Archivo de la etiqueta: Océano Pacífico

Cumbre del Clima de París: los países que no pueden estar, aquellos con los que no se puede contar y los que están por fastidiarla

El compromiso con el clima ha de ser cosa de todos. Compromisarse.com. Capitalradio.com.

El compromiso con el clima ha de ser cosa de todos. Compromisarse.com. Capitalradio.com.

No resulta fácil hurgar en los entresijos de una cumbre en la que participan casi doscientos países, entre los cuales se forjan a medida que pasan los días distintas coaliciones de intereses, algunas –es cierto- con algo más de antigüedad, y cuando uno se encuentra a más de mil kilómetros de donde se reúnen.

Sin embargo, en este mundo globalizado, convertido ya en la aldea global Mcluhaniana ya anunciada cuando yo me esforzaba en progresar en mi formación como periodista en la Universidad Autónoma de Bellaterra, no resulta nada difícil hoy obtener todo tipo de informaciones, tanto de periodistas como de blogueros, y de los últimos conozco al menos una docena que están cubriendo a pie del cañón esa información.

Aún así, como no, podría equivocarme en mis apreciaciones, y de hecho hay matices susceptibles de ser pulidos, lo que en cualquier caso intento hacer siempre que puedo, porque la ventaja que tiene la información virtual sobre la escrita en papel es que siempre puedes corregirla. sin embargo, confieso no haber tenido que hacerlo jamás, o al menos en lo esencial.

Dicho esto, voy a pasar al motivo principal de mi escrito de hoy. Y que tiene que ver mucho con mi percepción, siempre a distancia (lo que también tiene su parte de interés por la visión globalizadora que ofrece), de que no se va a producir un acuerdo vinculante en la Cumbre del Clima en París. Y sí llegara darse, sería en un términos tan ‘descafeinados’ que no significarán ese giro radical en la organización energética global que algunos anhelamos.

Participantes de la cumbre del clima COP21, en Le Bourget. 10 dic. 2015. Vivelohoy.com. AP Foto: Christophe Ena.

Participantes de la cumbre del clima COP21, en Le Bourget. 10 dic. 2015. Vivelohoy.com. AP Foto: Christophe Ena.

Para empezar, tendría que haberme dado cuenta antes, de que pese a su buena voluntad y el mea culpa realizado por el presidente norteamericano Barack Obama, en el primer día de inicio del foro mundial, sobre la gran responsabilidad de su país en el calentamiento global, tendría que haber considerado que lo que él pueda aprobar tendrá primero que pasar por la Cámara senatorial de su país. Y que ésta está gobernada por los republicanos, muchos de los cuales son feroces “negacionistas” ligados a las grandes compañías petroleras. El también demócrata Bill Clinton fue uno de los firmantes en 1997 del protocolo Kioto, jurídicamente vinculante en algunos aspectos, pero de nada sirvió su firma frente a un Senado que se negó a ratificarla.

Por lo tanto, Estados Unidos es un gigante con pies de barro en esta negociación. En ese sentido, pese a sus reticencias, estarían mejor situados otros pesos pesados como China, India o Brasil, países entonces considerados como sin desarrollar, pero que lo han hecho desde entonces a la brava, es decir sin miramientos medioambientales, y que se encuentran aún en ese tránsito. Y que se niegan a pagar la factura junto a los más desarrollados para que el resto de países emergentes puedan beneficiarse de una tecnología que les permita llegar adonde los demás, aunque contaminando menos, y por lo tanto sumándose a la lucha contra el calentamiento global.

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), de los 195 países presentes en París 184 se han comprometido a hacer su parte en la reducción de emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero, como por ejemplo el dióxido de nitrógeno (NO2). Lo que equivale a una buena parte de las emisiones de esos gases. Y esto, como dije antes, pese a que supone un esfuerzo y un coste adicional para sus economías. Algo que resulta muy esperanzador. Quedan once países para llegar a los ciento noventa y cinco. ¿Cuáles son estos y por qué actúan así? He de decir que Naciones Unidas considera a la Unión Europea como una entidad separada de sus 28 miembros, así que la cifra total de participantes es de 196.

El lider norcoreano Kim Jong-un. Periodistadigital.com.

El lider norcoreano Kim Jong-un. Periodistadigital.com.

Entre los once países díscolos, que por motivos distintos han decidido abstenerse, está Corea del Norte, un país autocrático aislado del mundo que niega que exista ningún tipo de cambio climático.

Algún país, como Nepal, que normalmente colabora, aún se está recuperando del enorme terremoto que asoló la región hace unos meses. Siria se encuentra en guerra actualmente. Y Libia, un país rico en petrolero, actualmente se encuentra políticamente muy inestable tras la guerra que acabó con el gobierno de Gadafi en 2011.

Diversas agencias de Naciones Unidas han ayudado a decenas de países en desarrollo a preparar sus planes de acción climática. De hecho, ciento cincuenta países presentaron en Rabat, a mediados del mes de octubre pasado, en un foro coordinado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), sus compromisos medioambientales de cara a la Cumbre Mundial sobre el Cambio Climático ( COP21). De los más de cuarenta países que reciben ayuda de la PNUD sólo Timor Oriental no pudo presentar su compromiso a tiempo, dijo Yamil Bonduki, miembro del programa de desarrollo.

Anotar que el subsecretario general del PNUD es un español, Magdy Martínez-Solimán, que en unas declaraciones realizadas en ese foro dijo que los planes de los países colaboradores “deben ser realistas, homogéneos y cuantificables y poder incorporarse de inmediato a las iniciativas de desarrollo”.

Según Janosz Pastor, asistente del secretario general de la ONU, en declaraciones realizadas en París, algunos países no han podido participar en la cumbre Parisina porque están en situaciones de guerra. “Otros, por diferentes motivos nacionales, no han podido completar su trabajo”, precisó.

El ministro y secretario privado para Políticas Nacionales de Nicaragua, Paul Oquist Kelley. París, 3 dic. 2015. Vivelohoy.com.

El ministro y secretario privado para Políticas Nacionales de Nicaragua, Paul Oquist Kelley. París, 3 dic. 2015. Vivelohoy.com.

Sorprendentemente, varios países latinoamericanos, como Nicaragua, Venezuela o Panamá, tampoco se han sumado a la “descarbonización”, un término novedoso y que se repetirá mucho en el futuro.  Estos países se pueden enmarcar bajo una misma tónica que resumió brevemente en París Paul Oquist, el enviado de Nicaragua: “Los que causaron el problema tienen que resolver el problema “. Otros países que no han presentado sus compromisos son San Cristóbal y Nieves y Tonga, según funcionarios de la ONU.

Nicaragua, aunque expande con rapidez el uso de energía renovable en su país, se niega a presentar un objetivo en las conversaciones internacionales alegando también que la estrategia actual de permitir que los países decidan por sí mismos cuánto recortan sus emisiones de gases de efecto invernadero no funcionará.

“La estrategia que funcionará es la responsabilidad histórica”, ha dicho Oquist en París a Associated Press (AP), pidiendo un sistema que obligue a las naciones ricas a hacer recortes mucho más considerables de lo que han prometido.

Por otro lado están posturas de países como Uzbekistán y Venezuela, que rechazan unirse al compromiso. Ambas naciones son grandes productores de petróleo, pero también son conocidas por sus críticas a otros países occidentales por no hacer más contra el cambio climático.

El ministro venezolano del Poder Popular para Ecosocialismo y Aguas, Guillermo Barreto. 2015. Runrun.es.

El ministro venezolano del Poder Popular para Ecosocialismo y Aguas, Guillermo Barreto. 2015. Runrun.es.

El ministro venezolano del Poder Popular para Ecosocialismo y Aguas, Guillermo Barreto, ha dicho que su país no se pronunciará sobre su compromiso hasta qué no conozca las propuestas de los países ricos para el acuerdo.

Como contrapunto, es muy interesante apreciar la participación, contra todo pronóstico, de una nación castigada por un conflicto interno como es Afganistán, que han decidido unirse a la lucha a pesar de la endeblez política.

Otra de las últimas propuestas llegó de Niue, una empobrecida nación insular del Pacífico con tan sólo unos 1.000 habitantes. El país prometió impulsar la energía renovable para que produzca el 80% de su electricidad para 2025, si recibe asistencia internacional.

Ejemplos a seguir son Noruega y Qatar, países ricos en petróleo que han comprendido que la su dependencia del crudo es un camino de corto recorrido y buscan potenciar las energías renovables.

Otros, como Bolivia y Ecuador, vienen reclamando, ya desde la Cumbre de Copenhague, hace seis años, el pago de una “deuda ecológica” a aquellos que se situaron en la cabeza del pelotón de la industrialización, que son básicamente todos los conocidos como “occidentales”, aunque en realidad se encuentren repartidos por todo el hemisferio (algunos estados europeos, norteamericanos, asiáticos, australianos, “medioorientales”, etc.).

Hace algunos meses, en la capital boliviana, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, planteó que la tecnología y el conocimiento para luchar contra el cambio climático fueran declarados “bienes públicos globales” a fin de que “se garantice su libre acceso” a todos los países.

Pero India no está por la labor, porque todavía tiene al carbón como una de sus fuentes energéticas principales. Como tampoco lo está tampoco Arabia Saudita, que vive sobre un lago de petróleo tapado por la arena del desierto, cuya electricidad tiene su origen, casi de manera exclusiva, en la quema del crudo. Aunque, se ha de decir, esté país esté orientado actualmente en una positiva transición hacia las fuentes energéticas solares.

La deforestación en la reserva Bosawas, en Nicaragua, es fuente de preocupción del gobierno nicaragüense. Dialogochino.net. Foto: Alam Ramírez Zelaya.

La deforestación en la reserva Bosawas, en Nicaragua, es fuente de preocupción del gobierno nicaragüense. Dialogochino.net. Foto: Alam Ramírez Zelaya.

Para satisfacer esta deuda ecológica, no reconocida de manera oficial por las potencias en cabeza, se creó en Copenhague el Fondo Verde de la ONU contra el cambio climático, destinado a ayudar a todos los países firmantes del compromiso para impulsar sus medidas de reducción de gases de efecto invernadero. El Fondo Verde para el Clima es un mecanismo financiero de la Convención Marco de Naciones Unidas contra el Cambio Climático del que se espera que contribuya a que países en desarrollo alcancen los objetivos de reducción o limitación de emisiones y de adaptación a los impactos del cambio climático.

La buena disposición de Barack Obama a que la cumbre de París finalice con un acuerdo que suponga la adopción de medidas prácticas que contribuyan de una manera real a esa reducción se ha hecho patente en París bajo la forma de la ampliación económica de Estados Unidos a ese fondo. Éste empezó con sólo buenas palabras, pero ha ido concretándose con aportaciones crecientes que hoy ya le confieren unos visos de credibilidad de los que carecía hasta hace poco.

No podemos evitar involucrarnos en buscar soluciones a un problema absolutamente dramático para millones de exiliados climáticos que se verían obligadas a abandonar sus tierras durante este siglo si las temperaturas continúan subiendo a lo largo del mismo hasta tres o cuatro grados centígrados más, como sucedería de no tomar medidas preventivas. Algunos hablan de 600 millones de desplazados por falta de suelo seco donde apoyar sus pies en el caso de que esa temperatura aumentase tan sólo 4ºC más. Habría pequeños países que desaparecerían por completo, y algunas de las grandes ciudades del mundo, como Nueva York, Buenos Aires, Sao Paolo, Sidney, Londres, Lisboa, u otras arquitecturalmente tan valoradas como Venecia y otras, se verían afectadas. Y ocurriría lo mismo con millares de otras ciudades costeras más pequeñas, lo que económicamente supondría un dispendio colosal.

Viñeta humorística sobre los efectos planetarios del cambio climático. Jennydemalaga.es.

Viñeta humorística sobre los efectos planetarios del cambio climático. Jennydemalaga.es.

Opino que, por mucho que le pese a alguno, no podemos escudarnos en decir que quienes crearon el problema lo resuelvan. La complicación es que todos viajamos en el mismo barco, y si cuando se produce una vía de agua no acudimos todos a achicarla lo que nos puede suceder es que acabemos todos hundidos.
Naciones Unidas ha vuelto a reiterar su ofrecimiento de ayuda a los países con menos disposición económica, y de cumplir todos los países con sus deberes en la reducción de gases de efecto invernadero no dudo que ésta sería notoria. Con todo, los científicos siguen bastante escépticos en cuanto a que esa merma sea lo suficientemente cuantiosa para impedir que el calentamiento global no vaya más allá de los 2ºC durante este siglo. Incluso renunciando por completo a la utilización de las energías fósiles en la industria, calefacción y transporte. Hace falta más concienciación, más sensibilización, más información, más conciencia del problema y, posiblemente, un cambio de mentalidad global.

También de un control sobre la natalidad. Creo que somos ya demasiados, lamayoría –sobre todo en Occidente- con malos hábitos alimentarios y otros, responsables de una marcada huella ecológica, y el planeta no lo soportar ya. Por suerte, a medida que el nivel económico aumenta, y sobre todo el cultural, la natalidad tiende a disminuir, al contrario de lo que sucedió en otros tiempos.

Se pospone a mañana la presentación del acuerdo de la COP21.

Un grupo de representantes de las ONGs permanece en la entrada de la sesión plenaria para denunciar el primer proyecto d acuerdo de la COP21. Lasprovincias.es. Efe.

Representantes de las ONGs denuncian el primer proyecto de acuerdo de la COP21. 9 dic. 2015. Lasprovincias.es. Efe.

A la hora de cerrar este artículo me llega la noticia, de esta mañana, que el responsable principal de la cumbre, el francés Laurent Fabius, acaba de declarar a la televisora BFM que bo se presentará el texto del acuerdo alcanzado –porque acuerdo habrá, aunque sea ‘descafeinado’- esta noche sino el sábado 12 por la mañana. Fabius se mostró esperanzado los negociadores seguían regateando sobre cómo compartir la carga sobre la lucha del cambio climático y los billones de dólares de inversión que supondrá la transición a escala global hacia una energía limpia.

Un ecologista en El Bierzo.

Los 11 países que no han hecho compromisos climáticos. 04/12/15. Vivelohoy.com.

La cumbre climática de París se ampliará un día. 11/12/15. Vivelohoy.com.

150 países presentan sus compromisos de cara a París. 13/10/15. Eltiempo.com.

España aportará 120 millones al Fondo Verde de la ONU contra el cambio climático. 28/11/14. Compromisorse.com.

Crecimiento económico vs. cambio climático. 30/11/15. Capitalradio.es.

Displacement Solutions alerta sobre la necesidad que tiene de abandonar sus islas un grupo indígena panameño como consecuencia del cambio climático

Una de las islas de San Blas sumergida y abandonada en el Caribe panameño. 2014. Displacementsolutions.org.

Una de las islas de San Blas sumergida y abandonada en el Caribe panameño. 2014. Displacementsolutions.org.

Hace semana y media publiqué un artículo sobre los efectos del cambio del clima en la costa este de Panamá, en concreto en las islas de Guna Yala, en San Blas. Éstas se están viendo invadidas por el océano como consecuencia de la subida del nivel del mar y de las acciones erróneas realizadas por los indígenas  para protegerse de la misma.

Como señalé entonces, el problema se ha visto agravado como consecuencia del cambio metereológico que se está produciendo,  que ha comportado una mayor presencia de tornados, con sus correspondientes tormentas y oleaje, fenómenos que están afectando de pleno a unas islas que ahora se encuentran desprotegidas de sus arrecifes coralinos debido a las prácticas de los nativos que los han deteriorado.

Como consecuencia de la publicación de mi artículo recibí hace unos días el comunicado original sobre esta cuestión, remitido porDisplacement Solutions, un organismo internacional que se dedica al estudio de las migraciones humanas wn relación con el cambio climático. Además se me ha enviado también el estudio realizado íntegro.

He podido apreciar grandes diferencias en la información publicada en diferentes medios partiendo de este comunicado, por lo que finalmente he optado por publicar el original. En cuanto al estudio realizado, puede descargarse tanto su versión española como inglesa desde la página web de la organización.

El comunicado de Displacement Solutions.

Carlos Arenas, de Displacement Solutions. 24 sept. 2014. Displacementsolutions.org.

Carlos Arenas, de Displacement Solutions. 24 sept. 2014. Displacementsolutions.org.

“El gobierno de Panamá tiene que tomar medidas inmediatas para hacer frente a la difícil situación de las comunidades indígenas que están siendo desplazados por el aumento del nivel del mar y de otros fenómenos meteorológicos extremos debido al cambio climático”, dijo Displacement Solutions en un nuevo informe publicado hoy.

“Los Principios Península en Acción: Cambio climático y desplazamiento en la Región Autónoma de Gunayala, Panamá” presenta los resultados de una misión de investigación de Displacement Solutions, una organización internacional de derechos humanos con sede en Ginebra, para evaluar la situación en relación al desplazamiento inducido por el cambio climático en la región de Gunayala, Panamá, donde comunidades indígenas Guna viven en cerca de cuarenta islas a lo largo de la costa este del Caribe.

Scott Leckie, Displacement Solutions. 2014. Foto: Kadir van Lahuizen.

Scott Leckie, Displacement Solutions.org. 2014. Foto: Kadir van Lahuizen.

“El pueblo Guna ya está siendo desplazado en Panamá como resultado del cambio climático. Este es el primer caso documentado de un grupo indígena en América Latina que se ha visto obligado a reubicarse como consecuencia del aumento del nivel del mar “, dijo Scott Leckie, Director Ejecutivo de Displacement Solutions. “El desplazamiento climático ya está ocurriendo en países como Bangladesh, los EE.UU., a lo largo de los pequeños Estados insulares del Pacífico, Vietnam y en otros lugares, pero la situación en Gunayala es el primer caso que conocemos en América Latina de desplazamiento climático a gran escala”, añadió Leckie.

El informe pone de relieve el impacto de una serie de desastres naturales y de eventos relacionados con el clima en las islas Gunayala en los últimos diez años. Como resultado de las fuertes tormentas y el aumento del nivel del mar las comunidades isleñas están siendo inundadas por el mar. Junto con el crecimiento poblacional, esto ha ocasionado que cada vez haya un espacio más reducido en las islas para que vivan allí las comunidades indígenas. Los habitantes de las islas han recurrido al uso de los arrecifes de coral que rodean las islas para construir barreras para contener el mar y para ampliar su masa de tierra, lo que ha derivado en la presión de algunos grupos ecologistas interesados en la protección de los arrecifes de coral para que los Guna abandonen las islas, lo que complica aún más una situación de por sí difícil.

El informe llega a la conclusión de que unas 30.000 personas Guna en última instancia serán desplazadas como resultado de eventos relacionados con el clima. Hasta el momento no se ha llevado a cabo ninguna planificación oficial para hacer frente a la situación y no hay ningún lugar con suficiente vivienda o infraestructura para que ellos se puedan trasladar. Si bien Panamá ha establecido un impresionante sistema de gestión del riesgo de desastres, como es el caso en otras partes del mundo donde el cambio climático ya está teniendo lugar, este sistema ha sido lento en reconocer los riesgos que plantea el desplazamiento por el cambio climático. Displacement Solutions hace un llamado a las autoridades panameñas para que adopten medidas urgentes para hacer frente al impacto del cambio climático en las comunidades isleñas.

Congreso de líderes de Kuna Yala. Gunayala.org.pa.

Congreso de líderes de Kuna Yala. Gunayala.org.pa.

“Es hora de que las autoridades panameñas tomen medidas para hacer frente al desplazamiento climático que ya está en marcha en Gunayala,” dijo Scott Leckie. “A menos que las autoridades nacionales tomen medidas inmediatas para hacer frente a la situación, existe un grave riesgo de que se produzca un desastre natural extremo relacionado con el clima, que obligue a un caótico reasentamiento involuntario de un gran número de personas para las que no se han hecho los preparativos necesarios. Esto se puede evitar si se operacionalizan en Gunayala, a la mayor brevedad posible, los excelentes sistemas nacionales de gestión del riesgo de desastres que ya se han establecido en Panamá”.

El informe destaca la necesidad de que el gobierno apoye los esfuerzos que el mismo pueblo Guna ya ha venido llevando a cabo para iniciar el proceso de traslado al continente antes de que las islas sean inhabitables. Durante casi cuatro años la población Guna de la isla de Gardi Sugdub ha estado trabajando para reubicar a su comunidad, de unos 1.000 habitantes, a un lugar más seguro en el continente. Un proyecto planeado para proporcionar alojamiento alternativo a un pequeño número de quienes se verán forzados a trasladarse fue posteriormente abandonado por el Ministerio de la Vivienda.

Bandera de Kuna Yala. Gunayala.org.pa

Bandera de Kuna Yala. Gunayala.org.pa

“Como se trata de la primera situación importante de desplazamiento climático en la región, ofrece el gobierno panameño una oportunidad única”, dijo Scott Leckie. “Si el gobierno apoya un proyecto piloto para trasladar de forma segura a los Guna de las islas al continente, de una manera bien gestionada, bajo el liderazgo de la misma comunidad y apoyado de una manera adecuada, esto podría servir de modelo para hacer frente al desplazamiento climático no sólo en la región, sino en todo el mundo”.

El informe también se centra en la necesidad de preservar la cultura única del pueblo Guna. “En los últimos años el gobierno ha hecho esfuerzos sin precedentes para hacer frente a las desigualdades en el tratamiento de los grupos indígenas en Panamá”, dijo Scott Leckie. “Estos ambiciosos esfuerzos deben expandirse para hacer frente a la situación del desplazamiento climático del pueblo Guna en Gunayala”.

Displacement Solutions hace un llamando para el inicio de un proceso de planificación a fondo para hacer frente a los desplazamientos fruto del cambio climático en Gunayala, en línea con los principios internacionales. La misión de investigación utilizó los Principios de Península sobre el Desplazamiento Climático como un marco de referencia para evaluar la situación en Gunayala y para hacer recomendaciones en cuanto a las acciones que se requieren para asegurar que los derechos humanos de las comunidades afectadas o amenazadas por el desplazamiento climático sean protegidos de una manera integral. Los Principios de Península sobre el Desplazamiento Climático son el primer instrumento jurídico internacional sobre los derechos de los desplazados climáticos a ser reubicadas y realojados, y las obligaciones de los Estados y de la comunidad internacional hacia ellos.

Comunicado de Displacement Solutions. 24/09/14.

Islas Guna Yala, San Blas, Panamá. 2014. Quieroofertas.com.

Islas Guna Yala, San Blas, Panamá. 2014. Quieroofertas.com.

Estudio revela hundimiento en isla de Guna Yala. 24/09/14. Telemetro.com.

Cambio climático y desplazamiento en la región autónoma de Gunayala, Panamá. Julio 2014. Displacementsolutions.org. Pdf.

Algunas islas caribeñas preparan su evacuación debido al deterioro humano de la protección arrecífera y el cambio climático.
29/10/14. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

La isla de Gardi Sugdub, Gunayala, Panamá, tendrá que ser deshabitada. Fuente: telemetro.com.

La isla de Gardi Sugdub tendrá que ser deshabitada. Fuente: telemetro.com.

TL8F Le niveau de la mer. McGill University. https://www.youtube.com/watch?v=dLKJMFaGvaw

Un joven holandés descubre un sistema eficaz para limpiar los océanos de basura plástica

Instalación concebida por 'The Ocean Cleanup' para la limpieza de los océanos. 2014. Fuente: Inhabitat.com.

Instalación concebida por ‘The Ocean Cleanup’ para la limpieza de los océanos. 2014. Fuente: Inhabitat.com.

“La historia humana es básicamente una lista de cosas que no se podían hacer, y luego se hicieron”, dice Dutchman Boyan Slat, un joven holandés que con solo diecinueve años de edad combina el ecologismo con la tecnología para hacer frente a un grave problema de sostenibilidad medioambiental como es la presencia de millones de kilos de materiales plásticos flotando en los océanos de todo el mundo (UNEP 2005).

He de aclarar que he encontrado escasa información sobre el proyecto de Boyan salvo la de su propia página web. En ésta, en una pestaña dedicada a la prensa, hay un artículo propio que habla del proyecto, aunque no aparecen recortes de prensa de otros medios. Cierto que hay un video en You Tube sobre el proyecto, pero me hubiese gustado encontrar algo más en la prensa internacional.

El joven inventor Dutchman Boyan SlatBoyan. Theoceancleanup.com.

El joven inventor Dutchman Boyan Slat. Theoceancleanup.com.

Así pues me remito a lo publicado en ‘The Ocean Cleanup’, esperando que alguno de mis lectores pueda ampliar la información sobre lo que yo recojo aquí. Esa página web cuenta con 300 seguidores en Google+.

Dice Boyan que en una ocasión, mientras con dieciséis años buceaba en Grecia, se sintió frustrado al ver que flotaban en el mar “más bolsas de plástico que peces”. Fue entonces cuando se preguntó: “¿por qué no podemos limpiar esto.”

Aunque todavía frecuentaba la escuela secundaria Boyan decidió dedicar tiempo a investigar el problema de la contaminación marina por el plástico. Un material poco degradable que llega a los océanos desde las embarcaciones de todo tipo que lo surcan y también a través de los ríos. De esa reflexión surgió en última instancia al concepto de limpieza pasiva que el inquieto inventor presentó en una conferencia TEDx en 2012.

En ese momento Boyan pospuso sus estudios de primer año de Ingeniería Aeroespacial para dedicarse por completo al desarrollo de la idea concebida y así poder demostrar que era técnicamente factible y económicamente viable. En concreto, pensó que en lugar de gastar energía yendo a buscar los plásticos sería más práctico esperar a que éstos se acercasen hasta nosotros. La construcción de una serie de barreras flotantes serviría para atrapar y concentrar el plástico flotante y su posterior reciclado. Este tipo de construcción permite que la corriente oceánica pase por debajo y así evita la captura accidental de animales marinos.

En 2012, y siempre según el citado blog, el proyecto de limpieza oceánica ‘The Clean Oceanup’ fue premiado como Mejor Diseño Técnico por la Universidad Tecnológica de Delft. Además, Boyan habría sido reconocido como uno de los veinte Jóvenes Empresarios Worldwide (Intel EYE50).

El pasado 3 de junio de 2014, en Nueva York, Boyan presentó un informe de viabilidad de 530 páginas, escrito por 70 personas, proponiendo un método factible para retirar del mar, en sólo 10 años, casi la mitad de la basura plástica que hay en el océano Pacífico.

El informe sería el resultado ”de más de un año de investigación científica extensa en ingeniería, oceanografía, ecología, derecho marítimo, las finanzas y el reciclaje”. El estudio de viabilidad del proyecto habría contado, -siempre según las fuentes del inventor- con financiamiento público y otras contribuciones económicas. La página web insiste en que esta investigación fue realizada por un equipo internacional “de más de cien expertos, en su mayor parte de manera voluntaria”.

Financiación del proyecto por microfinanciación.

Los cinco principales giros que acumulan la basura plástica oceánica. Theoceancleanup.com.

Los cinco principales giros que acumulan la basura plástica oceánica. Theoceancleanup.com.

Por otra parte Boyan, tras concluir el año pasado con éxito una prueba en las Islas Azores, habría lanzado una campaña para recaudar fondos para su proyecto. Para ello ha establecido un programa de microfinanciación (crowdfunding) que pretende recaudar dos millones de dólares en cien días (a partir del 3 de junio) y que requiere la participación de unas 322.062 personas aportando al menos 6,21 dólares americanos cada una. Esta recaudación permitiría “optimizar nuestra investigación distribución vertical y para desarrollar y construir nuestro equipo”, asegura el inventor. En el momento de subir este artículo a la red ya contaba con 36% de la financiación programada cubierta mediante este sistema.

Según Boyan el proyecto precisaría todavía de diversas colaboraciones voluntarias en diversas disciplinas, tales como el diseño gráfico, medios de comunicación social y finanzas, con residencia de los voluntarios, a ser posible, en los Países Bajos.

Basura plástica en los océanos.

Cadena trófica de contaminación plástica al hombre. Theoceancleanup.com.

Cadena trófica de contaminación plástica al hombre. Theoceancleanup.com.

Personalmente no tomé conciencia del problema que representa la presencia del plástico en los mares, o al menos de su magnitud, hasta que visité el Museo del Calamar Gigante en Luarca (Asturias), hace cuatro años. Allí me informé de cómo millones de toneladas de plástico contaminaban nuestros océanos, concentradas en cinco corrientes rotativas llamadas giros, que matan a más de un millón de aves marinas y hasta cien mil mamíferos marinos (Laist, 1997). Además, se sospecha que esta grave contaminación podría tener un impacto en la salud humana y que sería la causa directa de daños económicos que se cuantifican en miles de millones de dólares.

De este modo, y según una referencia aportada por Boyan, en estos giros habría hasta seis veces más de plástico que zooplacton (pesado en seco). (Moore et al., 2001).

En lo que me concierne, iinicialmente creí que el plástico, agrupado por las corrientes giratorias, formaba una especie de gigantescas “islas” plagadas de residuos. Una creencia que la web de Boyan desmiente en su apartado sobre preguntas más comunes, al señalar que los plásticos, en realidad, se dispersan a través de millones de kilómetros cuadrados. Por otra parte, según esta misma información, las mayores concentraciones de plásticos se producirían en, o cerca de, la superficie. Según las pruebas llevadas a cabo por ‘The Ocean Cleanup’, en el Atlántico Norte, aproximadamente el 80% del plástico presente en los cinco primeros metros de la columna de agua se situaría entre los 2 y 3 metros de profundidad.

Estación Ocean Cleanup. 2014. Theoceancleanup.

Estación Ocean Cleanup. 2014. Theoceancleanup.

El invento propuesto por Boyan utilizaría las corrientes y los vientos oceánicos naturales para transportar pasivamente los plásticos hacia una plataforma de recogida.

Boyan insiste en que para acabar, o al menos frenar, este problema lo primero que deberíamos hacer es “cerrar el grifo”. Es decir, evitar que vayan a parar a los océanos más plásticos. Pero deja claro que ésta no es una solución que hará desaparecer a los que ya flotan en los océanos. Una limpieza que -subraya- se ha considerado generalmente imposible debido a su elevadísimo coste.

“El efecto ecológico de la contaminación del plástico –continúa- se ha de considerar a largo plazo”. En los últimos años, la atención se estaría centrando en el estudio de partículas muy pequeñas de plástico (nano-plásticos resultantes de la degradación de los desechos de plástico más grande), pero Boyan aclara que aún se sabe poco sobre los efectos a largo plazo.

Estación Ocean Cleanup. Theoceancleanup.com.

Estación Ocean Cleanup. Theoceancleanup.com.

Dado que los puntos donde tienden a acumularse los plásticos se encuentran fuera de los territorios nacionales Boyan medita que ningún país puede ser considerado responsable de esta contaminación, y que por lo tanto tampoco lo es de buscar una solución al problema. De ahí que encuentre lógico pensar que puedan ser organismos intergubernamentales o iniciativas privadas las que tengan que asumir tal responsabilidad. Boyan considera que en diez años podrían recogerse hasta setenta millones de kilos de plástico sólo en el océano Pacífico Norte.

Actualmente el proyecto de investigación planteado por Boyan se encontraría en su fase piloto, con una duración prevista de tres o cuatro años. En esta fase de pruebas tiene planeado recoger nuevos datos sobre temas estructurales y físicos relacionados con la instalación de captura. Una estructura que habría sido diseñada para soportar olas de una altura de hasta 5,5 metros, lo que permitiría que el sistema funcione prácticamente todo el tiempo.

Paneles solares en la Estación Ocean Cleanup. 2014. Theoceancleanup.com.

Paneles solares en la Estación Ocean Cleanup. 2014. Theoceancleanup.com.

El plástico que se almacenaría en estas zonas de acumulación de residuos tendría que ser vaciado aproximadamente cada mes y medio, según el tamaño de la instalación. Después, según los inventores, este plástico podría ser convertido en aceite o tratado mecánicamente para transformarlo en nuevos productos.

Un ecologista en El Bierzo.

19-Year-old invents feasible solution to cleanup ocean garbage patches (en inglés). Theoceancleanup.com.

Fotografías relacionadas con la investigación. Theoceancleanup.com.

Inauguración del Centro de Interpretación del Calamar Gigante en Luarca. 25/08/10. Ecobierzo.org.

Veinte años después seguimos pagando 40.000 euros diarios por la custodia de los residuos radioactivos de Vandellós I

Vista aérea de Vandellós I en el año 1989.

Pasan los días raudos y la falta de tiempo me obligó a dejar en el tintero una efeméride importante, la sucedida veinte años atrás cuando un grave incendio provocó la más grave alerta nuclear conocida en nuestro país, que estuvo muy cerca de convertir a la central de Vandellós I, en Tarragona (Cataluña), en un nuevo Chernóbil. Me estoy refiriendo a la alerta del 19 de octubre de 1989.

Hace veinte años, en la central de Vandellós I, -la única del tipo de grafito-gas en España-, se declaró un incendio en la turbina. Esto, indirectamente, provocó una importante inundación y, como consecuencia, numerosas disfunciones en varios sistemas que aseguraban la correcta refrigeración del reactor. El suceso ocurrió a las 21:39 horas, mientras la central funcionaba a pleno rendimiento.

El incidente, que fue calificado por el Centro de Seguridad Nacional (CSN) como de nivel 3 en la escala INES (de 0 a 7). La extrema gravedad del suceso provocaría el cierre de la producción eléctrica, y finalmente el desmantelamiento de la planta a partir del año 1998.

Según el CSN, Vandellós I aportaba a la red eléctrica 480 MWt de potencia cuando  se inauguró  en 1972. Constaba de un reactor de tipo GCR (grafitouranio natural) refrigerado por gas (CO2), el único de este tipo construido en España. La Wikipedia señala que fue propiedad de la compañía Hispano-Francesa de Energía Nuclear, S. A. (Hifrensa)  y que durante los 17 años de su actividad generó un total de 55.647 GWh.

La central nuclear de Vandellós, con sus dos grupos (Vandellós I y Vandellós II), al igual que la de Ascó, estuvo gestionada por la Asociación Nuclear Ascó-Vandellós, una empresa participada conjuntamente por Endesa e Iberdrola en porcentajes que no puedo precisar.

Finalizada su explotación comercial, tras el incendio ocurrido en 1989, se inició su desmantelamiento parcial en virtud de la Orden Ministerial de fecha 28 de enero de 1998. Esta orden transfirió la titularidad de la instalación a Enresa, a la vez que autorizaba la ejecución de las actividades de desmantelamiento reflejadas en el Plan de desmantelamiento y clausura de Vandellós I (PDC).

Veinte años después.

Hoy, dos décadas después de lo que pudo ser un accidente con letales consecuencias para la población, ésta no olvida. Sus vidas corrieron un grave peligro en un radio de varios kilómetros en torno a la central. Y hubo una enorme confusión, que se intentó ocultar, y que no culminó de manera trágica sólo porque el reactor no llegó a fundirse. Aunque estuvo muy cerca de hacerlo. Faltaron tan sólo tres grados, según los expertos, para que todo se hubiese ido al garete.

Por desgracia, esta planta nuclear era la única que no contaba con un representante en permanencia del CSN. Por esto se tardó en despachar la orden pertinente de evacuación del entorno de la central. Y si la temperatura del reactor hubiese subido tan sólo tres grados más se habría producido la fusión del reactor. Como ocurrió en Chernóbil, con las consecuencias desastrosas que ya son conocidas.

¡Pudo pasar lo peor! Felizmente no llegó a producirse una emisión radiactiva al exterior. Pero el accidente comportó el cierre de la central y el primer desmantelamiento de una planta nuclear en nuestro país. Aunque el reactor tendrá que permanecer unos 25 años en fase de latencia antes de poder ser definitivamente clausurado.

El coste del almacenamiento de los residuos radiactivos de Vandellós I.

Los residuos generados por la central nuclear continúan costando al erario español 40.000 euros… diarios. Veamos… son más de 6,5 millones de pesetas al día. ¡Para que luego nos digan que la energía nuclear resulta barata! Es lo que dicen las empresas eléctricas y sus accionistas, que reciben los beneficios, pero las deudas siempre se arreglan para que las pagamos entre todos. Y “ellos” piensan que somos muchos los que podemos pagar.

El último y más sangrante ejemplo de esta manera de pensar -en la que los beneficios se privatizan y las pérdidas se sociabilizan- lo acabamos de vivir recientemente con los préstamos millonarios realizados a la banca. Y no sólo en nuestro país. Lo que ha contribuido a aumentar sus beneficios de éstos (que han vuelto a repetir este año, aunque algo inferiores). Sin embargo, el crédito europeo sigue sin verse reflejado en el préstamo a los particulares (para el pago de hipotecas) o a la pequeña y mediana empresa.

Un “anécdota” relacionada con los residuos radioactivos.

Los residuos nucleares sabemos en donde se producen, pero lo que no suele estar tan claro donde acaban. En cualquier caso, los de Vandellós I seguimos preguntándonos qué hacer con ellos, y en donde depositarlos, porque  continúan sin conocer un destino definitivo.

De hecho, -y perdonen la ironía- siempre nos queda el recurso de meterlos dentro de un barco desvencijado que hundiremos después frente a la costa de nuestro peor enemigo. Sin duda es lo que debieron pensar algunos poco escrupulosos empresarios, en este caso miembros de la Cosa Nostra, que ni cortos ni perezosos se apuntaron a la idea de comprar los excesos de plutonio de algunas centrales nucleares europeas para, según explicaban, asegurarles un depósito seguro. ‘Curiosamente’, los representantes de los países que trataron con estos ejecutivos, de impecable apariencia y educación, no llegaron nunca a sospechar que pudieran pertenecer a la mafia.

El asunto se destapó cuando un arrepentido, a cambio de la protección de la Policía italiana, confesó como varios buques habían sido hundidos, -no en Somalia o en medio del océano Atlántico o Pacífico-, sino ¡frente a la costa tirrena! Estas declaraciones aclararon la duda que tenía en ascuas a los profesionales sanitarios, que no entendían porqué en una franja determinada de la costa italiana habían aumentado los casos de cáncer. Es esta una historia que parece sacada de un cuento de ciencia ficción, pero cierta. Es sabido que la realidad supera a veces a cualquier cosa imaginable.

La situación a día de hoy.

El aspecto que hoy ofrece el complejo Vandellós I es sensiblemente distinto al de veinte años atrás. La Dirección General de Política Energética y Minas del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio autorizó el 17 de enero de 2005 el comienzo de la fase de latencia de la instalación nuclear, quedando Enresa como titular de la misma y como responsable de la ejecución de las actividades de vigilancia y mantenimiento. El cajón del reactor, un edificio blanco de 87 metros de altura que lo protegía, fue sustituido por otro que se integra mejor con el entorno, mientras que el resto de las instalaciones desapareció con el desmantelamiento.

Pero no muy lejos aún continúa funcionando el otro reactor del complejo: el de Vandellós II. Y veinte años más tarde, España sigue pagándole a Francia por almacenar los residuos radiactivos de Vandellós I. Esa factura, a partir del 2011, ascenderá a casi 60.000 euros diarios.

El almacén temporal centralizado de residuos radiactivos de alta actividad (ATC), que estaba previsto para el año 2010, continúa siendo todavía un proyecto sobre el papel. Este retraso, que han ido acumulando los sucesivos gobiernos españoles, obligará a prolongar el alquiler que España abona a Francia por almacenar los residuos radioactivos de la central.

En 1994, Hifrensa, la empresa franco-española propietaria de Vandellós I, firmó con la francesa Cogema (el centro donde se ubican los residuos) el pago – ahora actualizado en euros – de casi 250 millones por seis años, hasta la fecha en que se preveía que el ATC estaría listo en nuestro país.

Enresa considera que este alquiler costaría, a partir de enero del 2011, más de 21,5 millones de euros al año, lo que significa casi 60.000 euros diarios, unos 20.000 más de los que se viene pagando actualmente. ¿Ahora entienden por qué nos resulta tan cara la electricidad?

Sin embargo, todavía queda pendiente la decisión más controvertida: ¿dónde construir el ATC? Por suerte para el gobierno español, dado lo litigiosas que suelen ser estas cuestiones, parece que no faltan poblaciones dispuestas a custodiarlos. Eso sí, a cambio de réditos substanciosos que compensen, o consigan hacer olvidar a los vecinos, los posibles perjuicios que puedan sufrir.

El destino final de los residuos de la nuclear clausurada continúa siendo, pues, uno de los flecos que siguen pendientes veinte años después del incendio.

La cronología de un accidente que pudo haber tenido consecuencias desastrosas.

Junio 1986. El CSN requiere a Hifrensa que continúe el proceso de reevaluación de la seguridad exigido meses antes y que implante con carácter de “urgencia” cinco modificaciones de diseño.

Octubre 1989. Se produce un incendio en la turbina.

Julio 1990. El Ministerio de Industria decreta el cierre definitivo de la central.

Octubre 1994. La fiscalía de la Audiencia Provincial de Tarragona acusa de delito de riesgo a tres directivos de Hifrensa y a dos ex altos cargos del CSN.

Febrero 1998. Enresa inicia el desmantelamiento de la central, presupuestado en 14.800 millones de pesetas.

Enero 2000. Comienza el juicio pese al intento de la defensa de sobreseer el caso. Dos meses después, la Audiencia absuelve a los directivos del CSN y de Vandellós al no poder demostrar que hubo negligencia.

Junio 2003. Enresa culmina el nivel 2 del desmantelamiento: el derribo de todas las instalaciones excepto el cajón que aloja el reactor nuclear, que permanecerá en fase de latencia durante 25 años más.

Un ecologista en El Bierzo.

Nota: El elevado coste de las medidas exigidas por el organismo regulador español (CSN) para corregir las irregularidades detectadas tras el incendio hicieron que la empresa explotadora decidiera su cierre definitivo. En 2028 se procederá al ejecutar el nivel 3 del desmantelamiento, que consiste en el desmantelamiento del cajón del reactor para liberar totalmente el emplazamiento. Durante el periodo de latencia el cajón permanecerá encerrado en un revestimiento, realizado en acero galvanizado, que queda separado 1,5 metros del cajón, arranca en la cota +16 y se eleva 6 metros por encima de la losa del cajón, en la cota +63, en donde se ha colocado una cubierta. El peso de esta estructura es de 350 toneladas y está diseñada para aguantar rachas de vientos a más de 200 km/h y precipitaciones de 140 l/m².

Los residuos de la central nuclear Vandellòs I aún no tienen destino. 19/10/09. Lavanguardia.es.

Conmemoración del accidente nuclear de Vandellós I. Ecologistasenaccion.org.

Exposició: 20 anys de l’ accident de Vendellòs I (Exposición: 20 años después del accidente de Vandellòs I) (en catalán). Scribd.com.

Información del CNS sobre Vandellós I. Csn.es.