Archivo de la etiqueta: JP Morgan Chase & Company

Greenpeace y Salva la Selva piden a Procter & Gamble que renuncie a comprar aceite de palma proveniente de las talas indonesias

La selva ya está limpia. Fotomontaje. Salva la Selva.org.

La selva ya está limpia. Fotomontaje. Salva la Selva.org.

En este blog he denunciado, hace pocos días y por enésima vez, la brutal desforestación a la que se está sometiendo ciertos lugares de la isla de Sumatra (Indonesia), y que llega a poner en peligro de extinción a especies como el tigre de Sumatra, el orangután y otros mamíferos de gran tamaño.

Según datos recientes de Greenpeace, las selvas vírgenes de Indonesia están desapareciendo a un ritmo elevadísimo, del orden de nueve piscinas olímpicas por minuto, una situación que está motivada por la necesidad empresarial de conseguir nuevos cultivables para la plantación de palma aceitera, la principal impulsora de la destrucción de los bosques en esta región. Esta destrucción de los bosques tropicales acelera el cambio climático y causa conflictos con las comunidades locales.

Tigre de Sumatra. 1 mayo 2009. Wikipedia.org. Autor: Mnemorino.

Tigre de Sumatra. 1 mayo 2009. Wikipedia.org. Autor: Mnemorino.

Una investigación de Greenpeace, hecha pública el 26 de febrero pasado, ha podido verificar que el hábitat del orangután está disminuyendo de manera alarmante pata ser transformado en plantaciones. Las tierras desforestadas pertenecen al Grupo de plantaciones BW, una empresa a la que se vinculada con la muertes de orangutanes en el Parque Nacional Tanjung Puting. Greenpeace ha documentado, además, que la tala continuada dentro de otras concesiones a dos otros productores guarda relación con su suministro de aceite de palma a la multinacional Procter & Gamble (P&G).

Postura de los conservacionistas.

Greenpeace considera que la producción y exportación de aceite de palma ha de servir al desarrollo económico de Indonesia. Y pone por ejemplo a los productores que forman el Innovation Group, que junto con el compromiso de otras grandes empresas del sector como GAR y Wilmar, demostrarían que se puede hacer negocio de manera responsable.

Para Hamid Areeba, experto de la campaña de Bosques de Greenpeace Internacional, “La multinacional que fabrica los champús Head & Shoulders tiene que dejar de implicar a los consumidores con la destrucción de los bosques tropicales”. Una opinión que comparte Bustar Maitar, el responsable de la campaña, que opina que “Procter & Gamble debería seguir el ejemplo de empresas como Unilever, Nestlé y L’Oréal, que ya se han comprometido a limpiar sus cadenas de suministro”. Según Maitar “Procter & Gamble y otras empresas como Reckitt Benckiser o Colgate Palmolive no tienen excusas para demorar una acción inmediata que evite más deforestación”.

Un orangután en estado salvaje. Fuente: Aadsinimages.com.

Un orangután en estado salvaje. Fuente: Aadsinimages.com.

Las compras de la multinacional a las empresas afincadas en Indonesia está facilitando un grave deterioro medioambiental, y Greenpeace ha criticado que ésta “en lugar de tomar medidas urgentes se ha dedicado a lavar su imagen pública”. Motivo por el que el pasado mes de febrero la organización conservacionista emprendió una campaña en la que solicita a P&G que no compre más aceite de palma en la zona. Greenpeace ha enfocado su campaña en la necesidad de defender el hábitat del tigre de Sumatra, al que la desforestación está poniendo en peligro de extinción. Según datos facilitados información recientemente por la organización ‘Salva la Selva’, P&G procesaría anualmente la friolera de 460.000 toneladas de aceite de palma de origen indonesio.

La campaña continúa abierta, y he encontrado un enlace en inglés que, aunque inicialmente da la impresión de estar estropeado, al cabo de un momento da paso a la ciberacción en castellano. Al pie de este artículo he incluido un enlace con el mencionado estudio de Greenpeace, y en este otro enlace podéis firmar.

Ya puestos, os facilito la ciberacción propuesta por Avaaz.org la semana pasada en defensa del hábitat de los orangutanes. Esta está dirigida al Gobierno indonesio y lleva más de 781.000 firmas recogidas.

Otra campaña, y que es la que me moviliza hoy, es la que protagoniza Salva la Selva contra la desforestación. Esta organización, que preside Guadalupe Rodríguez, afianza día a día su importancia en la defensa de los espacios selváticos, en cualquier lugar del planeta.

El grupo, que tiene su sede en Alemania, pone nombres propios a las empresas responsables de la desaparición de las grandes superficies arbóreas en beneficio del cultivo de aceite de palma, para la fabricación de biocombustibles y cremas de cosmética. En ese listado aparecen Procter & Gamble, BW Plantation (BWPT), KLK Oleo y PT Musim Mas, además de Wilmar International y la norteamericana Cargill, estas dos últimas en calidad de intermediarias con P&G.

Campaña de Salva la Selva contra la desforestación.

Logo. Salva la Selva. Fuente: salvalaselva.org.

Logo. Salva la Selva. Fuente: salvalaselva.org.

Salva la Selva acaba de lanzar una recogida de firmas dirigida a Procter @ Gamble contra la desforestación. Quiere conseguir que la multinacional renuncie de inmediato a sus compras en la zona, y no a partir del año 2020 como ha anunciado, sino inmediatamente. Considera que para entonces sería ya demasiado tarde porque, a su criterio, ya no quedarán bosques que salvar.

Justifica la organización que Greenpeace ha evaluado imágenes de satélite eque muestran talas severas de selvas primarias en Papua. El responsable de éstas sería Rimba Mestoa Lestari, una empresa también proveedora de P&G, y que desde 2009, y hasta hace poco, habría destruido una concesión de unas 30.000 hectáreas de selva.

Algo parecido a lo que está sucediendo con otros proveedores de aceite de palma de P&G, como BW Plantation, denunciada por Greenpeace por talar en Kalimantán Central varias áreas habitadas por orangutanes. O con Rokan Adi Raya, concesionaria del área donde se encuentran amenazados de extinción los últimos tigres de Sumatra. Desforestación a la también contribuyen KLK Oleo y PT Musim Mas.

Desforestación en Indonesia. 2014. Fuente: Greepeace.org. Foto: Ulet Ifansasti.

Desforestación en Indonesia. 2014. Fuente: Greepeace.org. Foto: Ulet Ifansasti.

P&G se ha comprometido a que, a partir de 2015, sus proveedores tengan que demostrar de dónde proviene su aceite de palma. Y ha asegurado que a partir de20 prescindirá totalmente de aceite de palma proveniente de lugares que hayan sido talados. Pero Salva la Selva considera que esa fecha es demasiado tardía. Hoy día, las plantaciones de palma cubren 10 millones de hectáreas en Indonesia, y para 2020 éstas serían el doble ya.

A la vista de la dramática situación en que se encuentra la selva indonesia, Salva la Selva considera que no es aceptable esperar seis años más para renunciar a utilizar la palma de aceite cosechada en estos espacios previamente talados, y cataloga la promesa de P&G de maniobra para ganar tiempo.

Por este motivo pide nuestro apoyo. En tanto que consumidores tenemos una fuerza muy importante para acabar con esta situación. Por favor, firma aquí y difunde.

Si, por otra parte, sientes alguna curiosidad por conocer algunos de los principales bancos y accionistas de P&G puedes consultarlos aquí. Entre ellas encontrarás, por citar sólo una, a la JP Morgan Chase & Company, involucrada en el negocio de las ‘suprimes’ que desembocó en la crisis económica actual, y accionista de Red Eléctrica de España.

Un ecologista en El Bierzo.

Procter @ Gamble.

Tampax. Fuente: target.com.

Tampax. Fuente: target.com.

Procter & Gamble es una multinacional de bienes de consumo, principalmente de productos higiénicos y de limpieza, situada entre las mayores empresas del mundo en capitalización de mercado. Dirigida por Alan G. Lafley, tiene presencia en más de ciento sesenta países, produciendo y distribuyendo marcas muy conocidas como Gillette, Duracell, Ariel, Tampax, H&S (Head&Shoulders), Pantene, Max Factor, Oil of Olay, Pampers, y Don Limpio (ex Mister Proper), entre más de 300 consumibles diarios.

Greenpeace vincula a la multinacional Procter & Gamble con la destrucción de los bosques de Indonesia. 26/02/14. Greenpeace.org.

Accionistas principales de Procter @ Gamble. Es.finance.yahoo.com.

Ranking empresarial según criterios de sostenibilidad en sus suministros de aceite de palma (en inglés). 2014. Greenpeace.org.

Estudio de Greenpeace sobre la relación de G&G con la desaparición de la selva de Indonesia. 26/02/14. Greenpeace.org. Pdf.

El aceite de palma se obtiene de la semilla de la misma. Árboles y medioambiente.es.

El aceite de palma se obtiene de la semilla de la misma. Árboles y medioambiente.es.

Musim Mas prevé tener el biodiesel de Castellón a pleno gas a final de año. 11/04/14. Expansion.com.

JP Morgan acepta pagar una multa histórica para cerrar la crisis de las ‘subprimes’. 08/01/14. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Campaña de Avaaz para salvar la selva de Aceh y evitar la extinción de los orangutanes. 21/04/14. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

JP Morgan Chase & Company acepta pagar una multa histórica para cerrar la crisis de las ‘subprimes’

La noticia es que JP Morgan Chase & Company ha llegado a un acuerdo con el gobierno federal de Estados Unidos para pagar una multa de 13.000 millones de dólares (9.630 millones de euros), la más alta jamás impuesta en el país norteamericano, por sus mala praxis bancaria en el mercado hipotecario durante la década pasada. El banco, el primero en activos en su país,  llegó a este pacto en un intento de recuperar su pésima imagen pública, que le ha convertido en el ‘malo’ de Wall Street.

La multa es más del doble de lo que pagó la petrolera británica BP al Estado norteamericano por la gigantesca marea negra provocada por el hundimiento de la plataforma ‘Deepwater Horizon’ en 2010. Pero, aún así, no llega a los beneficios de JP Morgan Chase & Company en un solo trimestre.

Banqueros pasados de moda.

El banquero Mario Conde en su época dorada. Fuente: extraconfidencial.com.Hace algunos meses escribí que los banqueros no estaban de moda. Lo que no requiere mayores explicaciones, ni citaciones a los Botines o Ratos de turno para demostrarse. Es más, ni siquiera veo necesario citar a las Carrascas, Llamas, o Pacos Fernández, por citar a algunos en nuestro ámbito local, que aún no siendo banqueros tampoco han tenido empachos a la hora de beneficiarse de las facilidades que los españoles, tontos del bote como somos, les hemos dado mientras mirábamos, – y algunos siguen haciéndolo -, para el otro lado.

Mi predica tuvo algún éxito, como lo demuestra que  haya reproducido largos párrafos de mi artículo un medio digital de cierta tirada, al que agradezco su loable interés, pero al que también habría agradecido la cita al texto original.

Decía allí que en la década de los años 80 fueron muchos, miles los españoles que quisieron emular el exitoso modelo del banquero  Mario Conde, convertido en icono triunfador de la sociedad de entonces. No fueron pocos los que le aplaudieron, o incluso imitaron, amén de adaptar su engominado cabello y su aspecto de gentleman inglés. Y hubiesen hecho lo mismo de su maletín, supuestamente lleno de billetes de los grandes, de haberlo podido. Lo cierto es, y ya lo hemos olvidado, que algunos temieron tanto que sus éxitos financieros pudieran extenderse a la política, hacia donde se le veía avanzar, que asustados se preocuparon de hundirle socialmente. No fuera que llegase a quitarles el sitio.

Pero no quiero que quienes lean esto crean que el mencionado campeón era un serafín o un Robin Hood de los Bancos, al estilo Enric Durán. No. Conde defraudó a Banesto – el banco para el que trabajaba – muchos millones de pesetas de las de entonces, y por eso se le condenó a diez años de cárcel en el año 2000.

Algo que, por cierto, ya no sucede hoy día, donde algunos pueden robar tranquilamente tanto o más que Conde sin que den con sus huesos en la prisión. Y en eso radica la gran diferencia del momento actual con respecto al pasado. Conde robó a su banco y éste le envió a la cárcel. Hoy todos roban al contribuyente y aquí no pasa nada.

De cómo nos engañan los bancos que puedo decir. Quien más, quien menos, tiene su propia teoría. Y todas, por desgracias, se confirman inexorablemente. Hoy, los banqueros nos roban con el apoyo de los políticos, aunque de maneras más sutiles, pero  que a la postre acabamos pagando entre todos.

Para empezar, los bancos nos roban a través de los sueldos astronómicos que conceden a sus directivos. Pero también lo hacen gracias a las indemnizaciones millonarias ofrecidas a quienes dirigían cajas de ahorro o bancos que ellos mismos han contribuido a arruinar; nos defraudan a través de créditos concedidos a empresarios para supuestos florecientes negocios inmobiliarios que siempre acaban como el rosario de la aurora, lo que por otro lado ya se preveía; nos timan a través del pago de comisiones por asistencia a asesores que no saben ni papa del tema, y que tragan con cualquier cosa con tal de seguir chupando del bote; lo consiguen a través del engaño verbal o de la letra pequeña que acompaña a los contratos, a preferentes y subordinadas… Y ya puestos, últimamente lo alcanzan merced a misteriosas comisiones que nunca hemos firmado, pero que nos aplican y que dicen que está escrita tal facultad en los contratos. Pero, claro está,  sobre las que no nos ha informado, por más que aseguren que tienen derecho a aplicar por el mero hecho de anunciar su modificación en el  panel informativo de la entidad.

La ‘supermulta’ a JP Morgan.

JP Morgan estaba bajo investigación por vender títulos hipotecarios de riesgo a inversores que no estaban al tanto de que contenían “hipotecas basura”. Ahora, el gobierno estadounidense, que en época del presidente George Busch junior incitó fehacientemente a su concesión, afirma que esas prácticas allanaron el camino al desencadenamiento de la crisis financiera de hace cinco años. “La conducta puesta de manifiesto por la investigación ayudó a sembrar las semillas de la crisis hipotecaria”, ha dicho el fiscal general, Eric Holder.

Unos 4.000 millones del acuerdo alcanzado serán destinados a los propietarios perjudicados por las prácticas de JP Morgan. Alrededor de 7.000 millones cubrirán las indemnizaciones por las malas prácticas a la hora de vender los títulos hipotecarios. Y 2.000 millones serán destinados al gobierno federal en concepto de multa.

El acuerdo pone fin también a la investigación por responsabilidad civil abierta por el gobierno, pero el Departamento de Justicia ha asegurado que el proceso penal seguirá adelante. Según declaró la institución: “Los empleados de JP Morgan sabían que los préstamos en cuestión no cumplían con los estándares y no eran apropiados para ser convertidos en títulos, pero lo permitieron y lo vendieron sin informar a los inversores”.

JP Morgan ha alegado que una alta parte de las hipotecas investigadas por las autoridades fueron adquiridas cuando compró al banco de inversión Bear Stearns y al hipotecario Washington Mutual. El grupo financiero considera que a esas entidades se les puede atribuir el 80% de los préstamos nocivos objeto del acuerdo para pagar la multa. Paradójicamente, parte de las acciones por las que el grupo financiero ha sido es multado, adquiridas en plena crisis financiera, contaron con el beneplácito (y, en el caso de Bear, con el dinero) del Gobierno estadounidense.

El mes pasado, JP Morgan  aceptó pagar 1.000 millones para que terminaran varias investigaciones sobre la debacle en las negociaciones de valores de 2012 conocida como “la ballena de Londres”, en la que perdió más de 6.000 millones y despertó serias dudas sobre la eficacia de sus procedimientos de supervisión financiera interna. La empresa también ha reportado una inhabitual pérdida el trimestre pasado y ha tenido que destinar otros 9.000 millones de dólares para afrontar sus crecientes problemas legales. Según el banco habría destinado 23.000 millones a las muchas investigaciones de los reguladores de los mercados tanto en EEUU como fuera.

JP Morgan se convierte en el segundo accionista privado de REE. 

Si alguien pensaba que, tras tan extraordinarios dispendios, la banca estadounidense estaba arruinada se equivoca. Prueba de ello es la noticia reciente, publicada en ‘Expansion.com’,  que sitúa en el día de Nochebuena del año pasado la compra por JP Morgan de 999.600 acciones de Red Eléctrica Española (REE), por un valor de mercado de 47,7 millones de euros.

Según esa información la empresa norteamericana, dirigida por Jamie Dimon, habría elevado su participación en la compañía española del 2,39% al 3,13%, según acreditan los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). De esta manera, JP Morgan dispone en la actualidad de 4,23 millones de acciones de REE, valoradas a precio de mercado en unos 202 millones de euros, lo que la convierte en la segunda sociedad privada con mayor presencia por detrás de ‘The Hong Kong and Shanghai Banking Corporation’ (HSBC), que tiene un 3,23% del capital. Una noticia que, conocido el historial bancario del comprador, observo más con preocupación que alegría. Y que no sé hasta qué punto tendrá que ver con el intento de subida del precio de la electricidad, este mes, de hasta un 11%. Ensayo que despertó todas las alarmas sociales y fracasado gracias a cabal intervención del Ministerio de Industria. Aunque tampoco faltan los que dicen que, en el fondo, todo fue un paripé para que aceptásemos una subida inferior sin rechistar.

Sobre JP Morgan y HSBC, y sobre su funcionamiento pasado, espero aportar algunas informaciones más en el futuro, todas ellas de lo más interesantes.

Un ecologista en El Bierzo.

JP Morgan paga la mayor multa de la historia para cerrar la investigación de las ‘subprime’. 20/11/13. Elmundo.es.

JP Morgan acepta pagar la mayor multa de la historia. 21/11/13. Nuevatribuna.es.

JP Morgan se convierte en el segundo accionista privado de REE,Empresas Sector Energía. 03/01/14. Expansion.com.