Archivo de la etiqueta: Maíz

Campaña de Greenpeace contra el glifosato tras las medidas adoptadas contra el herbicida en Francia

Representación de la química del glisofato. Wikipedia.org.

Representación de la química del glifosato. Wikipedia.org.

¿Qué es el glifosato? Sobre él se han escrito ríos de tinta, pero sigue siendo un desconocido para una gran mayoría. Para abreviar diré que el glifosato es el principal componente del herbicida más vendido del mundo. Ni más, ni menos. Desde hace años su utilización en la agricultura es tan masiva que se ha convertido en omnímodo en nuestros parques, huertos, cultivos y… alimentos. ¿Y por qué ahora se vuelve a hablar tanto de él? Pues, simplemente porque en marzo pasado la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo clasificó como “probablemente cancerígeno para el ser humano”.

El glifosato es el principal componente del herbicida ‘Roundup’. La multinacional norteamericana Monsanto se ocupó de su desarrollo, y aunque ya no tiene una patente de exclusividad sobre el mismo (puesto que ésta expiró en el año 2000) continúa siendo uno de los productos que mayores beneficios le genera. Millones de hectáreas de tierras de cultivo, parques, e incluso aceras, en todo el mundo se rocían cada año con este herbicida que permite eliminar las llamadas “malas hierbas”. A nadie podrá sorprenderle, pues, que termine por llegar a nuestra mesa.

Uso del glifosato como alternativa de control de la cobertura vegetal en la línea de cultivo en un monte frutal de manzanos en Ciardes, Italia, 19 abril 2009. Wikipedia.org.

Uso del glifosato en un monte frutal de manzanos. Ciardes (Italia), 19 abril 2009. Wikipedia.org.

Ante el anuncio de la OMS, Monsanto está intentando por todos los medios de desacreditar el estudio citado, según denuncia Greenpeace. En el otro extremo, para  esta y otras organizaciones ecologistas, los gobiernos y autoridades europeas deberían prestar más atención a las evaluaciones de este organismo internacional, vinculado a la Organización de las Naciones Unidas, y definir una hoja de ruta de actuaciones inmediatas. En este sentido, Greenpeace ha decidido emprender una campaña para exigir a la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente Isabel Tejerina, la retirada del glifosato, aludiendo a la necesidad de preservar la salud humana y el medio ambiente.

Greenpeace considera que el glifosato es una sustancia que conviene erradicar de la agricultura y propone que se establezca un modelo agrícola más respetuoso con la naturaleza, orientado a prevernos únicamente de alimentos sanos. Es por lo que la organización ambientalista quiere presionar a las instituciones españolas para que éstas adopten medidas precautorias. Así, en una misiva dirigida a a la ministra, Greenpeace explica que “no podemos esperar indefinidamente la reevaluación del glifosato, cuando puede estar afectando directamente a nuestra salud”.

Las medidas del gobierno francés contra el glifosato.

La ministra de la ecología francesa, Ségolène Royal, retira simból herbicida RoundUp. París, 16 jun. 2015. Reuters. Foto: Charles Platiau.

La ministra de la ecología francesa, Ségolène Royal, retira simból herbicida RoundUp. París, 16 jun. 2015. Reuters. Foto: Charles Platiau.

Hace tan sólo tres meses que el gobierno francés prohibió la venta de los herbicidas a base de glifosato destinados a erradicar las malas hierbas en parques y jardines. Una medida que que algunos  interpretaron, quizás demasiado alegremente, como una prueba de la toxicidad del producto.

Lo comento porque también hay estudios que consideran su toxicidad muy escasa y, pese al rebomborio de la noticia francesa, lo cierto es que el sector restringido por la ministra de Ecología gala Ségolène Royale, no  alcanza ni el 20% del producto global facturado en Francia. Además, el gobierno francés ha decidido que el glifosato podrá continuar utilizándose en las fumigaciones agrícolas, como sucedía antes de la prohibición parcial.

El glifosato en el ojo del huracán.

Como escribí antes, el glifosato es el principio activo del producto que Monsanto desarrolló. Es importante destacar que la multinacional ha patentado en algunos países la soja transgénica resistente a glifosato, conocida como soja RR (Roundup Ready) o soja 40-3-2. Un producto tecnológico que permite la aplicación del herbicida en cobertura total sin que afecte al cultivo. Más aún, en la actualidad existen en el mercado cultivos de varias especies resistentes al glifosato, tales como maíz, algodón, canola (colza), etc. Sin embargo, el uso masivo del herbicida ha sido, desde sus inicios, objeto de una gran controversia, tanto desde el punto de vista toxicológico como el ambiental.

Marcha en Toulouse (Francia) contra Monsanto. 2015. Hipertextual.com.

Marcha en Toulouse (Francia) contra Monsanto. 2015. Hipertextual.com. .

En marzo pasado la OMS decidió categorizar al glisofato dentro del grupo 2A en el catálogo del IARC, la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer, catalogándolo como un producto con “probables consecuencias carcinogénicas” para los humanos. Lo que, en cierto modo, también equivale  a decir que puede tener consecuencias adversas, pero sólo en ciertas circunstancias concretas. Y el riesgo real no parece excesivo si se considera que la OMS cataloga a una hierba como el mate, típica de algunos países latinoamericanos, dentro del mismo grupo.

Por ejemplo, el café se cataloga dentro del grupo 2B (sólo un nivel menos de seguridad), y para que podamos hacernos una idea mejor sobre este tema diré que los gases procedentes de la quema del diesel en los motores de los coches están catalogados dentro de la categoría 1. Es decir, como probadamente cancerígeno. Algo que, tal vez debido a las presiones económicas existentes, no impide que se sigan vendiendo millones de coches de este tipo.

Con esto no estoy diciendo que esté a favor de la utilización de los combustibles fósiles, sino que intento situar al herbicida en el contexto más objetivo posible sobre su supuesta toxicidad. Quizás convenga recordar aquí que las malas hierbas son la pesadilla de los agricultores y lo difícil que resulta controlarlas. también veo importante considerar que el IARC sólo hace una serie de recomendaciones, basadas en estudios, pero que no toma decisiones legislativas. Y que todavía está pendiente la presentación de un informe completo sobre el glifosato.

Francia continuará rociando sus cultivos con glisofato. 2015. Glisofato. Shuterstock.

Francia continuará rociando sus cultivos con glisofato. 2015. Glisofato. Shuterstock.

Mientras tanto Greenpeace, -como antes dije-, ha lanzado una campaña contra el glifosato atendiendo al principio de precaución, que es el mismo que han invocado los ecologistas franceses ante  el gobierno de François Hollande para alcanzar la prohibición del producto en Francia. Podéis consultar la petición de Greenpeace en el siguiente enlace.

Para los/las más inquietos/as he seleccionado algunos enlaces con posturas encontradas sobre el glifosato. En uno de esos artículos se aporta una reflexión particularmente interesante sobre los motivos de la medida aprobada por el gobierno francés.

Un ecologista en El Bierzo.

Un herbicida probablemente cancerígeno en nuestros parques y alimentos. 14/06/15. Greenpeace.org.

¿Por qué Francia quiere prohibir el glifosato? 15/06/15. Hipertextual.com.

Prohibirán la venta de herbicidas con glifosato. 17/06/15. Español.rfi.fr.

Anuncios

Algunas islas caribeñas preparan su evacuación debido al deterioro de la protección arrecífera y el cambio climático

La isla Gartí Sugdup podría quedar prácticamente deshabitada. Panamá. 2014. Nuestro mar.org.

La isla Gartí Sugdup podría quedar prácticamente deshabitada. Panamá. 2014. Nuestro mar.org.

La subida del nivel del mar amenaza a unos treinta mil isleños en el Caribe panameño. Las autoridades de la isla Gartí Sugdup están tomando medidas para la evacuación de sus habitantes debido al cambio climático.

La noticia la vi publicada en el Facebook de ‘350.org América Latina’ coincidiendo con la celebración del Movilización Climática de los Pueblos, una protesta que movilizó a miles de personas en todo el mundo. Pero la información ya había sido publicada en verano por diversos periódicos o medios digitales latinoamericanos (en Panamá, Perú, Argentina, etc.). Según ésta noticia los vecinos de Gartí Sugdup, una de las islas más grandes y pobladas de la comarca de Kuna – Yala, con un millar de habitantes de la étnia guna, tendrán que abandonar la isla para trasladarse a terrenos pertenecientes a la misma comarca en tierra firme, en la localidad de Llano de Gartí. Una mudanza prácticamente obligada a la que algunos se resisten.

Gartí Sugdup es una más de las 360 islas de un archipiélago situado en el noreste del litoral de Panamá en el mar Caribe. Como las demás es de origen coralino y se empezó a habitar hace siglo y medio. Sus habitantes viven principalmente de la pesca, la agricultura y el turismo. Sin embargo, la acción humana destructiva sobre los corales, que se han utilizado como relleno para ganar terreno al mar, ha propiciado la desprotección de la isla frente a los temporales. Una circunstancia que, unida al cambio climático, que está modificando la climatología local, y a la lenta subida del nivel del océano, está obligando a una progresiva y forzosa evacuación de sus habitantes hacia el ismo, donde los indígenas disponen de grandes extensiones de bosques bajo su administración autonómica.

Una imagen idílica de la Isla Gartí Sudup. Pregonagropecuario.com.

Una imagen idílica de la Isla Gartí Sudup. Pregonagropecuario.com.

En esta zona cada año, entre noviembre y abril, soplan los vientos alisios, crece la marea y las lluvias son cuantiosas durante días. Sin embargo, según relata Atencio López, un dirigente indígena presidente del Instituto de Investigación y Desarrollo de Kuna – Yala, “últimamente esto se ha incrementado y las crecidas suceden en épocas fuera de lo normal. De mayo a noviembre u octubre hay marea baja y los vientos son tranquilos, pero de repente en estos meses se altera el clima, hay tornados y se inundan las comunidades”. Por estos motivos, además de organizar el traslado de los habitantes de Gartí Sugdup, las autoridades panameñas ya están preparando planes para otras comunidades, como Ustupu, Playón Chico y Nula Tupe.

Según señala un informe del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI, por sus siglas en inglés), entre 1920 y 1980 el nivel del mar ha subido unos diez centímetros en la costa de Panamá. Parece que sea poco, pero en estos islotes situados prácticamente a nivel del mar estas pequeñas variaciones, unidas a la formación de tornados más frecuentes y potentes, que provocan un mayor oleaje, son suficientes para impedir que se pueda mantener una presencia habitada en estos frágiles islotes.

Según señala un video realizado por el STRI, antes de la década de 1980 los arrecifes de coral eran considerados relativamente estables y saludables en Kuna -Yala. Sin embargo, en esa década “varios desórdenes naturales cambiaron la estructura colectiva de los arrecifes”.

Una evaluación del Instituto apreció una gran degradación en la cubierta de coral y, por primera vez, proporcionó una evidencia cuantitativa del deterioro. El STRI relacionó la degradación a gran escala de los arrecifes con el crecimiento demográfico y las prácticas de la comunidad Kuna. En concreto, señaló una disminución de la cubierta de coral vivo del 79% en 30 años (1970 – 2001), mientras que la población indígena aumentó 62%.

Como consecuencia de la utilización del coral como material de relleno y para ganar terreno al mar, en la isla la erosión costera aumentó debido a la falta de una barrera natural de protección y al aumento local del nivel del mar de unos dos mm. al año.

Kuna Yala: Tradición y Cambio Climático – Ammar daed, Neg Billi Guadanigi. 21/07/10. Youtube.com. Smithsonian Panama.

La Fundación MarViva, organización regional especializada en temas marinos y costeros, también ha redactado un estudio sobre diversas áreas Pacífico Tropical Oriental que considera “vulnerables” a los efectos del cambio climático. En este estudio, que también incluyó las provincias de Chiriquí y Veraguas y que realizó con apoyo financiero del gobierno de Canadá y la cooperación de la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam), ya se planteó la necesidad “urgente” de aplicar medidas de adaptación para prevenir la pérdida de humedales, estuarios y playas como consecuencia del cambio climático.

Es obvio que el problema de los refugiados climáticos no es exclusivo de Panamá, como también lo es que en realidad éste no ha hecho más que comenzar. La Organización de las Naciones Unidas y otros organismos internacionales alertan desde hace años sobre esta cuestión y advierten que el cambio climático provocará éxodos masivos de poblaciones expuestas al mismo. Uno de los países más afectados sería Bangladés, donde los expertos consideran que más de cien millones de habitantes podrán verse afectados en el futuro.

Pérdidas millonarias en Panamá por el cambio climático.

Panamá es un país especialmente sensible al cambio climático. Capital.com.

Panamá es un país especialmente sensible al cambio climático. Capital.com.

En un artículo publicado en la Revista Enlace de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá, en marzo de 2011, Lorena A. Espinosa calcula que los gastos derivados del cambio climático en Panamá alcanzarán los 6.825 millones de dólares norteamericanos durante el siglo.

De hecho, los efectos del cambio climático hace años que se dejan sentir en Panamá de una manera particular. Es así que, en mayo de 2003, comunidades de Arraiján como El Palmar, Valle Hermoso, Vista Alegre, Llano Bonito, Nuevo Arraiján y Bello Amor, se vieron anegadas por el desbordamiento de los ríos Aguacate, Cristal, Bique, Indio y San Bernardino. Una catástrofe que se saldó con más de 3.500 damnificados.

También, en diciembre de 2010, se volvieron a producir otras lluvias importantes, consideradas como las más grandes en los cincuenta años anteriores, las cuales afectaron a la región de Chepo y a las provincias de Darién y Colón. Éstas provocaron pérdidas de vidas humanas y daños materiales muy importantes. Un coste al que hay que añadir el sobrecosto que significa para la población el aumento de las primas de los seguros, como consecuencia del mayor número de catástrofes naturales que tienen que cubrir.

De acuerdo con un informe de los ministerios de Obras Públicas, Salud, Educación y Vivienda, los destrozos causados por las inundaciones en las infraestructuras públicas se elevaron entonces a 168 millones de dólares norteamericanos, mientras que las pérdidas en el sector agropecuario se evaluaron en casi 20 millones de dólares.

Un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) sobre ´La Economía del cambio climático en América Latina y el Caribe’, presentado en diciembre de 2011, destacó que alrededor de 1% del producto anual de los países de la región se verá afectado por los cambios climatológicos, si no se logra su mitigación. Y se pronosticó que este costo sería aun mayor en los países andinos de Centroamérica y el Caribe.

Algunos cultivos tradicionales se verían comprometidos con el cambio climático. Elpolvorin.over-blog.es.

Algunos cultivos tradicionales se verían comprometidos con el cambio climático. Elpolvorin.over-blog.es.

En ese mismo informe se precisa también que el 1% del PIB supera en porcentaje al gasto en promedio que los gobiernos de la región gastan en investigación y desarrollo (0,63% del PIB en 2007) y al presupuesto de la mayoría de sus ministerios de medio ambiente.

Para hacer frente a estos problemas, la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam), propuso en Cancún, durante la celebración de la XVI Conferencia  sobre Cambio Climático (2010) que se creara un Comité de Adaptación al Cambio Climático con sede en Panamá, destinado a coordinar toda la información sobre el cambio climático en la zona y a construir sinergias entre los diversos países caribeños afectados.

Y en otro informe, de esa misma época y titulado ‘Mapeo de la vulnerabilidad relacionada con el cambio climático y la inseguridad alimentaria en los trópicos del mundo’, elaborado por el Programa de Investigación sobre Cambio Climático, Agricultura y Seguridad Alimentaria (CCAFS) del Grupo Consultivo para Investigación Agrícola Internacional (CGIAR), se alerta sobre los riesgos del cambio climático para las áreas agrícolas de América central y las dedicadas a los cultivos de maíz y frijol en Darién, Coclé y Panamá Oeste.

Un ecologista en El Bierzo.

En Panamá ya preparan la evacuación de ciertas islas debido al cambio climático. 2014. 350.org.

En Panamá ya preparan la evacuación de ciertas islas debido al cambio climático. 2014. 350.org.

Preparan evacuación de islas en Panamá por cambio climático. 20/07/14. Eluniverso.com.

El nivel del mar amenaza a 30.000 indígenas isleños en Panamá. 08/08/14. Nuestromar.org.

Cambio climático le costará a Panamá us$ 6,825 millones hasta el 2100, según estima la Cepal. 2011. Ancon.org.

Panamá: maíz y frijol en riesgo por cambio climático. 14/07/11. Elpolvorin.over-blog.es.

Cambio Climático Vulnerabílidad. 07/10/14. Youtube.com. Autoridad Nacional del Ambiente.

Avaaz apoya la prohibición de los neonicotinoides, responsables de la muerte de las abejas, también en Estados Unidos

Las abejas son unos insectos extremadamente laboriosos.  Fuente: lainformacion.com.

Las abejas son unos insectos extremadamente laboriosos. Fuente: lainformacion.com.

Las abejas no solo fabrican miel, sino que son también una fuerza de trabajo enorme, humilde y poderosa, que facilita la polinización de las tres cuartas partes de las plantas que cultivamos. Por esto son esenciales para la vida. Se calcula que cada año polinizan plantas y cosechas por un valor estimado de 40.000 millones de dólares. Sin embargo, en los últimos años han muerto misteriosamente millones de ellas. Un hecho trascendental que ha despertado gran inquietud, ya que su posible desaparición supondría un serio peligro para la vida en la Tierra.

En el pasado documenté abundantemente este hecho y, dentro de mis posibilidades, colaboré en la recogida de firmas para retirar del mercado ciertos plaguicidas, como los neonicotinoides, que los científicos relacionan con la desaparición de estos útiles insectos. Estos productos suelen utilizarse con frecuencia en la siembra del girasol, la colza, el algodón y el maíz.

El 29 de abril del año pasado la Comisión Europea (CE) prohibió, en base al principio de precaución y durante dos años, el uso de tres plaguicidas basándose en un informe de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés). Estos son: la clotianidina, el tiametoxam y el imidacloprid, comercializados por Bayer y Syngenta en Europa. Sin embargo, la aplicación de la medida se retrasó hasta el 1 de diciembre de 2013 para ofrecer a los agricultores un plazo de adaptación.

Por su parte, como no podía esperarse otra cosa, la Asociación de Empresas de la Industria Fitosanitaria (AEPLA) consideró “desproporcionada” la medida.

Gran ‘zumbido global’ contra la desaparición de las abejas.

Una abeja polinizando una planta. 2011. Avaaz.org.

Una abeja polinizando una planta. 2011. Avaaz.org.

Una vez más, vuelvo a pedir vuestra colaboración. Puedo aseguraros que realmente vale la pena. Y una buena prueba de esto es que, ante el aluvión de firmas recibido, la Unión Europea se vio obligada a prohibir estos pesticidas tóxicos. Sin duda fue una clamorosa victoria ciudadana.

En aquella campaña participaron Avaaz, Greenpeace, Change.org y también Ecobierzo, entre otros colectivos. Sin duda, es un tema que a Avaaz le importa mucho, porque siempre retorna la cuestión a cada vez que tiene la oportunidad. En estos momentos, Estados Unidos podría sumarse a la prohibición europea. Sin duda es algo de vital importancia, y no sólo porque protegeríamos nuestra seguridad alimentaria, sino porque el ejemplo norteamericano podría inspirar a otros gobiernos a hacer lo mismo.

Ahora mismo, las compañías químicas están presionando frenéticamente a las autoridades estadounidenses para que frenen esta prohibición, pero millones de firmas podrían conseguir que la balanza se incline en el buen sentido.

Desde luego, en ningún modo deberíamos permitir que la protección de nuestra delicada cadena alimenticia esté en manos de compañías químicas a las que sólo les interesa sus beneficios, o en las de legisladores corrompidos. Conseguir la erradicación de estos pesticidas significaría para todos lograr un mundo más seguro, así como para otras especies.

Únete y comparte este llamamiento urgente. Sólo disponemos de cinco días para actuar. Y no te olvides de firmar en este enlace.

Avaaz denuncia la supeditación del gobierno norteamericano a los intereses de las grandes compañías químicas.

Observación de una colmena con varias abejas muertas en su entrada. 2013. Adapas.com.

Observación de una colmena con varias abejas muertas en su entrada. 2013. Adapas.com.

En EE.UU. es la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) la que legisla sobre las toxinas. Sin embargo, -según denuncia Avaaz- bajo la influencia de las grandes compañías químicas el organismo creado para la proteción ciudadana ha conseguido esquivar esta ley durante años.

Personalmente tengo algunas referencias de la Agencia, y no precisamente buenas. Ahora el ‘Grupo de Trabajo sobre la Salud de los Polinizadores’ de la Casa Blanca está en condición de obligar a la EPA a cancelar el registro de pesticidas para que no se puedan comercializar en EE.UU.

En ese país un estudio de la Universidad Estatal de Pensilvania y la Universidad de Florida, hecho publico en enero de este año, concluyó que cuatro productos utilizados con frecuencia en la agricultura contra las plagas eran responsables de la muerte de las larvas de abeja. Se trata del Fluvalinato, el Cumafós, el Chlorothalonil y el Clorpirifos. Otro estudio, éste de la Universidad de Purdue (Indiana, EE.UU.), estableció que las abejas presentaban síntomas neurotóxicos.

En estos momentos Avaaz lleva recogidas tres millones de firmas, que pueden resultar de gran importancia a la hora de respaldar la independencia del grupo de trabajo que presentará su informe dentro de cinco días.

Un ecologista en El Bierzo.

Abeja mascota. Fuente: change.org.

Abeja mascota. Fuente: change.org.

Avaaz emprende una campaña internacional para salvar a las abejas de su extinción. 16/01/11. Ecobierzo.org.

La Coordinadora Europea de Apicultura denuncia que la UE deja su evaluación sobre riesgos de los pesticidas en manos de ‘expertos’ vinculados a empresas privadas. 07/02/11. Ecobierzo.org.

Cientos de miles de firmas piden la retirada del mercado de los plaguicidas neonicotinoides que diezman a las abejas. 30/01/13. Ecobierzo.org.

La Comisión europea prohíbe durante dos años la utilización de los plaguicidas tóxicos que amenazaban a las abejas. 02/05/13. Ecobierzo.org.

Más de 30 millones de abejas mueren en Canadá. 03/07/13. Actualidad.rt.com.

Pesticidas matan a las larvas de las abejas de la miel. 27/01/14. Elcomercio.pe.

La eurodiputada Ana Miranda exige en Bruselas transparencia sobre los cultivos transgénicos en España

Campo de maíz transgénico en Cataluña marcado con una enorme señal de prohibición por activistas de Greenpeace. 2009. Fuente: greenpeace.org.

El pasado mes de abril, la eurodiputada Ana Miranda Paz (cargo al que accedió el pasado 1 de enero de 2012 en representación del partido gallego BNG), preguntó a la Comisión Europea si “piensa tomar medidas para garantizar la viabilidad y la continuidad del maíz ecológico”. Una pregunta motivada por el riesgo de contaminación de los cultivos tradicionales, con especial incidencia en Cataluña, a falta de un registro público que recoja la localización del cultivo de organismos modificados genéticamente (OMG) en España.

En esta petición con solicitud de respuesta escrita, la eurodiputada ha indicado que en España este tipo de cultivos “carece de transparencia, ya que no existe un registro público para que las personas afectadas puedan comprobar su ubicación”. Según Miranda, “los datos proporcionados por el Ministerio de Agricultura, Medio Ambiente y Alimentación se refieren únicamente al número de hectáreas por provincia, sobre la base de las cifras de ventas de semillas facilitadas por la industria”.

La petición de la eurodiputada del grupo parlamentario Alianza Libre Europea-Los Verdes, está basada en la Directiva que establece que “los Estados miembros crearán registros con objeto de anotar la localización de OMG cultivados con objeto”. Sin embargo, “en España la información proporcionada por el Gobierno no permite realizar un control de los posibles efectos de los OMG”, según la parlamentaria.

Los datos del Gobierno español indican que en nuestro país se cultivaron el pasado año más de 100.000 hectáreas de maíz modificado genéticamente. Esto significa que habríamos aumentado en 24.000 las hectáreas dedicadas a este cultivo, sólo en los tres últimos años, un tercio más que en el año 2009.

Como anécdota introduciré en este artículo un enlace con el ‘Diario de León’, ya que en su titular se dice precisamente lo contrario de lo que aclara la información luego. Resulta inteligible para cualquiera que Ana Miranda pide en Bruselas que se aclare la situación del maíz transgénico, es decir que se sepa dónde está plantado. Y no, ciertamente  que se proteja su producción, como parece señalar el periodista. Sin duda el académico Fernando Lázaro Carreter no habría desperdiciado la ocasión de dedicarle alguno de sus certeros ‘dardos’ de haber leído la noticia.

Un ecologista en El Bierzo.

Ana Miranda sustituye a Junqueras en el Parlamento europeo. 01/01/12. Laopinioncoruna.com.

Una eurodiputada pide a la CE que garantice el cultivo de maíz ecológico. 14/06/13. Diariodeleon.es.

El Senado italiano acuerda prohibir el cultivo de transgénicos

Italia cultiva en vía experimental una única hectárea de cultivo transgénico, contra las más de 100.000 que hay en España. Sin embargo en Italia, al igual que otros países, se enfrentan a la dificultad de impedir la contaminación de sus cultivos por los Organismos Modificados Genéticamente (OMG) que llegan a través de las importaciones. La vigilancia de este aspecto ha sido resaltada por el Senado italiano, que  este miércoles ha aprobado por unanimidad una orden del día que obliga a los ministerios de Agricultura, Ambiente y Sanidad, a adoptar la “cláusula de salvaguardia” respecto a los cultivos transgénicos. Esta norma, prevista en 2001 por la Unión Europea (UE), aunque discutida, permite que un país miembro pueda prohibir este tipo de labranzas, aún cuando la normativa comunitaria los haya autorizado.

Semillas y plantas transgénicas se empezaron a producir y comercializar en la segunda mitad del siglo XX. Hoy su uso y mercantilización está ya extendido a varios países y regiones, sobre todo por la mayor productividad y resistencia a plagas que presentan. Sin embargo, como es sabido, existe un amplio movimiento ciudadano contrario a su aceptación, el cual alega que éstas podrían ser inconvenientes para la alimentación de los seres vivos. La legislación sobre la producción y venta de alimentos derivados de OMG varía enormemente de un país a otro, desde la legalización de su producción (tras presentar estudios sobre su seguridad) a regiones o municipios que se declaran libres de transgénicos.

La discusión sobre los OGM continúa despertando encarnizados debates en Europa, que al contrario de los EEUU ha adoptado normas jurídicas mucho más rígidas. Aún así, las variedades transgénicas autorizadas en el ámbito europeo son pocas y, a excepción de España, algunos países, -como Alemania y Francia-, tienden a reducir o prohibir su cultivo. Es lo que ha sucedido con un tipo de maíz en Alemania, Francia, Hungría, Grecia, Luxemburgo, Austria y Bulgaria. La República Checa, segundo país europeo después de España en producción, cultiva menos de mil hectáreas. Y Francia recurrió a la misma cláusula de salvaguardia que ha utilizado ahora Italia, aunque para hacerlo tuvo que enfrentarse con recursos ante la corte de Estrasburgo.

En marzo de 2012  los ministros europeos consideraron que aprobar o vetar un alimento transgénico por la Unión Europea no sería una decisión que obligase a los países miembros a su cumplimiento. De este modo, cada país miembro de la comunidad quedó libre  para aprobar o vetar según sus principios y convicciones, lo que le parecía. Como está sucediendo. Así, a principios de año Polonia se apuntó a  la prohibición de cultivar maíz transgénico MON810, siendo el octavo país europeo que así lo hacía. Los italianos consideran que  la biodiversidad es económicamente importante para su país y que hay que preservarla a toda costa, por esto aplican el principio de precaución, lo que de rebote representa un nuevo varapalo para Monsanto.

Unión sin fisuras contra los transgénicos.

“No necesitamos productos transgénicos”, ha rebatido la Confederación Italiana de Agricultores (CIA), que considera que “la cláusula de salvaguardia contra los OGM es esencial para tutelar nuestra agricultura diversificada y de calidad”. La ministra de Agricultura, Nunzia De Girolamo, ha añadido que “la agricultura italiana necesita apoyarse sobre sus aspectos de mayor fuerza y por lo tanto el cultivo de OGM no puede ser de ayuda a nuestro sistema, que se basa en primer lugar sobre la calidad y no la cantidad”.

Como sabemos, OMG u OGM son la misma abreviatura que se utiliza para designar a un organismo genéticamente modificado (en inglés, GMO, este último de Genetically Modified Organism). Es decir, a un ser vivo cuyo material genético ha sido alterado usando técnicas de ingeniería genética.

Mario Capanna, presidente de la fundación Derechos Genéticos, responsable formal de la petición, ha comentado que “el voto favorable de todos los partidos, acoge la voluntad ya expresada por todas las regiones italianas, los productores y consumidores del país”.

El texto aprobado compromete al Gobierno “a potenciar la investigación científica pública y a reforzar la actividad de supervisión y control para evitar la contaminación entre cultivos genéticamente modificados y no, y para controlar la eventual presencia de simientes transgénicas no autorizadas”.

Italia aprueba excluir los transgénicos. 22/05/13. Elperiodico.com.

La FAO recomienda consumir más insectos para acabar con el hambre

Pueden los insectos representar una alternativa creíble al hambre. Fuente: hilodirecto.com.mx.

¿Pueden los insectos representar una alternativa creíble al hambre? Fuente: hilodirecto.com.mx.

Hace pocos días leí en la prensa una noticia sobre la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) que me llamó poderosamente la atención. La organización internacional recomendaba un mayor consumo de insectos como una alternativa razonable para acabar con el hambre y justificaba su propuesta debido al elevado valor nutricional que estos tienen y a una producción barata de los mismos. Así, por citar un ejemplo, el contenido de proteínas, vitaminas y minerales de los gusanos de la harina es similar a la del pescado o la carne.

Para la FAO expandir la superficie dedicada a la agricultura no es ya una opción sostenible. Los océanos están sobreexplotados y el cambio climático augura complicaciones en la producción de alimentos. Para hacer frente a la hambruna, los expertos de la ONU creen que un mejor aprovechamiento de los insectos como alimento podría ser una alternativa interesante, sobre todo para la alimentación en las granjas de animales.

Según la FAO, entre las ventajas para montar granjas de insectos se situaría el hecho de que emiten menos gases de efecto invernadero que la mayoría del ganado (sólo las termitas y las cucarachas emiten metano) y que sus emisiones de amoniaco son también muy inferiores a las de la ganadería convencional, como los cerdos.

Informe FAO. 2013. El informe recomienda comer más insectos como alternativa al hambre. Fuente: 20minutos.es.

. El informe FAO 2013 recomienda comer más insectos como alternativa al hambre. 20minutos.es.

Por otra parte, comer insectos no es nada nuevo. O al menos no lo es en muchos lugares ajenos a nuestra órbita cultural, sobretodo en zonas cercanas a los trópicos y también donde quiera que los alimentos, por una u otra razón, escasean. Según el diario ‘El País’ los insectos que los humanos consumen mayormente son los escarabajos (31%), las orugas (18%), las abejas y hormigas (14%), los saltamontes, langostas y grillos (13%), las cigarras, saltamontes, chicharritas, cochinillas y chinches (10%), las libélulas (3%) y… las moscas (2%).

Son datos que quizás puedan animaros a consumir estos bichejos tan feos, aunque la realidad es que en países como el nuestro tal consumo resulta complicado, por no decir improbable, debido al rechazo generalizado que estos provocan. Y no es que -digo yo- no podamos llegar a acostumbrarnos a consumir saltamontes, escorpiones, arañas, avispas, moscas u otras ‘lindezas’ parecidas, sino porque -como bien dicen los expertos de la ONU- la dificultad principal reside en nuestra educación y costumbres. Sin embargo, la organización de las Naciones Unidas considera que éstas podrían verse modificadas con alguna que otra campaña de por en medio.

De todo lo antes dicho deduzco que las indicaciones de la FAO se orientan sobre todo a los países que ya han introducido en su vida cotidiana tales hábitos alimentarios. Con lo cual, dicho de paso, tampoco creo que el mencionado informe vaya a producir grandes cambios en esos lugares. Dicho esto sinintentar restar mérito a la iniciativa, puesto que mirados con optimismo posiblemente algunos de sus consejos podrían, si se llevasen a la práctica en nuestros lares, contribuir a disminuir el alcance de ciertas plagas relacionadas con algunos de estos insectos comestibles.

Después de todo, ¿acaso no consumimos nosotros caracoles? Y aunque a algunos ese pensamiento les provoque asco, lo cierto es que a otros, -como a mí mismo-, este menú nos encanta. También en otras culturas, como en la oriental, se comen perros, gatos e incluso, en la africana, monos. Algunos dicen que el SIDA nos llegó por esta última vía… Sin embargo, bien mirado, a nosotros no nos hacen ni pizca de gracia estas ideas.

Hoy, según datos de la misma FAO, -que la investigadora Esther Vivas nos recuerda-, nuestro planeta es capaz de producir alimentos suficientes en para unos doce mil millones de habitantes. Pero el problema no estriba tanto en la producción sino en su distribución. Una repartición que resulta complicado organizar, y más aún financiar, y que sin embargo resulta necesaria para asegurar una entrega equitativa de los alimentos y que estos puedan llegar en buenas condiciones hasta el lugar donde se necesitan.

En todo esto yo veo además un peligro añadido. El protagonizado por las grandes multinacionales que presionan a los gobiernos para quedarse con el monopolio de las semillas. Algunas de estas empresas, como por ejemplo Monsanto, establecen patentes que luego obligan al campesino a pagar un canon para poder continuar produciendo algo tan sencillo como una lechuga. O lo que se tercie.

Un plato variado y colorido a base de saltamontes. Fuente: informe21.com.

Un plato variado y colorido a base de saltamontes. Informe21.com.

Otros asuntos empresariales, como por ejemplo las grandes plantaciones de palma de aceite (el cultivo oleaginoso que mayor cantidad de aceite produce por unidad de superficie plantada), o de soja o maíz, destinados a la fabricación de biodiesel, están creando también serios desajustes en la cuestión alimentaria al conseguir elevar los precios de productos que son básicos en ciertas comunidades. El impacto medioambiental de tales comercializaciones es importante, pues significa un aumento de la deforestación de los bosques nativos y el desplazamiento de los cultivos tradicionales y variados. Y para la ganadería suponen la destrucción del ecosistema y la biodiversidad, así como la expulsión de los trabajadores rurales hacia otras áreas.

De lo anteriormente afirmado puede deducirse que mi respuesta para acabar con el hambre no pasa tanto por aumentar el número de las especies de insectos comestibles, como los que ya se comen habitualmente en ciertos países de África, Asia y América Latina –y que Vivas sitúa en el orden de las 1.900-, sino en exigir una mayor solidaridad en las políticas agrícolas y alimentarias mundiales.

En cuanto a ciertas afirmaciones que aseguran que casi dos mil millones de humanos ya estarían consumiendo insectos en su dieta habitual parecen fundadas.

Un ecologista en El Bierzo.

Un asiático se prepara para comer un escorpión. Fuente: eldiario.es.

Un asiático se prepara para comer un escorpión. Eldiario.es.

La ONU insta a comer insectos para combatir el hambre en el mundo. 13/05/13. Elpais.com.

Edible insects: Future prospects for food and feed security (Insectos comestibles. Perspectivas de futuro para la seguridad alimentaria y la alimentación). 2013. FAO. (En inglés).

¿Comer insectos para acabar con el hambre? 18/05/13. Esthervivas.com.