Archivo de la etiqueta: Micología asociada al castaño

Biocastanea 2010: El Bierzo busca alternativas económicas en la castaña

Frutos del castaño. Otero (El Bierzo). 2 oct. 2008. Foto: Enrique López Manzano.

Frutos del castaño. Otero (El Bierzo). 2 oct. 2008. Foto: Enrique López Manzano.

La castaña, “Castanea sativa” según su denominación científica, es un alimento típico de los meses de otoño e invierno, como la gran mayoría de los frutos secos. Pero a diferencia de estos, su aporte energético es inferior. Tiene menos grasa y un alto contenido en agua y nutrientes reguladores, como el potasio y los folatos.

La castaña destaca por su moderado aporte energético y una composición nutricional similar a la de los cereales. Su contenido en hidratos de carbono es superior al resto de los frutos, por lo que conviene moderar su consumo en caso de diabetes.

La variedad de castaña que se consume de forma habitual es la común o europea, si bien destacan otros tres tipos: la china, la japonesa y la americana. La composición de todas ellas es muy similar, pues tan sólo se diferencian en la proporción de hidratos de carbono y en su dulzor, más intenso en la variedad china.

El castaño.

Hermoso ejemplar de castaño cerca del pueblo de Peñalba (El Bierzo). 19 agosto 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

Hermoso ejemplar de castaño cerca del pueblo de Peñalba (El Bierzo). 19 agosto 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

Esta especie arbórea es originaria de Europa meridional y Asia Menor y forma bosques en suelos frescos y húmedos. Para su crecimiento requiere un clima suave y una humedad adecuada. Es sensible a las fuertes sequías estivales y a las grandes heladas invernales, perjudicándole las tardías de primavera y las escarchas precoces del otoño. No tolera los suelos calizos y le gustan los silíceos. Es frecuente encontrar al castaño situado en laderas de montaña algo frescas pero calientes durante el verano, que es el momento en el que se forman sus frutos: las castañas.

En los últimos tiempos, este magno árbol ha retrocedido enormemente debido, en gran parte, a dos terribles plagas: la tinta y el chancro, pero su enorme vitalidad y la facultad de rebrotar de cepa aseguran la supervivencia de los castañares.

El Bierzo podría triplicar su producción de castañeas.

Castañas. Fuente: Agrope.com.

Castañas. Agrope.com.

Ayer jueves 18, se inauguró en Ponferrada “Biocastanea 2010”, la Feria de la Castañicultura en El Bierzo, en lo que es su primer congreso. Su objetivo, según su presidente Ángel García Miranda, es “promover la revitalización del sector y concienciar a la sociedad de la importancia que tiene el castaño para Castilla y León y la comarca del Bierzo, como elemento cultural, paisajístico, ambiental y económico”.

Ciertamente, la economía del castaño no es una cuestión baladí, como bien destacó Jean Luc Bellat, uno de los ponentes franceses, ya que su país genera un volumen de ventas millonario. Francia consume 18.500 toneladas de castañas cada año y ha desarrollado una importante industria en torno a este fruto, con un mercado de transformación que absorbe 13.700 toneladas de ellas y cada año genera 96,5 millones de euros en ventas. En España producimos 16.600 toneladas anuales de este rico producto, tan típico de la tierra berciana, donde además cuenta con una Denominación de Origen que se ocupa de su promoción.

Los datos aportados por el conferenciante francés, correspondientes al 2007, sitúan en 105.070 toneladas anuales la producción europea. En China, que cuenta con su variedad propia, la producción actual de castañas, -gran parte de ella desviada hacia el mercado exterior-, es de… ¡795.000 toneladas!

Jornadas de Transferencia científica.

Logo de 'Castanea 2010'. Fuente: unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Logo de ‘Castanea 2010’. Unecologistaenelbierzo.com

Dentro de las actividades desarrolladas por este primer congreso en Castilla y León cabe destacar la celebración de las ”Jornadas de Transferencia científica”, una excelente iniciativa que ayer arrancó en el Campus universitario de Ponferrada. Un encuentro monográfico que pretende revalorizar el sector de la castaña, buscando como explotarla económica y turísticamente de la mejor manera posible.

Es de agradecer que, al menos en esta ocasión, la Junta de Castilla y León no haya acabado llevándose el evento a León y que, por una vez haya permitido que la comarca del Bierzo, gran productora de castaña, haya tenido el protagonismo que se merece. La Comunidad castellano-leonesa cuenta con unas 60.000 hectáreas de superficie de castaños, entre masas puras y mezcladas, de las que 15.000 se ubican en El Bierzo.

El castaño como elemento identificativo del paisaje berciano.

Un soto de jóvenes castaños en las proximidades de Montes de Valdueza. 19 agosto 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

Un soto de jóvenes castaños en las proximidades de Montes de Valdueza. 19 agosto 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

El castaño es, con probabilidad, el árbol que mejor identifica la tierra berciana. Y lo es tanto como pueda serlo el botillo. Y aunque sólo fuera por ese motivo, deberíamos mimarlo como si de oro se tratase. Los sotos de castaños son un elemento esencial de nuestro paisaje, y el fruto del árbol, la castaña, contribuye todavía hoy de manera importante a la economía de subsistencia de algunos de nuestros pueblos. Como lo hizo antes con la de nuestros antepasados. Por otro lado, el valor etnográfico del castaño es muy considerable en El Bierzo, pues su madera ha servido desde tiempos inmemoriales para elaborar todo tipo de utensilios de uso cotidiano diario, además de ser utilizada en la construcción de casas, balcones, prensas, lagares, cubas, etc.

Creo que hay que reconocer que en El Bierzo no hemos sabido comercializar suficientemente la castaña, un producto tan típico de y esencial para la subsistencia de los pueblos durante siglos. La enfermedad del chancro puso a ruda prueba este antiguo sistema de vida amenazando con sus graves consecuencias, que acaban con la muerte del castaño, la existencia de los sotos centenarios.

Hoy, la lucha contra el chancro está ofreciendo resultados esperanzadores y ahora, los problemas rurales vuelven a centrarse sobre todo en el abandono y desertización de las zonas rurales, así como en el envejecimiento de su escasa población, que continúa aferrándose a los modos de vida tradicionales.

Por ello es necesaria una actuación inmediata de las administraciones, en la que deben involucrarse tanto los productores como el sector privado. Un plan de acción que contemple la revalorización del castaño como elemento económico de primer orden, tanto para la obtención del fruto y su comercialización como para la promoción de una industria maderera.

Los ‘mágicos’ castaños centenarios.

El turismo es otra opción importante para El Bierzo, y para su correcta explotación precisa del atractivo casi mágico de estos árboles gigantescos y centenarios. Un encanto que los niños saben apreciar mejor que nadie, pues juegan al escondite con ellos, ocultándose en las enormes oquedades o “casitas de Blancanieves” que tanto han hecho soñar a muchos bercianos siendo traviesos pequeños.

Luego, están esos troncos centenarios, fantasiosos y retorcidos. Unos auténticos monumentos de la naturaleza, frente a cuyo porte mayestático resulta casi imposible no quedarse maravillados y boquiabiertos.

Potenciar la economía en torno al castaño.

El francés Jean Luc Bellat atiende a las preguntas del público. Ponferrada, 18-nov. 2010. Foto: Enrique L. Manzano.

El francés Jean Luc Bellat atiende a las preguntas del público. Ponferrada, 18-nov. 2010. Foto: Enrique L. Manzano.

En las conferencias del día de ayer quedó claro que si el fruto de la castaña es importante como elemento de partida para la creación de una industria agroalimentaria, no lo es menos el aprovechamiento de la madera del castaño, por sus especiales calidades de dureza y resistencia. Por este motivo, también entre las conferencias ofrecidas las hubo también, como la de Juan Majada (Serida), o la de Vanesa Baño (Cetemas), que hicieron referencia explícita a esta explotación silvícola.

En estos momentos, en los que la industria comarcal ligada a la explotación minera se tambalea, conviene trabajar en el aprovechamiento de todas las alternativas sostenibles a nuestro alcance. Algo que en El Bierzo no se está realizando adecuadamente, no sólo con la castaña sino también en otros sectores, con algunas salvedades importantes como son la industria vinícola y, en menor medida la cárnica.

Un público numeroso asistió a las conferencias. Ponferrada, 18 nov. 2010. Foto: Enrique L. Manzano.

Un público numeroso asistió a las conferencias. Ponferrada, 18 nov. 2010. Foto: Enrique L. Manzano.

En efecto, aunque existen diversas empresas artesanales ligadas a la transformación de la castaña, todas ellas de pequeño tamaño, lo cierto es que todavía no ha aparecido ningún proyecto industrial importante en este sentido. Cada año millares de kilos de castañas se quedan olvidados en los sotos debajo de los castaños sin nadie que se preocupe de recoger unos frutos que acaban pudriéndose. Detrás de esta situación se encuentra la escasa valoración local de la castaña, que con frecuencia se paga al aldeano por debajo de un euro el kilo, llegando incluso a la mitad, algo que no anima precisamente a su explotación.

Resulta primordial mejorar la conservación de los sotos y aumentar su superficie siguiendo reglas de gestión adecuadas que mejoren su producción. Una necesidad que expuso con claridad Josep Argemí, representante de la Diputación Provincial de Barcelona, que presentó una síntesis de la experiencia que este organismo está desarrollando de manera muy positiva en el macizo del Montseny. Una zona que he recorrido con frecuencia y que, en algunos aspectos, recuerda al Bierzo.

Gran calidad de la castaña berciana.

Logo de la D.O. Castaña del Bierzo.

Logo de la D.O. Castaña del Bierzo.

La castaña berciana es de gran calidad. Así lo destacó en la inauguración del congreso el profesor de la Universidad de Santiago de Compostela, Santiago Pereira. “Son variedades dulces, que pelan bien, que no tabican y no dividen, como la Parede, por ello hay que potenciarlas”, dijo.

Por esto, nuestras administraciones tienen la obligación de continuar sus investigaciones en torno a la castañicultura, una ciencia que nos permitirá alcanzar una excelencia en el cultivo del castaño en una zona especialmente apta para él como es el Bierzo. En este sentido, me parece reconfortante ver cómo, al menos por una vez, se ha producido una especial unión de organismos y entidades no siempre afines en torno a la Mesa del Castaño del Bierzo. Lo que, a mi parecer, le augura un futuro prometedor.

El castaño en las Médulas. Editorial Adesper, Leon 2009.

El castaño en las Médulas. Editorial Adesper, Leon 2009.

Especialmente agradable, por el interés que despierta en mí la micología, me resultó la conferencia de Juan Antonio Sánchez Rodríguez, sobre “Micología asociada al castaño”. Sánchez Rodríguez es autor, junto a Javier Flórez Serrano, David Rojo Fernández y María de Celis Martínez, de “El Castaño en las Médulas”, un libro espectacular tanto en su presentación como en su contenido que os recomiendo. Está editado por la Agrupación para el desarrollo Sostenible y la Promoción del Empleo Rural (Adesper) de León.

Las Jornadas de Transferencia Científica finalizarán hoy, aunque está prevista la celebración de una Feria Sectorial de la Castaña en la plaza del Ayuntamiento, que desde hoy mismo se prolongará hasta el domingo 21 incluido.

“Biocastanea 2010”complementa este congreso con la celebración de un concurso de fotografía, una jornada de puertas abiertas en el Centro de Interpretación del Castaño de Berlanga del Bierzo y en el Aula del Castaño de Borrenes, exposiciones, actuaciones musicales y la entrega de los Premios Gastronómicos Castaña del Bierzo.

Un ecologista en El Bierzo.

Email: biocastanea@castanea.es

Teléfonos de información: 987 29 61 43 y 618 56 18 09.