Archivo de la etiqueta: Monasterio de San Pedro de Montes

El Bierzo histórico

Historia del Bierzo.

Es posible certificar un poblamiento prehistórico de El Bierzo. Se han encontrado numerosas piezas en las terrazas del río Cúa, catalogadas entre el 300.000 y el 100.000 a. C.  Además existen varios hallazgos correspondientes al neolítico, sobre todo hachas pulimentadas descubiertas en diversos lugares del Bierzo.

Se ha localizado cerámica precampaniforme en la Cueva de las Tres Ventanas, en Toral de los Vados, y cabe destacar las pinturas rupestres halladas en las cercanías de Sésamo y también en Librán, posiblemente pertenecientes a esta época. 

También existen variados hallazgos correspondientes a la Edad del Bronce (puntas de lanza, herramientas, cerámica…), correspondientes a todas sus etapas intermedias.

En El Bierzo, como en el resto del norte peninsular, también se desarrolló la cultura castreña. Son muchos los yacimientos y hallazgos correspondientes a esta época. Ejemplos de castros son Castro Bergidum (cerca de Cacabelos), y el Castro del Chano, en Fornela. 

Tras su conquista, los romanos integraron al Bierzo dentro del pueblo astur, como así recogen la mayoría de investigadores y crónicas de la época.  La inserción del Bierzo en el mundo romano se hizo rápidamente, auspiciada por las riquezas auríferas de la zona (Las Médulas y La Leitosa,  entre otras explotaciones auríferas), lo que produjo multitud de cambios tanto en la organización social de la zona, como en la económica y en la geográfica, desplazándose algunos núcleos de población y creándose nuevas ciudades. De esta época quedan numerosos yacimientos arqueológicos.

La Alta Edad Media en El Bierzo.

Tras la entrada de los pueblos germanos en la península, los suevos y los vándalos asdingos (que posteriormente se trasladarían a la Bética) se instalaron en la provincia de Gallaecia, en la que se incluye entonces al Bierzo.

Del dominio visigodo del Bierzo existe mayor información. A destacar el surgimiento de la denominada Tebaida Berciana, un florecimiento monástico en El Bierzo que llevo a edificar numerosas fundaciones en la cabecera del río Oza, en el valle del mismo nombre.

De la dominación musulmana, tras la invasión de la península ibérica en el 711, hay poca información, aunque se supone que tras la rápida ocupación peninsular por parte musulmana se establecerían guarniciones encargadas de cobrar los tributos.

Tras la Batalla de Covadonga los reyes asturianos, una vez controlada gran parte de Galicia, intentan hacer lo mismo en territorio berciano. Sin embargo, los monarcas asturianos no conseguirán un dominio sobre El Bierzo hasta los reinados de Alfonso II y de Ramiro I, pasando antes el territorio berciano de manos musulmanas a cristianas, alternativamente. Es en esta época, durante el reinado de Ramiro I (842-850), cuando El Bierzo comienza a estar bajo dominio de diversos condes, siendo el primero de ellos Don Lorenzo y el más conocido el Conde Gatón, que repuebla el este berciano.

El Bierzo feudal.

Entre el periodo Alto medieval y el Bajo medieval del Bierzo, los historiadores vienen distinguiendo, habitualmente, una etapa denominada el Bierzo Feudal. Es un periodo de transición que abarca desde finales del  siglo IX hasta el siglo XIII inclusive.

En este periodo, inicialmente, la economía se basa en la explotación agraria y ganadera. Solo a partir del siglo XII se produce una progresiva diversificación de esta economía, que se amplía a la minería y transformación de los recursos minerales, a la pesca y el comercio a través de ferias y mercados.

La propiedad se concentra en pocas manos realizándose una distinción entre propiedades de carácter eclesiástico -cuyos principales exponentes son los monasterios de San Pedro de Montes, de San Andrés de Vega de Espinareda (benedictinos), de Santa María de Carracedo y de San Miguel de las Dueñas (cistercienses)-, y propiedades de realengo y nobiliar, sin olvidar el papel desempeñado por las órdenes militares de Santiago, el Hospital y el Temple.

Administrativamente, el Bierzo, , se integra hasta el año 910 en el Reino de Asturias, y en el de León entre el 910 y el 1230. A partir de ese año se incluye en la Corona de Castilla. En  1187 El Bierzo pasa a ser señorío, y tiene por tal a D. Velasco Fernández, pasando, a principios del siglo XII a tener gobernadores. Uno de los más conocidos fue D.  Gonzalo Peláez, y en el año 1243 aparece, como merino de El Bierzo, D. García Carnota. El Bierzo en este periodo se articula en tenencias como Ancares, Ulver, Boeza, Aguiar, Valcarce, y tenencias de un ámbito territorial más reducido en las que podemos incluir las villas, dentro de otra mayor (Tenencia mayor). A partir de mediados del siglo XIII estas tenencias dan paso a las merindades mayores que terminaran convirtiéndose, posteriormente, en Adelantamientos.

La Baja Edad Media en El Bierzo.

La Baja Edad Media en El Bierzo se caracteriza, principalmente, por la crisis de los señoríos monásticos y el auge, muchas veces a costa de éstos, de los laicos, personificados en la figura de ciertos nobles que utilizan la encomienda como instrumento para usurpar muchos de los bienes de los señoríos monásticos.

La guerra de las comunidades que asola toda todo el territorio de la Corona de Castilla en el siglo XVI tiene escasa incidencia en El Bierzo.

Ponferrada fue comprada por los Reyes Católicos en 1486, constituyéndose en Corregimiento en 1494 hasta el año 1780.

Como expresión de la singularidad de El Bierzo, y su fuerte identidad desde antiguo, vale la pena reseñar la carta enviada al ayuntamiento de la ciudad de León, en 1567, y que continua una correspondencia de diciembre de 1563 de similar intención, solicitando que la provincia del Bierzo se separe del Adelantamiento de León, argumentando tal pretensión en la lejanía geográfica, y pidiendo que la audiencia (de los negocios de El Bierzo) se atiendan en la persona del Corregidor de Ponferrada. Sin embargo, dicha formulación fue rechazada porque Ponferrada no era una ciudad con voto en Cortes.

El Antiguo Régimen.

El Antiguo Régimen  abarca desde el siglo XVI hasta principios del  XIX. Se le ha dado en llamar, también, feudalismo desarrollado ya que conserva muchas de las características medievales.

El Bierzo sigue siendo principalmente agrario, siendo la vid su principal producto, y en las zonas montañosas ganadero, heredando del periodo medieval el minifundismo (que aún persiste) y la gran cantidad de tierras en manos de eclesiásticos. Destacar la introducción en este periodo (siglo XVII) de uno de los productos que tendrá mayor fama y calidad, el pimiento.

Ferias y mercados marcan la actividad comercial en las principales villas (Ponferrada, Bembibre, Villafranca del Bierzo y Cacabelos) en las existen tenderos y algún mercader, desarrollándose el comercio ambulante gracias a ancareses y fornelos a pesar de la precariedad de las vías de comunicación y los impuestos al atravesar las fronteras internas, llamados pontazgos, portazgos y algún otro de distinta naturaleza.

En el sector industrial destaca la industria textil, aunque numerosas veces no cubre más que el autoabastecimiento. En Bembibre y en la merindad de Cornatel se elaboraban unos paños de lienzo blanco llamados ‘bierzos’ que alcanzaron gran éxito y reconocimiento, comercializándose fuera del Bierzo con gran demanda. También destacan las numerosas ferrerías (herrerías), algunas con una producción significativa que llevo a intentar producir acero e incluso una fábrica de armas, en el año 1779, en Villafranca del Bierzo.

La sociedad se organiza en tres estamentos: clero, nobleza, y el pueblo llano o Estado llano. El primero, aparte de su gran influencia ideológica y cultural, acentuada por su riqueza patrimonial, está exento de pagar impuestos y su gran cantidad proporcional refuerza su poder e influencia.

El caso de la nobleza es distinto, ya que en este estamento caben desde los Grandes de España hasta los hidalgos. Es especialmente significativo el gran número de personas que formaban parte del estamento de la nobleza en esta región a finales del siglo XVIII. Se estima que en El Bierzo el 50% de las personas se incluían en dicho estamento, aunque de ellos la mayoría eran simples hidalgos. La mayor parte de ellos malvivía de pequeñas explotaciones agrarias de casi subsistencia, ocultando esa situación bajo ese título de “baja” nobleza.

El Estado llano, el tercer estamento, lo formaban, aproximadamente, a finales del siglo XVIII, el 38% de la sociedad. Eran labradores, artesanos y comerciantes, que lograban sobrevivir con dificultad debido a las mayores cargas impositivas.

El Partido de Ponferrada.

Durante los siglos modernos y hasta las reformas del siglo XIX, El Bierzo formó parte de la Intendencia de León, que agrupaba al Principado de Asturias y a los Partidos de León y Ponferrada. En lo que concierne al Bierzo actual, se incluía dentro del Partido de Ponferrada, el cual a su vez incluía a otras zonas que hoy ya no pertenecen al Bierzo. Este Partido era gobernado desde Ponferrada, villa realenga, por un corregidor de nombramiento real, subdividiéndose El Bierzo en merindades, cotos, concejos y jurisdicciones.

La Provincia del Vierzo.

Tras la jura de la Constitución de 1812 por el Rey, el 9 de marzo de 1820, se inicia en la Cortes un nuevo proceso, con carácter de urgencia, de organización administrativa del Reino, para lo que se nombra a una comisión.

La creación de la Provincia del Vierzo suscita varios problemas, entre los que destaca la rivalidad entre las dos principales ciudades de la región: Ponferrada (468 vecinos) y Villafranca del Bierzo (690 vecinos), ya enfrentadas desde la guerra, puesto que la primera represneta a los nuevos poderes económicos, la nueva burguesía (comerciantes e industriales), y la segunda a los poderes tradicionales del Antiguo Régimen (pequeña nobleza, terratenientes, clericatura).

En el proyecto de división provincial del cartógrafo mallorquín Bauzá y del ingeniero Larramendi de 1821 se contemplaba la creación de la Provincia de Ponferrada, que quedaría posteriormente descartada en favor de la Provincia del Vierzo con capital en Villafranca del Bierzo.

El 16 de Octubre de 1821 se publica en la Gaceta de Madrid la aprobación realizada en Cortes Extraordinarias de la nueva provincia, que pasa a denominarse “Provincia del Vierzo” con capital en Villafranca del Vierzo.

El 27 de enero de 1822 se publica el Decreto por el que El Bierzo se convierte en provincia y en él que se fijan sus límites. Cuenta entonces con 86.365 habitantes y ejerce su jurisdicción sobre los Partidos Judiciales de Villafranca del Vierzo, Ponferrada, Toreno, y Valdeorras, limitando al norte con Asturias (hasta el puerto de Leitariegos), al este con León (la línea divisoria será la cuenca hidrográfica), al sur con Zamora (el límite será la Sierra de Cabrera) y al oeste con Lugo y Orense (la frontera será el antiguo límite de Galicia).

Tras un breve periodo en el que El Bierzo forma parte de la provincia de Lugo y de Orense, el 30 de noviembre de 1833 se designa una nueva división territorial, creada por Javier de Burgos, en la que El Bierzo queda integrado en la provincia de León.

Un ecologista en El Bierzo.

 Fuente informativa principal: Wikipedia.org.

El Bierzo turístico

Es El Bierzo es una región natural española situada al oeste de la provincia de León, en la comunidad autónoma de Castilla y León, y desde el año 1991, una comarca administrativa.

La capital y núcleo del Bierzo es Ponferrada, que cuenta con casi 70.000 habitantes y es la quinta ciudad en la comunidad autónoma por número de habitantes. Entre sus elementos arquitectónicos más destacables se sitúa el medieval Castillo de los Templarios.

Villafranca del Bierzo es la capital histórica del Bierzo. Situada en el Camino de Santiago, custodia uno de los mejores conjuntos artísticos urbanos del Bierzo. Tras el despegue industrial de la comarca y el establecimiento de la industria en Ponferrada, Villafranca del Bierzo se convirtió en una ciudad básicamente residencial. Entre sus monumentos destacan la Colegiata de Villafranca del Bierzo, la Iglesia de los Padres Paúles o Iglesia de San Nicolás y la Calle del Agua en el que está situada la casa natal del poeta y escritor berciano Enrique Gil y Carrasco.

Bembibre es la capital de la comarca tradicional del Bierzo Alto. La minería la convirtió en su centro administrativo aumentado progresivamente su población. Ésta en los últimos años ha disminuido debido a la reconversión minera, una pérdida poblacional que la creación del Parque Industrial del Bierzo Alto ha conseguido amortiguar en parte.

Cacabelos es la ciudad por excelencia del vino. Está situada en el Camino de Santiago, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Turismo en el Bierzo.

Ponferrada ofrece la mayor oferta cultural y de ocio a nivel comarcal, pero si se quiere disfrutar de todo lo que El Bierzo alberga en cuanto a interés cultural es necesario desplazarse por la hoya berciana.

Las Médulas es uno de los principales atractivos turísticos del Bierzo. De sus explotaciones auríferas salieron toneladas del preciado mineral que sirvieron a sostener el imperio de los emperadores romanos. Por su espectacularidad y como testimonio histórico de esa época han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Relativamente cercana a Ponferrada, en los Montes Aquilianos, se encuentra Peñalba de Santiago, con su encantador Valle del Silencio y, no muy lejos, el Monasterio de San Pedro de Montes, de un gran valor histórico. En Peñalba se encuentra su iglesia parroquial, una de las más importantes muestras del arte mozárabe en nuestro país.

Bembibre es la capital del Bierzo Alto, y está situada a escasa distancia de la bellísima Sierra de Gistredo (que un grupo ecologista ha logrado mantener libre de eólicas), y también de poblaciones pintorescas como Colinas del Campo de Martin Moro, pequeño núcleo poblacional situada en el Valle del Boeza, al pie del mítico Pico Catoute.

Los Ancares es otra de las zonas característica de la comarca. Durante muchos años sus gentes vivieron muy aisladas, lo que les permitió  conservar su especial idiosincrasia así como los vestigios de antiguos castros, hórreos y pallozas típicos de la zona. El principal río de la comarca es el caudaloso Sil, el principal afluente del Miño. Hay un dicho popular que dice que “el Sil lleva el agua y el Miño, la fama”.

Tradiciones y costumbres bercianas.

El Magosto.

Entre el 1 de noviembre (Todos los Santos) y el 11 de noviembre (San Martín) se suele celebrar esta fiesta donde no faltan las castañas asadas en el fuego, el vino nuevo y los chorizos.

El Filandón.

El Filandón, también conocido en El Bierzo como Fiandón, es una reunión que se realiza por las noches alrededor del calor del fuego del hogar, una vez terminada la cena, y en la que se cuentan en voz alta cuentos al tiempo que se trabaja en alguna labor manual (generalmente textil).

Gastronomía berciana.

El Bierzoes un lugar conocido por su exquisita y suculenta gastronomía. La comarca, rica en productos de la tierra,  cuenta con varias denominaciones de origen y marcas de calidad como los vinos del Bierzo, el botillo, la castaña o la manzana Reineta.

La comarca berciana disfruta de un microclima mediterráneo, resultado de la combinación del clima atlántico y del mediterráneo continental, que la exime tanto de los rigores de la meseta como de las humedades gallegas.

La minería y la huerta han sido tradicionalmente las bases del sustento y economía de los habitantes del Bierzo, aunque hoy en día tiene en el turismo rural una de sus esperanzas de futuro.

Introducción al Bierzo.

La lengua oficial del Bierzo es el castellano pero persiste aún el gallego, especialmente en la mitad oeste de la comarca tocando con Galicia. Existe un dialecto berciano con variantes locales, en el que confluyen las ramas gallegas y astures. La venerada Virgen de la Encina es la Patrona de El Bierzo. Fue coronada como tal el 8 de septiembre de 1908 y su imagen se reverencia en la Basílica de Nuestra Señora de la Encina, en la ciudad de Ponferrada.

El gobierno comarcal.

La comarca cuenta con su propio Consejo Comarcal del Bierzo, encargado del gobierno y administración de la Comarca, siendo la única en Castilla y León que lo tiene. Su existencia se debe a las peculiaridades geográficas, históricas, sociales y económicas que, desde tiempos remotos, han diferenciado al Bierzo del resto de la comunidad autónoma de Castilla y León.

El Bierzo formó parte de la Provincia del Vierzo, en la división territorial de 1822, durante el Trienio Liberal. Posteriormente, tras la división territorial de 1833 la provincia fue dividida en dos partes: El Bierzo actual, en la Provincia de León, y Valdeorras en la de Orense.

Símbolos bercianos.

Los símbolos que representan a El Bierzo son la Bandera y el Escudo del Bierzo, aprobados el 14 de abril del año 2000 por el Pleno del Consejo Comarcal del Bierzo. En el centro del Escudo se encuadra la Cruz de Peñalba, símbolo religioso y popular del Bierzo.

El Bierzo en la Edad Moderna.

En el siglo XX se da una gran actividad fabril en la comarca alrededor del carbón, utilizado para la producción de electricidad. En 1944 el Estado funda ENDESA para la producción de energía eléctrica, que hoy continúa presente a través de la Central Térmica Compostilla II. Otros sectores de desarrollo son el sector siderúrgico (Roldán), el eólico (Comonor, LM), pero también la extracción de la pizarra y la presencia en los sectores del vidrio (Cristalglass; cerró en 1912), del cemento (Cementos Cosmos) y de la construcción (Martínez Núñez y Begar), estos dos últimas empresas hoy en franca decadencia. 

El sector servicios al igual que en el resto del país va adquiriendo más peso a medida que se desmantela el sector secundario. Todo ello unido a una industria agroalimentaria en progresión tanto en cantidad como en calidad y prestigio (vino, industrias cárnicas, hortofrutícolas). 

Industria Hidroeléctrica.

El Bierzo tiene una capacidad acumulada directamente o en trasvase de 458,5 millones de metros cúbicos de agua que totaliza una potencia instalada de 350.800 KWh.

Industria termoeléctrica.

De las tres centrales térmicas de la provincia, dos están en la comarca berciana.

La agricultura berciana.

El clima berciano posibilita una producción excelente de frutas y verduras. Así como una magnifica variedad de vinos, entre los que destacan los que están inscritos en la Denominación de Origen Bierzo.

La agricultura berciana se divide en dos partes, la del Bierzo Alto y la del Bajo. El Bierzo Alto se caracteriza por la abundancia de agricultura de tipo tradicional y a tiempo parcial. Sin embargo en la zona baja se desarrolla una agricultura moderna basada en el regadío y cultivos con buena salida en el mercado.

Minería berciana.

Empresas como Minero Siderúrgica de Ponferrada, Uminsa, HCCSA, Grupo Alto Bierzo, Carbones Arlanza y Minas de Valdeloso, tienen (o han tenido) sus centros de trabajo en el Bierzo y en la vecina comarca de Laciana.

El sector minero dio origen a un importante movimiento en los sindicatos mineros. Tuvo especial incidencia en el desarrollo de la Revolución minera del Bierzo, previa a la Revolución de Asturias y a la Guerra Civil Española.

La pizarra es otro tipo de explotación minera que todavía genera importantes ingresos a la comarca berciana.

Personajes ilustres del Bierzo.

Originarios de El Bierzo son:

Daniel Gavela Abella, director de la cadena de televisión Cuatro y antiguo Presidente de la Ser. Nacido en Peranzanes.

Pedro Álvarez Osorio, Conde de Lemos.

Bermudo II, rey de León.

Amparo Carballo Blanco, escritora y editora.

Ramón Carnicer Blanco, escritor.

Antonio Fernández y Morales, escritor.

Pascual Fernández Baeza, poeta, magistrado y senador.

San Fructuoso de Braga, santo, patriarca del monacato español, obispo de Dumio y arzobispo de Braga.

Gatón del Bierzo, primer conde berciano.

Enrique Gil y Carrasco, escritor.

Severo Gómez Núñez, general, diputado, defensor y divulgador de El Bierzo.

Francisco González González, escritor y poeta (nacido en Villaseca de laciana y residente en Ponferrada y Toreno).

Jan (Juan López Fernández), dibujante.

Santiago Macías Pérez, escritor  y co-fundador de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica.

Álvaro de Mendaña, descubridor de las Islas Marquesas.

Juan Carlos Mestre. Poeta y escritor. Premio Nacional de Poesía 2009.

Luis del Olmo, periodista.

Alfonso Rojo, periodista.

Amancio Prada, músico y compositor.

Antonio Pereira, escritor.

Lisardo Rubio, catedrático de latín de la Universidad Complutense de Madrid.

Valentín García Yebra, filologo, traductor y miembro de la Real Academia Española de la Lengua.

Martín Sarmiento, escritor.

Mariano Arias Chamorro, el “Jabalí de El Bierzo” (pseudónimo con el que se le conoce), futbolista, pichichi de la temporada 1972/73.

Sampiro, notario, cronista, historiador y obispo de Astorga.

Valerio del Bierzo, santo y ermitaño cristiano (s. VII).

José María Calleja, periodista, escritor y profesor universitario.

Egeria, Aunque es dudoso algunos autores consideran que o bien era natural de El Bierzo o vivió en él.

Leo Harlem, humorista.

Un ecologista en El Bierzo.

Fuente principal de consulta para la elaboración de este artículo: Wikipedia.org.

Los vecinos del valle del Oza exigen a la Diputación la mejora de la carretera a Peñalba y Montes

Manifestación vecinal para exigir mejoras en el acceso a los pueblos del valle del Oza. 9 agosto 2009. Fuente: lacronicadeleon.es.

Manifestación vecinal para exigir mejoras en el acceso a los pueblos del valle del Oza. 9 agosto 2009. Fuente: lacronicadeleon.es.

Ayer la tranquilidad dominical de los habitantes de San Esteban de Valdueza, en los Montes Aquilianos, se vio algo trastocada por la presencia de medio centenar de vecinos de la cuenca del río Oza, convocados para exigir a la presidenta de la Diputación Provincial de León, Isabel Carrasco (PP), mejoras en el acceso vial a sus pueblos desde Ponferrada. Una reivindicación que asumieron vecinos de todos los  pueblos del valle: Valdefrancos, San Clemente, Manzanedo, Montes de Valdueza y Peñalba de Santiago.

Con su participación éstos dejaron clara su intención de continuar ejerciendo una presión continuada para conseguir mejoras en unos viales que, en opinión de la mayoritaria de los presentes, están “dejados de la mano de Dios” -y sobre todo del ayuntamiento de Ponferrada-, en un lugar excepcionalmente emblemático para El Bierzo como son la Tebaida Berciana y su valle del Silencio.

agosto 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

Una vista del valle del Oza cerca de Montes de Valdueza. en la que se distingue el trazado de la carretera actual. 19 agosto 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

La polémica no estuvo ausente en la manifestación. ¿La causa? El nuevo enfrentamiento, -entre las decenas de ellos habidos anteriormente-, entre las dos únicas formaciones bercianistas, el Partido Regionalista del Bierzo (PRB) dirigido por Tarsicio Carballo, y el Partido del Bierzo (PB), Iván Alonso, por establecer su influencia en la zona, que han valorado de manera diferente el proyecto de acceso a Peñalba que la Diputación sacó a información pública la semana pasada.

En la marcha participaron, además de los vecinos, los alcaldes de Montes, San Clemente y Valdefrancos, acompañados por sus respectivas juntas vecinales. Antes de disolverse la manifestación, se acordó presentar alegaciones al estudio presentado por la Diputación, un proyecto que prioriza el acceso a Peñalba y Montes pasando por San Cristóbal de Valdueza, y que evitan así el paso por el valle del Oza.

Personalmente no veo por qué la propuesta de la Diputación ha de ser incompatible con la mejora de la carretera del Oza. Incluso, por ciertas consideraciones, la encuentro peor por la elevada altitud a la que se sitúa, pues estará más sujeta a los riesgos de heladas y nieve que suelen producirse en época invernal. Para mí que la elección de la carretera por San Cristóbal se sitúa en la órbita de intereses municipales del Partido Popular (que gobierna en estos momentos la alcaldía ponferradina). Éstos están ligados a la construcción de una estación de esquí en El Morredero, por encima del pueblo de San Cristóbal, en un proyecto que Isabel Carrasco ha alentado y subvencionado desde el organismo que preside. Es conocido que los ecologistas se han manifestado en contra de este último proyecto, que se desarrolla sobre un espacio protegido de la Red Natura 2000, y han criticado que se esté financiando irregularmente y sin contar con la autorización comunitaria que precisa para poder llevarse a cabo. Sin embargo, no tengo noticia alguna de que estos permisos hayan sido solicitados.

Tarsicio Carballo calificó la manifestación de “éxito rotundo”. El portavoz del PRB, un partido sin representación política en el Consistorio ponferradino, -aunque políticamente vinculado a los intereses del actual alcalde Carlos López Riesco-, añadió que “las alegaciones que vamos a presentar van a ir enfocadas a demostrar a la Diputación que el único acceso viable a Montes y Peñalba es el de San Esteban, tanto sociablemente como ecológicamente“.

Los participantes aprobaron la creación de una “Comisión de seguimiento“, compuesta por vecinos, los alcaldes pedáneos de Valdefrancos y San Clemente, y miembros del PRB, a la cual se acordó invitar a sumarse al resto de los pedáneos del valle que quieran participar en ella. Así mismo se acordó que la primera reunión de esta comisión tendría lugar el próximo jueves en la Casa-escuela de Valdefrancos.

Breves antecedentes históricos.

El abandono de las casas es patente en Montes de Valdueza, aunque algunos vecinos hayan arreglado la suya. 19 agosto 2008. Fuente: unecologistaenelbierzo.wordpress.com. Foto: Enrique L. Manzano.

El abandono de las casas es patente en Montes de Valdueza, aunque algunos vecinos hayan arreglado la suya. 19 agosto 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

En las últimas semanas se ha hablado mucho sobre la posibilidad de que el acceso a Peñalba y Montes de Valdueza se realice por la carretera del Morredero. Una opción a la que se oponen los vecinos del valle del Oza.

Como quiera que algunos de mis antepasados nacieron y vivieron en estos pueblecitos, -en donde todavía perdura su recuerdo en la memoria de los mayores-, me siento lo suficientemente acreditado como para ofrecer mi opinión personal sobre el tema, pues son muchísimos los años los que llevo visitándolos.

Mi opinión es que, en lo posible, debe evitarse hacer ‘una ‘autopista’ por el valle del Oza, pero sí que han de suprimirse, o mejorarse, todos los puntos faltos de visibilidad. Estos impiden, a día de hoy, avanzar por la vía con una seguridad mínimamente aceptable. Y también, seríaconveniente exigir que el ancho de la futura vía sea suficiente para admitar dos carriles suficientemente amplios.

Visito estos lugares desde que era niño. Acudía allí con otros familiares, en bus o en taxi. Aún recuerdo que el chófer pedía que nos bajásemos del vehículo al cruzar un estrecho puente que unía San Esteban con Valdefrancos de Valdueza (que aún perdura pero está inutilizado) salvando un arroyo estacional. Era una medida de precaución sensata, por si una rueda del vehículo se salía de la ruta se precipitaría irremediablemente al torrente. El puente carecía de barandillas y su anchura era tan exigua que hasta los carros de bueyes tenían que andarse con cuidado. Mi padre aún relata cómo, en una ocasión, un camión se precipitó desde el puente al vacío.

Hoy ese puente ha sido remplazado por otro no mucho más ancho, que aún intranquiliza el espíritu de algún conductor poco ducho. En cuanto al puente de San Clemente sobre el río Oza, recuerdo que era igual de precario, siendo ampliado a posteriori con un pequeño añadido de pocos centímetros por cada lado, para el paso de los peatones.

Hoy la carretera está asfaltada, pero fue de tierra en su día. ¡Y para de contar! Esto es todo lo que se ha hecho en esa ruta. No recuerdo que se haya hecho nada más desde hace años, salvo el aparcamiento turístico del monasterio de Montes y el de Peñalba. Pero, ¿a ver qué autobús se atreve a aventurarse por esta carretera? ¿Con esas subidas y curvas tan cerradas? Desde luego, hoy todavía resulta una aventura francamente peligrosa.

De todas las poblaciones del valle sólo Peñalba ha experimentado un crecimiento notable y una recuperación urbanística digna de encomio. Los demás pueblos, faltos de ayudas, han visto como iban perdiendo a sus habitantes y sus casas se caían en ruinas.

El Servicio Municipal de Aguas de Ponferrada en San Clemente de Valdueza. 16 dic. 2008. Fuente: unecologistaenelbierzo.wordpress.com. Foto: Enrique L. Manzano.

El Servicio Municipal de Aguas de Ponferrada en San Clemente de Valdueza. 16 dic. 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

Por esto reprocho a las Administraciones el olvido al que han sometido a estos pueblos pequeños, durante tantas décadas. A un abandono ciertamente injusto. Algunos ‘justificarán’  ese olvido (aunque sólo en privado) pretextando que su escasa población no hace electoralmente rentables las inversiones que éstos precisan.

Pero no deberían de olvidar que, durante años fueron precisamente estos pueblos los que contribuyeron a enriquecer a la villa con sus productos agrícolas y ganaderos, además aportar el pago de los arbitrios que se les imponía despóticamente para venderlos en Ponferrada. Y no olvidemos tampoco que de allí, de ese río, proviene una la mejor parte de nuestra agua de boca. Toda, de hecho, antes de que se proyectase hacerla llegar una parte desde el embalse de Bárcena.

Decía, pues, que este valle continúa siendo el que aporta la mejor agua potable a Ponferrada. Y ésta, también ha de decirlo, no ha tenido empacho alguno en apropiarse descaradamente de ella, dejándo a sus pueblos casi a seco. El ‘pobre’ río Oza -en donde se lavaba la cara mi padre cuando era niño, como antes lo hizo el suyo, y en donde yo descubrí mis primeras truchas (que veía nadar contra corriente bajo el puente medieval de Valdefrancos)- hoy baja  a mínimos en verano. Y ya no hay peces. ¡Todo esto ¡a cambio de nada!

Por eso reivindico, por justicia social, la carretera por el fondo del valle. Porque es la que necesitan estos pueblos. Y esto, sin merma de que también se mejore la necesaria conexión con San Cristóbal y su acceso a Peñalba y Montes de Valdueza por esa otra vía.

Un peregrino atraviesa la puerta mozárabe de la iglesia de Santiago. 15 agosto 2008. Enrique L. Manzano.

Un peregrino atraviesa la puerta mozárabe de la iglesia de Santiago. 15 agosto 2008. Enrique L. Manzano.

No hay que olvidar que estos pueblos del Oza, perdidos en la inmensidad de los Montes Aquilianos, contienen una riqueza cultural impresionante. Buen ejemplo de ello son la excepcional iglesia mozárabe de Peñalba de Santiago, o el monasterio de San Pedro de Montes, de singular importancia religiosa y que he visto como iba cayéndose en ruinas durante décadas.

El abandono ha sido tan manifiesto que los amigos de lo ajeno han podido llevarse con total desfachatez piezas de singular valor, aquellas que formaban parte de nuestra historia más antigua. Como sucedió en Montes. Y tampoco debemos olvidar que, por el valle del Oza, pasó durante siglos la senda que acercaba los monjes, en un alejamiento voluntario del Camino Jacobeo, a la Tebaida berciana, cuna de importantes anacoretas.

Aunque sólo fuera por estas razones, impróvidamente sintetizadas en estas líneas, creo que la Diputación debería acceder a la demanda de estos vecinos, tan injustamente ignorados durante tanto tiempo. Y todo ello, sin menospreciar los derechos de otros pueblos bercianos, como los de Los Barrios, que aún contando con mejor comunicación que los del valle del Oza, también presentan puntos viales muy conflictivos. Como los que afectan a la travesía de Salas de los Barrios.

Un ecologista en El Bierzo.

Comentario por Fernando Merayo el 31/08/2009.

El acceso principal del monasterio de Montes de Valdueza, con su torre lateral cuadrada, luce una belleza austera y magnífica. 19 agosto 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

El acceso principal del monasterio de Montes de Valdueza luce una belleza austera y magnífica. 19 agosto 2008. Foto: Enrique L. Manzano.

No pertenezco a ningún credo político ni a ninguna asociación ecologista, pero tengo mi opinión sobre el tema. Conozco menos de lo que quisiera ese valle maravilloso y bastante más de la historia que se ha forjado en el mismo. Sería un acierto mejorar las comunicaciones por el fondo del valle para poder devolver al mismo la riqueza que todavía puede generar desde el punto de vista paisajístico y cultural. Promocionar lo que tenemos con seriedad e inteligencia creo que sería una buena forma de servir a nuestra tierra. Se trata de un escenario histórico que todos nuestros estudiantes debieran conocer a través de actividades adecuadas en las escuelas. Así lo piensa un berciano que vive fuera de su lugar de origen.