Archivo de la etiqueta: Objetivos del Milenio

‘Los amos del mundo’, de Arturo Pérez-Reverte, casi catorce años después

'Los amos del mundo'. Fuente: syti.netESIdeologieMdM.

‘Los amos del mundo’. Fuente: syti.netESIdeologieMdM.

Esta mañana me he dado de bruces con un artículo del polifacético escritor cartagenero Arturo Pérez-Reverte, que guardaba archivado. Fue publicado el sábado 15 de noviembre de 2008 en la revista ‘XLSemanal’ y ya forma parte de cierto tipo de textos que las redes sociales han contribuido a encumbrar y que podríamos definir como ‘clásicos’ de la Red. Al igual que existen ‘clásicos’ en el cine o en determinados género cinematográficos… Un clásico parecido a aquel otro artículo, ‘Indecente’, que también se difundió masivamente a través de las redes sociales y que erróneamente se atribuyó al cartagenero. Y es que ya lo dicen: ‘cría fama y ponte a dormir’.

Este año se ha celebrado la reunión cuadrienal del Club Bilderberg en los Estados Unidos. Un encuentro que, de haberlo conocido, ciertamente Pérez-Reverte no hubiera dudado en titular como el de ‘los amos del mundo’. El mismo titular que encabezó hace casi catorce años su memorable y premonitorio artículo. Una expresión que, con el tiempo ha servido para designar popularmente a ese grupo de millonarios, empresarios, políticos, aristocracia, realeza y otros personajes, con gran influencia económica, política y social, que son los que conforman el listado anual de este misterioso grupo.

Lo curioso del caso es que cuando Pérez-Reverte escribió su artículo probablemente no lo hizo pensando en el Club Bilderberg, puesto que éste conjunto no empezó a hacerse visible para la gran mayoría de la gente hasta hace muy poco. Aún así el nombre parece venirle como anillo al dedo, pues son muchos los que se lo han adjudicado, entre ellos este servidor, por compartir la creencia común de que tal definición se ajusta perfectamente a lo que representa.

El ministro de Economía, Luis de Guindos Jurado. Wikipedia.org.

El ministro de Economía, Luis de Guindos Jurado. Wikipedia.org.

En realidad, el escrito de Pérez-Reverte se refiere, y eso me parece claro, a los especuladores financieros, a aquellos que hoy algunos dan en llamar ‘tiburones’ de las finanzas. Gente con un perfil quizá no muy diferente al de nuestro actual ministro de Economía y Competividad, Luis de Guindos (PP), que compartía el timón del barco Lehman Brothers cuando este se hundió a raíz de la crisis de las subprimes, abriendo el actual ciclo de crisis económica mundial. De Guindos era entonces consejero asesor para Europa y director de la filial del banco en España y Portugal, cargo en el que permaneció hasta la quiebra y bancarrota del gigante norteamericano en 2008.

Salvar de la crisis a los bancos de Estados Unidos costó 700.000 millones de dólares. Es decir, ¡más de cinco veces lo que la ONU aprobó para alcanzar los Objetivos del Milenio! Y las ayudas europeas a la banca superan ampliamente esta cifra. Tan sólo en nuestro país, aunque me faltan algunos datos, el Gobierno entregó a la banca cien mil millones de euros con Zapatero (PSOE) en la presidencia, y ahora acaba de aprobar concederle otro tanto con Mariano Rajoy (PP) ocupando el puesto del anterior. Dinero para los mismos bancos que, desde que empezó la crisis, llevan desahuciando a cientos de miles de familias por no alcanzar a pagar su hipoteca. Y todo esto atendiendo las demandas de los fantasmagóricos ‘mercados’.

En este sentido, podemos decir que el escritor fue un auténtico Nostradamus, aunque no nos guste el mensaje que transmite. Y es precisamente el aspecto visionario del ya polvoroso texto lo que me ha impulsado a recuperarlo del baúl de los recuerdos. El hecho que hoy podría publicarse sin desentonar lo más mínimo con la situación actual me ha animado a ello. Porque es como si el tiempo hubiese quedado congelado, como si catorce años de nuestras vidas hubiesen transcurrido y nos encontrásemos de repente en el mismo punto de partida.

Ese texto tiene también alguna similitud, en el de ‘Hijos de la gran puta’, con el escrito apócrifo dirigido al presidente Mariano Rajoy y que se atribuyo en la Red -erróneamente porque así ha sido desmentido- a José Luis Sampedro. Pero la semejanza no va mucho más allá de eso. Sampedro jamás utilizaría semejante vocabulario.

Un ecologista en El Bierzo.

Los amos del mundo, por Arturo Pérez-Reverte.

El escritor Arturo Pérez Reverte.

El escritor Arturo Pérez-Reverte.

Usted no lo sabe, pero depende de ellos. Usted no los conoce ni se los cruzará en su vida, pero esos hijos de la gran puta tienen en las manos, en la agenda electrónica, en la tecla intro del ordenador, su futuro y el de sus hijos. Usted no sabe qué cara tienen, pero son ellos quienes lo van a mandar al paro en nombre de un tres punto siete, o un índice de probabilidad del cero coma cero cuatro. Usted no tiene nada que ver con esos fulanos porque es empleado de una ferretería o cajera de Pryca, y ellos estudiaron en Harvard e hicieron un máster en Tokio, o al revés, van por las mañanas a la Bolsa de Madrid o a la de Wall Street, y dicen en inglés cosas como long-term capital management, y hablan de fondos de alto riesgo, de acuerdos multilaterales de inversión y de neoliberalismo económico salvaje, como quien comenta el partido del domingo. Usted no los conoce ni en pintura, pero esos conductores suicidas que circulan a doscientos por hora en un furgón cargado de dinero van a atropellarlo el día menos pensado, y ni siquiera le quedará el consuelo de ir en la silla de ruedas con una recortada a volarles los huevos, porque no tienen rostro público, pese a ser reputados analistas, tiburones de las finanzas, prestigiosos expertos en el dinero de otros. Tan expertos que siempre terminan por hacerlo suyo. Porque siempre ganan ellos, cuando ganan; y nunca pierden ellos, cuando pierden.

No crean riqueza, sino que especulan. Lanzan al mundo combinaciones fastuosas de economía financiera que nada tienen que ver con la economía productiva. Alzan castillos de naipes y los garantizan con espejismos y con humo, y los poderosos de la Tierra pierden el culo por darles coba y subirse al carro. Esto no puede fallar, dicen. Aquí nadie va a perder. El riesgo es mínimo. Los avalan premios Nóbel de Economía, periodistas financieros de prestigio, grupos internacionales con siglas de reconocida solvencia. Y entonces el presidente del banco transeuropeo tal, y el presidente de la unión de bancos helvéticos, y el capitoste del banco latinoamericano, y el consorcio euroasiático, y la madre que los parió a todos, se embarcan con alegría en la aventura, y meten viruta por un tubo, y luego se sientan a esperar ese pelotazo que los va a forrar aún más a todos ellos y a sus representados. Y en cuanto sale bien la primera operación ya están arriesgando más en la segunda, que el chollo es el chollo, e intereses de un tropecientos por ciento no se encuentran todos los días. Y aunque ese espejismo especulador nada tiene que ver con la economía real, con la vida de cada día de la gente en la calle, todo es euforia, y palmaditas en la espalda, y hasta entidades bancarias oficiales comprometen sus reservas de divisas. Y esto, señores, es Jauja.

Portada del número 1101 de 'XLSemanal'. 15 nov. 2008. Xlsemanal.finanzas.com.

Portada del número 1101 de ‘XLSemanal’. 15 nov. 2008. Xlsemanal.finanzas.com.

Columna original de 'El Semanal' donde se publicó el artículo de Pérez Reverte. 15 nov. 2008. Xlsemanal.finanzas.com.

Artículo de Pérez Reverte en ‘El Semanal’.. 15 nov. 2008. Xlsemanal.finanzas.com.

Y de pronto resulta que no. De pronto resulta que el invento tenía sus fallos, y que lo de alto riesgo no era una frase sino exactamente eso: alto riesgo de verdad. Y entonces todo el tinglado se va a tomar por saco. Y esos fondos especiales, peligrosos, que cada vez tienen más peso en la economía mundial, muestran su lado negro. Y entonces, oh prodigio, mientras que los beneficios eran para los tiburones que controlaban el cotarro y para los que especulaban con dinero de otros, resulta que las pérdidas, no. Las pérdidas, el mordisco financiero, el pago de los errores de esos pijolandios que juegan con la economía internacional como si jugaran al Monopoly, recae directamente sobre las espaldas de todos nosotros. Entonces resulta que mientras el beneficio era privado, los errores son colectivos, y las pérdidas hay que socializarlas, acudiendo con medidas de emergencia, con fondos de salvación para evitar efectos dominó y chichis de la Bernarda. Y esa solidaridad, imprescindible para salvar la estabilidad mundial, la paga con su pellejo, con sus ahorros y a veces con su puesto de trabajo Mariano Pérez Sánchez, de profesión empleado de comercio, y los millones de infelices Marianos que a lo largo y ancho del mundo se levantan cada día a las seis de la mañana para ganarse la vida.

Eso es lo que viene, me temo. Nadie perdonará un duro de la deuda externa de países pobres, pero nunca faltarán fondos para tapar agujeros de especuladores y canallas que juegan a la ruleta rusa en cabeza ajena. Así que podemos ir amarrándonos los machos. Ése es el panorama que los amos de la economía mundial nos deparan, con el cuento de tanto neoliberalismo económico y tanta mierda, de tanta especulación y de tanta poca vergüenza.

La imagen pública de los banqueros está hoy muy desprestigiada. Entrandoenlamadriguera.blogspot.com.es.

El desprestigio acompaña hoy a la imagen pública de los banqueros.

Arturo Pérez-Reverte. 15 noviembre 2008.

Los amos del mundo. Arturo Pérez-Reverte. 16/11/08. Elblogempresarial.blogspot.com.es.

El profeta del ‘crack’. 30/11/08. Icorso.com.

Pérez Reverte: “Si de nuestro entusiasmo laboral depende, de la crisis nos va a sacar Rita la Cantaora”. 17/06/12. Ecodiario.eleconomista.es.

1.800 millones de personas beben agua contaminada

Agua contaminada. Apadrino.com. 2015.

Agua contaminada. Fuente: Apadrino.com. 2015.

Salud y medio ambiente forman parte del mismo binomio. Y un medio ambiente sano es la mejor garantía para que el agua limpia pueda llegar a todos. Sin embargo, un 28 por ciento de la población mundial sigue encontrándose con serias dificultades para conseguir esa agua potable indispensable para una vida sana. Es lo que indica un reciente informe al cual Gustavo Carrasquel, de Anca 24, ha dedicado su atención.

Un ecologista en El Bierzo.

Agua contaminada. 1.800 millones de personas beben agua contaminada en todo el mundo. Anca24.

1.800 millones de personas beben agua contaminada en todo el mundo. Anca24.

“Las Naciones Unidas reconocen que, en gran medida, el acceso al agua potable en todo el mundo ha mejorado en este milenio. Pero al mismo tiempo, un nuevo estudio de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, indica que aún persisten retos mayores de los que las estadísticas sugieren.

Recientemente, la UNICEF y la Organización Mundial de la Salud, publicaron un informe afirmando que querían reducir a la mitad la proporción de personas sin acceso al agua potable mucho antes de la fecha límite marcada por los Objetivos del Milenio. Entre las principales estrategias se pretende impulsar el acceso a fuentes mejoradas de agua potable, tales como abastecimiento y atención para los pozos protegidos, entre 1990 y 2015.

Sin embargo, el nuevo estudio de la UNC estima que 1,8 millones de personas-el 28 por ciento de la población mundial – ha utilizado agua no potable en 2010. Esa cifra es de mil millones de personas más que la estimación del informe oficial que la sitúa en 783 millones de personas, un 11 por ciento del planeta, que habría usado el agua clasificada como de fuentes no mejoradas por la OMS y el Programa Conjunto de Monitoreo de UNICEF.

El autor principal del nuevo estudio, Jamie Bartram, Ph.D., profesor de Ciencias ambientales e ingeniería en la Escuela Gillings de Salud Pública Global, dijo que la OMS / UNICEF habían destacado los avances que puedan lograrse a través de una acción internacional concertada, pero que continuaban pendientes de solución las necesidades de millones de personas que sólo tienen acceso a agua potable contaminada.

En muchas partes del mundo, el agua de ”fuentes mejoradas“ -como pozos y manantiales protegidos- es probable que sea microbiológicamente o químicamente contaminada, ya sea en la misma fuente o debido a la época en que la gente la consume.

En los países en desarrollo, si usted vive en un pueblo pequeño o una gran ciudad, el agua potable puede ser difícil de conseguir. Las tuberías y grifos de descanso, fuentes limpias y pozos se contaminan con facilidad, o la gente tiene que transportar o almacenar el agua de una manera potencialmente insalubre.
El estudio “Global Access para la Seguridad del Agua: Contabilidad para la Calidad del Agua y el impacto resultante en el progreso de los ODM” fue publicado, el 14 de marzo 2012, en el Diario Internacional de Investigación del Medio Ambiente y Salud Pública. Varios científicos analizaron la calidad del agua e información del riesgo sanitario en un estudio realizado en cinco países, y se extrapolaron los datos para estimar las cifras globales.

Agua contamionada. Sólo en diarreas evitables se pierden millones de horas de trabajo cada año. 2012. Ecoclimatico.com.

Sólo en diarreas evitables se pierden millones de horas de trabajo cada año. 2012. Ecoclimatico.com.

El estudio sugiere que de los 5,8 millones de personas que utilizan agua por tubería u “otros” medios relacionados con la mejora de las fuentes de agua en el año 2010, probablemente mil millones recibieron agua contaminada con heces. Agregando que se correspondan a los cerca de 800 millones de personas que captan el agua de fuentes no mejoradas eso significaría que hasta 1,8 millones de personas estarían bebiendo agua contaminada en la actualidad. Por otra parte, los especialistas estiman que otros 1,2 millones de personas tiene el agua de fuentes que carecen de protección sanitaria básica contra la contaminación. De este modo, en total se calcula que 3 millones de personas no tienen acceso al agua potable en el planeta, si se utiliza una definición más estricta que incluya tanto la calidad real del agua como la de sus riesgos sanitarios.

También destacó que el reciente informe de la OMS/ UNICEF confirmó los logros conseguidos desde que los Objetivos de Desarrollo del Milenio fuesen adoptados en 2000, y que este progreso debería conducir a un cambio progresivo capaz de garantizar que todos los hogares, lugares de trabajo y la escuela, tengan un suministro fiable de agua.

Sin embargo, aseguran los investigadores que la magnitud de las estimaciones del estudio de la UNC y las implicaciones para la salud y el desarrollo que comportan sugieren que debe prestarse una mayor atención a la gestión de la seguridad del agua potable.

En el continente americano de los 930 millones de personas que lo habitan, alrededor de 300 millones carecen de la salubridad requerida al agua para un consumo seguro”.

Gustavo Carrasquel. Anca 24. 25/03/12.

Ponferrada da la espalda al Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza

Mapa del hambre en el mundo. Marzo 2008. Centralinteligenyageny.com.

Mapa del hambre en el mundo. Marzo 2008. Centralinteligenyageny.com.

Si he de reprochar algo a alguien es a mí el primero. Porque confieso que poco, salvo este artículo, he hecho para que el ‘Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza’ pueda aproximarse al logro de su objetivo principal: la desaparición del hambre en el mundo.

En la calle no he visto ningún cartel relacionado con la efeméride. Ni he escuchado ninguna noticia en la radio que me recuerde que a día de hoy, cada jornada que pasa, continúan muriendo de hambre o malnutrición unos cinco mil infantes. Y si en la radio, el periódico, la televisión o la calle, no se habla de pobreza ¿acaso significa esto que ya no hay pobres?

Desde luego, lejos están los tiempos de la cartilla de racionamiento, que conocieron mis padres. Y, también, las historias del hambre, aquellas de la posguerra incivil, que suenan hoy ya a cuentos de viejos. De hecho, a los únicos que todavía les oigo decir “aquí murió mucha gente de hambre” es a ellos, y muy de vez en cuando.

Hoy día ya nadie muere de hambre. O al menos aquí, que yo sepa. Pero lo que sí hay, porque yo las conozco, son familias que necesidad. Y en ocasiones mucha. Frío en invierno y no sé si también algo de hambre, porque socialmente da apuro reconocerlo y apuro trambién, porque algunos, además, te miran mal. Vamos, como si ser pobre fuese una enfermedad contagiosa.

Lo que sí parece incuestionable, por los datos que recibo, es que en nuestro país, -la octava potencia económica mundial según el Gobierno-, una persona de cada seis continúa viviendo por debajo del umbral de la pobreza. Y lo peor es que  esto no tiene visos de mejorar. Las desigualdades son cada día mayores, lo dice la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y lo vemos todos. Y es lo que ningún político, ni quien no lo sea tampoco, deberíamos permitir. Más aún cuando pocos dudan que no haya pan suficiente para todos.

Alcanzado el siglo XXI todavía se sigue muriendo de hambre.

NIños pobres en Yakarta (Indonesia).

NIños pobres en Yakarta (Indonesia).

Hoy sabemos que, en los albores del nuevo siglo, todavía hay gente que muere de hambre. Y que, con la crisis económica desatada a nivel global, con cifras sin precedentes de desempleo, esto es sólo el principio de algo que puede ir a peor.

El cambio climático, con su cohorte involuntaria de millones de desplazados ambientales, se sumará pronto a la angustiosa perspectiva de un futuro que alguien, unos pocos, nos están robando a todos.

Confieso que me entristece constatar que la desigualdad continúa siendo absolutamente dispar entre unas naciones y otras. Sin embargo hay experimentos científicos que señalan que la naturaleza humana rechaza la desigualdad. Es más, los experimentos demuestran que hasta los mismos simios la rechazan.

Sin poder evitarlo, a mi memoria acuden algunas imágenes difusas, en el blanco y negro de la televisión de mi infancia, en la que aparecen niños africanos con miembros extremadamente delgados, y con enormes y abultados vientres, que más que hacernos pensar que se morían de hambre parecían que lo hiceran por sobrealimentación. Pero hoy sabemos que los niños africanos no son los únicos que pasan hoy hambre en el mundo. Y no sólo los niños.

En estos momentos, en Guatemala, su gobierno acaba de declarar una emergencia nacional relacionada con la hambruna, sin buscar más lejos. Y lo peor de todo es que, a estas alturas, todo el mundo, -o al menos así ocurre en los países occidentales-, reconoce que el hambre podría desaparecer de la faz de la tierra si quisésemos. Es decir, si seriamente nos propusiésemos erradicarla. Lo único que nos aleja de tal objetivo es actuar sobre el reparto de la riqueza, invirtiendo una parte de los presupuestos nacionales en prioridades distintas de las que tenemos.

A partir de la revolución industrial la riqueza ha ido concentrándose en pocas manos, especialmente en los países afectados por el proceso llamado ‘progreso’. Pero las desigualdades sociales, lejos de disminuir, no han hecho más que acrecentarse. En este sentido poco puedo decir yo que no sepa ya el lector. Hoy un veinte por ciento de la población detiene en sus manos más capital que el ochenta por ciento restante. Hoy algunos expertos anuncian que la desnutrición afectará a más de mil cuatrocientos millones de personas en los próximos años. Una cifra histórica nunca antes conocida.

Cada minuto que pasa mueren al menos tres personas de hambre en el mundo. Un hecho desolador que por desgracia la crisis financiera mundial tiende a acentuar aún más. Y si las estrategias de protección social tienen alguna eficacia en los países más desarrollados, éstas son prácticamente inexistentes en muchos otros.

La pobreza es una lacra inaceptable en nuestra sociedad. Es el resultado de un sistema injusto, que el que rige el destino del mundo desde la revolución industrial con el nombre de capitalismo. Y, desde hace cinco décadas, con el de neoliberalismo, basado en el comercio sin trabas, la especulación financiera y la globalización.

La pobreza, o el hambre que la acompaña como si su sombra fuera, es una indignidad para quien la sufre, pero también lo es para quien la permite. La pobreza y la lucha contra el hambre habrían de ser nuestras primeras prioridades, como así lo aprobó la ONU en su Declaración del Milenio, en el año 2000.

La Resolución 55/2, de 8 de septiembre de 2000 es la que aprobó el documento final surgido de las reuniones celebradas en la Sede de las Naciones Unidas del 6 al 8 de septiembre de ese año. 2000. Entonces, “La erradicación de la pobreza” se presentó como “el mayor desafío al que hace frente el mundo” (20 de diciembre de 2002; 78ª Sesión plenaria de la ONU).

Una prioridad que seis años después, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU se ligeramente, seguramente consciente de las dificultades a las que se enfrentaba, y que se evidencia en un nuevo enunciado, más limitado: “La lucha contra la extrema pobreza debe seguir teniendo alta prioridad para la comunidad internacional” (27 de noviembre de 2006).

Sin embargo, nada debería resultarnos más intolerable que saber que un niño, o a cualquier ser humano, muere por falta de alimento.

La lucha para erradicar el hambre debiera ser la primera de las prioridades.

Día Internacional Contra la pobreza. Ávila, 2009.

Día Internacional Contra la pobreza. Ávila, 2009.

Se afirma con rotundidad que si una mínima parte del dinero que hoy se invierte en armas y conflictos bélicos se destinara a la lucha contra el hambre ésta dejaría de existir. Es más, hay quienes aseguran que con sólo evitar la evasión de impuestos de las empresas multinacionales comeríamos todos. Gastamos el dinero en lanzar cohetes a la Luna mientras muy cerca de nosotros un infante agoniza por no tener que llevarse a la boca. Este es un mundo cruel e incongruente.

Hemos tardado cientos, miles de años, en reconocer que la pobreza constituye una violación de los derechos más elementales del ser humano. El hambre tiene efectos devastadores en el desarrollo físico y mental de los niños. Es padecimiento del hambre es tal que obliga al ser humano a concentrar todos sus esfuerzos en superar tal situación, lo que le incapacita para realizar cualquier otra tarea, ya sea física o espiritual.

Se tardó siglos en reconocer que la pobreza constituía un grave quebranto de los derechos más elementales del ser humano. Y tuvimos que esperar al año 2000, para que 189 jefes de Estado firmasen un tratado de intenciones orientado a suavizar la enorme brecha Norte – Sur. Al documento le pusieron por nombre “Objetivos de desarrollo del milenio“, y en él recogieron siete objetivos de obligado cumplimiento antes del 2015. Fue un momento de ilusión. El panorama económico general aún era bueno y la lucha contra el hambre ocupaba un lugar prominente.

El compromiso aceptado fue de reducir a la mitad, para el año 2015, el porcentaje de habitantes del planeta cuyos ingresos son inferiores a un dólar por día y de las personas que padecen hambre, mediante medidas nacionales decididas y el fortalecimiento de la cooperación internacional.

Lamentablemente, hoy estamos incluso más lejos que antes de alcanzar el objetivo fijado. Algo que, ya al año siguiente de la proclamación de los Objetivos del Milenio, reconocía la misma Organización. Sólo tienen que consultar el documento que enlazo para constatarlo.

Hoy, traspasado ampliamente el ecuador del plazo fijado, todo sigue igual. O peor. Son tantos los errores cometidos que parecen imposibles de enmendar. ¿Alguien cree, realmente, que conseguiremos alcanzar el objetivo de reducción del hambre para 2015?

Y, sin embargo, hemos de luchar por alcanzarlo, es imperioso que lo hagamos. Necesitamos de una renovación, un cambio, quizás una revolución… de prioridades, de valores, del sistema, para acabar con el hambre extrema. Y esta ha de ser, como nunca debió de dejar de serlo, nuestra primera prioridad.

Un ecologista en El Bierzo.

Algunas resoluciones de Naciones Unidas para luchar contra la pobreza y el hambre.

Conmemoración del Día Internacional Contra la Pobreza. Melilla, 18 oct. 2008. Melillahoy.com.

Conmemoración del Día Internacional Contra la Pobreza. Melilla, 18 oct. 2008. Melillahoy.com.

Resolución 2/2. Sobre los derechos humanos y la extrema pobreza, de 27 noviembre 2006. 31ª sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Ohchr.org. Pdf.

Resolución 55/210, de 20 de diciembre de 2000, titulada “Aplicación del primer Decenio de las Naciones Unidas para la Erradicación de la Pobreza (1997-2006), incluida la iniciativa para establecer un fondo mundial de solidaridad para la erradicación de la pobreza”.

Resolución 55/2, de 8 de septiembre de 2000, en la que se aprueba la Declaración del Milenio como documento final de la Cumbre del Milenio, celebrada en la Sede de las Naciones Unidas del 6 al 8 de septiembre de 2000.

Resolución 51/170, de 16 diciembre de 1996, sobre el Primer decenio de las Naciones Unidas para la erradicación de la pobreza. 86ª Sesión plenaria.

Resolución 50/107, de 20 de diciembre de 1995, sobre la observancia del Año Internacional para la Erradicación de la Pobreza y la proclamación del primer Decenio de las Naciones Unidas para la Erradicación de la Pobreza (1997-2006), así como las declaraciones y los programas de acción de las grandes conferencias y reuniones en la cumbre de las Naciones Unidas, sus medidas complementarias y la necesidad de que se apliquen todos los aspectos relacionados con la erradicación de la pobreza.

Resolución 48/183, de 21 de diciembre de 1993, en la que se proclama 1996 como el Año Internacional para la Erradicación de la Pobreza.

Resolución 47/196, de 22 de diciembre de 1992, en la que se estable el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza.

Aplicación del primer Decenio de las Naciones Unidas para la Erradicación de la Pobreza (1997-2006), incluida la propuesta de establecer un fondo mundial de solidaridad para la erradicación de la pobreza. 21/12701/04/03. Unhabitat.org (56/207,  55/144, 57/266). Pdf.

Actividades del Primer Decenio de las Naciones Unidas para la Erradicación de la Pobreza (1997-2006). Informe del Secretario General (A/62/267). 17/08/07. Un.org. Pdf.

Decenio de las Naciones Unidas para la Erradicación de la pobreza (1997-2006). 17/10/06. Un.org.

Objetivos de desarrollo del milenio de las Naciones Unidas. Un.org.

Comentario por Elizabeth Vera el 07/12/2009.

'Por un comercio justo y responsable'. Fuente: equitanea.org.

‘Por un comercio justo y responsable’. Fuente: equitanea.org.

Si tan solo los políticos que tienen el poder terrenal pensaran por un segundo que sucedería si a sus hijos o nietos les tocara vivir la situación de los niños de África, Guatemala…

Es acaso que sólo el dinero que acuñan y administran a su antojo, malgastando en propagandas, comprando armas para defenderse de quién o de qué.

Señores politiqueros, sociedad mundial, pensemos en el futuro que le dejan a sus hijos. Un país devastado, con hambre con indigencia. Pidan perdón a Dios y a la sociedad por ser malos economistas o administradores de su propia tierra. No dejen un país en bancarrota y con una hambruna mundial, espiritual, económica. Tan solo mediten un poco.

La ambición es buena, pero sin hacer daño al mundo. Logremos un paraíso en esta tierra que el supremo nos prestó. No acaben con este mundo. Los niños, los hombres y los ancianos, no tienen la culpa de su fracaso mental. El dinero no lo es todo en el mundo.