Archivo de la etiqueta: Organismos Genéticamente Modificados

‘Peterhouseproduction’ presenta la ‘Historia de la alimentación en dos minutos’

Los padres deberían controlar si  lo que comen sus hijos es lo más adecuado para su salud. Teatrevesadespertar.wordpress.com.

Los padres deberían controlar si lo que comen sus hijos es lo más adecuado para su salud. Teatrevesadespertar.wordpress.com.

La alimentación es un derecho humano fundamental. Éste debería de ser ya de por sí un motivo suficiente para que no la dejásemos en las manos de las multinacionales y grandes superficies de distribución, dado que éstas tienen como objetivo principal, cuando no único, la búsqueda del mayor beneficio económico posible, con el resultado de todos conocido: explotación laboral, piratería económica, presencia en los puntos de venta de alimentos de baja calidad y poco saludables, etcétera. Y como corolario nefasto de todo esto la traída de la miseria a grandes territorios del planeta, el empobrecimiento del campesinado y la liquidación de su saber tradicional.

El siguiente video, que encontré en ‘Despertares’, muestra en poco más de dos minutos una interesante reflexión sobre cómo ha llegado la humanidad a basar su cultura en un sistema alimenticio aberrante. Una organización mundial promovida por una sospechosa industria que nos engorda con todo género de variadas sustancias, en ocasiones bastante alejadas de lo que podríamos considerar como una producción saludable para los consumidores.

‘La Ortiga’: diez años de cooperativismo produciendo alimentos sanos.

Consumo responsable. Fuente: laortiga.com.

Consumo responsable. Laortiga.com.

En este sentido, me parecen muy interesantes las iniciativas orientadas a la creación de cooperativas de producción y consumo de alimentos, más aún si estos son ecológicos, ya que éstas nos aseguran la necesaria soberanía alimentaria –entendida como la no dependencia de las grandes multinacionales- y la mejor calidad en lo que comemos. También contribuyen a acercar los alimentos a los consumidores y por esta razón su huella ecológica es menor.

En Andalucía, que está pasando en la actualidad por una situación laboral difícil debido a la crisis, el 8 de junio de 1993 cuatro agricultores y 23 consumidores se concertaron para la compraventa de productos ecológicos y crearon La Ortiga’, una cooperativa que cuenta con 20 productores agroecológicos y da de comer a más de 700 socios, además de tener dos locales y seis empleados. Cada año mueve aproximadamente medio millón de euros, una cifra relativamente elevada, pero su espíritu inicial ha permanecido inalterado.

Tienda de 'La Ortiga' en Sevilla. Fuente: laortiga.com.

Tienda de ‘La Ortiga’ en Sevilla. Laortiga.com.

‘La Ortiga’ es un proyecto de economía alternativa y solidaria que lucha por la transformación social “ejerciendo nuestro poder como consumidores”, según precisa la propia cooperativa en su página web. Es miembro de la Federación Andaluza de Consumidores y Productores Ecológicos (FACPE) y destaca como uno de sus objetivos principales “potenciar que los agricultores fijen sus precios sin intermediarios”. Su experiencia pionera resiste y crece incluso en los tiempos difíciles que estamos viviendo.

España, en cabeza de la producción de alimentos transgénicos.

Puestos a hablar de alimentos he pensado que valía la pena recordar que nuestro país destaca por su amplia producción de transgénicos, los cuales ocupan en la actualidad más de cien mil hectáreas del territorio nacional.

Para que podáis comparar con la situación de otros países europeos tan sólo diré que en Italia únicamente se cultiva una hectárea de estos organismos genéticamente modificados (OGM). Y preguntaréis: ¿por qué es esto así? Pues sencillamente porque el Senado italiano aprobó en su día, por unanimidad, una orden que obliga a los ministerios de Agricultura, Ambiente y Sanidad, a adoptar la “cláusula de salvaguardia” establecida por la Unión Europea (UE) en relación con los cultivos transgénicos.

Se trata de una norma adoptada en 2001, que aunque discutida permite a cualquier país de la eurozona prohibir este tipo de cultivos, incluso cuando la normativa comunitaria los haya autorizado. Otros países de la UE, como Francia, también han recurrido a esta cláusula aunque esta decisión les haya obligado a presentar recursos ante la corte de Estrasburgo.

En España tanto el gobierno socialista como el popular han sido extremadamente lasos con el tema. Todavía desconocemos hasta qué punto tal situación está relacionada con las presiones de la embajada estadounidense para que el gobierno español potenciara el cultivo de los transgénicos en nuestro país. Como muchos recordaréis, estas revelaciones salieron a la luz gracias a la difusión por Wikileaks de esta correspondencia secreta.

Un ecologista en El Bierzo.

Cartel en madera de 'La Ortiga'. Fuente: laortiga.com.

‘La Ortiga’. Laortiga.com.

La Ortiga veinte años de agroecología y consumo responsable: presente y futuro como utopía realizable. 03/06/13. Tercerainformacion.es.

La Ortiga. Calle Tigris esquina Séptimo Día. 41020 – Sevilla. Teléfono: 954 250 678.

Historia de la alimentación en dos minutos. 11/06/13. Teatrevesadespertar.wordpress.com.

Historia de la Alimentación en dos minutos. 21/05/13. Youtube.com. Peterhouseproduction.

La ‘Historia de la alimentación en dos minutos’, por Peterhouseproduction

Los padres deberían prestar más atención a lo que comen sus hijos. Fuente: teatrevesadespertar.wordpress.com.

Los padres deberían prestar más atención a lo que comen sus hijos. Fuente: teatrevesadespertar.wordpress.com.

La alimentación es un derecho humano fundamental, por lo que no podemos dejar su cuidado en manos de multinacionales y grandes superficies de distribución dado que, como es sabido, estas agrupaciones empresariales tienen como objetivo central, cuando no único, la búsqueda del máximo beneficio económico. El resultado es conocido: piratería económica, explotación laboral, alimentos de baja calidad y poco saludable, miseria en grandes territorios del planeta, explotación laboral, esquilmo del campesinado y liquidación de saberes y tradiciones.

Un video de Peterhouseproduction, publicado en ‘Despertares’, muestra en poco más de dos minutos una interesante reflexión sobre cómo ha llegado la humanidad, “tan moderna y desarrollada”, a basar su cultura en un sistema alimenticio aberrante promovido por una sospechosa industria que nos engorda con todo tipo de sustancias, aunque éstas estén muy alejadas de lo que podamos considerar como una producción alimentaria saludable para nosotros.

‘La Ortiga’: diez años de cooperativismo produciendo alimentos sanos.

Tienda de 'La Ortiga' en Sevilla. Fuente: laortiga.com.

Tienda de ‘La Ortiga’ en Sevilla. Fuente: laortiga.com.

En este sentido son muy interesantes las iniciativas orientadas a la creación de cooperativas de producción y consumo de alimentos, más aún si son ecológicos, ya que nos aseguran la soberanía alimentaria –entendida como la no dependencia de las grandes multinacionales- y la calidad de lo que comemos. También contribuyen a acercar los alimentos a los posibles consumidores y por esto generan una huella ecológica menor.

En Andalucía, que está pasando por momentos muy difíciles desde el punto de vista laboral, el 8 de junio de 1993 cuatro agricultores y 23 consumidores se pusieron de acuerdo para la compraventa de producto ecológicos y crearon ‘La Ortiga’, una cooperativa que tiene registrados a 20 productores agroecológicos y da de comer a más de 700 socios consumidores, además de contar con dos locales y seis empleados. Cada año mueve aproximadamente medio millón de euros, aunque su espíritu inicial permanece inalterado.

‘La Ortiga’ es un proyecto de economía alternativa y solidaria que lucha por la transformación social “ejerciendo nuestro poder como consumidores”. Es miembro de la Federación Andaluza de Consumidores y Productores Ecológicos (FACPE) y uno de sus objetivos es “potenciar que los agricultores fijen sus precios sin intermediarios”. Su experiencia pionera resiste y crece incluso en los tiempos difíciles que estamos viviendo.

España, en cabeza de la producción de alimentos transgénicos.

Consumo responsable. Fuente: laortiga.com.

Consumo responsable. Laortiga.com.

Y ya puestos a hablar de alimentos, recordaré que nuestro país destaca por la amplia producción de transgénicos, que ocupan más de cien mil hectáreas de nuestro territorio. Para que os hagáis una idea os diré que en Italia solo se cultiva una hectárea de Organismos Genéticamente Modificados (OGM). Y, preguntaréis: ¿por qué es esto así? Pues sencillamente porque el Senado italiano aprobó en su día, por unanimidad, una orden que obliga a los ministerios de Agricultura, Ambiente y Sanidad, a adoptar la “cláusula de salvaguardia” establecida por la Unión Europea (UE) con respecto a los cultivos transgénicos.

Esta norma, adoptada en 2001 no sin cierta discusión, permite que un paísde la eurozona pueda prohibir este tipo de cultivos aun cuando la normativa comunitaria los haya autorizado. Otros países de la UE, como Francia, han recurrido a la misma cláusula de salvaguardia, aunque hayan tenido que enfrentarse a la corte de Estrasburgo.

En nuestro país, tanto el gobierno socialista como el popular han sido extremadamente laxos con el tema. Es posible que en la mente de algunos estén todavía presentes las presiones de la embajada estadounidense para que se potencie el cultivo de los transgénicos en España, revelación que se hizo públicas gracias a los cables difundidos por Wikileaks.

Un ecologista en El Bierzo.

Historia de la alimentación en dos minutos. 11/06/13. Teatrevesadespertar.wordpress.com.

La Ortiga veinte años de agroecología y consumo responsable: presente y futuro como utopía realizable. 03/06/13. Tercerainformacion.es.

Historia de la Alimentación en dos minutos. Youtube.com. 21/05/13. Youtube.com. Peterhouseproduction.

La Ortiga, Sevilla Este. C/ Tigris esquina Séptimo Día. 41020 Sevilla. Teléfono: 954 250 678

El Parlamento catalán rechaza una Iniciativa Legislativa Popular contraria a los cultivos transgénicos

Activistas de 'Som lo que sembrem' en huelga de hambre contra los transgénicos frente al Parlamento de Cataluña. Fuente: somloquesembrem.wordpress.com. Barcelona, junio 2009.

Activistas de ‘Som lo que sembrem’ en huelga de hambre contra los transgénicos frente al Parlamento de Cataluña. Fuente: somloquesembrem.wordpress.com. Barcelona, junio 2009.

La lucha de los ecologistas contra el cultivo de los transgénicos, también conocidos como Organismos Genéticamente Modificados (OGM), se extiende por todas partes de manos de una ciudadanía que percibe en ellos un peligro para su seguridad alimentaria y para la de la diversidad de cultivos creada durante siglos de amoroso esfuerzo y dedicación de los agricultores. Algunos, entre los que me incluyo, también ven en ellos el peligro de la monopolización de los cultivos por parte de unas pocas empresas multinacionales que, con sus patentes y con la ley de por medio, podrían acabar condenando al hambre a millones de seres humanos.

Barcelona, 28 de junio 2009: 106.000 firmas, una manifestación y una huelga de hambre en contra de los transgénicos.

Cartel. Manifestación contra los transgénicos. Barcelona, 28 junio 2009. Somloquesembrem.wordpress.com.

Cartel. Manifestación contra los transgénicos. Barcelona, 28 junio 2009. Somloquesembrem.

Han pasado algunos días desde que Montse, una compañera de ‘Ecologistes en Acció Catalunya’, me enviara un email de socorro. Seis activistas se encontraban en huelga de hambre ante el Parlamento catalán apoyando una iniciativa Legislativa Popular (ILP) promovida por la plataforma ‘Som lo que sembrem‘. La ILP pide al Gobierno de la Generalidad la prohibición del cultivo de los OGM en suelo agrícola, que se  etiqueten los alimentos transgénicos, una moratoria a su desarrollo y una investigación independiente sobre sus efectos sanitarios y ambientales.

Hasta aquí sólo cordura en el estado más puro.

En su escrito Montse se queja amargamente de que el maíz transgénico se está ‘cargando’ las variedades naturales “a una velocidad supersónica” y que pronto tendremos que comer arroz transgénico, hasta acabar convirtiendo todos nuestros alimentos en transgénicos, privándolos de su sabor auténtico y acabando de paso con nuestra cocina tradiciona.

Su desconfianza hacia estas empresas alcanza tintes dramáticos cuando se pregunta: “¿Pensamos que sólo nos van a seguir inyectando insecticidas y pesticidas? ¿Somos tan ingenuos que creemos que se van a conformar con esto y que no seguirán experimentando alegremente metiendo en los alimentos otros tipos de cosas, como alguna sustancia que pueda llegar a controlar nuestro comportamiento? ¿Quién se lo va a impedir, habiéndoles regalado el control alimentario mundial?”.

Preguntas no exentas de una preocupante inquietud y que nos remiten a unaa sociedad parecida a la que Aldous Huxley describió en su libro  ‘Un mundo feliz’. En ésta, -como algunos recordarán-, todos sus individuos viven en un estado de felicidad permanente, estando programados genéticamente desde su nacimiento para ser felices y reconducidos a su estado original de felicidad cuando se ‘descarrían’ y se considera necesario, mediante la toma de tabletas de ‘soma’,  retornarlos al redil.

En Barcelona, para rematar su campaña contra los transgénicos, los ecologistas convocaron una manifestación el domingo 28 de junio, la cual finalizó frente al Parlamento catalán, en el Parque de la Ciudadela, con una pequeña algarada.

Ante la impotencia de los Mossos d’Esquadra los manifestantes consiguieron instalar una caravana delante de la sede parlamentaria, con la firme intención de permanecer atrincherados allí hasta el día de las votaciones. Cinco activistas iniciaron en ese momento una huelga de hambre a la que se sumó uno más en los días siguientes.

Los manifestantes reclamaban a los partidos contrarios a la ILP (PSC, CiU i PP) que retirasen sus enmiendas a la totalidad del texto de ley presentado por la ‘Plataforma Som lo que Sembrem’. Mientras tanto, una página web servía para informar en tiempo real a sus seguidores.

Es en ese momento cuando Montse decide enviar a todos sus amigos el aviso arriba mencionado, para que estos asistan -sin falta- al pleno celebrado ayer,  2 de julio, con la intención de presionar con una presencia masiva la aprobación de la ILP.

Entre aquel momento y la comparecencia parlamentaria se organizó una proyección callejera de la película ‘El mundo según Monsanto’, un documental coproducido por la televisión catalana (TV3) que sufrió la propia censura del Gobierno regional, que impidió su pase por la cadena -que controla políticamente- durante todo el proceso de recogida de firmas de la ILP.

Esta película, en cambio, sí se pudo ver en el Parlamento francés, y somos bastantes los que pensamos que su visionado por los diputados galos pudo tener mucho que ver con la aún reciente decisión del gobierno galo de prohibir los transgénicos en Francia.

El Parlamento de Cataluña rechaza la iniciativa popular legislativa de ‘Som el que Sembrem’ contra los transgénicos.

Huelga de hambre contra los transgénicos frente al Parlamento de Cataluña. Barcelona, 30 jun. 2009. Somloquesembrem.wordpress.com.

Huelga de hambre contra los transgénicos frente al Parlamento de Cataluña. Barcelona, 30 jun. 2009. Somloquesembrem.wordpress.com.

Finalmente de nada habrán servido las 106.000 firmas, -más del doble de las legalmente necesarias-, que han dado su apoyo a la Iniciativa Legislativa Popular. Ayer, -2 de julio-, los intereses empresariales se acabaron imponiendo a la cordura (al igual que en el caso de Garoña) y a los intereses del común de los ciudadanos.

En estos momentos, Cataluña es uno de los territorios de la Unión Europea donde se cultivan más transgénicos. Una situación de la que son responsables las posturas de última hora adoptadas por ciertos partidos. Porque tanto Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) como Iniciativa per Catalunya Verds (ICV), partidos de izquierdas actualmente en el poder, si bien decidieron apoyar formalmente a la ILP, -incluso en el Parlamento catalán-, en realidad lo que hicieron fue optar por una posición cómoda que facilitó el pacto contra natura de su socio de gobierno (PSC) con los partidos en la oposición (CIU y PP).

Desmarcarse visiblemente del PSC, durante todo el proceso de la Iniciativa Popular Legislativa hubiera realzado su credibilidad ante sus votantes. Ahora, por omisión, ERC e ICV, tienen una gran responsabilidad en el bloqueo de esta propuesta, y podemos decir sin temor a equivocarnos, -pese a sus guiños y buenas palabras-, que la izquierda catalana a traicionado a los agroecologistas.

Sorprendentemente el que si votó a favor de la ILP, -finalmente derrotada- fue el partido ‘Ciudadanos – Partido de la Ciudadanía’, que preside Albert Rivera.

El Parlamento catalán, como lo hace la Junta de Castilla y León -que, en El Bierzo, ha hecho voz omisa a 10.000 firmas solicitando que Cementos Cosmos no queme neumáticos-, ha vuelto a girar la espalda, una vez más, al movimiento ciudadano. Por desgracia esto no es ninguna sorpresa ya, sino una tónica que se impone por todas partes. Al final, el sistema falsamente democrático sólo ofrece una serie de propuestas fariseas de participación popular que, a la hora de la verdad, se quedan en agua de borrajas.

No obstante, yo creo que el movimiento ecologista, que ha conseguido poner encima de la mesa el debate sobre los transgénicos, sensibilizando a miles de ciudadanos y ciudadanas sobre el problema, acabará saliendo triunfador frente a la industria de los agronegocios. Iniciativas como la impulsada por la ‘Plataforma Som lo que Sembrem’, y por organizaciones como Ecologistas en Acción, Amigos de la Tierra o Greenpeace, son necesarias para crear red y organizar los movimientos que, desde abajo, acabarán con este abuso y con muchos otros más.

Sin duda debemos seguir trabajando para el fortalecimiento de estas campañas, buscando las confluencias entre las diferentes experiencias que se oponen a las políticas del capital, en un momento dónde la crisis energética, económica, ecológica y social, pide a gritos respuestas globales y un cambio de paradigma.

Desde Un ecologista en el Bierzo reivindico –por si a alguien no se le ha pasado aún por la cabeza- un ‘terruño’ libre de transgénicos. ¡No queremos transgénicos! Sencillamente porque no los necesitamos. Queremos que el pan sepa a pan, el vino a vino, y el pimiento a pimiento.

Un ecologista en El Bierzo.

Agricultura y transgénicos. Greenpeace.org.

Manifestació 28 juny. Somloquesembrem.wordpress.com (en catalán).

El Parlamento Catalán pasa por encima de la voluntad de 106.000 personas. 02/07/09. Kaosenlared.net.

450 investigadores y representantes de la sociedad civil contra los transgénicos. Febrero 2009. Ecologistasenaccion.org.

Comentario enviado por Montse Jardí el 17/07/2009.

Primeramente, te felicito por tu blog, por tu trabajo y también por este artículo tan bueno que has hecho sobre la movida antitransgénica en Cataluña.

Ha quedado demostrado que las multinacionales tienen “en nómina” a los grandes partidos políticos. Y también muestra, una vez más, las discrepancias en temas clave que tienen los tres partidos del triparto catalán: PSC-ERC-ICV.