Archivo de la etiqueta: Lidl

Greenpeace denuncia la elevada presencia de residuos químicos en las manzanas europeas cultivadas con métodos convencionales

Manzana. Los análisis realizados revelan la presencia de plaguicidas en los cultivos convencionales. Oct. 2015. Greenpeace.org.

Manzana. Los análisis realizados revelan la presencia de plaguicidas en los cultivos convencionales. Oct. 2015. Greenpeace.org.

Pocos productos alimenticios podrían despertar menos sospechas de contener productos químicos como la manzana. Al menos eso es lo que creía, dado que se trata de un fruto considerado excelente y cuyas cualidades nutricionales acredita la sabiduría popular. Sin embargo, tras leer el último estudio de Greenpeace, he cambiado de opinión. Esto no significa que dejaré de comer manzanas, sino que en la medida que mis posibilidades intentaré encontrar otros proveedores distintos a los que venía utilizando mayormente hasta ahora.

España, el país de la UE con medias más altas de residuos por muestra.

El informe, -cuyo resumen podéis encontrar al pie de este artículo junto al texto íntegro del mismo en inglés-, establece que tras analizar muestras de manzanas de producción nacional provenientes de once países europeos, compradas en veintitrés supermercados diferentes, se han encontrado hasta ocho plaguicidas distintos. Por desgracia, una vez más, España vuelve a ser noticia al situarse en cabeza del cóctel químico detectado, pues es en nuestro país donde se han encontrado las medias más altas de residuos por muestra. Greenpeace denuncia que los plaguicidas descubiertos representan un riesgo para el medio ambiente y suponen riesgos desconocidos para nuestra salud.

Un cóctel químico en las manzanas de producción convencional.

Pesticide application as routinee in EU apple production. Oct. 2015. Greenpeace.org.

Pesticide application as routinee in EU apple production. Oct. 2015. Greenpeace.org.

Para quienes quieran ahondar en esta cuestión les recomiendo la lectura del informe completo, aunque yo intentaré realizar un breve resumen aquí. Queda claro que hablamos de plaguicidas que se aplican de manera rutinaria a los manzanos.

Greenpeace ha hecho analizar en un laboratorio independiente alemán ciento veintiséis muestras de manzanas de producción nacional. De éstas, diecisiete eran ecológicas. Las muestras se analizaron mediante una técnica de análisis de residuos múltiples capaz de identificar una gran variedad de plaguicidas y sus metabolitos (500 parámetros). La buena notivia es que en las últimas manzanas no se detectó ningún residuo químico significativo.

Las muestras españolas fueron compradas en Madrid en Alcampo (tres muestras, dos convencionales y una ecológica), Carrefour (tres convencionales), E. Leclerc (dos convencionales), Lidl (dos convencionales), Mercadona (dos convencionales), NaturaSi (dos ecológicas y de Km 0). Excepto NaturaSi, sólo un supermercado ofrecía manzanas ecológicas de producción nacional (Alcampo) y otro (Carrefour) las ofrecía, aunque de importación.

De las ciento nueve muestras de manzanas cultivadas de forma convencional, noventa y una (un 83%) contenían uno o más residuos detectables correspondiéndole el mayor número de residuos detectables (8) a una muestra procedente de Bulgaria. Las medias más altas de residuos por muestra se encontraron en las muestras de España (4,3) seguidas de Bulgaria (4,0) y los Países Bajos (3,4).

En las manzanas de Alcampo se hallaron restos de difenilamina, un plaguicida cuyo uso no está aprobado en la UE. Este químico se puede utilizar como tratamiento después de la cosecha en países no pertenecientes a la Unión. Por tanto, dado que el nivel hallado fue bajo, es posible que su presencia se deba a una contaminación cruzada mientras se almacenaron o empaquetaron juntamente manzanas procedentes de la UE y de otros países.

En conjunto, las manzanas analizadas procedían, además de España, de Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Eslovaquia, Francia, Italia, Países Bajos, Polonia y Suiza.

Presencia de plaguicidas.

Greenpeace denuncia la presencia de fungicidas en manzanas europeas conve Oct. 2015. Greenpeace.

Greenpeace denuncia la presencia de fungicidas en manzanas europeas conve Oct. 2015. Greenpeace.

Numéricamente los tipos de plaguicidas que se encontraron con mayor frecuencia fueron fungicidas (20) e insecticidas (16), el resto consistía en acaricidas (2) y el metabolito THPI del captano. El THPI fue la sustancia que se detectó con más frecuencia (76), seguida del captano (20), boscalid (19), pirimicarb (18) y clorpirifos etil (15). Además se hallaron dos plaguicidas cuyo uso no está aprobado en la UE: difenilamina en una muestra de España y etirimol en una muestra de Polonia.

En el caso del etirimol es posible que este residuo esté presente debido a la degradación del bupirimato. Por otro lado, la difenilamina se puede utilizar como tratamiento después de la cosecha en países no pertenecientes a la UE. Por tanto, dado que el nivel hallado fue bajo, es posible que su presencia se deba a una contaminación cruzada mientras se almacenaron o empaquetaron juntamente manzanas procedentes de la UE y de otros países ajenos a la Unión.

Los resultados analizados con la base de datos del indicador de carga tóxica alemán1 mostraron que catorce de los plaguicidas detectados merecían la calificación más alta (10) por su toxicidad para los organismos acuáticos. Quince de los residuos merecían una calificación de 10 por su toxicidad a insectos beneficiosos, un subconjunto de ocho de estos residuos recibió un 10 por su toxicidad para las abejas, y trece de los plaguicidas detectados recibieron una calificación de 1.

Escasa normativa e insuficiente investigación sobre los plaguicidas.

Los manzanos dependen en gran medida de las abejas para su polinización. 2015. Greenpeace.org.

Los manzanos dependen en gran medida de las abejas para su polinización. 2015. Greenpeace.org.

Greenpeace destaca la dificultad actualmente existente para analizar de forma clara y global los posibles efectos de los plaguicidas sobre la salud, e indica que tras examinar la Base de Datos de las Propiedades de los Plaguicidas (Pesticide Properties Database-PPDB) resulta evidente la falta de información con la que se cuenta para evaluar los efectos de los plaguicidas sobre ésta. Para la ONG es especialmente preocupante la falta de información sobre la carcinogénesis, la mutagénesis y las posibles alteraciones endocrinas de un porcentaje significativo de plaguicidas detectados en las manzanas analizadas en este estudio.

Por otro lado, Greenpeace subraya que tampoco existe información sobre las posibles repercusiones medioambientales o sanitarias que puede acarrear la presencia de los plaguicidas detectados cuando éstos se encuentran como mezclas, lo que a su juicio demuestra las graves deficiencias del régimen normativo sobre plaguicidas.

Sin embargo, pese al nivel de preocupación que nos despierta esta investigación, la ONG informa de que “ninguno de los treinta y nueve residuos de plaguicidas diferentes hallados en las muestras recogidas sobrepasaron los límites del nivel máximo de residuos (MRL por sus siglas en inglés) establecido para las manzanas”.

El estudio demuestra la gran variedad de plaguicidas que se utilizan en los productos comercializados, tanto antes como después de la cosecha, lo que indica que su utilización es la norma en su cultivo convencional. Una situación que, unida a la falta de información sobre las consecuencias de estos plaguicidas, ya sea individualmente o como mezclas, es motivo para preocuparse según la organización. Además, para ésta los resultados obtenidos tras los análisis realizados muestran una vez más la gran necesidad de cambiar las presentes prácticas agrícolas basadas en el uso intensivo de sustancias químicas.

Algunas recomendaciones de Greenpeace.

La mitad de los plaguicidas encontrados son tóxicos para los organismos acuáticos, como las pulgas de agua y peces, y para las abejas y otros insectos beneficiosos. En este sentido es importante recordar que las manzanas tienen una gran dependencia de los insectos polinizadores como las abejas y que, en su ausencia, pueden darse pérdidas de producción de hasta un 90%.

Greenpeace considera necesario “reducir, y en última instancia eliminar, el uso de plaguicidas”. Para la ONG esto supondría abandonar el sistema de agricultura industrial y adoptar prácticas agrícolas ecológicas, lo que a su juicio “permitiría solventar de manera eficiente y holística los problemas ecológicos y económicos que actualmente asolan al sector agrícola”.

En consecuencia, Greenpeace considera que las iniciativas deben ir dirigidas a romper el círculo vicioso del uso de plaguicidas, centrándose en la agrobiodiversidad funcional. También entiende como fundamentalmente necesario: a) mejorar la gestión del suelo; b) poner en marcha el control biológico de las plagas; c) optar por variedades resistentes adaptadas a las condiciones locales; d) establecer sistemas para la rotación adecuada de los cultivos; y e) diversificar los sistemas agrícolas para facilitar que se remplacen los plaguicidas en la producción agrícola.

Según la organización, otras medidas necesarias han de encaminarse hacia garantizar que se aplica adecuadamente la directiva de la UE sobre el uso sostenible de plaguicidas. Para la ONG los Estados miembros han de adoptar medidas concretas y establecer objetivos ambiciosos que permitan avanzar hacia una reducción significativa en el uso de plaguicidas, tal y como establecen las directivas de la UE pertinentes. A más a más, considera que se deben revisar los controles normativos para la evaluación de riesgo de los plaguicidas, de manera a resolver con urgencia las incertidumbres e indeterminaciones relativas a sus posibles consecuencias sanitarias y medioambientales.

Frutas vistosas y de llamativos colores pueden ser conseguidas por los transgénicos consiguiendo engañar a nuestra vista. Fuente: extremaduraaldia.com.

El informe de Greenpeace señala la ausencia de plaguicidas en las manzanas ecológicas analizadas. Extremaduraaldia.com.

Así mismo interpreta que se deben investigar y monitorizar los efectos de los cócteles agroquímicos en la salud humana y el medio ambiente en general, aspecto que debiera traducirse en un marco normativo efectivo. Es más, cuando no exista esta información la ONG entiende que la regulación de los plaguicidas se debe basar estrictamente en el principio de precaución reconocido por la Comisión Europea. Además, considera que se deben evaluar las fórmulas de los plaguicidas en su conjunto y no solo los ingredientes activos por separado. En esta dirección, Greenpeace exige a la Administración que toda la información utilizada en el proceso de aprobación sea de dominio público, de forma inmediata y rutinaria.

Por su parte, Luís Ferreirim, responsable de agricultura de Greenpeace, insta a los supermercados “a que eliminen gradualmente los plaguicidas tóxicos en la producción de frutas y verduras, que apoyen a los agricultores y agricultoras a cambiar al modelo ecológico y que amplíen su oferta de productos ecológicos locales”.

Un ecologista en El Bierzo.

Aplicación de plaguicidas como rutina en la producción convencional de manzanas de la UE. Análisis de los residuos de plaguicidas presentes en manzanas en Europa. 21/10/15. Greenpeace.org.

Resumen en castellano del informe. Oct. 2015. Greenpeace.org. Pdf.

El informe íntegro en inglés. Oct. 2015. Greenpeace.org.

Anuncios

La aparición de ADN equino en hamburguesas vacunas enciende todas las alarmas

Sólo cinco marcas de las veinte analizadas por la OCU alcanzan un aprobado raspado. 20 enero 2013. Foroche.com.

Sólo cinco marcas de las veinte analizadas por la OCU alcanzan un aprobado raspado. 20 enero 2013. Foroche.com.

El escándalo de la aparición de carne de caballo en hamburguesas de carne vacuna ha impactado con fuerza en la opinión pública. Y no es porque la carne de caballo sea nociva para la salud, o contraindicada, sino porque ha puesto en evidencia que los ‘estrictos’ controles alimentarios de los que disfrutamos no son tales.

La cuestión que plantea todo este asunto es de suma importancia, ya que socava la confianza que el consumidor deposita en los controles oficiales. Si estos han fallado resulta inevitable pensar que quizá tampoco podrán evitar otros fraudes que puedan entrañar peligro para la salud.

Desde luego precisamos de unos sistemas que aseguren con garantías la calidad de nuestra alimentación, cosa harto difícil si se tienen en consideración las condiciones que impone un mercado incongruente en el que los alimentos viajan miles de kilómetros hasta llegar a nuestro plato. Todo ello con el consiguiente gasto en energía que supone tal desplazamiento.

Un consejo: compra local y directamente al productor siempre que puedas.

Un ecologista en El Bierzo.

¿Sabemos qué comemos?, por Esther Vivas.

Esther Vivas. Comunidadebasecoia.org.

Esther Vivas. Comunidadebasecoia.org.

Si antes nos vendían gato por liebre, hoy nos venden caballo por vaca. Saber qué comemos se ha convertido en algo cada día más difícil. El reciente escándalo alimentario tras detectarse carne de caballo donde debería haber carne de vaca lo pone claramente de manifiesto. Canelones La Cocinera, hamburguesas de Eroski, ravioli y tortellini de carne Buitoni, albóndigas de Ikea son algunos de los productos que han sido retirados del mercado. Está claro que no tenemos ni idea de qué nos llevamos a la boca.

Irlanda y Gran Bretaña fueron los primeros que detectaron, el pasado mes de enero, ADN de caballo en hamburguesas etiquetadas, teóricamente, como carne de vacuno. Supermercados como Tesco, Lidl y Aldi, e incluso el rey de la hamburguesa Burguer King, se vieron obligados a retirar estos productos de sus establecimientos. Mientras, aquí, el Gobierno negaba la existencia de caso alguno. Semanas más tarde, pero, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) encontraba carne de caballo en hamburguesas de Eroski y AhorraMas.

La globalización alimentaria, la deslocalización de la agricultura y los alimentos viajeros tienen estas cosas. Tarde o temprano las consecuencias de dichos escándalos llegan, también, acá. El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha tenido que reconocer, finalmente, la existencia de carne de equino en productos que se vendían como ternera. Y multinacionales como Nestlé, entre otras, han procedido a la retirada de los alimentos afectados.

A pesar de que la sustitución de una carne por la otra no es perjudicial para nuestra salud, sí que dicho caso ha vuelto a encender las luces de alarma sobre qué comemos y quién mueve los hilos del sistema alimentario. Una vez más, queda demostrado cómo los intereses económicos de un puñado de empresas de la agroindustria se anteponen a las necesidades alimentarias de las personas. De este modo, si producir carne de caballo resulta más barato, carne de caballo es lo que toca en el plato.

Además, descubrir dónde empezó dicho fraude se convierte en misión imposible en una cadena agroalimentaria en la que los alimentos recorren una media de cinco mil kilómetros, según un informe de Amigos de la Tierra, antes de llegar a nuestro plato. Una hamburguesa puede estar hecha por carne de diez mil vacas y pasar por cinco países diferentes antes de llegar al supermercado. ¿Dónde se ha colado el caballo?

Irlanda inicialmente acusó al estado español, luego a Polonia. Cuando el caso estalló en Francia, la culpable era una fábrica en Luxemburgo que, a su vez, señaló que la carne provenía de Rumanía, quien al mismo tiempo, dijo que la mercancía le llegaba de Holanda y Chipre. Ni modo de saber la respuesta.

Viñeta. 'Coma más pollo'. Brixtatothepower.wordpress.com.

Viñeta. ‘Coma más pollo’. Brixtatothepower.wordpress.

La historia se repite. Y cada vez que aparece un nuevo escándalo asistimos al mismo goteó de acusaciones cruzadas, alarma social, imposibilidad de saber su origen y toneladas de comida en la basura. Pasó con la E.Coli y los pepinos y mucho antes con los pollos con dioxinas, las vacas locas, la peste porcina y un largo etc. Y volverá a pasar. Se trata de la otra cara de un sistema alimentario que nos venden como el mejor de los posibles pero que en realidad no funciona y que es incapaz de alimentarnos de una manera sana y saludable, ser transparente y acabar con el hambre en el mundo.

Unos escándalos alimentarios que son resultado de un modelo deslocalizado, kilométrico, petrodependiente, sin campesinos, intensivo, adicto a los pesticidas… que, básicamente, busca hacer negocio con algo tan imprescindible como la comida. Incluso la gripe porcina y la gripe aviar se originaron en granjas de cría intensiva y a gran escala, donde dichos animales se hacinan, soportan un trato abusivo y cruel, criados con altas dosis de antibióticos y tratados como mercancías.

Hoy la cadena alimentaria, que sitúa en un extremo al campesino/productor y en el otro al consumidor, se ha alargado hasta tal punto que ninguno de ellos puede incidir en la misma. Nuestra alimentación está en manos de empresas que monopolizan cada uno de los tramos de la producción, la transformación y la distribución de los alimentos, de las semillas al supermercado, e imponen sus reglas del juego. Y si nuestro derecho a alimentarnos está en manos de empresas como Cargill, Dupont, Syngenta, Monsanto, Kraft, Nestlé, Procter&Gamble, Mercadona, Alcampo, El Corte Inglés, Carrefour… está claro que este derecho, como demuestra la realidad, no está garantizado.

Sólo tenemos una alternativa: volver a reapropiarnos de las políticas agrícolas y alimentarias. Acabar con la dictadura de los mercados, también, en las cosas del comer. Exigir eso que nos niegan tan a menudo como personas y como pueblo: el derecho a decidir, la soberanía, en este caso la soberanía alimentaria. Y volver a ser dueños de nuestra agricultura y nuestra alimentación.

¿Sabemos qué comemos? 01/02/13. Esthervivas.com.

El rastro del ADN caballar en Europa.

Caballo. Fuente: Wikipedia.org.

Caballo. Wikipedia.org.

16 de enero: Irlanda detecta un alto porcentaje de ADN de caballo en hamburguesas congeladas a la venta en varias cadenas de Reino Unido e Irlanda. Decenas de millones de filetes son retiradas de las estanterías.

29 de enero: Un estudio de la OCU detecta ADN equino en dos marcas de hamburguesas a la venta en España.

7 de febrero: La Agencia Británica de Seguridad Alimentaria detecta carne de caballo en lasañas congeladas con salsa boloñesa de vacuno de la marca Findus.

8 de febrero: La empresa francesa Comigel, suministradora de Findus, anuncia la retirada de todos sus productos de carne de vacuno y acusa al gigante Spanghero de haberle vendido la materia prima fraudulenta. Esta última compañía indica que la carne procedía de Rumanía y llegó a sus almacenes tras una cadena de suministro con varios intermediarios. Findus retira tres marcas de precocinados en Reino Unido, Francia y Suecia.

14 de febrero: Francia suspende a la empresa Spanghero por fraude alimentario. Según las autoridades, 750 toneladas de carne resultan afectadas. De ellas, 550 toneladas han sido servidas vía Comigel en forma de 4,5 millones de platos preparados en distintos países europeos. Reino Unido detecta fenilbutazona en seis caballos sacrificados. Hay tres detenidos.

15 de febrero: Se retiran de la venta platos de pasta en Noruega y Austria.

18 de febrero: Lidl anuncia la retirada de platos preparados en Finlandia, Dinamarca, Bélgica y Suecia. El mismo día por la noche, Nestlé ordena la retirada de dos platos de pasta en España e Italia y acusa a un proveedor alemán.

Hamburguesa al fuego. Fuente: voxpopuli.com.

Hamburguesa al fuego. Fuente: voxpopuli.com.

La investigación se ha llevado a cabo tras la alerta que se produjo en Irlanda. No se trata de un problema de seguridad alimentaria, pero sí un engaño al consumidor, que cree que compra carne de vacuno, sin presencia alguna de carne de caballo.

Fraude al consumidor: detectan carne de caballo en hamburguesas de Eroski y Ahorramás. 29/01/13. Vozpopuli.com.

Lo que esconde una hamburguesa. 28/01/13. Elpais.com.

Nestlé retira productos de pasta con carne de caballo en España e Italia. 19/02/13. Elpais.com.

Ikea retira en Tailandia las albóndigas que podrían contener carne de caballo. 26/02/13. Elpais.com.