Archivo de la etiqueta: Imperio romano

El monte Medulio, símbolo de la resistencia celtibérica contra los invasores romanos

Castillo de Carbedo, en la sierra del Caurell, próximo a Esperante, con el monte Cido detrás. Manuelgago.org.

Castillo de Carbedo, en la sierra del Caurel, próximo a Esperante, con el monte Cido detrás. Fuente: Manuelgago.org.

La trágica gesta del monte Medulio es representativa del espíritu indómito de los pobladores celtíberos, en justa comparación con otras como la de Numancia, ya que en ambos casos las tribus vencidas por la fuerza avasalladora del Imperio romano prefirieron darse muerte antes que convertirse en esclavos y renunciar así a su libertad.

Más de un siglo separan ambos hechos, acaecidos antes del inicio cronológico de nuestra época, pero algo parece unirlos de una manera única e innegable, y es ese amor por la tierra y la independencia individual, sentimientos de los que también hizo demostración otro líder carismático de la lucha contra la opresión romana: Viriato.

Estatua de Viriato en la plaza homónima de Zamora. Wikipedisa.org. 25 agosto 2008. Autor: Eduardo Barrón.

Estatua de Viriato en Zamora. Wikipedia.org. Autor: Eduardo Barrón.

Viriato pertenecía a la tribu de los lusitanos (en un momento en que aún no existían ni España ni Portugal, tal y como los conocemos en la actualidad, y cuando los romanos llamaban Hispania al vasto territorio peninsular celtibérico). La polémica sobre si era español o portugués se ha demostrado carente de sentido, ya que el territorio de nacimiento y actuación militar del caudillo, en el sureste peninsular, no se puede situar con precisión.

Más claro parece estar el origen de los numantinos, aunque todavía subsista la duda sobre si este pueblo, también celtíbero, pertenecía a la tribu de los pelendones o a los arévacos. Plinio el Viejo afirma que la ciudad era pelendona, mientras que otros autores, como Estrabón y Ptolomeo, la sitúan entre los arévacos. Sobre el origen etimológico de Numancia parece, sin embargo, haber menos discusión, considerándose como una palabra celta de origen indoeuropeo que significaría pastos extensos y amplios. Lo que coincide con la descripción física del lugar.

Representación pictórica del asedio a Numancia. Fuente: terraeantiqvae.blogia.com.

Representación pictórica del asedio a Numancia. Terraeantiqvae.blogia.com.

Cuentan las crónicas romanas que, tras más de veinte años repeliendo los insistentes ataques romanos, Numancia terminó por sucumbir ante las legiones romanas comandadas por Publio Cornelio Escipión Emiliano después de un largo asedio. Y que, tras agotarse sus víveres, los numantinos decidieron poner fin a la situación entregándose algunos a Roma en condición de esclavos mientras que la mayoría prefirió suicidarse. Un hecho que sucedió en el año 133 a. C.

El monte Medulio.

Hace ya muchos años que el monte Medulio (Mons Medullius, en latín) aparece ligado a la mitología gallega y berciana, en relación con la resistencia indómita de los pueblos del noroeste ibérico contra las cohortes romanas. Esto es así porque, según las fuentes clásicas, fue en este enclave, a día de hoy todavía indeterminado, que se produjo la última batalla entre las legiones imperiales comandadas por los tribunos Cayo Furnio y Publio Carisio, y los bravos guerreros galaicos, astures y cántabros.

Sobre la importancia que los romanos concedieron a estos combates, conocidos como Guerras Astur-cántabras (29 a. C.-19 a. C.), baste decir que fue la única operación militar que el emperador Cayo Julio César Augusto dirigió personalmente.

El monte Cido.

El monte Cido.

Como dije antes, la situación geográfica del monte Medulio continúa siendo todavía controvertida, siendo múltiples localizaciones y montes de la geografía norpeninsular, candidatos a haber albergado el histórico monte, convertido en un icono de tintes mitológicos por la tradición popular de las gentes de Galicia y el Bierzo.

En contraposición, hay una clara constancia escrita de que estos hechos dramáticos acontecieron en el año 22 a. C. La victoria romana, sin embargo, no aportó a Roma más que un montón de cadáveres como resultado del suicidio colectivo de los defensores de su tierra, ya que las tribus en liza acostumbraban a vivir austeramente y no solían acumular metales preciosos ni joyas.

Estatua del emperador romano Cayo Julio César Augusto. Wikipedia.org. Till Niermann.

Estatua del emperador Cayo Julio César Augusto. Wikipedia.org. Till Niermann.

Los galaicos fueron un conjunto de pueblos celtas y preceltas afincados en Gallaecia, en el noroeste de la península ibérica. Ocuparon la práctica totalidad de lo que hoy es Galicia, exceptuando las comarcas de Valdeorras y Trives en Orense, habitadas por astures gigurros y tiburos, respectivamente, y la parte de los Ancares lucenses, que estaban ocupados por los astures lougeos.

Al este se extendían por la actual autonomía asturiana, marcando su frontera con los astures en el río Navia. Hacia el sur ocupaban el norte de Portugal hasta el río Duero, donde tenían establecida su frontera con los Turduli veteres y los lusitanos.

Sobre la ubicación del monte Medulio.

El castro de Vilar, en la sierra del Caurel. Galicia. Wikipedia.org. Víctor González.

El castro de Vilar, en la sierra del Caurel. Galicia. Wikipedia.org. Foto Víctor González.

Ante la inconcreción de los datos documentales disponibles ciertos autores han ubicado el monte Medulio en la zona montañosa del concejo de Lena, en Asturias, mientras que otros han defendido que se encontraría en el Picu Cervera, en el Castro Meduales, situado en Belmonte de Miranda (Asturias).

Otras hipótesis sobre la situación de este monte, símbolo de la bravura de las tribus autóctonas, lo emplazan en una franja situada en el límite del Bierzo (León) con Galicia, en concreto en la sierra de la Encina de la Lastra, que se encuentra situada a caballo entre la comarca berciana y la orensana de Valdeorras. De hecho, todo parece indicar la existencia de un parentesco toponímico entre el monte Medulio y Las Médulas, las gigantescas explotaciones auríferas romanas hoy convertidas en Patrimonio de la Humanidad y situadas en un espacio cercano.

Algunas investigaciones ulteriores han concluido en situar esta misteriosa montaña en los Ancares, en concreto en la sierra del Courel, en la inmediaciones fronterizas entre El Bierzo y la provincia lucense.

Pueblos autóctonos de Iberia en el año 300 antes de Jesucristo. Wikipedia.org.

Pueblos autóctonos de Iberia en el año 300 a. C.. Wikipedia.org.

Pero éstas no son las únicas interpretaciones, debido a que el cronista romano Paulo Orosio situó el monte en las inmediaciones del río “Minio” o Miño. Una opción que ha sido rebatida por Vicente Risco y también por el Padre Sarmiento. Estos estudiosos argumentan que en realidad, la mención “Minio” hace alusión al río Sil, que habría sido confundido por el cronista romano con el Miño. Parece incuestionable que el Sil hasta la Edad Media era el ‘Minnio’, ya que existen testimonios escritos que así afirman.

Otra reciente teoría especula con su ubicación en Pereiro de Aguiar, (Orense), en un monte que lleva por nombre “O Castelo”, y en el que, al pie de un antiguo camino real llamado “Portocarro” se puede leer, grabada en una gran roca, la inscripción “Sicenata Pacata” (quietos y pacificados), en caracteres latinos e indígenas. Además, sirve de sustento a esta teoría la frase del historiador Orosio “Ulteriores Gallaeciae Partes”, que identificaría, según los autores, la parte oriental de la Gallaecia romana,que era algo mayor a la Galicia actual.

Moneda emitida por Moneda emitida por Publio Carisio durante las Guerras Cántabras para pagar a las tropas con moneda fiduciaria. Siglo I a. J. Wikipedia.org.

Moneda emitida por Moneda emitida por Publio Carisio durante las Guerras Cántabras para pagar a las tropas con moneda fiduciaria. Siglo I a. J. Wikipedia.org.

A favor de otro sitio que pudiera responder a la descripción de la cruenta batalla hay también defensores, aunque cada vez menos, hay quién afirma que el mítico monte se correspondería con el monte Medelo, en Santa Cruz de Arrabaldo (en Orense), que cuenta con el argumento de la toponimia a su favor, o incluso con Cabeza de Meda (en Baja Limia), los montes Aloia (en Tuy) o Santa Tegra de La Guardia (en Pontevedra), este último defendido por Shulten.

Aunque modernos estudios establecen una premisa aparentemente más razonable según la cual el “Medulio” sería uno de los montes de la sierra del Caurel, exactamente el monte Cido. Argumentan los defensores de esta opción que el orónimo del monte derivaría de la voz latina “Occidio”, en su significado más horrendo de matanza o carnicería. Además, todavía hoy se pueden apreciar en la zona restos ostensibles de un foso o zanja como la que los romanos pudieron excavaron para sitiar o cercar el monte. Por otra parte, se han descubierto vestigios romanos en este entorno, como por ejemplo un águila imperial de bronce procedente de un estandarte romano. Esta localización se ve respaldada la situación de difícil acceso del Caurel y su situación entre varios campamentos romanos de la época, Lugo, Astorga y Braga, además de la profusión en los alrededores de tejos, árboles del cual supuestamente tomaron el veneno mortal, en los alrededores del monte.

La información clásica.

Situación de los astures. Siglo I a. J. Wikipedia.org.

Situación de los astures en el siglo I a. J. Wikipedia.org.

Le corresponde al historiador romano Lucio Anneo Floro la narración de la batalla del monte Medulio: “…Por último tuvo lugar el asedio del Monte Medulio, sobre el cual, después de haberlo cercado con un foso continuo de quince millas, avanzaron a un tiempo los romanos por todas partes. Cuando los bárbaros se ven reducidos a extrema necesidad, a porfía, en medio de un festín, se dieron la muerte con el fuego, la espada y el veneno que allí acostumbran a extraer de los tejos. Así la mayor parte se libró de la cautividad que a una gente hasta entonces indómita parecía más intolerable que la muerte…”.

En opinión del Padre Sarmiento y de Vicente Risco, unos ingirieron el veneno procedente del tejo, mientras que otros se habrían arrojado al fuego de una inmensa hoguera o se habrían dado muerte con sus espadas, tras un gran banquete y bajo los efectos de la embriaguez.

Retrato en relieve de Ramón Cabanillas al pie de una estatua en Cambados. Wikipedia.org. Autor Luis Miguel Bugallo Sánchez.

Retrato en relieve de Ramón Cabanillas al pie de una estatua en Cambados. Wikipedia.org. Autor: Luis Miguel Bugallo Sánchez.

El poeta español en lengua gallega Ramón Cabanillas Enríquez (Cambados, 3 de junio de 1876 – ibídem, 9 de noviembre de 1959), miembro de la Real Academia Gallega, escribió un poema titulado ‘Canto á bandeira galega’ (Canto a la bandera gallega), en su colección-poemario de 1917, denominado “Da terra asoballada”:

“O día do Medulio
con sangue quente e roxa
mercámo-lo dereito
á libre honrada chouza!”

Un ecologista en El Bierzo.

Las guerras cántabras. Viapraetoria.wordpress.com.

Las Guerras Cántabras III – El monte Medulio y el abrazo del tejo. 2012. Haraldwartooth.es .

O monte Cido. 12/07/04. Manuelgago.org.

Visita del Instituto de Estudios Bercianos a la tierra ‘cunqueira’

Muy cerca del inicio del bosque de Muniellos. 26 sept. 2010. Foto: Enrique L. Manzano.

Muy cerca del inicio del bosque de Muniellos. 26 sept. 2010. Foto: Enrique L. Manzano.

De excelente podría calificarse la excursión realizada el domingo pasado por tierra “cunqueira” en Asturias. La salida, organizada por el Instituto de Estudios Bercianos (IEB), congregó a medio centenar de viajeros frente a la Casa de la Cultura en Ponferrada, en una fresca mañana que invitaba más bien a quedarse en casa. Sin embargo, el tiempo fue benévolo y el sol lució toda la jornada, elevando al transcurrir del día las frías temperaturas matinales (2,5ºC al pasar por Valdeprado). Luego dejamos atrás la parroquia minera de Cerredo, perteneciente al concejo de Degaña, ya en el principado de Asturias, con sus numerosos bares cerrados a primera hora, para alcanzar finalmente Degaña, siguiendo el curso del río Ibias. Cruzado el Alto del Capillo, llegábamos a Sisterna, parroquia situada en el oriente del concejo de Ibias. Sisterna forma parte de la comarca de los Tixileiros o Cunqueiros junto con El Bao, El Corralín y Tablado.

Mapa de situación del lugar de la excursión. Fuente El Rincón Cunqueiru.

Mapa de situación del lugar de la excursión.

La tierra cunqueira cabe situarla dentro del “Parque Natural de las Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias“. Tiene unos 555 kilómetros cuadrados de extensión, a los cuales Degaña aporta casi la totalidad de su concejo.

El museo etnográfico de El Bao. 26 sept. 2010. Foto: Enrique L. Manzano.

El museo etnográfico de El Bao. 26 sept. 2010. Foto: Enrique L. Manzano.

Nos encontramos en el Concejo de Ibias, de pequeña dimensión, como lo son la mayoría de sus poblaciones o aldeas. Su principal parroquia es San Antolín de Ibias, en el concejo asturiano del mismo nombre, con una población que no alcanza el medio millar de parroquianos. Curiosamente, en la última década al menos, residen en ésta una mayoría de hombres, que superan en número, con creces, a las féminas.

En Sisterna hacemos un alto para visitar un particular museo etnográfico, propiedad de Enrique González Gavela, un enamorado de su tierra que además regenta el ‘Hotel Teixileiro’. El museo busca todavía apoyos institucionales para su definitivo asentamiento. Sin embargo acuña valiosos elementos de vida tradicional del siglo pasado, y alguno anterior, que bien merecen que se le haga una visita.

Desde allí, por la “Ruta calzada romana Senda Moura“, adaptada para minusválidos por el Principado asturiano, podemos alcanzar rápidamente altura desplazándonos a pie hasta el mirador del Alto del Serio, que se ve ocupado por una pequeña ermita y el cementerio del poblado.

La senda Moura. El Bao (Asturias). 26 sept. 2010. Foto: Enrique L. Manzano.

La senda Moura. El Bao (Asturias). 26 sept. 2010. Foto: Enrique L. Manzano.

Desde aquel balcón natural la vista sobre la sierra que nos separa del municipio de Peranzanes y del valle de Fornela (El Bierzo), es espectacular. Alguien del grupo señala que el puerto de Cienfuegos, que comunica con El Cuadro, no queda demasiado lejos.

Hacia el norte la panorámica tampoco tiene mucho que envidiar a la de la vertiente leonesa, pues verdes crestas se elevan también airosas, aunque quizás más apaciguadas. Luis, que es vecino del Bao, -una aldea a 500 metros de Sisterna en las laderas de El Serio-, aunque reside habitualmente en Cádiz nos ofrece unas explicaciones sobre las antiguas explotaciones romanas del lugar, basadas en la extracción aurífera.

Luis, nuestro amable anfitrión. El-Bao, 26 sept. 2010. Foto: Enrique L. Manzano.

Luis, nuestro amable anfitrión. El-Bao, 26 sept. 2010. Foto: Enrique L. Manzano.

Paco, el alma mater de esta excursión geológica y paisajística, nos ofrece también explicaciones sobre como el oro en estado líquido, junto con el agua en ebullición a elevada temperatura, penetró entre las venas de la cuarcita del lugar, enriqueciendo la roca con su áureo contenido. Parte de éste ha ido a parar al torrente a medida que se abría paso entre la roca, lo que aviva la presencia de algún buscador ocasional de pepitas.

En la falda de la montaña todavía se conservan restos visibles de los antiguos canales romanos que aprovisionaban de agua la explotación. Para obtener el oro se calentaba previamente la cuarcita y después se vertía sobre ella el agua fría, lo que provocaba su fragmentación debido al brusco cambio de temperatura.

La explotación aurífera de El Corralín, 26 sept. 2010. Foto: Enrique L. Manzano.

La explotación aurífera de El Corralín, 26 sept. 2010. Foto: Enrique L. Manzano.

Las huellas de la minería todavía son hoy todavía perfectamente visibles para un ojo avezado. Se sitúan en un par de lugares y su presencia despierta nuestra admiración por un imperio que llegó hasta un lugar tan inhóspito e insospechado como éste.

De bajada hacia el fondo del valle alcanzamos otro mirador desde el que se divisa alguna pequeña construcción habitable. Es el poblado de El Corralín, hasta hace poco deshabitado y en donde reside actualmente Francine, que en estos momentos está con nosotros.

Francine comparte con nosotros sus vivencias personales. El-Bao, 26 sept. 2010. Foto: Enrique L. Manano.

Francine comparte con nosotros sus vivencias personales. El Bao, 26 sept. 2010. Foto: Enrique L. Manano.

Francine es francesa y llegó hasta aquí en busca de un clima beneficioso para su salud. Se ha afincado en este remoto lugar, una isla territorial perteneciente al concejo de Degaña, y se ha adaptado sin problemas a una vida exenta de cualquier comodidad. Con fascinación nos explica su primer encuentro con un lobo. También menciona a los osos que se mueven por el lugar, y Luis nos enseña la fotografía de uno de ellos obtenida hace poco tiempo.

La senda nos conduce hasta una cascada, no sin antes sortear en varios lugares los troncos muertos de magníficos ejemplares de roble. Estamos a dos pasos de la Reserva Natural Integral de Muniellos, entre los concejos de Ibias y Cangas del Narcea.

Declarada Reserva de la Biosfera por parte de la Unesco, la máxima categoría medioambiental que concede este organismo, un rótulo situado en el camino nos recuerda que allí no se puede entrar si no es con un permiso especial. No en vano el bosque de Muniellos está considerado como el robledal con mayor grado de naturalidad en Asturias. Y entre sus vertientes no es raro encontrar algunas de las especies de vertebrados más valiosas y amenazadas como el oso, el lobo, el urogallo, la nutria y el rebeco. Las visitas pueden acordarse con la Fundación Oso, en el teléfono de contacto: 985 96 30 60.

Victorino nos muestra como se tornea un cuenco. El Bao, 26 sept. 2010. Foto: Enrique L. Manzano.

Victorino nos muestra el torneo de un cuenco. El Bao, 26 sept. 2010. Foto: Enrique L. Manzano.

Ya de vuelta, descendemos a pie hasta las casas del El Bao, desde donde unos a pie (dada la escasa distancia) y otros en el bus nos trasladamos nuevamente a Sisterna, para allí recuperar nuestras fuerzas con un potente menú servido por el amigo Enrique, que antes citara.

Después, un nuevo desplazamiento en autocar nos acerca hasta la vecina aldea de Trabau (Tablado en castellano), en donde nos esperan Rosa y Victorino para enseñarnos “El rincón Cunqueiru”.

La tradición “cunqueira”.

Excursión con el IEB a El Rincón Cunqueiru en Trabao.Asturias. Foto: Francisco Árias.

Excursión con el IEB a El Rincón Cunqueiru en Tablado, 28 sept. 2010. Foto: Francisco Árias.

Desde hace cinco años estos amigos han recuperado la tradición “cunqueira” o “tixileira”, que es lo mismo, consistente en la fabricación de cuencos de madera a partir de maderas nobles procedentes del roble, del castaño, del aliso común (humeiru) o del arce. Eso sí, nunca utilizan la madera de pino, porque se resquebraja con excesiva facilidad. Con Victorino tenemos la oportunidad de sentirnos artesanos durante unos minutos mientras manejamos el torno manual y fabricamos nuestro primer cuenco.

Excursión con el IEB a El Rincón Cunqueiru. Trabao (Asturias). 26 sept. 2010. Foto: Francisco Arias.

Excursión con el IEB a El Rincón Cunqueiru. Tablado 26 sept. 2010. Foto: Francisco Arias.

Unos minutos más de atención con Rosa, que nos explica los diferentes tipos de utensilios que se pueden llegar a fabricar de esta manera, son el tiempo que necesitamos para acabar de ponernos al día sobre el tema y adquirir un valioso recuerdo.

Un ecologista en El Bierzo.

La Reserva Natural Integral de Muniellos.
Muniellos. 29/10/06. Youtube.com. Pelayín dCangas.

Reserva de Muniellos. Atnasturias. 22/09/08. Youtube.com.