleza plástica, por lo cual se cumplió con su restauración y recuperación, hecho lo cual, fue trasladado a la capital leonesa ( y en su actual Museo se exhibe). Pese a haber sido objeto dlamación en infinidad de ocasiones, estas magníficas tallas de madera policromadas nunca han sido objeto de propuesta de devolución.

Las medidas de las figuras y composición de este Calvario de Corullón son como sigue: crucifijo de madera policromada de 1,30 m. de alzada, a su lado se hallaban- y se hallan- las imágenes representativas de la Virgen y de San Juan. Esta obra maestra, entre las de su especie y entre ejemplos similares de arte románico, tiene unas connotaciones específicas (la expresividad de los rostros y la mesura y proporcionalidad de sus formas). El Calvario, en principio, fue destinado al Museo de San Marcos de León por haberse valorado como muy notable al datarse del siglo XII en sus inicios o, tal vez, de las postrimerías del siglo XI.

El Ídolo de Noceda.

El ídolo de Nocda.

El ídolo de Noceda. Nocedadelbierzo.com. 

Esta relevante pieza arqueológica, rescatada por Dª Felisa -apodada de “las Matildes”, a la par que su hermana-, está recogida en el Museo Arqueológico Nacional.

Su descubrimiento fue por casualidad, por la curiosidad que despertó en sus dueños que sabían que la piedra que estaba en su casa desde muchos decenios atrás no era una más.

Según los expertos, simbolizaría un híbrido o unión de tintes sexuales entre un varón y una mujer.

O Pereiro.