Archivo de la etiqueta: La Aquiana

Lago de Carucedo celebra su tradicional carnaval berciano

Hermosas geishas en el carnaval de Lago de Carucedo. 6 marzo 2011. Foto: Enrique L. Manzano.

Hermosas geishas en el carnaval de Lago de Carucedo. 6 marzo 2011. Fuente: unecologistaenelbierzo.wordpress.com. Foto: Enrique L. Manzano.

En estos días invernales en los que los disfraces invaden las calles y pueblos del Bierzo, Lago de Carucedo no ha sido una excepción y el pasado domingo celebró su habitual carnaval. Algunos amigos me atrajeron hasta allí ensalzándome sus valores tradicionales y autenticidad, ya que dicen que se trata de un carnaval tan antiguo que ni la gente del lugar sabe cuando comenzó. Y tan arraigado en la aldea que casi todos participan en su organización.

Carnaval en Lago de Carucedo. Charanga 'Os Biobardos'. 6 marzo 2011. Foto: Enrique L. Manzano.

Carnaval en Lago de Carucedo. Charanga ‘Os Biobardos’. 6 marzo 2011. Foto: Enrique L. Manzano.

Un miembro de la junta vecinal me aseguró que ni siquiera durante la Guerra Civil llegó a paralizarse el festejo. Algo que cuesta de creer y que sin duda precisaría de mayores investigaciones. Lo que no quita que ese mismo informante insista en que la Guardia Civil tampoco impidió su celebración en los años siguientes al conflicto bélico, cuando esto era bastante habitual.

Lo cierto es que desde hace un lustro para aquí este carnaval ha ido recuperando cierto empuje, al añadirle los vecinos algunas novedades que han sido bien recibidas por los visitantes. Continúa organizándose la caravana de tractores para la recogida de leña, generalmente viejos troncos de castaños enfermos, y el alumbramiento de la “fogueira” (hoguera) que permite a ‘los disfrazados’ (que es como llaman aquí a quienes se disfrazan) y a los foráneos luchar contra el frío habitual de la época. Y también sigue la música (como siempre recuerdan que fue), aunque antes tocaba un tamborilero de Carucedo (ya fallecido) y ayer lo hizo la ‘Peña Festiva Os Biobardos’.

Un diablo en el carnaval de Lago de Carucedo. 6 marzo 2011. Foto: Enrique L. Manzano.

Un diablo en el carnaval de Lago de Carucedo. 6 marzo 2011. Foto: Enrique L. Manzano.

Una peña que contribuyó a alegrar la que ya era de por sí una mañana espléndida. Algo fría, sí, pero plena de sol como tantas propias de esta época en El Bierzo. Hay que decir que desde Lago se disfruta de un extraordinario paisaje sobre los Montes Aquilianos (la Peña de Voces, las de Ferradillo y las alturas nevadas de La Aquiana y Cabeza de la Yegua) y las rojizas Médulas. Mientras tanto, muy cercano, el Lago de Carucedo duerme plácido y azul, apenas escondido tras los prados y árboles que lo separan del pueblo.

Lo novedoso de este carnaval es el espectáculo teatral de calle que desde hace algunos años organiza la Junta vecinal, y cuyo tema este año giró en torno a las prohibiciones administrativas de todo tipo aplicadas al mundo rural. “Cansados de tanta prohibición” anunciaba el cartel de fiestas de la ‘República Rural de Carrancova’, compañía local responsable de la representación. Y les aseguro que la gente rió a gusto.

Carnaval en Lago de Carucedo. 6 marzo 2011. Foto: Enrique L. Manzano.

El cortejo carnavalesco recorre el pueblo. Lago de Carucedo. 6 marzo 2011. Foto: Enrique L. Manzano.

Hubo abundancia de disfraces y de gran invención y fantasía: diablos, geishas, cerditos, lolitas, espantapájaros, etc. A destacar la espectacular participación de la Casa Rural de Chao do Prado con su escuela de payasos, dirigida por Paco González.

Otra novedad importante de un tiempo para aquí es el ofrecimiento de comida, bebida y pastas a los participantes del festejo por los vecinos del pueblo. Es cierto que antes era gratuito, pero la mayor participación y presencia de visitantes han aconsejado establecer un ticket cuyo precio este año la organización situó en los seis euros.

Carnaval en Lago de Carucedo. Ofrecimiento vecinal de vinos y pastas. 6 marzo 2011. Foto: Enrique. L. Manzano.

Ofrecimiento vecinal de vinos y pastas. Lago de Carucedo, 6 marzo 2011. Foto: Enrique. L. Manzano.

El ambiente de fiesta se alargó hasta la tarde, cuando después de la comida, y acompañados por otros músicos improvisados, todo el cortejo visitó las bodegas vecinales para saborear sus vinos y licores. A destacar la gran participación infantil en la romería carnavalesca, en la que abundaron los carritos de bebé. Un grupo que, dada la edad y condición de sus participantes, contrastaba con el resto con su petición de agua (y no de vino) en las paradas previstas.

En definitiva, un carnaval singular que bien  merece la pena conocer y al cual confío en retornar en próximas ediciones.

Cucufá y su burra.

Carnaval en Lago de Carucedo. Máscaras del grupo Chao do Prao. 6 marzo 2011. Foto: Enrique L. Manzano.

Máscaras del grupo Chao do Prao. Lago de Carucedo, 6 marzo 2011. Foto: Enrique L. Manzano.

Me contaba mi informador local que a la entrada del pueblo vivió Belarmiño (ya fallecido), dueño de una burra muy testaruda, indómita y recalcitrante. A tal punto que a él mismo le era difícil hacerse obedecer por ella. De modo, se quejaba con frecuencia de su testarudez y de sus malos hábitos que tenía. Y plañía porque alguien pudiera corregirlos.

Y ocurrió que un día alguien se presentó ante él (no recuerdo si venido de algún pueblo vecino) asegurándole que conseguiría amansar aquella fiera insumisa. ¡Y vaya si lo logró! Según xuentan algunos, el domador la llevó hasta el lago y allí la obligó a avanzar siguiendo los bordes encenagados del mismo durante largo tiempo. Al final, el bruto animal acabó casi reventado.

Disfraces en el carnaval de Lago de Carucedo.-6 marzo 2011. Foto:-Enrique L. Manzano.

Carnaval en Lago de Carucedo. 6 marzo 2011. Foto:-Enrique L. Manzano.

Cuando se lo devolvió a su dueño éste no se alegró mucho al ver su burra en tal cansino estado. Y no pudo obtener un gran aprovechamiento de ella en los siguientes días. Fue así que nunca más volvió a quejarse, ni a solicitar a nadie para que consiguiera doblegarla.

Un ecologista en El Bierzo.

Lago de Carucedo Carnaval 2010.avi. 07/03/10. You Tube. Lozamoremore.

Carnaval de Lago de Carucedo 2009. 25/02/09. You Tube. Lozamoremore.

Lombillo de los Barrios: arte y armonía

Vista general del pueblo de Lombillo desde el Encinar, con Ponferrada al fondo. Lombillo, 28 agosto 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

Vista general del pueblo de Lombillo desde el Encinar, con Ponferrada al fondo. Lombillo, 28 agosto 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

Lombillo de los Barrios es una pedanía del municipio de Ponferrada en la comarca de El Bierzo. Anteriormente perteneció al ayuntamiento de Los Barrios de Salas, hasta la supresión de éste en 1980. Junto a otros tres pueblos (Salas, Villar y otro más ya desaparecido) conformó entre los siglos XVI y XVIII una zona muy próspera rica, basada en la explotación vinícola, conocida como Los Barrios.

El área que comprendía este término municipal era territorialmente bastante extensa e incluía otras localidades del contorno como Espinoso de Compludo o San Cristóbal de Valdueza. El pueblo cuenta en la actualidad con unos sesenta y seis habitantes aproximadamente, siendo la distancia que lo separa de Ponferrada de únicamente unos 6 kms.

¿Cómo acceder a Lombillo?

Cartel. Lombillo de los Barrios. 2010.

Cartel. Lombillo de los Barrios. 2010.

Se puede acceder a esta pequeña y encantadora población berciana por diversos lugares, según se produzca la aproximación por carretera, en bicicleta o a pie.

La opción más utilizada es la que partiendo del centro de Ponferrada nos acerca al Puente Boeza, de origen medieval, pero que felizmente acabó peatonalizándose hará una década. Hoy, muchos peregrinos cruzan todavía cada día este hermoso puente de piedra situado en su ruta hacia Ponferrada y Santiago de Compostela.

Si nos desplazamos en coche atravesaremos el río Boeza, un afluente del Sil, por el recio puente de nueva construcción para una vez cruzado el mismo girar a la izquierda en la pequeña rotonda inmediata, y seguiremos la carretera CV-15804 que une a Ponferrada con San Lorenzo y San Esteban de Valdueza durante un corto trecho.  En efecto, no nos será necesario llegar a estas otras pedanías de Ponferrada, también situadas en las estribaciones de los magníficos Montes Aquilianos, ya que una vez  recorridos unos 200 m. encontraremos a nuestra izquierda un desvío perfectamente señalado que nos situará de inmediato en la CV-19221 (Ponferrada- Corporales, a través de Salas de los Barrios).

Siguiendo esta carretera sin arcén, abandonarla en ningún momento, como a unos 4 kilómetros nos veremos obligados a torcer a la izquierda al aparecer el rótulo de carretera del pueblo de Lombillo. Después, por una cuesta llena de curvas y bordeada de viñedos nos encaminarnos, ya sin pérdida posible, hasta la población. Allí podremos estacionar nuestro vehículo en las inmediaciones de su esplendido mirador, reconocido por ofrecer una excepcional vista de los pueblos de Los Barrios.

Otra alternativa de acceso al pueblo es la que nos permite una pequeña carretera asfaltada que sale de Salas de los Barrios, población que se sitúa en la misma CV-19221 que concluye en Corporales. Hay un estrecho y semioculto desvío a nuestra izquierda, situado al salir del pueblo en dirección al Morredero y Corporales, que nos lleva a la iglesia de San Martín, desde donde , continuando por el mismo estrecho vial podemos alcanzar nuevamente Lombillo.

También se puede acceder a Lombillo desde la población de Molinaseca. Hay un desvío señalado  situado al lado del Albergue de Peregrinos, el cual por una importante pendiente del terreno, del orden del 17%, nos permitirá trasladarnos hasta al Alto de Lombillo, donde encontraremos las primeras viviendas de la población.

Vista de los montes Aquilianos y de los pueblos de Los Barrios desde el mirador de Lombillo. 29 mayo 2010. Foto: Enrique L. Manzano.

Vista de los montes Aquilianos y de los pueblos de Los Barrios desde el mirador de Lombillo. 29 mayo 2010. Foto: Enrique L. Manzano.

Como destaqué antes, he de decir que en Lombillo se encuentra uno de los mejores miradores de los pueblos de Los Barrios y de los montes Aquilianos. Está en la plaza de las Majuelas y gracias a su excelente situación permite la observación de un extraordinario panorama, dominado en lo más alto por la cima piramidal de la Aquiana. Y si inclinamos nuestra mirada hacia abajo nos sorprenderá la hermosura  y grandiosidad de los valles inmediatos, entre los cuales  destacan las construcciones, con tejados de pizarra negra, de las poblaciones de Salas de los Barrios y Villar de los Barrios.

Es recomendable efectuar un paseo por el interior de Lombillo, con la calma necesaria, para contemplar una antigua fuente situada en la plaza de Arriba y dar con una casa en la que se conserva un escudo nobiliario, situada en una plazoleta cerca la carretera y no demasiado lejos de la antes citada plaza de las Majuelas.

En Lombillo de los Barrios hay una ermita, de sobria construcción, que se encuentra bajo la advocación de San Tirso (popularmente llamado “Santo Tirso”), que es el patrón oficial del pueblo y cuya festividad se celebra el día 28 de enero. Por otra parte, es tradicional en Semana Santa la participación vecinal en la Procesión Popular que discurre entre la iglesia de San Martín y el pueblo.

Una de las fuentes de Lombillo, en la plaza de arriba, inicio de una ruta a pie a las Puentes del Malpaso. Lombillo, 28 agosto 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

Una de las fuentes, en la plaza de Arriba, inicio de una ruta a pie a las Puentes del Malpaso. Lombillo, 28 agosto 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

Si tiene sed puede disfrutar de hasta dos fuentes públicas en el pueblo. Éste cuenta, además, con un espacio ciudadano que ocupa el lugar de la antigua escuela de primera enseñanza, después de ser rehabilitada como centro vecinal y para otros menesteres, y a la que se le dio el nombre del ilustre hijo adoptivo del lugar: D. Valentín García Yebra, filólogo, escritor y especialista Académico de la Real Academia de la Lengua.

En el remozado centro desarrollan sus actividades dos asociaciones de raigambre y relevancia: la Asociación de Vecinos “El Fontanón” y la Asociación de Pintores del Bierzo.

Como curiosidad vale la pena resaltar que en las cercanías de la iglesia de San Martín (compartida con Salas de los Barrios) aparecieron vestigios de lo que fue probablemente un templo prerromano para el culto del dios Mercurio, ya casi totalmente destruido, pero cuyo origen acreditaría una muestra epigráfica de la cual se tiene información.

En resumen, Lombillo de los Barrios es uno de los núcleos de El Bierzo con un encanto más genuino, además de contar con la ventaja de quedar a sólo a unos pasos de Ponferrada. Por otra parte, si deseáis quedaros a comer en Lombillo, habéis de saber que éste cuenta con hasta tres mesones que ofrecen un excelente servicio.

Excursiones desde Lombillo.

Para los excursionistas destacaría dos rutas a pie que pueden resultarles de interés. Éstas se encuentran debidamente detalladas en un panel situado en la plaza de Arriba, cerca de la fuente, y no revisten mayor dificultad, salvo la de necesitar una buena forma física.

Una casa blasonada en Lombillo. 26 mayo 2009. Foto: Enrique L. Manzano.

Una casa blasonada en Lombillo. 26 mayo 2009. Foto: Enrique L. Manzano.

Una es la que nos llevará hasta Molinaseca por la montaña, en un recorrido plácido con excelentes vistas, y la otra, más larga, es la que nos acercaría hasta las puentes del Malpaso, en la ruta Jacobea, directamente y sin pasar por la población antes citada.

Si se dispone de un segundo vehículo, que se dejaría en Molinaseca, o de una buena preparación, se puede volver de ‘Las Puentes’ (dos antiguos pasos para los pelegrinos colocados sobre el agreste río Meruelo) por una airosa senda que siguiendo el valle del mismo nombre nos acercará rápidamente hasta esa población jacobea. Una vez allí es posible regresar de nuevo a Lombillo siguiendo la carretera con fuerte pendiente ascendente de la que hablé al comienzo. A notar que en Molinaseca hay una variada restauración.

Un ecologista en El Bierzo.

Ruta botánica por las Peñas de Ferradillo con el Instituto de Estudios Bercianos

Otra vez me ha tocado madrugar, aunque no tanto como cuando salgo con mis amigos de la Peña Gistredo hasta las altas cimas de la Cordillera Cantábrica. Cruzado el puente Boeza, en Ponferrada, me he dirigido  hacia los Montes Aquilianos, en concreto hacia el Campo de las Danzas. Allí dónde -según recoge una antigua tradición oral- las brujas celebraban sus  infernales aquelarres.

Después de adelantar, en la sinuosa carretera que asciende hacia los montes, a tres microbuses fletados por el Instituto de Estudios Bercianos,  al llegar a una gran campa que culmina la carretera y que suele utilizarse como aparcamiento, me encontré con un compañero de la Escuela Oficial de Idiomas. Nica es un experto montañero y muy aficionado a las plantas. También estaba allí Paco, el alma mater de la excursión, al que acompañaba su hermano Abel, y que acabaría revelándoseme como un gran botánico.

Carlos Romero, un profesor incansable.

Explicar lo agradable que resultó este paseo, guiado por un profesor incansable como Carlos Romero, ahora jubilado, es tarea difícil. Romero conoce al dedillo las plantas de esta zona y acompañarle en este recorrido botánico resultó una experiencia inolvidable. (¡Flipante!, que dirían mis hijos). Pienso en la suerte que tenemos de poder contar con él.

Dejando la cima de la Aquiana a nuestra espalda, subimos hasta situarnos en la cresta de la montaña que se sitúa a caballo entre El Bierzo y la Cabrera. Oscar Oviedo, de la Asociación de Padres Cabrera Joven, oriundo del lugar, aprovecha para comentarme algunos detalles de las ampulosas vistas que nos ofrece este recorrido. Por ejemplo, a lo lejos y encaramado en la ladera opuesta vemos el pueblo de San Pedro de Trones, rodeado de numerosas escombreras procedentes de la explotación pizarrera. Y aunque estoy a favor de que se exploten responsablemente los tesoros que el planeta nos ofrece (la pizarra es fuente de grandes ingresos en la zona), no puedo menos que pensar en la incuria de los empresarios y gobernantes que  permiten tal degradación del paisaje.

Endemismos en las Peñas de Ferradillo.

Al llegar a la collada de la Nevera, situada al pie de las Peñas de Ferradillo, hacemos una pausa. Estamos encaramados en la cara norte de las rocas y desde aquí ya podemos ver las casas del pueblo, así como la llanura berciana, que se abre ante nosotros en toda su extensión y nos muestra el tinte azul de los lagos de Campañana y Carucedo, así como el blanco de la explotación minera de Catisa y, cerrando la vista, las montañas que cierran y limitan a la hoya berciana.

Es en este lugar que el profesor nos ofrece una charla  y que todos podemos observar -y fotografiar- los primeros endemismos propios de la zona, como el Rhamnus legionensis Rothm, que también aparece en la zona de Orense y Sanabria, o el Geranium dolomiticum, con su modesta y bella flor de cinco pétalos.

En su conjunto, las Peñas de Ferradillo constituyen un paisaje excepcional que considero que tenemos la responsabilidad de preservar inalterado para las generaciones venideras. En esta ocasión nuestros gobernantes han cumplido con su obligación y, actualmente, es un enclave declarado Lugar de Importancia Comunitaria (LIC), Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y Red Natura 2000. Es cierto que, ya desde el año 1872, se conoce la existencia en estos islotes calcáreos la presencia de algunas rarezas botánicas. De hecho, estos roquedos albergan hasta el 91,3 % de los endemismos vegetales bercianos.

Pero, aparte de esto, se trata de un lugar de excepcional belleza, equiparable en ese sentido, -si es que la belleza puede llegar a compararse-, al Valle del Silencio, en Peñalba. La gran barrera rocosa en la que nos encontramos se alarga en dirección de Las Médulas antes de descender hacia los pueblos de La Chana y Voces, en donde acaba situándose en cotas cercanas a los 600 metros de altitud.

Paco, que conoce la geología local, nos explica que se trata de un afloramiento de calizas y dolomías pertenecientes al ordovícico superior y con una edad cercana a los 450 millones de años. Es su alto contenido en magnesio, sumado al aislamiento de estos crestones rocosos, lo que ha permitido que se desarrolle en él un tipo de flora única.

La Peña de Muces o de Voces.

Desde aquí se impone la visión de la Peña de Muces -también conocida como Peña de Voces-, que alcanza su altura máxima en la Cruz de la Peña (1.450 metros). Ella domina con su mole impresionante este conjunto rocoso calizo. Alberga algunas cavidades y es conocido que en la postguerra estos abrigos naturales fueron utilizados por algunos republicanos como refugio.

Pero hoy, el interés de la Peña de Voces reside sobre todo en su extraordinario valor botánico. Hay una docena de especies endémicas en este lugar. Y un tejo que ha logrado sobrevivir a las inclemencias del tiempo la friolera de 500 años o más. El tejo de Paradela de Muces -como lo llaman los lugareños- tiene un perímetro troncal de casi tres metros. Recordaré aquí que el tejo es un árbol protegido por el Decreto 63/2007 de 14 de junio  de la Junta -por el que se creó el Catálogo de Flora protegida de Castilla y León- y es bastante probable que el ejemplar que crece aquí naciera mientras reinaban de los Reyes Católicos.

El pueblo de Ferradillo.

En la fuente de Ferradillo, que mana todo el año, se paran los excursionistas a beber agua fresca. Luego, su caminar cansino les acercó al pueblo, muy próximo, en el que hijos y nietos de sus antiguos pobladores reconstruyen las casas antaño abandonadas. Actualmente, la Asociación Amigos de Ferradillo cuida de los intereses de la aldea, que se vio abandonada en la década de los setenta. Permanecen todavía en ella los restos de un pequeño monasterio y de la iglesia parroquial, ambos en estado de penoso abandono.

La pista de Paradela de Muces nos arrastra, en su leve bajada, hacia otra vista excepcional de las Peñas. En las faldas de la montaña existe una especie de bosque primigenio, muy bien conservado, en cuya espesura pueden encontrarse algunas especies de plantas raras y excepcionalmente bellas, como por ejemplo la Campanula adsurgens, la Polygonatum multiflorum o algún ejemplar de cerezo centenario con troncos que no logramos abarcar ni entre dos.

Torcas y lengua de ciervo.

Entre las rocas más altivas se ocultan torcas que impresionan por el aspecto insondable de sus abismos. Es allí mismo, en la boca de las simas, donde descubrimos la lengua de ciervo (Phyllitis scolopendrium), una variedad de helecho rarísima que destaca por su belleza. Preguntado un lugareño sobre el nombre del agujero responde que no tiene. ¿He de deducir de esta respuesta que las hay más grandes todavía? Me prometo a mí mismo que regresaré a este lugar para intentar bajar, con algunos compañeros espeleólogos, hasta el fondo de la sima.

En un claro del bosque nos espera un grupo de personas reunidas en torno a unas mesas puestas. Son miembros de la Asociación Cultural Paradela de Muces. Han preparado carne a la brasa, chorizos, jamón, empanadas y otros platos deliciosos para los excursionistas. Tampoco escasean las bebidas y, mediando el vino, al poco rato todos somos grandes amigos.

Entre los presentes hay algún ecologista, como Toño Méndez, a quien podemos agradecer que, gracias a su dedicación valiente, se haya conseguido cerrar una cantera, la de la Peña del Horno, que estaba afectando gravemente a este lugar idílico. Otro de ellos, Alejandro, ingeniero de minas, se vio involuntariamente metido en un juicio por agresión cuando el encargado de la cantera le confundió con otra persona y le golpeó. El agresor fue juzgado y condenado a pagar una multa, además de las costas del juicio.

El castro de la Peña del Hombre.

Desde el lugar en donde nos encontramos podemos ver el Castro de la Peña del Hombre. Los arqueólogos lo datan de la época romana y creen que servía para asegurar la protección de la red hidráulica de abastecimiento de agua de las minas de Las Médulas.

Antes de imprimir este artículo, y en previsión de posibles críticas, deseo dejar claro que mi intención al describir esta salida es puramente divulgativa. Reconozco que no soy ningún experto en nada ni tampoco he pretendido ahondar en la descripción de los endemismos aquí presentes. De hecho, existen numerosos estudios científicos sobre éstos en Internet. También quiero precisar que todas las opiniones aquí vertidas son personales y en ningún caso comprometen a los organizadores de la excursión.

Personalmente creo que valdría la pena volver a publicar noticias sobre estos pueblos y enclaves, y espero que en la medida de lo posible pueda volver a hacerlo en un futuro próximo.

Un ecologista en El Bierzo.

Nuestras plantas, únicas. 27/02/08. Lasnoticiasdemitierra.blogspot.com.

Ferradillo. Ferradillo.com.

No a la cantera de Paradela de Muces. Amorteira07.blogspot.com.

Asociación Cultural Muces. Imágenes de la excursión. 12/01/11. Acmuces.blogspot.com.es.

Nica y Abel toman la medida a un cerezo silvestre en las Peñas de Ferradillo. 30 mayo 2009.  Fuente: unecologistaenelbierzo.wordpress.com. Foto: Enrique L. Manzano.Rhamnus pumila subsp. legionensis Rothm. Biga.org.

Geraniums Especies. Infojardin.com.

Phyllitis scolopendrium. Asturgeografic.blogspot.com.es.