Archivo de la etiqueta: Paisajes

Excursiones por la Sierra de Francia con origen en La Alberca

Las cristalinas aguas del Río Batuecas. La Alberca, 13 julio 2017

La Alberca es una pequeña población situada en la Sierra de Francia. Estas montañas se encuentran en el extremo oeste de la Cordillera Central, en la provincia de Salamanca, ya lindando con la provincia de Cáceres.

En lo que me concierne, llegué hasta aquí proveniente de Ciudad Rodrigo, una histórica población situada en el confín sudoeste de la provincia salamanquina, esto después de visitar la Sierra de Gata. Mi intención era quedarme un par de días en La Alberca, pero al final fueron el doble.

Es de destacar que esta región ha estado durante décadas muy mal comunicada, y que en cierto modo aún sigue siendo así, pero también es cierto que existe una amplia red de pequeñas carreteras que relacionan internamente a las numerosas poblaciones del lugar. Por otro lado, este aislamiento es el que ha propiciado el singular tipismo de la zona, que cuenta con una arquitectura propia y arraigadas tradiciones a las que es posible acercarse a través de las diversas aulas culturales creadas por las  administraciones municipal y autonómica.

El pueblo de La Alberca ya merece, sobre todo por su interés arquitectónico, un artículo aparte, y quizás lo escriba. La visita de su enrevesada estructura urbana es todo un gran aliciente para el visitante. Su belleza nos invita a disfrutar unos buenos momentos sentado en la terraza de alguno de los numerosos restaurantes que encontramos apostados en su recoleta Plaza Pública, ella misma llena de recoleto encanto. Los precios aquí son algo más altos de lo que me tenía acostumbrado Ciudad Rodrigo o la Sierra de Gata, y sería bueno que los controlasen un poco, no vaya a ser que acaben muriéndose del éxito conseguido.

Desde La Alberca se pueden visitar con el vehículo particular los numerosos pueblos del entorno, muchos de ellos declarados Conjunto Histórico, los cuales exhiben con orgullo sus murallas, castillos y viejas iglesias, pero a mí lo que me interesa en este artículo es hablar de las rutas que se pueden realizar desde la misma población, ya sea a pie o en bicicleta.

La Casa del Parque en La Alberca. 13 julio 2017

Cuenta La Alberca con un aula informativa sobre la Sierra de Francia y Las Batuecas, la “Casa del Parque”. Es más, desde el mismo centro es posible realizar dos rutas a pie. Una, de corto recorrido, se limita a dar un breve y fácil paseo por el pinar inmediato al aula informativa. Una ruta que se presta bien al paseo familiar sin demasiadas complicaciones, aunque recomiendo llevar zapatos deportivos. La otra ruta, que al principio comienza siendo la misma que la anterior, ya es harina de otro costal, pues enlaza con el Valle de las Batuecas y el monasterio de los carmelitas descalzos ubicado en ese agreste y paradisíaco lugar. En total, son aproximadamente unos ocho kilómetros, subiendo por un pinar unos tres y medio hasta el Puerto del Portillo, y bajando el resto de la senda hasta el monasterio, en una excursión algo dura, pero que ofrece paisajes de montaña inolvidables.

Panorámica del Valle de las Batuecas desde el Mirador del Portillo. La Alberca, 13 julio 2017

Desde luego que hay que estar físicamente bien preparado, especialmente si se decide regresar por el mismo camino. La carretera de vuelta es mucho más larga, algo así como una docena de kilómetros para regresar a La Alberca. Y, sobre todo, al menos en verano, conviene llevar suficiente agua, porque no hay más fuente en el camino que la del Río de las Batuecas, que cuenta con algún manantial dentro del valle aguas más arriba del monasterio. El valle es una pasada de bonito, yo diría que incluso espectacular, y se puede recorrer durante un buen trecho, permitiendo el baño en las numerosas pozas que ofrece el río, hasta llegar a unas pinturas rupestres que hoy se encuentran protegidas por un rejado pero que resultan prácticamente invisibles para los profanos.

En cualquier caso, para emprender y completar esta ruta hay que hacerlo bien conscientes de adónde vamos, ya que si se completa son unos cuantos kilómetros. También existe una ruta excursionista que remonta el Valle de las Batuecas. Esto sin contar que quedé en que sólo hablaría de lo que se puede hacer desde La Alberca. Por supuesto, esta ruta no es apta para bicicleta de montaña. El desnivel de bajada al valle, desde el Puerto del Portillo, gira en torno a los 400 metros.

Laguna de San Marcos. La Alberca, 11 julio 2917

La otra ruta que sale de La Alberca es la llamada “Camino de las Raíces”, de unos ocho kilómetros de longitud y dificultad considerada baja por sus promotores. Es, junto a la ruta “Camino del Agua” una de las dos de arte en la Naturaleza. Es decir, que incorpora en el itinerario algunas obras de arte para que este tenga mayor interés. Aclaro, antes que nada, que ese último itinerario sale de Monforte de la Sierra, o de Mogarraz, y no de La Alberca.

Ermita de las Majadas Viejas, con un sorprendente púlpito exterior. La Alberca, 11 julio 2017

La ruta “Camino de las Raíces” tiene su inicio en el lado opuesto a las primeras y se abre paso entre un inmenso robledal que, en la época en que la hice (a mediados de julio) estaba infestado de pequeñas y muy agobiantes moscas. El itinerario circular pasa cerca de la Ermita de las Majadas Viejas y, a mitad del recorrido también de lo que queda de la de San Marcos. Al lado mismo de la ermita se sitúa la laguna del mismo nombre, que es muy bonita y donde croan las ranas.

Un ecologista en El Bierzo.

De Ponferrada a San Miguel de las Dueñas por la ‘Senda de los Canteros’

Cañón del Río Boeza. Ponferrada, 1 julio 2017. Foto: Enrique López Manzano.

Estamos ante una ruta con vistas espectaculares, la cual además ofrece muchas posibilidades. Digo esto en el sentido de que se puede adaptar a distintos niveles de resistencia, tanto de los ciclistas, -que fueron los que propiciaron la recuperación de esta senda y a los que se la debemos – , como de los andarines.  Mis felicitaciones también a los municipios de Ponferrada y San Miguel de las Dueñas, por su colaboración.

Para empezar, y aunque resulte un poco antipático decirlo, diría que no es una senda que yo recomendaría a todo el mundo. No tanto por su posible complicación -si deseamos completar el recorrido con sus diferentes variantes-, sino por el hecho de que discurre con frecuencia al borde de  desniveles que suponen un riesgo y, desde luego, no recomendados los que padecen de vértigo. Por otra parte, una buena parte de la misma se desarrolla sobre un suelo de arenisca bastante resbaladiza, cuyo origen hay que buscar en la descomposición de la roca granítica dominante en esta zona, una característica que se nota de manera especial en el primer trecho del camino que va desde su inicio (con la Urbanización Patricia situada frente a nosotros y al otro lado del Río Boeza) hasta el punto más alto de nuestro  recorrido, un formidable mirador desde el que se divisa el único castro en la zona y otros elementos orográficos reseñables, tales como el Redondal  (1.621 metros, con su gran antena prácticamente visible desde cualquier parte de El Bierzo y sus numerosas eólicas), o Peña Escrita (1.101 metros). Ambas cimas están catalogadas como puntos geodésicos oficiales.

La Carretera de Molinaseca saliendo de Ponferrada, donde podemos intentar aparcar nuestro vehículo.

Con todo, si se toman las debidas precauciones, entre ellas la de iniciar la ruta temprano y disponer de buenas botas, -o de frenos en el caso de las bicicletas de montaña-, no tendría por qué producirse ninguna desgracia. Quizás, a lo sumo, algún culazo al intentar acceder al Mirador de Pelayo, o algún resbalón con la bicicleta  en algún trozo de la senda más inclinado. Inclinación que, empero, en su punto más crítico puede evitarse pasando por una senda alternativa más cómoda. Por cierto, poco visible e insuficientemente señalizada.

El Camino del Gato, a nuestra izquierda en la foto. Ponferrada.

Dentro de las múltiples posibilidades a las que me referí al principio sitúo la de la orientación de la ruta, ya que ésta permite que se pueda hacer en ambas direcciones. Del mismo modo que también podemos elegir realizarla completa (ida y vuelta), o únicamente en un sentido. Por ejemplo, dejando aparcado un vehículo en el punto de su finalización (o que vengan a buscarnos), ya sea en Ponferrada o en San Miguel de las Dueñas. También, si se prefiere, se puede elegir hacer solamente una parte del recorrido. En tal caso, la parte  elegida será la que comunica Ponferrada con el mirador situado frente al castro, que es la que se ceñe más al curso del Río Boeza, y a su cañón o garganta. La ventaja de esta elección es que en cualquier momento podemos elegir volver. Algo interesante cuando nos acompañan niños, a los que recomiendo tener siempre a la vista. Con esta precaución nada malo debería suceder.

El inicio de la Senda de los Canteros en el Camino del Gato. Ponferrada.

Otras posibilidades abiertas serían las de regresar desde San Miguel a Ponferrada con el tren, o en autobús, o al revés, pero como creo que los horarios no son muy amplios. En este convencimiento,  confieso no haber ni observado tal posibilidad.

Si hacemos la ruta desde Ponferrada, cuando lleguemos a lo más alto de la misma y avancemos algunos metros más veremos que hay un poste al que han arrancado el letrero. Algunos metros más lejos aparecerán otros con varias indicaciones. Una de ellas es la que nos propone la posibilidad de visitar el castro (derecha), otra la de seguir de frente hacia San Miguel, y una tercera la de bajar hasta el pueblo por la Fuente Cimera. Esta última elección es la menos complicada, aunque en mi última salida yo elegí coger la senda directa con el pueblo. Esta especie de atajo nos llevará a una pista que pasa cerca de una especie de cortijo, y de ahí a la ruta habitual. La confluencia se sitúa al lado mismo del túnel que permite pasar por debajo de la vía del tren.

La Fuente Cimera. San Miguel de las Dueñas. 1 julio 2017.

De la Fuente Cimera puedo decir que ofrecer agua fresca durante todo el año, aunque sin garantías sanitarias. Yo la he bebido y nada me ha pasado. He de decir que en cierto momento de nuestro recorrido por las alturas baja un regato con agua, la cual discurre por debajo del último puente de madera (hay tres). Pero este agua, cuando baja poca cantidad, lo hace con cierta coloración férrica; el acceso a su curso es complicado, y me parece que casi es mejor olvidarse de ella.

Las “fragas” del Boeza y la Urbanización Patricia, al inicio de la excursión. Ponferrada, 1 julio 2017.

Una vez llegados a Sant Miguel de las Dueñas, por la pista que pasa  muy cerca del Río Boeza, tanto que éste suele invadirla en época de grandes crecidas, se nos presenta la posibilidad de regresar a Ponferrada por otra ruta distinta. Ésta atraviesa el pueblo, y tras cruzar la vía del tren La Coruña – Palencia por un puente bastante alto, continúa  por una pista paralela a la autopista A-6, situándose bajo su nivel y devolviéndonos a la Fuente Cimera. Si tenéis un mapa topográfico de la zona, o ganas de investigar un poco, acabaréis encontrándola. Esta pista acaba en un cruce que está situado por debajo de la Fuente Cimera y no muy lejos de ella. Llegados hasta allí, ya sea por el camino marcado o por esta variante, ya sólo nos quedará subir hasta el mirador situado frente al castro. En éste nos reencontraremos con el gran letrero que señaliza la senda del retorno a Ponferrada.

Nuestra senda avanza paralela a la vía del tren. Ponferrada, 1 julio 2017.

Rizando el rizo, añado que los ciclistas pueden llegar hasta esta señal viniendo en bici desde Ponferrada por la N-VI. Para llegar hasta allí tendrán que pasar por delante del Bar Azul, para después comenzar a bajar la carretera y terminar entrando por la derecha en una zona industrial desde la que es posible cruzar por encima de la Autopista A-6. Una vez cruzado el puente les será relativamente fácil llegar hasta el inicio de la senda en dirección a Ponferrada. O a San Miguel.

El letrero que marca formalmente el inicio de la senda. Ponferrada, 1 julio 2017.

La Senda de los Canteros es tan frecuentada por ciclistas como por caminantes. Sin hacer distinciones, a todos ellos les recomiendo mucha atención a los precipicios. Ya puestos, también pediría a los ayuntamientos concernidos que retiren los postes metálicos situados al borde de esta ruta, constituidos por trozos de vía férrea. Entiendo que su dureza y bordes afilados podrían provocar graves heridas a algún ciclista en caso de chocar con ellos. Sería conveniente sustituirlos por otros en madera.

No quisiera que de esta lectura se sacaran conclusiones erróneas, y que lograra desanimar a alguien a la hora de decidirse a realizar esta ruta. Y lo digo así porque considero que es una de las más interesantes de las que tenemos por aquí. Por su geología resulta altamente original en nuestra comarca, recordándonos por momentos parajes de Galicia o de la Sierra del Guadarrama.  

Vista desde el Mirador de Pelayo. Ponferrada, 1 julio 2017

El origen de la senda -no lo he dicho aún- proviene de los canteros que explotaban la roca granítica del lugar para su aprovechamiento en la construcción. Según  he leído, de estas canteras salieron las piedras que se utilizaron para construir el Palacio Episcopal de Astorga, proyectado por  Antoni Gaudí, y posiblemente el Monasterio de San Miguel. También la Casa Consistorial de Ponferrada y otras edificaciones del casco antiguo de esta ciudad. En el camino todavía se pueden observar catas y hasta una construcción, un tanto oculta y ya sin techo, que relaciono con ellos. Pero también encontraréis algunas ruinas, pocas, de viviendas que revelan una ocupación anterior del cañón, probablemente relacionadas con la actividad agraria o ganadera en tiempos remotos. Algunas de las canteras de donde se sacó la piedra son fácilmente reconocibles, pero otras no.

Vista del Pantano del Montearenas desde la Senda de los Canteros. Ponferrada, 1 julio 2017

Uno de los panoramas más bonitos de este recorrido es el que nos ofrece el Embalse del Montearenas, construido en la confluencia de los ríos Boeza y Meruelo. Este último, sabemos que  proviene de Molinaseca y, más allá, de los Montes Aquilianos. El otro paisaje relevante cabe situarlocasi al final del recorrido por el cañón. Ahí hay grandes rocas graníticas que impresionan por su enorme tamaño. Como también nos impresiona la pared sobre la que se asienta la Urbanización Patricia, al inicio de nuestra senda.

El Embalse del Montearenas, construido en el año 1966 para producción hidroeléctrica, es propiedad de Endesa y tiene capacidad para 2.0 hm3. Es una presa pequeña, ya que tan sólo ocupa 19 hectáreas. Anoto que fue dragado hará medio año para aumentar su capacidad, operación que coincidió con algunos de mis paseos por la zona del río Meruelo, por lo que me fue posible fotografiarlo vacío.

Hay una pista asfaltada que baja desde el Montearenas hasta el embalse y que corta nuestra senda. Una vez atravesada esta, del otro lado, una señal señalando San Miguel de las Dueñas nos remitirá a nuestro camino.

Un alcornoque de retorcidas formas. Ponferrada, 1 julio 2017.

Sobre la fauna diré que, en mi reciente excursión, sólo alcancé a ver algunas lagartijas, algunas pequeñas moscas y otros insectos menores. Pero en lo que respecta a la flora ésta se presenta muy variada. Hay un poco de todo: robles, encinas, pinos y alcornoques… Pero también podemos encontrar jara, lavanda, zarzas, escobas (sobre todo en la parte más alta, hacia el final), y una gran variedad de cardos. También reconocí dos especies alóctonas (Ailanthus altissima, de la que hay un bonito bosquecito al inicio de la ruta) y Phytolacca americana), que por desgracia ya son comunes en todo El Bierzo. También, en época otoñal, he podido recoger algunas setas comestibles.

¿Cómo encontrar el inicio de la senda?

Señal que marca el final, o el inicio según se mire, de la Senda de los Canteros. San Miguel de las Dueñas, 1 julio 2017.

Antiguamente esta senda solía cogerse desde el espacio que hay al finalizar el puente sobre el Río Boeza, viniendo de Molinaseca, pasada la Urbanización Patricia. Luego, bastaba con cruzar la vía del tren La Coruña-Palencia y ya estábamos en el inicio de la senda. Hoy, esa posibilidad continúa abierta, con sus riesgos (hay espacio para un par de coches, o un poco más lejos donde las empresas industriales), aunque personalmente recomiendo abordarla desde Ponferrada.

Si nos situamos en el Camino de Santiago, una docena de metros antes de pasar por debajo del túnel del tren (yendo hacia Molinaseca), veremos que podemos girar a la izquierda por la Calle del Gato. Allí hay varias viviendas bajas construidas, y cuando éstas se terminan arranca, por la derecha, una senda estrecha que es el inicio de nuestro camino (no tiene señalización alguna). Sólo hay que seguirla hasta que ésta acabe por situarse paralela a la vía. Unos trescientos metros después nos encontraremos con un cartel bien grandote que señala la ruta. A partir de ahí, sólo nos quedará seguirla, avanzando por las alturas siempre paralelos al río, sin dejarse tentar por ningún otro sendero que pueda presentarse. Hay tres pequeños puentes en madera construidos en la senda para salvar los regueros que bajan de la montaña. Su presencia te confirmará que estás en la buena ruta.

Poste señalizando el Castro, San Miguel de las Dueñas o Ponferrada. 1 julio 2017.

Al principio del recorrido es posible que te alcance el tañido de las campanas de la iglesia de Campo. Más tarde, no te asustes cuando oigas, de cuando en cuando, un gran estruendo. Lo provoca alguno de los trenes de la única línea férrea que comunica el centro del país con el noroeste. Desde la altura podrás ver las vías del tren, quizás alguno de ellos,  y los túneles que atraviesa. Estamos en una zona agreste y de complicado trazado para las vías férreas. 

Al volver de la excursión, si quieres ofrecerte otra pequeña variante sin alargar apenas el recorrido, puedes elegir hacerlo por la de los Arrieros, ya casi a la entrada de la ciudad. Su inicio está bien señalizado, para luego perderse un poco. No obstante el sentido común sin duda te marcará el camino correcto. Pasarás cerca de unas viviendas pareadas por una pista asfaltada en la que abundan los bancos metálicos para el relajo de los vecinos.

Si te los encuentras con algún perro suelto, como me ha sucedido a mí, asegúrate que sea pacífico antes de pasar. En mi caso lo era, pero nunca se sabe, y ante la duda lo mejor es llevar en la mano un buen bastón.

Otro poste situado en la bifurcación de la Fuente Cimera y de la bajada directa al pueblo.

La distancia total del itinerario, ida y vuelta y por el camino más corto, es de aproximadamente  dieciocho kilómetros. El desnivel no es excesivo, de 116 metros según algunos y hasta de 275 para otros. Personalmente, yo que no tengo material técnico para realizar estas mediciones, me inclino más por la última medida. La altura media de la ruta se sitúa en  el entorno de los 600 metros. Habremos de calcular unas siete u ocho horas de caminata, en ir y venir, por la senda ordinaria.

Las mejores estaciones para realizar este itinerario son en invierno, primavera y otoño. En verano a veces el calor resulta agobiante, pero se ve suavizado por los corredores de sombra en el recorrido. Atentos pues, a las predicciones atmosféricas, ya que no hay lugares para resguardarse en caso de tormenta.

Por otro lado, creo oportuno recordar que esta senda, según he leído, atraviesa un coto de caza. Yo no he visto las señales, pero sí he prestado atención a un comentario de alguien diciendo que se había encontrado con un cazador armado. Por este motivo, y por precaución, es recomendable comprobar las fechas de temporada de caza.

Torretas pertenecientes al antiguo funicular minero. San Miguel de las Dueñas.

A una corta distancia del monasterio, llegando a San Miguel, nos fijaremos en un par de torretas oxidadas situadas en las inmediaciones del río. Es lo que queda de un funicular aéreo que sirvió para trasladar el mineral proveniente de Calamocos, Onamio y Paradasolana hasta la estación del tren.

En lo relativo al austero Monasterio de San Miguel, ocupado por monjas de clausura cistercienses, deciros que vale la pena acercarse hasta él. Si os fijáis bien veréis que una parte del mismo se halla deshabitada, con sus ventanas decaídas y cristales rotos, más algún que otro detalle que precisaría arreglo. Probablemente necesitaría alguna inversión económica para permitirle recobrar todo su esplendor.

El Monasterio de San Miguel de las Dueñas, 1 julio 2017.

Vale la pena detenerse a mirar su puerta principal (han abierto otra en el muro, que es la que hoy se utiliza para entrar al recinto), así como su fachada. A mí me ha parecido reconocer en el una estatua del arcángel San Miguel enfrentándose al maligno. También hay un interesante blasón, colmado de castillos, y una placa dedicada a los Caídos por Dios y La Patria. Cruel testimonio de la postrera alianza entre la iglesia y el franquismo. Por lo que parece los otros muertos, los de las cunetas, esos no merecen placa alguna.

Y nada más, si acaso disculpad el último comentario, ya que hay dolores que no se olvidan jamás. Por lo demás, deseo que estas indicaciones, aunque incompletas, os resulten de utilidad. ¡Bienvenidos a El Bierzo!

Un ecologista en El Bierzo.

Por la Senda de los Canteros. (De Ponferrada a San Miguel de las Dueñas). 01/11/12. Rutinas varias.com.

Senda de los Canteros. Ponferrada – San Miguel de las Dueñas. 20/11/12. Aventurasdeundominguero.blogspot.com.es.

Monasterio de San Miguel de las Dueñas. Wikipedia.org.

XV Ruta de senderismo – SENDA DE LOS CANTEROS. 20/04/13. Youtube.com. Carlos Corzón Campazos.

La ruta del río Alva, con inicio en Arganil (Portugal)

Paisaje rural entre Vila Cova de Alva y Avô, con el río Alva como protagonista. 24 junio 2017. Foto: Enrique López Manzano.

La semana pasada, aprovechando mi viaje a Portugal, una vez apagado el incendio de Pedrógão Grande, decidí quedarme algunos días más para conocer la zona. Para ello establecí mi campamento general en el pueblecito de Sarzedo, una pedanía situada a un par de kilómetros de la población que da nombre al municipio en la que se asienta: Arganil.

Si preguntáis  a la gente del lugar cuáles son los elementos turísticos más destacables de este municipio es probable que os digan, como a mí, que Piódão y Fraga de Pena, inos lugares especialmente atractivos que, si se dispone de poco tiempo para visitar, os aconsejo que visitéis en primer lugar. Yo, como no tenía prisa, decidí recorrer uno de los circuitos recomendados por el consistorio de Arganil, con inicio y finalización en esta población: el “Circuito de Alva”. Se trata de un recorrido en el que juega un papel capital, como podéis imaginar, esta gran corriente fluvial, serpenteante y de caudal variable según la estación, que con sus aguas alegra y da vida a varias de las poblaciones del itunerario. Tal es el caso de Côja, Barril de Alva o Vila Cova de Alva.

El puente romano de Pomares. 24 junio 2017.

Poco, o mejor dicho nada, sabía yo antes de venir aquí de este extenso municipio, situado en la mitad norte del país luso y plagado de amplias sierras, -como la de Açor-,  y de pequeñitas aldeas. Y aunque no se prodiguen los monumentos en él, su pasado monumental se remonta, como he podido averiguar,  hasta la época romana. Así lo atestigua el puente situado en Pomares.

Antes que nada he de destacar la abundancia de campings municipales que hay en la zona, perteneciendo el de Côja a la Federación de Campismo y Montañismo de Portugal. Ofrecen buenos servicios por unos precios muy económicos. El municipio también cuenta con una oferta hotelera importante.

Playa fluvial en Avô. 24 junio 2017.

En la capital existe una Oficina de Turismo que, sin duda, satisfacerá nuestras necesidades de información, aunque también podemos encontrar otra en Côja, en la ruta que os propongo realizar hoy. Desde luego que no son éstas las únicas oficinas de información turística de la provincia, ya que también encontramos una en Piódão. Pero, además, si queremos profundizar en el conocimiento de esta zona, solo necesitaremos acudir a Internet.

La encantadora Capilla de Santa Quiteria en Avô. 24 junio 2017.

El circuito elegido presenta el interés de que permite visitar, en una jornada, a siete poblaciones, sin grandes prisas. Gracias al río Alva, y algún otro, todas ellas, -menos Anceriz-, cuentan con estupendas playas fluviales, bien cuidadas, que invitan a estirarse al sol o darse un fresco chapuzón. El orden de la visita que yo sugiero es el siguiente: Secarias, Côja, Barril de Alva, Vila Cova de Alba, Avô (fuera de la provincia), Pomares y Anceriz. Visitada esta  población emprenderíamos el retorno por Vila Cova de Alba, y de allí regresaríamos a Arganil, desandando los pueblos ya anteriormente visitados.

Bonita fuente, del año 1876, en Vila Cova de Alva. 24 junio 2017.

Estamos ante un paisaje básicamente rural, dominado por el verdor del bosque, en su mayoría pino y eucalipto (aunque en menor abundancia, sobre todo el último, que en la zona incendiada recientemente). Como en todo el territorio portugués (o al menos el que yo conozco) también abundan en este espacio las capillas e iglesias, algunas francamente bonitas, con un estilo renacentista presente en muchas de ellas. No obstante, no son menos abundantes las fuentes, muchas de ellas centenarias, agradablemente puestas en valor por los habitantes locales.   

Procesión con una imagen de San Pedro en Barril de Alva. 24 junio 2017.

Mi visita coincidió con la celebración de las fiestas de San Juan, motivo por el cual me fue posible asistir al concierto de una banda de música en Vila Cova de Alba, y a una procesión religiosa en Barril de Alba. Esta última tan auténtica que parecía como si el tiempo se hubiese estancado.

Concierto ofrecido por una banda de música en Vila Cova de Alva. 24 junio 2017.

Si os animáis a visitar estos pueblos descubriréis su peculiar encanto, que este río de 106 kilómetros de recorrido y nacido en la Sierra de la Estrella a 1425 metros de altitud, realza modelando con autoridad erosiva el paisaje en los lugares por donde pasa. Pero el panorama que la montaña ofrece, por ejemplo en Pomares, tanto como en los demás lugares, también os agradará. Llegados hasta esa última población os recomiendo que aparquéis vuestro vehículo y que realicéis a pie el paseo hasta su puente romano, contiguo a la playa fluvial y al camping.

Personalmente comí en el Camping de Côja, bueno y barato, que dirían algunos. Este camping es contiguo a la playa fluvial, situándose en un rincón tranquilo y algo apartado del pueblo. Pero también encontraréis camping  en Secarias, o en Pomares. En general, por lo que vi, el camping suele contar con un restaurante (con una gestión a veces independiente del camping), que suele ofrecer precios razonables. También, como en el caso del mío en Sarzedo, suelen contar con un servicio de Wi-fi gratuito.

Centro de BTT equipado con ducha y servicios en Côja. 24 junio 2017.

En Côja me sorprendió la existencia de un centro de promoción de la bicicleta de montaña (BTT) equipado con un par de lavabos y hasta con una ducha pública. Al lado había un panel informativo sobre diferentes circuitos para los ciclistas, marcados en colores diferentes. Esas señales pude observarlas en otros lugares de mi recorrido.

Árboles vestidos de ganchillo para celebrar San Juan. Secarias, 24 junio 2017.

En Secarias me llamó la atención que revistieran los troncos y ramas de los árboles del pueblo con ganchillo, coincidiendo con las fiestas de San Juan. Nunca antes, en ningún otro lugar, había visto algo así. También me gustó que contase con una estación depuradora de aguas.

Aparte de las iglesias, otro de los elementos históricos y monumentales más destacados de estos pueblos son las picotas (pelourinhos, en portugués). Éstas, por lo que comprendí, se levantaban únicamente en las poblaciones con cierta relevancia y, en nuestro circuito, podemos encontrar algunas de estas columnas medievales en Côja,  Vila Cova de Alva y Avô. Suelen situarse en los centros urbanos, y en Vila Cova de Alba hay además varias casas blasonadas. Buscadlas y las encontraréis en las callejuelas estrechas.

Mosaico, formado con azulejos, de las pedanías de Arganil. Anceriz.

En Anceriz, aparte de su bonita iglesia, encontraréis murales de azulejos azulados, los cuales aportan interesante información tanto sobre los monumentos destacables de esta población como de la organización territorial provincial. También podéis perderos durante unos minutos en el laberinto de pasajes que, situados entre los huertos, permitían la comunicación vecinal entre unas propiedades y otras.  

Plaza de Côja con una interesante picota. 24 junio 2017.

Otro aspecto que se agradece en la ruta es la presencia, prácticamente en todas las poblaciones, de algún bar. Es el caso de Secarias está el Café Bar O Batista y el Snack – Bar O Mendes); en Côja encontraréis el Restaurante Bar Prensa da Ribeira y otro más); en Barril de Alba el Café ‘Mira Milho’; y en Pomares el Café – Snack Bar Gloria.

Playa fluvial en Avô. 24 junio 2017.

En general, no tuve problemas en encontrar la ruta sugerida por la Oficina de Turismo, que aparece debidamente señalada. Desde luego vale la pena darse una vuelta a pie por todas las poblaciones, y más en concreto por sus zonas más céntricas, descubriendo al azar sus calles y construcciones. Un consejo: buscad la punta de las espadañas o de las torres de las iglesias. Tendréis así bastantes posibilidades de ir a parar a las zonas donde se originaron las poblaciones.

Un ecologista en El Bierzo.

CAMPINGS:

Côja. Parque de Campismo de Côja. Tlf: 235 729 666. Email: coja@fcmportugal.com

Pomares. Parque de Campismo de Bica. Tlf: 235 731 382 (abierto de junio a septiembre).

Sarzedo. Parque Municipal de Campismo de Arganil. Tlf: 235 205 706. Email: camping@cm-arganil.pt

De Carucedo a Puente de Domingo Flórez en bici

Once kilómetros separan Carucedo de Puente Domingo Flórez. 19 junio 2017.

La ruta que nos lleva en bicicleta de Carucedo a Puente de Domingo Flórez por la N-536 es corta en kilómetros pero muy espectacular, como podréis comprobar. Tan solo once kilómetros separan a ambas poblaciones bercianas, y otros tantos para la vuelta. La carretera tiene un buen firme, se engalana con atractivas curvas y cuenta con un desnivel del 4% que arranca al pasar por delante del panel que marca la dirección a Lago de Carucedo, población cercana -aunque fuera de la ruta- que ofrece hermosas vistas sobre el lago del mismo nombre. A nosotros de decidir si queremos visitarla.

Mirada atrás sobre las instalaciones de Catisa. Valle del Arroyo de Balén, 19 junio 2017.

De lo contrario seguiremos  en dirección “al Puente”. Es más, siempre nos cabe la posibilidad de elegir realizar la ruta en sentido contrario, dejando la bajada para el remate final. En Carucedo tenemos la posibilidad de visitar la Casa del Parque de Las Médulas, con amplia información sobre las majestuosas minas romanas declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Tanto el pueblo homónimo, como las mismas Médulas, se hallan a muy pocos kilómetros de aquí.

A destacar que en Carucedo, como en Puente de Domingo Flórez, hay una buena oferta de bares y restaurantes, así como de albergues u hoteles, preparados para atender a nuestras necesidades.

El kilómetro 23 de la N-536 mirando en dirección a Puente de Domingo Flórez. 19 junio 2017.

Por cierto, tampoco hay que asustarse con la cuesta, puesto que alguien como yo, sin demasiado entrenamiento (ayer empecé a prepararme para la Ecomarcha de este año), pudo hacerla de un tirón. Por otro lado, destaco que apenas conté una docena de coches en la ruta, más los que vi en el horario coincidente con la salida laboral de los trabajadores de la pizarra (hacia las 18h30 – 19 horas aproximadamente), viajeros transportados mayormente en vehículos de empresa.

El paisaje de la zona es de una belleza aclaparadora. 19 junio 2017.

También vi pasar a un autobús y dos o tres camiones. Como quiera que la carretera carece de arcén, y las curvas tienen poca visibilidad, me sorprendió ver a todos estos vehículos corriendo como si les persiguiera el diablo, y sin respetar los límites de velocidad.  Así que mejor será evitar esa hora (ignoro si en las propias de la comida o del inicio del trabajo pasará lo mismo). Por desgracia no fueron los únicos, ya que otros automovilistas también iban a cien por hora y parecía como si este tramo de carretera fuera un circuito. Así que mucho cuidadín.

El túnel de Peñarrubia tiene 97 metros de longitud y aceras para el paso peatonal. 19 junio 2017.

A lo largo de la ruta podremos ver lo que queda sin desmontar de la cantera de caliza de Catisa, que perteneció a José Martínez Núñez, una de las más grandes de Europa, que afeaba enormemente la perspectiva de Las Médulas desde los miradores turísticos, y que fue cerrada en 2014  tras ser condenados sus gestores por desobediencia a la ley. Esta cantera, denunciada ante la Fiscalía por Ecobierzo, estuvo explotándose de manera ilegal, -es decir sin permisos-, durante más de medio siglo.

Roquedo situado a la altura de las compuertas del Embalse de Peñarrubia. 19 junio 2017.

La carretera avanza paralela al Arroyo de Balén, que encuentra su origen en el Lago de Carucedo. Aunque, previamente, el agua que lleva el pequeño riachuelo, que se alcanza a ver circulando por el fondo del valle, habrá realizado un largo recorrido. En su mayor parte, proviene del Río Sil. Llega al Embalse de Campañana, situado un poco más arriba del lago, a través de un canal: el de Cornatel. Llama poderosamente la atención, a quien lo sabe, que el inicio de éste se sitúe en Ponferrada, a una distancia considerablemente alejada de aquí.

Tramo de la carretera bordeando el Embalse de Peñarrubia. 19 junio 2017.

De esta manera, al final el agua del Embalse de Campañana acaba vertiéndose en el de Peñarrubia, presa que que responde a un ensanchamiento del cauce del Río Sil. Éste llega hasta aquí, en lo principal, por su cauce natural, después de dejar atrás poblaciones como Dehesas, Villaverde de la Abadía, Villadepalos, Requejo y Cancela. A notar que el pantano se encontraba, en estos momentos, al tope de su capacidad.

El Embalse de Peñarrubia. 19 junio 2017.

En nuestra ruta también habremos de pasar por la aldea de Peñarrubia, perteneciente al municipio de Carucedo, la cual reconoceremos fácilmente por sus casas bajas, pintadas de blanco y situadas en hilera a nuestra izquierda en la carretera. Es tan pequeña que no tiene, o no vi, un panel oficial con su nombre, aunque sí uno que me pareció hecho por los vecinos. Éste se encuentra a la entrada al pueblo viniendo en sentido contrario. También hay algunas casas edificadas en la llanura, por debajo de la carretera nacional.

Señal de carretera de Peñarrubia. 19 junio 2017.

Para los más curiosos diré que la parte final de esta zona raya con la frontera orensana, que se sitúa del otro lado del embalse y del Río Sil. Es así que, en nuestro trayecto, podremos ver los techos pizarrosos de las casas de Villar de Silva, población del municipio de Rubiá (Orense). Y aunque los elementos paisajísticos de esta ruta son muy relevantes no os recomiendo hacerla a pie pues, si bien no hay grandes problemas para cruzar el único túnel que hay en la ruta, al incluir una acera, el riesgo de sufrir un atropello es real al carecer la nacional de arcenes en su mayor parte. Esto sin contar con que son escasos los lugares donde uno se puede parar, no digo ya en coche sino en bici también.  Es por lo que, aprovechando la ocasión, yo os pido que exijamos en lo sucesivo que no se construyan carreteras sin arcenes ni pistas ciclables seguras. Y que estos carriles especiales se vayan incorporando a las que ya existen.

La pequeña Iglesia de Peñarrubia. 19 junio 2017.

Me quedaba por mencionar a Salas de la Ribera, población perteneciente al vecino municipio de Puente de Domingo Flórez, por donde también habremos de pasar forzosamente. Ciertamente hay  un bar “Veracruz”, situado al lado derecho de la carretera, pero además encontraréis una fuente de agua buena y fresquita al otro lado.  Os recomiendo que traigáis un vaso o botellín porque los caños están situados muy abajo.

La entrada a Salas de la Ribera viniendo de Carucedo. 19 junio 2017.

Es esta población, en una de las curvas a nuestra izquierda, es donde tuvo lugar un deplorable episodio ligado a los graptolitos. Ocurrió con ocasión de unas obras de consolidación de un talud en  la N-536 que acabaron por dejar sepultado bajo el cemento un yacimiento que los científicos catalogan de excepcional. En fin, que si existiera un premio de “burrología” nos lo llevábamos.

Fuente pública en Salas de la Ribera. 19 junio 2017.

Para acabar señalaré que la atmósfera y luz de ayer no eran las mejores. Una situación creo que motivada por el gran incendio que está teniendo lugar en Portugal. Es más, incluso hoy, aunque la visibilidad ha mejorado, todavía seguimos con escasa transparencia aérea.

No logro ocultar que lo sucedido en Portugal me parte el corazón, tantos muertos. Y no me canso de predicar que deberíamos pensar menos en el beneficio económico y más en el respeto a la naturaleza. Tal vez de este modo habríamos evitado, o al menos reducido, un drama tan horrible. No quiero alargarme analizando los múltiples factores que han podido facilitar el tan norme incendio, -tales como la privatización de los bosques o el escaso presupuesto que se dedica a la prevención-, pero tampoco quiero dejar de pasar de largo la ocasión para denunciar la excesiva presencia en los mismos del eucalipto y del pino americano, ambas especies alóctonas de mayor rendimiento económico, pero también de mas fácil combustión que las autóctonas. 

Un ecologista en El Bierzo.

La entrada a Puente de Domingo Flórez viniendo de Carucedo. 19 junio 2017.

La Fiscalía abre expediente por la actividad en la cantera Catisa y pide su paralización. 14/03/14. Ileon.com.

La Audiencia condena al alcalde de Carucedo a pagar 23.650 euros por pegar a un vecino. 16/01/13. Diariodeleon.es.

Salas de la Ribera: yacimiento paleontológico único agredido por obras en la carretera. 28/06/15. Geobierzo.blogspot.com.

Tormenta seca, cables eléctricos y eucaliptos: ¿se pudo evitar el incendio de Portugal?19/06/07. Elconfidencial.com.

Segunda visita a Santa Cruz de La Palma

Fachada de una casa colonial situada en la Avenida Marítima. Santa Cruz de La Palma. 16 de mayo de 2017. Foto: Enrique López Manzano.

Como algunos sabéis, o al menos quienes miráis mi Facebook, he estado mes y medio de trotamundos por las islas Canarias, y más en concreto por tres de ellas, todas pertenecientes a la provincia de Santa Cruz de Tenerife: El Hierro, La Gomera y La Palma. Es la segunda vez que las visito , y como quiera que me he quedado con ganas de volver, espero que algún día se haga realidad aquello de que no hay dos sin tres.

Para los que eguís en este blog, poco o nada acostumbrados a ver publicados en él artículos como éste, he de deciros que, en cierto modo, marca el inicio de un nuevo enfoque en mi bitácora, menos basado en la denuncia de la corrupción política y en la defensa del medio ambiente, que ha sido hasta ahora lo más habitual, y más en mis intereses particulares, así como en mis viajes. Lo cierto es que este artículo sobre Santa Cruz de La Palma,  la hermosa ciudad que visité recientemente durante una semana, nació casi sin proponérmelo mientras elaboraba una nota para mi Facebook.

Un poco de historia.

Fundación de Santa Cruz de Santiago de Tenerife por Alonso Fernández de Lugo. Pintura de Manuel González Méndez. Wikipedia.org.

Santa Cruz de La Palma, con una “ele” en mayúscula según lo prefieren los naturales, fue fundada en el 3 de mayo de 1493 con el nombre de Villa de Apurón,  en una bahía que hacía de puerto natural, por el conquistador de La Palma y Tenerife, el hidalgo castellano-andaluz Alonso Fernández de Lugo (1456 – 1525). A él se le atribuye la incorporación definitiva de las islas Canarias a la Corona de Castilla en el siglo xv.

La capital palmera nació al pie de una impresionante masa rocosa que corresponde a un viejo cráter volcánico llamado ‘La Caldereta’, en la desembocadura del riachuelo donde se localizaba la cueva del antiguo jefe del reino de Tedote (la Cueva de Carías, al norte de la ciudad). La elección de este lugar para establecer la capital se debió, sobre todo, a las características portuarias del enclave, protegido de los vientos e idóneo para que recalasen los barcos.

Hoy Santa Cruz de La Palma es una ciudad dinámica que sorprende y cautiva por la hermosura de su casco antiguo, y en especial por su esplendorosa arquitectura colonial. Éste fue declarado Bien de Interés Cultural y Conjunto Histórico en 1975, y es precisamente la ciudad vieja la que ofrece la mejor estampa de la isla, trasmitiendo al visitante un sosiego que solo se pierde brevemente en la avenida que avanza paralela al puerto en dirección al sur (la Avenida de los Indianos) y en la que se encuentra una gasolinera y las paradas de las “guaguas”. Vamos, los tradicionales autobuses canarios. 

El Barco de la Virgen, museo naval, situado junto a la Plaza de la Alameda. Santa Cruz de La Palma. 9 de mayo de 2017.

Resulta notable que tan solo un siglo después de la conquista española la ciudad disfrutara ya de un notable desarrollo económico, gracias en especial a la exportación de caña de azúcar y a la construcción naval, favorecida esta última actividad por los numerosos bosques de la isla. Según informa la Guía Michelín, a la que me gusta recurrir por lo escueto de sus opiniones, en el siglo XVI la capital de la isla de La Palma llegó a convertirse en uno de los puertos españoles más importantes.

Al viajero, la zona de la ciudad que más le interesa conocer es, a mi juicio, la correspondiente al casco antiguo. Es decir, aquella que se extiende entre la Avenida Marítima, construida hace tan solo unas décadas, y las verticales paredes del antiguo volcán. Es en efecto en esta zona donde esta ciudad apacible despliega lo mejor de su arquitectura colonial, y en la que exhibe elegantes y floridas fachadas que adornan balcones fabricados con madera de tea. Balcones que, curiosamente, formaban entonces la parte trasera de las viviendas. Además, es en esta zona, y en la Avenida Marítima inmediata, que el Océano Atlántico besa, donde el viajero encontrará las terrazas más agradables para saborear un momento de asueto, beber un trago o saciar su hambre en algún restaurante típico.

La playa de Santa Cruz de La Palma. 16 de mayo de 2017.

En los últimos años la economía de La Palma se ha visto favorecida por un  turismo estable, desde luego extensible al resto del archipiélago, que en la capital palmera ofrece a los bañistas una recién estrenada, y muy cuidada, playa de arena negra, situada delante de la Avenida Marítima Y del puerto. Esta nueva playa es la que ha sustituido a la anterior de guijarros conocida como ‘La Caleta del Varadero’. La obra, puede asegurarse, ha contribuido a cambiar por completo la fisonomía de la ciudad, mejorándola notablemente. Pero no olvidemos tampoco que ésta cuenta, a tan solo tres o cuatro kilómetros de distancia del nuevo arenal, con la muy turística Playa de los Cancajos, un enclave muy solicitado y popular.

Una calle típica en Santa Cruz de La Palma. 9 de mayo de 2017.

Como curiosidad comentaré que Santa Cruz de La Palma tiene privilegio de contar con el primer ayuntamiento de España elegido democráticamente, localizado en lo que hoy se conoce como Cueva de Carías, según lo afirma una placa colocada en la entrada del actual Ayuntamiento. A destacar también que en 1936, al producirse el levantamiento militar que cmarcaría el inicio de la “Guerra Incivil”, la isla de La Palma se resistió al golpe y mantuvo la legalidad republicana hasta el 25 de julio, momento en el que llegó a la ciudad de Santa Cruz de La Palma el cañonero Canalejas. Este episodio es conocido con el nombre de  “La Semana Roja.

El cura Díaz.

La escalinata de la iglesia de El Salvador. Santa Cruz de La Palma. 16 de mayo de 2017.

Como monumentos destacable de Santa Cruz situaría la Iglesia de El Salvador, del siglo XVI, enclavada en la recoleta Plaza de España, y a cuyo interior se accede por una gran escalinata de piedra. En esta plaza destaca la presencia de una estatua situada sobre un elevado pedestal: la del cura párroco Manuel Díaz Hernández (1774 – 1865). Natural de Santa Cruz de La Palma, Díaz Hernández fue ordenado sacerdote en 1789, el mismo año en que se produjo la Revolución Francesa, cuya influencia sin duda conoció. De talante liberal e ilustrado, escribió como predicador varios exhortos y cultivó la escultura, la pintura y la música.

Al producirse el levantamiento de Riego, e instaurarse el liberalismo en España con una nueva Constitución, publicó en Madrid un “Exhorto” (1822) en el que dejó ver claramente sus ideas políticas. Es por lo que, tras la involución política de 1823, fue procesado y desterrado a la isla de Tenerife, en donde permaneció durante once años. Cuando sus detractores del Partido Apostólico abandonaron el poder en 1835 por fin pudo regresar a La Palma, donde continuó con su comprometida labor pastoral en la parroquia de El Salvador.

Treinta y dos años después de su óbito, corriendo el año 1897, se colocó en la plaza frente a la iglesia, una escultura en bronce dedicada a su memoria. Se trata de la primera estatua erigida a un canario en el archipiélago y, también, la primera dedicada a alguien de la sociedad civil.

Estatua de Manuel Díaz Hernández, frente a la iglesia de El Salvador. Santa Cruz de La Palma. 16 de mayo de 2017.

Manuel Díaz Hernández fue nombrado Académico Honorario de la Real Academia Canaria de Bellas Artes (RACBA) en 1850. Destaco que su estatua se realizó gracias a iniciativa de los masones palmeros, pues en ella figuran símbolos masónicos que han hecho pensar también en su vinculación  con alguna logia de La Palma (o tal vez de Tenerife, durante o después de su destierro), lo que no ha sido probado documentalmente. Pero lo que sí es cierto que fueron masones de alto grado quienes lo honraron públicamente tras su muerte.

La parroquia de El Salvador ofrece un horario amplio de visitas, lo que permite al viajero disfrutar sin agobios de la quietud del templo y admirar, también con tranquilidad, sus más que notables artesonados. A destacar, asimismo, la existencia de una bella bóveda gótica en la sacristía.

El Real Convento de la Inmaculada Concepción.

Convento de la Inmaculada Concepción. Santa Cruz de La Palma. 16 de mayo de 2017.

La otra plaza de obligada visita es la de San Francisco, donde encontraremos lo que antaño fue el real convento franciscano de la Inmaculada Concepción, fundado en 1508 por esa orden monástica. En la actualidad se nos permite caminar por su espléndido, soleado y aséptico claustro mayor, así como utilizar una notable escalinata de madera para subir a la primera planta del edificio, donde se exponen diversas muestras. La iglesia aledaña, dedicada a San Francisco de Asís y edificada entre los siglos XVI y XVIII, es una de las primeras muestras del arte renacentista en las Islas Afortunadas. 

La plaza donde se ubica este conjunto resulta muy agradable. El suelo de la plaza, está agradablemente empedrado con miles de cantos rodados, y es una auténtica maravilla. El ágora cuenta además con una hermosa fuente de cantería que sirve para refrescar el ambiente en los días calurosos y en cuya pila nadan pequeños peces que aportan una nota de color.

Un episodio curioso relacionado con el convento de la Concepción, del que me enteré a la postre, es el protagonizado involuntariamente por un pastor de Garafía, Baltasar Martín (1520-1553). Es un suceso histórico que una lápida, prsente en algún lugar próximo a la entrada y que casi se me pasa desapercibida, nos recuerda. Sucedió en 1553 cuando este patriota canario defendió heroicamente a Santa Cruz de la Palma del ataque del temible corsario francés François Leclerc, también conocido como “Pata de Palo”. El 21 de julio de ese año, al frente de un contingente de unos setecientos hombres, este último saqueó e incendió la que era una muy próspera población.

Baltasar Martín. Wikipedia.org. Foto: Ayuntamiento de Garafía.

El joven garafiano logró convencer a los locales, que habían huido ante la presencia de los piratas, de presentar batalla, armándolos y logrando que estos les forzaran a reembarcarse. Por desgracia, el pastor falleció en el acto cuando, habiendo venido a agradecer a los santos la victoria y encontrándose frente a la puerta del templo, recibió en la cabeza el impacto de un ladrillo lanzado por un monje que le confundió con uno de los facinerosos.

Exposición de Carmen Arozena.

Claustro menor del convento de la Inmaculada Concepción. Santa Cruz de La Palma. 16 de mayo de 2017.

En cuanto al convento, éste sirve hoy de sede al Museo Insular de La Palma, exponiéndose en sus diversas salas interesantes colecciones de ciencias naturales, etnografía y también valiosas muestras de arte pictórico.

A notar que en el momento de mi visita había una exposición, organizada por el Cabildo, sobre el desarrollo histórico de la telefonía en la isla, la cual incluía la muestra de diversos y curiosos modelos de teléfonos o de centralitas de otras épocas.

Os recomiendo, de una manera especial, la visita de la sala dedicada a las ciencias naturales, que es de una riqueza que apabulla.

Interesante es también la exposición dedicada a la pintora y grabadora local Carmen Arozena (1917 – 1963), quien llegó a colaborar con artistas de la talla de Miró, Matta, Yves Tanguy, Max Ernst, André Masson o Jackson Pollock.

El convento franciscano alberga además el Archivo General de La Palma, que guarda documentación que va desde el siglo XVI hasta hoy. Y también da cobijo a la Biblioteca Insular José Pérez Vidal, dedicada a eminente filólogo, etnólogo e historiador canario (1907-1991), la cual atesora la documentación reunida en vida por éste.

Claustro del convento de la Inmaculada Concepción. Santa Cruz de La Palma. 16 de mayo de 2017.

Una exposición que llamó mi atención fue la dedicada a Juan Bautista Fierro y Van de Walle (1841 – 1930), acuarelista que en la segunda mitad del siglo XIX plasmó en una serie de ingenuas y a la vez realistas estampas la indumentaria tradicional en diversos términos de la isla. Recoge así representaciones de Punta Gorda, Garafía, Tijarafe, Tazacorte, Las Breñas, Maso, Puntallana, Los Sauces y Barlovento, divididas en tres grandes grupos de acuerdo a su funcionalidad: trajes de faena, trajes de gala y trajes de manto y saya.

Y es que mientras que en las demás islas las ropas siguieron su propia evolución, en La Palma perduraron ciertos arcaísmos, de muy alto valor etnográfico, de los cuales dan fe las prendas – algunas exhibidas aquí- que aún se conservan.

La visita de la iglesia no tiene coste alguno y la del convento cuesta dos euros, los cuales me fueron perdonados al resultar gratuita para mayores de sesenta años. Un detalle que ensalcé, ya que no es muy habitual en la isla. Sin duda, tal y como argumenté, la extensión de tal práctica contribuiría a favorecer el turismo y de paso la calidad de vida de los jubilados.

Una bulliciosa plaza en la zona antigua de Santa Cruz de La Palma. 9 de mayo de 2017.

Otras sedes a las que da cobijo el antiguo convento son las de las de la Escuela Insular de Música y del Taller Insular de Restauración de Pintura y Escultura.

Otra exposición que también me causó una muy grata impresión, fue la que celebrada en la Casa Salazar, otro edificio notable sito en la zona antigua, dedicada a nuestro genial escritor Miguel de Cervantes Saavedra con motivo del cuatrocientos aniversario de su muerte.

Estatua del Padre José de Arce y Rojas S. J. Santa Cruz de la Palma. 16 de mayo de 2017.

Deambulando por la parte vieja de la ciudad, entre la calle Anselmo Pérez de Brito y la Avenida Marítima, en una calle de corto recorrido encontraremos la estatua en bronce de José Francisco de Arce y Rojas. Este reverendo padre, que aparece junto a un niño de aspecto amerindio, nació en la capital palmera el día 8 de noviembre de 1651 y aunque su historia es poco conocida resulta, desde luego, muy relevante. El jesuita llevó a término un enorme y difícil trabajo de evangelización en las misiones del Nuevo Mundo,  en Uruguay, Argentina, Paraguay y Bolivia.

Un ecologista en El Bierzo.

Cartel de la exposición “Miguel de Cervantes Saavedra, embajador de España”. 11-31 mayo 2017. Santa Cruz de La Palma.

Santa Cruz de La Palma estrena playa. 19/04/17. Huffingtonpost.es.

La Casa Principal de Salazar alberga la exposición ‘Miguel de Cervantes Saavedra, embajador de España’. 11/05/17. Mundolapalma.es.

Iglesia Matriz de El Salvador (Santa Cruz de La Palma). Wikipedia.org.

Parroquía San Fsco. de Asís. Lapalmabiosfera.es.

Díaz Hernández, Manuel. Racba.es.  

El siglo en que nació “Diario de Avisos”.  02/11/10. Lapalmaislaadentro.wordpress.com.

Reverendo Padre don José de Arce y Rojas. Un mártir palmero. 25/10/05. Bienmesabe.org.

Personajes destacados de La Palma. Palmerosenelmundo.com.

Ecomarcha 2016 de Ecologistas en Acción: Cantábrico

Cartel. Ecomarcha 16-30 jul. 2016. Ecologistas en Acción.

Cartel. Ecomarcha 16-30 jul. 2016. Ecologistas en Acción.

Fue hace cuatro días cuando me enteré de esta Ecomarcha, de la cual tenía algunas noticias vagas de su celebración en años anteriores. Dado que en esta ocasión recorre las costas cantábricas, las más cercanas a mi residencia habitual, pensé que sería una buena ocasión de conocerla más de cerca y de pasar unos días divertidos con gente afín.  

Puede decirse que Ecologistas en Acción se está consolidando como mentora del cicloturismo de alforjas. Hace ya seis años que organizó su primera Ecomarcha y desde entonces no ha parado. Siempre con carácter reivindicativo, cada año centrada en un problema medioambiental, pero creando un contexto de viaje, diversión y camaradería.

Este año nos invita a visitar la costa norte, un increíble recorrido pleno de belleza natural, pero que tiene su “cara B”, la de una industrialización hecha a toda prisa y bajo el signo desarrollista, con frecuencia poco respetuosa con el medio ambiente y creadora de entornos de gran degradación.

Al no disponer de bicicleta, porque la última que tuve algún desgraciado me la robó en Ponferrada (un auténtico problema por su extensión), me he tenido que espabilar para conseguir una. Más las alforjas. Aunque lo más complicado de todo para mí ha sido conseguir  información sobre la situación geográfica del grupo, que comenzó su andadura en Bilbao el sábado 16 de julio. Continúo sin noticias de esa información tres días después de haberla solicitado al correo que facilita la organización. Pero, buscando en la Red,  hoy localicé un Facebook  a través del cual  puede conocerse la localización diaria del grupo. Así que si os deseáis sumar durante algunos días a la Ecomarcha 2016, como continúa siendo mi intención, en él encontraréis la información que precisáis. El resto de informaciones necesarias para participar en ella resultan más fáciles de localizar en Internet. De hecho, las agrupo todas juntas al pie de este artículo.

Por lo que podido averiguar, se inició la marcha ciclista el día 16 para conmemorar los 40 años de la primera manifestación contra la central nuclear de Lemoniz, que finalmente se consiguió parar, y de la que quedan las ruinas abandonadas junto al mar (hace algunos años me desplacé hasta allí para verla). Luego, desde allí la comitiva ha continuado su camino en dirección a Gijón, donde tiene previsto que  finalice el día 30 del corriente.

Cartel. Ecomarcha. 16-30 jul. 2016. Ecologistas en Acción.

Cartel. Ecomarcha. 16-30 jul. 2016. Ecologistas en Acción.

Acompañrán el pedalear de los participantes hermosos paisajes, como los impresionantes acantilados y playas de la costa norte, así como rías y humedales costeros que albergan una  gran biodiversidad, praderas y bosques autóctonos y de repoblación. En definitiva, el verde y el azul serán los colores predominantes.

La “cara B” de toda esta riqueza natural serán las múltiples amenazas a la costa en forma de refinerías, centrales térmicas y urbanizaciones descontroladas, industrias contaminantes y otros despropósitos ambientales.

Un ecologista en El Bierzo.

Facebook.

Etapas y trazado.

Más información de la Ecomarcha 2016.

Equipo básico.

Página web de la Ecomarcha 2016.

Ecomarcha 2016/ Ecologistas en Acción: Tel: 915 31 27 39

Correo electrónico: ecomarcha@ecologistasenaccion.org