Archivo de la etiqueta: Paquistán

Cumbre del Clima de París: ¿Qué es lo que exige India?

El primer ministro de la India, Narendra Modi, durante su discurso en la cumbre sobre el cambio climático COP21. París, 2 dic. 2015. Efe.

El primer ministro de la India, Narendra Modi, durante su discurso en la cumbre sobre el cambio climático COP21. París, 2 dic. 2015. Efe.

Ayer me referí a las reticencias de India a la hora de aceptar los criterios de los países más industrializados presentes en la Cumbre del Clima de París. La reivindicativa postura de India, que cabe situar en el pleno “boom” empresarial que atraviesa la considerada como tercer emisor mundial de CO2, sólo por detrás de países como China y EE.UU., ha provocado el bloqueo de unas conversaciones que habían arrancado con buen pie el pasado lunes, ya que hasta Estados Unidos, por boca de su actual presidente, Barack Obama, reconoció con sorprendente sinceridad su parte de responsabilidad en el calentamiento global.

Un gran paso, más aún si se tiene en consideración que en 1997 EE.UU. se limitó a firmar el protocolo de Kioto pero luego después de haberlo firmado. O que en la COP15, celebrada en Copenhague en 2009, China fue reacia a aprobar el magro documento que se acordó allí in extremis. Hoy, por el contrario, el presidente chino, Xi Jinping, parece dispuesto a adoptar medidas mitigadoras del temible cambio climático. Sus relaciones con Europa, y con Gran Bretaña en concreto, atraviesan por un buen momento, ya que estuvo en octubre pasado visitando de manera oficial ese país, donde fue recibido por la reina Isabel en el Palacio de Buckingham.

Protocolo de Kioto. Los países en azul no han ratificado el protocolo con su firma. En gris los no posicionados. En verde los firmantes. 2009. Wikipedia.org.

Protocolo de Kioto. Los países en azul no ratificaron el protocolo de Kioto. En gris los no posicionados. En verde los firmantes. 2009. Wikipedia.org.

Como dije, India es un país con un pujante desarrollo económico, para cuyo crecimiento necesita mucha energía. Una buena parte de ella la obtiene de la amplia red de centrales nucleares, después de orientar la energía atómica hacia fines pacíficos, cuando hasta ahora su interés por la misma había sido, ante todo, militar.

Ya puesto a hablar de este tema abundaré en que la planta nuclear de Kundankulam es el resultado de una alianza entre Rusia y la India y que está considerada como la mayor generadora de electricidad en el país hindú. A destacar que el amplio programa nuclear del gobierno de Nueva Dehli  fue agriamente cuestionado por diversas oenegés internacionales, algunas con sedes en India, las cuales convocaron masivas concentraciones. Esto tuvo el poder de irritar enormemente al gobierno hindú, el cual como respuesta decretó la expulsión de muchas de ellas.

La situación del protocolo de Kioto en 2011. Wikipedia.org.

La situación del protocolo de Kioto en 2011. Canadá se retiró. Wikipedia.org.

También recordaré, aunque me salga un poco del tema, que India es uno de los escasos países que tiene arsenal atómico, junto con su vecino Paquistán con el que siempre está a la greña. Y que también es, probablemente, el hueso más duro de roer en la cumbre de París para cerrar un acuerdo global.

De hecho, su discurso es altamente coherente. India entiende que los países más desarrollados y contaminantes, al haber basado su crecimiento en los combustibles fósiles, deberían asumir el grueso de los esfuerzos necesarios para mitigar las subida de la temperatura global. A cambio promete reducir sus emisiones, aunque no sin antes percibir 206.000 millones de dólares.

Ya el pasado lunes el primer ministro de la India, Narendra Modi, en su intervención inaugural insistió en que los países más industrializados tenían “más mayor margen para reducir sus emisiones” y defendió la vigencia del concepto “responsabilidades comunes pero diferenciadas”. También lanzó una advertencia sobre el carbón, que continúa siendo una de las principales fuentes de energía en su país: “Deberíamos limpiar esa energía y no decretar su fin”.

India quiere que las contribuciones de reducción de emisiones para el futuro acuerdo sean de cumplimiento “voluntario” para los países en desarrollo, entre los que se incluye, y que sólo sean jurídicamente vinculantes para los países del anexo I, que son los que la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático considera los más ricos de acuerdo a criterios de 1990.

Esos países más industrializados son los que entonces se considero que tenían una mayor responsabilidad en el cambio climático. Se les conoce con ese nombre porque fueron incluidos en el Anexo I de la Convención Marco de las Naciones Unidas y son los que soportan una carga mayor en los acuerdos derivados de la Convención.

El presidente chino Xi Jinping y su homólogo francés, Francois Hollande, en una reunión previa al inicio de la Cumbre sobre Cambio Climático. París, 29 dic. 2015. Solochina.wordpress.com.

Xi Jinping y Francois Hollande, en una reunión previa al inicio de la Cumbre de París. 29 dic. 2015. Solochina.wordpress.com.

Sin embargo, en ese listado hoy hay estados, como China, que no están incluidos, pese a ser ahora la nación más contaminante del mundo. Es cierto que esta división entre ricos y pobres, establecida hace 23 años, dista mucho de la realidad actual y que de ella ya no quieren ni oír ni hablar Estados Unidos y la Unión Europea (UE), que además se oponen radicalmente a que los compromisos de los países en desarrollo sean de cumplimento voluntario.

Por su parte, India condiciona su compromiso a reducir la intensidad de sus emisiones por unidad de PIB entre un 33 y un 35% para 2030 con respecto a 2005, y que el 40 % de su electricidad provenga de renovables, a la recepción de 206.000 millones de dólares de la comunidad internacional. Pero, además, Modi pidió en su intervención que Occidente cumpla con el compromiso de aportar 100.000 millones de dólares (95.000 millones de euros) anuales a partir de 2020, del denominado Fondo Verde, y que no bloquee la “transferencia tecnológica”. India quiere que el acuerdo recoja la obligatoriedad de los Estados desarrollados de transferir, sin coste, conocimiento en tecnologías bajas en carbono a los países en desarrollo.

El problema es que este asunto está regulado por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual y no puede ser tratado en esta convención. A lo que hay que añadir que el país hindú no está solo, ya que un buen número de naciones en desarrollo, que se beneficiarían de que las contribuciones fuesen voluntarias, podrían secundarle.

De prosperar la petición de Modi, que mantiene pese a la buena disposición manifestada previamnete, la cumbre podría resquebrajarse. Un riesgo que ya ha reconocido la delegación británica.

Sin embargo, otros negociadores más optimistas entienden que el bloqueo de India forma parte de una táctica y esperan que la próxima semana, cuando los ministros acudan a París a ultimar el acuerdo, los diplomáticos de Nueva Delhi acaben cediendo si se les asegura la financiación y transferencia tecnológica que solicitan.

“La mayoría de los bancos ven más potencial en financiar proyectos solares que nuevas plantas de carbón”, aseguró un delegado de India en la cumbre, al tiempo que consideró que su país “no puede aceptar limitar duramente sus emisiones cuando todavía estamos tratando de alumbrar a gran parte de la población, el 20% de nuestros habitantes no tienen acceso a la electricidad”. “Si hablamos de responsabilidades justas, los compromisos de la UE y Estados Unidos son menos ambiciosos que los de mi país en función de cuánto han contribuido al problema”, añadió.

Deuda ecológica.

Nueva Delhi, la capital más contaminada del mundo, limitará el uso del automóvil. 2015. Eldiario.es.

Nueva Delhi, la capital más contaminada del mundo, limitará el uso del automóvil. 2015. Eldiario.es.

La postura de India no es exclusiva, más bien al contrario, ya que es ampliamente compartida por los países africanos y también por algunos del continente americano sur. Tiene que ver con el concepto de “deuda ecológica”, ya mencionada por el presidente boliviano Evo Morales en Copenhague y defendida también por otros mandatarios, como el presidente de Ecuador Rafael Correa, quien ha dicho que “Un habitante de los países ricos emite 38 veces más que uno de los pobres”. Existe “una deuda ecológica que debe pagarse y que, sobre todo, no debe ir aumentando”, apostilló.

Otra opinión en esta línea es la del presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, quien ha declarado que “los países desarrollados están siendo miserables… Nos cargan [a los pobres] para que limpiemos el desastre que han creado”.

Un comentario que no está demasiado alejado del realizado por un delegado hindú, quien recordó que los países ricos son los principales responsables del cambio climático, y que aún hoy “un estadounidense medio emite diez veces más al año que la media de un habitante en India”.

Posturas con las que los países occidentales prefieren mantener cierto distanciamiento, obviándolas en lo posible, pero que habrán de superarse si se quiere llegar a un entendimiento. Éste algunos lo sitúan en el pago por Occidente de importantes cantidades de dinero para facilitar una transición hacia la producción de energía limpia en los países menos desarrollados. Algo que, por otro lado, la crisis económica mundial complica. De lo contrario será difícil alcanzar en esta cumbre, iniciada con tan buenos auspicios,  un plan de acción realmente vinculante y universal. Y se perderían algunos preciosos años más en la lucha contra el cambio climático.

Intervención de Greenpeace para desbloquear la situación.

Los países ricos contaminan hasta el doble que los pobres. Lavanguardia.com.

Los países ricos contaminan hasta el doble que los pobres. Lavanguardia.com.

Ante el bloqueo de las conversaciones el director ejecutivo de Greenpeace Internacional, Kumi Naidoo, ha optado por publicar hoy una carta abierta dirigida a Narendra Modi, en la que le emplaza a desempeñar un “papel heroico” en las negociaciones de la cumbre contra el cambio climático. “La India puede ser líder de la revolución de energía renovable que está por llegar”, dice la misiva, que añade que puede “generar millones de empleos en este sector, de manera que no se castigue a los trabajadores del sector de combustibles fósiles”.

Un ecologista en El Bierzo.

India pide mayor esfuerzo a los países más contaminantes. 01/12/15. Elpais.com.

India bloquea las negociaciones del acuerdo climático de París.
02/12/15. Publico.es.

Nueva Delhi, la capital más contaminada del mundo, limitará el uso del coche. 04/12/15. Eldiario.es.

Greenpeace emplaza a la India a desempeñar un “papel heroico” en la COP21. 04/12/15. Eluniversal.com.

Pakistán facilitará que miles de niñas vayan a la escuela, tras el atentado talibán contra la bloguista Malala Yousafzai

Malala Yousafzai. Fuente: Avaaz.org.

Malala Yousafzai. Fuente: Avaaz.org.

Fue una noticia que sacudió la conciencia del mundo. La pequeña Malala Yousafzai, una colegiala de catorce años que había destacado haciendo campaña en su país para que también se permitiera a las niñas acudir a la escuela, había sido alcanzada en la cabeza por el disparo de un pistolero cuando regresaba a su casa en un autobús escolar. El atentado criminal fue reivindicado por los talibanes. Es decir, por individuos opuestos a cualquier tipo de “modernización”. Porque, ¿puede llamarse modernización a pedir que las niñas vayan a la escuela?. Y menos aún cuando se trata de las mujeres.

La acción criminal fue presentada por sus autores como una cruzada contra los “infieles y la obscenidad”. Recuerdo el gran impacto que me produjo la noticia aquel 9 de octubre. Siempre me pasa siempre suceden desgracias como ésta a personas jóvenes. La transparente mirada de Malala respiraban amor, dulzura e inteligencia… y ahora se encontraba debatiéndose entre la vida y la muerte, con una bala en su cabeza, disparada por alguien que sin duda vive en el pasado.

Soldados paquistaníes trasladan a Malala Yousafzai al hospital militar de Peshawar después del intento de asesinato. AFP.

Soldados paquistaníes trasladan a Malala Yousafzai al hospital militar de Peshawar después del intento de asesinato. AFP.

Malala tenía 11 años cuando se convirtió sin quererlo en la voz de millones de niñas musulmanas de Pakistán y Afganistán que querían ir a la escuela. Lo consiguió gracias a un vídeo publicado en 2009 en el ‘New York Times’, y también merced a su blog dedicado a exponer cómo era la vida cotidiana en el valle de Swat (Pakistán) bajo la ocupación talibán. Luego se atrevió a compartir su más profunda aspiración: tener libertad para aprender.

Por lo visto, esto fue demasiado para quienes decidieron condenarla a muerte. Con la religión como coartada, como por desgracia la historia nos recuerda que se ha hecho demasiadas veces y de una manera dramática, sus verdugos decidieron silenciarla para siempre.

Felizmente, y sólo gracias a los adelantos de la medicina actuales, Malala no está muerta.. En gravísimo estado fue trasladada al Reino Unido, unos días después del atentado, en donde fue operada de nuevo. Desconozco en qué punto exacto se encuentra su recuperación, aunque su vida parece estar ya totalmente fuera de peligro. Estoy convencido de que si recupera su salud volveremos a oír hablar de ella.

El 12 de octubre pasado, un grupo de cincuenta clérigos islámicos de Pakistán emitió una fetua contra los que trataron de matar a Malala. Sin embargo, los talibanes han vuelto a reiterar su intención de matarla, así como a su padre.

Plan de Avaaz para que el sueño de Malala se convirtiese en una realidad.

El presidente pakistaní firma la petición para que tres millones de niños y niñas puedan ir a la escuela. Oct, 2012. Avaaz.org.

El presidente pakistaní firma la petición para que tres millones de niños y niñas puedan ir a la escuela. Oct, 2012. Avaaz.org.

Hoy, a través de Avaaz, me ha llegado nueva información sobre Malala. Sigue en el Hospital Queen Elizabeth de Birmingham y es consciente de lo que sucede a su alrededor. O al menos es lo que deduzco de ese “se mostró entusiasmada” al recibir la noticia de que el presidente de Pakistán, Asif Ali Zardar,i había aprobado los fondos que permitirán a tres millones de niños y niñas ir a la escuela.

Pero vayamos por partes. Tras el intento de asesinato de la niña se produjo una inmediata condena mundial del atentado. Malala Yusufzai recibió el apoyo del presidente paquistaní Asif Ali Zardari, de Raja Pervaiz Ashraf, de Susan Rice, de Desmond Tutu, de Ban Ki-moon, de Barack Obama, de Hillary Rodham Clinton, de Laura Welch Bush, y de Madonna, entre muchos  ilustres y conocidos personajes.

También, muy rápidamente, Avaaz organizó una recogida mundial de firmas, -a la que me sumé y difundí en su momento- orientada a pedir que la enseñanza primaria en Paquistán no estableciese diferencias de género. Pero la recogida de firmas fue más lejos, según señala esa organización. Diseñaron un plan destinado a permitir que “todos los niños y niñas pudieran ir a la escuela”.

Tras reunir cerca de un millón de firmas en apoyo del plan, el enviado especial de las Naciones Unidas para la Educación, Gordon Brown, entregó la petición directamente al Presidente paquistaní Zardari, quien a su vez decidió secundarla. Brown afirmó que la movilización de Avaaz resultó “crucial” para alcanzar ese objetivo.

Por esto, siempre os pido que firméis las ciberacciones. Porque, aunque a veces nos parezca que no sirven para nada, lo cierto es que los políticos son muy sensibles a ese tipo de acciones. Y la importancia de estas acciones, y sus efectos, estoy convencido de que crecerán en el futuro de la mano de las nuevas tecnologías.

Avaaz: más de 17 millones de simpatizantes.

Estadística de seguidores de Avaaz. 20 dic. 2012. Avaaz.org.

Estadística de seguidores de Avaaz. 20 dic. 2012. Avaaz.org.

Este es el regalo de Navidad que nos ha traído hoy Avaaz, una comunidad virtual que no ha parado de crecer en número de seguidores en los últimos cinco años, hasta superar la cifra de 17 millones de personas que reciben su correo en la actualidad.

Es gracias a esto que el pequeño Avaaz pudo con el gigantesco Murdoch. Y me congratula pensar que aún no ha terminado su agenda en cuanto a retos futuros. Al contrario, podría decir que se encuentra en la pista de salida todavía. Con 2,8 millones de firmas, la organización contribuyó de manera notable a detener el tratado ACTA, una batalla decisiva contra las multinacionales que trataban de establecer la censura en Internet. Y aunque todos intuimos que tal victoria no fue definitiva, al menos sirvió para frenar ese primer y fenomenal envite contra la Red.

Últimamente Avaaz ha lanzado una herramienta de peticiones ciudadanas que ya alcanza la cifra de 20.000 interesados. La organización se financia a través de donativos. Por cierto, ¿has pensado en hacer el tuyo esta Navidad?

Un ecologista en El Bierzo.

Campaña de Avaaz contra el ACTA. 2010. Avaaz.org.

Campaña de Avaaz contra el ACTA. 2010. Avaaz.org.

Malala pide a las autoridades que no den su nombre a su escuela por la inseguridad para sus alumnas. 21/12/12. Europapress.es.

La Esperanza de Malala. 16/10/12. Avaaz.org. Ciberacción.

Taliban Gun Down Girl Who Spoke Up for Rights. 09/10/12. Nytimes.com. (En inglés).

La prensa ultraconservadora de Murdoch se ataca a Avaaz. 21/09/10. Unecologistaenelbierzo.wordpress.com.

Algunas de las acciones de Avaaz. Avaaz.org.

Donación de apoyo a Avaaz. Avaaz.org.

ACTA: la nueva amenaza a la web. 10/12/12. Avaaz.org. Ciberacción.

Nota: en el momento de la supervisión de este artículo, en septiembre de 2015, la ciberacción de Avaaz “La esperanza de Malala” llevaba ya 851.072 firmas recogidas. En cuanro a la ciberacción sobre el “ACTA: la nueva amenaza a la Red” llevaba recogidas 2. 866.759 signaturas.

Ponferrada: Amnistía Internacional celebra la VIII Jornada Mundial ‘Ciudades por la Vida’ contra la pena de muerte

El año pasado 2.300 personas fueron ejecutadas y 8.864 sufrieron condena a muerte. En 58 países se sigue aplicando esta pena. China, Irán, Arabia Saudí, Estados Unidos y Paquistán se encuentran entre los máximos ejecutores. Hagamos de la pena de muerte una pena en vía de extinción”. Amnesty International.

Noto una nueva energía ciudadana en Ponferrada, fruto al vez de las nuevas y diversificadas manifestaciones sociales que últimamente se organizan cada día. La ciudad ha vivido recientemente una cascada de protestas centradas en la crítica a la desastrosa gestión de los residuos, y hoy estaba anunciado un acto que, en cierto modo, echaba en falta. Un evento organizado por Amnistía Internacional (AI) que completa su ya tradicional presencia en las ‘Jornadas de Solidaridad y Cooperación Internacional-, a celebrar nuevamente dentro de pocos días.

Este lunes la sección berciana del grupo pro derechos humanos organizó un acto nocturno en la plaza Mayor en el que se recogieron numerosas firmas contra la pena de muerte. Entre los asistentes había muchos ediles socialistas. Y en la pared del ayuntamiento la organización se proyectó algunas imágenes simbólicas. Lucida, la responsable del grupo local, me explicó que este evento viene organizándose desde hace años en diferentes ciudades del mundo.

Unas velas colocadas al lado de una gran pancarta de la organización me hicieron pensar en esas vidas extinguidas de manera tan brusca. Y también reflexionar sobre  mi posible reacción ante la muerte cruel de alguno de mis seres queridos.

Antes era más agresivo, pero constato que el paso de los años me ha cambiado. Quizá porque he aprendido que la violencia sólo genera más violencia. Por otra parte, se ha podido comprobar que la pena capital como castigo no suele reducir sensiblemente este grave delito criminal.

Es cierto que a veces se dan asesinatos extremadamente crueles. Pero, aún así, yo creo que pocos seríamos los que tendríamos el coraje de acabar fríamente con la vida de otra persona, aunque sea un abyecto criminal. En cualquier caso, yo no puedo imaginarme haciendo algo así. Y lo que yo no soy capaz de hacer yo mismo no me parece ético pedírselo a otro.

Después, también están esos casos lamentables, no infrecuentes, en los que al cabo de muchos años se descubre que se ha ajusticiado a una persona que era inocente. En estas situaciones la pena de muerte se vuelve más aborrecible todavía.

La pena de muerte tiende a desaparecer en las sociedades más avanzadas. Esto es una realidad irrefutable. Y llegará un día, tal vez aún lejano, en que esta forma social de tomarse la justicia por la mano será vista como una auténtica aberración.

Más de mil ciudades se suman a la Jornada Mundial. 

La Jornada MundialCiudades por la vida” es una iniciativa de la Comunidad de Sant’Egidio. Cuenta con el apoyo de la Coalición Mundial contra la Pena de Muerte a la que pertenece Amnistía Internacional junto y otras 60 organizaciones (colegios de abogados, sindicatos y autoridades locales y regionales).

Con motivo de su celebración, varios días activistas han salido a la calle los últimos días para iluminar ayuntamientos u otros edificios representativos en 26 ciudades españolas, entre ellas Madrid, Barcelona, A Coruña o Sevilla. España se ha unido así a una iniciativa internacional que agrupa a más de mil ciudades de todo el mundo: la República Democrática del Congo iluminará la Catedral de Bukavu; Italia iluminará el Coliseo en Roma; Bruselas, el Atomium; y Quito, la Campana de la Paz; entre otras muchas iniciativas.

La Jornada mundial se celebra tras la aprobación por la Asamblea General de las Naciones Unidas de dos resoluciones pidiendo una Moratoria Universal de la Pena de Muerte. Una decisión que suponen un importante paso hacia la definitiva abolición de la pena capital en todo el mundo.

106 países votaron a favor de la última resolución, en diciembre de 2008, lo que confirma una tendencia positiva hacia la desaparición de este castigo. En la resolución se insta a los estados a que suspendan las ejecuciones, restrinjan progresivamente el uso de esta pena cruel y reduzcan el número de los delitos punibles con ella.

También, en diciembre de 2008,  la ‘Comisión por los Derechos Humanos de la Unión Africana’ aprobó una resolución llamando a los estados africanos a observar una moratoria de la pena de muerte.

Más de 90. 000 firmas para acabar con las ejecuciones de menores.

La ‘Convención de los Derechos del Niño’ establece que “no se impondrá la pena capital ni la de condena perpetua sin posibilidad de excarcelación por delitos cometidos por menores de 18 años”. Sin embargo, un reducido grupo de países sigue ejecutando a menores. Irán lo hizo en al menos ocho ocasiones en 2007 (la misma cifra que en 2008), mientras que en lo que llevamos de año ya ha ejecutado a tres más. Y otros 140 están condenados a muerte.

En 2007 Arabia Saudí ejecutó dos menores, y este año ya lleva ajusticiados al menos otros dos más. Y se teme por la vida de al menos otros ocho menores más.

 Adil Muhammad Saif al-Ma’amari fue ejecutado en Yemen, en febrero de 2007, cuando tenía 16 años, tras confesar (presuntamente bajo tortura) el asesinato de un familiar durante una discusión.

En Sudán cuatro personas de 17 años se encuentran en proceso judicial por su supuesta participación en los atentados de Jartum de mayo de 2008. Al menos dos menores de 16 y 17 años ya han sido condenados a muerte.

El pasado 20 de noviembre, coincidiendo con ‘Día Internacional de los Derechos de la Infancia’ y la celebración del vigésimo aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño, la ‘Coalición Mundial contra la Pena de Muerte’ (de la que Amnistía Internacional y la Comunidad Sant’Egidio forman parte), entregó más de 90.000 firmas a los gobiernos de Irán, Yemen, Arabia Saudí y Sudán, solicitandoles que abandonen las ejecuciones de menores.

Tendencia actual en la pena de muerte.

El camino hacia la abolición de la pena de muerte a escala mundial parece imparable. En 1948, cuando se adoptó la ‘Declaración Universal de Derechos Humanos’ sólo ocho países habían abolido la pena capital. Pero en 2009, tras la adhesión de Burundi y Togo a la lista de países abolicionistas, ya eran 95. Y a éstos se les añaden otros 9 que han suprimido la pena capital para delitos comunes, más otros 35 países que no la practican. En total, son 139 estados abolicionistas frente a los 58 que mantienen este castigo.

Sin embargo, no podemos cerrar los ojos ante el hecho de que abundan los países que continúan matando. Estados Unidos ya ha ejecutado a 45 personas  este año (frente a las 37 ejecuciones llevadas a cabo en 2008). Y las ejecuciones también han aumentado en Iraq, donde se han documentado en los primeros nueves meses de este año, al menos 49 ejecuciones (quince más que en todo 2008).

Países como Japón y Estados Unidos continúan ejecutando a personas con enfermedad mental, y en el estado de Aceh, en Indonesia, se han reinstaurado este año las lapidaciones.

Jornada Mundial ‘Ciudades por la Vida’.

El 30 de noviembre se celebra a nivel mundial el aniversario de la primera abolición de la pena de muerte en el mundo, que ocurrió en el Gran Ducado de Toscana en 1786. Aunque no fue hasta el año 2002 que se convocó la primera Jornada mundial ‘Ciudades por la Vida – Ciudades contra la Pena de Muerte’.

Las cerca de 80 ciudades que participaron aquel año hoy son más de mil en los cinco continentes, entre ellas 55 grandes capitales. En España, las ciudades que han respondido a la convocatoria de este año son: León, A Coruña, Badalona, Barcelona, Bilbao, Albacete, Alcalá de Henares, Badajoz, Burgos, Carreño, Guadalajara, Huesca, La Gomera, La Palma, Madrid, Málaga, Menorca, Oviedo, Ponferrada, Sada, Salamanca, San Martín, Santa Lucía de Tirajuana, Sevilla, Vegadeo y Villena.

Un ecologista en El Bierzo.

Más de 25 ciudades españolas gritan NO a la pena de muerte. 26/11/09. Amnesty.org. Pdf.

Amnistía Internacional pide el fin de las ejecuciones de menores. 09/10/09. Amnesty.org.

Detener la ejecución de los presos con enfermedades mentales. 10/09/09. Amnesty.org.

Pena de muerte: ¿una pena en vías de extinción? 10/10/09. Amnesty.org.

Espacio web de Amnistía Internacional sobre Pena de Muerte. Amnesty.org.

Ejecuciones precipitadas que evidencian el carácter injusto de los juicios de Xinjiang. 10/11/09. Amnesty.org.

Una mujer corre riesgo inminente de lapidación, tras el ahorcamiento de su esposo. 05/11/09. Amnesty.org.

Ayúdanos a parar la matanza de Texas. 29/06/09. Amnesty.org.

Centro de Documentación de Amnistía Internacional. Amnesty.org.

Gabinete de prensa de la Sección Española de Amnistía Internacional. Telf: 91 310 12 77.