Archivo de la etiqueta: Guerra de Iraq

Senderos de gloria: un film antimilitarista de Stanley Kubrick

Filmoteca de Caja España. Miércoles 14 abril. 20 horas.

Esta semana la Filmoteca de Caja España presenta un ciclo de películas pertenecientes a la primera etapa del director cinematográfico Stanley Kubrick. Las ciudades elegidas para su proyección en la comunidad castellano-leonesa han sido Valladolid, Palencia, Zamora, León y Ponferrada. Podemos agradecer a la entidad bancaria la organización de estos ciclos de cine que, desde hace años, vienen acercando hasta nosotros una muy elaborada selección de autores y películas.

Hace poco tiempo escribía aquí sobre una pieza teatral, presentada en el Teatro Bérgidum de Ponferrada, en un artículo que abordaba el tema del expolio actual del continente africano por las grandes potencias occidentales. Hoy pienso dedicar este espacio a hablar de un film, “Senderos de gloria”, rodado por un joven Stanley Kubrick, y que es considerado por muchos como uno de los alegatos antimilitaristas más contundentes en la ya dilatada historia del cine.

Pero antes de empezar a hablar del film me gustaría citar otras obras maestras de la crítica antimilitarista cinematográfica, difíciles de olvidar. Obras señeras que, desde luego, no debéis dejar de ver si se os presenta la ocasión. Me estoy refiriendo a filmes como “Rey y patria” (1964), del estadounidense Josep Losey, -una víctima de la persecución del macarthismo en su país, lo que le obligó a desarrollar su carrera en Europa-, o a “Johnny cogió su fusil” (1971), del también norteamericano Dalton Trumbo, uno de los films más emotivos que podáis llegar a conocer.

Todas estas películas nos ofrecen reflexiones profundas sobre la deshumanización de la guerra, y nos recuerdan a aquellos que, por su situación, se convierten en víctimas propiciatorias de estos conflictos. No sé si es necesario que diga que, personalmente, me siento absolutamente antibelicista. Sin embargo, tampoco soy tan ingenuo como para creer que la paz es un maná que cae del cielo sin esfuerzo, y sin que haya que hacer algo para conseguirla. Más bien, considero que, como en el amor, la paz precisa de unos cuidados y gestos constantes que aseguren su pervivencia y perpetuidad. Creo que mi antibelicismo no me impediría jamás defender mi familia, e incluso mi tierra si fuera necesario hacerlo contra alguna agresión, pero jamás se me pasaría por la cabeza ir a conquistar, anexionar o dominar a nadie.

Estos films deberían ser de proyección obligatoria en los institutos, como una parte más de la enseñanza, acompañados de unos ejercicios de reflexión sobre la guerra. Permitirían orientar nuestros jóvenes hacia un modelo de sociedad menos agresivo, al que debemos de aspirar, pero que aún estamos lejos de alcanzar.

Senderos de Gloria.

La película de Kubrick, estrenada en 1957, se sitúa en el marco de la Primera Guerra Mundial en Europa. A través del relato seguimos la triste odisea de un grupo de soldados y oficiales víctimas de ese largo conflicto que provocó la muerte de más de doce millones de personas, -una cifra inimaginable por entonces, aunque luego la “superaríamos”-, y que introdujo nuevas armas letales como los lanzallamas o los gases asfixiantes, los tanques blindados o la balbuceante aviación, y que acarreó el hundimiento de monarquías, el nacimiento de nuevos estados, la confirmación de nuevos regímenes y la propagación de ideas y formas artísticas originales.

La guerra sirvió para poner en marcha una serie de procesos que ya estaban latentes antes de su estallido, pero no sirvió para evitar que dos décadas después estallara otra aún más devastadora, cuya cifra de muertos dejaría “pequeña” a la anterior.

Sinopsis.

Francia, 1916. Durante la Primera Guerra Mundial, el general francés Broulard ordena la captura de una inexpugnable posición alemana y encarga la tarea al ambicioso general Mireau. Éste, a su vez, ordena al coronel Dax que encabece el ataque. La toma de la colina resulta un infierno y el regimiento regresa vencido a sus posiciones. El alto mando militar, irritado por la derrota, convoca un consejo de guerra. En él acusa de cobardía ante el enemigo a tres soldados elegidos al azar por sus superiores y sentencia condenarlos a muerte.

Paths of Glory” es el título original del film en inglés, que está basado en la novela homónima de Humphrey Cobb, publicada en 1935. El guión fue escrito por el mismo Kubrick en de colaboración de Calder Willingham y Jim Thompson.

El actor Kirk Douglas interpreta al coronel Dax, que lleva la parte esencial de la interpretación. Junto a él destaca Adolphe Menjou en el papel del general Broulard, encarnando a la perfección el tipo de militar que considera a sus soldados como una mera “carne de cañón“. George MacReady destaca en su papel de sanguinario general Mireau. Como curiosidad, merece la pena comentar que el papel de la chica alemana del final de la película fue interpretado por la actriz alemana Susanne Christiane, que inició una relación sentimental con Kubrick durante el rodaje de la película y acabó convirtiéndose en su tercera y definitiva mujer.

Antecedentes.

Tanto la película como la novela están parcialmente inspiradas en acontecimientos reales: la ejecución durante la Primera Guerra Mundial, por insubordinación, de cuatro soldados de la Brigada 119 de infantería del Ejército francés. Con posterioridad, las ejecuciones fueron declaradas improcedentes y los soldados rehabilitados en 1934, tras la reclamación de sus familias. Dos de ellas recibieron una indemnización simbólica de un franco, mientras que las dos restantes no recibieron reparación alguna.

El general Géraud Réveilhac, comandante de la brigada, dio muestras evidentes de desprecio por la vida de sus hombres. En febrero de 1915, después de tres intentos fallidos para ocupar una posición enemiga, ordenó a la artillería que bombardease sus propias trincheras para obligar a sus soldados a atacar. El bombardeo no llego a producirse, pero fue únicamente porque que el comandante de las baterías se negó a hacerlo sin una orden por escrito. También, en otro momento, Réveilhac ordenó repetir un ataque aduciendo que ese día no se había alcanzado el porcentaje de bajas aceptable.

Durante el transcurso de la guerra, el ejército francés, como los de la mayoría de los beligerantes, llegó a realizar, efectivamente, algunos fusilamientos por cobardía. Sin embargo, el armazón central de la película es otro, y se centra en la práctica indigna de ejecutar a soldados seleccionados aleatoriamente para castigar las faltas de su unidad. Dicha práctica retrotrae a la que empleaban las legiones romanas, en las que se llegaba a matar a uno de cada diez legionarios como medida disciplinaria. Esta medida, si bien fue un hecho aislado, también se aplicó en el Ejército francés. De este modo, la Décima Compañía del Batallón número 8 del Regimiento Mixto de Tiradores Argelinos fue diezmada en Zillebeke (Bélgica), el 15 de diciembre de 1914, acusada de haber desobedecido la orden de atacar.

La agitada trayectoria de la película.

El director de cine Stanley Kubrick. Fuente: movieforum.com.Sirve de modelo esta película para dejar constancia de cómo ciertos temas resultan muy indigestos para nuestro sistema social. Kubrick vio como el guión del film era rechazado por varias productoras de Hollywood antes de que el actor Kirk Douglas, después de leerlo, decidiera poner toda su influencia para que la película se rodara. Con su apoyo, la United Artist se decidió a financiarla con un corto presupuesto. El film tuvo que rodarse en Alemania ante las dificultades que encontró para hacerlo en Estados Unidos y, por supuesto, en Francia.

El hecho de que mostrara descarnadamente la sucia realidad de la guerra, en la que a menudo la muerte de seres humanos sirve para satisfacer ambiciones personales y ascensos en la jerarquía del mando, la convirtió en una película extremadamente incómoda para las clases dirigentes de entonces.

Aunque estrenado sin problemas en EE.UU., el film los tuvo cuando se presentó en Bruselas. Su proyección, en 1958, desencadenó importantes incidentes con las autoridades francesas y también con las asociaciones de ex combatientes franceses y belgas, que no aceptaban la imagen que se proyectaba del Ejército francés. Las presiones del consulado francés consiguieron que se suspendiese la proyección de la película, lo que encendió las protestas antimilitaristas.

Al final, las presiones oficiosas francesas consiguieron que la productora insertara una nota explicativa y que el himno de La Marsellesa sonase al inicio y el final del film. Con esta añadidura, la película volvió a proyectarse en Bruselas. Pero, aún así, Suiza prohibió su proyección y la United Artists no se atrevió a estrenarla en Francia hasta el año 1975.

Esta historia de censuras y prohibiciones hizo que, aunque ‘Senderos de gloria’ es considerado por la crítica como uno de los mejores films de Kubrick, no recibiera ningún Óscar de la Academia de Hollywood. Y en España tuvimos que esperar hasta 1986 para que se proyectara dentro de una retrospectiva dedicada al director en el Festival de Cine de San Sebastián.

Un ecologista en El Bierzo

Nota: cuando este artículo ya estaba subido a la red me ha llegado el enlace de un video que viene a corroborar algo que Stanley Kubrick, Josep Losey, Dalton Trumbo, denunciaron. Y es que en la guerra, donde mueren tantos soldados rasos, hay otros -que no se juegan la vida en el conflicto- que salen beneficiados de ella. Este es un mensaje que todavía hoy se puede aplicar a muchos de los conflictos reales y que Mike Prysner, un veterano de la guerra de Iraq, pronunció el 21 diciembre de 2009.

Nuestro verdadero enemigo no son estos que viven en una tierra distante cuyos nombres o política no entendemos; el verdadero enemigo es un sistema que hace la guerra cuando es provechoso, los presidentes que nos despiden de nuestros empleos cuando es provechoso, las empresas de seguros que nos niegan la asistencia médica cuando la necesitamos, los bancos que embargan nuestras casas cuando es beneficioso para ellos. Nuestros enemigos no están a varios cientos de millas lejos. Ellos están aquí delante de nosotros”.

Asombroso discurso de un veterano de la guerra. Mike Prysner (en inglés, con subtítulos en castellano).

El coltan, un mineral considerado como indispensable por la industria moderna, origen de muerte y desolación en África

Jordi Dauder y Vicky Peña en ‘Après moi, le déluge’. Ponferrada, 26 febr. 2010. Fuente: larepublicacultural.es.

Jordi Dauder y Vicky Peña en ‘Après moi, le déluge’. Ponferrada, 26 febr. 2010. Fuente: larepublicacultural.es.

Algunos atribuyen equivocadamente la autoría de la frase “Après moi, le déluge” (Después de mí, el diluvio) al rey francés Luis XIV, pero se equivocan. Quién realmente la dijo fue su nieto Luis XV (el Bien-Amado), y viene a significar algo así como “lo que pase después de mí me importa un pito”. No recuerdo que de la boca de este rey, que también lo fue de Aragón, se haya escapado alguna otra frase memorable. Quizás la dijo intentando emular a su abuelo, Luis XIV, el “Rey Sol”, padre del absolutismo y autor de una admirablemente breve cita: “El estado soy yo”, que arrojó soberbiamente a la cara de una gavilla de parlamentarios sumisos.

El viernes próximo Ponferrada presentará una obra “de lujo” en el Teatro Bérgidum, que nos habla de África, del colonialismo, del medioambiente, de la injusticia social y también, por qué no, de nosotros mismos y sobre nuestra cobardía ante algunas cosas que pasan en el mundo actualmente.

Una pieza teatral surgida a raíz de un informe de la FAO.

Luïsa Cunillé. Caoseditorial.com.

Luïsa Cunillé. Caoseditorial.com.

En diciembre de 2004, la dramaturga catalana Lluïsa Cunillé recibió la petición de idear una pieza relacionada con un informe de la FAO (Organización de la Alimentación y la Agricultura de las Naciones Unidas) que recogía los índices de mortalidad infantil en el mundo en relación con la malnutrición y el hambre. De este encargo nació la obra teatral Après moi, le déluge”, dirigida por Carlota Subirós y magistralmente interpretada, -atendiendo a los comentarios de la crítica- por Jordi Dauder y Vicky Peña (Premio Nacional de Teatro el año pasado).

He aquí un resumen del guión. En la habitación de un hotel de lujo de Kinshasa se encuentran un hombre y una mujer occidentales, que funcionan en la obra como espejos de la realidad exterior. Él es un hombre de negocios que ha pasado años trabajando para una compañía sudafricana consagrada a la extracción de minerales valiosos como el coltan. Ella, que llegó al país como cantante de un crucero, trabaja ahora como intérprete en el hotel.

A lo largo de su conversación, la cruda realidad del mundo que les rodea, marcada por la injusticia y el saqueo, irá haciéndose cada vez más presente, a pesar de sus esfuerzos por cerrar los ojos y el corazón, dando paso a una creciente desazón en el público.

Se trata de una visión insólita de la compleja relación entre los llamados primer y tercer mundo que nos afronta a realidades difíciles de asumir porque nos plantean problemas morales. Ayuda a percibir la levedad con que tratamos ciertas cuestiones tan graves como las continuadas guerras en África o la bárbara explotación de sus recursos, que hemos hecho durante años y seguimos haciendo.

El coltan.

Niños trabajando en una mina de coltan. Fuente: flasdance.com.

Niños trabajando en una mina de coltan. Fuente: flasdance.com.

La historia reciente de la República Democrática del Congo (RDC) es inseparable del conflicto generado en torno a la explotación del potencial minero del país, y especialmente del coltan, la caserita y los diamantes. Una riqueza extraordinaria que debería haber permitido a este joven país salir del hambre, pero que la codicia de los países occidentales ha convertido en la peor de las miserias, con un saldo trágico de casi 5 millones de muertos en sucesivas guerras por el control minero. Es el conflicto más sangriento después de la II Guerra Mundial.

Grandes empresas mineras anglosajonas obtuvieron, durante la larga dictadura de Mobutu, concesiones en las zonas más ricas en minerales, en condiciones terriblemente desfavorables para los intereses del Congo. Su sucesor, el presidente Laurent-Désiré Kabila, fue asesinado en 2001, sucediéndole su hijo Josep Kabila. Pero para los pobres nada ha cambiado. Y así, mientras unos pocos se han enriquecido sin parar, la inmensa mayoría de la población continúa viviendo en la pobreza extrema.

El coltan, o también coltán, es una mezcla de columbita y tantalina. Tiene un color gris metálico oscuro y de él se extrae el tántalo. Los óxidos de los que está formado son escasos en la naturaleza y son un claro ejemplo de materiales que han pasado de ser considerados como simples curiosidades mineralógicas a ser cruciales para el avance tecnológico debido a sus nuevas aplicaciones.

El principal productor de coltan es la República Democrática del Congo, con cerca del 80% de las reservas mundiales estimadas (si bien también existen reservas probadas en Brasil, con el 5% de las reservas, Tailandia -otro 5%-, y Australia, con el 10% de las reservas mundiales estimadas). Es un país de 60 millones de habitantes, la mitad de ellos menores de 15 años. En la actualidad, tanto Ruanda como Uganda exportan a Occidente coltan robado del Congo (principalmente a EE.UU., en donde se utiliza casi exclusivamente en la fabricación de condensadores electrolíticos). Pero también se utiliza en multitud de dispositivos electrónicos: teléfonos móviles, GPS, satélites artificiales, armas teledirigidas, televisores de plasma, videoconsolas, ordenadores portátiles, PDAs, MP3, MP4…

En 1996, Estados Unidos patrocinó una invasión de fuerzas militares de Ruanda y Uganda, que dos años después tomaron el control en las áreas mineras estratégicas. Muy pronto, el ejército ruandés comenzó a ingresar más de 20 millones de dólares al mes con la minería del coltan. Y aunque su precio ha caído, Ruanda mantiene el monopolio de la explotación y comercio del metal en la República Democrática del Congo, existiendo una avalancha de denuncias de abusos de los derechos humanos que se cometen en esta región minera.

Portada del libro de Alberto Álvarez-Figueroa 'Coltan'. Casadellibro.com.

Portada del libro de Alberto Álvarez-Figueroa ‘Coltan’. Casadellibro.com.

Perpetuación de una barbarie que Charlie Marlow, el alter-ego de Joseph Conrad, retrató magistralmente en su crítica del colonialismo ‘El corazón de las tinieblas’, hace ya más de cien años. También recomiendo la lectura del libro ‘Coltan’, de Alberto Vázquez-Figueroa. El autor es, además, un firme defensor de la distribución de cultura gratuita a través de Internet y permite que su obra se descargue sin cargo.

El coltan se obtiene mediante procesos primitivos, similares a como se extrae en muchos lugares el oro. Docenas de hombres trabajan excavando grande agujeros para sacarlo del subsuelo. Un buen trabajador puede producir un kilo de coltan al día. Su hora de trabajo se paga a 20 céntimos de euro. Las condiciones laborales son terribles y muchos fallecen. Su pobreza les lleva a alimentarse de animales salvajes, lo que pone en peligro la población de gorilas y elefantes en la zona.

Y es aquí donde vuelve a cuento la egoísta frase real del principio, y que hoy se dice de otro modo, más o menos así: “no me importa lo que deje tras de mí, mientras yo haya sacado mi beneficio”.

Posteriormente, el coltan pasa de las minas a enclaves comerciales en donde es adquirido por mercaderes extranjeros, que lo envían al exterior, principalmente a través de Ruanda. Las empresas con capacidad tecnológica suficiente convierten al coltan en el codiciado tantalio en polvo, para revenderlo después a multinacionales de la tecnología como Nokia, Motorola, Compaq, Sony, Ericsson, Bayer, Intel, AMD, Motorola, Hitachi, IBM, Hp y otros fabricantes que lo utilizan en teléfonos móviles y productos electrónicos. No se trata aquí de demonizar a estas empresas, sino de expresar una realidad.

También se usa en las estaciones espaciales y sus naves tripuladas, aparatos de diagnóstico médico, trenes magnéticos sin ruedas, fibra óptica, misiles balísticos o bombas inteligentes.

El coltan es una combinación de los minerales columbita y tantalita.

El coltan es una combinación de los minerales columbita y tantalita.

La producción de teléfonos celulares consume el 60% del coltan que se extrae del suelo congoleño, y además se aplica en la construcción de baterías cada vez más pequeñas, permitiendo que su carga dure mucho más tiempo. Es vital para crear los elementos electrónicos que controlan el flujo dentro de las placas de circuitos, videojuegos y muchos otros dispositivos.

Así pues, las multinacionales no están interesadas en que este conflicto derivado de la extracción del mineral aparezca en los medios de comunicación y, en realidad, los móviles cuestan mucho más – en miseria y sangre – de lo que pagamos por ellos. Por esto os doy algunos consejos para luchar contra este comercio injusto: 1) Disminuye el número de tus llamadas a teléfonos móviles todo lo que puedas; 2) No cambies de teléfono móvil hasta que el tuyo sea inservible. 3) Difunde entre tus amistades el video del venezolano José Ferraz cuyo enlace adjuntamos aquí.

Quizás la aparición final de la efigie del Che, para algunos incrédulos, pueda restar alguna credibilidad al video. Pero encontraréis fácilmente confirmación de todo lo que allí afirma en otras fuentes fidedignas.

Cultura contra la guerra.

Jordi Dauder recibiendo el Premio Goya. Madrid, 2009. Cinemanresa.com.

Jordi Dauder recibiendo el Premio Goya. Madrid, 2009. Cinemanresa.com.

Jordi Dauder, además de un actor veterano, es un hombre comprometido con las causas justas. Fue miembro de la plataforma cultural contra la guerra de Iraq y defensor de la Memoria Histórica. Firmó un manifiesto de un grupo de pensadores que denunció las maniobras para frenar la causa del juez Baltasar Garzón contra el franquismo. En 2004 figuró como número tres de la candidatura europea de Iniciativa per Catalunya Verds – Esquerra Unida y Alternativa y fue número 13 en la candidatura estatal de IU.

En 2003, cuando José María Aznar apoyó la Guerra de Iraq, lució en una sesión del Congreso de los diputados, junto a otros actores contrarios al conflicto como María Barranco, Amparo Larrañaga, Ana Belén, Juan Echanove, Juan Luis Gallardo y Pilar Bardem, una camiseta con el eslogan “No a la guerra”. Después del incidente fueron expulsados del hemiciclo.

El actor, también doblador profesional, ha sido la voz de actores, como Gregory Peck. El año pasado, en la ‘XXIII Edición de los Premios Goya’, le fue entregada la estatuilla al mejor actor, por su papel como sacerdote en la película “Camino“, de Javier Fesser.

La historia nos habla de la increíble fe religiosa, prácticamente inquebrantable, de una niña a la que se le declara una enfermedad incurable. Yo no soy especialmente creyente, pero el film tiene algo de mágico que hace que os lo recomiende. Ciertamente, no os defraudará.

En el montaje de “Après moi, le déluge” colabora la Concejalía de Acción Social del Ayuntamiento de Ponferrada.

Un ecologista en El Bierzo.

El coltan. 29/10/06. Youtube.com. Joseferraz.

Jordi Dauder, Goya al mejor actor de reparto por “Camino”. 01/02/09. Publico.es.

Luis XV retratado por Maurice Quentin de La Tour en 1748. Wikipedia.org.

Luis XV retratado por Maurice Quentin de La Tour en 1748. Wikipedia.org.

Comentario por Cristina el 19/02/2010.

Ahora podemos colaborar de forma activa y gratuita reciclando los móviles que no funcionan o en desuso. Esos móviles que tenemos guardados en nuestros cajones. Así podemos ayudar a reducir la demanda de este mineral y colaborar en el desarrollo del Congo. Se envían de forma gratuita. No tiene ningún coste: consulta en la web: http://www.movilizateporlaselva.org.
Por pequeña que sea la aportación, entre tod@s podemos marcar una gran diferencia.

Comentario por Capudre del Bierzo el 01/03/2010.

Resulta fundamental reciclar los móviles. Hay páginas como Zoonzo, donde además los pagan. Reciclar es siempre bueno, aunque consumir a lo loco productos de multinacionales y demás purrela, no. Puxa el Bierzo Limpio.